Vous êtes sur la page 1sur 41

DOCUMENTO ANEXO

GLOBALIZACIÓN, SOCIEDAD, ESTADO y MERCADO. UNA


INTRODUCCIÓN A LO QUE SUCEDE EN EL MUNDO ACTUAL

Por Antonio Agustín Federico1

San Fernando, primavera de 2005

1
Todos los errores, omisiones y fallas en general, como así también las ideas del presente documento,
son de mi exclusiva responsabilidad. Les agradezco a la UBA, al Programa UBA XXI y en especial a su
directora, Silvia Fridman, la oportunidad que me dieron al ofrecerme la redacción de este material.
También hago extensivo ese agradecimiento a mis colegas. Espero que sea de utilidad para los alumnos
de ICSE, principales destinatarios del mismo.
ICSE – Unidad 4

ÍNDICE

I. INTRODUCCIÓN........................................................................................................... 3

I.1.Algunos de los hechos más impactantes del período: en el mundo y en la


Argentina ....................................................................................................................... 4

II. EL MUNDO ACTUAL ................................................................................................... 8

II. 1. Un mundo políticamente complejo y amenazante. .............................................. 9

II. 2. Un mundo económicamente inestable............................................................... 14

II. 3. Un mundo socialmente injusto. .......................................................................... 21

III. GLOBALIZACIÓN. ..................................................................................................... 26

III.1. La Globalización en una perspectiva histórica................................................... 28

III.2. Globalización y economía. ................................................................................. 29

III.3. Globalización, Estado, política e ideología. ....................................................... 33

III.4. Globalización, tecnología y cultura..................................................................... 35

A modo de síntesis de Globalización. ........................................................................ 39

IV. CONCLUSIONES...................................................................................................... 40

UBA XXI 2
Antonio Federico

I. INTRODUCCIÓN 2
Hemos nacido para unirnos con nuestros
semejantes y vivir en comunidad con la raza
humana.
Cicerón

El objeto de estudio de nuestra materia es la sociedad y el Estado, no como dos


categorías separadas, sino como las partes de un todo. Nos introducimos al estudio de
la sociedad y el Estado a través de varias disciplinas, en el campo de las ciencias
sociales. No lo haremos de una manera reduccionista, sino de forma más integrada,
un enfoque de tipo multidisciplinario. Presentaremos El mundo actual -caracterizado
por el proceso de Globalización- desde la historia, la política, la sociología, la
economía y la cultura. Hemos elegido este camino porque pensamos que el proceso
de construcción de las naciones modernas se produjo a partir del desarrollo
simultáneo de sus economías, sus sistemas de gobierno y su cultura, por lo que
concentrarnos en una única dimensión nos daría una visión incompleta del objeto de
estudio.

Pero por más completa que sea nuestra visión sobre los temas de estudio, de nada
serviría si no va acompañada por valores y, entre ellos, rescatamos los que nos hacen
miembros de una sociedad abierta en la que se respetan todas las opiniones y en la
que no buscamos eliminar al que piensa de manera distinta, ni imponernos a través
del uso de la fuerza.

Como dice Hanil Kureishi3: Cuando se trata de enseñar a los jóvenes tenemos la
obligación humana de informarles que hay más de un libro en el mundo y más de una
voz, y que si quieren que sus voces sean escuchadas por otros, todos tienen derecho
a lo mismo.

En un mundo amenazado por los fundamentalismos y los pensamientos únicos de


cualquier signo, pensamos que es importante adquirir la capacidad de llevar adelante
nuestras ideas respetando la diversidad y sabiendo que ese respeto nos hace mejores
habitantes de un mundo del que dependemos y que a su vez depende de nosotros.

Dado el perfil de nuestros alumnos 4 y la amplitud del tema, el enfoque del documento
será introductorio y general. Listamos las principales cuestiones que caracterizan al
mundo en el que vivimos y lo hacemos desde nuestra visión nacional. Pretendemos
contribuir a responder la pregunta que Romero5 hace en el prefacio de su texto (pág.
11): El primer interrogante se refiere al lugar que hoy existe en el mundo para la
Argentina –que tan seguramente se ubicó en él hace sólo cien años-, y a la
organización económica factible para asegurar a nuestra sociedad algunas metas

2
Material de estudio obligatorio para la Unidad 4 El mundo actual, de la materia Introducción al
Conocimiento de la Sociedad y el Estado del Programa de Educación a Distancia UBA XXI de la
Universidad de Buenos Aires.

3
Es una de las figuras literarias más importantes de Gran Bretaña.
4
Nuestros alumnos son principalmente estudiantes del último año del nivel medio y del primer año de
nivel de grado universitario.

5
Cuando citamos a Romero hacemos referencia al texto: Breve Historia Contemporánea de la Argentina,
Fondo de Cultura Económica, Buenos Aires, 2001, bibliografía obligatoria para las Unidades 2 y 3 de la
materia. Dada la intención de integrar los contenidos de esta Unidad 4 con los de las anteriores,
permanentemente vamos a referirnos y remitirnos a la bibliografía obligatoria de la materia.

UBA XXI 3
ICSE – Unidad 4

mínimas como un cierto bienestar general, un progreso razonable, una cierta


racionalidad. Una pregunta similar se hicieron Alberdi, Sarmiento y quienes hace un
siglo y medio trazaron el diseño de una Argentina moderna. Pero, a diferencia de las
circunstancias en que nuestros padres fundadores la formularon, la respuesta no es
hoy ni obvia ni evidente.

I.1.Algunos de los hechos más impactantes del período: en el mundo y en la


Argentina

Estado y sociedad son categorías complejas y dinámicas que están en permanente


proceso de cambio. Este proceso de transformación sólo puede ser captado a través
del tiempo; sería muy difícil poder verlo en el día a día, aunque siempre hay hechos
puntuales que son determinantes para enmarcar dichos procesos históricos.

La caída del Muro de Berlín en 19896 –hecho que va a dar comienzo a lo que en este
documento hemos denominado El mundo actual- marca el fin de la Guerra Fría 7 e
inicia el proceso de desmembramiento político de una de las potencias contendientes,
la URSS, que se concreta en 1991. A partir de estos acontecimientos se comienza a
hablar de: un Nuevo Orden Internacional (NOI) en reemplazo del anterior,
caracterizado por la Guerra Fría. El capitalismo, en su versión liberal y democrática,
parecía instalarse a partir de la década de 1990 como el sistema económico-político
dominante en el mundo. Este sistema capitalista, en tanto modelo de relaciones
económicas, se expande a países de fuerte tradición comunista o socialista como
China y la India, que a partir de mediados de los 80 realizan reformas que los integran
al mundo con éxito relativo.8

Como hemos visto en la Unidad 3 de esta materia, la Argentina y otras naciones


latinoamericanas, realizan reformas en sus economías impulsadas por las ideas
neoliberales 9, expresadas en el llamado Consenso de Washington10; y siguiendo los

6
Del mismo modo en que se dice que el siglo XIX se extiende hasta 1914, con la Primera Guerra Mundial,
se podría afirmar que el s iglo XXI se inicia en 1989, con la caída del Muro de Berlín.

7
Se denomina Guerra Fría al modelo de relaciones internacionales que caracterizó al mundo después de
la Segunda Guerra Mundial (SGM). Consistía en el enfrentamiento tácito entre las dos potencias
vencedoras de la SGM. Un choque de tipo político-ideológico entre los modelos capitalista y comunista,
encarnado, el primero, por los Estados Unidos (EE.UU.) y por la Unión de la Repúblicas Socialistas
Soviéticas (URSS), el segundo. Este enfrentamiento caracterizó y modeló las relaciones políticas
internacionales entre 1945 y 1989, aproximadamente.
8
En el imaginario colectivo del mundo, China e India fueron en el pasado símbolos paradigmáticos del
aislamiento y de la pobreza. A partir de la última década del siglo pasado ambos países pasaron a estar
entre los más integrados al mundo y a marcar constantes y reiterados récords de crecimiento económico.
La densidad y extensión de las relaciones que tanto China como la India supieron establecer con el resto
del mundo está en la base de su expansión económica y de la consecuente mejora de sus indicadores
sociales y de la calidad de vida de sus pueblos. El peso que tiene en la realidad internacional la evolución
que se produjo en China y en India desde la década de los 80 hasta hoy puede medirse con sólo tener en
cuenta que la población de esos dos países equivale a casi el 40% de la población mundial. (Guadagni,
2004)

9
Se puede ver el texto de Romero, pág. 269, Ajuste y Reforma.
10
El denominado Consenso de Wa shington fue un documento adoptado a partir de una reunión realizada
en Washington en 1989 entre académicos y economistas norteamericanos, funcionarios de gobierno de
ese país y funcionarios del FMI y del BM. No se trata de un consenso de la comunidad inte rnacional fruto
de un debate amplio. No obstante, Williamson (un profesor de economía, que fue uno de sus principales
impulsores) cree haber recogido en dicho documento ideas básicas sobre las que sí existía un consenso,
salvo en lo referente a la liberalización financiera (tipo de cambio competitivo, pues Washington ya se

UBA XXI 4
Antonio Federico

consejos del Fondo Monetario Internacional (FMI) y otros organismos económicos


multilaterales, como el Banco Mundial (BM) y el Banco Interamericano de Desarrollo
(BID), entre los más conocidos. La opinión generalizada a mediados de la primera
década del siglo XXI, con sustento empírico significativo, es que no nos fue bien al
adoptar estas políticas de reforma.

Otro hecho relevante en el período estudiado, se va a producir en los EE.UU., más


precisamente en New York y en Washington, el 11 de septiembre de 2001: el ataque
terrorista11 a las Torres Gemelas y al Pentágono. De golpe, el mundo de la década del
90 que estaba obnubilado por lo económico, por el turbocapitalismo12 de tipo global y
las oportunidades y amenazas que este generaba, se percata de que, nuevamente,
estaba en guerra, Un enfrentamiento de tipo religioso y cultural muy distinto al
ideológico-político que había caracterizado a la Guerra Fría; como fue anunciado
hipotéticamente, a mediados de la década de 1990, por un autor llamado Samuel
Huntington13, un probable Choque de Civilizaciones.

Con relación a nuestro país, Romero (en el epílogo, pág. 297) nos dice: En el año
2000, el prospecto de una nueva Argentina presenta la incertidumbre de un futuro
difícil, la reaparición de algunos de los rasgos negativos de su pasado, pero también el
eficiente funcionamiento de un sistema político-democrático. En diciembre de 2001 las

había empezado a inclinar por el tipo de cambio fijo o por flotación limpia) y en lo referente a la
liberalización comercial en que no hay acuerdo sobre la velocidad del proceso. Señala a demás que la
evolución de las recomendaciones del FMI constata la dirección hacia el consenso. En los momentos
iniciales el FMI se ocupaba únicamente de políticas macroeconómicas, más tarde comenzó a incorporar la
idea de reformas estructurales y, finalmente, ha acabado reconociendo la importancia de las políticas
sociales e incorporando las mismas en sus recomendaciones. (García Menéndez, 2004). La línea de las
reformas del Consenso son del tipo neoliberal, en el sentido de la aplicación de políticas económicas
ortodoxas excepto en el tipo de cambio. Los problemas que se intentaba afrontar eran principalmente los
desastres económicos de los países latinoamericanos de los 80, caracterizados por altísima inflación,
déficit del sector público muy elevado y, en general, Estados quebrados económicamente.
11
En nuestro país habíamos sufrido dos ataques terroristas de gran magnitud, las bombas en la
Embajada de Israel y en la AMIA. El mundo sigue sorprendiéndose con estos ataques que son cada vez
más corrientes, como el de marzo de 2004 en los trenes de Madrid o los de julio de 2005 en los subtes y
colectivos de Londres. Estos últimos pueden ser considerados ataques al corazón de la globalización. Si
hay una ciudad global y cosmopolita en el mundo, esa es Londres y si hay un ámbito en el que se puede
observar esa democratización cosmopolita y su convivencia pacífica, es en el subterráneo de Londres.

12
La denominación turbocapitalismo le corresponde a Edgard Luttwak, que la usa como una manera de
mostrar el contraste entre este y un capitalismo más controlado y regulado típico de las décadas de 1950
y de 1960. Su objetivo principal (el de este turbocapitalismo) es servir a los intereses de propietarios y de
accionistas, y tiene la firma convicción, una convicción ideológica, de que todos los obstáculos a su
capacidad de hacerlo –las normativas, los controles, los sindicatos, los impuestos, la propiedad del
Estado, etc.- están injustificados y es preciso eliminarlos. Su ideología consiste en que se obtenga el
máximo valor para el accionista, los mercados de trabajo sean flexibles y el capital tenga libertad para
invertir y desinvertir a voluntad en industrias y países. (Hutton, 1999)

13
Huntington, S., El Choque de Civilizaciones, Buenos Aires, Paidós, 1997. El autor finaliza su obra con
esta idea: El futuro de la paz y de la civilización depende de la comprensión y cooperación entre los
líderes políticos e intelectuales de las principales civilizaciones del mundo. En el choque de civilizaciones,
Europa y los Estados Unidos pueden permanecer asociados o no. En el choque máximo, el “verdadero
choque” a escala planetaria, entre civilización y barbarie, también las grandes civilizaciones del mundo,
con sus ricas realizaciones en el ámbito de la religión, el arte, la literatura, la filosofía, la ciencia, la
tecnología, la moralidad y la compasión, pueden asociarse o seguir separadas. En la época que está
surgiendo, los choques de civilizaciones son la principal amenaza para la paz mundial, y un orden
internacional basado en las civilizaciones es la protección más segura contra la guerra mundial. El autor
identifica las siguientes civilizaciones (ordenadas de mayor a menor según el número de habitantes en los
países que las conforman): sínica (China y países vecinos), islámica, h indú, occidental, latinoamericana,
africana, ortodoxa (Rusia y otros) y japonesa.

UBA XXI 5
ICSE – Unidad 4

dificultades de las que nos hablaba el autor derivadas de un modelo económico


inconsistente, que tenía el peso de una deuda impagable, se hicieron presentes y la
eficiencia, aparente, de nuestro sistema democrático se puso en serias dudas.

La Argentina vivió hacia fines de 2001 una crisis fiscal, monetaria, social y política de
terrible magnitud. El presidente De la Rua tuvo que abandonar el cargo y en término
de pocos días la Nación tuvo siete presidentes diferentes. La pobreza alcanzaba al
57% de la población y se declaraba el no pago de parte de la deuda externa: los títulos
en manos de los acreedores particulares. Con este hecho la Argentina se quedaba
afuera de uno de los mercados que mejor caracterizan la globalización económica: el
mercado de capitales financieros. Se debe reconocer que se pudo superar la crisis sin
abandonar la democracia. En varios momentos críticos de su historia reciente (1983 a
la fecha), la sociedad argentina ha seguido optando por la democracia como forma de
gobierno. No sucedió lo mismo en otros momentos críticos de nuestra historia política
en el siglo XX, en los que se optó por el autoritarismo.

Tres años y medio después, en junio de 2005, la Argentina retornaba al sistema


financiero internacional luego de resolver su problema de endeudamiento14, tiene una
moneda estable, una economía en crecimiento y sus indicadores sociales de pobreza
y de desempleo están mejorando, aunque muy lentamente. Pero su sistema político
presenta, aún, ciertos riesgos. Las disputas hacia el interior del Peronismo, el partido
gobernante, y la incapacidad de la oposición para convertirse en alternativa de
gobierno, ponen en duda la gobernabilidad de la nación15, en especial, si se
presentaran crisis económicas de magnitud.

Entre los hechos y situaciones más relevantes que caracterizan el período que
estudiamos en esta unidad podemos mencionar: el final de la Guerra Fría y la caída
del comunismo, los EE.UU. como potencia hegemónica mundial, el Eje del Mal16, las
guerras unilaterales impulsadas por los EE.UU. sin el aval de las Naciones Unidas, el
predominio a escala global del capitalismo y de las ideas neoliberales, los movimientos
globales opuestos a dichas ideas, los avances tecnológicos en las comunicaciones y
en el manejo de la información con la consiguiente educación que requieren para su
pleno aprovechamiento, la globalización de los mercados financieros y las crisis
recurrentes que se vinculan con la falta de control de los mismos, la planificación
global de la producción por parte de las empresas transnacionales, el debilitamiento de
los Estados nacionales, los procesos de integración económica regional como la UE,
NAFTA, o el Mercosur17, etc., la creciente desigualdad en la distribución del ingreso a
escala mundial y al interior de los países, los movimientos migratorios desde los
países menos desarrollados hacia los más ricos, los problemas medioambientales

14
Por su magnitud, la reestructuración de la deuda que hizo la Argentina, se considera hasta el momento
la más grande de la historia.
15
Varios autores y analistas políticos, como por ejemplo: Natalio Botana, están coincidiendo en la idea de
que en la Argentina existe una democracia electoral muy fuerte pero una democracia institucionalmente
muy débil. Una democracia en donde los mecanismos que sirven para elegir quién nos gobierna están
sólidos pero en donde las instituciones que sirven para ejercer el gobierno se caracterizan por su falta de
desarrollo.
16
Es la forma en la que el presidente de los EE.UU. denominó a un conjunto de naciones –Irak, Irán y
Corea del Norte, entre las más conocidas - que, según la óptica de ese país, atentan contra la continuidad
de la paz mundial y con los valores propios de occidente. Las formas en las que atentan son: el terrorismo
y la producción de armas de destrucción masiva.

17
UE: Unión Europea, NAFTA: Asociación de Libre Comercio del Norte de América (Canadá, EE.UU. y
México), Mercosur: Mercado Común del Sur (Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay).

UBA XXI 6
Antonio Federico

como la lluvia ácida o el calentamiento global, el narcotráfico y el tráfico de armas, las


guerras étnicas y los genocidios que se producen en el marco de ellas y, por último, el
fundamentalismo integrista islámico y su expresión más temida en Occidente, el
terrorismo suicida.

