Vous êtes sur la page 1sur 8

CIUDADANA: JUEZ DEL TRIBUNAL DE PROTECCION DEL NIÑO,

NIÑA Y ADOLESCENTES DEL ESTADO LARA


SALA NRO: 02
ASUNTO: KH07-X-2009-000011

MATERIA: RESPONSABILIDAD DE CRIANZA

Yo, Rafael Ángel Riera Mendoza, mayor de edad, soltero, de


este domicilio y titular de la cedula de identidad Nº 7.431.981, en mi carácter
de autos, en representación de mi menor hijo Rafael Andrés Riera Contreras,
de mi mismo domicilio, ante usted ocurro muy respetuosamente para exponer:

Solicito mediante la presente sea ratificada la medida de guarda


provisional de mi menor hijo, decretada por ese digno tribunal en fecha
29/01/09, así como también se acuerde la solicitud de ejecución forzosa de la
misma, por consiguiente, sea declarada SIN LUGAR la oposición hecha por
la parte demandada, tomando en cuenta las siguientes consideraciones:

1.-Se desprende del simple análisis y lectura del asunto principal en sus casi
doscientos folios, así como también del presente cuaderno de medidas en sus
casi cincuenta folios, que no existe NI UNA SOLA PRUEBA, ni documental
ni testimonial, que de fé del ejercicio de una maternidad responsable por parte
de la ciudadana Yamileth Contreras, por cuanto su defensa ha estado basada
única y exclusivamente en una serie de insultos y descalificaciones hacia mi
persona, pretendiendo hacer creer a este tribunal que la forma arbitraria en que
sustrajo a mi menor hijo de su hogar, cual si fuera un objeto de su propiedad,
tengan que ver con una supuesta situación de “violencia psicológica” en su
contra. Es el caso Ciudadana Juez, y aun no siendo materia de este juicio, que
me permito informarle que la denuncia interpuesta ante la fiscalía tercera del
M.P., por la ciudadana Yamileth Contreras, forma parte de una maniobra
malintencionada en mi contra, ya que se desprende de acta de audiencia
celebrada en fecha 12/12/08, que riela en el asunto principal, pero que
nuevamente anexo marcado 1, que dicho procedimiento fue hecho totalmente
a mis espaldas, y que tuvo como único fin, lograr influenciar la opinión de la
Juez que conoció de su solicitud de “separación de hogar” intentada ante la
sala 1 de ese tribunal (la cual es legalmente inadmisible, por cuanto la
solicitante no acredita la cualidad de conyugue) al presentarle unas
innecesarias medidas de protección y alejamiento, y digo innecesarias por
cuanto ha sido mas bien mi interés tener el menor contacto posible con la sra.
Contreras, limitando nuestra relación a lo estrictamente referente a la crianza
de mi hijo, situación esta que la sra. Contreras también pretendió tergiversar,
al identificarse en sus escritos como mi concubina, relación que es
absolutamente inexistente, por cuanto desde noviembre del año 1.999 fecha en

la cual engendré con la sra. Contreras a mi menor hijo, la relación con la


misma, reitero, se ha limitado estrictamente a la crianza del mismo, por cuanto
me permito deducir, que su intención de querer evidenciar una relación de
concubinato, tuvieron que ver mas bien con fines ocultos, como su interés en
que me desalojaran de un inmueble propiedad de mis hermanos y mío, en el
cual se le permitió a la sra. Contreras ocupar un anexo, situación que se
desprende de su solicitud hecha ante la fiscalía Décima Quinta del M.P. de
fecha 03/11/08, la cual consta en el folio N° 07 del expediente fiscal 13-F15-
2154-08 el cual anexo marcado 2; por otro lado, la sra. Contreras interpone
otra solicitud, esta vez de “suspensión del régimen de visitas”, ante la misma
sala 1 de este tribunal, en su intención de separarme de mi menor hijo e
impedirme el derecho de frecuentación con el mismo establecido en la ley,
solicitud esta que tampoco ha sido considerada por razones obvias, y por el
contrario, esa misma sala 1 ha aperturado un procedimiento de privación de
guarda en su contra. Ciudadana Juez, el fracaso de la acciones intentadas
por parte de la sra. Contreras y sus apoderados judiciales por ante este
tribunal, por ante la fiscalía Décimo Quinta del M.P., así como también,
el haber atendido al criterio del Concejo de protección del niño y del
adolescente del Estado Lara, según el cual, el único requisito que debía
cumplir para efectuar su cambio de residencia, era buscarle un cupo en
cualquier escuela a mi menor hijo, criterio este que se encuentra
plasmado en pronunciamiento de fecha 10/11/08 (el cual anexo marcado
3), y además de ello, el saberse imposibilitada para demostrar en la
presente causa la más mínima capacidad para asumir la responsabilidad
de crianza de mi menor hijo, fueron las verdaderas razones por las cuales
la misma decide llevarse a mi hijo de la manera arbitraria como lo hizo,
cuando en fecha 26/12/08, de buena fe se lo entregué para que
compartiera con ella los días correspondientes al receso navideño de
acuerdo al régimen de convivencia familiar pactado de mutuo acuerdo
desde el año 2.005.

