Vous êtes sur la page 1sur 27

1

Planetas de la Personalidad en la curva dinámica del Eje de Posesiones

Rosa Solé, escuelahuber@telefonica.net

Con la intención de sumar nuestra aportación al tema “Casa VIII”, que inspira al XX Congreso Ibérico, proponemos el siguiente trabajo, elaborado a partir de diversos textos de Bruno y Louise Huber, para una mejor comprensión del eje de posesiones y de la psicodinámica energética de los planetas de la personalidad según sus posiciones en la curva dinámica de las casas II y VIII.

Introducción

1. Cruces y Temperamentos

2. Zonas de Contracción

3. La Cruz Fija

4. El eje 2-8 o eje de posesiones

5. La distensión por el “tercer polo”

6. Concepto de las Casas según la tridimensionalidad: casa II y casa VIII

7. Casas Dinámicas: curva de energía

8. Los planetas de la personalidad

9. Planetas de la personalidad en las tres zonas de las casas II y VIII

10. Dos ejemplos finales

Introducción

Sabemos que las casas representan las situaciones reales de la vida, con todos sus tipos de experiencias y actividades. Las casas son la configuración del condicionamiento del entorno y ejercen un efecto exterior sobre el individuo, al contrario de los aspectos, planetas y signos, que representan la estructura interior e individual de la persona.

El condicionamiento de las casas empieza a partir del nacimiento y el ser humano debe afrontarlo durante toda su vida. Al nacer llegamos a una

determinada situación vital: la de una familia, la escuela con su entorno cultural, la clase social, se vive en una ciudad o en un pueblo, los conceptos religiosos y

políticos

entorno personal, visible en el sistema de casas, y se muestra en las características de su comportamiento. Los factores del medio ambiente influyen directamente en él y le condicionan; el resultado final es una personalidad fuerte o débil, una conciencia firme o limitada, un individualista o una persona gregaria, etc, etc

A través de la educación, el niño recibe este condicionamiento de su

Podemos decir que todos estos efectos recíprocos que tienen lugar entre el núcleo central interior, las fuerzas esenciales u órganos de funciones (planetas), los signos del zodíaco como estimuladores y modificadores cósmicos, así como los distintos sectores de la vida (sistema de casas) construyen al hombre en su totalidad (1). Pero sólo se empieza a vivir de verdad cuando uno se da cuenta de cómo le influye su entorno y como

2

reacciona ante ese condicionamiento. De ahí la gran importancia del sistema de casas para el hombre que quiere vivir conscientemente.

1. Cruces y Temperamentos

Las Cruces configuran la motivación de nuestra vida, nuestro impulso esencial. Los elementos marcan como actuamos y caracterizan nuestra conducta. La diferencia entre acercarse al mundo de una manera cardinal, fija o mutable es mayor que la que puede haber entre actuar según predomine un elemento u otro. Brevemente, pasamos a repasar el significado de las Cuadruplicidades y de las Triplicidades (2).

Cardinal,

Cuadruplicidades)

fijo

y

mutable

(las

(2). Cardinal, Cuadruplicidades) fijo y mutable (las La Cruz a la que cada Signo pertenece nos

La Cruz a la que cada Signo pertenece nos indica la ley que está detrás. Son las fuerzas motrices más profundas en la persona, nuestro modo de pensar y nuestra orientación o enfoque en la vida.

Los signos cardinales corresponden al principio de acción, la energía dirigida a una meta. Representan el impulso de actuar y de cambiar. Se rigen por la leyes del poder: control, dominio.

Los signos fijos corresponden a la energía contenida en un centro. Su interés se basa en establecer algo, conservar y aprovechar esa energía. Buscan la estabilidad y la seguridad con perseverancia. Se rigen por la ley de la economía: aprovechar lo obtenido, porque se miden por criterios de valor y substancia.

Los signos mutables corresponden a la energía en movimiento, fluctuante, que no se dirige a una meta concreta. Aspiran a los cambios, sobre todo al cambio interno. Se rigen por la ley del amor: relacionarse con lo que los rodea, contactar e intercambiar.

Fuego, tierra, aire y agua (las Triplicidades)

El elemento al que un signo zodiacal pertenece nos describe el temperamento. Temperamento significa comportamiento, una forma de ver el mundo y una cualidad que destaca más que otra. Se refieren a las herramientas que una persona utiliza en la vida

El fuego es un elemento activo y su tarea interna es el desarrollo de la personalidad. Los signos de fuego perciben mediante imágenes y destellos súbitos de intuición. En la forma de percibir del fuego hay siempre una fuerte

3

mezcla de voluntad o deseo y de necesidad de transformar. Sus cualidades son la vitalidad, la espontaneidad, la fe y la autoconfianza.

El elemento tierra se interesa más por la realidad objetiva. Quiere saber si algo es realmente así y define sus criterios de acuerdo con lo que puede ser percibido y experimentado por todos. Al ser su tarea interna el desarrollo social, le interesa percibir el orden en el mundo y convertirlo en algo más eficaz y manifiesto. Sus cualidades son la paciencia, autodisciplina y la fiabilidad.

El aire posee la función de desarrollar el pensamiento de relaciones. Se interesa por las relaciones de las cosas en el mundo exterior para interpretarlo mentalmente. El aire es muy racional y elabora estructuras intelectuales sobre los datos sensoriales que ha percibido.

El agua tiene como tarea el desarrollo emocional. Percibe por mediación de los sentimientos y le preocupa menos lo que llamamos realidad que la experiencia personal. Sus cualidades son la compasión, la sensibilidad y la capacidad de adaptación. Está en contacto con sus emociones.

2. Zonas de contracción

Si observamos el dibujo de la “Ley de las zonas en las casas” que adjuntamos y nos fijamos en la curva que va hacia adentro, en los sectores que llamamos las zonas de contracción podemos ver que coincide con la Cruz Fija, con el eje 2-8 de posesiones y el eje 5-11 de relación

con el eje 2-8 de posesiones y el eje 5-11 de relación En estas casas, la

En estas casas, la curva adopta una forma introvertida, más próxima al centro, formando el sector contractivo, que en el horóscopo son zonas de fijación. Lo que ha sido creado en las zonas de expansión, encuentra su estabilización y fijación en estas zonas de contracción. Contracción quiere decir cristalización, estabilización, conservación o solidificación.

Estos conceptos, ya los conocemos en relación a los signos de la cruz fija. En realidad, son éstas las casas que corresponden a los signos fijos y que llamamos también casas fijas.

3. La Cruz Fija

Tenemos en estas casas las mismas cualidades básicas que en los signos correspondientes. En estas cuatro casas fijas o zonas de contracción, no hay procesos dinámicos, no hay eventos sino estados, estados fijos y estables. En el caso de tratarse de procesos, estos se desarrollan cuantitativamente, por

4

repetición. Se refieren a dimensiones que pueden medirse, a resultados palpables que sirven a cierta finalidad.

El principio fijo sirve básicamente para conservar lo anteriormente creado, cuidarlo y hacerlo funcionalmente útil para que pueda ser usado plenamente. Utilización y persistencia son conceptos que están en relación con todos los elementos fijos. La economía (no solamente en su sentido material, sino también espiritual y psicológico), desempeña el principal papel. Las personas que tienen acentuadas las casas o los signos fijos se interesan principalmente en estabilizar los estados existentes y en darles continuidad, obteniendo así la seguridad que proporciona lo conocido, lo que les es familiar y lo que se ha adquirido. Se preocupan de organizar bien todas las funciones de la vida, para que se desarrollen sin tener que utilizar energías innecesarias. La masa de esta energía, una vez puesta en movimiento, sigue la ley de la inercia y efectúa la mayor parte del rendimiento por rutina y automatismos.

Todo lo que se puede fijar por organización o planificación se realiza en casas fijas. Esto conduce al éxito, con relativamente poco esfuerzo, obteniendo lo mejor de cada situación; pero también conduce a una fuerte dependencia de las circunstancias y debido a esto, no se es libre en el sentido espiritual.

Esta dependencia de un estado o de unas circunstancias de la que uno quiere aprovecharse, juega un papel fundamental en todas las casas fijas y por consiguiente en las zonas de contracción, representando también su lado negativo. El deseo de obtener la fijación de un estado no tiene solamente un objetivo de comodidad, sino que es también un intento de protegerse contra cualquier tipo de peligro, tomando medidas de precaución.

cualquier tipo de peligro, tomando medidas de precaución. El deseo de seguridad es lo más importante

El deseo de seguridad es lo más importante en las casas fijas. En la casa II se trata de la seguridad material; en la casa V del reconocimiento y la protección de la esfera persona; en la casa VIII se trata de un puesto seguro en la comunidad humana, y en la casa XI de una organización y planificación segura de todas las relaciones.

