Vous êtes sur la page 1sur 4

Como Verdaderos hijos de Dios

Objetivo del Programa: Resaltar ante la hermandad la importancia que tiene el


ser honrado en todo, a fin de convertirnos en testificadores poderosos e
instrumentos de Dios en la obra de la predicación.

Sugerencias para el Director:

1. Reúna a los participantes una semana antes para explicarles la secuencia


del programa. Reparta a cada quien su parte y ensaye la intervención de cada
uno. Hasta donde sea posible, las partes deben ser memorizadas.

2. Unos cuantos minutos antes de iniciar el programa de Escuela Sabática, se


recomienda que el director de canto dirija a la congregación presente en un
momento de alabanza.

Servicio de Canto: Desde el viernes por la tarde o por la noche, el director de


canto debe seleccionar los himnos que entonará, para que no los elija al azar a
la hora de pasar al frente.

El director de canto determinará cuántos himnos entonarán, e iniciará justo a


tiempo para que se alcance a terminarlos.

Una variación en el Servicio de Canto es que, en acuerdo con el director de


Escuela Sabática, el último himno del ejercicio de canto sea el himno de
apertura del programa.

Himno de Apertura: En este caso, el director de canto, invita a los presentes a


entonarlo puestos en pie; y en el momento de iniciarlo, entran los oficiantes de
la Escuela Sabática y se unen al canto.

Lectura Bíblica: Convendría que la lectura bíblica fuera el versículo para


memorizar correspondiente a la lección de ese sábado. También podría
repetirse, en vez de lectura bíblica, el PENSAMIENTO CLAVE que aparece al
principio de la lección de esta semana.

Oración de Rodillas: "Orar es el acto de abrir nuestro corazón a Dios como a un

amigo." Esta mañana, tengo el privilegio de expresar a Dios nuestro


reconocimiento de su santidad y nuestra necesidad de su santa presencia.

Les invito a que me acompañen postrándose ante Él.

Bienvenida: (Con los ujieres, consiga el nombre de todas las visitas que
llegaron a la Escuela Sabática, tanto de las personas que vinieron por primera
o segunda vez, como de los que ya son miembros bautizados y vinieron de
otras iglesias de la localidad o de otras ciudades o países.
Piense en lo que a usted le gustaría oír si fuera visita, y expréselo a ellos.

Use sus mejores palabras y acompáñelas con una sonrisa. Decir palabras
bonitas con una cara dura, es igual a no decir nada.

Vaya del dicho al hecho. Al terminar el Culto Divino, acérquese a las visitas y
salúdelas de mano e invítelas a volver.)

Damos gracias a Dios por la presencia de cada uno de ustedes. Nos alegra
mucho verlos alabando y glorificando al Señor con mucho entusiasmo. Que
Dios les bendiga en abundancia y que sus más grandes anhelos al venir a este
lugar, sean alcanzados a través de este programa. Sean todos bienvenidos y
disfrutemos juntos esta celebración.

Introducción: Esta mañana, quiero contarles una experiencia ocurrida en el año


1850.

Cuando José Bates llegó a Battle Creek, Michigan, buscando una persona que
pudiera ayudarle a llevar a cabo la tarea que Dios le había encomendado, no
conocía a nadie en el pueblecito. Pero allí Dios lo había dirigido.

Se sintió impresionado a hablar con el director del correo, y allá se dirigió. Al


llegar, le preguntó: "¿Me puede decir, señor, dónde puedo localizar al hombre
más honrado en el pueblo?". Sin vacilación, el hombre le dio el nombre y la
dirección de David Hewitt.

¿Quién era este David Hewitt con la reputación de ser honrado? Posiblemente
el banquero o el jefe de policía. Quizás el pastor de la iglesia más grande. No,
no era ninguno de ellos. David Hewitt era simplemente un vendedor
ambulante.

Recorriendo las calles del pueblo y los caminos vecinales con su bolsa de
cordones de zapatos, agujas, horquillas, etcétera, había tratado a sus
compradores con tanta honradez, que llegó a ser conocido como el hombre
más honrado en el pueblo.

Hay un adagio que la gente usa que dice: "La tarea que vale la pena realizar,
vale la pena realizarla bien". Ese dicho ha sido cierto por generaciones. En el
año 1850, Dios usó la honradez y diligencia de David Hewitt para comenzar
una obra poderosa para su honra y gloria. Hoy, Dios sigue necesitando a
hombres tan honrados como Hewitt para terminarla. Ustedes y yo tenemos una
tarea encomendada por el Señor Jesús. Hagámosla bien.

El desarrollo del carácter no es cosa que se logra de la noche a la mañana.


Viene como resultado de una comunión y un contacto continuo con Jesús.
Por eso, la hora de la Escuela Sabática está dedicada a elevar a Jesús, para que
al mirarlo de cualquier lugar, seamos transformados como David Hewitt, y
seamos reconocidos como verdaderos hijos de Dios.

Marcando el Rumbo: Evangelismo

Cuando los cristianos reconocen que no puede haber cristianismo sin misión,
se ha llegado a un punto de tener un buen concepto de responsabilidad
espiritual.

Hay muchas maneras de cumplir la misión. David Hewitt, permitió la acción


divina en su vida, y eso lo convirtió en un hombre de reconocimiento público.

Cuando un hombre o una mujer es reconocido por sus virtudes personales, se


convierte en un excelente instrumento en las manos de Dios para transmitir a
otros la verdad.

Tal vez nosotros no tengamos que ser vendedores de mercancías como David
Hewitt para probar nuestra honradez, pero podemos ser testimonios vivientes
si vivimos de acuerdo con lo que creemos.

Esta mañana la revista Marcando el Rumbo nos trae la siguiente experiencia:


(Relatar la parte correspondiente a la fecha.)

Himno Especial: Cada sábado es tiempo de celebración. ¡Qué mejor manera de


celebrar, que cantando alabanzas a Dios!

(Si entre los hermanos hay alguien que canta bien, pídale con tiempo un
himno especial.)

NOTA: No deje a libre elección los himnos especiales. Escúchelos primero y


escoja uno de acuerdo al tema, o lo más que se aproxime.

Actualmente hay cantantes que usan pista, pero sus "himnos" se parecen más
a canciones mundanas. Evítelas. Si no hay quien cante, cante con toda la
congregación.

Relato Misionero: ¡Vámonos de viaje! En esta mañana el hermano nos llevará


en un viaje imaginario por algunos lugares de la División Acompañémoslo y
escuchemos lo que ocurre en aquellos lugares.

(La persona encargada debe aprenderse bien el relato correspondiente para


que en verdad sea un viaje en la imaginación. No pierda el objetivo al terminar
el relato.)

Conclusión: (Nunca termine un programa sin expresar su agradecimiento a los


que colaboraron. También a los que asistieron.)
Himno Final:

Oración Final: (Eleve una oración al Señor con mucho fervor, a tal grado que
todos la recuerden. Incluya a todos para que deseen volver.)

REPASO DE LA LECCIÓN DE ESCUELA SABÁTICA: