Vous êtes sur la page 1sur 2
28 de Abril del 2017 EL FENÓMENO: El Niño Costero
28 de Abril del 2017
EL FENÓMENO:
El Niño Costero

Por: Héctor Fernando Piscoya Vera

Ing. Industrial – CIP 44942

  • - Magister en Administración UNMSM

  • - Ex Gerente General de SEDAPAL.

  • - Docente de la maestría en Gestión Pública UNMSM en el curso de Toma de Decisiones Gerenciales.

“Huaycoloro”, es un río seco que se activa en época de verano, en otras temporadas es solo un riachuelo. Pero este año la fuerza con la que cayó fue enorme llegando a un caudal aproximado de entre 140 - 190 metros cúbicos por segundo, el más grande que se ha reportado en los últimos 17 años”.

“E l Niño costero” golpeó fuer- temente a la ciudad de Lima durante el verano del 2017,

ante esta situación Sedapal programó cortes parciales del suministro de agua en algunos distritos y en otros casos de forma total en Lima Metropolitana y el Callao. Esto se originó a causa de la cantidad y magnitud de los huaicos que no solo arrastraba gran cantidad de piedras y barro por la lluvias ocurri- das en lugares como Canta, Matucana, Santa Eulalia, Chosica, Chaclacayo, en la zona este de la capital. Sino que el agua llegaba en forma de huaico has- ta la corriente del río Huaycoloro en la parte alta de Jicamarca, lo que produjo un aumento de su caudal como nunca antes y comenzó a caer con fuerza ha- cia el encuentro con el río Rímac, en la avenida Ramiro Prialé (Huachipa). En su camino se desbordó e inundó Cho-

sica y San Juan de Lurigancho.

“Huaycoloro”, es un río seco que se ac- tiva en época de verano, en otras tem- poradas es solo un riachuelo. Pero este año la fuerza con la que cayó fue enor- me llegando a un caudal aproximado de entre 140 - 190 metros cúbicos por segundo, el más grande que se ha re- portado en los últimos 17 años”.

En la foto que se muestra nos encon- tramos frente a la bocatoma de cap- tación de la Planta de Tratamiento de Agua Potable PTAP de la Atarjea que fue inaugurada el 28 de julio de 1956 con tecnología Francesa y un volumen de producción de agua de cinco me- tros cúbicos por segundo, que para la época de convirtió en una de las plan-

tas con mayor capacidad para potabi- lizar agua en Latinoamérica.

En 1969, se rediseñó la planta, para aumentar a 10 metros cúbicos por se- gundo el tratamiento de agua y actual- mente este valor varía entre 16 y 18 metros cúbicos por segundo.

El agua del Río Rímac luego de reco- rrer varios kilómetros, entre quebradas angostas, anchas, pedregosas y por re- lieves diversos, desciende a gran veloci- dad en época de verano, desde alturas muy elevadas hacia la capital y este año en especial se sumó un gran caudal de la quebrada del río Huaycoloro.

Para iniciar el proceso de potabiliza- ción el agua es captada en su recorri- do y caída vertiginosa en las bocato- mas de la planta de tratamiento de la Atarjea; en verano por la caída de los huaicos, el agua viene con lodo, pie- dras, ramas y todo tipo de desechos originando una gran turbidez.

La turbidez es una medida en la cual el agua pierde su transparencia de- bido a la presencia de partículas en suspensión. Cuantos más sólidos en suspensión haya en el agua, más su- cia parecerá ésta y más alta será la turbidez. Esta se mide en Unidades Nefelométricas de turbidez, o Nephe- lometric Turbidity Unit (NTU).

Según la OMS (Organización Mundial para la Salud), la turbidez del agua para consumo humano no debe supe- rar en ningún caso las 2 NTU, y estar idealmente por debajo de 1 NTU.

Una vez potabilizada el agua en la planta de la atarjea el agua sale con 0.6 NTU en promedio de turbidez para consumo humano superando larga- mente lo exigido por OMS.

Cabe resaltar que este año con la apari- ción de huaicos que venían en paralelo por las cuencas de los ríos Rímac y Huay- coloro la turbidez llegó hasta 200,000 NTU lo que origino cortes en el abastecimiento de agua para la ciudad de Lima, ya que la planta solo puede captar agua para su posterior potabilización como máximo de 10,000 NTU de turbidez.

Cuando ocurría este exceso en los niveles de turbidez del agua en los puntos de captación de la Atarjea, se dejaba correr el agua durante varias horas hasta que se alcance el nivel mínimo de turbidez recomendado por el fabricante que es de 10,000 NTU.

Después de la captación y limpieza de sedimentos, lodos y residuos sólidos en las rejillas de captación el agua pasa a los 2 estanques reguladores de la planta de la Atarjea.

El tratamiento de potabilización con-

siste en purificar el agua para que esta

sea potable, es decir, apta para el con- sumo humano. Para ello se almacena el agua cruda en los dos estanques reguladores que tienen capacidades de 1´000,000 y 500,000 m3.

