Vous êtes sur la page 1sur 3

Red«oel<^: Pl'za de San Ginés, 3. X3omlxi.e;o ±& do jr\ua.io c3.e» JLSOa Adin|HsiraiMii: Pitia ié S^N efaié^ t.

• PRECIOS DE SUSCRIPCIÓN PRECIOS DE SUSCRIPCIÓN

m u J 'J ( ün Mes 1 peseta. no Trtecstre.... 8


En madrill. \ • Trimestre 2-50 .
Eo provineias. ¡ ^> Aio
Senmitre •
13
1 » Año 10 » •-fe'
Nada de cientos ni miles Más paa y más ad»doiies
del fondo de los reptiles. que fusiles y cañones.

Abajo las cesantías


Más escuelas y canales de ministros de tres días.
qlie toros y geiíerales.
Ve el QUUOTE madrileño
Las empresas ferroviarias todo enemigo pequeño.
tendrán censuras diarias.

L COBKESPONSAL-ES Y VENDEDOEES
fists jisódiso H eoipra, pm 80« radi.
i V ú x x x . A t a c A s a d L o , 3.0 o ti
2 5 i i . t i i n a . e r o s , 2,50
]N""Ci.m©ro s x i e l t o , I S oéxitUacLoiai.
Director: J. Osorio Pérez Gastañón.
(Luis Tabpada. Jf^XJlML. JSWU
-A.isro X Redactores:(Eusebio Sierra.
(Eduardo Sojo (DEMÓCRITO)

