Vous êtes sur la page 1sur 19

ASPECTOS TRIBUTARIOS DE LA LEY DE HIDROCARBUROS No. 3080 Y EL DECRETO SUPREMO 28701

BORRADOR FINAL

Mauricio Medinaceli Monrroy

Mayo 2005

Índice

Índice

2

Unidades de medida, equivalencias y siglas

3

1. Introducción

4

2. Marco legal tributario – Ley 3058 y Decreto Supremo 28701

5

2.1 Ley de Hidrocarburos No. 3058

5

2.2 Decreto Supremo No. 28701

7

3. Estadísticas tributarias

8

4. Impacto económico

11

4.1 Ley de Hidrocarburos No. 3058

12

4.2 Decreto Supremo No. 28701

13

5. Escenarios de simulación

14

6. Conclusiones

17

Bibliografía

19

Unidades de medida, equivalencias y siglas

Boe

= Barril de petróleo equivalente

Bpd

= Barriles por día

BTU = British Thermal Unit

MC = Metros cúbicos

MCD

= Metros cúbicos por día

MPC

= Millar de pies cúbicos

MM

pcd = Millón de pies cúbicos por día

MM

mcd = Millón de metros cúbicos por día

TCF

= 10 12 pies cúbicos

Pcd = Pies cúbicos por día

Bbls. = Barriles OPEX = Costos de operación CAPEX = Costos de capital

Metro cúbico = 35.3146 pies cúbicos

Barril = 158.98 litros

YPFB = Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos – Empresa Estatal de

Hidrocarburos

IUE = Impuesto sobre las Utilidades 25%

IRUE = Impuesto a la Remisión de Utilidades al Exterior 12.5%

IDH = Impuesto Directo a los Hidrocarburos 32%

Surtax = Alícuota adicional sobre las utilidades extraordinarias 25% TGN = Tesoro General de la Nación

RNC = Regalía Nacional Complementaria, 13% sobre la producción de Hidrocarburos

Existentes

PN = Participación Nacional, 19% sobre la producción de Hidrocarburos Existentes DS = Decreto Supremo

1.

Introducción

Una vez más agradezco a la Fundación Milenio, la oportunidad que me brinda para compartir algunas ideas preliminares sobre los aspectos impositivos de la nueva Ley de Hidrocarburos No. 3058 aprobada por el Congreso Nacional en mayo del año 2005, y del Decreto Supremo No. 28701 “Héroes del Chaco”, aprobado por el Poder Ejecutivo el 1ro. de mayo del año 2006. Menciono el carácter preliminar de estas ideas debido a que las consecuencias directas de estas medidas, sólo podrán ser evaluadas completamente una vez que se conozcan algunos detalles técnicos de las mismas.

¿Por qué antes 18%, luego 50% y ahora 82%? ¿Efectivamente fue 18%? ¿Cuál fue la razonabilidad de estas alícuotas? Son preguntas que de una u otra forma intentamos responder y que muchas veces, por la falta de información, no se revelan de la forma adecuada. De hecho este documento no intenta ser la respuesta definitiva a todas ellas, con ser un instrumento de consulta para futuras investigaciones sentiré que hice relativamente bien mi tarea.

Actualmente, la percepción generalizada acerca del manejo impositivo del sector hidrocarburos está concentrada en el nivel de las alícuotas de las regalías y participaciones, especificadas en las dos últimas leyes de hidrocarburos. En particular, existe la conjetura de que el 18% establecido en la Ley de Hidrocarburos 1689 y el 50% adoptado en la última Ley No. 3058, son hechos comparables en sí mismos, conduciendo de esta manera a conclusiones que podrían tener algún sesgo.

El objetivo principal de este documento es mostrar cómo las condiciones de precios y mercados afectan la rentabilidad de campos gasíferos y, en particular, contrastar estos resultados con los precios vigentes al momento de aprobar cada una de las normas legales en discusión. Se verá, de esta manera, cómo determinadas condiciones de mercado permiten, al hacedor de política energética, una mayor o menor holgura respecto a la presión tributaria que se pueden ejercer sobre los campos productores. De ello puede desprenderse, como corolario, una de las críticas más severas al sistema tributario establecido con la Ley de Hidrocarburos No. 1689, y es la poca sensibilidad de la alícuota adicional a las utilidades extraordinarias (Surtax) a incrementos en el precio.

El documento está ordenado como sigue: luego de esta introducción se presenta el marco legal tributario establecido en la Ley 3058 y el DS 28701; en la tercera parte se analizan los principales indicadores estadísticos referentes al sistema tributario aplicado al sector hidrocarburífero en Bolivia; la cuarta sección analiza el impacto sobre la rentabilidad de los campos de las medidas descritas anteriormente; luego se realizan análisis de sensibilidad del VAN respecto a precios y volúmenes; finalmente se presentan las conclusiones del análisis realizado.

Para terminar quiero agradecer al Ministerio de Hidrocarburos, Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos, Superintendencia de Hidrocarburos y Servicio de Impuestos Nacionales por toda la información proporcionada y los acertados comentarios que, ya de

forma usual, recibo de las personas que allí trabajan. Como es usual cualquier error u omisión es responsabilidad completamente mía.

