Vous êtes sur la page 1sur 10

Minuta de la reunión de la Comisión de Estructura de la DCRU, 2 y 3 de agosto, 2010.

Fausto R. Inzunza Mascareño 1

1. Introducción. En atención al mandato del IV Congreso Resolutivo de la DCRU la Comisión de estructura nombrada para tal fin celebró su segunda reunión de trabajo en Texcoco. Méx., los días 2 y 3 de agosto en la cual se analizaron los cambios en el contexto interno en relación con la encomienda, se precisó la naturaleza del trabajo encomendado, se revisó la forma de profundizar en el diagnóstico interno de la DCRU a la vez que se conoció de primera mano la propuesta de creación del Instituto de Investigaciones de la Agricultura Regional (Estudios Regionales) y el Desarrollo Rural y mantuvimos un intercambio y retroalimentación sobre el tema con el Director de la DCRU, para posteriormente definir una agenda con la que se pretende concluir con la propuesta de estructura a los órganos de gobierno de la Dirección en enero de 2011, trabajos sobre los que se da cuenta en esta minuta.

La elaboración de la misma se realizó en base a las diversas intervenciones que en la reunión tuvieron sus integrantes: Hilda Hernández H, Juan Pablo de Pina G., Salvador Díaz C., Cesar Ramírez M. y quien esto escribe, las cuales más que transcribir de manera textual, a modo de acta, se intenta referir como aportaciones a un proceso que condujimos en conjunto como parte de los trabajos encomendados por el IV Congreso.

La interpretación de las intervenciones, así como los añadidos que personalmente hice -principalmente respecto al gasto de inversión nacional 2010 de la UACh- son de mi total responsabilidad, los cuales consideré por demás pertinentes en tanto implican la manifestación de una tendencia clara hacia estructuras definidas que es justamente la materia de discusión de esta Comisión y de la DCRU en su conjunto, pues la decisión sobre qué estructura adoptar en la DCRU le corresponde únicamente al colectivo de integrantes de la DCRU antes que a persona alguna.

2. Caracterización del momento y el proceso que vive actualmente la DCRU. La sesión inicia con diversas manifestaciones sobre los cambios habidos de febrero a la fecha en cuanto al contexto y los procesos en marcha en la DCRU, destacando que el primero ha cambiado por la forma como se ha desvanecido al interior de la institución la propuesta denominada: “Foro de Análisis de la Estructura Universitaria” expuesta en

1 Profesor Investigador, CRUOC, Guadalajara. faustoinzunza@gmail.com Subido al Blog IV DCRU: Ago. 2010.

1

dos ocasiones en Oaxtepec, Morelos: en el Congreso de la DCRU el 11 de febrero pasado

y el 5 de marzo en la reunión promovida por la DGIyP-UACh para tal fin.

En relación con los procesos internos destaca la forma como en el transcurso del año 2010 continúa consolidándose la oferta docente de la DCRU, principalmente en el nivel propedéutico que ya alcanza 7 grupos de un total de 17 en la UACh, así como en la proporción del presupuesto 2010 destinado al crecimiento nacional dirigido a la DCRU, que es del orden del 50.7%; monto para gasto de inversión superior a los 154 millones. La cuantía de este monto destaca aún más al considerar que el 44.4% del gasto en crecimiento nacional se destinará a Conectividad y Educación a Distancia, que en realidad lo ejercerá la sede de la institución; por lo que la Dirección de Centros Regionales recibiría en 2010 un 91.2% del gasto universitario real en crecimiento nacional.

Aún con estas consideraciones, se corrobora la pertinencia del mandato del IV Congreso de la DCRU, el cual con mayor razón podrá conducirse de forma democrática y autogestiva, trascendiendo las coyunturas políticas del momento, tal como lo establecen los acuerdos del Congreso, cuyos consensos respecto al apartado de estructura son:

“3.1. Se revalidan el carácter y naturaleza académica de la Dirección de

Centros Regionales Universitarios, así como su autonomía relativa y la de las unidades académicas que lo integran, en el marco de la normatividad universitaria, mediante el funcionamiento integrado y estructurado orgánicamente de la DCRU. 3.2. El desarrollo estructural del Sistema de Centros Regionales Universitarios será producto de un proceso democrático y autogestivo, basado en

su proyección académica y universitaria, trascendiendo las coyunturas políticas.