—Es cosa hecha. San Apapuoio no me falta á mí, nos pide sin cesar que estemos prontos
OALAMIBADES porque me debe muchos favores. para empezar la lucha...
/No oyes su voz?... Recuerda á los alcaldes
Pero á pesar de los rezos de Pidalete y de las peni-
Podran ser los conservadores amigos predilectos de tencias de Sánchez Toca, que se ponía un cilicio de que en el QUIJOTE buscan
la Providencia; podrán tener de su parte el favor di- alambre para andar por casa y unos sinapismos de del monte en las agrestes asperezas
vino; podrán hasta cartearse con el Espíritu Santo; Eigolot para estar en la oficina, el Santo no quiso un burro ó una burra,
, pero la verdad es que son muy desgraciado?. proteger al partido conservador; y el mismo Cánovas, y, más astuto que ellos, ten cuidado,
Casi todos los días sucede algo grave en este país, antes sano y alegre como una corista de Eslava, sufre
hoy agudos dolores "de vientre, y á lo mejor tiene que y ve, no te confundas.
desde que Cánovas dirige sus destinos. Diríase que el El rey nos llama, si*, nos llama á todos,
Hacedor Supremo se levanta todas las mañanas de decirle á Sedaño:
—¿Sabe usted hacer cataplasmas de harina de li- corramos en su ayuda,
mal humor, y dice á San Pedro, ese especie de Valle-
jo Miranda celestial: naza? ¡nos costará correr á los valientes
A ver, Perico; trae la cesta de las calamidades y —Sí, señor. de Abanto y Montejurra!^
arroja unas cuantas sobre la Península ibérica. Quie- —Pues póngame usted una en la tripa, que tengo Ya están organizadas en España
ro abatir el orgullo de Antonio Cánovas, que se cree que ir al Congreso y no quiero que me ataque el do- las legiones carcundas,
mas Dios que yo mismo. ' lor ante la representación del país. y nombrados los jefes, y dispuestos
X San Pedro vuelca la cesta, preguntando: „ Todo le sale al revés á D. Antonio. Hasta Palmes b tiquines y curas. ' ,
¿Quiere Vuestra Divina Majestad que participe le ha salido ingrato, pues desde que se faé á Inglate- Armas no han de faltar, porque Don Carldi?
también de las calamidades Eomero Eobledo? rra no ha vuelto á escribirle. se gasta una fortuna
Es inútil. A ese no hay Dios que le apabulle;. y —¿Qué hace ese hombre?—pregunta conmovido el on comprar las que venden por inútiles
en prueba de ello acuérdate de lo que pasó con los en las naciones cultas.
cinco millones: se los entregó á la Trasatlántica, con- Y le contesta alguno de los que están etí el secreto:
tra todas las leyes divinas y humanas, y se ha queda- —La última noticia que tenemos de él es que está Ya tiene centenares de escopetas,
do tan fresco. en Liverpol, vendiendo pasta mineral csitalana para inservibles sin dula;
A D. Paco no le afeotaa poco ni mucho los r%or^ afilar navajas. Este es su verdeuiero oficio. Se sube en pero, en cuanto las ponga unos gatillos
A ^'^°^^'i®'icia, porque tiene el estómago más un coche con una bandera y un redoblante, y allí con^ y unas culatas cucas,
grande qae una babucha de Aguilera, y todo lo ve de grega al público entre el cual despacha su mercancía. y les quite el orin á los cañones,
color de rosa. —¡Y yó que le tomé por un técnico prodigioso! serán morrocotudas, .
Pero, en cambio, el país sufre las inclemencias del Quizá no quÍOTa volver por España y pondrán el asombro y ol espanto
destino; y hoy se subleva Calahorra, mañana caen —Pierda usted cuidado que volverá por los 60.000 en la contraria chus.na.
diez o doce rayos y matan: á doscientos padres de fa- duros. . ,i También tiene sin puños muchos sables,
milia; al día siguieiite lanzan el grito de guerra los Por ahora continúan, los malos viéaÉtos para el par- bayonetas sin punta,
catalanes, y al otro^ée inunda Sevilla, y al otro salen tido conservador. Los de Calahorra no acaban de y cerca de cien mil escapularios, ',
de madre Q-ar<6ía Ali^ Calbetón y Nocedal... taranqmlizarse; los de Cataluña siguen en sus trece;
Noh*rlensoon anuncia ciclones en difermtes puntos que es lo que más me gu.8ta,
De algún tiempo á esta parte no ganamos para ár-
mca. Los canónigos de:Ctóahorra se han visto apun- de la Península, y á Jove se le ha caido una muela el pues el que lleva á cuestas una imagen r
to de morir á oíanos de sus devotos, y hubo alguno juevíis por la tarde, comiendo un flan. Sólo hay una de nuístra virgen pura
