Vous êtes sur la page 1sur 3

Enciclopedia Bovina

Actinomicosis

Definición

Enfermedad infecciosa de los bovinos que se carac- teriza por la afección de las estructuras óseas, en particular de la mandíbula o quijada.

Sinónimos

Quijada hinchada, quijada abombada, mandíbula de caucho, mandíbula aterronada.

Etiología

La causa primaria es el Actinomyces bovis, aunque pueden identificarse otras bacterias en las lesiones extensas. Esta bacteria es un bacilo Grampositivo. El término actinomicosis se refiere a la infec- ción con Actinomices bovis que origina los llamados gránulos de azufre, partículas caseosas en el pus o en el tejido infectado.

Epizootiología

El germen es flora normal de boca, faringe y tubo digestivo. De manera oportunista invade los teji- dos más profundos de la mandíbula a través de las heridas de los alveolos dentales.También está aso- ciada con la entrada de materiales extraños, como trozos de madera o alambre. La presentación más frecuente de la enfermedad en bovinos jóvenes, es durante la muda de las piezas dentales. Si bien, la actinomicosis se presenta esporádica- mente en los hatos afectados, su importancia radi- ca en su amplia distribución y su escasa respuesta al tratamiento. Se registra en la mayor parte del mundo.

Patogenia

En la mandíbula se produce una osteomielitis con rarefacción (disminución de la densidad y peso de un órgano por atrofia o resorción, con conservación del volumen). Se observa la formación característi- ca de granulación, tanto en la mandíbula como a lo largo del esófago inferior y del retículo. También se presentan casos raros de complicación visceral. En éstos órganos se forman áreas necróticas llenas de pus, que pueden salir hacia la superficie a través de conductos fistulosos. Más adelante, el tejido conectivo se endurece formando masas de aspecto tumoral. Una característica de la enfermedad es la formación de pus espeso, mucoide, persistente, de color verde amarillento e inodoro que contiene grá- nulos caseiformes de unos 3-4 mm de diámetro. Es- tas son colonias del microorganismo, llamadas comúnmente gránulos de azufre. La lesión en los maxilares obstaculiza la apren- sión y masticación y, cuando está afectado el apa- rato digestivo, se comprueba la dificultad de los movimientos del rumen y la digestión, lo que pro- voca inanición parcial. Son raros los hallazgos en otros órganos pro- vocados por diseminación hematógena a partir de lesiones primarias. Se han encontrado lesiones en testículos (orquitis).

Signos clínicos

La actinomicosis del maxilar comienza por una tu- mefacción ósea indolora localizada en uno o am- bos maxilares, casi siempre a nivel del molar central.

88

Capítulo 4. Enfermedades de los bovinos

Las infecciones precoces se pueden confundir con lesiones traumáticas. El agrandamiento inflamatorio puede ser dis- creto y, como radica en la mandíbula, aparece como engrosamiento del borde inferior del hueso, con la mayor parte de su volumen en el espacio ínter mandibular. Esas lesiones a menudo no se descubren sino hasta que adquieren gran exten- sión, cuando ya el tratamiento es ineficaz. Las le- siones discretas más comunes se observan con más facilidad en las superficies laterales de los huesos. En algunas lesiones el aumento del volumen es rápido, pues se produce en pocas semanas, mien- tras que en otros casos se requieren meses. Las tumefacciones son muy duras, inmóviles y, en eta- pas tardías, dolorosas al tacto. Con frecuencia se abren en la piel a través de uno o varios orificios permitiendo la salida de una pequeña cantidad de pus líquido con aspecto de miel espesa que posee gránulos diminutos y duros de color blanco ama- rillento. Los dientes enclavados en el hueso enfer- mo pierden su alineación y presentan dolor, dificultando la masticación con pérdida subsi- guiente del estado general. En casos graves, la diseminación hacia los teji- dos blandos puede ser extensa y llegar a músculos y aponeurosis de la región faríngea. La inflamación excesiva de los maxilares eventualmente puede pro- ducir disnea, y llevando el paciente a tal estado de agotamiento que se impone el sacrificio, aunque para llegar a esta etapa deben transcurrir casi siempre varios meses.

Diagnóstico

  • 1. Si se examinan los gránulos de azufre en fres- co, presionados únicamente por un cubreobjetos limpio, se observa fácilmente el efecto de hon- gos radiados. Los bordes de los gránulos com- primidos muestran filamentos radiales, hinchados, claviformes. Por lo general, en las preparaciones de pus teñidas, no se ven estas formas claras, pero se les puede ver en los cor- tes histológicos.

Capítulo 4. Enfermedades de los bovinos Las infecciones precoces se pueden confundir con lesiones traumáticas. El

Lesión submaxilar expuesta.

Capítulo 4. Enfermedades de los bovinos Las infecciones precoces se pueden confundir con lesiones traumáticas. El

Tumefacción retrofaríngea.

Capítulo 4. Enfermedades de los bovinos Las infecciones precoces se pueden confundir con lesiones traumáticas. El

Lesión con fístula intermandibular.

Fuente de imágenes: Boden E. Bovine Practice. Bailliere Tindall,1991.1ª ed.

  • 2. El otro método de diagnóstico es el aislamien- to del germen, ya sea a partir de una biopsia de tejido o de un aspirado del líquido para identifi- car al organismo causal.

Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia-UNAM

89

Enciclopedia Bovina

Prevención

Se debe tener especial cuidado con la limpieza de las instalaciones y el alimento, sobre todo en ani- males jóvenes a los que les están brotando los dien- tes.

Tratamiento

Las lesiones locales se tratan con solución de lugol y, en ocasiones, se administra yoduro de sodio por

vía intravenosa para las lesiones internas. Se reco- mienda aunar antibiótico al tratamiento como: pe- nicilina, estreptomicina (11 mg x kg tres veces al día por 5 días) aureomicina y, a veces, dan resulta- do las tetraciclinas. El antibiótico se inyecta en la periferia de las lesiones durante 5 días consecuti- vos. Sin embargo, a pesar de lo anterior, el trata- miento contra esta enfermedad no resulta del todo efectivo; si el tamaño de la lesión es muy grande, el tratamiento resulta ineficaz.

90