2.-En cuanto a una declaración hecha por mi menor hijo ante el CMPNA del
poblado de tucaní, y presentada por la parte demandada como probanza para
sustentar su oposición a la medida, me permito hacer las siguientes
consideraciones: PRIMERO: No contradigo dicho documento en cuanto a la
manifestación de mi menor hijo de su actual deseo de querer quedarse a vivir
con su mamá en el poblado de tucaní, por cuanto me lo ha manifestado en
conversaciones telefónicas que hemos sostenido recientemente; el asunto
verdaderamente importante a apreciar Ciudadana Juez, es como fue inducido a
parcializarse, vaya usted a saber bajo que condiciones, por cuanto según
entrevista que le hiciere la Abog. María José Fernández García, Fiscal
Auxiliar Décimo Quinta del M.P., en fecha 31/10/08, y que consta en el folio
Nº 2 del mismo anexo marcado 2, mi hijo manifiesta:

“…..Que no está seguro, que no sabe con quien le gustaría estar,


porque le gustaría estar con su mamá en Mérida y también
aquí con su papá…”

Ciudadana Juez, no olvidemos que prácticamente se le esta pidiendo a


un niño de apenas ocho años de edad, un pronunciamiento sobre lo que será su
vida futura, la cual no tendría ninguna perspectiva al lado de su mamá, ya que
la misma lo arrastraría a su inestabilidad de vida. SEGUNDO: Se me
despierta cierta duda en cuanto a la veracidad de dicho documento, por las
siguientes presuntas manifestaciones de mi menor hijo: “… me siento muy
feliz de estar aquí porque ya puedo jugar con mis amiguitos y jugar fútbol que
es lo que me gusta…” , “ ….. yo vivía en una casa grande con mi mamá y con
mi papá, pero no me gusta estar ahí, mi papa pelea mucho, me regaña mucho,
y a veces me pega con los zapatos o con la mano…” , al respecto debo decir,
Ciudadana Juez, que mi hijo Rafael Andrés, practica a su libre elección no
solo fútbol, sino también béisbol, lo cual se encuentra evidenciado en las
fichas de inscripción en el club de fútbol del Colegio San Pedro y en Las
Pequeñas Ligas del Cardenales de Lara, la cual anexo marcados 4 y 5; por otro
lado, se aprecia un intento descarado de hacerme ver también como un padre
maltratador, cuando es mi propio hijo, el mejor testigo de que jamás he
recurrido a ningún tipo de violencia para hacerle entender u obedecer alguna
instrucción, por cuanto al mismo lo ha caracterizado siempre su obediencia,
intachable conducta y buenos modales, manifiesta en su hogar, colegio,
campos deportivos, etc.

3.-En cuanto a la testigo promovida, y aún no siendo procedente la tacha de


los mismos, es mi deber informar a este tribunal, que la sra. Leída Contreras
no posee la más mínima autoridad moral para entre otras cosas pronunciarse
sobre lo que debería ser la correcta crianza de un hijo, por cuanto su único
hijo, actualmente en edad adolescente, ha sido retirado de varias instituciones
educativas por manifiesta mala conducta y bajo rendimiento escolar, no
cursando estudios actualmente de ningún tipo, lo cual, considero suficiente
motivo para desestimar su testimonio en el presente cuaderno y en el asunto
principal.