Una persona, cuyo horóscopo está acentuado por planetas en las zonas de expansión, seguirá más bien su deseo de libertad en una actividad individual. Si tiene una acentuación en las zonas de contracción, intentará estabilizar su vida definitivamente. Quiere asegurarse por todos los lados, vivir siempre en el mismo lugar y relacionarse con gente que conoce bien. En este sector, bien delimitado, hará todo por mantener el orden establecido. Cuidará muy bien el curso de su vida y lo organizará con precisión, para que nadie pueda perturbar la tranquilidad y el orden o poner en peligro su seguridad.

5

Las personas con varios planetas en casas fijas tratan de mantener estados que han comprobado que son útiles y les han conducido al éxito. Son, sobre todo, conservadoras y están muy apegadas a lo antiguo y a la tradición; dudan de lo nuevo, desconfían y con frecuencia lo rechazan. Es mucho mas fácil crear algo nuevo, que romper o modificar un estado que se ha cristalizado.

Sólo después de un profundo conocimiento de la cruz mutable y la fuerza

impulsiva de la razón, podrá reconocerse la imposibilidad de mantener las formas viejas o los estados antiguos y podrán ser cambiados por ideas nuevas.

Por esto, cada casa fija, es seguida por una casa mutable.

4. El eje 2/8 o eje de posesión

Miremos primero el eje 2/8 en forma dualista, es decir, poniendo de relieve los contrastes de sus polos. Resultará de esta observación, que los contrastes que encierran las casas II y VIII en los polos de este eje fijo, son irreconciliables. Los problemas resultantes de estos contrastes, podrán encontrar sus soluciones cuando dejemos de considerarlos desde la dualidad.

Si llamamos al eje 2/8, el eje de posesión, es porque las dos casas tienen que

ver con el concepto de posesión, pero en un sentido muy distinto al que se les

aplica tradicionalmente, como casa del dinero a la casa II y de casa de la muerte a la VIII. Con dos conceptos tan simples no se puede explicar la relación polar entre estas dos casas. Pero si tomamos como punto de partida la situación de cada una de ellas, la relación ya se perfila. La casa II está situada en la parte de la izquierda, en la parte del YO del horóscopo. Representa mi

posesión. La casa VIII al contrario, está situada en la parte de la derecha, la del TÚ. Representa tu posesión. Esto también aclara por qué se llama a la casa

VIII la casa de las herencias.

Si homologamos posesión con sustancia, de la que alimentamos nuestra energía, entonces encontramos una explicación de por qué se relacionan las

casas del eje de posesión, con la alimentación. Personas con acentuación en

las casas II y VIII tienden, en general, a comer muchos alimentos para

procurarse la sustancia necesaria. Podemos decir también, provisiones, en vez de sustancias. Tener provisiones es una característica típica de la casa II. Guardamos las provisiones en graneros y en sus puertas ponemos cerraduras pesadas para que nadie pueda acercarse a nuestras posesiones. Lo que yo poseo nadie debe quitármelo y la actitud extrema de esta posición es la avaricia.

El sentido de la posesión también puede dirigirse a las posesiones de los demás, las posesiones de la casa VIII. Puede ser que esta posesión sea mayor

que la propia. Si soy una buena persona, esperaré hasta que pueda llegar a la posesión del otro de manera legal, es decir, espero a que se haya muerto; si

soy una persona asocial, voy a apoderarme de la posesión del otro, en la casa

VIII, y si es necesario, emplearé la violencia.

6

Naturalmente, puedo renunciar a la posesión de la casa 8ª, o debo renunciar y contentarme con mirar como el otro posee todo en abundancia. Lo que me queda es la envidia. Avaricia en la casa II, envidia en la casa VIII. –Dos debilidades demasiado humanas en los polos de este eje.

Hemos hecho leyes para proteger nuestras posesiones contra las infracciones. Las leyes son limitaciones, barreras, que debemos respetar. Las leyes nos obligan, de una u otra manera a renunciar a una cosa. Sufrimos por esta renuncia. Hay, pues, penas escondidas en este eje de posesiones, unas penas que a veces nos parecen inexplicables y cuyas raíces no se reconocen fácilmente.

La venganza que va hasta el crimen, los tabús y las leyes de protección, se referían al eje 2/8, y también al eje 5/11, porque la mujer era también una posesión, y si ha sido deseada por alguien, sólo la muerte podía vengar este hecho. También los duelos, el honor social, están relacionados con la cruz de estos ejes. Estos son los contrastes polares del eje de posesión, -dos sectores astrológicos que indican claramente el conflicto. Las soluciones del conflicto se encuentran más allá de la alternativa “el uno o el otro” del eje 2/8, como lo veremos en el próximo apartado.

Edward Kennedy, Boston, 22/02/1932, h.l. 3:58 (fuente: R. Ebertin )

, Boston, 22/02/1932, h.l. 3:58 (fuente: R. Ebertin ) Ejemplo eje 2/8 La saga Kennedy es

Ejemplo eje 2/8

La saga Kennedy es una de las familias más apasionantes para estudiar a nivel astrológico. El hijo pequeño, Edward, conocido como uno de los menos afortunados de la saga, actual senador, perdió su posibilidad de llegar a presidente de los EE UU debido a un confuso accidente de coche donde murió una persona (consultar su biografía en cualquier enciclopedia o por Internet). La carta de Edward Kennedy es un ejemplo que ilustra el eje de posesiones: Sol en Piscis conjunto con Mercurio y Marte aún en el signo de Acuario ocupando el sector II, y en la casa VIII la Luna conjunta a Neptuno en el signo de Virgo, ambos relacionados por oposición en una figura lineal roja/verde en la que se une Saturno. El signo de la cúspide de la casa VIII, Leo, también está ocupado por el planeta Júpiter, el cual actúa como área de expresión a la interceptada conjunción Venus/Urano en el signo de Aries. Y el nodo Norte inaspectado, en medio de ambas figuras lineales indica que la expresión o la comunicación del sentimiento pisciano puede actuar integrando ambas figuras. Plutón, también inaspectado, se erige como una especie de “guardián del umbral” en el sector VII.

5. La distensión (o solución) por el “tercer polo”

A partir de lo dicho sobre la incompatibilidad de los polos del eje fijo, queremos intentar demostrar, con esta cruz como ejemplo, cómo se pueden liberar las tensiones abandonando la interpretación dualista.

7

Es una característica de las casas fijas, que los estados no cambien de repente. Los cambios se hacen a pequeños pasos y con muchos esfuerzos. Lo que está situado aquí, sobre todo con oposiciones, está verdaderamente anclado. El que tiene oposiciones en estos ejes, sabe perfectamente de qué se trata.

¿Cómo encontrar la solución, la liberación de esta polaridad de los ejes? Nunca encontraremos nuestra salvación en el polo opuesto del mismo eje de tensión. Para llegar a una solución válida, necesitamos una tercera dimensión. Sí hay una tensión en el eje 2/8, es decir, en el eje de posesión (posesión en el sentido de sustancia) encontraremos la solución en el otro eje fijo, el eje 5/11, el eje de las relaciones.

La persona que vive en un campo de tensiones por oposiciones en el eje de la posesión, se interesa unilateralmente en lo técnico-objetivo. Sólo ve mecanismos, que se desarrollan como en una computadora, y busca de esta forma solucionar sus problemas de posesión, y si fuera necesario, emplearía también la violencia. Cree que todo es posible organizándolo.

La persona sumida de esta manera en sus problemas de posesión sólo encontrará ayuda en la dimensión del eje 5/11, en lo humano. Tiene que dirigirse hacia los hombres, y dejar atrás el objeto, la substancia, y es entonces cuando encuentra la liberación de esta tensión. Debe dejar atrás el eje de posesión y volverse al eje de relaciones, no sólo hacia uno de sus polos, sino al eje en su totalidad.

sólo hacia uno de sus polos, sino al eje en su totalidad . Salimos del campo

Salimos del campo de tensión de los polos del eje 2/8 si buscamos conscientemente lo humano en sí, tal como el eje 5/11 lo entiende. El segundo eje de una cruz -situado perpendicularmente al eje bloqueado por la tensión- visto como unidad y no como polaridad-, es el tercer polo que ofrece verdaderas soluciones.

La solución se encuentra siempre en aquel eje de la cruz que no está ocupado o poco ocupado por factores de tensión. Es, sin embargo, muy importante que miremos este eje de solución como unidad y que no miremos sólo el contraste entre los polos. No veremos entonces, por ejemplo en los polos del eje 5/11, las oposiciones entre el erotismo y los ideales de la humanidad, sino que comprenderemos este eje como la envergadura ofrecida a la persona, para sus pensamientos y sentimientos.

