Vous êtes sur la page 1sur 9

des-encuentros, 2014, Vol 11, P 30-38

La Actividad Física y el Índice de Masa Corporal

en Adolescentes de 14 A 17 años, Bogotá

30 30

des-encuentros, 2014, Vol 11, P 30-38

La Actividad Física y el Índice de Masa Corporal en Adolescentes

de 14 A 17 años, Bogotá

The Physical Activity and Body Mass Index in Teens

Jose Alexander García 1

14 to 17 years, Bogotá

Resumen:

Abstract:

Objetivo: Establecer la relación de los niveles de Activi- dad Física (AF) con respecto al Índice de Masa Corporal (IMC) de 108 adolescentes en la ciudad de Bogotá, Mé-

El IMC en las mujeres y los hombres fue de 20,9±0,5

Objective: To establish the relationship between le- vels of physical activity (AF) compared to Body Mass Index (BMI) of 108 adolescents in Bogotá, Methods:

todo: Este estudio es descriptivo, correlacional, se deter- minaron los niveles de AF por medio del cuestionario QAPACE y el IMC, utilizando la formula peso/ (talla) 2, todos los datos fueron tabulados en Microsoft Excel. Resultados: El Gasto de energía diario de hombres fue de 41.31±4,1 kcal/día y las mujeres 36,96±2,8 kcal/día.

This study is descriptive, correlational, PA levels were determined by QAPACE questionnaire and BMI using the formula weight / (height) 2, all data were tabulated in Microsoft Excel. Results: The daily expenditure of male energy was 41.31 ± 4.1 kcal / day and women 36.96 ± 2.8 kcal / day. BMI in women and men was 20.9 ± 0.5 and 20.3 ± 1.0, respectively, according to the CDC

y 20,3±1,0 respectivamente, según la clasificación del

classification, it was determined that 84% of the sam-

CDC, se pudo determinar que el 84% de la muestra tie- ne un peso saludable y el 16% restante se encuentra con algunos problemas de peso. La correlación encontrada en los hombres es moderadamente fuerte y en las mu- jeres las variables son inversamente proporcionales ya que presentaron correlaciones variadas que oscilan entre 0,2 y –0,5. Conclusiones: Los hombres presentaron un menor IMC, debido a que sus actividades cotidianas de- mandan un mayor gasto energético, mientras que en las mujeres el gasto de energía es menor y por consiguien- te el IMC es mayor que el del sexo opuesto. Resultado que corrobora que a menores niveles de AF, mayor es el IMC. Palabras claves: Correlación, R elación, Actividad Físi- ca, Índice de Masa Corporal, Adolescentes.

ple has a healthy weight and 16 % remaining encounters some weight problems. The correlation found in men is moderately strong and women are inversely propor- tional variables since they presented various correlations ranging between 0.2 and -0.5. Conclusions: Men had a lower BMI, because their daily activities require increa- sed energy expenditure, whereas in women the energy expenditure is lower and therefore the BMI is greater than that of the opposite sex. This result corroborates that lower levels of AF, higher BMI. Keywords: Correlation, Relationship, Physical Activity, Body Mass Index, Teens.

1 -

Magister en Pedagogía de la Cultura Física - Universidad Pedagógica y Tecnológica de Tunja. Licenciado en Educación Física, Recreación y Deporte – Corporación Universitaria CENDA. Docente Universidad Minuto de Dios – Docente Corporación Universitaria CENDA. e-mail: jovaju27@gmail.com

31

García, j. A.

La Actividad Física y el Índice de Masa Corporal en Adolescentes de 14 A 17 años, Bogotá

des-encuentros, 2014, Vol 11, P 30-38

Introducción

En las últimas décadas factores como el enve-

jecimiento de la población, la rápida y no pla- nificada urbanización y de otra parte la globali- zación con sus prácticas sedentarias, han hecho que la especie humana, sea menos activa físi- camente que en cualquier otro momento de su pasado; condición que está afectando de mane- ra directa a la salud. Por consiguiente, Márquez,

Rodríguez & de Abajo (2006) afirman que:

El progreso científico y tecnológico desde mediados

del siglo XIX ha hecho que lo seres humanos se en-

cuentren mal adaptados a un tipo de vida en la que existe una enorme disponibilidad de energía y en la que ya no es necesario un gran esfuerzo físico.

