Vous êtes sur la page 1sur 2

“Pan y afectos, las transformaciones de la familia” Elizabeth Jelin.

En el prefacio, Elizabeth Jelin anticipa la tesis central del libro: “la familia es una institución social, creada y transformada por
hombres y mujeres en su accionar colectivo”. Atribuye la diversidad de formas familiares a potentes procesos de cambio social,
económico, tecnológico y político. Esta perspectiva multidimensional de análisis no es abandonada en ningún momento y tal como
lo señala la autora, “se halla comprometida con la democracia y la igualdad”, puesta a jugar en diferentes escalas: en el interior de
las familias, en la relación entre la variedad de formas familiares y en el contexto sociopolítico más amplio.
En la introducción, ella señala que a pesar de la heterogeneidad de organizaciones familiares y de parentesco en distintas
sociedades a lo largo de la historia, existe una constante: la familia cumple la función de organizar la convivencia, la sexualidad y
la procreación.
Señala que en los dos últimos siglos se ha ido construyendo en Occidente un modelo homogéneo de familia “ideal”: la familia
nuclear. Nuevas investigaciones basadas en una perspectiva de género y en la distinción entre lo privado y lo público, ponen en
cuestión la imagen idealizada de la familia nuclear y permiten analizar sus transformaciones. Dichas transformaciones, que suelen
ser atribuidas a la crisis de la familia, pueden ser pensadas a partir de esos estudios, como el germen para la innovación y la
creatividad social. Señala la autora que nos encontramos frente a una creciente multiplicidad de formas de familia y de
convivencia, que forman parte de los procesos de democratización de la vida cotidiana.
La modernidad, a lo largo de los últimos tres siglos, abrió un largo proceso de emergencia de sujetos individuales autónomos. La
libertad y la autonomía individual pasan entonces a formar parte del conjunto de determinaciones de la vida social. Condicionan
transformaciones significativas en los patrones sociales que gobiernan el matrimonio y la familia: el matrimonio y la unión se
basan en la elección personal guiada por el amor. Lo que se desestructura de este modo no es la familia sino una forma de
estructuración de la familia tradicional, la familia patriarcal en la cual el jefe de familia tiene poder de control y decisión sobre los
otros miembros. Jelin explica cómo y por qué el modelo patriarcal comienza a quebrarse. Para ello, analiza cómo a partir delas
nuevas condiciones generadas por la Revolución Industrial en Occidente, se produce la separación entre casa y trabajo con efectos
sobre la familia, que va perdiendo su papel productivo para ocuparse principalmente de las tareas de reproducción.
También contribuye al resquebrajamiento del modelo la creciente penetración de lo social en el ámbito privado de la organización
familiar.
A pesar de las modificaciones señaladas, destaca la autora cómo los datos muestran que los lazos familiares siguen siendo los
criterios centrales para la conformación de los hogares. El cambio social no se produce en la dirección de abandonar los lazos
familiares como criterio de convivencia, sino en el cambio respecto de la estabilidad temporal de la composición del hogar.
Concluye la autora que la familia contemporánea, ubicada en un lugar contradictorio entre el mundo público y el ámbito de la
privacidad y la intimidad, nos ubica en “la necesidad de promover y apoyar la gestación de múltiples espacios de sociabilidad en
distintos tipos y formas de familias, así como en organizaciones intermedias alternativas o complementarias, que promuevan el
reconocimiento mutuo y la participación democrática”.

CAPITULO I: LA AUTORIDAD PATRIARCAL Y LOS PROCESOS DE INDIVIDUACIÓN

Elizabeth Jelin, señala en éste capítulo que desde hace tres siglos, la modernidad implicó el largo proceso de emergencia de sujetos
individuales autónomos.
Tal como lo señalaron las teorías de la modernización, el cambio central reside en el espacio que la elección personal, la voluntad,
la libertad y la responsabilidad de cada persona han ido definiendo su propio destino; lo que se entiende como individuación. La
libertad y la elección individual, el reconocimiento del deseo sexual y la lenta y gradual aceptación social de comportamientos que
responden a impulsos psicológicos condicionaron transformaciones significativas en los patrones sociales que gobiernan el
matrimonio y la familia. La introducción de la normativa social que prescribe el matrimonio y la unión basados en la elección
personal guiada por el amor fue, seguramente, la transformación más significativa en este plano.
En la actualidad los matrimonios en vez de ser concertados por las familias se basan en la elección personal, esta está limitada y
socialmente condicionada, al menos en dos sentidos: por un lado, los padres y parientes ejercen fuertes presiones sobre los que
están en esa etapa del curso de vida, especialmente cuando la pareja elegida no se ajusta a las expectativas familiares; por otro, los
procesos de socialización moldean los sentimientos personales y delinean los espacios donde los futuros novios pueden
encontrarse. De hecho, uno tiende a enamorarse y a elegir comopareja a una persona con quien comparte modos y estilos de vida.
El proceso de individuación y el lugar que los sentimientos y las opciones personales ocupan en el mundo moderno también se