2. Marco legal tributario – Ley 3058 y Decreto Supremo 28701

2.1 Ley de Hidrocarburos No. 3058

Luego de varios meses de elaboración, al interior del Poder Ejecutivo, y varias semanas de sesión, al interior del Congreso Nacional, el 17 de mayo del año 2005 se aprueba, en el Congreso, la nueva Ley de Hidrocarburos No. 3058, en sustitución a la Ley No. 1689 aprobada en abril del año 1996. Esta nueva norma legal establece, respecto a su similar anterior, las siguientes modificaciones importantes:

a. Establece nuevos contratos de exploración y explotación.

b. Modifica el sistema tributario pasado y establece la creación de un nuevo Impuesto Directo a los Hidrocarburos.

c. Amplía y modifica las atribuciones de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos.

d. Establece criterios generales para la comercialización de hidrocarburos, tanto en el mercado interno como externo.

e. Redefine nuevos vínculos entre la actividad hidrocarburífera, el medio ambiente, las comunidades campesinas, los pueblos indígenas y comunitarios.

f. Establece criterios específicos en materia regulatoria para todas las actividades pertenecientes a la cadena productiva del sector hidrocarburos, incluyendo dentro las mismas, la industrialización.

Si bien cada una de estas modificaciones merece ser analizada con el detalle correspondiente, dado el objetivo del presente documento, en lo que sigue del mismo, sólo se detallarán aquellos cambios que, de forma directa o indirecta, modifican la participación del Estado dentro las rentas que generan la explotación de petróleo y gas en Bolivia, es decir aquella participación del “upstream”.

Los principales cambios que introduce esta nueva norma, dentro la participación del Estado en las áreas de explotación y explotación, así como sus consecuencias más directas se detallan a continuación:

1. Se crea el Impuesto Directo a los Hidrocarburos (IDH), equivalente al 32% de la producción bruta de hidrocarburos en Punto de Fiscalización. Este impuesto, asociado a las regalías y participaciones del 18%, ocasiona que el Estado, independiente de los costos de operación y capital participe del 50% de las ventas brutas en Punto de Fiscalización. Por otra parte, el artículo 57 de la nueva Ley de Hidrocarburos establece los porcentajes de coparticipación en la recaudación de este impuesto, de la

siguiente manera: a) 4% para cada uno de los departamentos productores; b) 2% para cada departamento no productor; c) el Tesoro General de la Nación (TGN), pueblos indígenas y originarios, comunidades campesinas, municipios, universidades, fuerzas armadas, policía nacional y otros.

2. Se elimina la distinción entre Hidrocarburos 1 Nuevos y Existentes establecido en la Ley de Hidrocarburos No. 1689. Si bien esta eliminación parecería trivial, dado que en el caso de los Hidrocarburos Existentes lo único que se estaría haciendo es sustituir la Regalía Nacional Complementaria (RNC) equivalente al 13% y la Participación Nacional (PN) equivalente al 19%, por el IDH (32%) y en los Hidrocarburos Nuevos no habían impuestos a la producción con anterioridad. Con esta modificación se afectan negativamente los ingresos del TGN, dado que, en el caso de los Hidrocarburos Existentes, el 32% del la RNC y PN se destinaban en su integridad al TGN, sin embargo ahora este 32% (como IDH) se coparticipa de la forma mencionada en el párrafo precedente.

3. En el caso del gas natural se modifica el criterio para valorizar los volúmenes sujetos al pago de regalías y participaciones, de promedios ponderados (Ley No. 1689) a precios reales. Respecto a la producción de petróleo, condensado y gasolina natural, también se adopta el criterio de precios reales de venta, bajo la normativa legal anterior, los precios utilizados en la valoración de las regalías departamentales eran los de una “canasta de crudos”. Por ello los departamentos productores no recibían una menor regalía cuando el precio del petróleo en el mercado interno se encontraba por debajo de los precios internacionales, sin embargo, ahora sí ocurre ello.

4. El pago de la regalía departamental no admite la deducción de la tarifa de transporte, por tanto implícitamente se cobra la regalía departamental sobre el costo del servicio de transporte. No obstante de ello, la reglamentación del IDH, de forma atinada y tomando en cuenta la Ley de Hidrocarburos de forma general, permite la deducción de la tarifa de transporte para el pago de este concepto.

5. Las actividades de exploración y explotación deben efectuarse a través de Contratos de Producción Compartida, Contratos de Operación o Asociación (Artículo 65). Sin embargo la Ley no es clara, dado que en otro artículo menciona contratos de Exploración y Explotación (Artículo 38) y Desarrollo Compartido (Artículo 133). No obstante este vacío en la normativa, cuando se apliquen los nuevos contratos, se asume que la participación del Estado se ampliará, dado que en los contratos de operación la compañía tiene el derecho a una retribución y en los contratos de producción compartida y asociación a una participación en la producción. (Artículo

73).

6. En los contratos de exportación de gas, YPFB negociará un porcentaje de la exportación para financiar un Fondo de Ayuda Interna destinado a masificar el uso del gas natural en el mercado interno.