Con lo anterior se puede determinar que la

acumulación de energía, se ve reflejada en el

aumento del peso corporal y por ende correr el riesgo de padecer Enfermedades No Trans- misibles (ENT). En consecuencia y según las Recomendaciones Mundiales sobre AF para la salud del año 2010, la creciente prevalencia de las ENT y de sus factores de riesgo es ya un problema mundial que afecta por igual a los paí- ses de ingresos bajos y medios. Cerca de un 5% de la carga de enfermedad en adultos de esos países es hoy atribuido a estas Enfermedades.

bado que el sobrepeso y la obesidad en niños, adolescentes y adultos se ha transformado en un problema mundial de carácter epidemiológi- co que con lleva graves repercusiones en la sa- lud y la calidad de vida de las personas y en los costos de la atención a la salud de las mismas. (Rodríguez, 2006).

El sobrepeso se ha asociado con la disminución en el tiempo dedicado a la AF, el aumento del tiempo dedicado a actividades sedentarias como ver TV, jugar video juegos y navegar por inter- net, la relación existente entre el consumo de alimentos ricos en calorías y ver TV. Colombia no es ajena al problema de la obesidad en los adolescentes, puesto que se ha incrementado considerablemente en el país y el mundo en los últimos años.

La Encuesta de situación nutricional (ENSIN) realizada por el ICBF en el 2005 y 2010, demues- tra que la prevalencia de sobrepeso u obesidad ha aumentado un 25,9% en el último quinque- nio. Uno de cada 6 adolescentes presenta sobre- peso u obesidad; esta relación aumenta a medi- da que se incrementa el nivel del SISBEN y el nivel educativo de la madre (9,4% en madres sin educación vs 26.8% en madres con educación superior). El exceso de peso es mayor en el área urbana 19,2% que en el 13,4% rural.

Hoy en día muchos adolescentes, tanto hom- bres como mujeres, muestran diversos compor-
32

tamientos sedentarios; pareciera ser que estos cada vez, son menos activos, lo cual es un fac- tor principal para el aumento de peso; pero no determinante, ya que muchos de los que tienen comportamientos sedentarios en esta etapa de

la vida no lo reflejan a simple vista y solo se

evidencian en la adultez. Según Buhring, Oliva & Bravo (2009)

El aumento de peso, es un fenómeno especial- mente importante, ya que es un hecho compro-

Según la Organización Mundial de la Salud,

(OMS), y la evidencia científica disponible con

respecto al grupo de edades de 5 a 17 años, refe- renciada en el texto Recomendaciones Mundia- les Sobre Actividad Física Para la Salud (2010), ha demostrado que la actividad física reporta en

general beneficios fundamentales para la salud

de niños y jóvenes.

A partir de lo descrito inicialmente, se gene- ra un interés por conocer la relación existente entre las actividades cotidianas y el IMC de los adolescentes del Colegio Saludcoop Sur IED,

García, j. A.

La Actividad Física y el Índice de Masa Corporal en Adolescentes de 14 A 17 años, Bogotá

des-encuentros, 2014, Vol 11, P 30-38

esto debido a los comportamientos sedentarios que reportan los adolescentes en la actualidad,

como lo afirman Mojica, Gutiérrez, Ibáñez &

Lobelo (2008). Estos comportamientos pueden tener repercusiones y ser determinantes para el desarrollo de los adolescentes, no solo en mate-

ria de salud sino también en la forma en cómo

estos se desenvuelven, se identifican y viven en

sociedad con sus semejantes.

Por todo lo anteriormente mencionado, es ne- cesario mejorar los estilos de vida, de los adoles- centes, incluyendo actividades físicas diarias, las cuales permitan mejorar la forma física, reduc- ción de la grasa corporal y así disminuir el riesgo de padecer ENT, tanto en la adolescencia como en la edad adulta.

Materiales y Métodos

El estudio se realizó con los estudiantes de los grados 10ª y 11ª del Colegio Saludcoop Sur IED, los cuales corresponden a n=108, que se encuentran en el rango de los 14 a los 17 años de edad y cumplen con los criterios de inclusión y exclusión planteados.