4.- En relación a la prueba documental promovida por la contraparte, referida


a un examen psicológico practicado a la Sra. Contreras, me permito hacer las
siguientes consideraciones; PRIMERO: se desprende del mismo lo
prejuiciado de la opinión de quien lo suscribe, por cuanto se atribuye sin
ningún reparo la condición psicológica diagnosticada a la Sra. Contreras a su
“ex pareja” ; ahora bien, si tal acusación está referida a mi, me permito
reiterar que no he mantenido ninguna relación de pareja con la Sra Contreras,
salvo la relación ocasional sostenida en octubre del año 1.999 en la cual
procreamos a mi hijo RAFAEL ANDRÉS. Ciudadana Juez, aquí no estamos

ante la separación de una pareja, la Sra. Contreras y yo jamás lo hemos sido,


por lo cual, no debemos confundir el que se le halla permitido a la Sra.
Contreras el ocupar temporalmente un anexo del inmueble donde yo
igualmente habito, con la existencia de una relación de pareja o concubinato,
como ella lo ha querido entrever. SEGUNDO: Habida cuenta del diagnostico
psicológico hecho a la Sra. Contreras, valdría la pena preguntarse entre otras
cosas lo siguiente: ¿Esta sometida la sra. Contreras actualmente a alguna
terapia? ¿Qué tratamiento le fue preescrito? ¿Está la Sra. Contreras en
capacidad de tener a su cuido a un niño?......? TERCERO: Como a sido su
proceder característico, la Sra. Contreras seguramente ocultó al psicólogo
detalles importantes de su vida presente y pasada, como su creencia en el
espiritismo y la santería; como su creencia de que estaba poseída por un
espíritu que le impedía el sueño nocturno; que en una oportunidad intentó
agredirme con un arma blanca bajo la supuesta influencia del mencionado
espíritu; que afirmaba que ella era victima de un “trabajo de brujería” que
había sido destinado a su hermana pero que “le había caído a ella” ; que se
sometió a un ritual de espiritismo promovido por su tía Olga Castillo y un
espiritista de nombre Leroy, a los fines de supuestamente “librarla del
espíritu…” Lamentablemente, debido a lo breve del lapso para promover y
evacuar pruebas, no conté con el tiempo suficiente para ubicar a la tía de la
sra. Contreras, a los fines de que prestara su testimonio. CUARTO:
Ciudadana Juez, muy al contrario de la Sra. Contreras, yo he promovido
pruebas que dan fé de mi sanidad mental, como el informe psiquiátrico que
suscrito por un Profesional serio y de reconocida trayectoria como el Dr.
Rubén Isturiz riela en el asunto principal.

5.- Ciudadana Juez, queda manifiesta la intención de la Sra. Contreras de


desacatar la decisión de guarda provisional decretada por este Tribunal, por
cuanto a la fecha se ha rehusado a entregar de manera voluntaria a mi menor
hijo, y por el contrario persiste en maniobras, como la intentada en fecha 11 de
Febrero del año 2.009, por intermedio de sus apoderados judiciales, cuando
pretendieron retirar el expediente educativo de mi menor hijo, amedrentando a
la directora del Colegio San Pedro, valiéndose para ello de una medida de
carácter administrativo que le fue acordada por el CMPNA de Tucaní tras su
relatos falsos ante ese organismo, a lo cual la Directora respondió de manera
muy acertada de acuerdo a comunicación que anexo marcada 6; así mismo,
mintiendo ante la Fiscalía Undécima del Ministerio Público de la
Circunscripción Judicial del Estado Mérida, donde haciendo fraude procesal al
omitir de manera descarada e irresponsable todo el procedimiento legal
invocado ante su autoridad, pretendió que esa Fiscalía aperturara un
procedimiento por régimen de manutención, por lo cual me vi en la necesidad
de informar al referido despacho de la existencia de la presente demanda por
responsabilidad de crianza mediante comunicación recibida en fecha 03/02/09,
la cual anexo marcada 7. Ciudadana Juez, mi responsabilidad en materia de
manutención esta claramente demostrada y se desprende de las pruebas

aportadas, sin embargo, la Sra. Contreras y sus apoderados, y a pesar de ser


ella quien retiene indebidamente a mi menor hijo, la que trasgrede el régimen
de convivencia familiar homologado llevándoselo sin permiso ni autorización
judicial alguna, la que desacata la orden de este Tribunal de que el niño quede
bajo mi custodia provisional, ahora intenta acciones ante el Tribunal de la
Protección del Niño y del Adolescente del Vigía Estado Mérida, valiéndose
para ello del fraude procesal, tal como lo hizo ante la Fiscalía Undécima de
esa misma ciudad. El accionar desesperado de la sra. Contreras por que le sea
acordado un régimen de manutención, en verdad solo me hacen deducir que la
misma ya esta afrontando dificultades para garantizarle a mi menor hijo tan
siquiera la alimentación diaria, ya que la misma se mantiene de las dádivas y
la condescendencia de algunos de sus familiares. Por otro lado, y en su
propósito de dilatar y obstruir la administración de Justicia en la presente
causa, como ultima maniobra solicitan la regulación de competencia, cuando
es evidente que para todos los efectos legales mi hijo reside en esta ciudad de
Barquisimeto.