La Argentina, en tanto comunidad nacional y cada uno de nosotros desde su lugar,


está inserta en un mundo cada vez más complejo e integrado. Un mundo, más chico,
pero más difícil de entender y predecir. Es necesario conocer en profundidad el
contexto mundial en el que nos ha tocado vivir para poder definir la mejor estrategia18,
aprovechando las oportunidades que ofrece este mundo actual y evitando sus
amenazas. Con este documento intentamos introducirlos en dicho conocimiento.

18
Definida de manera muy simple como la respuesta a estas dos preguntas: ¿Quiénes somos? y ¿A
dónde vamos? En el contexto de la organización empresaria un conocido profesor de administración
llamado Peter Drucker (1954), el primero que introduce el concepto de estrategia en la administración,
hacía referencia a estas dos preguntas: ¿Qué es nuestro negocio? y ¿Qué debería ser?

UBA XXI 7
ICSE – Unidad 4

II. EL MUNDO ACTUAL


Cuanto más miremos hacia atrás en el
pasado, más podremos ver en el futuro.
Winston Churchill

El mundo actual es el nombre que le hemos dado a esta unidad de la materia. Lo


hemos hecho comenzar en 1989, coincidentemente con el fin del contexto
internacional que caracterizó el período que va desde 194519 a 1989: La Guerra Fría,
llegando hasta mediados de 2005, momento en que se está redactando este material.
Pero estos 16 años que van desde 1989 hasta 2005, se pueden dividir en dos etapas
muy diferentes, al menos en su dimensión político-internacional: una que abarca hasta
septiembre de 2001 cuando se producen los atentados terroristas en EE.UU. y la otra,
desde esa fecha hasta nuestros días.

El período de doce años de pos Guerra Fría (1989-2001) posee dos características
principales: la solución rápida20, en cadena, de casi todos los problemas
internacionales graves, inclusive los de cincuenta o más años de existencia, excepto
algunos pocos y, en el terreno económico, la aceleración de la globalización.

Esta última -según Recupero- tiene raíces específicas de naturaleza científico-cultural,


la revolución tecnológica de las telecomunicaciones, la informática y la electrónica; y
también económicas, la internacionalización de la producción por parte de las
empresas transnacionales. Todo esto no se hubiera procesado tan rápidamente si el
espacio político-estratégico hubiese continuado fragmentado por las murallas
ideológicas 21, porque la esencia de la globalización es la unificación de los mercados
en escala planetaria.

El período que va desde los atentados terroristas en EE.UU. hasta nuestros días
(2001-mediados de 2005), posee características diferentes. En lo político, el hecho de
que la potencia hegemónica de Occidente, EE.UU., haya sido atacada por primera vez
en su historia dentro de su territorio y en el corazón de su centro financiero, es un
hecho relevante. A partir de ese momento los EE.UU. han definido al terrorismo como

19
Aunque como ya se mencionó en la Introducción, la mayoría de los historiadores coinciden en hacer
comenzar la Guerra Fría con la finalización de la Segunda Guerra Mundial en 1945, André Fontaine en su
texto La Guerre Froide, dice que dicho enfrentamiento se inicia con el triunfo de la facción bolchevique en
la Revolución Rusa de 1917. Para el autor la alianza que se produce entre las dos ideologías opuestas en
el contexto de la SGM (Segunda Guerra Mundial) con el objetivo de derrotar a Hitler es solo un impasse y
que en ningún momento hizo desaparecer el conflicto ideológico-político de fondo entre las dos potencias
hegemónicas del siglo XX.

20
Que haya sido rápida, no significa que fuera sencilla y poco costosa en vidas humanas, sino todo lo
contrario. Varios de esos conflictos se caracterizaron por los genocidios. Se define genocidio como la
negación del derecho de existir a grupos humanos enteros por partes de otros grupos humanos. El
ejemplo típico de genocidio en el siglo XX es el Holocausto judío, durante el cual el nazismo alemán
asesina a seis millones de judíos y cinco millones más, entre polacos, homosexuales y opositores
políticos. En la última parte del siglo XX, se produjeron también varios genocidios. Los más importantes
han sido la matanza con gases tóxicos del pueblo kurdo a manos de Saddam Hussein en Irak a fines de
la década de 1980, la matanza de bosnios musulmanes y croatas a manos de serbio-bosnios en la guerra
de desmembramiento de la ex Yugoslavia (1991-1992), la matanza en Ruanda de 800 mil tustsi a manos
de los nacionalistas hutus (1994-1995). Entre estos tres genocidios fueron asesinadas más de 2 millones
de personas. Para profundizar en este tema se puede ver el libro de Power, Samantha, Problema Infernal,
México, Fondo de Cultura Económica, 2003. El caso de Ruanda es estudiado en las secundarias de
Estados Unidos, como caso testigo.
21
Como es obvio, el autor hace referencia al choque ideológico entre el capitalismo y el comunismo.

UBA XXI 8
Antonio Federico

su principal enemigo y han llevado adelante guerras en Afganistán primero y en Irak


después, con el objetivo de eliminar a los gobiernos que protejan y promuevan el
terrorismo22 en el mundo, de acuerdo con su interpretación e información. La invasión
a Irak fue llevada adelante sin el aval de la Naciones Unidas, hecho que tensó las
relaciones entre, los Estados Unidos y sus aliados europeos, con el resto de las
naciones de Europa. Los conflictos políticos en lugar de resolverse han vuelto y al
parecer con mucha fuerza.

En el plano económico, la globalización sigue vigente, en especial en sus dos


dimensiones más relevantes: 1)-la revolución tecnológica y 2)- la planificación global
de la producción. Pero esa globalización ha perdido el ritmo vertiginoso que tenía
durante la década de 1990, especialmente, en la primera parte de ella.

A mediados de 2005 podemos afirmar que el mundo en la actualidad está


caracterizado por su complejidad política, su inestabilidad económica, su desigualdad
social y por una heterogeneidad cultural en conflicto, que potencia la amenaza de
guerras. La política, la económica, la social y la cultural son dimensiones que están
fuertemente relacionadas, influyéndose mutuamente. A lo largo de la unidad
intentaremos explicar porque existen señales de alarma en el actual escenario
internacional, intentando responder el porqué: de la complejidad política, de la
inestabilidad económica y de la desigualdad social.

II. 1. Un mundo políticamente complejo y amenazante

Los actores relevantes de este mundo políticamente complejo siguen siendo los
Estados nacionales. Su conducta continúa, al igual que siempre, determinada por la
búsqueda de riqueza y poder, pero las alianzas y rivalidades internacionales que en la
Guerra Fría estaban, principalmente, dominadas por las ideologías; en el contexto de
pos Guerra Fría parecen estar determinadas por coincidencias y diferencias de tipo
cultural o de civilizaciones. También aparecen en la actualidad conflictos de nuevo tipo
entre las naciones, como por ejemplo los medioambientales.23

Según uno de los analistas internacionales más influyentes, Henry Kissinger, las
principales potencias del siglo XXI van a ser seis: EE.UU., Europa24, China, Japón,

22
A modo de idea: el número oficial de ataques perpetrados en el mundo por el terrorismo en 2004 fue de
3.192. Esta información es elaborada por el gobierno de los EE.UU. a través del Centro Nacional de
Contraterrorismo, establecido para integrar y analizar la información de inteligencia estadounidense sobre
terrorismo. Los ataques terroristas dejaron 6.060 muertos, 16.091 heridos, y 6.282 secuestros en todo el
mundo durante 2004. La región de Oriente Medio y el Golfo Pérsico, y la del sur de Asia, acumularon el 37
y el 33 por ciento del total de los incidentes. El Centro sólo contabiliza como actos terroristas aquellos
dirigidos a civiles, no los que afectan a los militares.

23
Por ejemplo durante el año 2005, la Argentina y Uruguay, se han visto enfrentadas por un conflicto
medioambiental. La oposición de los habitantes de la provincia argentina de Entre Ríos, a la instalación en
la ciudad de Fray Bentos (Uruguay) de dos plantas papeleras, que presumen van a traer un impacto
ambiental negativo para la zona. Por otro lado, muchos analistas coinciden en que el recurso natural:
agua dulce, que se está volviendo escaso, va a ser un motivo de conflicto internacional. También son
conocidas las disputas entre los países desarrollados que por su mayor producción económica
contaminan más, con los menos desarrollados quienes reclaman ser indemnizados por ese daño que
reciben, sin obtener los beneficios de una mayor riqueza.

24
A diferencia de las otras potencias mencionadas, Europa no es una única nación sino un conjunto de
ellas que están llevando adelante un proceso de unificación, la llamada Unión Europea.

UBA XXI 9
ICSE – Unidad 4

Rusia, y, tal vez, la India. Mientras que las dos primeras pertenecen a una misma
cultura, la occidental, las cuatro restantes se corresponden con cuatro valoraciones
culturales distintas: sínica, japonesa, ortodoxa e hindú, respectivamente.

La complejidad política está dada porque existen conflictos internacionales de


magnitud, algunos de los cuales están activos y otros latentes. Podemos afirmar que
dichos conflictos son complejos porque su resolución es muy difícil y porque su
continuidad amenaza la paz a escala mundial25. La invasión de los EE.UU. 26 y sus
aliados occidentales -entre los que se destacan: Gran Bretaña, Italia y hasta hace muy
poco España27- a Irak, es uno de los conflictos activos. También lo es el terrorismo
fundamentalista integrista28 islámico; que tiene en la red terrorista Al-Qaeda29 liderada
por Osama ben Laden, a una de las organizaciones más reconocidas. La potencia
militar hegemónica, EE.UU., se siente amenazada y ha elegido como estrategia de
defensa, atacar, lo que ha puesto al mundo en estado de guerra latente.

25
Muchos autores comparan la situación actual con lo que pasaba en momentos previos al estallido de la
Primera Guerra Mundial. No es ningún secreto que la primera globalización, la de la era victoriana, de
1870 a 1914, terminó a causa de la Primera Gran Guerra y de la exacerbación de los nacionalismos que
la sucedió, haciendo a los europeos añorar los tiempos en que, excepto en la autocrática Rusia imperial,
se cruzaban las fronteras sin e xhibir pasaporte. Sería exagerado anunciar que la historia se repitió, pero,
salvadas las distancias, no hay cómo negar que el retorno de la primacía de la seguridad nacional y el
aumento de la frecuencia de las guerras son, a largo plazo, incompatibles con un movimiento deseoso de
unificar los mercados a escala planetaria. (Ricupero, 2004). Se sugiere comparar con lo que pasó en la
Argentina durante las primeras décadas del siglo XX cuando aparecen los movimientos nacionalistas y las
ideas que hacían referencia a las corrientes de inmigración como culpables de los problemas nacionales
(ver Romero, cap. I: “1916” y cap. II: “Los gobierno radicales, 1916-1930”). También se puede comparar
con la bibliografía obligatoria de la Unidad 1: Saborido, Jorge, Sociedad, Estado, Nación. Una
aproximación conceptual, Buenos Aires, Eudeba, 2002, págs. 47 y 48.
26
A fines de agosto de 2005 hay periódicos en EE.UU. que comparan este año con lo sucedido en 1968,
año en que la opinión pública norteamericana comienza a descreer de los beneficios de continuar la
guerra de Vietnam. En la actualidad las encuestas de opinión están dando cuenta de que la población
estadounidense está desaprobando la guerra de Irak.

27
El anterior gobierno español del Partido Popular, con Aznar como presidente, acompañó a los EE.UU.
en su invasión a Irak, sin respaldo de las Naciones Unidas. El actual gobierno del Partido Socialista le ha
quitado el apoyo, luego de su triunfo electoral de marzo de 2004 en el que fueron determinantes los
atentados terroristas en Madrid.

28
Según Umberto Eco, los términos fundamentalismo e integrismo se usan sin propiedad prestándose a
confusiones. Compartimos su interpretación al señalar que la idea de fundamentalismo religioso se
vincula con la libre y literal interpretación de los libros sagrados de cualquiera de las religiones
monoteístas, en este caso del Corán; en el cristianismo esta libre y literal interpretación de la Biblia se
produce con la Reforma Protestante. Mientras que el integrismo hace referencia a la unificación de
religión y política, sometiendo la segunda a la primera.

29
Otra de las organizaciones terroristas es Hamas de origen palestino. Estos grupos fundamentalistas
radicalizados islámicos, llevan adelante lo que ellos definen como Guerra Santa (Yihad). Políticamente,
esos grupos radicales han sido derrotados en la mayoría de los países musulmanes por grupos más
moderados. Al perder espacios de poder en sus naciones han elegido reclutar militantes (yihadistas) entre
jóvenes musulmanes de todo el mundo a los que convierten en terroristas. Paradójicamente, para
reclutarlos se valen de las nuevas tecnologías de la información, especialmente Internet. La red ha
permitido la proliferación de páginas en las que fanáticos divulgan los contenidos del Corán de manera
literal, sin la intermediación de los doctores de los textos sagrados de la religión musulmana. Como dice
un politólogo, Giles Kepel, la Meca de estos fanáticos, está en Internet. También es cierto, que la extrema
pobreza en muchos países musulmanes, fa vorece el reclutamiento de terroristas, que creen que por ese
medio van a poder servir a su causa y ganarse un lugar en el paraíso. Se puede ver el artículo de Kepel,
Terrorismo, cuando Internet funciona como una guarida, en Clarín del 16 de agosto de 2005.

UBA XXI 10
Antonio Federico

Algunos especialistas en relaciones internacionales, como también actores


importantes de la política internacional, tal el caso de Rubens Ricupero30, a quien se
cita en varias oportunidades en este documento, consideran que a partir de los
atentados del 11 de septiembre de 2001 en EE.UU., la política vuelve a estar en el
centro de la escena mundial; desplazando a la economía de ese lugar de privilegio que
se había ganado con posterioridad a la caída del Muro de Berlín.

Con respecto a la Sociedad y al Estado, los atentados han traído varias consecuencias
significativas y van a poner de relieve ciertas circunstancias. Como ya se mencionó, el
hecho de que la política desplaza a la economía de un lugar central, una
transformación sistémica altera la estructura organizativa de las sociedades, que está
dada por un continuo fortalecimiento del poder del Estado, su afirmación creciente
ante el mercado y la sociedad civil. La política y la estrategia vuelven, como en
tiempos de Guerra Fría, a ocupar un lugar prioritario. Relacionado con esto, la pérdida
de libertades individuales, baluarte de las democracias occidentales ricas. Esta
pérdida se puede observar en la creación de aparatos de seguridad interior muy
sofisticados y con amplias competencias, en la sanción de leyes restrictivas de las
libertades personales, en el poco interés, por parte de los tribunales, de los derechos
humanos de los ciudadanos árabes sospechados de vínculos con el terrorismo, en el
silencio acobardado de la prensa y la intimidación de los disidentes. Estas medidas
ponen en peligro la calidad de las democracias occidentales y sus instituciones.
Obviamente, es Estados Unidos, meta mayor del terrorismo, el país donde esa
evolución es más nítida. Ella también está presente, aunque por ahora, en menor
escala, en el Reino Unido, en algunos países europeos, en Rusia, en dictadores de
Asia Central o en algunos que, de manera oportunista, se empeñan en colocar a la
guerra global contra el terrorismo al servicio de sus necesidades represivas. (Ricupero,
2003). El terrorismo va ganando la batalla, si logra restringir libertades en las
sociedades democráticas abiertas y justifica incrementar la autoridad del Estado-
nación, amenazando derechos individuales.

También ha quedado de manifiesto la incapacidad de los organismos internacionales,


especialmente, las Naciones Unidas para aportar soluciones a estos conflictos. No ha
podido frenar a los EE.UU. en su avance unilateral, en lo que ha dado en llamar:
Guerras Preventivas. La mayoría de los autores coinciden en la necesidad de plantear
reformas significativas en los organismos multilaterales que los hagan más eficaces de
lo que han sido en este NOI. Una de las principales críticas a estos organismos, por
parte de los países menos influyentes en ellos, es su falta de democratización. Las
decisiones se toman de acuerdo con el peso de los Estados nacionales que los
conforman y por las relaciones de poder entre las potencias, sin importar demasiado la
opinión de las mayorías.

Los principales focos de conflicto en el mundo de hoy son: Israel-Palestina31, (Medio


Oriente en general), Cachemira (región en disputa entre la India y Pakistán), Taiwán

30
Secretario general de la Conferencia de las Naciones Unidas para el Comercio y el Desarrollo
(UNCTAD). Ex ministro de Finanzas de Brasil. El artículo que se usó se denomina La pérdida de la
inocencia. Textualmente afirma que ese título: […]es la expresión que mejor capta, a mi juicio, el sentido
de los cambios después de los atentados terroristas contra Estados Unidos. Se trata de una doble
pérdida. La primera fue la de las ilusiones que predominaron en los años siguientes a la caída del Muro
de Berlín. La segunda tiene que ver con la desaparición, aún más veloz, de las exageraciones
interpretativas que acompañaron la afirmación brutal del poder norteamericano con relación a estos
ataques. (Ricupero, 2003)

31
En agosto de 2005, Israel llevó adelante un compromiso asumido en las negociaciones con Palestina,
el retiro forzoso de sus colonos de la Franja de Gaza, uno de los territorios en disputa entre ambos

UBA XXI 11
ICSE – Unidad 4

(territorio reclamado por China) y la división de la península coreana (Corea del Norte
y del Sur). Todos estos conflictos involucran a naciones que poseen armas atómicas o
que las van a tener a la brevedad32. La amenaza de uso de armas nucleares que
parecía haberse terminado con la URSS, aún está presente y algunos consideran que
con bastante fuerza.