3.3. El cambio estructural se sustentará en un diagnóstico y evaluación

general de los académicos y de las instancias del SCRU, buscando alianzas al interior de la UACh y recuperando los espacios de discusión colegiada, para llegar

a proyectos estratégicos de tipo alternativo, sin soslayar otras experiencias universitarias.

3.4. Todo proyecto académico de nueva creación deberá contar con el

respaldo normativo correspondiente, así como con la garantía de contar con los

recursos y apoyos necesarios para su desarrollo.”

En relación con los procesos que actualmente vive la DCRU, destacan integrantes de la Comisión, que la mayoría de los Centros Regionales está planteando “evolucionar

a Unidades Regionales Universitarias aisladas lo que supone se derive en la tendencia de la desvinculación entre entidades y con la Universidad en su conjunto, lo cual se fundamenta esencialmente en la docencia y niega la capacidad de transformación universitaria buscada en el Modelo Centros Regionales” de origen. Esta tendencia

2

parecería corroborarse por las formas como se distribuye el gasto de inversión 2010 al interior del Sistema.

Igualmente, se destaca que dicho proceso puede valorarse tanto de forma pesimista como optimista. Así en el primer caso se reconoce la dificultad para tener altos impactos aún siendo tantos académicos, y se supondría que para 2011 se llegue ya a un límite de crecimiento que se supone a su vez salvable en la medida que ofrezcamos hacia la Universidad nuevos proyectos académicos organizados en otra estructura, que permitan la expresión de la voluntad transformadora presente en el proyecto original y el reforzamiento de la identidad de las partes que constituyen la DCRU, para llegar a un punto compartido que nos integre y permita la puesta en común.

La visión optimista se fundamenta en la consideración de que el proyecto “Centros Regionales” continua siendo pertinente dada la creciente demanda de un tipo de educación diferente en las diversas regiones de México, sobre lo cual se tiene un cúmulo de ofertas que aunque algunas se han desvanecido con el tiempo, siguen siendo vigentes dada su capacidad transformadora fundamentada y documentada en: a) la integración sincrónica de la teoría con las dinámicas agrícolas regionales características de procesos productivos reales, b) la integración de funciones amalgamada por la vinculación con actores sociales y c) el aprendizaje situado, que bien puede derivar en Aprendizaje Basado en Problemas, cuya aplicación a mostrado tantas bondades en el terreno de la medicina humana en otras universidades.

Algunos otros cambios acaecidos en la UACh posteriores al Congreso son el incremento considerable del presupuesto universitario en los capítulos 5000 y 6000, aunque limitado en el capitulo 1000, correspondiente a contrataciones; aspecto importante en tanto se planteen crecimientos nacionales que demanden contratación de servicios personales.

Finalmente, en la caracterización del contexto universitario se refiere como importante el hecho de que Sociología Rural esté trabajando una propuesta de licenciatura en Desarrollo Rural, hecho destacado por la similitud de acervos en relación con los programas de licenciatura de la DCRU y por la oportunidad de trabajo conjunto que con ello se abre.

3. Naturaleza del trabajo de la Comisión de Estructura. El punto inicia señalando que lo que no queremos hacer es concluir como una tercera comisión fallida, por lo cual deberemos abordar el problema con los recursos que tiene la comisión, apegándose a los tiempos y el mandato referido, empezando por

3

analizar si realmente creemos que sea necesario cambiar la estructura, o qué de ella en todo caso.

Después de reconocer el mandato del IV Congreso en torno a recibir, sistematizar y analizar las propuestas de estructura recibidas con el fin de elaborar una propuesta de estructura nueva a presentar a los órganos de gobierno de la DCRU, se inicia la discusión poniendo en duda la urgencia del cambio de estructura, refiriendo que no es claro en qué limita cualquiera de las funciones sustantivas la estructura de Dirección que actualmente tenemos.

De ahí entonces, si la actual DCRU ya tiene una estructura de Dirección, como ocurre con todo DEIS y la propia DICIFO por ejemplo, y ella se encuentra debidamente formalizada por el H. Consejo Universitario, lo único pendiente sería ordenar las diversas iniciativas que han surgido -y a la fecha lo están haciendo- bajo dicha estructura, con lo cual el trabajo de la Comisión de Estructura de limitaría a sugerir dicho ordenamiento.