8

Harry Truman, Lamar (Missouri-USA) 08/05/1884, h.l. 16:17 (fuente: M. E. Jones)

(Missouri-USA) 08/05/1884, h.l. 16:17 (fuente: M. E. Jones ) Ejemplo “tercer polo” Se puede consultar en

Ejemplo “tercer polo”

Se puede consultar en Internet o en cualquier enciclopedia la biografía de este político del partido demócrata,de los EE UU, que sucedió a Rooswelt en la presidencia de los EE UU en 1944 y fue reelegido hasta 1952. Varias de las decisiones políticas tomadas en su mandato aún nos afectan directamente en el ámbito de la política mundial como p.e. la creación del Estado de Israel o la firma del tratado del Atlántico Norte. En su carta vemos la casa VIII ocupada por 5 planetas, lo que activa la polaridad del eje 2/8 aunque no haya ningún planeta ubicado en el sector II. La salida a esta fuerte polaridad, se realiza a través del otro brazo de la cruz fija, el eje 5/11, donde Truman ya dispone del planeta Marte como activador del mismo. Es interesante comprobar en su biografía que una de las habilidades mejor conocidas de Truman es la de mediador/negociador, tanto en política exterior como a nivel de su país donde hasta el último momento estuvo apoyando el ideario político del partido demócrata.

6. Concepto de las casas según la tridimensionalidad: casa II y casa VIII

Ya hemos comentado anteriormente que las casas representan el ámbito de referencia formal de la vida exterior. En las casas se muestra el comportamiento y la manera en que abordamos cada una de las distintas áreas de la vida. El sistema de casas distribuye la influencia del entorno en nuestra vida personal. De la posición de los planetas en las casas deducimos como reaccionamos ante el entorno, qué es dependiente de factores educativos, del condicionamiento, de influencias en la niñez, etc.

Desde el punto de vista de la interpretación tridimensional del horóscopo (3), el comportamiento físico, emocional y mental es determinante para la utilización de nuestras capacidades en el mundo. Si en una determinada casa estamos programados más hacia lo físico, es decir, si estamos más orientados hacia lo material, la mayoría de las veces, los otros dos niveles no son significativos. Si, en cambio, si en nuestra educación se puso más énfasis en lo emocional, en las relaciones humanas y en la vida en común como componente social, entonces es más importante el significado psíquico de las casas. Si hemos crecido en un entorno intelectual, orientado hacia metas espirituales o éticas, o bien hemos cultivado esa dimensión por nuestra propia cuenta, las casas actúan predominantemente en su significado mental.

Tanto nuestra vida como nuestro desarrollo no son procesos estáticos sino que, constantemente, tiene lugar una interacción entre el interior y el exterior y

9

siempre se producen cambios, nunca permanecemos en un mismo nivel. Si

llegamos a tomar conciencia de ello, podemos cambiar de un nivel a otro por propia voluntad. Si en un determinado momento el significado físico-material es más importante para una persona, puede ser que sea lo correcto para el nivel de desarrollo del momento y por lo tanto debe aceptarse como componente de

su

ser. Esto puede cambiar en el transcurso de la vida, en función de a dónde

se

traslade la conciencia y hacia dónde se realice el progreso. Como todo está

sometido a la ley del equilibrio, el énfasis excesivo en una determinada parte, tarde o temprano, se compensa en otra dirección. El objetivo al que se debe aspirar es vivir en los tres niveles al mismo tiempo pero, ¿quién puede hacerlo?

Casa II

Esta es la casa de la propia sustancia, de las posesiones y de los medios que están a disposición del yo. Aquí, se encuentra a disposición del yo una comprensión de lo económico que da a la persona la capacidad de existir. El sentimiento de autoestima se desarrolla con la capacidad de dominar múltiples tareas en la vida. Los temas asociados a esta casa en los tres niveles son:

1. Nivel material: Posesiones materiales, desear, miedo a las pérdidas, codicia, avaricia.

A nivel material, la casa II siempre se ha relacionado con el dinero. Las

posesiones materiales son muy importantes; la persona trabaja para ganar dinero. Para sentirse bien se necesita una reserva y si es posible una buena cuenta corriente. En algunos casos, nunca se tiene suficiente y durante toda la vida se acumula dinero. Normalmente se tiene la facultad de conseguir los medios necesarios y, con mucha energía, se ahorra algo para tiempos peores. Los gastos inútiles se evitan e incluso se llegan a aborrecer. No se puede soportar la pérdida de ningún tipo de sustancia y, en tiempos de inseguridad, el ahorro degenera en avaricia. El miedo a la falta de recursos y a la pobreza es muy fuerte y se hace lo que sea necesario para prevenirlos. La autoestima se basa en las posesiones y, la mayoría de veces, en el dinero. Si no se tiene

dinero, no se vale nada, la persona se siente sin ningún valor. Por eso se aferra

a lo que tiene.

2. Nivel psíquico: Sustancia anímica, calor, bondad, fuerza de irradiación, sentimiento de autoestima.

A nivel psíquico, lo importante es el enriquecimiento de la sustancia. Aquí, la persona tiene un gran aprecio por las cualidades anímicas como la bondad, el

calor, la fidelidad, etc. Se apropia de todo lo que puede para disfrutar de la vida sin fricciones. Trabaja para su comodidad y su confort, disfruta de lo existente y

se ocupa de que ese estado dure tanto como sea posible. La inercia de la fija

casa II puede hacer que la persona se vuelva inmóvil y que aparte de sí todo lo que pueda ocasionar cambios. Se detesta cualquier perturbación de la armonía

y se lucha contra todos los que quieran disputarle el disfrute de la vida. Si

aparecen problemas que pongan en peligro el curso armónico de las cosas, se lucha encarnizadamente, atrincherándose tras exigencias infundadas. Algunas personas ponen su luz bajo el celemín, se sienten inútiles para todo, se hunden

10

en la autocompasión y envidian a todos aquellos a los que les va mejor. A menudo, a partir de esa comparación del status quo, son incapaces de trabajar, aparece la inercia e impide todo posible crecimiento.

3. Nivel mental: Cualidades espirituales, talentos, capacidades, seguridad, maestría.

A nivel mental, la casa II es como un filón de sustancia espiritual. Aquí hay

disponible todo lo que la persona ha alcanzado en algún momento, en cuanto a

valores espirituales, anímicos y materiales. Está almacenado en la cámara de provisiones, en el propio interior, y está disponible para cuando se necesite. La alegría de vivir y una confianza primordial son la consecuencia de una existencia que vive en esa plenitud, participando del ritmo cósmico de dar y tomar. Si esos valores se cultivan la vida adquiere valor. La persona está en un intercambio positivo con las fuerzas de la naturaleza porque las ama. Eso conlleva éxito a todos los niveles, sensación de suerte e intercambio acelerado de sustancia con el entorno. Se trata de un potencial creativo que se multiplica

al emplear los talentos adquiridos y que, como una fuente inagotable, siempre

provee lo que se necesita para vivir. Pero el miedo a la pérdida de sustancia permanece subterráneamente porque corresponde a la naturaleza de esta casa. Si la persona retiene su sustancia espiritual y su conocimiento y no lo transmite, tarde o temprano, su fuente de inspiración o de iluminación se agota.

La tarea de aprendizaje de esta casa es superar el atrincheramiento por miedo detrás de seguridades aparentes y, desde una conciencia madura, participar con toda confianza en el eterno flujo de la vida.

Casa VIII

Como es sabido, la casa VIII simboliza las estructuras de la sociedad. La personalidad se encuentra en un mundo que está estructurado y ordenado mediante leyes que representan lo que debemos cumplir, de lo contrario se nos castiga. En la casa VIII se nos ponen condiciones concretas; aquí debemos cumplir con nuestras obligaciones y llevar a cabo lo que se nos encargue. Muchos se rebelan porque no quieren aceptar que se debe circular por carriles prefijados. Se oponen; por eso tienen lugar procesos de adaptación conscientes orientados a conseguir una transformación. Muchas veces aquí aparece una tarea dinástica que, en ocasiones, puede experimentarse como presión que se debe aprender a manejar. Muchos buscan agujeros o lagunas

en las leyes y en las estructuras para asegurarse un lugar en la sociedad. Pero,

a la larga, eso no funciona porque en esta casa escorpiana estamos expuestos

a las fuerzas de transformación del eterno proceso de muerte y renacimiento.

Todas las personas con planetas en la casa VIII necesitan algún tipo de corrección de carácter, una transformación o purificación de sus motivaciones para convertirse miembros útiles de la sociedad, de algún grupo o de alguna comunidad. Como estamos tratando todo el eje 2/8, además se origina un proceso de aprendizaje para el correcto manejo de la ley de dar y recibir que, por otra parte, está regulada por la ley de la economía, es decir de oferta y demanda o de causa y efecto. Por eso, en la casa VIII, hay componentes kármicas que juegan un papel importante en el sentido: Lo que siembres,

11

recogerás. Algunas personas experimentan golpes de destino radicales, pérdidas totales o, muy pronto en la vida, deben afrontar cuestiones relacionadas con la muerte. En la casa VIII, la vida y la muerte están una al lado de la otra y se experimentan los extremos.