1 El término “Hidrocarburos” en este caso se refiere a la producción obtenida de determinados campos clasificados como “Nuevos” o “Existentes” o ambos.

7. Finalmente el artículo 64 de la Ley establece que la producción de hidrocarburos provenientes de campos marginales y pequeños tendrá un premio según el nivel de producción y la calidad del hidrocarburo. Si bien este artículo no queda claro, dado que no especifica claramente qué se entiende por premio, se asume que el mismo tendría un impacto positivo sobre la rentabilidad del campo a través de algún mecanismo de devolución impositiva, por ejemplo entrega de Notas de Crédito Negociables. A través de este artículo es posible disminuir la presión tributaria sobre aquellos campos que no podrían sostener la producción con las regalías, participaciones e impuestos establecidas en la Ley de Hidrocarburos.

2.2 Decreto Supremo No. 28701

El primero de mayo del año 2006, el Poder Ejecutivo aprobó el Decreto Supremo No. 28701 “Héroes del Chaco” o de “Nacionalización de los Hidrocarburos”, esta norma legal, en materia tributaria introduce los siguientes conceptos:

a. Establece una participación, en favor del YPFB de 32%, sobre la producción de hidrocarburos de aquellos campos gasíferos con una producción promedio certificada, al año 2005, de gas natural equivalente a 100 millones de pcd. Totalizando así la participación del Estado, en estos campos, en 82% sobre la producción bruta de hidrocarburos. Aquellos campos que no entran en la clasificación anterior no deben pagar esta participación adicional del 32%. No obstante de ello, el Ministerio de Hidrocarburos establecerá los porcentajes definitivos para cada campo en función a auditorias que se realizarán a las compañías privadas que operan en el país.

b. Se transfieren, a título gratuito, las acciones de los ciudadanos bolivianos que formaban parte del Fondo de Capitalización Colectiva en las empresas capitalizadas:

Chaco S.A., Andina S.A. y Transredes S.A.

c. Se “nacionalizan” las acciones necesarias para que YPFB tome el control del 50% + 1 de las empresas capitalizadas y privatizadas. De todas las medidas adoptadas, ésta es la menos clara, dado que no se comprende el concepto de “nacionalización” de acciones establecido en dicho artículo así como tampoco se entienden cuáles serán las “acciones necesarias” ya mencionadas.

d. Aunque no se relaciona de forma directa con el sistema tributario, las nuevas condiciones de comercialización que crea el DS 28701 pudieran afectar al desempeño del sistema tributario. La Tabla 1 presenta, de forma muy general, las condiciones de comercialización especificadas en las normas legales pasadas y vigentes; en ella se observa que el DS delega todas estas responsabilidades a YPFB, no quedando claro hasta qué punto YPFB y las características de comercialización de la Ley 3058 pueden ser compatibles.

El desempeño del sistema tributario podría verse afectado si es que YPFB asume la facturación de todos los volúmenes producidos para el mercado externo e interno,

dado que, en esta nueva situación, sería YPFB quien pagaría los principales impuestos aplicados al sector y quedaría la duda si las empresas privadas, actuales operadoras, serían sujeto de pago de aquellos impuestos establecidos en la Ley 843, por ejemplo, ¿deberían esta empresas pagar el IT o el IVA?

Tabla 1: Condiciones de comercialización 2

Comercialización

Ley 1689

Ley 3058

DS 28701

Gas Natural

     

Mercado Interno

Precios

Privados

50% de P. Exp. Prode (Regulador)

YPFB

Volúmenes

Privados

YPFB

Mercado Externo

YPFB y

 

Precios

privados

Mdo. Destino

YPFB

Volúmenes

YPFB y

Privados

YPFB

YPFB

Petróleo

Mercado Interno

Precios

Precios

Precios

Internacionales

Internacionales

YPFB

Prode

Volúmenes

Privados

(Regulador)

YPFB

Mercado Externo

Precios

Privados

Privados

YPFB

Prode

Volúmenes

Privados

(Reg ulador)

YPFB

3. Estadísticas tributarias

El análisis de las estadísticas tributarias aplicadas al sector petrolero se facilita bastante si primero se observan los porcentajes de tributación establecidos en la normativa legal vigente y pasada. En tal sentido la Tabla 2 presenta las principales características de los sistemas impositivos aplicados con las últimas tres leyes de hidrocarburos, cabe remarcar que en el caso de la Ley 1689 sólo se presenta la situación de los Hidrocarburos Nuevos, dado que los Hidrocarburos Existentes pagaban el 50% a través de la regalía departamental (11%), la regalía nacional compensatoria (1%), la participación del TGN- YPFB (6%), la Regalía Nacional Complementaria (13%) y la Participación Nacional

(19%).

2 Comité de Producción y Demanda (PRODE).- Órgano conformado por representantes de las empresas productoras, refinadoras, transportadoras por ductos, comercializadoras, YPFB y la Superintendencia de Hidrocarburos. Se reúne mensualmente para evaluar los balances de producción demanda ejecutados en el mes anterior y programar el abastecimiento al mercado interno y la exportación para los tres meses siguientes.