De los litigios con medio siglo o más de existencia, el más peligroso es el de Medio
Oriente en razón de su capacidad de desestabilizar o incendiar una región de
importancia geoestratégica crucial por la situación geográfica y el petróleo, y por la
manera en que afecta a la política interna de la súper potencia norteamericana y a
centenas de millones de musulmanes en el mundo entero. (Ricupero, 2003)

Todos sabemos que otro 11 de septiembre es muy probable, y es, por cierto, el
objetivo declarado de Ben Laden. Todos sabemos -o deberíamos saber- que una crisis
en Taiwán provocaría una enorme conmoción en el sistema internacional, inclusive
podría conducir a una guerra entre grandes potencias. Todos sabemos que un cambio
en el régimen revolucionario de Arabia Saudita sacudiría al mundo aún más que el
golpe de Estado bolchevique de 1917 en Rusia. Todos sabemos que la detonación de
un dispositivo nuclear en Londres, como acto de terrorismo, minimizaría al asesinato
del archiduque Ferdinand. ¿Pero qué podemos hacer nosotros, exactamente, acerca
de tales contingencias, si como con el Tsunami asiático, no podemos decir, ni siquiera
aproximadamente, cuándo podría ocurrir? (Ferguson, 2005)

Como hemos mencionado en la introducción, un autor llamado Samuel Huntington, en


un su libro El Choque de Civilizaciones, plantea, a mediados de los 90, la hipótesis de
que el nuevo orden mundial pos Guerra Fría, iba a ser un orden apoyado en
civilizaciones. Un orden en el que lo ideológico iba a ser reemplazado por lo cultural y
lo religioso. La paz o el conflicto iban a depender, en ese nuevo orden, de la capacidad
de los líderes culturales mundiales de construir instituciones globales capaces de
nutrirse de los grandes logros de sus civilizaciones, concentrarse en las
complementariedades haciendo un esfuerzo por evitar el choque. La historia parece
estar mostrando lo contrario en la relación entre la civilización occidental y la
civilización islámica; el choque parece difícil de evitar. Los líderes del mundo deben
hacer lo imposible para que lo que hoy es obra de pequeños grupos radicalizados, no
se generalice.

El hundimiento del comunismo exacerbó esta discordancia reforzando en Occidente la


opinión de que su ideología, el liberalismo democrático, había triunfado a escala
mundial y, por tanto, era universalmente válida. Occidente, y particularmente los
Estado Unidos, que siempre ha sido una nación misionera, cree que los pueblos no
occidentales deben comprometerse con los valores occidentales de democracia,
mercados libres, gobierno limitado, derechos humanos, individualismo, imperio de la
ley, y deben incorporar dichos valores en sus instituciones. En otras civilizaciones hay
minorías que aceptan y promueven esos valores, pero las actitudes dominantes hacia
ellos en las culturas no occidentales van del escepticismo generalizado a la oposición

contendientes. Este hecho que ha generado fuertes controversias internas en Israel, se espera que
mejore la situación política en la región.
32
Países con armas nucleares: Rusia, Estados Unidos, China, Francia y Gran Bretaña. Países con ojivas
nucleares: Israel, India, Pakistán. Países que desarrollan programas nucleares (de los que se tienen
indicios que los llevan adelante con fines bélicos): Irán y Corea del Norte. Irán anunció al mundo que
reanudó su programa nuclear. Este anuncio ha sido formulado por el nuevo gobierno ultra conservador
(integrista) que ganó recientemente las elecciones. Este hecho ha provocado reacciones en todo el
mundo.

UBA XXI 12
Antonio Federico

radical. Lo que para Occidente es universalismo, para el resto del mundo es


imperialismo. (Huntington, 1997)

Si bien nuestra región, América Latina, está geográficamente lejos de los focos de
posibles conflictos de dimensión internacional, igualmente se ve afectada por ellos 33.

Frente al éxito económico, la calidad y continuidad de las instituciones políticas de los


países de la OCDE34, desde mediados del siglo XX hasta nuestros días, Latinoamérica
presenta, en ese mismo lapso, inestabilidad política y fracaso económico.
Probablemente, el desafío para el futuro sea afianzar nuestra cultura latinoamericana
sin renunciar a los valores occidentales y principalmente intentando reproducir sus
logros.

La complejidad política en nuestra región pasa principalmente por la inestabilidad y la


precariedad de las democracias de nuestros países, por la extrema pobreza, por la
ausencia de gobiernos limitados y la consiguiente falta de libertades políticas y civiles,
por la corrupción, por la inseguridad ciudadana y por el narcotráfico. Desde 1989 a la
fecha, trece mandatarios constitucionales han tenido que renunciar de manera
anticipada35. La región presenta un grave problema de gobernabilidad que se
manifiesta en la incapacidad del poder político democrático de ejercer el poder frente a
situaciones de crisis.

La Argentina en este sentido, si bien ha atravesado en los últimos 20 años severas


crisis políticas, a diferencia del pasado, ha salido de ellas manteniendo el régimen
político democrático. Según una encuesta reciente de Gallup Internacional36, el 80%
de los habitantes del mundo elige la democracia como régimen político bajo el cual
quieren ser gobernados. Para el caso de nuestra región ese porcentaje baja a 74%,
pero igualmente es muy significativo. El mismo estudio revela, también, que dos de
cada tres personas consideran que los gobiernos al ejercer sus funciones no tienen en
cuenta la voluntad de los ciudadanos. Esto es, no respetan la soberanía popular.

33
Por ejemplo, el elevado precio del petróleo derivado de los conflictos políticos de medio oriente, entre
otros factores, afecta la matriz energética de muchos países de nuestra región, aunque se debe reconocer
que beneficia de manera muy considerable a otros. Entre los más perjudicados se encuentran los que
deben importarlo y entre los más beneficiados está Venezuela, por ejemplo, uno de los grandes
productores mundiales de petróleo. Se estima que para el año 2005 el elevado precio del petróleo
reducirá el crecimiento del producto mundial en un 0,8% y que los países más perjudicados serán los
llamados emergentes. De todos modos, las perspectivas económicas para América Latina son favorables
y los indicadores así lo muestran.

34
Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico. Agrupa a los países más desarrollados
del mundo.

35
El último de los casos fue el presidente Mesa en Bolivia durante la primera parte de 2005. Con relación
al problema del narcotráfico se puede mencionar que el principal líder opositor, clave en la renuncia del
presidente, se llama Evo Morales y es representante de los productores cocaleros del país. Ese país corre
riesgo de secesión dado que existen movimientos políticos que plantean la separación de algunos de sus
territorios del estado boliviano, tal es el caso de Santa Cruz de la Sierra. El agravamiento de la crisis
política boliviana complicaría los problemas energéticos en la Argentina, por la provisión de gas que viene
de ese país.

Las excepciones han sido: Chile, Uruguay y Colombia. Esta última con una porción de su territorio
controlada por la guerrilla, o sea que su Estado-nación no ejerce la autoridad sobre la totalidad del
territorio. De esos trece casos de retiro anticipado d e presidentes constitucionales, dos corresponden a la
Argentina.

36
Es una de las encuestadoras de opinión a nivel internacional más reconocidas. La encuesta fue
realizada a mediados de 2005, a 50 mil personas en 65 países.

UBA XXI 13
ICSE – Unidad 4

II. 2. Un mundo económicamente inestable

La economía mundial también presenta diferencias entre la década del 90 y lo que


sucede de 2000 a esta parte. Probablemente, una de sus características dominantes y
de sus continuidades en este período de pos Guerra Fría sea la inestabilidad,
volatilidad, de la economía. Se hace cada vez más complejo pronosticar el
comportamiento de la economía mundial a mediano y a largo plazo.

Durante la década del 80, el país estrella en el plano económico fue Japón; su
organización productiva, el gobierno de las grandes corporaciones –incluyendo su
Estado-, eran motivo de imitación y de elogio por parte de todos los líderes de los
países desarrollados. El gran perdedor era, sin lugar a dudas, EE.UU. Hacia 1992 la
situación económica de la primera potencia mundial, seguía viéndose crítica, el déficit
del Estado Federal era altísimo y la productividad37 de la economía había crecido muy
levemente en la década anterior. Pero a partir de 1992/93 todo comenzó a cambiar y
la productividad de la economía norteamericana se disparó, la demanda de trabajo era
intensa, las familias veían aumentar sus ingresos de forma sostenida y los mercados
financieros, en especial el Nasdaq38, batían récords de rendimientos 39. De la mano del
incremento de la productividad, debido, principalmente, a que las tecnologías de la
información y las redes informáticas habían alcanzado su madurez y estaban dando
sus frutos, los Estados Unidos recuperan su lugar de liderazgo en la economía
mundial en los 90. El déficit del gobierno se había transformado hacia fines de los 90
en superávit. Microsoft y Bill Gates eran el mejor ejemplo de este liderazgo
norteamericano.

En esa década del 90 los países emergentes 40, que implementaban reformas pro
capitalistas, se transformaban en las estrellas de la economía mundial, especialmente
los del Sudeste asiático, aunque también Rusia y sus ex repúblicas y los
latinoamericanos, entre ellos la Argentina. La economía mundial presentaba un hecho
novedoso, por primera vez en la historia económica pos revolución industrial, los
países en desarrollo, crecían, en promedio, a tasas mayores que los países
industrializados.

La situación en EE.UU. comenzó a cambiar hacia el año 2000, momento en el cual la


burbuja o la exhuberancia irracional41 de la que muchos economistas hablaban,

37
Productividad se denomina a la cantidad producida por trabajador. La misma había crecido en promedio
durante las décadas del 70 y del 80 al 1% anual. (Krugman, 2003). En la ciencia económica existe
consenso con respecto a la idea de que una economía sin crecimiento de la productividad no puede
generar aumentos sostenidos de los salarios.

38
Mercado en donde cotizan las acciones de las empresas de alta tecnología, Yahoo, Google, etc.

39
Por ejemplo, el Dow Jones, que es el índice que mide los rendimientos de las acciones de las firmas
que cotizan en la bolsa de New York, estaba en 1992 en 3.500 puntos y en el año 2000 en más de 10.000
puntos. Pero las de las empresas de alta tecnología opacaban este rendimiento. Individuos que habían
invertido unos miles de dólares en pocos años se habían vuelto millonarios apostando a la tecnología.

40
Se llama países emergentes a aquellos que por sus tasas de crecimiento económico y por las reformas
implementadas, estaban emergiendo de una situación de subdesarrollo
41
La exhuberancia irracional de los mercados financieros hace referencia a una contradicción porque se
supone que dada la calidad de información que existe en ellos, sus protagonistas van a comportarse
racionalmente. Esto es, pagando por los activos financieros, las acciones y otros instrumentos, precios
acordes con la información existente sobre las empresas que cotizaban en la bolsa y en especial en las
de tecnología, pero esto no sucedió y los mercados alcanzaron valores que eran irracionales. Fue
justamente, Alan Greenspan, el presidente de la Reserva Federal –el Banco Central de los EE.UU.- una

UBA XXI 14
Antonio Federico

estalló. Las expectativas económicas habían superado la realidad y el fracaso se hizo


presente, la nueva economía o economía del conocimiento o de la información, tenía
al igual que todo, su techo. El golpe de gracia lo tuvieron con los atentados del 11 de
septiembre de 2001. Un economista muy conocido, Paul Krugman42, responsabiliza a
la dirigencia norteamericana, tanto pública como privada, por este retroceso; va a
hablar, concretamente, de la falta de liderazgo de su dirigencia y de la incapacidad de
previsión a partir de un contexto internacional que había cambiado.

La inestabilidad económica43 actual hace referencia a que es muy difícil pronosticar


que va a suceder con la economía mundial en el corto y mediano plazo, esta falta de
previsibilidad económica es consecuencia, principalmente, de la situación política. La
principal potencia mundial, EE.UU., está afrontando una guerra que debe financiar en
su mayor parte con recursos propios 44, lo que la ha llevado a acumular un fuerte
déficit45 fiscal, sumado a un histórico déficit comercial. Son los llamados déficit
gemelos 46. Además el escenario geográfico de esta guerra es la zona en donde se
ubican los principales recursos petroleros del mundo, lo que ha llevado, junto a otros
factores 47, a elevar los precios del petróleo de manera considerable.

de las personas con acceso a mejor información económica del mundo, el que instaló esta tesis de la
irracionalidad en los mercados financieros hacia fines de los 90.

42
Se puede ver: Krugman, Paul, El gran resquebrajamiento. Cómo hemos perdido el rumbo en el nuevo
siglo, Norma, 2003. En este libro se hace una recopilación de artículos publicados por el autor en The
New York Times. El documento recibió el premio Príncipe de Asturias a las ciencias sociales en el año
2004.

43
En economía se diferencia entre incertidumbre y riesgo, mientras que la primera no se puede
pronosticar, el riesgo es predecible estadísticamente. La situación actual estaría bordeando la
incertidumbre. No es fácil predecir entre qué valores se van a mover algunas variables clave para la
economía mundial, por ejemplo, el petróleo. Aunque hacia fines de 2005, parecería, que este insumo, si
bien permanecería caro, se movería dentro de parámetros probables y predecibles. Esa información surge
de los mercados a futuro; en dichos mercados se comercian contratos de compra venta a futuro. Por
ejemplo, se puede comprar o vender petróleo a 6 meses a un precio determinado fijado en dicho contrato.

44
El primer acto de la tragedia iraquí, la Guerra del Golfo de 1991, costó cerca de sesenta mil millones de
dólares, soportados casi por entero por Kuwait, Japón, Alemania y Arabia Saudita. El costo del segundo
acto, unilateral y aún en curso, es ya más elevado y es poco probable que otros gobiernos se ofrezcan
voluntariamente a compartir la cuenta. No existe ningún antecedente histórico de país que haya
desempeñado el papel de policía moral global con un inmenso déficit en la balanza de pagos. En el auge
del imperialismo británico, por ejemplo, Londres acum ulaba enormes saldos de cuenta corriente, año tras
año. (Ricupero, 2003)
45
El concepto de déficit implica que los gastos, los egresos, superan a los ingresos. Cuando se aplica al
gobierno de un país, hace referencia a lo mismo; ese gobierno está gastando m ás dinero del que recauda
y por lo tanto se ve obligado a incrementar su endeudamiento. Pero por más rico que sea, la posibilidad
de tomar deuda tiene un límite. Ese límite está dado por la solvencia del deudor, o sea por lo que los que
le prestan creen que puede devolver. Hasta el momento todo el mundo quiere seguir prestándole a
EE.UU., pero, ¿hasta cuándo y a qué precio que, en este caso, es a qué tasa de interés? El déficit
comercial hace referencia a que un país gasta más en pagar sus importaciones que lo que le ingresa por
sus exportaciones. Estos conceptos se desarrollan con más detalle en la materia Economía del Programa
UBA XXI.

46
Uno de los analistas conocido por su cautela, Kurt Richebächer, asevera que la historia real y
perturbadora sobre la economía de Estados Unidos es que, con todos sus desequilibrios, llegó al lugar en
el cual requiere de un estímulo fiscal y monetario sólido y permanente para lograr apenas una respuesta
tibia y para prevenir la deflación como consecuencia de sus varias dificultades. (Ricupero, 2003)

47
Esos otros factores son el aumento en la demanda derivado del rápido crecimiento económico que ya
hace tiempo están experimentando China e India y la falta de capacidad de la industria de refinería que es
la que transforma el petróleo en sus derivados. El importante salto que ha tenido en agosto de 2005 el

UBA XXI 15
ICSE – Unidad 4

Si bien el precio elevado de uno de los insumos energéticos más importantes puede
considerarse una cuestión coyuntural, la historia nos enseña que dos crisis
económicas de magnitud mundial, como fueron las de 197348 y de 197949, se derivaron
de conflictos políticos en la región de Medio Oriente y tuvieron en los elevados precios
del petróleo a uno de sus elementos distintivos. Existe consenso en considerar que
ambas crisis implicaron reformas de magnitud en la sociedad y el Estado. Con
respecto al Estado, se asocia la crisis del año 1973 con la necesidad de comenzar a
desmantelar el llamado Estado de bienestar, lo que implicó una menor calidad de la
asistencia social para la mayoría de los ciudadanos. La crisis del año 1979 va a tener
implicancias en la llamada crisis de la deuda que afecta de manera muy significativa a
muchos países latinoamericanos; y en las reformas de corte liberal llevadas adelante
por los líderes políticos Reagan y Thatcher en Estado Unidos y en Inglaterra,
respectivamente. La energía mueve al mundo y cuando existen problemas en una de
sus principales fuentes, es de esperar que la economía mundial se resienta.

Pero además de estos problemas coyunturales que influyen sobre la inestabilidad


económica mundial, existen otros de tipo estructural. Entre ellos podemos hablar de la
fuerza a la que se denomina Globalización, y los cambios en la organización de la
estructura económica que de ella se derivan. Todo proceso de cambio profundo de la
organización económica deja ganadores y perdedores, y este hecho está presente en
la actual transformación económica. Otro hecho de tipo estructural es que de los tres
grandes centros de poder económico-mundial, América del Norte, Europa y
Asia/Pacífico, es este último el que se perfila, a partir de sus sostenidos niveles de
crecimiento, como el que va a concentrar el mayor potencial económico en el mediano
plazo50. Dicho cambio representaría una modificación muy significativa en la geografía
económica mundial dominante en los últimos siglos, determinado por el
desplazamiento de su centro desde el Océano Atlántico hacia el Pacífico. Este hecho
tiene sin duda un protagonista relevante: China, que representa el caso de mayor éxito
de crecimiento de toda la historia de la economía mundial51. Actualmente es la
segunda economía del mundo después de los EE.UU., pero de seguir a este ritmo, en
los próximos 10 años podrá ocupar el primer lugar.

precio del barril de petróleo se debería, según los analistas, al anuncio de Irán -uno de los tres
productores más importantes del mundo-, acerca de que reanuda su programa nuclear.

48
Guerra árabe – israelí. Con la crisis del año 1973 aparece un nuevo fenómeno en las economías de los
países industrializados, la estanflación (stangflation en inglés), denominación con la que se conoce la
existencia de estancamiento económico e inflación, simultáneamente.

