Vous êtes sur la page 1sur 2

LA PATRIA POTESTAD SOBRE LOS HIJOS Y LAS OBLIGACIONES DE CRIANZA

La familia constituye la base primordial de la sociedad, por lo que es de interés del orden jurídico
regular las cuestiones fundamentales para el correcto desarrollo de las relaciones dentro de la
misma, ello en aras de procurar que el desarrollo de los individuos que conforman ese núcleo
familiar se apegue al respeto de los derechos humanos fundamentales de todos sus integrantes
haciendo énfasis en aquel sector vulnerable de la población que es la infancia.

Derivado de lo anterior, el orden normativo en materia familiar ha recogido como una de sus
instituciones primordiales a la patria potestad, englobando dentro de dicha institución como uno
de sus elementos las obligaciones de crianza; generando con ello una institución de carácter
vinculante entre el interés social y las personas que se colocan en el supuesto de la paternidad y
maternidad.

En ese sentido podemos afirmar que la patria potestad se define como la institución jurídica de
orden público y de interés social de carácter irrenunciable, intransferible, imprescriptible, temporal,
y excusable, derivada del lazo consanguíneo o de adopción entre padre, madre e hijos y que consiste
en un conjunto de facultades y deberes que la ley y la moral concede e impone a los ascendientes
respecto de sus descendientes y sus bienes mientras estos se encuentren en la minoría de edad,
institución que es susceptible de suspensión, perdida y limitación en los casos señalados por la
norma.

Ahora bien, como ya se ha dicho, la patria potestad engloba un cumulo de facultades y obligaciones
mismas que han sido acogidas por el ordenamiento legal de la materia, dentro de ellas se
encuentran reguladas las obligaciones de crianza, de las cuales su cumplimiento es fundamental
pues la consecuencia ante su inobservancia va desde la limitación y hasta la perdida de la patria
potestad, pudiendo desencadenar incluso responsabilidades de tipo penal para el progenitor que
incumple dichas obligaciones.

Así pues, las obligaciones de crianza se encuentran enlistadas en el artículo 414 Bis, del Código Civil
para la Ciudad de México, el cual a la letra dispone:

…Artículo 414 Bis.- Quienes ejercen la patria potestad o la guarda y
custodia provisional o definitiva de un menor, independientemente de
que vivan o no en el mismo domicilio, deben dar cumplimiento a las
siguientes obligaciones de crianza:

I.- Procurar la seguridad física, psicológica y sexual;

II.- Fomentar hábitos adecuados de alimentación, de higiene personal y
de desarrollo físico. Así como impulsar habilidades de desarrollo
intelectual y escolares;

III.- Realizar demostraciones afectivas, con respeto y aceptación de éstas
por parte del menor, y

IV.- Determinar límites y normas de conducta preservando el interés
superior del menor.

lo que el Juez valorará en los casos de suspensión de la patria potestad. lo cual contribuirá para que aquel hijo crezca siendo una persona de bien para sí mismo. y el régimen de convivencias. afecto. etc. su familia y para la sociedad en general. el que sin justificación y de manera permanente y sistemática no se realicen las actividades señaladas.. Luego entonces resulta evidente que la responsabilidad de ser padre o madre no solo recae en proveer a los hijos de bienes materiales o satisfactores económicos. . No se considera incumplimiento de éstas obligaciones el que cualquiera de los progenitores tenga jornadas laborales extensas. estabilidad emocional. Se considerará incumplimiento de las obligaciones de crianza. de la determinación de la guarda y custodia provisional y definitiva. sino que también implica velar por el desarrollo armónico de los mismos brindándoles una educación adecuada. estructuras de conducta adecuadas para su edad.