Por otra parte, en apoyo al cambio de estructura -más allá de las adecuaciones que proponen las anteriores posturas- se refiere que hay una tensión entre el ámbito local y las perspectivas de desarrollo de los individuos, dado que la dinámica local de las unidades foráneas tiene mas proyección, desvaneciendo por tanto el impacto de estas en el devenir diario de la sede, siendo entonces una tarea importante lograr el equilibrio entre dichas tensiones que termine reforzando tanto el trabajo regional como la incidencia en la sede a través de vincular dichas fuerzas; buscando entonces para cada estructura sugerida las circunstancias que la limitarían y las que la favorecerían, desechando aquellas estructuras que se valore podrían ser un ancla al desenvolvimiento de las referidas fuerzas.

Se menciona que es una necesidad sentida la readecuación de la Dirección en el ámbito universitario y que en realidad sí se está cambiando regularmente, lo que se manifiesta en la presencia de una dinámica creciente de inserción en la Universidad, sin embargo el punto central a resolver con el cambio consiste en alcanzar vinculación y coordinación tanto con el conjunto como entre nosotros mismos. Se menciona que “el no cambio” no existe, pues nos estamos adecuando permanentemente, sin embargo persiste la duda en torno a cómo nos fortalecemos, y cómo transitar del desarrollo personal al desarrollo de conjunto con una estructura que de cobertura a ello a la vez que potencie el desarrollo académico, para lo cual se sugiere se analice y proceda a un trabajo de articulación entre los actuales Centros Regionales, y en su caso, rearticulación con el CRUSE-URUSSE, si ellos así lo consideran conveniente.

Surge la idea que la estructura propuesta deberá ser pensada con cierta vigencia temporal, y que aunque no debiera ser modificada por efecto de coyuntura políticas, sí

4

deberá dar respuesta a éstas pues se reconocen como un continuo universitario dinámico, influyente y cambiante.

Se destaca que el objetivo central de una reestructuración sería la consolidación del Sistema de Centros Regionales Universitarios, como expresión de un nuevo ciclo que manifieste el cómo se ha transformado en sí mismo y en el ejercicio de sus funciones en un contexto que se ha transformado también, pasando de la sórdida búsqueda de recursos a una oferta abundante de éstos. Se refiere que dicha estructura deberá adecuarse a la base académica actual de la Dirección que próximamente ofrecerá todos los niveles académicos de la Universidad, de tal forma que se argumenta por el sí cambio de la estructura atendiendo el sentido de los procesos actuales y abriendo cauces para la futura autonomía de los Centros Regionales, sugiriendo también que antes de proponer determinada estructura al HCU debería proponerse lo que ahora está en vías de consolidación como sería: la licenciatura de Oaxaca, la maestría Profesional en Gestión del Desarrollo Rural y el proyecto de Doctorado.

En concordancia con los anteriores argumentos se menciona que la consolidación del Sistema de Centros Regionales tiene como premisa encontrar la diferencia sobre lo que se ha hecho hasta ahora en la academia agronómica, es decir, la propuesta que consolide la expectativa universitaria de capacidad transformadora en el terreno de la formación profesional en el ámbito de lo rural, que consolide una propuesta transversal a todos los niveles de formación ofrecidos por el Sistema, de forma tal que dicha diferencia establezca el peso específico de la propuesta más que la estructura en sí misma, la cual será fácilmente fundamentada tanto en su generalidad como la de las partes que la integran, en tanto es y son portadoras de la diferencia. Ello implicaría entonces hacer un cambio de estructuras por etapas.

De esta forma entonces, a partir de manifestaciones expresas en el Congreso, lo presentado en la reunión aquí relatada y algunas referencias de documentos postcongreso, se concluye que las estructuras propuestas al momento y que habremos de analizar son:

a) Mantener y consolidar el estatus actual de Dirección (Dirección de Centros

Regionales Universitarios) sin modificación, postura que se matiza con la afirmación de

que el “no cambio” no existe dado el continuo proceso de adaptación actuante en ésta.

b) Una Dirección General y escalar los CR a departamento, como una alternativa

de muy corto plazo, a febrero del 2011.

c) La División en torno a un ámbito del conocimiento rural, que ya descarta la

rearticulación de la URUSSE y otras Unidades Regionales que se creen y además resulta insuficiente para propuestas como las del CRUO de División o Unidad Regional,

5

d)

Una Vicerectoría que agrupe tanto a Unidades como a Centros Regionales, que

en el corto plazo al parecer de algún comisionado, parece poco viable.

e) La transformación en Unidad Regional de cada uno de los actuales Centros,

proceso que actualmente es generalizado, como se ha anotado antes y se abunda a

continuación.