49
Revolución iraní.

50
En las próximas dos décadas, de los cinco países más importantes por su producción, tres estarán en
Asia/Pacífico: China, Japón e India superarán a Alemania, Rusia, Francia y el Reino Unido; mientras que
Corea del Sur figurara antes que Canadá. (Guadagni, 2004)

51
El despegue económico de China se explica, principalmente, por: el Programa de Cuatro
Modernizaciones: agricultura, industria, defensa y ciencia y técnica, implementado en la década de 1980,
por la exitosa manera en la que supo aprovechar los beneficios de la Globalización y por su nivel de
ahorro interno que representa el 43% de su producto, frente a los EE.UU. que ahorran el 15% o a Japón
que ahorra el 26%, o a América Latina que ahorra el 18%. Por o tra parte, se debe tener en cuenta que el
gobierno chino manejó con discrecionalidad la política cambiaria fomentando una moneda sub valuada
con respecto al dólar, que el proceso de crecimiento chino implica una concentración muy grande de la
riqueza, que muchas empresas son extranjeras y que sólo se radican en China para aprovechar ventajas
en costos, que no realizan fuertes inversiones en investigación y desarrollo, y, por último, que están muy
generalizadas las prácticas corruptas.

UBA XXI 16
Antonio Federico

Con respecto al cambio de eje geoeconómico mundial vamos a citar a Guadagni que
nos dice: El fuerte crecimiento económico de Asia/Pacífico en las últimas décadas y el
hecho de que los países de esa región comenzando por China, se hayan convertido
en los principales socios comerciales de los EE.UU. –que es hoy la principal potencia
del planeta- hacen que en el primer tramo del siglo XXI se esté produciendo un cambio
esencial del eje geoeconómico y geopolítico del mundo. En tanto que en los siglo XIX
y XX, en las diversas etapas de la Revolución Industrial que llevaron al sucesivo
apogeo de Gran Bretaña y de los Estado Unidos, el Océano Atlántico fue el eje del
poder mundial, primero complementando y luego sustituyendo al Mar Mediterráneo,
espacio que durante muchos siglos fue el centro del desarrollo; en el siglo XXI
pareciera ser que ese eje del desarrollo pasará a ser el Océano Pacífico, tanto en su
costa asiática como en la americana.

Si algo se puede tomar como conclusión con respecto a la economía en el siglo XX,
siglo durante el cual se alcanzaron niveles de desarrollo económicos sin precedentes
en la historia de la humanidad, es el fracaso de los modelos de organización
colectivistas o comunistas. Esto se pone de manifiesto con el derrumbe económico del
modelo soviético a fines de los 80, y con el éxito de China una vez que el Partido
Comunista Chino, bajo la conducción de Deng Xiaoping, pone en marcha la
modernización, dejando atrás la denominada Revolución Cultural Proletaria de Mao,
que propiciaba el radicalismo ideológico. Cuando se murió Mao en 1976 el nivel de
vida de los campesinos chinos era equivalente al que tenían cuando se fundó la
República Popular en 1949. (Guadagni, 2004)

Por lo tanto, una de las principales características del capitalismo en este Mundo
Actual es que se ha quedado sin su contrapartida el comunismo. Este no es un hecho
irrelevante, sino que por el contrario ha traído aparejado una cantidad de
consecuencias sobre el sistema capitalista y sobre la vida de las personas, con
posterioridad a la caída del Muro de Berlín. Ha surgido un capitalismo sin contrapeso.

La caída del comunismo –que, pese a todos sus grotescos defectos y brutalidades,
tenía el mérito no reconocido de limar los aspectos más despiadados del capitalismo
en su esfuerzo para triunfar en el gran combate ideológico contra su enemigo- ha
permitido que vuelva a aparecer un capitalismo más duro, más cruel y más global. La
búsqueda de mercados es tan implacable como el crecimiento del poder empresarial
privado, las desigualdades han aumentado, sobre todo en las economías anglosajonas
que están a la vanguardia de la globalización, en la medida en que las recompensas a
las habilidades tecnológicas y de gestión se han disparado mientras que los que
ocupan los puestos inferiores han quedado expuestos a un incipiente mercado mundial
de mano de obra (Giddens y Hutton, 1999). En este mismo sentido un conocido
intelectual brasileño nos dice: La organización de la actividad productiva tiende a ser
planificada a escala multinacional, e incluso mundial, en perjuicio del poder de
negociación de las clases trabajadoras. Por eso se ha intensificado, en todas partes, el
doble proceso de desocupación y exclusión social, por una parte, y, por otra, de
concentración del ingreso. (Furtado, 1999).

En términos estructurales podemos afirmar que estamos en presencia de un sistema


capitalista más salvaje en el que la inestabilidad del empleo y la inseguridad del
ingreso económico, han venido para quedarse. El crecimiento económico no siempre
es sinónimo de desarrollo, ni de mejor calidad de vida para los ciudadanos. El margen
del Estado-nación para interferir en estos cambios estructurales, en las relaciones de

UBA XXI 17
ICSE – Unidad 4

producción52, es muy limitado. Al menos esa parece ser la opinión dominante entre los
autores revisados en el documento.

Pero, se debe tener en cuenta que el capitalismo no es igual en todas partes del
mundo53. La diferentes culturas nacionales le dan características particulares en cada
sociedad. Pero en el actual contexto de globalización, no siempre es fácil para los
Estados nacionales querer imponer limites a la expansión de un capitalismo sin
oposición, y pretender defender las particularidades propias de sus sistemas
económico-sociales. La alternativa de aislarse siempre está presente y hay grupos
políticos que la promueven, pero por el momento, parece que el aislamiento resultaría
más oneroso que tratar de adaptarse a las nuevas condiciones económicas
imperantes en este capitalismo global.

Otra causa estructural de la inestabilidad económica, en el actual contexto mundial, es


de tipo demográfico económico, y afecta principalmente a Europa. La expectativa de
vida aumentó, lo que produjo el envejecimiento de la población y una carga de la
población pasiva54 cada vez menos tolerable sobre la económicamente activa55(Cortés
Conde, 2003). Este hecho tiene carácter explosivo en el largo plazo y, además,
desgasta el consenso respecto a la solidaridad y sobre el llamado Estado de bienestar.
Los más jóvenes no estarían dispuestos a seguir pagando altos impuestos para
financiar a sus mayores. El envejecimiento de la población es un problema de
tremenda magnitud en muchas sociedades, también lo es la escasa natalidad y la
reorganización de la familia, el surgimiento de nuevos tipos de familias. Relacionada
con estas cuestiones está la inmigración56 hacia los países europeos, esos
inmigrantes a los que necesitan como fuerza de trabajo, a su vez representan una
amenaza cultural y política a largo plazo por su mayor tasa de natalidad respecto a los
europeos nativos y por su menor nivel educativo, cada vez más necesario para tener

52
Relaciones comprendidas de manera muy simple como la forma en la que se distribuyen los ingresos
de la economía entre los factores de la producción: capital y trabajo.
53
A principio de los 90 se publicó un libro titulado Capitalismo vs. Capitalismo; en él, su autor presentaba
dos modelos de capitalismo bien diferenciados, el capitalismo anglosajón que hacía más hincapié en lo
económico y ponía el énfasis en un estado mínimo que promoviera la competencia, por un lado, y, por
otro, el capitalismo renano (hace referencia a la cuenca del río Rin) que ponía el énfasis en lo social y que
promovía un estado más contenedor. EE.UU. e Inglaterra son los principales referentes del primer tipo de
capitalismo, mientras que Alemania y Francia se pueden vincular de mejor manera con el segundo de los
modelos. Entre estos grupos de países se pueden ver las diferencias en sus sistemas sociales, va desde
la manera de organizar la economía –agresivamente competitiva y concentradora en Estados Unidos,
más consensual y sensible a la protección social en Europa– pasando por la actitud a la posesión de
armas de fuego, a los valores y preferencias culturales, el mayor o menor tiempo dedicado al trabajo, a las
vacaciones, al placer, al aumento de la influencia del dinero en la vida política, hasta el apoyo u oposición
a la pena de muerte. Las diferencias no se presentan sólo en lo económico, sino que son mucho más
amplias en lo que hace a preferencias políticas y sociales por parte de sus habitantes.

54
Que por diversos motivos no trabaja. En la cita se hace referencia a aquellos que no trabajan por
motivos de edad y que están percibiendo la jubilación como ingreso.
55
Los que trabajan y con sus impuestos deben financiar las jubilaciones de los pasivos.

56
La inmigración ha sido siempre una de las formas de escapar de la pobreza, tal vez, la principal. Las
remesas de dinero de estos inmigrantes hacia sus familiares que no han podido salir de sus países de
origen son una de las principales fuentes de ingreso de divisas de muchos de los países de emigración.
Por ejemplo muchos países africanos o centro y sud americanos. Se puede ver de Goldin, I.; K. Reiner,
Globalización y Pobreza, Washington, Banco Mundial, 2005.

UBA XXI 18
Antonio Federico

posibilidades de insertarse con éxito en el mercado laboral57. En términos económicos


estos cambios afectan a la economía europea, principalmente en el mercado laboral y
en la sanidad de sus cuentas públicas. Ambas cosas le restan competitividad
internacional, hecho que se manifiesta en sus magras tasas de crecimiento
económico.

La competitividad se ha convertido en una cuestión clave en las relaciones


económicas internacionales. En el contexto de este documento, la competitividad, se
tomaría como un atributo de las diferentes economías nacionales –la Argentina, Chile,
España, China, etc.- o también podría pensarse a nivel regional, como ser al interior
de un bloque económico o región económica -la Unión Europea, el Mercosur, el
Sudeste asiático, etc.-. Dicha mayor o menor competitividad internacional del país o
región, estaría dada por el mayor o menor rendimiento que tuvieran los factores
productivos móviles –capital y trabajo-, tomados de manera individual o conjunta, al
interior de dicha unidad geográfica. Se impone aquel en el que la productividad de los
factores es mayor porque se obtiene mayor cantidad y calidad de producción, en
relación con los costos. El grado de competitividad que depende no solo de cuestiones
económicas, sino de otras de tipo político-institucional y cultural, va a hacer que un
país o región sea más o menos atractivo para los capitales dispuestos a invertir para
producir. Los más competitivos van a atraer más capitales y van a crecer más que los
otros.

Por último, debemos decir que: entre los factores de fluctuación económica mundial y
relacionada con los cambios estructurales derivados de la Globalización, está presente
la inestabilidad de los mercados financieros internacionales. Dicha inestabilidad quedó
de manifiesto a partir de la crisis mexicana de 1995 y las que la sucedieron, en su
mayoría con epicentro en los países denominados emergentes, y caracterizadas por
sus efectos de contagio hacia otras economías, también, emergentes.

América Latina, coinciden la mayoría de los autores, perdió la década de 1980; hacia
1990 la región era más pobre que 10 años atrás. La crisis de la deuda de principios de
dicha década sería la principal causa del pésimo desempeño económico58. Se debe
rescatar en esta época, hacia 1985, la conformación del Mercosur, un acuerdo político
económico entre Brasil, la Argentina, Uruguay y Paraguay, que buscaba enfrentar los
problemas regionales a partir de la integración económica de los mercados
nacionales 59.

En la década del 90 la situación cambia, la región siguiendo las transformaciones que


experimenta el mundo y a partir de cambios ideológico-políticos en sus dirigencias,
retoma el sendero del crecimiento económico y la modernización; así lo muestran
todos los índices económicos que evalúan estas dimensiones. Pero este proceso fue
costosísimo en términos sociales, debido a la disparidad de ingresos entre grupos en

57
La violencia callejera desatada en Francia, durante el mes de noviembre de 2005, puede ser un
ejemplo de lo peligroso de la situación socioeconómica de estos grupos sociales compuestos por
inmigrantes o en este caso por sus descendientes. Estos jóvenes se encuentran sin posibilidades de
futuro y se sienten marginados de la sociedad y abandonados por el Estado. (Más adelante se vuelve a
mencionar el tema)

58
Tal vez, sólo Chile haya sido la excepción.

59
Más allá de las discusiones que existen sobre su conveniencia, se debe rescatar que significaba una
nueva estrategia para enfrentar los problemas regionales, la de actuar de manera conjunta. Para el caso
argentino, debemos señalar, que ha sido una de las pocas políticas públicas con continuidad entre los
gobiernos.

UBA XXI 19
ICSE – Unidad 4

las diferentes sociedades nacionales, lo que a su vez, redujo el crecimiento. Se


asienta la desigualdad y aparecen el desempleo y la pobreza estructural, amplios
sectores de la población quedan marginados de los beneficios del crecimiento. Todo
esto se agrava con las crisis financieras recurrentes que de forma directa o por
contagio -como miembros de ese grupo denominado de países emergentes- golpean a
las naciones latinoamericanas.

Pero del mismo modo en que la situación mundial no explica por completo el
crecimiento, tampoco puede explicar el fracaso; se debe reconocer que se llevaron
adelante incorrectas políticas económicas y la crisis de la economía Argentina de
diciembre de 2001, es una prueba irrefutable. Como consecuencia de dicha crisis,
millones de argentinos cayeron por debajo de la línea de la pobreza.

Hacia mediados de la primera década del siglo XXI, los resultados económicos y las
perspectivas para América Latina son más favorables, aunque existen informes 60 que
indican lo contrario, al evaluar el largo plazo. Según la CEPAL 61, la región registra
crecimiento económico por cuarto año consecutivo (2002/2005), la tasa promedio de
crecimiento del producto se estima en 4,3% para 200562 y del 4% para 2006. Estos
resultados positivos se explicarían, en primera instancia, por ciertas condiciones de la
economía mundial que estarían beneficiando a las economías de los países
latinoamericanos: crecimiento del PBI mundial63, incremento del comercio
internacional, aumento en los precios de las materias primas y bajas tasas de interés.
Son importantes, así mismo, las políticas económicas implementadas en cada uno de
los Estados nacionales latinoamericanos. De todos modos, no podemos dejar de tener
en cuenta, que los indicadores de pobreza y desigualdad de la distribución del ingreso
en nuestra región continúan estando entre los más elevados del mundo,
conjuntamente con los de África.

Por último, señalaremos que: La disyuntiva para este siglo XXI, es como conciliar
crecimiento económico con equidad en un mundo en donde la tecnología permite una
gran movilidad de capitales. Aquel país que grava los capitales produce un retiro
masivo de estos, mientras resulta más fácil gravar el trabajo que es menos móvil.
(Cortés Conde, 2003)64 Esta equidad debemos evaluarla en términos

60
Dos informes uno del Centro de estudios a largo plazo (CIN) de la CIA y otro del especialista en
América Latina, Rolf Linkohr, parlamentario europeo: coinciden en que nuestra región está perdiendo
espacios en la economía mundial y que esto se verá agravado hacia 2020. Ambos estudios citados en:
Oppenheimer, A., Cuentos Chinos, Buenos Aires, Sudamericana, 2005.

61
CEPAL (Comisión Económica para América Latina y el Caribe). Datos y pronósticos de un informe de la
Comisión realizado en agosto de 2005.

62
La Argentina está a la cabeza del crecimiento económico en el 2005 con un estimado del 7,2%, la
siguen Venezuela con el 7%; Uruguay, 6,2%; Chile, el 6%; Perú, el 5,5% y Panamá, el 4,5%. (CEPAL,
estimaciones agosto 2005). A modo de comparación las estimaciones de crecimiento económico de los
países desarrollados para el 2005 son: EE.UU. 3,5%, Europa 1,5% y Japón 1,5%. Muy inferiores a las de
nuestra región.

63
Impulsado como hemos visto por países como China e India y otros emergentes, se debe tener en
cuenta que la suba del petróleo, como ya se manifestó, podría cambiar este escenario de crecimiento
económico mundial. También catástrofes naturales ocurridas en la zona del Golfo de México, grandes
huracanes que afectaron a la industria de la refinería, explican el alza de los precios de este insumo.

64
Gravar es cobrar impuestos. Lo que el autor plantea es que en un mundo en donde los países compiten
por atraer capitales y dado que estos son muy móviles, resulta muy difícil proteger los ingresos de los
trabajadores que, en su mayoría, ofrecen su trabajo en un lugar determinado, aunque la tecnología
permite en la actualidad contratar servicios profesionales en cualquier lugar del mundo. Un ejemplo son

UBA XXI 20
Antonio Federico

intergeneracionales. Esto significa que queden recursos disponibles para las futuras
generaciones, principalmente, un medio ambiente apto para la vida, lo que se
denomina propiciar un Desarrollo sustentable.

A modo de síntesis podemos decir que la economía mundial y en particular su


crecimiento, depende, en buena medida, de dos grandes factores: 1)- la demanda de
importaciones por parte de China y 2)- la tasa de interés de referencia de los EE.UU.
Depende positivamente de la primera y negativamente de la segunda. A mayores
importaciones por parte de China más crecimiento económico mundial y a menor tasa
de interés de la Reserva Federal (FED) de los EE.UU., mayor crecimiento de la
economía mundial. Mirar el comportamiento de estos dos grandes factores nos puede
servir para entender qué va a suceder en líneas generales con la economía mundial
en el mediano y en el largo plazo.

En otro sentido, están los factores de riesgo de la economía mundial, que impactan
sobre su vulnerabilidad como hemos visto. Esos factores los podemos agrupar en 4
conjuntos: 1)- económicos (ejemplos: los del párrafo anterior, inflación en EE.UU.), 2)-
geopolíticos (ejemplos: Guerra con Irak, terrorismo), 3)- sociales (ejemplos:
envejecimiento de la población, inmigraciones ilegales, hambrunas en África) y 4)-
ecológicos (ejemplos: huracanes, terremotos, sequías, epidemias como, en la
actualidad, la potencialmente temida peste o gripe aviaria). También es muy
importante para estimar el comportamiento de la economía mundial, estar atentos a lo
que sucede con estos factores de riesgo. Como resulta lógico, la percepción por parte
de los agentes económicos de mayores riesgos, los va a llevar a tener conductas más
cautelosas, lo que va a implicar una economía mundial con menor crecimiento y con
más volatilidad, esta última debida a los mayores riesgos existentes. Pero por lo
pronto, el mundo crece y debemos aprovechar dicho crecimiento.