mucho más recientemente para las niñas.ofreció otras oportunidades de individuación de los hijos. La perdida de la autonomía patriarcal en relación con los adolescentes y jóvenes. especialmente en las presiones ejercidas por los jóvenes adolescentes para obtener una serie de bienes-desde la ropa de moda hasta aparatos electrónicos-dictados por el mundo de la cultura juvenil. la autonomía y la liberación individual nunca pueden llegar a ser totales. una soledad que no se deriva de la alienación o la rebelión sino de reconocerse a si mismo como único y diferente de los otros. Cuando el sentimiento interior es lo que da la medida de la verdad. . de compromiso y de responsabilidad hacia el otro. y se convirtió en la venta de fuerza de trabajo en el mercado. en proceso de ampliación de la autonomía personal y la reivindicación de los intereses individuales tenían lugar entre generaciones-los jóvenes frente a sus padres-antes que entre géneros. a consumos de redes sociales. Si en la familia campesina y en la primera “familia obrera” los jóvenes estaban de las cuales era muy difícil salir. los miembros tienen deseos e intereses propios. quienes tomaban esas posiciones eran los “padres de familia”. y que definían la identidad social. Es una organización social. ya que al tiempo que existen tareas e intereses colectivos o grupales. Pero eran los padres quienes recibían el ingreso monetario. se crearon oportunidades de trabajo asalariado en las fábricas urbanas. En un primer momento. En el campo de la educación. En un segundo momento. Comienzan entonces a desarrollarse y manifestarse nuevos intereses. pueden dar lugar a una multiplicidad de formas en que hombres y mujeres definen su identidad y su intimidad. Los hijos se mantenían subordinados a sus padres. en el sentido de la capacidad de tomar decisiones propias. La unidad familiar no es un conjunto indiferenciado de individuos. ya que los individuos necesitan y encuentran beneficios y satisfacciones en los vínculos de protección. transmitida hereditariamente de padres a hijos. Como vimos. las sanciones y credenciales externas y formales van perdiendo su posición privilegiada en la tarea de guiar y legitimar el comportamiento. donde la autonomía económico-financiera no resulta tan crucial. Durante los últimos dos siglos. por ejemplo. El resultado de esta individuación y reconocimiento de los propios sentimientos podrían llevar a un resquebrajamiento gradual del matrimonio y de la familia convencional sancionados por la tradición y la religión. a elecciones a estilos de vida y de sexualidad. que llevaban a sus hijos y en menor medida a esposas e hijas a trabajar con ellos. La individuación incluye el reconocimiento de la necesidad de observar nuestras vidas y nuestras acciones desde nuestro propio punto de vista. afectando en primer lugar la autoridad patriarcal sobre los hijos. basadas en la información y en el conocimiento.reflejan en el desarrollo histórico de la sexualidad y su relación con la soledad moderna. pero en conjunto con el reconocimiento de los propios deseos. con una estructura de poder y con fuertes componentes ideológicos y afectivos que cementan esa organización y ayudan a su persistencia y reproducción. de reproducción y de distribución. Dentro de ella también se ubican las bases estructurales del conflicto y la lucha. Esto implica el surgimiento de la autonomía personal. Las posiciones en las prácticas son ocupadas por jóvenes migrantes de origen rural campesino. la expansión de la escolaridad-primero para hijos varones. anclada en la creciente importancia de la “cultura de pares” (la identificación de los jóvenes con otros jóvenes). Las ceremonias y rituales matrimoniales y familiares que antes eran parte central de la ubicación social de cada persona. claramente diferenciados de los de sus padres. En el ámbito domestico estas presiones se traducen en el conflicto en torno de la jerarquización de los consumos. En el periodo de la revolución industrial inglesa. anclados en su propia ubicación dentro de la estructura social. acompañada por las tensiones que el proceso de crecimiento y autonomía personal propio de esa etapa del curso de vida producen en las relaciones entre padres e hijos generan en nuestra sociedad enfrentamientos intergeneracionales que pueden aparecer en momentos relativamente tempranos del curso de vida. en la medida en que fueron incorporando nuevos saberes y nuevas relaciones sociales más allá de la familia y del ámbito doméstico. comenzando por el ámbito mas intimo y lleno de afectos que es la familia. un microcosmos de relaciones de producción. de solidaridad. los procesos de individuación fueron parte de la transformación económica y social de Occidente. para la cual la unidad relevante es el individuo y no la familia. Históricamente. Quizá pensar en los niños nos permite reconocer con mayor claridad que cuando se trata de mujeres o jóvenes. en el modelo patriarcal comenzó a quebrarse cuando la base material de subsistencia dejo de ser la propiedad de la tierra. el trabajo asalariado se torna individual. el trabajo asalariado ofrece la posibilidad de ganar autonomía financiera. la autonomía patriarcal se vio igualmente desafiada en ámbitos ligados a opciones educacionales y ocupacionales. El enfrentamiento intergeneracional aparece también en el consumo. En sectores sociales de mayor riqueza e ingresos.