También aquí podemos clasificar los temas en tres categorías:

1. Nivel material

La casa VIII proporciona ventajas materiales, sean herencias o legados de la pareja de donde se puede sacar provecho, o bien se vive de un dinero por el que no se ha trabajado. La estructura de la sociedad asegura ciertos derechos, sin embargo, también nos impone obligaciones.

2. Nivel emocional

Se tienen sentimientos extremos de amor y odio, alegría y sufrimiento, castigo

y recompensa, culpa y expiación. La persona es celosa, se cuida mucho de no

recibir menos que los demás y de conseguir lo que ha exigido. En caso de pérdida, sufre intensamente y pasa por procesos de transformación hasta que aprende que antes de poder recibir algo, debe aprender a renunciar y a soltar.

3. Nivel mental

El pensamiento diferencia claramente entre lo tuyo y lo mío, entre fines y medios, entre lo que puedo exigir y lo que debo dar. Dad al César lo que es del César. Se da también el caso de personas que ponen sus energías al servicio de la sociedad y renuncian al provecho personal.

A nivel material, la mayoría de veces somos dependientes de las estructuras y de las leyes de la sociedad, las cuales deben cumplirse en cualquier circunstancia. Si no cumplimos las leyes, somos castigados o excluidos. Por eso, aquí, reaccionamos con sentimientos de culpabilidad, con lo cual somos manipulables, nos subordinamos, cumplimos nuestras obligaciones y ni siquiera nos planteamos que pudiera ser de otra forma. Para asegurarse la existencia, quizás la persona se hace funcionaria o ahorra durante toda su vida para la pensión. Se da también el caso de personas que están siempre persiguiendo algo y apartan a los que se interponen en su camino porque creen tener el derecho de exigir lo que pertenece a otros. Se exigen estructuras e infraestructuras sociales con un gran refinamiento intelectual para sacar provecho de ello. La persona envidia a todos aquellos a los que les va mejor y constantemente espera tener la oportunidad de mejorar su situación. Puede ser que no se piense en las consecuencias de ciertas acciones hasta que, de pronto, se le pasa factura. Como la casa VIII es la casa de la transformación,

fundamentalmente se observan pérdidas a nivel económico con lo cual se reconoce lo efímero de lo material y se renuncia a perseguir ese tipo de bienes,

a asegurar totalmente la vida y al provecho exclusivamente personal.

A nivel psíquico, los sentimientos son atormentados por cualquier tipo de miedo. Se teme perder el amor o no recibir suficiente amor o consideración.

12

Por eso, la persona hace lo que sea por tener a alguien que la ame y que satisfaga sus necesidades. A menudo, sin embargo, puede que no sea honesta consigo misma y se presente como mejor de lo que es. Entonces, la casa VIII también ocasiona la purificación de las motivaciones. Las exigencias egoístas con respecto a las posesiones de los demás son corregidas por el destino. Cuando existe el peligro de recibir críticas, los sentimientos pueden cambiar rápidamente hacia el odio o el rechazo; en algunos casos se puede reaccionar apartándose o buscando durante años tomarse la revancha de aquellos que nos quitaron algo. Pueden aparecer los mecanismos de defensa psíquicos y reaccionar siempre de la misma forma negativa, sobre todo cuando se niega el propio valor o derechos. Para obtener el control sobre ese comportamiento revanchista, se debe pasar por una crisis de transformación. Toda la energía que la persona manda hacia afuera regresa sobre si misma hasta que aprende que la autodefensa no es la solución de los problemas y que, en las uniones sentimentales, antes de poder recibir, primero debe aprenderse a dar. También puede darse todo lo contrario porque la casa VIII siempre lleva a extremos. Con determinados signos y planetas, se puede renunciar a disfrutar de la vida, no exigir nada para sí, dar todo lo que se posee, desatender las posesiones materiales, ocuparse de los demás y tener una importante actividad de solidaridad social. Algunas personas rechazan cualquier cosa que provenga de los demás, a veces, incluso herencias; no quieren tener nada de segunda mano. Otras no quieren aceptar nada porque no quieren ser dependientes o porque quizás saben que finalmente deberán pagar por ello, ya que nada es gratis.

A nivel mental, el pensamiento está activo. Debido a la motivación de

seguridad, la persona quiere estar informada de todo para así poder tomar

precauciones. En el nivel mental de esta casa se es perspicaz y se planea todo con antelación, con conciencia de las consecuencias de las propias acciones;

se aprende de los errores del pasado y se evita tropezar de nuevo con la

misma piedra. Frecuentemente se da la filosofía del pesimista que renuncia con antelación para ahorrarse el posible sufrimiento. Las estructuras, instituciones y formas sociales son apoyadas en la medida en que aporten ventajas, tanto a la comunidad como a nivel personal, y sirvan a la seguridad. Cuando ya no lo hacen, o se lucha contra ellas o se liquidan. Aquí es donde las compañías de seguros tienen su mejor fundamento, administrando el capital de los ciudadanos para posibles casos de daños y perjuicios. La persona sabe cuando debe ser previsora para que no se cause ningún perjuicio y también sabe cerrarse cuando aparece algún enemigo. Los mecanismos de defensa se utilizan de forma inteligente y, en caso de ser atacada, la persona se convierte en un adversario peligroso. Sin embargo, los mecanismos que se han vuelto demasiado rígidos, la crueldad, el orgullo y las estructuras anticuadas, son transformadas o destruidas por la ley de muerte y renacimiento, con lo cual, lo nuevo puede crecer.

7. Casas Dinámicas: curva de energía

Los cuatro cuadrantes generan las doce casas a través de la división por tres,

un número especialmente relevante para la conciencia humana, ya que en todo

13

proceso global aparecen tres estadios o fases primordiales. Se pueden citar muchos ejemplos de enfoques tripartitos, desde la trinidad cristiana: padre, hijo y espíritu santo, a la tríada de la tesis, antítesis y síntesis en la filosofía de Hegel, o incluso en los ciclos cotidianos: trabajo, ocio y descanso. Todo ello concuerda con nuestra naturaleza, polarizada en tres dimensiones existenciales: física, emocional y mental.

Todo ello concuerda con nuestra naturaleza, polarizada en tres dimensiones existenciales: física, emocional y mental.

14

Distinguimos tres zonas en cada casa, cada una de ellas presentando unos rasgos característicos desde el punto de vista psicológico. La aportación novedosa de Bruno Huber a este panorama es la constatación empírica de que

este mismo principio triple es aplicable a cada casa individualmente de acuerdo

a un antiguo concepto manifestado en toda la naturaleza y expresado ya por

los griegos en su arquitectura llamado la proporción áurea. Este principio ha permitido elaborar un método de cuantificación de la energía en términos de oferta y demanda que está permitiendo un grado notable de precisión en la interpretación. Aplicado a las casas obtenemos tres zonas para cada casa que se corresponden respectivamente con los principios cardinal, fijo y mutable, y que siguen la simetría de la proporción áurea (4), la cual presenta una desviación respecto a la simple división de la casa en tres partes iguales.

En la zona cardinal que discurre entre la cúspide de la casa y el punto al que llamamos Punto de Equilibrio o de Inversión, la energía va desde un máximo de extroversión en la cúspide de la casa hasta un equilibrio entre introversión y extroversión cuando llega al punto de inversión. Un planeta en esta zona recibirá un estímulo hacia la acción o el rendimiento por parte del entorno. El máximo de extroversión implica un mayor efecto o impacto de la energía del

planeta sobre el entorno, aunque también lleva aparejada la dificultad de tomar distancia respecto a la demanda del entorno que puede tomar tintes de exigencia. Por otro lado, especialmente si el planeta se encuentra muy cercano

a la cúspide, puede ocurrir que la persona desconozca la cualidad de esta energía, volviéndose adicta al éxito mundano.

La zona fija de cada casa corresponde a un reflujo de la energía hacia el

interior del ser. Abarca desde el punto de inversión o equilibrio hasta el Punto de Reposo (PR), que señala el lugar de mínima incidencia sobre el entorno. En este mínimo, se puede experimentar pesimismo existencial y hay que acceder

a nuestra esencia para no depender del aplauso o reconocimiento del entorno. Aunque para llegar a eso, primero es necesario que hayamos reconocido la existencia del problema en esa área.

En la zona mutable comienza la casa siguiente, desde el punto de vista psicológico. Los planetas aquí situados sirven a dos amos. Por un lado están motivados en el plano físico por los condicionantes de la casa en la que se encuentran pero por otro lado, a nivel psicológico, ya experimentan las expectativas propias de la siguiente casa. En esta zona puede ponerse de manifiesto el estrés, ya que en ella están activas las motivaciones de dos casas, y en ocasiones también pueden estar implicados dos signos. La dispersión que produce tener varios objetivos simultáneos puede agotar la energía disponible y exigir una revisión con profundidad.