II. 3. Un mundo socialmente injusto

Hablamos de un mundo actual socialmente injusto, principalmente, debido a dos


cuestiones: la pobreza mundial y la dispar distribución de la riqueza, tanto hacia el
interior de las sociedades nacionales, como entre ellas. No hay, prácticamente, país
del mundo en el que no existan pobres, pero la magnitud del fenómeno es muy
desigual entre las distintas regiones. Una de las manifestaciones más graves del
fenómeno, tal vez sea la falta de oportunidades, particularmente, para los grupos
sociales más marginales de cada sociedad.

La pobreza es cada vez más africana y latinoamericana y menos asiática; 65 en la


década del 90 el número absoluto de pobres aumentó en 80 millones en el mundo,
pero en Asia disminuyó en 140 millones, aumentando en 220 millones en el resto del
mundo. En el año 1990 había tres asiáticos en extrema pobreza por cada africano o
latinoamericano, en el año 2015 habrá apenas 0,75. (Guadagni, 2004)

Los problemas de la pobreza y de la desigualdad, deben ser mirados de manera


dinámica, a modo de película y no como si viéramos una foto. Son problemas muy
graves hoy, pero si no se dan soluciones, van a ser mucho peores en el futuro. Se

los programadores de software hindúes que realizan el mismo trabajo que uno radicado en EE.UU. o en
Europa, a un costo muy inferior.

65
Debemos tener en cuenta que en China e India sumadas vive más del 40% de la población mundial y
que ambas naciones con tasas de crecimiento de su producción económica desde 1990 del 9 y 6%,
respectivamente, durante más de 10 años han logrado reducir la cantidad de pobres de form a
considerable.

UBA XXI 21
ICSE – Unidad 4

estima que en el mundo viven unos 6.500 millones 66 de personas y que en 45 años
ese número superará los 9 mil millones. La pregunta es: ¿Habrá lugar para todos? El
mayor crecimiento poblacional se dará en los países en vías de desarrollo que en la
actualidad poseen una población de 5.300 millones, mientras que en los desarrollados
sólo viven 1.200 millones y se van a mantener cerca de ese número.

Si en el mundo viviesen sólo 10 personas, 6 serían asiáticos, 1,4 africanos, 1


latinoamericano, 1 europeo y 0,5 norteamericanos. Cinco vivirían con menos de dos
dólares diarios, mientras que dos tendrían el 84% de la riqueza total. Tres datos
adicionales que presentan con claridad los problemas de la desigualdad y la pobreza
son: 1.000 millones de analfabetos en el mundo, algo clave teniendo en cuenta la
importancia de la educación para combatir la pobreza67, 1.100 millones no tienen
acceso al agua potable y 2 millones mueren por día por enfermedades relacionadas
con el agua potable, y mientras la expectativa de vida en Japón asciende a los 82
años, en Zimbabwe es de sólo 36 años. La región llamada del África Sub- Sahariana
es la que presenta la peor situación actual y a futuro, en ella viven unos 600 millones
de personas. La pobreza no disminuye en América Latina68 y crece en África, en
donde enfermedades como la tuberculosis o el SIDA, matan a millones de personas.

La historia económica del siglo XX nos enseña que cualquier región puede, en algún
momento de su historia, comenzar a revertir la pobreza. También nos muestra que
este proceso lleva su tiempo. En la actualidad, y a partir de conocer los problemas
ambientales derivados del excesivo crecimiento, sabemos que propiciar un aumento
de la producción que no tenga en cuenta al medio ambiente puede darnos beneficios
hoy y destrucción y hambre, mañana.

La desigualdad de la distribución del ingreso entre naciones, se produce


principalmente entre dos grandes grupos: los países industrializados (PI) en los que se
concentra la mayor parte de la riqueza mundial y los países en desarrollo (PED), en
los que están la mayoría de los pobres del mundo. Si además tenemos en cuenta que
3 de cada 4 pobres del mundo69 viven en zonas rurales y que la población rural va a
superar a la urbana por lo menos durante una generación más, es bastante obvio que
las actividades agropecuarias son claves para reducir la pobreza y en particular la
agricultura. Pero lo que observamos en la práctica es que los PI protegen y subsidian70
a sus productores agropecuarios que son muy ineficientes, perjudicando a los
productores de los PED. La producción de alimentos y de bienes agrícolas en general,

66
Datos de la ONU y del INED (Instituto de Estudios Demográficos de Francia). Del total de la población
mundial 3.300 millones viven en seis países (China 1.300, India 1.100, EE.UU. 300, Indonesia 240, Brasil
190 y Pakistán 160, aproximadamente).

67
Se estima que por cada año de escolaridad adicional, la posibilidad de ser pobre se reduce en un 6%.
Dato para la Argentina.

68
Si las tasas de crecimiento actuales se mantienen por varios años, las perspectivas pueden ser
mejores.

69
En nuestra visión, como argentinos, asociamos la pobreza a las villas de emergencia o a los barrios
humildes urbanos, pero la realidad es que la mayoría de los pobres del mundo viven en zonas rurales. Lo
que sucede en la Argentina es que somos un país muy urbanizado, m ás del 95 % de nuestra población
está radicada en centros urbanos.

70
Arroz, azúcar, lácteos y carnes son los productos más subsidiados por los PI, esos subsidios bajan los
precios internacionales de dichos bienes y deprimen los ingresos de los pobres que producen
eficientemente en los PED (Guadagni, 2005) Los subsidios anuales alcanzan a U$S 350.000 millones, lo
que representa más de 5 veces la ayuda de los países industrializados a los pobres. (OCDE,2004)

UBA XXI 22
Antonio Federico

representa apenas el 10% del comercio mundial y el 4% del PBI del mundo, sin
embargo es la actividad menos liberalizada y en la que se producen las mayores
dificultades para llegar a acuerdos comerciales. Esto se explica por cuestiones
históricas y por la presión política que ejercen algunos grupos privilegiados al interior
de los PI.

Prácticamente todo el mundo coincide en que la manera de salir de la pobreza es a


partir del trabajo y la producción; el asistencialismo, la dádiva, o la limosna, sólo
pueden ser soluciones de tipo pasajero. Está probado que los países pobres pueden
ser eficientes productores de alimentos, pero necesitan mercados en donde venderlos.
Las políticas comerciales vigentes siguen siendo una causa muy importante de la
pobreza y la inequidad. Los PED deben presionar políticamente a los PI en el marco
de la Organización Mundial de Comercio (OMC)71, para lograr que estos reduzcan los
subsidios y permitan el acceso al mercado de los alimentos que se producen en los
países más pobres.

Otra de las cuestiones que es fuente de inequidad entre los PI y los PED, y que es
materia de negociación internacional, es el medio ambiente. Está demostrado que son
los PI, los que emanan más gases invernadero que provocan el llamado calentamiento
global, pero dicho perjuicio afecta por igual a todos los habitantes del mundo. Mientras
que los países ricos reciben los beneficios de su mayor actividad económica, los
pobres deben asumir los costos del deterioro del medio ambiente. Se había llegado a
un principio de acuerdo sobre el tema, los países contaminadores iban a indemnizar a
los pobres y se comprometían con la aplicación de políticas medioambientales
consistentes y sustentables. Ese entendimiento se concretó en el Protocolo de Kyoto,
pero al no ser ratificado por países como EE.UU. y Rusia, se impide su real vigencia.

Está instalado un debate sobre si la Globalización ha contribuido con el desarrollo de


los países más pobres o si en realidad ha empeorado la situación. Como hemos visto
la situación no es la misma en cada región, ni tampoco dentro de ellas. Sin duda,
como en todo gran proceso de transformación hay ganadores y perdedores. Los que
afirman que ha contribuido al desarrollo señalan que por primera vez en la historia en
la última década del siglo XX los PED han crecido económicamente más que los PI y
que por ende la pobreza relativa72 ha disminuido en el mundo. Los que opinan lo
contrario ponen el énfasis en que la desigualdad entre los ricos y los pobres se ha
incrementado como nunca en la historia. Ambos argumentos implican verdades
relativas que en la mayoría de los casos son usadas con fines políticos e ideológicos,
más que como elementos para una discusión constructiva.

El compromiso de los líderes mundiales, en pos de reducir la pobreza quedó plasmado


en la llamada Cumbre del Milenio. En septiembre del año 2000, 189 jefes de Estado y
de Gobierno asumieron, en nombre de sus países -ricos y pobres-, el compromiso de
alcanzar una serie de objetivos mensurables y con plazos definidos para 2015.
Objetivos del Desarrollo para el Milenio: erradicar la pobreza extrema y el hambre,
lograr una educación primaria universal, promover la igualdad de género y la
autonomía de la mujer, reducir la mortalidad infantil, mejorar la salud materna,

71
Es en esta organización en donde se producen las negociaciones multilaterales para liberalizar el
comercio. Actualmente se está llevando adelante la Ronda Doha en la que parece haber avances
importantes para generar acceso a mercado para las producciones agrícolas de los PED y el compromiso
de eliminación de subsidios por parte de los PI. Las expectativas son positivas, sólo hay que ver que se
concreten.
72
Porcentaje de pobres respecto a la población total.

UBA XXI 23
ICSE – Unidad 4

combatir el VIH/SIDA, el paludismo y otras enfermedades, garantizar la sostenibilidad


del medio ambiente, desarrollar una alianza mundial para el desarrollo. (CMDSG,
2003). Cinco años después de haberse fijado estos objetivos, y con los avances
realizados hasta el momento, se puede estimar que muchos de ellos no van a poder
ser alcanzados para 2015, por ejemplo, el de una educación primaria universal.

En junio de 2005, los países denominados del Grupo de los Ocho (G8), que reúne a
los países más industrializados del mundo, acordaron la condonación de las deudas
de 18 países -entre ellos Bolivia, Guyana, Honduras y Nicaragua- en nuestra región, el
resto pertenece al continente africano. La condonación de las deudas con los
organismos de crédito multilaterales (FMI, Banco Mundial y otros) representa un
ahorro anual muy importante para estas naciones. Esta decisión fue tomada en el
marco de una presión muy fuerte por parte de varios grupos políticos que exigen
soluciones concretas al problema de la pobreza en el mundo.

Uno de los hechos más relevantes fue el Live 8, realizado el 2 de julio de 2005
simultáneamente en 9 ciudades del mundo. Ese día los grupos de rock y los artistas
más renombrados 73 –hasta PinK Floyd se volvió a unir por esta manifestación- le
reclamaron al G8 que: duplicara la ayuda para el desarrollo de África, cancelara la
totalidad de la deuda de estos países y modificara sus regulaciones comerciales para
dar acceso al mercado a los productos africanos.

A modo de ejemplo muy simple y para entender cómo las diferentes dimensiones
política, económica, social y cultural se relacionan en el plano internacional, podemos
ver cómo en el mismo momento en que líderes sociales / culturales -tal el caso de
Bono de U2- instalaban en el centro de la discusión internacional el problema del
hambre y la pobreza; y presionaban a los líderes de los países más ricos a dar
respuestas sobre la cuestión, se producen los atentados en el subterráneo de Londres,
dejando la cuestión de la desigualdad mundial en un segundo plano. De pronto Tony
Blair, primer ministro inglés, que había tenido que estar explicando qué hacer con la
pobreza de África, quedó totalmente ocupado en dar respuestas por los atentados
terroristas.

Un claro ejemplo de que los complejos problemas sociales están relacionados con el
proceso de globalización y que no son exclusivos de los países más pobres, sino más
bien se vinculan con la marginación estructural y la falta de oportunidades en todos los
países del mundo, es lo que sucedió en los barrios marginales de varias ciudades
francesas, especialmente de París. Durante noviembre de 2005, miles de jóvenes, en
su mayoría hijos de inmigrantes, protestaron violentamente en las calles y se
enfrentaron con las fuerzas de seguridad74. Reclamaban mejores condiciones y
oportunidades de vida y ser tenidos en cuenta por el Estado75 francés, al igual que

73
U2, Madonna, Elton John, Paul McCartney, Annie Lennox, entre otros. Se calcula que más del 70% de
la población mundial vio por TV estos recitales.

74
Hubo muertos, heridos y se quemaron más de 10 mil automóviles.
75
El Estado francés está desnudo, pero lo ignora. La clase política -refugiada en sus palacios del siglo
XVIII y en dos distritos parisienses- tiene por principal objetivo su propia supervivencia. Entretanto, la
verdadera Francia arde. Y es difícil que la clase política admita que ha administrado muy mal el Estado en
los últimos veinticinco años. ¿Quién se declarará responsable del déficit púb lico más grave de Europa?
¿Quién reconocerá la vacuidad de un discurso republicano reducido a pieza arqueológica por la
existencia de las comunidades? ¿Quién confesará que, frente a la realidad de la discriminación, hace
tiempo que debería haberse intentado una acción afirmativa al estilo norteamericano? Y que el Estado, al
entrometerse en todo (economía, cultura), de hecho, se ha vuelto ineficaz. Hace dos años dejó morir
deshidratados a treinta mil ancianos en geriátricos sin aire acondicionado. Hoy se muestra incapaz de

UBA XXI 24
Antonio Federico

cualquier ciudadano de ese país. No querían ser considerados ciudadanos de


segunda.

Estos hechos ponen de manifiesto la compleja relación entre Sociedad y Estado,


cuando amplios sectores sociales no pueden ser incluidos en el proceso
socioeconómico de un país. Un Estado incapaz de dar respuestas, superado por las
circunstancias, internacionales e internas, que llega a comportarse
irresponsablemente, siendo ese Estado francés el que, supuestamente, cuenta con
una de las burocracias más sofisticadas y preparadas del mundo.

oponer resistencia a unos pocos centenares de granujas. ¿El Estado? Está donde ya no se lo necesita y
no está donde haría falta. Este autismo político es la causa de los incendios. De tanto interrogarnos con
respecto a un puñado de adolescentes incendiarios, no preguntamos a nadie por qué el Estado no los vio
venir. ¿Quién creó las zonas sin ley, donde empezaron los incendios? ¿Los adolescentes o el Estado
autista? (Guy Sorman, No arde la ciudad, sino el Estado, La Nación, noviembre de 2005)

UBA XXI 25
ICSE – Unidad 4

III. GLOBALIZACIÓN
Una vez que la tecnología ha pasado
como una aplanadora, si uno no forma
parte de la aplanadora, necesariamente
formará parte del camino por donde ella
pasa.
Nicolás Negroponte

Para bien y para mal el término “globalización” se ha convertido en la etiqueta más


satisfactoria para describir la actual era histórica. (Falk, 2002) El mundo actual está
dominado por una fuerza a la que llamamos: Globalización.

¿Pero qué es globalización? En términos generales, es un impacto sobre la actividad


humana que trasciende las fronteras nacionales. Tales actividades pueden ser
económicas, sociales, culturales, políticas, tecnológicas, o incluso biológicas, como
ocurre con las enfermedades 76. Todas estas esferas de acción pueden interactuar.
Por ejemplo: el VIH/SIDA es un fenómeno biológico, pero afecta y es afectado por
fuerzas económicas, sociales, culturales, políticas y tecnológicas a nivel global,
regional, nacional y comunitario. (Goldin y Reiner, 2005)

La Globalización es reconocida como una fuerza dominante alrededor del mundo en


las últimas décadas. Para algunos es una fuerza positiva que genera amplias
oportunidades si se la sabe aprovechar; mientras que para otros es una fuerza
negativa que perjudica a los más indefensos 77. Podríamos pensar que dada la
importancia de dicha fuerza, se halla bien definida, sus impactos positivos y/o
negativos se comprenden y se tiene cierta noción respecto de su evolución histórica.
Pero la realidad es que eso no sucede.

Podríamos decir que cada uno habla de la Globalización según cómo le va en ella78. A
la Argentina, al igual que a la mayoría de los países 79 de América Latina, le fue bien
durante la primera parte de la década de los 90 y le fue muy mal en la segunda80. El
punto de inflexión fue la crisis mexicana de 1995 conocida como la Crisis del Tequila81

76
Un ejemplo de ello es la gripe aviar, una amenaza que se expande por el mundo en octubre de 2005, y
que presagia para algunos una epidemia difícil de controlar que podría causar millones de muertes.

77
Dos frases que dan cuenta de la relación entre pobreza y globalización, que se planteó en la sección
previa, y ejemplifican la disparidad en las opiniones con respecto a este fenómeno: Un mundo integrado
por el mercado debe ser muy beneficioso para la mayoría de los habitantes del mundo. (Wolf, 2004).
Quienes defienden la globalización dicen que este modelo es la ola que va a levantar todos los botes,
pero los movimientos ciudadanos sostienen que sólo levantará yates (Foro Internacional sobre
Globalización).

78
Es significativo que las mayores y más duras posiciones “ globalofóbicas” se registren en los países de
Occidente –en especial en Europa y en América Latina- y tengan escasa relevancia en Asia. (Guadagni,
2004) Millones de personas en Asia lograron salir de la pobreza durante estos años de la Globalización.

79
Cuando se habla de países, no significa incluir a la totalidad de la población. Las grandes
transformaciones siempre generan ganadores y perdedores. La vigencia de gobiernos democráticos
elegidos por mayorías haría pensar que si esas mayorías acompañan ciertas políticas es porque
consideran que se benefician con ellas. No es objeto del presente documento evaluar la calidad de la
información con la que cuentan los votantes a la hora de elegir a sus gobernantes.