Es evidente que adicional a estas cinco opciones de estructura, pueden surgir otras nuevas o combinación de alternativas, sin embargo lo importante es alcanzar un proceso de reestructuración, y por tanto de nuevas estructuras de la DCRU, a través de entender los momentos y etapas por los que ya proyecta transcurrir el Sistema.

Aunado a ello es necesario precisar la forma como se integrarían a la estructura sugerida las diversas iniciativas académicas que a lo largo de la vida del Sistema se han ido generando, como es el caso del CENREMMAC en Jalisco, CENVyTT en Nayarit, y CATA en Oaxaca; y como un gran “paquete” que requiere definición estructural se encontraría el conjunto de programas y los grupos de profesores a ellos integrados en la otro hora llamada “Coordinación General”, en donde se ubican una sede de la MCDRR, el Programa Editorial de la DCRU, el Centro Documental, el Centro de Computo y el grupo de profesores no adscritos a ninguno de los anteriores que han tenido por años su adscripción a las oficinas centrales de la DCRU en Chapingo.

4. Sobre cómo profundizar en el diagnóstico. Fue evidente en las intervenciones la existencia de una clara tendencia en los Centros Regionales a visualizar su transformación en Unidad Regional, siguiendo con el modelo que marcó la transformación del CRUSE en URUSSE, con las siguientes manifestaciones en el avance: a) Centros que a la fecha han planteado evolucionar a Unidad Regional: CRUNO, CRUPY, CRUCEN y CRUCO-CRUOC (integrados); b) Centros que manifiestan dudas sobre transformarse en UR: CRUS y CRUO (que valora transformarse en División él sólo, como una segunda opción) y c) Centro que no se ha manifestado: CRUAN.

Respecto al presupuesto 2010 destinado al crecimiento nacional de la UACh y en relación con el gasto destinado a la DCRU de 154.5 millones, destaca que un 95 % se aplicó en 5 Centros Regionales: CRUSE (29.5%), CRUPY (25.1%), CRUS (23.0%), CRUO (9.2%) y CRUCEN (8.3%), de los cuales el primero ya es una Unidad Regional, y es evidente que los otros 4 están recibiendo una inversión que apunta en el mismo sentido. De ello se puede concluir que desde el punto de vista de infraestructura se estaría soportando la transformación de 4 cuatro Centros más, en una estrategia que está operando claramente en dos sentidos: a) transformar en Unidades Regionales a los Centros Regionales que actualmente tienen programas docentes y b) negar todo gasto de

6

inversión a los Centros regionales que a la fecha no tienen programas docentes, que como gasto de inversión 2010 recibieron nada o muy poco, como lo muestran los siguientes datos: CRUOC (0.0%), CRUNO (0.0%), CRUAN (0.0%) y CRUCO (3.5%).

En base a los datos antes referidos, se aprecia la existencia de dos intenciones aparentemente contradictorias, ya que mientras el IV Congreso acuerda analizar y proponer una estructura que dé cobertura a todas las entidades que actualmente conforman la DCRU, está en marcha una estrategia que impulsa la transformación aislada de cada una de las entidades en Unidades Regionales, aparejada del estrangulamiento de aquellas entidades que no se han apegado al modelo unifuncional. Se considera que debe respetarse el mandato del IV Congreso a la Comisión de Estructura y los lineamientos generales aprobados en torno a la transformación estructural.

Con la idea de analizar lo planteado por cada uno de los Centros Regionales en las diversas propuestas que han llegado a la Comisión de Estructura sistematizadas en el repositorio con URL http://ivdcru.blogspot.com, seleccionamos 17 escritos, según se refiere en relación anexa, a leer en su totalidad por cada uno de los integrantes de la Comisión, a lo cual se agrega la lectura complementaria de los anexos del denominado documento “B”, elaborado por De Pina e Inzunza en 2007 para el Encuentro de Investigación y Vinculación de 2007. La distribución de responsabilidades por cada uno de los Centros quedó de la siguiente forma: a) Hilda Hernández: CRUS y CRUNO; b) Juan Pablo de Pina: CRUSE-URUSSE; c) Salvador Díaz: CRUO y CRUPY; d) Cesar Ramírez: CRUCEN y CRUAN y e) Fausto Inzunza: CRUOc y CRUCO. La fecha de entrega de los documentos sintetizadores se fijo para el lunes 30 de agosto.