6.- Ciudadana Juez, la inestabilidad de la sra. Contreras queda expresada con


meridiana claridad según sus propios dichos, en escrito presentado en fecha
12/11/08 agregado al asunto KPO2-S-2005-13777, en ocasión de su solicitud
de “suspensión del régimen de visitas” el cual anexo marcado 8; en el
mismo, entre otras cosas declara: “…….no puedo seguir viviendo del
tumbo al tambo, es decir, 10 días en casa de mi hermana, 10 días en casa
de mi tío…” Al respecto debo decir que la sra. Contreras elige irse a Tucaní,
por ser el lugar más distante que consiguió en su propósito de alejarme de mi
hijo, ya que dicho poblado se encuentra a más de 600 kilómetros de
Barquisimeto. Es absolutamente falso, que la sra. Contreras tenga ninguna
estabilidad que ofrecerle a mi hijo en dicho poblado, ya que a conveniencia
decide irse a vivir a que su mamá, con la cual, dicho sea de paso, jamás a
convivido, por motivos que desconozco, ya que la misma vivió con sus
abuelos aquí en Barquisimeto desde sus primeros días de nacida, hasta sus
más recientes años de edad adulta. No le importó en lo más mínimo a la sra.
Contreras el impacto psicológico que pudiera causarle a su propio hijo al
desarraigarlo de un solo golpe del medio al cual se encuentra afectiva y
psicológicamente vinculado, llevándolo a vivir en un ambiente de
insalubridad, hacinamiento y carencias de todo tipo. Tampoco le importo a la
sra. Contreras, el inminente riesgo que corren quienes habitan el poblado de
Tucaní, ya que es una zona propensa a las inundaciones por cuanto se
encuentra edificado sobre el lecho y las laderas del caudaloso rió que lleva el
mismo nombre, prueba de ello es la más reciente situación de emergencia por
lluvias declarada en la zona según los diarios regionales, del cual anexo
extracto marcado 9.

7.-Ciudadana Juez, más recientemente es agregado al presente expediente un


examen psicológico que supuestamente le fue practicado a mi menor hijo
Rafael Andrés; al respecto debo denunciar que se trata de una nueva maniobra
de la contraparte en su incansable intento por descalificarme, con otro
documento sobrevenido y carente de rigurosidad científica, tal cual la
valoración psicológica que le practicara el Dr. Argenis Trujillo a mi menor
hijo, profesional que según se desprende del recipe donde vertió su
diagnostico, es Medico Cirujano-Laboral especialista en control del asma;
dicho documento, riela en el expediente KPO2-S-2008-014878 referido a la
solicitud de “separación de hogar” intentado por la sra. Contreras, del cual
anexo copia marcado 10. Debo reiterar, que estas declaraciones y diagnósticos
sobrevenidos son vanos intentos de falsear la verdad, manipulando para ello a
mi propio hijo, al sembrarle odio e inadversion hacia mí, yo me pregunto, ¿Por
qué la sra. Contreras no quiso traer a mi hijo el día 27/01/09 fecha que fijó
este tribunal para oír su opinión? ¿ es que acaso para ese entonces, no lo había
manipulado lo suficiente como en la actualidad?. Ciudadana Juez, es obvio
que el presente litigio debe haber impactado psicológicamente a mi menor
hijo, mas aún por lo arbitrario del actuar de la sra. Contreras, por lo cual me
comprometo desde ya a ponerlo en manos de un Psicólogo Infantil serio y
capacitado, una vez este de vuelta en su hogar.

Ciudadana Juez, juro ante Dios y ante Usted la veracidad de mis dichos y
asumo la total responsabilidad por los mismos. El presente escrito me ha
surgido de la necesidad de alertarle sobre algunos detalles que quizás resulten
imperceptibles en los más de doscientos folios que suman el asunto principal y
el presente cuaderno de medidas, así como de otros que son ocultados por la
contraparte para provocar una errónea lectura de sus alegatos. Finalmente
Ciudadana Juez, debo decir que mi accionar en la presente causa ha estado en
función del profundo amor hacia mi hijo, de mi indeclinable intención de
garantizarle el pleno disfrute de sus derechos y garantías, para lo cual me he
valido de un único recurso, la verdad. Puede la contraparte desgastarse en
insultos, humillaciones, calumnias y maniobras, pero lo que nunca podrán
desvirtuar es que he sido buen Padre, por lo cual me siento en paz ante Dios,
la Justicia y ante mí Hijo.