de _ estos que cogió é un beneficiado obeso y quiso noticia que compensa, en cierto modo nuestra amar- y sirve al rey, y quema los registres
, freirlo ea su propia grasa^ como quien hace escabeche gura. La encontramos en la prensa piadosa y vamos no puede morir nunca.
de bonito< El gobernador, ron una entereza propia de á copiarla, para regocijo del país: De manera, Colas, que estáte pronto,
• los herpes, pparrib á socorrer á los eclesiásticos de «A la procesión del Corpus, que se celebrará ente no empiece la trifulca,
.turgente roatrol levantó el bastón, dirigióse frenético año con gfandeza inusitada, asistirán gran número de y te coja sin cera ó sin dinero,
á las íasísas, invocando el nombre augusto de las ins- cofradías y asociaciones religiosas. Entre otras, saldrá lo que es igual en suma.
titución^... y recibió una silba monumental y mo- en procesión una preciosa imagen del Sagrado Cora- Del triunfo no hay que hablar: nuestro os el triunfo;
nárquica, qu« aun suena en sus oídos. Después reoi- zón de Jesús, perteneciente al Centro del Apostolado
bió.varias pedradas y otras peladillas, dé cuya mate- hasta Moret lo augura,
dé la Oración, estrenándose al efecto unas riquísimas y Eguilior y Gamazo, no con voces,
ria no. queremos acordícmoa./. . andas, que llevarán al hombro «uatro seinmaristas
Cuando aún no haWa 4 o ^ u í d o el estrépito de Ca- oonftíájb talar, y un precioso estandarte bordado en sino con su conducía.
lahorrár^r-el país denlas tóí(ís, ypot'ende, de Bodrí- oro fino por una señorita celadora de este centro.» Ya votan en las Co. tes por que el clero
guM San Pédro^auxgió la "huelga de Barcelona, im- Oremus... no padezca ni safra
ponente y gravísima, que dura todavía, á pesar de las en su santo b;lsillo, mierítras toda
acertadas disposiciones de Elduay^, secundado por España se derrumba, "
Ojesto.
—«Acabe V. S. iusurreoción itimediataménte»-^e-
TrüT^ G^Tirc^ y esto, ¿por qué ha de ser? Porque des san.
estar bien con los curas
oía el ministro.» ! y poder ser ministros con D n Carlos •
Y oontesteba la primera autoridad civü: • De un sacristán de la corte,
«Yo bien quisiera ¡ay triste! pero no me haoKB caso pronfo á morir por la idea, si cualquier día triunfa. , n
los insurrectos.» á otro que sacristanea Adiós, Colas, hasta, que el campo llame
Replicaba el de aquí: en una iglesia del Norte. , á las leales turbas,
«La autoridad tiene medios para todos. Bemftam® y en el campo saciemos estas ansias
cabeza jefe insurrección ttietida en serrín para ense- Mi querido Colas: Ya vuelve el dia eternas de verdura.
ñársela á Cánovas.» ' ' MELCHOB BEUTANDO, ••
tras de la noche oscura, '
Y contrrareplicaba el de allá: ,' y renacen antiguas esperanzas
StotUtícn de las monjas Trinitarias y sargent^i de ififiW
,Ko te untes. Todo lo que puedo, haoet ek remitir
cafeez» ^®8ugo^» por tanto tiempo mustias.
El caso es qtt^^ -Ifo- circunstancia» no |)ued«n ser El marqués de Cerralbo se presenta
peores parasol G-otieijno ,y que á D. Antonio todo le como la sombra augusta
sale mal de algún tiempo á esta parte. de aquel Montemolin que halló la gloria
Ño basta que Pidlalete rece todos los días y pida al mil veces en la fuga, • ,.. Pero ese Ojesto, gobernador de. Barcelona, ¿dé áspi-
cielo qn®.<^®^*^6!eus dones sobre el particlo conser- y á la lid va á llamarnos... ¿de qué módd?- de ha salido?
vador. Bi creía' estar en buenas relaciones con algunos Taí vez con voz robusta; Nadie tiene noticias de ese caballero.
santos de su particular atprecio, y había dicho á don por escrito no puede, porque el pobre
^nl¿Hlío más de una veí¿ : ','. o> Antes, los puestos de respousabilidad'é imoottanoia
no maneja la pluma. eran para los hombres que habían demos^do ta su-
No tenga usted cuidado. Voy á haoerie una no- ficiencia en cualquier orden del saber h.um«ao. Aho-
El rey desde Venecia, y sin cuidarse
vena á'San ApaI)Ucio y de fijo me complace. E8;bas- ra, cuando menos lo piensa uno, sde la Gaceta Oficial
, tante amigo de casa. de las princesas húngaras
que al dejarle sin blanca; le dejaron nombrando gobernador á un D. Fulano cualquiera, y
„ Bueno; pues encargúele usted que se interese ocm preguntamos:
el dolor de la culpa,
. María Santísima para que sigamos chupando.
DON QUIJOTE