80
Para el caso argentino ver Romero, cap. IX “La gran transformación, 1989-1999”.

81
Sólo habían pasado 15 años desde que la región había iniciado su crisis de endeudamiento a principio
de los 80 y México, el mismo país que había estallado en aquel momento, se encontraba nuevamente en
un caos financiero similar al de aquella época en el sentido de que amenazaba a arrastrar al resto de

UBA XXI 26
Antonio Federico

o Efecto Tequila, relacionado con las consecuencias negativas que trajo para el resto
de Latinoamérica. Este cambio de escenario se manifestó en el paso de un discurso
político dominante, afín con las ideas neoliberales y sus políticas, que fue acompañado
por el voto popular en la primera parte del período hacia un discurso que culpaba a
dichas medidas del deterioro de las condiciones sociales: el aumento del desempleo y
de la pobreza, que también es acompañado por el electorado.82 La mayoría de la
sociedad pasó de reclamarle al Estado que se retire de la economía, a pedirle más
intervención y control sobre los mercados.

Muy probablemente la solución de equilibrio se halle en un punto intermedio: ni un


Estado que se desentienda de todo, ni uno que todo lo quiera controlar83. Lo
importante es que sea la sociedad la que lo resuelva a través de los mecanismos
democráticos. Es con la plena vigencia de las reglas de la democracia y con su
mejoramiento que debemos comprometernos como sociedad nacional.

Para tener una idea de la importancia del término Globalización y su difusión, basta
con introducir la palabra en el buscador Google y se van a encontrar más de 45
millones de referencias, en tanto que si se introduce antiglobalización, aparecerán 8,5
millones de referencias 84. No hay muchas dudas con respecto a que el uso del término
es relativamente nuevo y aparece masivamente en el mundo actual, es hacia fines de
la década del 90 cuando la palabra Globalización se instala. Pero como ya
mencionamos este proceso de transformación político, económico, social, cultural y
tecnológico, que para casi todos los intelectuales es irreversible, tuvo y tiene a lo largo
del período estudiado diferentes velocidades de ocurrencia. Fue mucho más veloz en
la primera parte de los 90 y va perdiendo velocidad hacia el nuevo siglo y tiene un
freno importante con los atentados a las Torres Gemelas a fines de 2001. El fenómeno
Globalización continúa vigente, pero ha dejado de tener el protagonismo que tenía en
el pasado reciente. La vigencia está dada por la permanencia de dos de sus
principales características: a)- la planificación mundial de la producción económica por
parte de las grandes organizaciones empresarias 85, y b)- la revolución tecnológica
permanente.

Sudamérica. Más allá de la asistencia internacional encabezada por EE. UU. y el FMI, poco se pudo hacer
para evitar el contagio y la aparición de nuevas crisis financieras, que se sucedieron en el Sudeste
asiático (1997), Rusia (1998), Brasil (1999) y la Argentina en el 2001.

82
En la segunda mitad del 2005, habiendo transcurrido ya más de media década del nuevo milenio,
continúa siendo un tema de debate abierto entre la dirigencia política nacional, las medidas adoptadas por
los gobiernos durante los 90. No es intención de este documento entrar en ese debate.
83
En los últimos diez o veinte últimos años hemos aprendido –o deberíamos haber aprendido- muchas
cosas que hacen que una sociedad decente sea posible. Una buena sociedad, sea en el ámbito local,
nacional o en el mundial, es la que mantiene el equilibrio entre el Estado, el gobierno, la sociedad civil y la
economía de mercado. A un lado y otro puede haber y hay patologías. Una sociedad en la que el Estado
es demasiado poderoso se vuelve opresiva. En cambio, si es demasiado débil, la sociedad carece de
mecanismos de dirección, incluidos los necesarios para un desarrollo económico estable...Cuando la
sociedad civil no tiene la presencia suficiente, no puede haber ni un gobierno adecuado ni un crecimiento
económico estable. Pero cuando la sociedad civil tiene demasiado poder, el país cae en divisiones étnicas
y conflictos de identidad. (Giddens, 1999)

84
Se introdujeron en el buscador Google los términos globalization y anti globalization el 13 de septiembre
de 2005. A modo de ejemplo, según Stanley Fisher -un reconocido profesor de economía -, el diario The
New YorK Times nunca mencionó en sus páginas la palabra globalización en toda la década del 70.
Mientras que solo en el año 2000 aparecieron publicados 514 artículos sobre la globalización en el mismo
periódico, más de uno por día.

85
Estas compañías trasnacionales son un fenómeno económico relativamente nuevo, se compran, se
venden, se fusionan internacionalmente a una escala sin precedentes. Muchas de ellas en términos

UBA XXI 27
ICSE – Unidad 4

A lo largo de este punto III intentaremos, sintéticamente, presentar a la Globalización


desde una perspectiva histórica; y en sus dimensiones político-ideológica, económica,
tecnológica y socio-cultural.

III.1. La Globalización en una perspectiva histórica

En términos históricos la Globalización no es un fenómeno nuevo -sí lo es el uso


masivo del término-. Como tal y si se quiere tener una perspectiva de largo plazo,
debemos estudiarlo históricamente. La manera en la que el hombre a lo largo de miles
de años ha ido haciendo un mundo más chico, está caracterizada por una tendencia
de largo plazo hacia la integración mundial, pero dicha tendencia tiene etapas de gran
expansión y velocidad, seguidas por otras de retroceso. A modo de ejemplo, el
comercio mundial parecía crecer sin límites hacia principios del siglo XX, pero
sobrevinieron las Grandes Guerras y en medio la crisis de 1929, y la tendencia
cambió, los países se cerraron y la liberalización comercial quedó aletargada86. La
enseñanza es que la tendencia hacia la Globalización que se observa actualmente,
puede abruptamente cambiar, como ha pasado en otros momentos históricos.

Desde mediados del siglo XIX y hasta el estallido de la Primera Guerra Mundial, la
humanidad vivió un período de grandes transformaciones. Un mundo que se ampliaba
a partir de la incorporación de regiones antes olvidadas, esto era posible a partir de
cambios tecnológicos sin precedentes. Innovaciones como el ferrocarril, el telégrafo y
el barco a vapor fueron determinantes para la incorporación de la Argentina en el
sistema económico mundial. Un papel similar puede tener en la actualidad Internet en
la incorporación de programadores de sistemas hindúes 87 que trabajan para las
grandes compañías de sistemas mundiales.

¿Qué de nuevo tiene la Globalización actual con respecto de lo que sucedía hacia
1900? La respuesta a esta pregunta genera bastantes debates al interior del mundo
académico. Las diferencias más significativas son de magnitud y de velocidad de
ocurrencia de los sucesos. Aunque no quedan dudas de que la amplitud y masividad
de los movimientos migratorios de trabajadores entre naciones, fue mayor en aquel
entonces que en la actualidad. Los impedimentos por parte de los países
desarrollados al ingreso de extranjeros son muy marcados hoy en día y responden
tanto a cuestiones económicas, como de seguridad. Estas últimas se agravaron a
partir de la aparición del terrorismo. Por lo tanto, exceptuando el mercado laboral, la
globalización actual es más importante en lo referente al comercio de bienes y
servicios y a los movimientos de capitales. En aquella etapa, aún existían zonas
geográficas muy extensas que estaban fuera de la economía mundial, en la actualidad
no existen territorios no integrados, tampoco las empresas transnacionales tenían el
peso que poseen hoy en día, ni los mercados financieros poseían instrumentos de
inversión tan diversos y sofisticados, ni medios electrónicos tan rápidos para operarlos.

económicos producen más que la mayoría de los estados del mundo. Cabe mencionar que más de la
cuarta parte de la producción mundial se halla en manos d e este tipo de firmas y que el comercio entre
éstas representa más de la mitad del comercio mundial.

86
Se pueden ver las consecuencias negativas que tuvo este hecho para un país que había crecido con la
expansión comercial mundial como era la Argentina. Ve r Romero, cap. III, “La restauración conservadora,
1930-1943”.

87
Este es un ejemplo de lo que se denomina outsoursing, que es el uso de mano de obra extranjera en la
producción de servicios nacionales. Esto perjudica sobre manera a los trabajadores califi cados de los
países más ricos que deben competir con otros radicados en lugares lejanos y que pueden hacer el
mismo trabajo a un salario muy inferior. Por ejemplo un contador que gana 75 mil dólares al año en
EE.UU., en la India hace lo mismo por U$S 15 m il.

UBA XXI 28
Antonio Federico

Los organismos internacionales multilaterales no existían, la democracia era más


limitada y menos participativa, los líderes mundiales viajaban muy poco y se
consultaban menos, el conocimiento científico se divulgaba con retraso. Aunque se
debe reconocer que existen cuestiones de fondo en las que ambos períodos se
parecen88.

Siguiendo a Ferguson, quien encuentra similitudes estructurales en el plano político y


económico entre ambas etapas y teniendo en cuenta que aquella terminó con la
Primera Guerra Mundial, en el marco de la cual se produjo la Revolución Rusa de
1917 y que como consecuencia de la misma, surgen los fascismos europeos que
fueron determinantes en la Segunda Guerra Mundial, hay que estar atentos a la forma
en la que se desenvuelven las circunstancias actuales.

Como sugieren los paralelos económicos con 1914, la globalización actual muestra
algunas señales de reversibilidad. Los riesgos crecen cuando uno considera la actual
situación política, con los mismos cinco defectos del orden internacional anterior a
1914: sobreexpansión imperial, la rivalidad de las grandes potencias, un sistema de
alianzas inestable, Estados canallas promoviendo el terror y el crecimiento de una
organización revolucionaria terrorista hostil hacia el capitalismo. (Ferguson, 2005)

III.2. Globalización y economía

Muy probablemente, sea la económica, la dimensión más estudiada de la


Globalización. Para los economistas, la mayor integración de los mercados mundiales
de bienes (comercio), trabajo (empleo) y capital (financiero), es la que permitiría hablar
de un sistema económico más, o menos, globalizado. La manera empírica de analizar
esto sería observando las series de datos estadísticos de: volumen de los flujos
comerciales y los movimientos de factores de la producción: trabajo y capital. Mayores
flujos internacionales de bienes y factores darían cuenta de más globalización.
También hay que observar la evolución de los precios de los bienes y factores en las
diferentes naciones; en caso de estar en presencia de una mayor globalización lo que
se debería observar es una convergencia en los precios. Esto es, que la brecha entre
los precios de los bienes y factores tienda a achicarse entre los países. Por ejemplo
una computadora tiende al mismo precio en cualquier lugar del mundo y lo mismo
pasaría con la tasa de interés y con la hora de trabajo de personas que hacen lo
mismo. Además del grado de integración de los mercados, se estudian también
cuestiones relacionadas con la geografía (costos de transporte, radicación de

88
Desde aproximadamente el año 1870 hasta la Primera Guerra Mundial, la economía mundial prosperó
de modos que hoy resultan familiares. La movilidad de las mercancías, de los capitales y de las personas,
alcanzaron niveles sin precedentes; las rutas marítimas y los telégrafos nunca antes habían estado tan
ocupados, ya que el capital y los emigrantes viajaban hacia el Oeste y las materias primas y los
fabricantes se dirigían al Este. Con relación a la producción, las exportaciones de mercaderías y capital
alcanzaron volúmenes que no se volvieron a ver hasta la década del ochenta del siglo veinte. La
emigración total de Europa entre 1880 y 1910 excedió los veinticinco millones. La gente hablaba
eufóricamente de la aniquilación de la distancia. Entonces, entre 1914 y 1918, una guerra horrorosa
detuvo todo eso y hundió aquella globalización. La última era de globalización se parece a la actual en
numerosos aspectos. Aquella se caracterizaba por un relativo libre comercio, limitadas restricciones a la
migración, y poquísima regulación de los movimientos de capital. La inflación era baja y una ola de
innovación tecnológica estaba revolucionando los sectores de la comunicación y de la energía; el mundo
descubría el júbilo del teléfono, la radio, el motor de combustión interna y las carreteras pavimentadas. La
economía de Estados Unidos era la más importante en el ámbito mundial y el desarrollo de su mercado
interno masivo se había convertido en la principal fuente de innovación de los negocios. China se abría
creando toda clase de expectativas, y Rusia estaba creciendo rápidamente. (Ferguson, 2005)

UBA XXI 29
ICSE – Unidad 4

actividades productivas y de servicios, etc.), tecnológicas (producción y difusión de


nuevos conocimientos científicos y sus aplicaciones técnicas) y con la política
(gobiernos nacionales, gobierno de las grandes empresas transnacionales,
instituciones financieras y políticas internacionales).

Siguiendo a Findlay y Rourke (2003), quienes estudian la integración de los mercados


de bienes en el largo plazo -desde el descubrimiento de América hasta la actualidad-,
podemos afirmar que los siglos XIX y XX representan un quiebre marcado con
respecto al pasado. Los bajos costos de transporte y aranceles, promovieron la rápida
expansión comercial, dicha expansión se interrumpe en el período de entreguerras, y
vuelve a crecer mucho, luego de 1950. Pero las condiciones imperantes a partir de ese
momento en lo que respecta a costos de transportes y barreras comerciales, pueden
considerarse más restrictivas que lo que eran con anterioridad a la primera guerra.

Como mencionamos estas barreras son muy significativas en el comercio agrícola,


algo que nos perjudica regionalmente. El proteccionismo existente en algunos
mercados de commodities 89, en especial, los agrícolas, es más significativo en la
actualidad que a principios del SXX. Lo cual, es un impedimento para que los
beneficios de la globalización sean para todos. Los subsidios agrícolas y el
proteccionismo realizado por los países ricos es un impedimento para que los países
pobres reviertan su situación90. Las actuales negociaciones comerciales
internacionales, la llamada Ronda de Dhoa, fracasarían si no se logran avances
significativos en la liberalización del comercio agrícola mundial.

De todos modos los volúmenes comerciales no han dejado de crecer desde mediados
del siglo XX, hasta nuestros días, y los cambios tecnológicos que reducen los costos
de transporte, información y de transacción91 en general, permiten hablar de cierta
tendencia hacia la convergencia en los precios de los bienes transables. Lo que
estaría dando cuenta de una globalización creciente en el comercio de bienes, aunque
la excepción sean los bienes agropecuarios y los alimentos en general.

En relación con los mercados de trabajo, aún continúan, muy influenciados por las
variables macroeconómicas locales y las legislaciones de los Estados nacionales.
Pero los obreros que tienen un nivel de capacitación bajo, que están preparados para
realizar una única actividad laboral y que dicha actividad es mano de obra intensiva,
pueden ver peligrar sus fuentes de trabajo si están radicados en países en los que, por
cuestiones legales y/o macroeconómicas 92, los salarios sean muy elevados. La
planificación a nivel global de la producción que caracteriza a la globalización,
determina que las empresas radican este tipo de actividades productivas, intensivas,
en mano de obra con escasa calificación, en regiones donde el salario es más bajo,

89
Bienes no diferenciados que se comercializan a granel. Ejemplos: acero, petróleo, granos, etc.
90
Ver editorial del diario Clarín del 22 de septiembre de 2005, Proteccionismo y Pobreza.

91
Por costos de transacción se entiende, el conjunto de costos vinculados con una operación comercial,
distintos al precio del bien comerciado. Un ejemplo pueden ser las comisiones a los intermediarios, los
honorarios de los profesionales y técnicos que intervienen en una operación de comercio exterior, las
certificaciones de calidad requeridas, los tiempos de espera ( en la actividad económica el tiempo siempre
es dinero), etc.

92
Se hace referencia a la legislación laboral, regímenes de despido, beneficios sociales, sistema
jubilatorio, seguros de riesgo de trabajo, indemnizaciones, etc. Y las cuestiones macroeconómicas hacen
referencia, por ejemplo, a la política cambiaria que determina el precio de la moneda nacional en
referencia a otras monedas. Ejemplo, durante la vigencia de la Ley de Convertibilidad en la Argentina
(conocida como el uno a uno), los salarios en dólares eran más elevados que lo que son en la actualidad.

UBA XXI 30
Antonio Federico

como ser China e India93, por ejemplo. Como el comercio de bienes indirectamente
implica, el comercio de trabajo, los productos realizados con trabajo más económico,
desplazan del mercado a los que se hacen con trabajo más caro. En este sentido
existen presiones de los organismos representantes del trabajo, como ser los
sindicatos y la OIT (Organización Mundial del Trabajo), para que se evite la
explotación de los trabajadores en algunas regiones del mundo en donde sus
condiciones de empleo son casi similares a la esclavitud, con lo cual además de
denigrarlos como personas, se perjudica a trabajadores de otras latitudes. Por otra
parte los organismos económicos multilaterales, como ser el FMI y las empresas
transnacionales, presionan a los países para que flexibilicen sus mercados laborales.

Los Estados nacionales se enfrentan con la disyuntiva de bajar costos, flexibilizando


sus legislaciones vinculadas con el empleo y la seguridad social, para atraer a los
inversores o evitar que se vayan; o proteger a su masa de asalariados 94. Es una
disyuntiva muy compleja. Se piensa que estos problemas de alcance mundial, propios
de una economía globalizada, deben ser tratados en instituciones globales. Estas
instituciones, si bien existen, o no tienen la capacidad de resolverlos o sus
procedimientos de decisión no se basan en reglas de tipo democrático. Son los países
más poderosos los que, por lo general, terminan imponiendo sus criterios.

Debemos reconocer que la globalización no es la misma en todas las actividades.