Agradecido de su atención, quedo de usted,

ATENTAMENTE,

___________________________
Rafael A. Riera M.

C.I. Nº 7.431.981

CIUDADANO(A) JUEZ(A) DEL TRIBUNAL DE LA VIOLENCIA


CONTRA LA MUJER EN FUNCIONES DE CONTROL, AUDIENCIA
Y MEDIDAS DEL ESTADO LARA
SALA NRO: 02
ASUNTO PRINCIPAL: KPO1-S-2008-000980

ASUNTO FISCAL: 13-F3-2429-08

Yo, Rafael Ángel Riera Mendoza, mayor de edad, soltero, de este domicilio y
titular de la cedula de identidad Nº V-7.431.981, en mi carácter de imputado
por la comisión de presunta violencia psicológica y hostigamiento, en contra
de la ciudadana Yamileth Contreras, cedula de identidad Nº V- 13.085.899,
ante usted ocurro muy respetuosamente, a los fines de solicitar su
pronunciamiento en relación a la presente causa en virtud de las siguientes
circunstancias:

1.-Ciudadano(a) Juez(a), consta en autos que la presunta victima interpuso


su denuncia por ante la Fiscalía Tercera del Ministerio Publico del Estado
Lara en fecha 20-10-08, habiendo transcurrido a la fecha, mas de cinco meses
sin que se verifique la practica de diligencia alguna en el presente asunto por
parte de la representación fiscal ni por parte de la presunta victima.

2.- Ciudadano(a) Juez(a), con todo respeto cumplo en informarle que cursa
por ante el Tribunal de la Protección del Niño y del Adolescente del Estado
Lara, demanda por responsabilidad de crianza y procedimiento para privación
de guarda en contra de la ciudadana Yamileth Contreras, tribunal que me
adjudicó la CUSTODIA PROVICIONAL de mi menor hijo en virtud del
verificado incumplimiento por parte de la sra. Contreras de sus deberes y
obligaciones maternas, decisión de la cual me permito anexar copia simple
marcada 1. Es el caso Ciudadano(a) Juez(a), que la ciudadana Yamileth
Contreras, se ha dado a la tarea de pretender perjudicar mi moralidad y
capacidad para seguir ejerciendo la responsabilidad de crianza de mi menor
hijo, alegando para ello la existencia de la presente denuncia por presunta
violencia psicológica y hostigamiento, denuncia que no es mas que una
maniobra que fue concebida para tratar de encubrir la irresponsabilidad de la
sra. Contreras. Ciudadano(a) Juez(a), ruego a usted provea lo conducente.

Agradecido de su atención, quedo de usted,

ATENTAMENTE,

____________________
Rafael A. Riera M.

C.I. Nº 7.431.981

CIUDADANO(A) JUEZ(A) DEL TRIBUNAL DE LA PROTECCION


DE NIÑOS, NIÑAS Y ADOLESCENTES DE LA CIRCUNSCRIPCION
JUDICIAL DEL ESTADO MERIDA, EXTENSION EL VIGIA
ASUNTO PRINCIPAL: 5497

Yo, Rafael Ángel Riera Mendoza, mayor de edad, soltero, domiciliado en


Barquisimeto Estado Lara y titular de la cedula de identidad Nº V-7.431.981,
en mi carácter de autos, en representación de mi menor hijo Rafael Andrés
Riera Contreras, de mi mismo domicilio, debidamente asistido en este acto por
la Abogada en Ejercicio Magali Pulido, titular de la cedula de identidad Nº
4.702.348 e Inpreabogado Nº 25.409, ante usted ocurro muy respetuosamente
para consignar copias simple de Medida de Custodia Provisional decretada a
mi favor en fecha 29/01/09 por el Tribunal de la Protección de Niños, Niñas y
Adolescentes del Estado Lara, copia simple de declaratoria de competencia
decretada en esa misma fecha, así como decisión del tribunal Superior de la
Protección del Niño, Niña y adolescente del Estado Lara relacionada con
solicitud de regulación de competencia, esto a los fines de solicitar su
certificación, a efectos legales que me conciernen.

Es Justicia que espero en la fecha de su presentación.

__________________ _______________
El solicitante Abogado asistente