Vous êtes sur la page 1sur 2

c  


  

Desde los tiempos más antiguos se ha considerado al poeta poseedor de un gran talento
o, si se quiere dar más misticismo al asunto, un gran ͞don͟.

La historia toma a ciertos personajes y los plasma en sus páginas con el honroso título de
͞poetas͟, seguidos de una serie de obras pertenecientes al sujeto que respaldan su
condición. Sin embargo, dichas obras son tan diferentes entre sí como los cánones que
han regido cada época para que esta inmensa diversidad caiga en una misma clasificación:
͞poesía͟. Es entonces cuando surgen las brillantes preguntas: ¿Qué es poesía? Y ¿Quién es
el poeta?

͞Poesía͟ es un concepto que ha sido muy permeable a través del tiempo, y prueba de ello
es la increíble evolución que ha sufrido la valoración de la misma en los distintos períodos
de la historia y la literatura. Por ejemplo, difícilmente un poema de Paul Verlaine*
(Segunda mitad del siglo XIX), de un estilo bastante obscuro y excéntrico, se hubiera
considerado poesía durante el período clásico (Grecia antigua), y su concepto de belleza
centrado en el equilibrio y aplicado a todas sus creaciones artísticas. Esto sin considerar
que en su propia época, Paul Verlaine no fue muy bien valorado por sus contemporáneos
y que, sin embargo, hoy su poesía es muy apreciada debido a su indiscutible habilidad en
el manejo de figuras retóricas de carácter semántico.

Para encontrar respuestas a las interrogantes ya dichas, es necesario partir de la premisa


de que poeta es el que hace poesía.

Ahora, si buscamos en un diccionario definiciones de poesía, encontraremos lo siguiente:


*͟Arte de hacer versos͟.
*͟Obra escrita en versos͟.
*͟Expresión artística de la belleza por medio de versos͟.

¿Qué tienen en común? Versos, versos, versos. El verso es una frase que forma parte de
una estrofa y que, idealmente, debe tener cierta musicalidad con respecto a los otros. Las
definiciones que nos entrega el diccionario son completamente frías y racionales, tratando
de ser lo más objetivas posible. Pero más que una definición, lo que se nos entrega es una
forma de agrupar este tipo de obras literarias, asegurándonos que todas tendrán una
estructura similar, lo que no respalda que sean ͞poesía͟.

El hecho de considerar que una obra estructurada en versos y estrofas es poesía, excluye
completamente el sentido de belleza que debe existir intrínsecamente en ella más que en
la forma que ésta pueda tener. Si validáramos solamente estas acepciones para poesía, se
podría admitir como poeta a cualquier fulano que disponga un grupo de palabras con
musicalidad y rimas. Y como se dijo al principio, la historia ha tomado solo a ͞ciertos͟
personajes para titularlos de poetas, no a cualquiera.

Si se quiere una referencia más amplia y subjetiva para ͞poesía͟, basta con que
consultemos al eterno y sabio filósofo griego, Platón. Según Platón ͞La poesía es de
inspiración divina, y los poetas, intérpretes de los dioses͟. El pensador en su definición
apunta a que la poesía es un don entregado a unos pocos e incluso, la valora de tal
manera que la vincula a las divinidades. Por lo cual, demás está decir que para Platón no
serían válidas las definiciones anteriormente mencionadas.
Entonces, lo primero que debemos concluir hasta el momento, es que el concepto poesía
va más allá de la estructura que tenga la obra y que no cualquiera hace poesía.

Continuando con el hilo histórico que llevamos, fijemos la atención en el origen de la


palabra poesía. Ésta viene del griego ͞„  que significaba ͞hacer͟, en un sentido
técnico y referido a todo el trabajo artesanal y artístico. Esta palabra apunta directamente
a la actividad creativa que, se consideraba, llevaba un poeta.

En este punto, la visión griega de lo que es poesía coincide con la de uno de nuestros
célebres representantes, Vicente Huidobro, que en su obra ͞Arte Poética͟ manifiesta esta
perspectiva definiendo al poeta como ͞un pequeño Dios͟ en su último verso.

Lo que nos vendría señalando que la poesía es un trabajo que se caracteriza por la
creatividad, convirtiendo a su creador, el poeta, en un individuo necesariamente original.
Y la creatividad u originalidad es una virtud de la que sabemos, no todos gozamos,
reduciendo así considerablemente el grupo de personajes que podrían ser considerados
poetas. Sin desmerecer a los personajes que probablemente se han erróneamente
titulados de poetas. (Entiéndase como un absoluto sarcasmo, por favor)

La poesía, como subgénero del género lírico, estaría perteneciendo al arte de la literatura.
La literatura es el arte de la palabra, y como arte, refleja los valores de la sociedad que la
produce.

He aquí una probable explicación de que la poesía haya sufrido tantos cambios en su
concepto y en su valoración. Porque las sociedades han evolucionado con el paso de los
años y lo que valoraban en un tiempo, dejó de valorarse en otro; los ideales que las
movieron antaño, no son los mismos que las mueven ahora; las pasiones que se vieron
reflejadas en la edad media, no son las mismas que se reflejaron en el romanticismo. Los
sentimientos transmitidos por Bécquer, no son los mismos que transmitió Neruda, sin
embargo, todos somos partícipes de sus interioridades en la lectura de sus obras.

Y este es, quizás, el mayor mérito de la poesía: reflejar a su creador y, más aun, transmitir
a cabalidad la interioridad de éste.

El poeta puede ser halagado por su manejo de figuras retóricas, por las abundantes rimas
en sus poemas, por la claridad de sus palabras, por la musicalidad de sus versos, etc. Pero
por lo único que se le puede VALORAR es por hacer poesía. Y la poesía es valorada por su
belleza, y no por la belleza cosmética que represente la agilidad lingüística del poeta, sino
una encontrada en ese arte que solo unos pocos pueden lograr:

El arte de hacer sentir al receptor el mundo que hay dentro del emisor, eso es poesía. El
personaje que logre conseguir este efecto, pues que se considere poeta.

Tomando en cuenta esto, quizás sea necesario que tache algunos nombres de su lista de
poetas.

Debra von Chrismar 3°B