5. Iniciativa sobre el Instituto de Estudios Regionales para el Desarrollo Rural. En el marco de los trabajos de reestructuración de la DCRU se presentó a la Comisión de estructura el avance en la iniciativa de crear un Instituto que tenga como función central la articulación entre la investigación y la docencia que se lleva a cabo en la Dirección, la cual se planteó en el contexto de una convocatoria de la Dirección General de Investigación y Postgrado, a la cual se respondió enviando la iniciativa sobre la propuesta que está en proceso de elaboración.

Según el Director de la DCRU Juan José Flores, esta propuesta contiene cinco ingredientes que le dan soporte: a) que ya ha sido analizada por el Consejo de Postgrado de la DCRU, b) que responde a las nuevas directrices de la Administración Central sobre no canalizar el financiamiento de investigación a través de los PUIS y sí por las estructuras de Centros e Institutos; c) que surge en el marco del proceso de reestructuración de la Dirección; d) permite discutir las repercusiones de las estrategias

7

de reencauce de la investigación a través de grupos de trabajo y e) significa un parteaguas para superar el financiamiento a grupos apoyando iniciativas de conjunto.

A pregunta expresa, se menciona por parte del coordinador de la iniciativa, en

relación con el contexto interno, que posterior a la reunión del 5-6 de marzo en Oaxtepec hubo una manifestación del conjunto de coordinadores universitarios de investigación en el sentido de apoyar la integración de la función pero no a través de la modificación de estructuras.

Se comentó también, en relación con la presentación de la iniciativa, el potencial que esta tiene para articular los diversos esfuerzos en torno a la construcción de la diferencia que la DCRU está en posibilidad de ofrecer, considerando su posible participación a todos los niveles académicos que se proyectan en el conjunto de programas docentes, y de igual forma que la iniciativa tiene posibilidades de ser aprobada en tanto se presente como parte aglutinadora del conjunto de entidades que llevaría la estructura en su conjunto; destacando en la presentación de la propuesta la oportunidad de privilegiar o condicionar el que la investigación que realice sea con perspectiva regional, de desarrollo e interdisciplinaria.

También se mencionó sobre la necesidad de realizar un intenso proceso de gestión (cabildeo) al interior de la UACh para desactivar posibles focos de confrontación, y al interior de la DCRU para iniciar desde la conformación del Instituto este esfuerzo aglutinador.

6. Retroalimentación entre Comisión de Estructura y Director de la DCRU Como parte de los trabajos conducidos el martes 3 de agosto se mantuvo un intercambio de ideas con el Director de la DCRU, Juan José Flores, quién preguntó expresamente si podríamos concluir la reunión con una propuesta, a manera de hipótesis de trabajo, sobre cuál de las estructuras antes referidas sería la deseable para la actual DCRU, refiriendo que desde su punto de vista la pregunta central ahora es la definición sobre si queremos continuar como una “confederación” de Centros Regionales o no.

A lo cual contesté que, el problema de lanzar esa pregunta ahora al conjunto del

Sistema es que no hay soporte alguno para la opción del SI, pues hay evidencias de que una alta proporción de Centros Regionales van a Unidades Regionales en un franco proceso de desintegración de la DCRU; lo cual sí ha recibido un fuerte soporte, sobre todo económico como se mencionó arriba. Sin embargo lo que no está claro es que es lo que se pierde con dicha desintegración, o en todo caso que es lo que está pendiente de construir en el Modelo Centros Regionales” que en su momento se enarboló como un proyecto con expectativa de transformación universitaria y no es evidente al momento la

8

construcción de la diferencia, de tal forma que supondría que la pregunta central entonces es: ¿dónde está el punto de apalancamiento para construir la diferencia que motive a los Centros Regionales a revertir la tendencia a la desintegración que ahora llevan?