En la división de los cuadrantes para obtener las doce casas también es aplicable este triple principio. Los cuadrantes devienen entonces referencias de procesos globales que incluyen las fases cardinal, fija y mutable de las tres casas que los

entonces referencias de procesos globales que incluyen las fases cardinal, fija y mutable de las tres

15

forman. Cada cuadrante contiene una casa cardinal donde la motivación es en mayor medida productiva, una casa fija en la que la energía se estabiliza y es incorporada como sustancia y, finalmente, una casa mutable en la que se operan procesos de adaptación y aprendizaje.

8. Los planetas de la personalidad

El enfoque Huber considera al Sol, la Luna y Saturno como los planetas que conforman la personalidad, llamándolos también planetas del yo. En la carta natal se dibujan en rojo para señalar su importancia de forma gráfica y diferenciarlos del resto de los planetas.

Con estos tres planetas nos identificamos a nosotros mismos y nos proporcionan el sentido de individualidad. El Sol nos da la identidad a través de la mente, Saturno a través del cuerpo y con la Luna percibimos el conocimiento de uno mismo por las emociones.

Cada individuo encuentra su propio equilibrio mediante los tres planetas de la personalidad, viviendo con mayor o menor intensidad el nivel mental, con la atención puesta en la parte física o a través las emociones. No obstante, lo ideal sería permitir que los tres centros tuvieran su propio papel sin excluir el de los otros y se relacionasen entre sí con equilibrio y armonía.

9. Planetas de la personalidad en las tres zonas de las casas II y VIII

CASA II

En la casa II continúa el proceso de llegar a ser del Yo. Aquí debemos enriquecernos con más sustancia y asegurar la propia existencia. Se trata de la expresión del propio espacio vital, de delimitar y de comportamiento defensivo. En la Casa II se dice: Aquí está mi frontera, tienes permiso para llegar hasta aquí, después empieza mi propia zona, por favor, no la traspases.

La casa II pertenece a la cruz fija del Zodíaco, y corresponde al signo de Tauro. Por eso la zona fija y el PR (punto de reposo) son afines a esta casa.

EL SOL

Con el Sol en la casa II, se trata esencialmente del propio auto-valor. La persona se siente valiosa cuando tiene sus propios medios y sus propias posesiones: Si no tiene nada, la persona tiene menos valor que los demás. En comparación con los demás la persona se siente inferior y menos digna de ser tenida en cuenta. Si los demás poseen más, una angustiosa envidia puede socavar la auto-confianza y la alegría de vivir. Por eso un Sol en esta casa aspira siempre a adquirir algo con lo que el yo pueda sustentare en el mundo, a conseguir algo que sólo le pertenezca a él, y este algo no quiere compartirlo con nadie. Esto se refiere tanto a valores psíquicos como materiales o espirituales, a potencialidades psíquicas, talentos y capacidades, al propio

16

saber o al propio estado vital. Cuanto más se tiene, más fuerte y segura se siente la persona.

En la zona cardinal la persona mide sus capacidades con los demás y crece en la lucha con los competidores. La consigna es: conseguir lo máximo con el mínimo esfuerzo. Las pérdidas de fuerza o de substancia sacuden frecuentemente la auto-conciencia, por lo que intentan evitarse por todos los medios y compensarse rápidamente.

En la zona fija predominan las tendencias a asegurarse y a poner límites. Por eso una persona con el Sol en esta zona se esfuerza en proveerse abundantemente de substancia, en protegerse de las posibles pérdidas y acumular provisiones. La persona se agarra a lo que tiene. Sobre todo debe tener siempre un poco más de lo que necesita, para estar protegido ante eventuales apuros Con determinados aspectos puede haber una tendencia a la gula.

En la zona mutable la persona se esfuerza por tener abundantes substancias, por ampliar las capacidades existentes y para utilizarlas de una forma optima, - precisamente desde el punto de vista económico-. En la sombra del eje de pensamiento, en determinadas circunstancias se da un comportamiento de compensación condicionado por el miedo. La cualidad mutable y el principio fijo ocasionan contradicciones, y también inseguridad y miedo a las pérdidas, que se intenta contrarrestar con hiperactividad o de otras maneras. Según el signo donde se encuentre el Sol la fortaleza de la autoconciencia dependerá de la capacidad de proteger al Yo de posibles lesiones y depreciaciones, con lo cual permanece inatacable. La persona dispone de sustancia vital para la directa expresión del Yo, pudiéndola proteger mediante la atención a si misma. Además de la tendencia a asegurarse, también hay una natural y saludable autodefensa que está a disposición del Yo. Sin embargo, el rechazo a las influencias externas también puede presentarse como un comportamiento conservador, como unilateralidad o como terquedad, y la autodefensa toma proporciones exageradas frente a los ataques, y practica una reacción saturnina que ya hemos comentado: Matar moscas a cañonazos.

LA LUNA

La Luna como Yo emocional tiene la necesidad de experimentarse en el Tú:

busca el centro. Si se encuentra en esta casa, el principio fijo actúa de forma limitadora, respecto a la capacidad de contacto espontáneo. Necesita dirigir sus relaciones según medidas muy frecuentemente dependiendo del signo, mediante la adquisición y la disponibilidad de medios materiales. Se vigila que las personas con las que se entra en contacto no pongan en peligro la propia substancia; al contrario, deben ayudar a que dichas substancias aumenten. En esta casa, la Luna, normalmente tiene pretensiones de posesión, es decir, se muestra posesiva con las personas a las que ama o a las que les ha permitido entrar en su propio espacio vital. Si además se encuentra en un signo fijo, estas personas son incorporadas a la propia existencia, le pertenecen. Con facilidad se originan reivindicaciones simbióticas con las resultantes dificultades de desprendimiento, esta rigidez de los sentimientos, sobre todo en la zona fija,

17

hace a las personas muy dependientes de los apegos emocionales. Los contactos siempre deben producirse del mismo modo.

Con determinados signos, la liberación de los sentimientos sólo tienen éxito con un regulado regreso de experiencias. Cuando uno no permite que los contactos se produzcan tal como sería natural, las emociones pueden endurecerse o congelarse; la persona se siente engañada, resultando la correspondiente frustración de los sentimientos. A las posiciones de la Luna en las zonas fijas de las casas fijas se las llama Lunas sandwich.

Dwight Eisenhower, Denison, 14/10/1890, 3:00 h.l. (fuente Spica-DAV)

, Denison, 14/10/1890, 3:00 h.l. (fuente Spica-DAV) SATURNO Sol y Luna en la zona fija de

SATURNO

Sol y Luna en la zona fija de la casa II

Elegido presidente de los EEUU en 1952, sustituyendo a Truman, (consultar biografía en internet) y conocido con el sobrenombre de “Ike”. Observamos que el PR está entre el sol y la Luna de la triple conjunción de la casa II, casi aislados dado que solo un aspecto a los nodo los une al triángulo de aprendizaje. Es interesante observar que no hay ningún planeta de la personalidad involucrado en la figura de cometa. A pesar de haber sido considerado uno de los militares más brillantes de su tiempo y de haber sido reelegido presidente en 1956 (con el mayor número de votos en la historia de las elecciones presidenciales americanas), su gestión fue vacilante y compleja. Una de las últimas decisiones que tomó en su mandato fueron las represalias económicas y la ruptura de relaciones con Cuba, en 1961.

Saturno tiene aquí una relación especial con las cosas adquiridas por uno mismo, como objetos de enriquecimiento y adquisiciones: se depende de ello

en cuerpo y alma, y en cierto modo pertenece al propio cuerpo: La casa, la tercera piel. Todo lo que le pertenece aumenta el sentimiento de valor, y apoya

la

necesidad de seguridad, todo lo que se ha alcanzado o adquirido se asegura

y

protege de diferentes maneras . Hay una fuerte necesidad de limitar y

proteger el espacio vital y todo lo que este contiene. Nadie puede entrar en ese espacio sin permiso; cualquier peligro de que alguien pudiera quitarle algo hace que adopte una actitud vigilante y las correspondientes medidas de seguridad.

Todo se mide por su cantidad. Los procesos de aprendizaje transcurren cuantitativamente, y frecuentemente las experiencias deben ser repetidas parra llegar a comprenderlas. Cuando se adquiere una especialidad, entonces se debe saber todo y un poco más de ello, para estar seguros y poder hablar de

18

ello. Asimismo, los hábitos y costumbres juegan un papel muy importante, cuesta trabajo modificar los estados alcanzados.

Como Saturno simboliza nuestro Yo corporal, el sentimiento del propio valor está fuertemente enfatizado. No se permite que alguien se acerque fácilmente; la autoseguridad depende de mantener el cuerpo ileso. Por eso se desarrollan mecanismo de defensa y reacciones de protección que rechazan enérgicamente a los intrusos. Como la cualidad de Saturno corresponde al principio fijo, la preocupación por la protección de la propia substancia y las propias posesiones están fuertemente enfatizadas. Esto frecuentemente conduce a un comportamiento profundamente autodefensivo.