Luego el sistema cuenta con varios dispositivos para este fin, como desa- renadores, decantadores, pozos filtra- dores y reservorios.

La producción de agua potable depende del caudal del río Rímac y del porcentaje de turbidez del agua, por eso tiene una capacidad de abastecimiento variable. En condiciones óptimas la producción máxima de la planta abastece al 96% de habitantes de la ciudad de Lima.

Para no volver a pasar situación similar se requiere de la construcción de una nueva planta de tratamiento con capa- cidad de 5 m3/seg, la construcción de dos nuevos estanques reguladores con capacidades de 1´000,000 y 500,000 m3 y de dos reservorios de cabecera.

Durante los momentos de corte del sumi- nistro de agua se realizaron actividades como el mantenimiento y limpieza de la bocatoma y de los estanques regulado- res en época de avenida y se implemen- taron aproximadamente 259 puntos de distribución de agua o mecanismos que cuentan con agua en diferentes puntos de la capital para poder entregar el vital recurso a la población a través de man- gueras para que puedan llenar sus bal- des o con mangueras de mayor diámetro para despachar a camiones cisternas.

De esta manera Sedapal activo su sistema de gestión de riesgos que incluyo el alinea- miento y trabajo en equipo de todas las gerencias de la institución y el voluntariado del personal para la distribución del agua en los puntos de distribución mencionados anteriormente; así como para el abasteci- miento prioritario de hospitales, clínicas y dejar preparada la red para atender emer- gencias en caso de incendios. Una vez pasada la época de huaicos la empresa activó sus seguros con- tratados contra todo riesgo para la re- paración de la infraestructura dañada principalmente en la restauración del ramal norte, sistema de redes que co- lapso cuando el huaico se trajo abajo el puente “El Tumi” ubicado en Hua- chipa a consecuencia de la fuerza y caudal de los huaicos.

Esta experiencia nos dejó muchas en- señanzas y actividades que se deben realizar para mejorar la atención del servicio en época de crisis.

“Para no volver a pasar situación similar se requiere de la cons- trucción de una nueva planta de tratamiento con capacidad de 5 m3/seg, la construcción de dos nuevos estanques reguladores con capacidades de 1´000,000 y 500,000 m3 y de dos reservorios de cabecera.”

La producción de agua potable depende del caudal del río Rímac y del porcentaje de turbidez

En la foto que se muestra nos encontramos frente a la bocatoma de captación de la Planta de Tratamiento de Agua Potable PTAP de la Atarjea que fue inaugurada el 28 de julio de 1956 con tecnología Francesa y un volumen de producción de agua de cinco metros cúbicos por segundo, que para la época de convirtió en una de las plantas con mayor capacidad para potabilizar agua en Latinoamérica.

SUGERENCIAS:

  • Fortalecer el Plan de riesgos de la

institución identificando la situación

de la empresa en época de crisis me- diante matrices de riesgos en donde se indique, valore y se proponga las medidas correctivas antes, durante y después de la crisis

  • La planta de tratamiento de la Atar- jea es de excelente tecnología pero la población de Lima Metropolitana ha crecido de forma exponencial y en época de verano el consumo de agua se triplica, por tanto el nivel de autono- mía de la planta es de máximo 12 ho-

ras si se deja de captar, es por ello el nivel de comunicación a la población

en época de verano debe ser muy fino

y se requiere del apoyo de la prensa.

  • Se había proyectado pasar de apro- ximadamente 259 puntos de distribu- ción de agua del verano del 2017 a 1,000 al verano del 2018; adicional- mente se requiere reclutar la máxima cantidad de camiones cisternas para la distribución en diferentes puntos de la ciudad y establecer un convenio de apoyo solidario con la Policía Nacio- nal y Serenazgos Distritales para que apoyen y den protección en los pun- tos de distribución de agua ya que en la crisis del verano delincuentes con pistola y cuchillo en mano secuestra- ban los camiones cisternas para que dejen el agua en donde ellos indican y lo mismo sucedía en los puntos de dis- tribución de agua en donde personas

de mal vivir cobran por cada balde o reservorio que llevan los vecinos para abastecerse de agua.

  • La labor de la Sunass y Sunat de- ber ser más proactiva ya que ante una emergencia de huaico o sismo los camiones cisterna informales venden

el contenido de un tanque de 11 m3 que Sedapal lo vende en S/. 5.50 so- les hasta en 3,000 soles a negocios o conjuntos habitacionales.

  • Se debe hacer un plan para el man- tenimiento preventivo integral de la planta, para ello se requerirá hacer unos cortes programados antes de enero del próximo año.

  • Acelerar los estudios o la contrata- ción de obra de la nueva planta de la

atarjea de 5m3/seg, la construcción de 2 nuevos estanques reguladores y po- zos de cabecera para duplicar el nivel de autonomía de la planta al servicio de la población.

  • Realizar el mantenimiento de las tu- berías de desagüe que cruzan los ríos para asegurar que estas no colapsen en época de avenida y se obstruyan completamente con material de rio originando atoros en perjuicio de los vecinos de la zona.