El Proceso de recolección de la información, se

realizo en primer lugar cuantificando el Gasto

Energético (GE), por medio del Cuestionario QAPACE (Barbosa et al 2007). El Nivel de Ac- tividad Física se determinó a través de Physical

Activity Level (PAL), el cual se define como el

uso total de energía de una persona durante un

período de 24 horas, dividido por su tasa meta- bólica basal; con cuatro categorías: sedentario

(PAL<1,4), poco activo (1,4≤PAL<1,6), activo

(1,6≤PAL<1,9) o muy activo (PAL≥1,9). (Cano,

et al. 2010).

En segundo lugar se identificó el IMC; para lo

cual se tuvo en cuenta la fecha de nacimiento, fecha cuando se tomaron las medidas, el peso y la talla de cada adolescente, luego se utilizó una tabla estandarizada y validada, por el CDC, tabla que permitió ubicar el porcentaje del IMC de los adolescentes con respecto a otros ado- lescentes de su edad; es decir, se empleó dicho porcentaje para situar los resultados en un per- centil, quienes en ultimo determinaron el nivel (Bajo peso, peso saludable, sobrepeso y obeso) en que se encuentra la población.

Una vez obtenidos los datos de cada variable, se

procedió a hallar el coeficiente de correlación,

con el fin de establecer la relación entre Nivel

de Actividad Física e IMC.

Resultados

1. Nivel de Actividad Física de los adoles- centes de 14 a 17 años del Colegio Salu- dcoop Sur IED.

En la tabla 1 se presenta el análisis estadístico del Gasto de Energía (GE) en Adolescentes, determinado por medio del Cuestionario QA- PACE.

Tabla Nº 1. Análisis Estadístico del Gasto de Energía en adolescentes.

García, j. A. La Actividad Física y el Índice de Masa Corporal en Adolescentes de 14

33

García, j. A.

La Actividad Física y el Índice de Masa Corporal en Adolescentes de 14 A 17 años, Bogotá

des-encuentros, 2014, Vol 11, P 30-38

El GE en los adolescentes hombres fue mayor que el de las mujeres del estudio; el promedio en hombres es de 41,31±4,1 y en mujeres es de

36,96±2,8.

En la gráfica 1 se evidencia el nivel de AF según

el Physical Activity Level (PAL) en Hombres y Mujeres.

Gráfica Nº 1. Nivel de AF según el Gasto

de Energía diario en los adolescentes

García, j. A. La Actividad Física y el Índice de Masa Corporal en Adolescentes de 14

El 100% de la muestra se encuentran en un ni- vel de sedentarismo, resultado obtenido al di- vidir el Gasto Energético y la Tasa Metabólica Basal, de cada uno de los individuos.

2. Índice de Masa Corporal de los adoles- centes de 14 a 17 años del Colegio Salu- dcoop Sur IED.

El promedio de IMC en hombres es de 20,3±1,0

  • 34 y en mujeres es de 20,9±0,5, según los datos que muestra la tabla 2.

En la tabla 3, se evidencian los resultados obte- nidos después de haber realizado el análisis del Índice de Masa Corporal de los adolescentes del colegio Saludcoop Sur IED, Por medio del CDC.

En la tabla anterior, se puede observar que un 84% de la muestra, se encuentra con un peso saludable, el 13% esta en sobrepeso, el 1% pre- senta obesidad y el 3% están en bajo peso.

Gráfica 2. Prevalencia de Sobrepeso y

Obesidad por sexo, en adolescentes del colegio Saludcoop Sur IED.

García, j. A. La Actividad Física y el Índice de Masa Corporal en Adolescentes de 14

En los resultados arrojados por el CDC, la pre- valencia de sobrepeso se evidencia en los dos géneros (masculino, femenino), cada uno con 7 adolescentes y en cuanto a la obesidad se pre- senta con un el 2% de la muestra en general.

3. Correlación de los niveles de actividad fí- sica con el Índice de Masa Corporal IMC.

Tabla Nº 2. Análisis Estadístico del IMC en adolescentes.

García, j. A. La Actividad Física y el Índice de Masa Corporal en Adolescentes de 14

García, j. A.