Especialmente en la zona cardinal puede ocasionar un comportamiento codicioso; la defensa de las propias posesiones así como del propio cuerpo están en primer plano

En la zona mutable puede ocurrir que el miedo a enfermar se vuelva dominante. Generalmente pérdidas de todo tipo, perdidas de salud, de dinero, de posesiones, personas, etc., puede ser tan fuerte que incline a la persona a bloquearse y al endurecimiento en el área de los contactos, incluso a la avaricia. Los limites naturales pueden convertirse en muros infranqueables, en una fortaleza en la que la persona guarda sus tesoros para que siempre estén a su disposición y los demás no puedan quitarle nada. Esto ocurre sobre todo en la zona fija.

John Travolta: Englewood –NJ-, 18/02/1954, 14:53 h.l. (fuente Gauquelin)

Luna en Punto de Reposo de la casa II y Sol en Zona Cardinal de la casa VIII.

Reposo de la casa II y Sol en Zona Cardinal de la casa VIII. El conocido

El conocido protagonista de Fiebre del sábado noche tiene planetas en los dos ejes de la cruz fija. La Luna está en el PR de la casa II y el Sol, todavía en el signo de Acuario y conjunto a Venus, en la zona cardinal de la casa VIII. En este caso el Sol es el planeta mejor situado en las zonas de las casas para poder tirar de la integración del resto de la personalidad. Hijo de un jugador de fútbol y una profesora de teatro, pasó su infancia disfrutando de su amor por la interpretación y tuvo el apoyo de sus padres cuando decidió dejar los estudios a los 16 y dedicarse por completo a su vocación. Obtuvo rápidamente el éxito en el teatro, sobre todo en musicales. Fiebre del sábado noche le reportó fama y dinero, que continuaron aumentando tras el éxito de Grease. Pero en los años 80 la suerte le cambia radicalmente y, tras varios fracasos comerciales de sus películas, pasa a ser considerado persona non grata en los círculos de Hollywood. Con Pulp Fiction renace su fama. Los extremos característicos de la casa VIII se expresan en la capacidad de interpretar tipos como el mafioso depravado de esa película, y el de un peculiar arcángel en Michael.

19

CASA VIII

La casa VIII pertenece a la cruz fija y al temperamento de agua, corresponde al signo de Escorpio. Como temperamento emocional debemos aprender la ley de amor y la inclusividad. Esto para los planetas de la personalidad significa transformación y purificación, para el Yo un soltar los deseos y metas personales, una renuncia a ventajas materiales, un abandono de ideas egoístas en favor de un continuo desarrollo espiritual. Por eso la casa VIII es para los planetas de la personalidad la casa de la transformación del Yo, unidos a las exigencias psicológicas y espirituales del entorno, morir y renacer.

En todas las casas fijas se trata de comportamientos regulados según normas fijas; no se trata de un comportamiento heredado, sino aprendido, en donde las normas de comportamiento, los sentimientos y los pensamientos son usuales, útiles y razonables. En esta casa encontramos el comportamiento hacia la sociedad, la comunidad en la que nos encontramos; no se trata aquí de la sociedad entendida como un ser vivo, sino de las estructuras, de las leyes económicas de seguridad relacionadas con las posesiones, que la humanidad ha creado en el transcurso de la historia. Casi siempre son estructuras fuertemente cimentadas, leyes férreas, órdenes, principios, derechos, obligaciones y prohibiciones reguladoras. Con los planetas del Yo en esta casa, la persona tiene que enfrentarse con todo esto, la persona necesita estas leyes para su autorrealización, debe considerarlas, cumplirlas, utilizarlas, y el Yo debe inclinarse ante ellas si quiere beneficiarse del progreso de la sociedad; si no lo hacemos así, tendremos dificultades con los criterios establecidos y chocaremos contra ellos. Un caso extremo es la criminalidad.

EL SOL

El Sol en la zona cardinal de esta casa emplea todas sus fuerzas para alcanzar una posición, un estatus en la sociedad humana, para ser reconocido como válido y efectivo. Aspira al reconocimiento social y de la comunidad, a tener influencia y a la propia protección. El camino más adecuado es estar al servicio de la sociedad, sea como administrador, juez, funcionario del estado, policía, inspector fiscal, etc. Con el Sol en esta zona de la casa VIII, la persona tiene normalmente posibilidades de utilizar los medios del Tú, de la sociedad, para su propia autorrealización. Puede que la persona ocupe un alto cargo en una institución o en una organización, incluso un puesto de director; se le encomiendan tareas sociales, es designado para cuidar de la ley y del orden, realiza su función, sus obligaciones, con convicción, realiza su papel tan bien como le es posible, parece que todo esté en orden, pero hay poco espacio para la propia necesidad de autonomía y de originalidad del Sol, para su creatividad. El Sol esta confrontado con lo ya disponible, en cambio, debe estar ahí, emplearse total y completamente, y eso deja muy poco espacio de juego para el libre desarrollo del Yo. Dependiendo del signo, esto se experimenta como carga, presión o estrés, y más de uno quisiera liberarse de eso de una vez y ser finalmente independiente.

20

En la zona fija las fuerzas expansivas del Yo solar están siempre restringidas por las estructuras existentes. A menudo las presiones y ataduras que experimentamos como restricciones, no sólo vienen de la sociedad, sino también de una severa estructura de tradición familiar. Con el Sol en la casa VIII hablamos también de una misión dinámica, de una presión interna de llevar hacia adelante lo que ha sido hereditariamente encargado. Así pues, en esta zona fija las fuerzas expansivas del Sol está opuestas a la estructura recibida. Bien o mal debemos ocuparnos de esta estructura de la sociedad o familiar, y con su ayuda debemos de alguna forma trabajar de forma elevada e imponernos en la vida. Ocasionalmente son necesarios procesos de adaptación.

En situaciones de crisis, el Yo solar en esta zona puede ser arrastrado como por una presión interna a los extremos de la temática de la muerte y el renacimiento, que puede presentarse como culpa y expiación, o como comportamiento de revancha, o como Freud decía: donde el impulso hacia la muerte es excesivo. Desde el punto de vista psicológico, aquí juegan un papel muy importante los mecanismos sado-masoquistas.

Cuando todo está destruido la persona pone de nuevo todas sus fuerzas en su reconstrucción. En esta tensión entre vida y muerte reside también una potencia creativa que se libera cuando se alcanza el punto más alto de la crisis.

En el PR las fuerzas transformadoras actúan de manera especialmente intensa sobre la expansiva fuerza del Yo solar; dependiendo del signo, se experimenta como una permanente presión, como una exigencia. Dad al César lo que es del César. La persona tiene la sensación que nadie quiere lo suyo, tan sólo tiene que cumplir una función, sólo es la administradora de substancias, bienes o ideologías, en lo más profundo de su ser se siente incomprendida o rechazada. El proceso de transformación del PR con las transformaciones de motivación válidas para todos los tiempos, agarra al Yo como una pinza. Y cuando esas fuerzas encerradas del Yo explotan, la personalidad recibe la irradiación de transformación del ser interior, los procesos de muerte y renacimiento ocupan toda la vida.

En la zona de sombra de la casa 9 las fuerzas de compensación se encuentran activas. El Sol debe servir al señor de la casa VIII y al de la casa IX, por eso la mecánica de crisis, la colisión de valores ajenos y propios confunden al Yo y demasiado fácilmente se puede caer en un vida inauténtica, en una exhibición engañosa de las verdaderas motivaciones, deficiencias e inseguridades. Se trata de disimular por todos los medios, atrincherándose en logros anteriores y en las cosas que salieron bien, se echa la culpa de los propios errores a los demás, se los acusa, o uno se adorna con plumas ajenas. Es la zona entre lo prohibido y lo permitido, entre lo totalmente secreto y lo abierto; en el ámbito religioso hay áreas esotéricas, ocultas y parapsicológicas. Hay veces que, en la sombra de esta Casa, a partir de la irrupción del estrés, salen incluso cambios de personalidad, así, como un desgaste mediante una fuerte actividad o la presión de los miedos .

21

Si hay algún Planeta espiritual aspectando al Sol, la transformación en la vida se produce permanentemente y experimenta su punto más alto en el paso del PE por esta posición, esto hace poner al día a muchos en cuanto al conocimiento de su interior, y de ello puede salir un gran maestro.

LA LUNA

Con esta posición de la Luna la persona tiene muy en cuenta el ser bien visto por todos. La persona puede adaptarse cuando parece ser necesario, es conciliadora, amigable e intenta estructurar cada situación de contacto de la forma óptima. Los sentimientos permanecen dominados hasta que la persona tiene la seguridad de que los otros son respetables, de valía y dignos de confianza. Los sentimientos actúan a menudo de forma ensayada y según

patrones, así que el Yo contacto sufre una cierta falta de espontaneidad y de flexibilidad en esta casa fija, aquí debe adaptarse, sobre todo en la infancia, a las estructuras de comportamiento normalizadas. Con ello, su capacidad de contacto queda regulada, es dependiente de presiones externas, de simpatías

o antipatías, que dependiendo del signo están dirigidas por los pensamientos de prohibición o de provecho. Cuando una persona con esa posición lunar

rompe alguna norma, todos caen sobre ella, se le exige que sea amable, buena

y que tenga un buen comportamiento, que entusiasme a todos y que sea considerado por todos como encantador.