^ 1 j-W*»*-3l('(VJ-n?->ÍÍf

En su cuartel general """" '' Mientras que mmm"elalmuerzo Ábreme la puerta Cuando me derriben
Cuadra al monarca mastuerzo Dar una ordenanza rpal Forman sus carcatol cas leóiones Puerta delpostiSo Los repullicanos
Chinches,pd^as, mos juilas y ratones Que eres casi carca EiÉonees hs llaves
1 PRINCIPIO DE AUTORIDAD EN TIEMPOS CONSERVADORES. Ycaeuto contido Las.pondré en tas maños.

^ \ %'

Indigesto se hace unlio Ten Calahorra á este tio


Cnaudo de obreros se trata le dan ana buena lata.
JEstas hortalizas místicas ascendieron-en Calahorra, de canónicos áPapas y Cardenales.

CAJAOe UTRAOA\/iJ<n,'.
w viM-*'*^ «í-^ij.s* ^*'írtít^«í,*«H.Art((|.^vy\-

S-,C^Í(!-*r^VO'-v -^f*. W >-i i4.í«h í

«^ >\r^Vv;)i-iV;>W^t /ii tJwO^a

Hojas que caen á montones Uiqaes y buques ramplones


iJu¿uetes del vieuto son; A. Palmes le dan millones A Blanco como era calvo, Yrní huelóuista le decía
LB picahm los mosauitos Con las hroncas de estas dias Be aquellos CiHCO MILLONES
'- ' Yarruman ala Nación. Ponte el gorro Peri^ito.
Maáe se acuerda ¡ Chipé! Que al Banco ROMERICÉ.

Lit. Romillo. Fuentes, //. MADRID.