Hacia fines de los 90 la consultora Makinsey95 ordenó las actividades económicas en
cuatro grupos de globalización decreciente. En el primero, de máxima globalización,
incluye a las commodities físicas (petróleo, minerales, madera, etc.), los bienes que
requieren escalas de producción (aviones, equipos para la construcción,
semiconductores, barcos, refinerías, etc.), y las commodities industriales 96 (aceites,
derivados del petróleo, acero, aluminio y otros). Estas actividades representan,
aproximadamente, el 25% del producto bruto mundial. Un segundo grupo, cuya
globalización es menor pero se acelera, compuesto por bienes de consumo que
exigen alta productividad y mano de obra altamente calificada (electrónica de
consumo, computadoras portátiles, autos, óptica, etc.), bienes de consumo de marca
(bebidas, bienes de lujo, películas, etc.) y los servicios profesionales para los negocios
(consultores especializados, seguros, transportes, banca de inversión, etc.). Este
segundo grupo representa, aproximadamente, un 15% del producto mundial. El tercer
grupo es más bien local y su proceso de globalización es relativamente menor, son los

93
La India es una amenaza también para los trabajadores califi cados de los países desarrollados, dado
que tiene una gran masa de personas con altísima capacitación en tecnología, que pueden hacer el
mismo trabajo a un costo menor.

94
[…] el mantenimiento de una legislación laboral de avanzada y/o el sostenimiento de una red estatal de
protección social tienen un precio en términos de competitividad. La primera supone para las empresas
costos laborales directos, aportes patronales y provisionales de diverso tipo. Y para el estado implica
también algún grado de compromiso colaborativo, que se financia por vía impositiva. Una cosa similar
ocurre con el mantenimiento de una amplia malla de protección social estatal. (López, 1998)

95
Es una de las consultoras más reconocidas en el ámbito mundial. Lo que se expresa en este párrafo ha
sido tomado, con modificaciones realizadas por R. Ferraro.

96
Las exportaciones argentinas están compuestas mayoritariamente por estos dos primeros ítems:
commodities físicas e industriales. De ahí, la importancia que tiene para el ingreso de divis as a la
Argentina, la situación económica mundial y en especial el precio de esas commodities.

UBA XXI 31
ICSE – Unidad 4

bienes y servicios regulados por legislaciones nacionales (alimentos, venta minorista97,


banca minorista) y los bienes y servicios locales sin marcas (materiales para la
construcción, educación, atención médica, etc.). Están menos globalizados porque sus
mercados son analizados de manera local, principalmente, más allá de que estén
operados por empresas con intereses globales. Este grupo es el que más peso tiene
en el producto económico, dado que representa aproximadamente el 50%, del mismo.
El último grupo está compuesto por los empleos públicos y representa el 10% del
producto, es el menos globalizado de todos. Dependiendo de en cuál de estos cuatro
grupos ofrezcamos nuestra fuerza de trabajo, vamos a estar más o menos vulnerables
a los cambios derivados del proceso de globalización.98

El mercado de capitales es sin duda el que mejor refleja la Globalización. Los flujos de
capitales incluyen el intercambio de activos o de instrumentos financieros entre los
países del mundo por medio de agentes privados o públicos. Existen cuatro tipos de
flujo de capital: Inversión Extranjera Directa (IED), Inversión de Cartera en Capital
Social, Financiación de Bonos, Préstamos de Bancos Comerciales. (Goldin y Reiner,
2005)

La IED es el ingreso de capital, dinero, destinado a la compra de una empresa local o


parte de ella (mínimo el 10%) por parte de una empresa extranjera, esta empresa
compradora ejerce control en la administración de la empresa local. Esta inversión
implica la adquisición de activos físicos (inmuebles, maquinarias). La Inversión de
Cartera en Capital Social es una inversión más indirecta que directa porque lo que se
adquiere desde el exterior son principalmente acciones, o sea, pequeñas
participaciones, en empresas locales. Esto no implica el control sobre la administración
de la empresa. Son ingresos de capital extranjero destinados a adquirir acciones
(activos financieros), papeles que se negocian en los mercados. Esos mercados son
las bolsas de comercio. Por ejemplo: la Bolsa de Comercio de Buenos Aires. La
Financiación de Bonos es también una inversión de cartera porque lo que se
adquieren son activos financieros, pero estos activos son emisión de deuda por parte
de los gobiernos o de las empresas nacionales. El bono es una promesa de pago del
dinero que se presta (capital) más un interés por parte del emisor del bono, y dicho
bono puede ser negociado en el mercado ( ese mercado es también una Bolsa de
Comercio). El comprador del bono considera que dicha promesa va a ser cumplida y
que de no ser así la ley que protege sus derechos de propiedad lo amparará. Los
Préstamos de Bancos Comerciales 99, por último, son también préstamos a organismos
locales –gobiernos o empresas- pero que no incluyen papeles comerciables como son
los bonos. Es lo mismo que cuando a uno le presta dinero un banco, la diferencia es
que en este caso el prestamista lo hace con dinero que ingresa del exterior.

97
Esto sí que es muy relativo para el caso argentino si tenemos en cuenta que los dueños de los
principales hipermercados que actúan en el plano nacional, son cadenas mundiales. Estos grupos tienen
un porcentaje importante de la venta minorista local.

98
A modo de ejemplo podemos citar el caso de China y el comercio mundial de acero. Hasta el año 2004
China fue un importador neto de acero, al estar creciendo mucho y requerir más acero hizo subir los
precios considerablemente. Desde 2005, China ha pasado a ser exportador neto de acero y desde
principios de año hasta octubre, el precio mundial del acero cayó un 30%.
99
En la crisis de la deuda que afectó a los países l atinoamericanos en la década del 80, la deuda estaba
conformada principalmente por este tipo de préstamos de Bancos Comerciales y Organismos
Multilaterales (por ejemplo FMI). De ahí la propuesta de Alfonsín de conformar un club de deudores (ver
Romero, cap VIII, pág. 256). En cambio, durante los 90, la principal forma de financiación del gobierno fue
los bonos. Lo que da cuenta de una mayor sofisticación del mercado de préstamos extranjeros con la
aparición de un nuevo tipo de acreedor mucho más atomizado y desconocido.

UBA XXI 32
Antonio Federico

Manuel Castells 100 considera que el mercado global de capitales es uno de los
mecanismos de transmisión de los valores capitalistas mundiales 101. Como ya hemos
visto, estos mercados han sido una posibilidad de atraer inversiones para los llamados
países emergentes, pero también se convirtieron durante los 90 en una de las
principales fuentes de inestabilidad económica para nuestros países. Las inversiones
son imprescindibles para el crecimiento económico, los países pobres no tienen ahorro
suficiente como para hacerlas, por lo que deben recurrir al ahorro externo. Pero
cuando estos inversores se asustan, se retiran en manada provocando una crisis de
gran impacto negativo sobre las economías emergentes. Sobre la que sufre la corrida
en particular y sobre las demás por contagio, como ya se mencionó.

Obstfeld y Taylor (2003) examinaron los comportamientos de los mercados de


capitales desde mediados del siglo XIX hasta la actualidad y concluyen en que se han
comportado de manera similar que los mercados de bienes. En forma de U. Es decir
una gran movilidad de capitales hasta la primera guerra mundial, luego una caída
profunda hasta mediados del siglo XX, con una recuperación muy significativa desde
la década de 1970 hasta la actualidad. La diferencia que notan es que los capitales
fluían hacia los países pobres con mayor facilidad, antes de la primera guerra, que lo
que lo hacen en la actualidad.

III.3. Globalización, Estado, política e ideología

Como se pone de manifiesto en la Unidad 1 de la materia, el Estado-nación que


estudiamos es un fenómeno moderno. Su existencia data de un poco más de dos
siglos y en esos doscientos años se ha visto afectado por diferentes circunstancias
históricas que han implicado cambios en su dimensión, su estructura y en sus
funciones. Podemos citar las presiones obreras hacia fines del siglo XIX, las disputas
con la iglesia católica, la crisis de 1929-1930, la crisis del petróleo de mediados de
1970, los procesos de integración del tipo UE, entre las más importantes.
Consideramos que la Globalización también afecta, sin duda, al Estado-nación. Obliga
a las clases políticas a realizar cambios sobre el Estado con el objeto de adecuarlo a
las nuevas circunstancias mundiales para que pueda dar respuesta a las nuevas
demandas de la sociedad.

La Globalización afecta dimensiones clave del Estado-nación: la de la soberanía,


debido a la desterritorialización de las actividades productivas y del nuevo factor clave:
el conocimiento, como así también del capital financiero y del trabajo, especialmente el
trabajo intelectual que con las nuevas tecnologías se puede realizar desde cualquier
lugar del mundo; y la de la identidad, porque lo nacional –lo argentino, lo brasileño, lo
español, etc.- queda jaqueado por lo local, el ámbito en el cual las personas
desarrollamos nuestra vida cotidiana, y por lo global, a lo que accedemos en tiempo
real a través de las nuevas tecnologías de la información. Todo esto no implica, de
ningún modo, que el Estado-nación vaya a desaparecer ni mucho menos, sino
simplemente que está siendo atravesado por la fuerza a la que denominamos
Globalización, y que dicha fuerza lo obliga a adaptarse a nuevas realidades, como ya
lo ha hecho en anteriores oportunidades.

100
Es uno de los pensadores que más aportes ha hecho para comprender el impacto de las nuevas
tecnologías en la sociedad actual. (Ver Castells, 1999)

101
Es algo así como que si se quiere atraer a los capitales, cosa que todos quieren, hay que compartir en
buena medida sus ideas y valores. Los capitales no van, o van en menor medida, y con más condiciones
a los sitios en los que no se comparten los valores capitalistas. Sería por ello, que son un medio de
transmisión de dichos valores.

UBA XXI 33
ICSE – Unidad 4

Un ejemplo paradigmático es la recepción de los valores porteños como el tango o


Borges desde París a Tokio. Como observa Ronald Robertson, lo global no puede
prescindir de lo local, ni lo local puede sobrevivir desconectado de la globalidad. Para
designar esa conjunción de universalidad y singularidad acuño el neologismo
“glocalización”. (Sebreli, 2003)

Alrededor de la Globalización existe un profundo debate ideológico-político. Este


debate se produce, en buena medida, por el momento histórico en el que se comienza
a hablar de Globalización, momento que coincide con la caída del comunismo y como
consecuencia la aparición de tesis como la de Fukuyama que plantean El Fin de la
Historia; haciendo referencia al triunfo indiscutido y para siempre de los valores
liberales democráticos por sobre todos los demás, en especial, sobre los que
inspiraban el comunismo en la URSS.

La relación inevitable, o al menos muy instalada en la sociedad, que existe entre


políticas neoliberales y globalización, ha hecho que el debate no haya perdido vigencia
en América latina. Esto es debido a la sensación de fracaso que es mayoritaria en la
sociedad, respecto a la forma y a los resultados de las políticas neoliberales que se
aplicaron en muchos de nuestros países por sugerencia del FMI. Se debe tener en
cuenta que seguir consejos equivocados no nos libera, ni de culpas, ni de deudas. La
discusión política puede ser muy provechosa si sirve para evaluar lo realizado con el
objeto de no cometer los mismos errores, pero es muy poco beneficiosa si
simplemente se utiliza como discurso en la disputa por el poder, entre elites
indiferenciables ideológicamente.

Se podría decir que los que defienden la Globalización, en esencia lo que promueven,
es la forma de organización liberal o más bien neoliberal capitalista de la economía a
escala mundial y la democracia como sistema de organización política de las
naciones. Consideran que este sistema capitalista a escala global puede ser la mejor
manera de que los países pobres crezcan económicamente. Mientras los que se
oponen a ella proponen la libre determinación de las diferentes sociedades de sus
formas de organización económica y política, afirman que no está claro que la
Globalización promueva el crecimiento de los países pobres y que más bien ha sido
una fuente de inseguridad laboral para los trabajadores y de injusticias y diferencias
sociales en el mundo.

En buena medida los enfrentamientos más notorios entre ambas posiciones se


produjeron en torno a la liberación comercial y al organismo que debe encargarse de
las relaciones comerciales multilaterales: la Organización Mundial del Comercio
(OMC). De hecho, si el movimiento antiglobalización tiene una fecha de inicio, esa
fecha es el 30 de noviembre de 1999. Ese día más de 50 mil personas se reunieron en
Seattle (EE.UU.) para protestar contra las políticas económicas liberales y lograron
boicotear, algo nunca visto, la tercera Cumbre Ministerial de la OMC.

Relacionado con el objeto de estudio de nuestra materia, el debate se centra en las


transformaciones que trajo la Globalización para las sociedades y los Estados
nacionales. Como ya se mencionó, la globalización actual no ha permanecido igual en
estos 15 años que lleva de existencia y como nos sugiere Ricupero: la primera
apreciación de pérdida de influencia del Estado-nación ha cambiado a partir de la
aparición del terrorismo. De todos modos la mayoría de los análisis coinciden en

UBA XXI 34
Antonio Federico

señalar que los Estados 102 son menos independientes y poseen menos margen de
acción de lo que eran y tenían treinta años atrás.

Las sociedades y en particular las vidas de las personas, también han sufrido cambios
profundos. Se han modificado las formas de trabajo, las de ocio y en buena medida las
relaciones familiares. No tan vinculado con este fenómeno reciente, pero si
sumamente significativo para comprender los cambios ocurridos desde la segunda
mitad del siglo XX en adelante, está la creciente igualdad de géneros. Uno de los
mayores cambios de los últimos treinta años es la igualdad creciente entre hombres y
mujeres una tendencia que también tiene dimensión mundial, aunque todavía quede
mucho por hacer. (Giddens, 1999).

En este mundo globalizado todo es efímero y pasajero, las personas tienen la


sensación de estar a la deriva, lo que las lleva a tener que reinventarse todo el tiempo.
En este sentido la globalización invade las intimidades de la vida personal. (Beck,
1999). Por otra parte los avances tecnológicos nos obligan, queriendo o sin querer, a
no tener vida privada. Podemos hacer pública toda nuestra vida103 o alguien puede
hacerlo hasta contra nuestra voluntad104, porque si luego es castigado por ello, por
invadir la privacidad, el daño ya fue realizado. Esto también afecta a los gobiernos.
Uno de los escándalos más importantes de la Guerra de Irak, las torturas a irakíes en
las cárceles, se hace público a través de fotos tomadas por soldados norteamericanos,
con teléfonos celulares, que son enviadas por Internet.

A modo de síntesis de las ideas dominantes con respecto al Estado-nación en el


contexto de la Globalización, vamos a citar a Furtado (1998) que nos dice: […] el
trípode105 que dio sustento al sistema de poder de los estados-nación se encuentra
claramente desequilibrado, en perjuicio de los trabajadores organizados y en favor de
las empresas que controlan las innovaciones tecnológicas. Ya no existe el equilibrio
que la acción reguladora del poder público garantizó en el pasado. Lo anterior explica
la reducción de la participación de los asalariados en el ingreso nacional de todos los
países, independientemente de sus tasas de crecimiento.

III.4. Globalización, tecnología y cultura

Cada generación cree que vive un período de grandes cambios y nuestra generación
no se diferencia en eso de las demás. Si nosotros creemos que la tecnología de la
información y la digitalización van a cambiar nuestras vidas; las generaciones pasadas
creían lo mismo de los vuelos, o la electricidad y la máquina de vapor […] No somos
los únicos que vivimos períodos de cambio. (Giddens y Hutton, 1999)

102
En todas partes, los gobiernos y los estados están perdiendo la confianza en las cualidades del sector
público y la eficacia de sus acciones. Y dejan cada vez más la iniciativa en manos del sector privado o
buscan la manera de asociarse con él. El gobierno también debe reinventarse y hacerse más
emprendedor. (Giddens, 1999)

103
Pueden ser ejemplos de ello programas de televisión como Gran Hermano. O personas que deciden
poner cámaras de video conectadas a Internet las veinticuatro horas y de forma gratuita o paga, hacer
pública su existencia.
104
Al tener una presencia tan significativa en nuestras vidas cotidianas las nuevas tecnologías –PC,
teléfono celular, cámara digital, Chat, e-mail, etc.-, cualquiera puede conocer nuestra intimidad, o al
menos buena parte de ella, a un costo relativamente bajo.

105
Dicho trípode estaba compuesto por las empresas llevando adelante el proceso de innovación
tecnológica, la masa de asalariados que al crecer desarrolla los mercados internos y los gobiernos como
eficaces reguladores d e este proceso.

UBA XXI 35
ICSE – Unidad 4

La Globalización está íntimamente vinculada con la tecnología en general y con las


comunicaciones en particular. Un capitalismo de dimensión mundial conjuntamente
con una red global de comunicaciones, que opera en tiempo real, es lo que le confiere
a esta era histórica, a la que llamamos Globalización, su poder de transformación en
todos los planos de la vida en sociedad casi sin precedentes por su inevitabilidad,
velocidad y fuerza.

Se podría decir que las nuevas tecnologías son el motor de la Globalización.


Definimos tecnología como: El conjunto de conocimientos científicos, técnicos y
artesanales que permiten producir un bien o un servicio y que las tecnologías amplían
nuestra habilidades para cambiar el mundo: para cortar, modelar y unir materiales,
para mover cosas de un lugar a otro, para llegar más lejos con nuestras manos, voces
y sentidos. Usamos tecnologías para tratar de cambiar al mundo para hacer que se
adapte mejor a nuestras necesidades. Cabe aclarar que las tecnologías no consisten
en artefactos, sino en los conocimientos que ellos llevan incorporados y en la forma en
que la sociedad puede usarlos (Ferraro, 1999).

Dos grupos de tecnologías pueden ser reconocidos como los más relevantes en esta
etapa: las llamadas tecnologías de la información y dentro de ellas en particular las
telecomunicaciones, y la biotecnología 106.

La aparición de estas técnicas novedosas ha traído cambios en la organización


económica, posibilitando el surgimiento de nuevas empresas, de nuevos empleos, de
nuevas oportunidades y también, amenazas. Como surgen nuevos negocios, otros
desaparecen. Ninguno está seguro en su trabajo o actividad por demasiado tiempo,
esto afecta tanto a empresas como a empleados. El que no se actualiza de forma
permanente, se transforma en el primero en ser desechado por el sistema. Nos han
obligado a estar permanentemente adquiriendo nuevos conocimientos y a archivar
viejos esquemas y productos. Cada vez son más valoradas en el mundo las disciplinas
científicas y tecnológicas 107. Las nuevas tecnologías también han generado cambios
en los planos políticos y sociales, aunque son más fáciles de percibir los primeros.