La Actividad Física y el Índice de Masa Corporal en Adolescentes de 14 A 17 años, Bogotá

des-encuentros, 2014, Vol 11, P 30-38

Tabla 3. Resumen de IMC para la edad de los adolescentes según el CDC

García, j. A. La Actividad Física y el Índice de Masa Corporal en Adolescentes de 14

En la tabla 4 se muestra el coeficiente de co- rrelación de los niveles de Actividad Física y el Índice de Masa Corporal, en hombres y mujeres de 14 a 17 años de edad pertenecientes al Cole- gio Saludcoop Sur IED.

Los cuales determinan que en el género mascu- lino la correlación es moderadamente fuerte y en las mujeres oscila entre el -0,5 y el 0,2, arro- jando resultados de correlación moderada en las edades de 14 y 16, negativa y positiva respecti- vamente; a los 15 años es negativa, pero mode- radamente fuerte y por último la correlación es débil a la edad de los 17 años de edad.

Discusión

La adolescencia es un periodo importante del crecimiento y maduración del ser humano; du-

rante este espacio de tiempo se generan cam- bios y se establecen las características del adulto.

La adolescencia emerge con la aparición de los primeros signos de la transformación puberal.

Temboury (2009) afirma, que desde el comienzo

de este periodo van a ocurrir cambios hormo-

nales que generan el desarrollo de los caracteres

secundarios, con la acentuación del dimorfismo

sexual, crecimiento en longitud, cambios en la composición corporal y una transformación gradual en el desarrollo. Todos estos cambios tienen una cronología que no coincide en todos los individuos y es más tardía en los hombres que en las mujeres.

Es aquí donde se evidencia la importancia de generar este tipo de proyectos, que permitan re- copilar información, acerca de la relación que

Tabla 4. Correlación de los niveles de Actividad Física y el Índice de Masa Corporal en adolescentes

García, j. A. La Actividad Física y el Índice de Masa Corporal en Adolescentes de 14

35

García, j. A.

La Actividad Física y el Índice de Masa Corporal en Adolescentes de 14 A 17 años, Bogotá

des-encuentros, 2014, Vol 11, P 30-38

posee el crecimiento y desarrollo de los adoles- centes, frente a los comportamientos, eviden- ciados en la composición corporal y la actividad física, cuantificada en el gasto energético dia- rio. Por consiguiente los resultados derivados del análisis de la información evidencian que el 100% de la muestra, tienen comportamientos seden- tarios, los cuales indican que el ocio tecnológico puede predecir los niveles de AF. (Abarca-Sos, Zaragosa, Generelo & Julian., 2010).

En lo que respecta al IMC, identificado en esta

población adolescente, se puede determinar que el 84% de la muestra, es decir 91 estudiantes, se encuentran en un peso saludable para su edad; por otro lado aparecen estudiantes con algunos problemas de peso, correspondientes al 17% restante.

Una vez se conocen los resultados de las dos variables, Nivel de Actividad Física y el IMC,

se procede a correlacionarlos edad por edad en cada uno de los casos, hombres y mujeres, esto

con el fin de poder identificar los valores reales

de la correlación, teniendo en cuenta que surge una notable tendencia a una adolescencia más temprana, con una mayor aceleración en el cre- cimiento. (Fernández & Ruiz., 2012).

A pesar de este menor tiempo cronológico de crecimiento, la talla alcanzada en cada una de las edades es mucho mayor ahora que en el siglo
36 pasado, especialmente en niños y adolescentes, lo que representa un incremento en la talla adul- ta alrededor de más un 1cm por década. (Ca- rrascosa et al 2008).

La correlación evidenciada en este estudio, en la mayoría de las edades fue positiva, solo en dos casos hombres de 16 años y mujeres de 15 años fue negativa. En los hombres predomino la correlación moderadamente fuerte. En las mujeres, los datos obtenidos presentaron ca- racterísticas diferentes, siendo una correlación

moderada en las adolescentes de 14 y 16 años, en las de 15 años hubo una correlación modera- damente fuerte y las adolescentes de 17 años la correlación es débil, tendiendo hacia el cero, lo

cual significa que la relación entre las variables

es casi nula.