Tabla 2: Participación Estatal (sobre los ingresos en Boca de Pozo) y Marco Legal 3

Concepto

Ley 1194

Ley 1689 - Hidrocarburos Nuevos

Ley 3058

 

DS 28701

Megacampos

Otros

Megacampos

Otros

Megacampos

Otros

Regalías Departamentales Participación de YPFB Participación de TGN (YPFB) Impuestos a la Producción Impuestos a la Utilidad

12%

12%

12%

 

12%

 

12%

12%

12%

19%

0%

0%

a

a

32%

0%

0%

6%

6%

 

6%

 

6%

6%

6%

19%

0%

0%

32%

32%

32%

32%

0%

aaaaaa

 

Total

50%

18% +a

18% +a

50% +a

50% +a

82% +a

50% +a

Elaboración: Propia

Tomando en cuenta la tabla anterior se pueden realizar los siguientes comentarios:

1. Con la Ley 1194, el 50% de participación estatal no estaba compuesto únicamente por regalías, sino a través de tres conceptos que es necesario caracterizarlos en función al destino de los recursos. Las regalías departamentales del 11% y 1% se destinaban al departamento productor, Beni y Pando; la participación de YPFB (19% en promedio) formaba parte de los ingresos de la estatal petrolera y; finalmente el Impuesto Nacional (19%) se destinaba al TGN.

2. La Ley 1689, en lo referente a los Hidrocarburos Nuevos, mantiene las regalías departamentales; elimina la participación de YPFB y en su lugar crea la Participación del TGN-YPFB, que si bien semánticamente podría dar lugar a confusión con el concepto previo, su caracterización es completamente diferente. Mientras la participación de YPFB formaba parte de los ingresos de la estatal petrolera debido a la participación de la misma en los contratos petroleros, la participación del TGN-YPFB fueron recursos que se destinaron al TGN y financiaron las actividades administrativas de esta empresa. Finalmente esta Ley introduce al sector Hidrocarburos dentro el alcance de la Ley 843, por ello las

empresas también debían pagar el Impuesto sobre las Utilidades (25%), el Impuesto

a las Remesas de Utilidades al Exterior (12.5%), la alícuota adicional a las

utilidades extraordinarias – Surtax (25%), estos últimos tres conceptos son agrupados en la Tabla 1 como “Impuestos a la utilidad”, el IVA (13%) e IT (3%); finalmente, también esta Ley establece el pago de patentes por la exploración y

explotación de áreas hidrocarburíferas.

3. La Ley 3058, de forma general, con la obligatoriedad en la migración y adecuación

a los nuevos contratos establecidos en esta Ley se restituye la participación

contractual de YPFB dentro la operación de la empresa; se mantienen las regalías departamentales, la participación del TGN-YPFB y los impuestos establecidos en la Ley 843 y; finalmente, se crea un nuevo impuesto a la producción, el IDH.

La Tabla 3 presenta la recaudación por concepto de tributos aplicados al sector durante el período 2000-2005 además de un estimativo de los ingresos en Boca de Pozo para el mismo período. Algunas observaciones pueden realizarse con los datos de esta Tabla: a)

3 El símbolo “a” significa que estos impuestos sí se pagan.

la recaudación por concepto de RNC y PN no fueron montos pequeños, de hecho llegaron

a duplicar la recaudación de las regalías departamentales; b) debido a la eliminación de estos dos conceptos (RNC y PN) con la Ley 3058, la recaudación por estos conceptos

disminuye el año 2005 y; c) la creación del IDH permitió un incremento notable en la recaudación del sector hidrocarburífero.

Tabla 3: Participación estatal en el sector hidrocarburos en Bolivia (MM $US)

Concepto (1) (2)

2000

2001

2002

2003

2004

2005 (p)

Regalías y Participaciones Regalía Departamental 11% Regalía Nacional Compensatoria 1% Participación TGN (YPFB) 6% RNC y PN (Hidrocarburos Existentes) IVA IT Impuestos a las Utilidades Patentes Impuesto Directo a los Hidrocarburos

180.1

187.7

172.7

219.3

209.2

317.4

55.9

65.3

64.6

90.2

92.5

180.5

5.1

5.9

5.9

8.2

8.4

16.4

33.1

36.9

36.3

48.2

48.2

92.3

86.0

79.5

66.0

72.6

60.1

28.2

19.0

25.3

7.9

8.6

2.0

6.3

0.8

0.5

1.1

3.0

11.4

15.4

7.3

22.1

6.9

10.6

23.6

63.1

9.2

8.2

8.2

7.4

6.1

4.8

-

-

-

-

-

288.5

Total Tributos

216.3

243.9

196.8

248.8

252.3

695.4

Ventas en Boca de Pozo (4) (p)

508.6

593.8

586.9

820.4

840.9

1,640.7

Fuente: Servicio de Impuestos Nacionales, Ministerio de Hidrocarburos, YPFB.

(1)

Los datos del IVA, IT, Impuestos a las Utilidades consideran los pagos en efectivo y valores

(2)

Los datos los Impuestos a las Utilidades incorporan el Impuesto sobre las Utilidades, el Impuesto a la Remisión de Utilidades al Exterior y la

Alícuota Adicional a las Utilidades Extraordinarias (Surtax).