Es la adquisición permanente de conocimiento, la que por el momento resulta el mejor


antídoto contra las innovaciones tecnológicas y sus consecuencias no deseadas en
nuestros trabajos, profesiones y vidas en general.

Un hecho relevante y novedoso con relación a las nuevas tecnologías es que: por
primera vez en la historia los jóvenes poseen un mayor dominio que los adultos del
saber que definirá el futuro perfil político económico del mundo, un cambio de eje de
consecuencias invaluables. (Arenes, La Nación, 29 de agosto de 2004)

Con respecto a la cultura señalaremos solamente tres aspectos: en primer lugar la


posible pérdida de las identidades culturales demarcadas por los Estados-nación,

106
Definimos biotecnología como las técnicas que usan organismos, o sus componentes celulares,
subcelulares o moleculares para hacer productos o modificar plantas, animales y microorganismos a fin
de que adopten las características que se desean (Ferraro, 1999). Un ejemplo muy significativo para la
producción agrícola argentina es la llamada soja transgénica. Semillas modificadas genéticamente que
permiten obtener mayores rendimientos con costos significativamente más bajos. Este tipo de semillas ha
cambiado el negocio de la producción de granos en el mundo. Para Shiva la empresa Monsanto es el
gigante de las ciencias de la vida […] para la compañía “desarrollo sostenible” significa convertir una crisis
ecológica en un mercado de recursos escasos.

107
En este sentido la Argentina se encuentra muy rezagada. Las disciplinas científico-técnicas atraen a
muy pocos estudiantes universitarios. Este es un problema que debe ser resuelto a la brevedad.

UBA XXI 36
Antonio Federico

durante su proceso de construcción108, en segundo lugar el predominio del idioma


inglés, y en tercer lugar la aparición de una industria de la cultura y del
entretenimiento109, que está adquiriendo una dimensión regional / global, que tiene
una influencia muy significativa sobre las culturas nacionales y que es una actividad
con muchas posibilidades económicas para la Argentina.

El primero de los puntos genera profundos debates con respecto a si la Globalización


es una amenaza para las distintas culturas nacionales. Los argumentos están
divididos, entre los que sostienen que sí y los que niegan esa posibilidad, o creen que
es muy remota. No hay dudas de que las nuevas tecnologías de las comunicaciones
no son culturalmente neutrales, el medio implica, sin duda, valoraciones culturales. El
hecho de que Internet sea un desarrollo principalmente norteamericano, hace que sus
valores y formas culturales penetren en usuarios con otras percepciones. Aunque
también se puede dar el fenómeno de manera inversa por el simple hecho de que al
ser una red, la información y el empaque cultural que ella contiene, circula de forma
multidireccional. Queda claro que las nuevas tecnologías ponen a disposición, de un
número cada vez mayor de personas, realidades culturales muy distintas a las
propias. De todos modos, por el momento sólo tienen acceso a estas nuevas
tecnologías un grupo reducido de habitantes. Hecho que para algunos científicos
sociales, como Mario Bunge, incrementa la desigualdad social al introducir la brecha
entre una minoría de conectados y una mayoría de desconectados 110.

En un importante estudio realizado a líderes y dirigentes del mundo por la Comisión


Mundial sobre la Dimensión Social de la Globalización, por ejemplo, para los
entrevistados del mundo árabe, una de las amenazas que reconocían era el miedo al
impacto de la globalización en la identidad cultural y las tradiciones locales. (CMDSG,
2004).

De todos modos las principales fuentes de socialización y de transmisión de la cultura


siguen siendo la familia, la comunidad de pertenencia, y la escuela; todas ellas

108
Se puede pensar en relación con la nacionalidad en sus dimensiones objetivas y subjetivas
expresadas en la Unidad 1 de la materia.
109
Un claro ejemplo en el que se puede observar la dimensión global hasta en el ocio que implica una
fiesta, puede ser Creamfields. Una fiesta de música electrónica -aquí ya aparece el componente
tecnológico-, representada por una marca global “Creamfields”, que establece pautas de organización del
evento y, con seguridad, cobra regalías por la sesión del uso de la marca a los organizadores locales, que
convoca disc-jockeys (DJ) –los artistas de este evento- de todo el mundo. La última de estas fiestas
realizadas en Buenos Aires, una de las ciudades en donde más veces se realizo este evento (noviembre
de 2005), convocó a más de 60 mil personas, tal vez la mayor convocatoria mundial de la fiesta. En los
espacios llamados VIP (adonde van los famosos o los que pagan las entradas más caras) se consume
champán y sushi , esta última una típica comida étnica, que está de moda. Lo que se pretende mostrar
con esta descripción es cómo lo global alcanza buena parte del ocio de muchas personas, inclusive sin
notarlo, y cómo mezclado con lo global aparecen cosas muy particulares como, por ejemplo, una comida
étnica.

Precisamente en las ciudades globalizadas es posible saborear las más variadas cocinas étnicas. Otro
tanto ocurre con las expresiones artísticas y culturales del mundo entero, a las que era difícil tener acceso
en el siglo pasado y, en la hora actual, están al alcance de la mano, siempre, claro está, que se tenga el
conocimiento y la capacidad económica suficiente. (Sebreli, 2003)

110
En la Argentina este fenómeno se estaría corrigiendo. Los sectores sociales más bajos tienen acceso a
las nuevas tecnologías. El fenómeno masivo de los teléfonos celulares y los ciber cafés, son claros
ejemplos de ello. Si bien las conexiones hogareñas a Internet son muy escasas en los hogares de
menores ingresos, la posibilidad de conexión a bajo costo en espacios semi públicos como los cibers,
acerca a esta parte de la población a las nuevas tecnología s de comunicación.

UBA XXI 37
ICSE – Unidad 4

relacionadas con la dimensión local y nacional, Los programas educativos, por


ejemplo, continúan estando bajo la orbita de los Estados. Aunque se debe reconocer
que los medios de comunicación ejercen un rol cada vez más importante en ese
proceso de transmisión cultural, un buen ejemplo son los programas de dibujos
animados dirigidos a los niños. Estos programas se hacen orientados a públicos de
diferentes naciones por cuestiones de tamaño de mercado, los hispanoparlantes por
ejemplo, lo que determina el uso del llamado español neutro que tiene palabras no
habituales para un chico argentino, que sin embargo comienza a usar. En el medio de
un juego los chicos pueden llamar a la pelota, balón, que es una forma correcta de
llamarla pero no común en nuestra forma de usar el idioma. Las nuevas tecnologías
globales influyen sobre la cultura, pero no por ella debemos considerarlas una
amenaza.

Con respecto al segundo punto, el idioma inglés, se debe reconocer que es el medio
de comunicación del mundo. En especial del mundo de los negocios y también del
mundo de la ciencia. Los negocios se hacen, mayoritariamente, en inglés, al igual que
la producción y transmisión del conocimiento científico. Este es un hecho objetivo que
no debemos desconocer como sociedad y como habitantes del mundo y de hecho no
lo hacemos. A las demás lenguas, todas con su riqueza propia, parecería que les
queda el importante espacio de las artes y las expresiones culturales, en general.

Con respecto al tercer punto, el de las industrias culturales, lo que podemos afirmar es
que se han convertido en un negocio global pensado regionalmente. A modo de
ejemplo, podemos mencionar que las grandes producciones cinematográficas se
estrenan simultáneamente en todo el mundo, lo mismo sucede con los lanzamientos
editoriales 111; las cadenas de televisión producen sus programes pensando en los
diferentes mercados regionales, como se hizo referencia a los hispanoparlantes; los
formatos de los programas con marcas, Caiga quien caiga (CQC) por caso, se venden
en diferentes países del mundo adaptando sus protagonistas y contenidos a las
idiosincracias locales.

La Argentina y en especial la ciudad de Buenos Aires 112, tienen una potencialidad muy
grande para convertirse en un centro de producción de contenidos culturales para todo
el mundo. Esto es debido a la existencia de recursos humanos altamente calificados
para dicha tarea y por importantes ventajas en costos derivadas de las políticas
económicas adoptadas por el país. También se debe reconocer que hacia la década
de 1960, varias personas se pusieron el objetivo de convertir a la ciudad de Buenos
Aires 113 en una gran capital cultural; 40 años después el objetivo parece haberse

111
Como fue el caso de las últimas versiones de la novela Harry Potter. El deporte también es una
expresión que se halla fuertemente globalizada. De hecho los picos mundiales de audiencia televisiva se
producen en la apertura de las olimpíadas y en la final del campeonato mundial de fútbol. Cadenas
deportivas como Fox Sports, u organizaciones como la Federación Internacional de Fútbol (FIFA),
movilizan importantísimos recursos y disponen de gran poder económico y político.

112
Buenos Aires nace al mundo como una ciudad puerto. Estar en contacto con el mundo le es natural, es
parte de su esencia. […] nació destinada a la mundialización […] Borges podía decir que la verdadera
tradición argentina era “toda la cultura occidental […] y que teníamos un derecho a esa tradición mayor
que el que pueden tener derecho los habitantes de una y otra nación occidental” (Sebreli, 2003, extraído
de Borges, J. L., El escritor argentino y la tradición. Discusión, 1932).

113
Por ejemplo, el cine nacional que es tá teniendo bastante éxito fronteras afuera, también atravesó por
momentos similares en las décadas de 1930 ó 1940, cuando las producciones cinematográficas
argentinas se distribuían por todos los países de habla hispana. Los artistas locales se convertían en
estrellas mundiales, al menos en lengua española, por aquellas épocas. Algo similar ocurre en la
actualidad, con actores argentinos que son sumamente reconocidos en España, por ejemplo.

UBA XXI 38
Antonio Federico

alcanzado, lo que nos debe enseñar la importancia de pensar en el largo plazo y


actuar consecuentemente. En la actualidad la producción cultural es muy significativa y
tiene aún muchas posibilidades de crecimiento, y es motivo de atracción turística. El
turismo es una fuente muy importante de empleo y de generación de divisas.

A modo de síntesis de Globalización

Intentando reproducir el esquema sugerido en el mundo actual, en el que se separa lo


político, lo económico y lo social, y siguiendo a Anthony Giddens, uno de los autores
que más ha trabajado el tema Globalización, podemos concluir en que:

• Globalización es el nombre que mejor define a la actual era histórica. Es un


término relativamente nuevo, aunque el fenómeno que describe no lo sea.

• En términos políticos implica la vigencia del modelo capitalista democrático sin


la existencia de su contrapartida, el comunismo. La necesidad de replantear la
idea de Estado-nación, en algunas de sus dimensiones más básicas, como la
de la soberanía y de la identidad.

• En el aspecto económico es la aparición de la economía intangible, economía


del conocimiento, este se ha convertido en el insumo clave de la producción.
En otras épocas, lo fueron la tierra o, en la economía industrial, el capital. Otra
de las características es el despliegue y velocidad de los mercados financieros.

• En cuestiones sociales se debe hacer referencia a los cambios derivados de


los avances tecnológicos, en particular la construcción de una red mundial de
comunicaciones que impacta sobre el trabajo y sobre las formas de
relacionarse y comunicarse. Por otra parte, la desigual distribución de los
recursos, no sólo de la riqueza, sino principalmente de los conocimientos.

No se puede pretender que a las sociedades y democracias vaya a resultarles fácil o


cómodo ponerse a la altura de las fuerzas de la globalización que actúan con tanto
empuje por encima de las fronteras nacionales […] Es preciso reproducir los grandes
movimientos a favor de la democracia, la libertad y la justicia social que se
desarrollaron en el siglo XVIII y principios del XIX en el ámbito de las naciones estado
y esta vez hay que hacerlo a escala mundial. No podemos conformarnos con menos.
(Giddens y Hutton, 1999)

UBA XXI 39
ICSE – Unidad 4

IV. CONCLUSIONES

Si bien desarrollamos nuestras vidas en el seno de nuestras familias, en nuestros


grupos de pertenencia, en nuestras ciudades, podemos afirmar que: con más fuerza
cada vez, somos habitantes del mundo, y como tales nos afecta lo que en él sucede.
Esto nos obliga a conocer los fenómenos que caracterizan a este mundo actual, en el
que nos ha tocado vivir.

Existen diversidad de formas y de fuentes de información, a través de las cuales saber


lo que sucede en el mundo, y cuantas más de ellas consultemos mejor va a ser el
conocimiento que tengamos. Si realmente nuestro interés es saber lo que pasa, nunca
debemos quedarnos con una única versión de los hechos. Lo aconsejable es tener
varias fuentes y contrastarlas, cotejarlas, con nuestra experiencia cotidiana y con la de
quienes nos rodean.

La incertidumbre, tal vez, sea una buena sensación para caracterizar al mundo actual.
Pero no es una sensación nueva, en términos históricos. La humanidad ya ha pasado
en otros momentos por este sentimiento114. Las empresas cambian, las formas de
trabajo se transforman, la organización familiar se modifica, la vida cotidiana es mucho
menos predecible que hace 30 años atrás. Los Estados nacionales deben adaptarse a
estos cambios, pero no siempre las sociedades y las dirigencias están en condiciones
de hacerlo a la velocidad que los tiempos requieren. La historia tiene mucho para
aportarnos, saber lo que sucedió en otros momentos similares y conocer los
acontecimientos del pasado reciente, nos puede ayudar a entender y así adaptarnos
más exitosamente al presente, como también anticiparnos, estratégicamente, al futuro.

La incertidumbre en el plano político internacional está dada por un cambio profundo


en el sistema de relaciones internacionales. Mientras que durante los 45 años
posteriores a la Segunda Guerra Mundial, el modelo dominante fue el de la Guerra
Fría, desde 1990 en adelante no esta claro cuál es el nuevo modelo que lo reemplaza,
el Nuevo Orden Internacional. Durante los 90 se llegó a hablar del fin de la historia115,
haciendo referencia al triunfo indiscutido de la democracia liberal capitalista por sobre
el comunismo de origen marxista. Dejando a la primera como la única forma viable de
organización político-económica. Pero para algunos, las cosas cambiaron a partir de
los atentados del 11 de septiembre 2001. Con anterioridad a este hecho y como
consecuencias de las guerras étnicas que se habían desatado -por ejemplo en la ex
Yugoslavia durante la primera parte de los 90-, se había comenzado a instalar, con
relativa fuerza, la tesis de Samuel Huntington que habla de un mundo fragmentado por
culturas y civilizaciones. En él, los alineamientos y enfrentamientos entre los Estados
nacionales, aún los principales actores de la escena internacional, se regirían por
afinidades culturales y religiosas, antes de las ideológicas que habían dominado
durante la Guerra Fría.

La incertidumbre política en el nivel regional y en el nacional, pasa principalmente por


la debilidad de nuestras instituciones democráticas. Las mismas presentan
importantes crisis de gobernabilidad cuando la situación socioeconómico se complica.
Tiene bastante consenso la tesis que habla de democracias electoralmente fuertes e

114
Los fines del siglo XVIII pueden ser considerados un momento d e gran incertidumbre. Es el contexto
de la primera revolución industrial y de la formación de los Estados nacionales modernos.

115
Se relaciona con un famoso libro de Francis Fukuyama, El Fin de la Historia, en el que el autor expone
la tesis de que con la caída del comunismo, el único modelo de organización política y económica a futuro
es la democracia liberal capitalista.

UBA XXI 40
Antonio Federico

institucionalmente débiles. Tal vez el principal desafío para los próximos años sea
trabajar en el fortalecimiento institucional con el objetivo de mejorar la calidad de
nuestras democracias.

La economía mundial está en un proceso de expansión, dicho proceso es mayor en


los llamados países en desarrollo que en los industrializados que crecen pero a tasas
muy módicas. En la actualidad esa expansión se ve amenazada por circunstancias
políticas que hacen subir el precio del petróleo, insumo energético clave de la
economía mundial. También por cambios más profundos de tipo estructural, como por
ejemplo: la tendencia a desplazar el centro geoeconómico mundial del Océano
Atlántico al Océano Pacífico.

Una de las características dominantes del período que comienza en 1990, es la


Globalización, que es el término que más se ha utilizado para describir esta etapa de
la historia. La Globalización se caracteriza, principalmente por: la planificación a escala
mundial de la producción económica y por las transformaciones tecnológicas que
realmente han cambiado la forma de hacer negocios en el mundo y que afectan el
mundo del trabajo y obligan al Estado-nación a replantear su dimensión, estructura y
funciones.

Pero la Globalización a la que la mayoría considera irreversible, es también, fuente de


controversias. Las mismas se dan sobre dos dimensiones: la magnitud y novedad del
fenómeno; están los que sostienen que la globalización actual es un fenómeno distinto
a lo acontecido en otros momentos históricos, en tanto otros, piensan que tiene
grandes similitudes con lo que experimentó el mundo hacia fines del siglo XIX y
principios del XX. Otra de las controversias se da respecto a las bondades del
fenómeno Globalización, entre los que la defienden y creen que ha permitido el
crecimiento económico de regiones atrasadas y los que creen que sólo ha agravado la
desigual distribución de la riqueza, entre ricos cada vez más ricos y pobres, más
pobres. Para ambos hechos, existen datos que los ratifican, pero de ahí a explicarlo
exclusivamente por la Globalización, resulta demasiado. Las disputas entre globalistas
y anti globalistas esconden, en realidad, otras disputas de tipo político, económico e
ideológico.

Nos ha tocado vivir un momento de cambios, todo muda muy rápido. Los cambios
generan incertidumbre e inestabilidad, y, a veces, injusticias. No es factible pensar que
podemos aislarnos del mundo, lo que sucede nos afecta, y lo más probable, es que
nos influya cada vez más. Creemos que la educación permanente puede ser una
excelente herramienta, tal vez la mejor, para enfrentar exitosamente los tiempos
actuales. Esperamos que compartan con nosotros esta creencia.

UBA XXI 41