En investigaciones tomadas como anteceden- tes, en relación a la actividad física y el Índice de

Masa Corporal, Albán et al. (2011), afirma que no existe relación estadística significativa entre

el IMC y el tipo de actividad física sea leve, mo- derada o intensa, en todos los casos la corre- lación es de 0.05. Esto debido a que los resul- tados obtenidos en el estudio, determinan que el 47% de los estudiantes se encuentra en un estado nutricional normal, solo el 45% restante, presentan algún grado de riesgo, sobrepeso u obesidad y el 88% de la población realiza activi- dad física entre ligera y moderada.

Otro estudio en el cual no se encuentra una correlación entre la Actividad Física y el IMC, es el desarrollado por Pérez & Llerena (2009) en el que pretende determinar si los programas aplicados en los colegios mejoran el IMC; los

resultados encontrados en este metaanalisis, in- dican que las diferencias en el IMC no fueron

significativas entre los grupos con el programa

de Actividad Física en el colegio.

El hecho de haberse comprobado que este tipo

de actividades no produzcan un cambio signifi- cativo en el IMC de los estudiantes no significa

que la actividad física no pudiera tener un bene-

ficio a nivel individual. Los estudios incluidos

no evalúan la adherencia a los programas, y la

mayoría no incluye una medida objetiva de la actividad física, por consiguiente se puede decir que queda abierta la posibilidad de comprobar lo contrario en este tipo de estudios.

Fernández (2012), soporta que la actividad física y deportiva de los estudiantes, que participaron

García, j. A.

La Actividad Física y el Índice de Masa Corporal en Adolescentes de 14 A 17 años, Bogotá

des-encuentros, 2014, Vol 11, P 30-38

en su estudio, no es adecuada para mantener un buen estado físico ya que el 74 % son No Acti- vos y el Índice de Masa Corporal de los mismos evidencia que el 68% se ubican en un alto grado de riesgo (sobrepeso y obesidad), concluyendo que a menor actividad física, mayor es el prome- dio del porcentaje del Índice de Masa Corporal.

poral, debido a que sus actividades cotidianas demandan un mayor gasto energético, mientras que en las mujeres el gasto de energía es menor y por consiguiente el índice de masa corporal es mayor que el del sexo opuesto. Resultado que corrobora que a menores niveles de actividad física, mayor es el índice de masa corporal.

Conclusiones

Al contrario de lo establecido por la teoría, la cual explica que a menores niveles de actividad física, mayor es el índice de masa corporal, en esta investigación se ha encontrado que el 84% de la muestra total del Colegios Saludcoop IED tiene un peso saludable, aunque el 100% pobla- ción objeto de estudio se encuentre en el nivel de sedentario. Indicando que no es necesario rea- lizar actividad física para tener un peso saluda- ble.

Para fortalecer esta premisa, se hace uso de lo planteado por Fernández & Ruiz (2012) en cuanto al acrecentamiento del tamaño corporal, delimitando así que el crecimiento se está dando

de una manera evolutiva natural que no se ven

influenciada por la práctica de la actividad física.

Los resultados obtenidos, indican que los hombres presentan un gasto energético dia- rio de 41.31±4,1 kilocalorías/día y las mujeres 36,96±2,8 kilocalorías/día, queriendo decir con ello que los hombres generan un consumo ma- yor de energía en sus actividades diarias con res- pecto al género femenino.

En cuanto al índice de masa corporal se eviden- cia una cercanía entre los dos géneros; encon- trando que el promedio de IMC en las mujeres es de 20,9±0,5 mayor que el de los hombres, quienes tuvieron un promedio de 20,3±1,0.

Con los anteriores datos, se determinó que los hombres tuvieron un menor índice de masa cor-

Como caso atípico del estudio, a los 16 años las mujeres gastan mayor energía que los hombres de la misma edad presentando el mismo índice de masa corporal para ambos géneros. Caso que

sigue reafirmando lo dicho por la teoría.

Al establecer la relación de los niveles de activi- dad física con el índice de masa corporal de los adolescentes por el rango de edad según el gé- nero, se determinó que en los hombres la corre- lación es moderadamente fuerte y las mujeres presentaron correlaciones variadas que oscila entre 0,2 y – 0,5, connotando con ello que en las mujeres las variables evaluadas son inversa-

mente proporcionales, queriendo reafirmar con

esto que a menor nivel de actividad física mayor

es el índice de masa corporal.