Refiere el Director que la transformación estructural está asociada a la asignación de recursos, y que al optar por los programas docentes se consiguen de inmediato los mismos, lo cual de entrada rebasa el concepto de “centros vacacionales” y que en buena medida los programas docentes a los que se tuvo acceso ya estaban creados, por ejemplo el propedéutico, que además ello ha articulado a los Centros Regionales que los han adoptado y por eso avanzan y por ello también se ha buscado con los DEIS la colocación de licenciaturas en los Centros. Esto además ha sido el soporte para crecer en plazas, pues conforme las necesidades se concreten se han ido consiguiendo.

Se menciona a la par que la discusión sobre estructuras te lleva a destacar que tienes que poner atención a tus procesos, pues requerimos proponer estructuras a tono con el proceso y dejar claras las líneas en cada caso.

Igualmente se refiere que se supone haya un efecto multiplicador en relación con la evolución marcada por el CRUSE, y que un punto de atención es la propuesta que hace la ahora URUSSE en relación con su propia estructura, que de ser aprobada como se solicita multiplicaría la tendencia de los Centros Regionales hacia Unidades Regionales.

7. Agenda de trabajo. Como puntos pendientes para las próximas reuniones se destacan: 1. Las visiones de cada Centro Regional actualizadas, 2. Revisión de opiniones surgidas de órganos de gobierno de la DCRU y la UACh y 3. Búsqueda de consenso sobre estructuras propuestas.

Para ello se propone un calendario de reuniones para los días: a) 10 de septiembre, b) 12 de noviembre y 28 de enero.

Este trabajo implica entrar de lleno al análisis de las propuestas que manifestó el colectivo de la DCRU tanto en las aportaciones previas al Congreso como en las posteriores. Material que en su conjunto se encuentra sistematizado en el blog antes referido y el cual funcionará durante el período en el que se estén emitiendo opiniones y documentos sobre el particular, por lo cual extendemos por este medio una invitación al conjunto de profesores del sistema para que hagan uso de este medio y con ello lograr la condición democrática del proceso en los términos acordados en febrero pasado.

9

8. Relación de documentos a analizar.

 

Autor

Titulo

URL

 

Flores V. J.

Hacia un sistema de Unidades y Centros Regionales Universitarios Coordinados por una Vicerectoría.

Ortega P .R.

Por un período de consolidación del Sistema de Centros Regionales.

Morales C. N.

Actividades y perfiles académicos en la UACh: un esquema de evaluación.

Aguilar S. G.

Por la transformación del SCRU a División de Estudios Regionales Multidisciplinarios.

Trujillo O. L. y

Propuesta de nueva estructura para CRUO y DCRU.

6

acad. CRUO

Díaz C. S y 3 acad. CRUO

Propuesta para la reorganización y proyección de una nueva estructura académica para el CRUO/CENIDERCAFE.

Sánchez G. P.

Creación de la Unidad Regional del Noroeste (URUNO)

De Pina J. P.

Naturaleza, objetivos y principios de la Dirección (Sistema) de Centros Regionales Universitarios.

Ávalos M. R.

Teoría y conceptos, diseño curricular y didáctica de una agronomía real e integral.

Sánchez G. P. y

Propuesta de agenda para el IV Congreso Resolutivo

5

acad. var CR

del Sistema de Centros Regionales.

Ramírez M. C. y 11 acad., CR

Propuesta de punto resolutivo sobre la participación de los Profesores Investigadores de Centros Regionales en los Grupos de Trabajo Académico y Vinculación.

 

Anónimo.

Reorganización académica del CRUCO

Hernández G.

El Centro de Estudios de Postrado e Investigación (CEPI) de la URUSSE.

Marín S. J. L.

Integración de las funciones universitarias en el Sistema de Centros Regionales Universitarios.

Sánchez G. P. y Santos O. A.

La transformación estructural de Centros Regionales.

 

Anónimo.

Proyecto de resolución del CRUSE: Una política de amplia colaboración DCRU-URUSSE.

Márquez R. C

Oficio carta de intención de creación del Instituto de Estudios Regionales para el Desarrollo Rural.

Nota: estos documentos son de lectura obligatoria por los integrantes de la Comisión de Estructura y se mantiene la apertura a nuevas propuestas y aportaciones. Se debe aclarar que varios documentos entre los recibidos son importantes en términos de política académica de la DCRU, la que se sigue construyendo de manera continua, sin embargo no se incluyen en la selección en tanto no son materia de trabajo directa de esta Comisión.

10