En situación de crisis esta persona deberá atravesar por el sufrimiento de amor; está enganchada a pares de opuestos, bueno, malo; amor, odio; culpa y expiación lo implican en conflictos con el Tú, pero a través de esas complicaciones aprende mucho sobre sí y sobre las estructuras psíquicas de los demás. Aquí hay muchas reacciones de autocompasión, de defensa, de pretensiones posesivas, de autoinculpación. Algunas personas deben herir primero a los demás para que puedan quererlas, otras necesitan la lucha, el enfrentamiento, el pecado, para después poder disfrutar del amor, de la ternura, de la entrega y del ser bueno; a menudo se carga con cosas innecesarias para sentirse bien. Una persona con la Luna en esta casa debe comprender que debe enfrentarse a esas contradicciones para hallar un lugar de reposo en su propio interior

En la zona cardinal los sentimientos se emplean de forma activa hacia afuera y sobre todo reaccionan a los contactos que sirven a un objetivo. A pesar de emplearse de forma controlada, el grado de amistad y de apertura es siempre dependiente del entorno; si los demás lo merecen, el Yo emocional se abre y se entrega al Tú de forma sensitiva, pero si alguien no lo merece, es castigado, normalmente privándolo del amor. El grado y la valoración son normalmente opiniones subjetivas.

En la casa VIII el principio económico del dar y recibir influencia fuertemente al Yo emocional infantil, este no quiere sólo dar, sino también recibir amor, dinero, simpatía, reconocimiento, contactos a la medida y un entorno sin trabas. Según el signo, existe el peligro de manipular al Tú o a la ley para tomar o para conseguir lo que se quiere, con lo cual, siempre deberá pagar el precio de una

u otra forma.

22

En la zona fija las aspiraciones posesivas y las tendencias al enriquecimiento juegan un papel importante, aunque a veces también inconsciente, como motivación de seguridad, la Luna quiere aprovecharse al máximo posible de las leyes, de las estructuras y de las personas a las que está unida: esta Luna quiere proporcionarse ventajas en la vida. En situaciones de rivalidad aguda, envidia el disfrute de la vida y las ventajas del amor.

En la PR hablamos de una Luna sandwich. Está aprisionada en sus contradictorias estructuras y formas de comportamiento, lo cual origina problemas en dicho comportamiento. Aún estando la mecánica de contacto dominada, internamente esta Luna se encuentra sola. En este punto está

sometida a las fuerzas transformadoras del Yo interior, y por lo tanto es necesario mirar hacia dentro, aquí está como clavada, sus deficiencias, motivos calculados, deseos de aprovechares recaen sobre ella; es la ley del boomerang, esto ocasiona separaciones de personas de las que se depende, a las que se ha limitado demasiado o no se han comprendido. Por eso sufren a veces por miedo a perder, por miedo a que las personas que le dan seguridad

la dejen sola. Pero aquí también hay lugar para las transformaciones de la

naturaleza del Yo; la Luna tampoco puede evitar los procesos de muerte y

renacimiento que se producen en este campo de purificación.

En la zona mutable, la Luna, tiene una especial capacidad de aprendizaje, las experiencias son reflejadas, procesadas y devueltas. En la sombra de la casa

IX se comporta de forma compensatoria, la necesidad de contacto y de amor

tienen por una parte las motivaciones de seguridad y de pensamiento de

provecho, de esta casa y, por otra parte, aspiraciones de libertad e independencia debido a la casa IX. Los contactos establecidos son agarrados

de forma convulsiva y temerosa, se imponen prohibiciones y prescripciones a

otros, pero para uno mismo se toman todas las libertades posibles.

Ludwig van Beethoven, Bonn (Alemania), 16/12/1970, h.l. 13:30 (fuente: G. Bordoni)

( f u e n t e : G . B o r d o n

Ejemplo de Sol y Saturno en la zona mutable de la casa 8

En este ejemplo la triple conjunción entre el Sol, Venus y Saturno se encuentra después del punto de reposo de la casa VIII, en la zona mutable, aunque Saturno tira de los otros al estar prácticamente en cúspide del sector IX. El eje 2/8 está activado por esta triple conjunción que, aunque desee entrar en la casa siguiente, aún tiene asuntos pendientes en la VIII, sirve a dos maestros, cosa que Júpiter se encarga de recordar a través del sector II, y Marte da salida a la tensión, junto con la Luna, a través del trabajo eficiente y compulsivo de ser el mejor en su expresión creativa, incluso superando barreras físicas.

23

SATURNO

Con Saturno en esta casa la seguridad del estatus como base de la propia existencia y la propia protección son muy importantes, Saturno quisiera tener una posición fija dentro de la estructura social; busca posibilidades concretas de asegurarse y le gusta trabajar en instituciones establecidas, que sean seguras, estables y duraderas; se encuentra feliz en una situación de funcionario para toda le vida. Las tareas y responsabilidades son llevadas a cabo con todo esmero, aunque a veces también engorrosamente, se identifica con su trabajo, con sus obligaciones, o sus funciones, tomándolo como propio. Se obstina en hacer las tareas que los demás no pueden resolver y de esa manera se siente importante. Normalmente ve la parte negativa de las oportunidades.

En situaciones de crisis, Saturno, tampoco puede evitar que el péndulo oscile entre opuestos. Por una parte busca aprovecharse completamente de las leyes como estructura de seguridad, rigiéndose por ellas, y por otra parte se resiste a cumplirlas, buscando posibilidades de escapar con una red de trucos, y deja siempre una pequeña puerta abierta. La dependencia sólo es aceptada después de haberse rebelado; sólo cuando se conocen las fronteras pueden ser superadas, esto produce un comportamiento contradictorio. Algunos tienen primero que hacer algo erróneo para después poder repararlo. También puede aceptar todas las culpas, responsabilidades y obligaciones y de esa manera sentirse en el “rol” de bueno.

En la zona cardinal acepta funciones y roles sociales, se siente llamado a guardar los medios y sustancia del Tú; insiste en hacerse imprescindible. Aquí, dependiendo del signo, estamos siempre consciente o inconscientemente preparados para aprovecharnos y para conseguir algo del Tú. Así pues, nos hacemos dependientes de los medios, de los demás. La pregunta de esta casa es ¿Qué es mío?,y ¿qué es tuyo? ¿Con cuánto me puedo quedar? Es siempre el área en la que deben liquidarse tareas kármicas, aquí, la persona debe aprender que el pequeño ego puede pasar sin estatus, sin posesiones y sin poder, por eso, con Saturno se es permanentemente probado mediante golpes del destino, perdidas, etc, para ver si ya se ha madurado.

En la zona fija Saturno quiere seguridad a cualquier precio, sólo está contento si tiene un lugar seguro dentro de la sociedad; que puede ir desde barrendero hasta general, donde se siente soportado y puede aprovecharse de los logros, de las leyes y de la estructura; el precio que normalmente gustosamente paga es la dependencia. Estas personas son fácilmente manipulables y chantajeables mediante sentimientos de culpabilidad, entonces reaccionan como marionetas. La negativa de Saturno a aceptar el riesgo y a asumir responsabilidades imposibilita el crecimiento, buscando seguridad construye muros herméticos, por eso encuentra tan duro los cambios naturales de la vida.

En el PR (que es el PR de todo el horóscopo) se pone en juego toda la temática de transformación que fluye directamente del núcleo del ser, y que quiere reblandecer a Saturno. Para esta transformación se necesitan golpes de destino, rechazos, perdidas económicas, crisis, interrupciones de la carrera,

24

desavenencias familiares, etc. Saturno aquí debe cumplir una misión de maduración. Por una parte se quiere prepararlo todo para comportarse de una manera adecuada, y no arriesgar nada. Por otra parte, Saturno en el PR está situado sobre un suelo acuoso que a la larga no resiste la presión interior y exterior. La misma vida disuelve las falsas motivaciones de seguridad, el suelo se rompe y empieza la transformación. Aquí se trata de resquebrajar las estructuras fronterizas de una aparente seguridad, orden y estabilidad, y de esta manera podrá nacer un Yo independiente. Muchos hacen consciente o inconscientemente cosas para socavar la propia existencia.