(3)

La Regalía Nacional Complementaria (13%) y la Participación Nacional (19%) sólo la pagaban los hidrocarburos existentes.

(4)

Los datos del período 2000-2005 se estimaron a partir de los datos del Ministerio de Hidrocarburos.

(p)

Preliminar

Elaboración: Propia

Aún más interesante es observar los resultados de la Tabla 4 donde se contrastan los ingresos tributarios con el valor de ventas en Boca de Pozo, ambos conceptos presentados en la Tabla 2. Como se podía anticipar la participación de las regalías departamentales equivale al 12% de las ventas brutas, sin embargo la participación del TGN-YPFB es ligeramente superior al 6% debido al sistema de valoración adoptado en el Decreto Supremo reglamentario para el pago de regalías y participaciones.

Es interesante notar que la participación del Estado fue mayor al 18% debido a la recaudación de la RNC y la PN, que claramente fue declinando en el tiempo en consistencia con el agotamiento de los campos de Hidrocarburos Existentes. Finalmente la aplicación del IDH, pese a que fue sólo a partir del mes de mayo de 2005, logró incrementar la participación Estatal en 18%.

Tabla 4: Participación Estatal en los Ingresos en Boca de Pozo (%)

Concepto

2000

2001

2002

2003

2004

2005 (p)

Regalías y Participaciones Regalía Departamental 11% Regalía Nacional Compensatoria 1% Participación TGN (YPFB) 6% RNC y PN (Hidrocarburos Existentes) IVA, IT, Impuestos a las Utilidades y Patentes Impuesto Directo a los Hidrocarburos

35%

32%

29%

27%

25%

19%

11%

11%

11%

11%

11%

11%

1%

1%

1%

1%

1%

1%

7%

6%

6%

6%

6%

6%

17%

13%

11%

9%

7%

2%

7%

9%

4%

4%

5%

5%

0%

0%

0%

0%

0%

18%

Total Participación en Boca de Pozo

43%

41%

34%

30%

30%

42%

Fuente: Servicio de Impuestos Nacionales, Ministerio de Hidrocarburos, YPFB. Elaboración: Propia

Un dato que merece un comentario adicional, en la Tabla 4, es la participación de los Impuestos a las utilidades (Impuesto sobre las Utilidades, Impuesto a la Remisión de Utilidades al Exterior y Surtax). Desde un punto de vista teórico, el sistema tributario vigente con la Ley de Hidrocarburos 1689, durante un flujo de caja de 20 años, debía permitir que la participación del Estado en los ingresos en Boca de Pozo alcance hasta el 40% en campos medianos y 50% en campos grandes (megacampos), dependiendo por supuesto de las condiciones de precios y volúmenes en los mercados. Ciertamente estas cifras difieren de aquellas presentadas en la tabla anterior, algunas razones que podrían explicar este hecho son las siguientes:

a. La posibilidad de deducción de la RNC y PN de la utilidad imponible de la empresa, reduce la misma.

b. Las tasas de depreciación de la inversión, especificadas en el Decreto Supremo reglamentario del IUE, permiten que se difiera el pago del IUE hacia el futuro.

c. Para el año 2005, la presencia del IDH disminuyó la utilidad de las empresas operadoras del upstream petrolero en Bolivia.

4. Impacto económico

En esta sección se analizará el impacto sobre el Valor Actual Neto (VAN) 4 de un flujo de caja construido para nuevas inversiones en campos teóricos en Bolivia. Para alcanzar este objetivo el análisis considerará tres tipos de campos gasíferos: pequeños, medianos y grandes, además de dos escenarios de precios, altos y bajos. Los precios altos serán aquellos observados en aquel período en el que se implementaron las reformas de la Ley 1689; por otro lado, los precios altos serán los observados al momento de promulgarse la Ley 3058, el detalle de estos precios se presenta en la Figura 1. De esta forma precios bajos serán de $US/MM BTU 1.00 para el gas natural y $US/Barril 20 para líquidos, los precios altos serán de $US/MM BTU 2.20 y $US/Barril 40.

Figura 1: Precios promedio del gas natural en Boca de Pozo según mercados ($US/MM BTU) 5

2.5 2.0 1.5 1.0 0.5 - 1998 1999 2000 2001 2002 2003 2004 2005 Mercado
2.5
2.0
1.5
1.0
0.5
-
1998
1999
2000
2001
2002
2003
2004
2005
Mercado Interno
Mercado Externo
4.1 Ley de Hidrocarburos No. 3058
0.9
0.7
0.8
0.7
0.9
1.3
0.8
1.5
0.8
1.2
0.7
1.6
0.7
1.7
0.6
2.2

La Tabla 5 presenta el VAN para cada tipo de campo en un escenario de precios bajos. Como se observa la aplicación de la Ley 3058, en este contexto, genera muy poco incentivo a la inversión en campos pequeños y medianos, siendo la rentabilidad ligeramente superior al 10% para el caso de campos grandes. Claramente la presencia de tributos sobre la producción, mismos que no consideran los costos de operación y capital, hace que el sistema sea poco flexible a situaciones de mercado poco favorables o a campos con costos mayores al promedio.