Referencias

  • - Abarca-Sos, A., Zaragoza Casterad, J., Generelo La- naspa, E., & Julián Clemente, J.A (2010). Comporta- mientos sedentarios y patrones de actividad física en adolescentes. Cdeporte.rediris.es.

  • - Alban, A., Alvarez, M., & Bacuilima, P. (2011a). Eva- luación del estado nutricional en adolescentes de 15 a 18 años, que asisten al colegio julio maria matove- lle, cantón cuenca, 2010. (Médico), UNIVERSIDAD DE CUENCA, Cuenca. México.

  • - Alban, A., Alvarez, M., & Bacuilima, P. (2011b). Eva- luación del estado nutricional en adolescentes de 15 a 18 años, que asisten al Colegio Julio María Matovelle, Cantón Cuenca. México: Universidad de Cuenca.

  • - Barbosa, N., Sánchez, E., Vera, J., Pérez, W., Thala- bard, J., & Rieu, M. (2007). A physical activity ques- tionnaire: Reproducibility and validity. Journal of Sports Science and Medicine, 6, 505-518.

  • - Buhring, B., Oliva, P., & Bravo C. (2009). Determi- nación No Experimental De La Conducta Sedentaria En Escolares. Revista chilena de nutrición, 36(1), 23-
    30.

37

García, j. A.

La Actividad Física y el Índice de Masa Corporal en Adolescentes de 14 A 17 años, Bogotá

des-encuentros, 2014, Vol 11, P 30-38

  • - Cano, A., Pérez, I., Casares, C., & Alberola, S. (2010). Determinantes del nivel de actividad física en escola- res y adolescentes: estudio OPACA.

  • - Carrascosa, A., Fernández, J., Fernández, C., Fernán- dez, A., López-Siguero, J., Sánchez, E., Sobradillo, B & Yeste, D. (2008).

  • - Estudio transversal español de crecimiento. Parte II: valores de talla, peso e índice de masa corporal des- de el nacimiento a la talla adulta. An Pediatr (Barc); 68(6):552-69

  • - Fernández, S. (2012). Incidencia de la Actividad Física y el Deporte en el Índice de Masa Corporal de los cadetes comprendidos entre 14 a 17 años del Comil-9 “Eugenio Espejo” durante el Primer Semestre del Año Lectivo 2006-2007. (Licenciatura), ESCUELA POLITÉCNICA DEL EJÉRCITO.

  • - Fernández, J., Ruíz, F. (2012) Estudio transversal de crecimiento de los escolares bogotanos: valores de es- tatura, peso e índice de masa corporal de los siete a los dieciocho años. Rev Univ. Salud; 15(1): 21-41.

  • - Instituto Colombiano de Bienestar Familiar. Pro fa- milia ENSIN 2010 (Encuesta Nacional de la Situa- ción Nutricional en Colombia)

  • - Márquez, S., Rodríguez, J., & De Abajo, S. (2006). Se- dentarismo y salud: efectos beneficiosos de la activi- dad física. apunts Educación Física y Deporte, 12-24.

  • - Mojica, G., Gutiérrez, J., Ibáñez, M., & Lobelo, F. (2008). Sobrepeso, inactividad física y baja condición física en un colegio de Bogotá, Colombia. (Vol. 58). Facultad de Medicina Universidad Del Rosario, Bogo- tá. Colombia.

  • - Pérez, G., & Llerena, E. (2009a). Los programas de actividad física a nivel escolar posiblemente no mejo- ran el índice de masa corporal. Evidencias en Pedia- tría, 5.

  • - Rodríguez, R. (2006). La obesidad infantil y los efec- tos de los medios electrónicos de comunicación. In- vestigación en salud, 2, 95-94.

  • - Salud, O. M. d. l. (2010). Recomendaciones Mundiales sobre Actividad Física y Salud.

38

  • - Temboury, M., (2009). Desarrollo Puberal Normal. Pubertad Precoz. Rev. Pediatr. Aten. Primera.