En la zona mutable, la zona del aprendizaje y el reconocimiento; debe llegarse a poder estar ahí solo, sin un colectivo protector. La persona se acerca a la filosofía y comprende que ninguna protección por fuerte que sea puede evitar el consumo de sustancia, el desgaste o la definitiva muerte. Como mecanismo de compensación desarrolla la sabiduría del pesimista, que renuncia de antemano para evitarse sufrimientos. Saturno en esta zona exige el cultivo de una conciencia corporal. Es bueno que de vez en cuando hagamos algo por nuestro cuerpo, de esa manera Saturno permanecerá elástico y no temerá ya al paso del tiempo, ni a su transformación, e incluso podrá hacer de ello una filosofía.

Ingrid Bergman: Estocolmo, 28/08/1915, 15h h.l. (Fuente J. Lescaut)

Saturno en Punto de Equilibrio el sector VIII

J. Lescaut) Saturno en Punto de Equilibrio el sector VIII La conocida actriz sueca conoció a

La conocida actriz sueca conoció a edad muy

temprana el dolor de la pérdida. A los tres años murió su madre y a los trece su padre, al que estaba muy unida, desapareció. Galardonada con su primer Oscar en 1944, padeció un boicot de tres años (1951 a 1954) por parte de Hollywood debido a su relación con Roberto Rossellini, con el que se casó después de divorciarse de su primer marido. El segundo Oscar por Anastasia la reconciliaron con el público americano, casualmente interpretando

a

un personaje que lo había perdido todo, hasta

la

memoria, y que “ renace” como heredera del

trono imperial ruso. Se divorció de Rossellini y en una tercera etapa, después de haber estado dedicada sólo al teatro, reaparece en el cine consiguiendo su tercer Oscar por un papel secundario en Asesinato en el Orient Exprés . Su última aparición en la pantalla la hace de la mano del director sueco del mismo apellido, Ingmar Bergman, en Sonata de Otoño por cuyo papel fue nominada otra vez al premio. Murió de cáncer el día de su cumpleaños. Sus cenizas fueron arrojadas por sus hijos al mar en Suecia.

25

10. Dos ejemplos finales:

John Fitzerald Kennedy, Brookline (Massachussets-USA) 29/05/1917, h.l. 15:00 (fuente: DAV)

Pocos personajes como Kennedy a lo largo de la historia han tenido una carga simbólica y representativa tan importante. Su figura sirve como icono cargado de los valores de toda una época, los años sesenta, probablemente sobre valorada en cuanto a los logros efectivos y a los cambios y transformaciones conseguidas, pero sin duda apasionante en cuanto al espíritu de renovación, al ímpetu y a la búsqueda de nuevas formas políticas, sociales y culturales. Si en los años sesenta confluyen dos mundos, uno que se acaba –el de la posguerra- y otro que empieza a brotar –el de la globalización y la posmodernidad de finales del siglo XX-, Kennedy puede por sí solo representar la piedra de toque del cambio y del proceso de

transformación. Y no es que, en lo personal, sus acciones difirieran demasiado de las de algunos de sus predecesores o introdujera modos excesivamente radicales de hacer política, sino que su carisma, su imagen pública, sus gestos fueron entendidos por una sociedad ávida de cambios como el símbolo de la llegada de nuevos tiempos.

Y su muerte, revestida de cierta teatralidad y repetida hasta la saciedad por un medio

–la televisión- cuya capacidad de creación de personajes y mitos ya se empieza a

vislumbra, contribuye aun en mayor medida a agrandar la figura del personaje, dando

a la sociedad lo que tan ansiosamente demanda e, incluso, necesita.

El Sol en el PR de la casa VIII parece querer escapar a los compromisos y obligaciones de este sector y pasar a la casa IX a través de Mercurio, cerrando al mismo tiempo el triángulo de aprendizaje con el Nodo y la Luna. El aspecto separado de Saturno con Neptuno y Plutón parece haber tenido más protagonismo a nivel de imagen-guía, en cambio Urano en el sector V, activando a Mercurio/Marte/Júpiter, cuenta una historia completamente distinta a la que nos han dado a conocer los medios de comunicación. Si bien la triple conjunción en la cúspide de la casa VIII le proyectó a la administración (Tauro: política liberal, privatizaciones, etc.), lo hizo con énfasis justiciero y un ánimo fiscal y reivindicativo no exento de dureza que le granjeó enemigos. Ese impulso estaba en contradicción con su necesidad de ganarse la adhesión y el corazón de los demás, con manifestaciones carismáticas y un afán de experimentar que le hacían desafiar las mismas leyes que defendía con ardor. De esta manera trataba de superar la desconexión afectiva con su madre –que sólo logró realizar en su papel de icono de la sociedad-, pero introdujo un factor de violencia inconsciente en su vida que no pudo integrar mediante la voluntad resignada frente al poder de las estructuras sociales de las que anhelaba escapar.

no pudo integrar mediante la voluntad resignada frente al poder de las estructuras sociales de las

26

Pablo Neruda: Parral (Chile), 12/07/1904, 14:00 h.l. (fuente J. Lescaut).

Seis planetas en Cáncer, signo con dos cúspides, y en casa VIII. La historia de pérdidas del gran poeta chileno empieza al morir su madre cuando sólo contaba un mes de vida. Para poder escribir a escondidas de la prohibición de su padre tiene que perder la identidad de nacimiento (Ricardo Reyes Basoalto) y nacer a la de Pablo Neruda. La cantidad de planetas que pueblan su casa VIII está obviamente relacionada con sus cargos públicos como cónsul y senador, siendo su ideología comunista y la gran parte de su obra relacionada con “patrias” (Residencia en la tierra, España en el corazón, Canto General de

Chile

Cáncer. Cabría preguntarse si Júpiter, interceptado en la casa V, participando en el triángulo de aprendizaje, es el responsable de sus Veinte poemas de amor y, en especial, de su Canción desesperada. Y la sensible figura oscilo volviendo periódicamente a asuntos ya aclarados (Saturno) para confirmar de nuevo que aún continúan en orden (Nodo/Plutón) en un constante contraste de este enorme stellium en la casa VIII.

constante contraste de este enorme stellium en la casa VIII. ) expresión del signo de Se

)

expresión del signo de

Se pueden escribir páginas enteras sobre Pablo Neruda, pero prefiero incluir un poema suyo, de la obra El fin del mundo, que, además de recoger la síntesis de la dolorosa experiencia del poeta en esta casa, es una bella expresión de las joyas que pueden brotar del sufrimiento, las pérdidas y la transformación que exige la casa VIII en el alma humana.

Resurrecciones

Si alguna vez vivo otra vez será de la misma manera porque se puede repetir

mi nacimiento equivocado

y salir con otra corteza cantando la misma tonada.

Y por eso, por si sucede, si por un destino hindostánico me veo obligado a nacer,

no quiero ser un elefante,

ni un camello desvencijado, sino un modesto langostino, una gota roja del mar.

Quiero hacer en el agua amarga Ias mismas equivocaciones:

ser sacudido por la ola como ya lo fui por el tiempo y ser devorado por fin por dentaduras del abismo, así como fue mi experiencia de negros dientes literarios.

Pasear con antenas de cobre en las antárticas arenas del litoral que amé y viví, deslizar un escalofrío entre las algas asustadas, sobrevivir bajo los peces escondiendo el caparazón de mi complicada estructura, así es como sobreviví a las tristezas de la tierra.

27

27 Notas ( 1) Las Casas Astrológicas de Bruno y Louise Huber (2) El Prisma Astrológico

Notas

(1) Las Casas Astrológicas de Bruno y Louise Huber (2) El Prisma Astrológico y la Dimensión Humana, colectivo Escuela Huber (3) Astrología Tridimensional de Louise Huber (4) La proporción áurea o sección áurea corresponde a la división de un espacio en dos partes, de tal manera que la proporción entre ellas sea igual a la que existe entre la parte mayor y la totalidad. La aplicación de la proporción áurea en áreas como la arquitectura, produce edificios de gran belleza, en los que se combinan la elegancia con la simplicidad.

Bibliografía

Las Casas Astrológicas de Bruno y Louise Huber, Ed. Indigo El Prisma Astrológico y la Dimensión Humana, colectivo Escuela Huber La Astrología Tridimensional y Los Planetas de la Personalidad en las Zonas de Casas de Louise Huber.

Para más información sobre los libros de B. Y L. Huber editados en lengua catellana, consultar a: www.api-ediciones.com y a www.escuelahuber.org

Agradecimientos

A Mavi Alburquerque por la coordinación de los textos y a Andrés Schmidt por la corrección de estilo.

Imágenes

Las cartas están dibujadas por el programa AstroCora v. 6.90, utilizando el sistema de casas Koch. Las imágenes son de A.P.I. Pictures Archiv, Bruno y Michael A. Huber, y de José Antonio Rodríguez.

Dibujo gratuito de la Carta Natal en el sistema Huber de casas dinámicas

En la web www.api-ediciones.com, apartado servicios, se encuentra el programa Astro-Nex que calcula y dibuja gratuitamente cartas natales según el enfoque Huber.

Astrodatas

Todos los ejemplos van acompañados de la fuente que se ha utilizado para los datos de la carta natal.