Tabla 5: Resultados con Precios Bajos – VAN (MM $US)

Campos

Ley 1689

Ley 3058

Disminución

Pequeños

5.3

(23.8)

-546%

Medianos

72.9

(22.3)

-131%

Grandes

234.1

58.5

-75%

Elaboración: Propia

Por su parte la Tabla 6 presenta los resultados bajo condiciones de precios elevados. Ciertamente estas nuevas condiciones hacen que la operación de los tres tipos de campos permanezca rentable aún con la aplicación de la Ley 3058. No obstante se aprecia que la disminución en el “valor” del negocio disminuyó en 50% con la sola aplicación de la nueva Ley. Vale la pena aclarar en este nivel, que muy poco campos en Bolivia enfrentan esta coyuntura de precios favorable, dado que el precio del petróleo en el mercado interno está “congelado” en $US/Barril 25 aproximadamente y los precios de venta del gas natural en el mercado interno son los especificados en la Tabla 4.

5 El Ministerio de Hidrocarburos tiene esta información para calcular el pago del IDH, regalías e impuestos.

Tabla 6: Resultados con Precios Altos – VAN (MM $US)

Campos

Ley 1689

Ley 3058

Disminución

Pequeños

79.1

25.9

-67%

Medianos

303.0

146.4

-52%

Grandes

643.4

342.0

-47%

Elaboración: Propia

4.2 Decreto Supremo No. 28701

El Decreto Supremo No. 28701 sólo incrementa la participación Estatal en aquellos campos con una producción mayor a los 100 MM de pcd, es decir campos grandes, dentro la clasificación asumida en este documento; por ello el análisis de esta sección sólo se concentrará en estos campos. En este sentido, la Figura 2 presenta el impacto, sobre el VAN, de la aplicación del DS 28701 sobre un nuevo proyecto de inversión, tanto

en un escenario de precios altos como bajos, respecto de la aplicación estricta de la Ley

3058.

Ciertamente la aplicación de un sistema tributario del tipo 82%-18%, como el establecido en el DS 28701, no permitiría la implementación de ningún nuevo proyecto de inversión en campos grandes, así la coyuntura de precios sea tan favorable como la que se tiene en este momento. De ello se puede conjeturar que los porcentajes de participación de YPFB resultantes del proceso de negociación establecido en dicho DS serán menores al 32%.

Figura 2: Impacto del DS 28701 sobre el VAN de los campos grandes

400 300 200 100 - (100) (200) (300) Precios altos Precios bajos Ley 3058 DS
400
300
200
100
-
(100)
(200)
(300)
Precios altos
Precios bajos
Ley 3058
DS 28701

Del análisis realizado en esta sección se concluye que la aplicación de la Ley 3058 disminuyó el valor patrimonial de los campos en más del 50%, por tanto el valor de las acciones en los mismos, sufriría una caída de proporciones similares. Por otro lado, la aplicación de la nueva participación de YPFB establecida en el DS de “nacionalización” inviabilizaría cualquier nuevo proyecto de inversión en Bolivia, queda aún la duda si estos porcentajes permiten cubrir razonablemente los costos de operación y la utilidad de los operadores del campo dado que dos preguntas aún no tienen una respuesta adecuada:

1.

¿El pago del IDH puede deducirse de la Base Imponible de los Impuestos sobre las Utilidades?

2. ¿La nueva participación de YPFB, para los campos grandes, puede deducirse de la Base Imponible de los Impuestos sobre las Utilidades?

Bajo determinadas situaciones de mercado, la posibilidad de obtener utilidades y cubrir los costos de operación por la explotación de campos grandes, de acuerdo a lo establecido en el DS de nacionalización, dependerá de cómo se responden a las dos preguntas anteriormente planteadas.

5. Escenarios de simulación

¿Es posible que bajo condiciones favorables de precios y volúmenes, la participación de YPFB del 32% permita un VAN positivo para los campos grandes 6 ? La respuesta a esta pregunta será el objetivo principal de esta sección. Dado que existe la conjetura de que nuevos mercados a precios más elevados podrían permitir que el Estado tenga una participación, dentro nuevos emprendimientos, igual o mayor al 82% sobre los ingresos en Boca de Pozo.

El primer análisis de sensibilidad será respecto al precio del gas natural, para ello se asumirá que el precio de venta, en Boca de Pozo, de los líquidos es de $US/Barril 40 y una producción de 10 MM de mcd. La Figura 3 presenta la sensibilidad del VAN frente a distintos niveles de precio del gas natural en Boca de Pozo, nuevamente se observa que a medida que el precio se incrementa la pérdida también se incrementa, esta situación poco usual se presenta porque en el modelo se asume que la participación adicional de YPFB (establecida en el DS 28701) no puede deducirse de la Base Imponible del Impuesto sobre las Utilidades ni del Surtax.

6 El supuesto fundamental de todo este análisis es que el operador del campo será quien facture todas las ventas de hidrocarburos, aún no queda claro, en todo caso, cómo funcionarán los nuevos contratos petroleros y gasíferos.

Figura 3: Primer escenario de sensibilidad

- (50) (100) (150) (200) (250) (300) (350) (400) 1.00 1.50 2.00 2.50 3.00 3.50
-
(50)
(100)
(150)
(200)
(250)
(300)
(350)
(400)
1.00
1.50
2.00
2.50
3.00
3.50
4.00
4.50
P re c io
Ga s
Na tu ra l ($ u s /MM B TU)
VPN (MM $US)

Si por el contrario se asume que la participación de YPFB se puede deducir de la Base Imponible del Impuesto sobre las Utilidades y Surtax se obtiene la Figura 4. En ella se observa el cambio en la dirección de la sensibilidad, respecto de la figura anterior, dado que a medida que el precio de venta se incrementa también lo hace el VAN de la empresa. En este nuevo escenario queda claro que si el precio de venta del gas natural se duplica, respecto del observado el año 2005, y el mismo se mantiene los próximos 20 años, nuevos proyectos de inversión en el sector podrían obtener rentabilidades moderadamente buenas.

Figura 4: Primer escenario de sensibilidad – Se permite deducción

40 20 - (20) (40) (60) (80) (100) (120) (140) (160) (180) VPN (MM $US)
40
20
-
(20)
(40)
(60)
(80)
(100)
(120)
(140)
(160)
(180)
VPN (MM $US)

1

1.5

2

P re c io

Ga s

2.5

3

3.5

4

Na tu ra l ($ u s /MM B TU)

4.5

El segundo escenario de sensibilidad es respecto al volumen de ventas, para ello y tomando en cuenta los resultados anteriormente obtenidos el nivel del precio del gas natural será de $US/MM BTU 4.5, se permite la deducción de la participación de YPFB de la Base Imponible del Impuesto sobre las Utilidades y el Surtax y el precio de los líquidos es $US/Barril 40. En este sentido, la Figura 5 presenta la sensibilidad del VAN a distintos niveles de producción del campo, como puede verse, en condiciones de precios

muy buenas y estables, es rentable incrementar la producción del campo, aún con la participación de YPFB del 32%.

Figura 5: Segundo escenario de sensibilidad

60 40 20 - 1.0 2.5 5.0 10.0 15.0 20.0 25.0 30.0 (20) (40) (60)
60
40
20
-
1.0
2.5
5.0
10.0
15.0
20.0
25.0
30.0
(20)
(40)
(60)
VPN (MM $US)

Demanda (MM mcd)

Finalmente el tercer escenario de simulación considerará variaciones en el precio de venta de los líquidos. Para ello se asume un nivel de producción de 15 MM de mcd y un precio del gas natural igual a $US/MM BTU 4.5. La Figura 6 presenta los resultados de este tercer escenario, en ella se observa que niveles mayores a los $US/Barril generan un VAN positivo, aunque muy modesto. Estos resultados se alcanzan porque los precios del gas natural que resultan del proceso de explotación son particularmente elevados.

Figura 6: Tercer escenario de sensibilidad

35 30 25 20 15 10 5 - (5) (10) (15) (20) VPN (MM $US)
35
30
25
20
15
10
5
-
(5)
(10)
(15)
(20)
VPN (MM $US)
5
10
15
20
25
30
35
40

P re c io

Lí q u id o s

($ US /B a rril)

Una de las principales conclusiones de esta sección es que la posibilidad de tener una participación de YPFB equivalente al 32% de la producción bruta, es posible sólo en condiciones de mercado favorables, precios altos y sostenibles y volúmenes de venta elevados. No obstante de ello, de todas las figuras anteriores se desprende que el VAN, cuando es positivo, es bastante modesto respecto de los niveles de inversión necesarios.

6.

Conclusiones

Las principales conclusiones alcanzadas en el presente documento son las siguientes:

Las condiciones de mercado subyacentes a las reformas del sector de 1996 (Ley 1689) y las recientes (Ley 3058 y DS 28701) son radicalmente distintas. En particular se distinguen dos variables que necesariamente deben considerarse: a) los precios internacionales del petróleo y; b) el abastecimiento del mercado brasileño.

Respecto al nivel de precios internacionales, se observa que hace diez años atrás las proyecciones que se tenían sobre el precio internacional del petróleo estaban muy por debajo de los niveles observados actualmente. En particular, cuando se analiza el precio de exportación de gas natural queda claro que hace diez años la proyección futura de este precios era $US/MM BTU 1,00 aproximadamente (en Boca de Pozo), sin embargo, el promedio observado de este precio para el año 2005 es de $US/MM BTU 2,20 y ya a mediados del año 2006 el mismo sobrepasará los $US/MM BTU 4,20.

En lo referente al mercado brasileño, hace diez años atrás los volúmenes de exportación eran contractuales (de alguna forma, teóricos) mientras que en el presente el mercado brasileño ya recibe más de 25 MM de mcd, por tanto existen ciertas ventajas de negociación con el mercado de destino.

El sistema tributario establecido en la Ley de Hidrocarburos No. 3058 resulta poco flexible a distintos escenarios de mercados, precios y costos de producción (OPEX y CAPEX). Por tanto, la eficiencia de su funcionamiento depende de las condiciones de comercialización de la producción y si ésta proviene de megacampos o no. En este sentido es deseable flexibilizar la medida para permitir un agotamiento eficiente de los campos de petróleo y gas natural en el país.

Sin embargo no se puede no puede dejar de mencionarse que el nuevo impuesto establecido en esta Ley (IDH) elevó la participación del Estado, dentro del sector hidrocarburos, de forma considerable. Así como también es necesario remarcar que antes de la aprobación de la Ley 3058 el sector hidrocarburos, en su conjunto, aportó al Estado Boliviano más del 18% de los ingresos en Boca de Pozo, debido a la presencia de los Hidrocarburos Existentes y los otros impuestos establecidos en la Ley 843.

El Decreto Supremo No. 28701 de “Nacionalización de los Hidrocarburos”, en lo referente a la Participación del Estado dentro los ingresos brutos, crea de forma transitoria, para los megacampos de gas natural, una participación adicional para YPFB equivalente al 32% de estos ingresos brutos, misma que sumada al 50% de regalías e impuestos establecida en la Ley de Hidrocarburos No. 3058, totaliza un 82% de Participación Estatal dentro los ingresos en Boca de Pozo. Debido al carácter reciente de esta modificación, las conclusiones que se presentan a

continuación son de carácter preliminar:

1. Esta nueva participación es de carácter premilinar, la definitiva será establecida luego de un proceso de auditorias que el Estado Boliviano realizará a las compañías que operan en el país.

2. Esta participación no es inconsistente con los contratos de operación, producción compartida y asociación establecidas en la Ley 3058; por ello se puede anticipar que, con alta probabilidad, estas modalidades de contratos serán las que prevalezcan en el futuro.

3. Con las condiciones de precios y mercados actuales, una Participación Estatal del 82% sobre los ingresos en Boca de Pozo, no incentiva la puesta en marcha de nuevos proyectos de inversión, dado que la misma no considera, para su cálculo los costos de producción, OPEX y CAPEX.

4. Aunque se considere un detalle muy técnico es importante señalar que la posibilidad de deducción de esta participación de la base imponible del impuesto sobre las utilidades, podría ser variable decisiva para llevar adelante o no un nuevo proyecto de inversión.

De forma poco precisa, muchas veces desordenada y definitivamente ineficiente, la política tributaria aplicada al sector hidrocarburífero en Bolivia fue consistente con las condiciones de mercado imperantes en el país al momento de su aprobación. En condiciones de precios poco favorables y con pequeña apertura de mercados, la normativa aplicada hace diez años atrás parece adecuada, si algo debe cuestionarse de la misma, fue la poca sensibilidad de la alícuota adicional sobre las utilidades extraordinarias (Surtax) a variaciones en los precios de venta. Por otro lado, las condiciones actuales de precios elevados y mercados consolidados en el corto plazo, hacen que exista una mayor holgura para definir nuevas formas contractuales y elevar la participación de Estado dentro las rentas que genera el sector, sin embargo, es necesario, en este nuevo marco legal, otorgar cierta flexibilidad a esta participación, caso contrario el éxito de recaudación observada podría ser completamente pasajera debido a la poca eficiencia del sistema actual.

Bibliografía

Medinaceli, M. (2002). “La Situación Macroeconómica: 1980-2001”. Documento de Trabajo preparado para el proyecto “Modelo Alternativo de Desarrollo: una agenda de políticas para la nueva década”, dentro del Programa de Investigación Estratégica en Bolivia (PIEB) (2002-2003).

. (2003.a). Riesgo Fiscal en la Estabilización del Precio de la Gasolina

Especial en Bolivia. Programa de Postgrado ILADES/Georgetown University. Santiago – Chile.

.

(2003.b).

“Sistemas

Impositivos

Aplicados

al

Sector

Petrolero

en

Bolivia”. Mimeo. Cámara Boliviana de Hidrocarburos. Noviembre 2003.

Medinaceli, M., Müller, H. y Cavero, R. (2003). “El Régimen Impositivo en el Sector Hidrocarburífero en Bolivia”. Informe Confidencial No. 126. Julio – Agosto 2003- Müller & Asociados. La Paz – Bolivia

Medinaceli, M. (2004). ‘¿Cómo aprovechar contextos favorables en el sector hidrocarburos?’, Los principales sectores exportadores de Bolivia, Boletín económico – Análisis de Coyuntura, Fundación Milenio, No. 2, pp 31-44.

Ministerio de Minería e Hidrocarburos. (2004). “Informe de Regalías y Participaciones Hidrocarburíferas. Período 1997-2003”. Abril. La Paz – Bolivia.

Shively, B. & J. Ferrare. (2004). Understanding Today´s Natural Gas Business, Enerdynamics - The Energy Education Experts, San Francisco - California.

Superintendencia de Hidrocarburos: Informes Estadísticos Varios, La Paz - Bolivia.

Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos: Informes Mensuales Varios, La Paz – Bolivia.