DON QUIJOTE

•—¿Conoce usted á ese gobernador? Por que esa es una profanación liorrible. Y nosotros añadimos
Algunas veces suelen contestarnos: Bueno que se silbe á ^che^aray, por ejemplo. tampándonos la nariz
—¡Ah, sí! Ese es uno que tocaba la flauta en una ¡Pero á Elizegui! para cortar los olores:
reunión de la calle de Cuchilleros. , . —Caballeros, ¡qué país!
—Pues no ha subido poco. Ahora todo el toque está en el tecnicismo.
—¿Sabft usted por qué? Porque es sobrino de una Palmers fué á los Astilleros del Ñervión como téc- A un compañero nuestro en la prensa le asaltaron
ama seca que tuvo ViUaverde, y además ha inventado nico. , ' • 'i;
un ungüento para conservar el brillo de los sombreros dos hombres navaja en mano en la calle de la Flori-
Pues lo mismo ha ido Navarro Reverter á París. da, exigiéndole el dinero. .
de copa. Como técnico también.
En fin: nadie se explica cómo es que llegan á go- Ni un solo guardia acudió á socorrerle.
bernadores, á subsecretarios y aun á ministros muchos • Y el otro dia le dio el duque de Mandas, que es muy En fin, que al hombre le rommzaron la cartera. .
sujetos de este país; y sólo cuando hay alguien que devoto, una copa de agua ds:Lourdes, y dijo después ¡Y viva la policía! :
conoce sus antecedentes, sabemos eL origen de tanto da haberla: ' ¿ .
encunabramiento. —¡Qué buen champagne!' En Toledo liubo, el día 10 una velada con motivo d^
¿Qué nabrá hecho Ojesto para llegar á gobernador ser el santo de doña Margarita de Borbón, te.sta más
de Barcelona? ¿Dónde ha brillado? ¿Qué títulos son HISTÓRICO ó menos coronada.
los suyos? ¿Tiene buena letra? ¿Sabe tocar algún ins- Llena de conservadores Pronunciáronse discursos alusivos, leyéronse poe'-
trumento? ¿Ha inventado elgún elíxir para el dolor y de luces de colores
de muelas? sías alegóricas, y un obrero, trató irónicani'^nte el
Quizás sepa muchas cosas; quizás sea notable en estaba el lunes la Huerta. retrato de. NQcedaL á quien llamó «el padre del pr.i-
música ó en prestidigitación ó en baile inglés. Llegaron hastíi lá puerta testantismo».
Tal vez conozca lá aritmética y el tagalo, y la par- en un simón dos señores. Al final de la velada se acordó regalar á I). Garlos
tida doble, y el juego del tresillo. Echó pie á fieiTa el primero ' ; unas babuchas de honor,, costeadas por suscripción
No negaremos que sea una excelente persona y y volviéndose al éocher ) nacionaL '
hasta si se quiere un gimnasta notable ó un excelente le dijo:—Aquí esperarás.-^ Probablemente serán bordadas por Pepito Garulla.
jugador de carambolas; pero lo que si podemos ase- Y el otro dijo:—^Aqui espero—-
gurar es que lo mismo sirve él para gobernador que mientras salía el de atrás. Uno de estos días saldrá para Lourizán el acredita-
servimos nosotros para cantar una misa de requmn. do canonista Sr. Montero Ríos.
Con que ¿quién es Ojesto? Y cuando'ya amanecía
sin pente-el coclje.volvía Deseámosle un viaje feliz. ,
, y el cochero fatí: ado,
LANZADAS ¡ .ue si no lo hubiera estado
esperara todavía!
El exacaudalado Sr. Rivas ya no Uevael bastón de
que solía hac?r uso cuando se enfadaban •
El que iuás quiera saber
Lo primero que se le ocurrió á Cánovas en cuanto busque el coche de alquip^r, Dice un periódico francés:
se declaró el estado de sitio en Barcelona, fué reco- el cinco, y oirá al simón: «La reina regente es una mujer de recto criterio y
mendar á las autoridades que fueran inexorables. — Si esto hacen en el poder, sano juicio, que ha adquirido gran prestigio en el
Si, si; duro en esos picaros obreros. país, merced á su condupta política, encerrada siem-
¿qué harán en la oposición? pre en el límite de sus atribuciones constitucio-
Es de creer que las autoridades contestarían á Cá- nales.»
novas: ¡Oh, sorpresa! Se refiere á la reina regente de Holanda.
—¿Cuántas arrobas de carne de huelguista quiere Dice un periódico:
vuecencia? «Alas seis de la tarde empezaba á hablar el señor Los toros lidiados en la corrida de beneficencia,
Eguilior.» han resultado buñuelos.
, Se va Portal de Madrid, Pero eso no quita para que costaran 8.Q00 reales
Pero, qué, ¿habla?
,, el pelotari Portal, cada uno.
cuya fama colosal El público cogía el cielo con las manos.
Para Asmodeo la festividad de San Antonio és una Ls individuos de la comisión, encargada de la com-
e mayor q ue la del Cid, de las más importantes del año. pra, no cogían el cielo precisamente, pero algo ha-
Se va lleno de coraje Si, desde que naoló Cánovas y le pusieron ese brán cogido.
porque le han escarnecido... nombre. :;
Pues si no hubiera venido
Eso le ha dado al Santo mucha importancia en el unLaperiódico
misión del Sr. Navarro Reverter en París—dice
oficioso—no tiene nada que ver con las
so economizaba el v.'aje.
cielo. • ' negociaciones para una inteligencia comercial éStre
La reina abuela telegrafió á Griln felicitándole el Francia y España. • ^
Ya han visto los conservadores elementos revolu- Pues, entonces, ¿á qué va á París el exjoven y res-
día de su santo. cionarios en la huelsa de Barcelona. taurado Sr. Reverter? ' : '
Bueno. Tienen buena vista. ¿Como no vaya á comprar el rico tinte instantár-
Pero ¡por Dios! que no publique Grilo los versos que neo para el bigote?
Porque, efectivamente, hay dos-elementos revolu-
escribirá dándole las ¿.racias. cionarios y de los más terribles.-. ', La reina Isabel ha felicitado por telégrafo al poeta
La arbitrariedad y el hambre. :, Grilo el dia de San Antonio.
Dice un periódico que causa horror lo que se cuen- Y Grilo agradeció la atención, como es natural. Yo,
ta de las jugadas de Bolsa de estos diás. • en su lugar, hubiera contestado con este otro tele-
Aun con las Cortes^abiertas grama:
¡Hombre! ¿Tan gordo es? \
la corte irá de jornada. • „ «Profundamente'.emocionado por su. real atención.
Supónejiios qué rio se hablará de que jue-an se- Asi dicen.. Por lo', visto Remita fondos.»
: ñoras. ' no hace aquí ninguna falta.
Porque eso ya es muy antiguo. ...Ñó.va á palacio fiomsTo
*
* • '.aunque le pinchen al hombre,
Hace mucho tiempo que no sabemos nada de don
¿Qué será, señor? ' teñiiendo que le pregunten:
Francisco de Asís, abuelo de nu3stro soberano. ¿Qué hay de los cinco millones?
Mire usted c.ue para causar horror en España...
Y los periódicos de" casa y boca no debían tener esos
.Sobre todo, después de aquello del Noroeste.
descuíd ,s sabiendo lo que nos interesa su suerte.
Por cierto, que también ocurrió en tiempo de los He aquí la tarjetita qué hemos enviado á l ) . Anto-
A ver, ¿dónde está? nio el dia 13:
conservadores. ¿Se ha vuelto á reunir con la señora?
Pero en el otro reinado.
Noticias' desagradables Dijo Montero Ríos: Dos QirtjoTE feliñta cordialmeiiie á D- Antonio
del lunes/por la mañana: , —Trái. anme un coche. en el dia de su santo y pide al cieío qiie le dé fortale-
en Barcelona carreras, —¿Un simón? za y resignación bastante para soportar á los infini-
inundación en Matanzas. —¡Un demonio! tos congrios que le adulan y le piden fitulog, honores
contestó el hombre. y alimentación.
Pero eso importa bien poco
ó, mejor, no importó nada... ¡Qué mala sombra!
¡Por la noche tuvo el jefe En casa del ahorcado DON QUIJOTE aprovecha la ocasión para
del Gobierno, juerga en casa! mentar la sosa. advertir á D. Antonio que se afeite ¡porque
con aquel bigote no puede ir á ninguna
Ya vieron ustedes qué malos eran los toros del do- Un libro ha publicado parte.
mingo. Pepe Laserna;
Pues, según los veterinarios, ninguno tenía la edad í'ons le ilustró, y se llama
reglamentaria; ' Prosa ligera.
Y le han costado á la Diputación á 8.000 reales cada Crómprenle ustedes Parece que hay grandes dificultades para la tras-
uno. • y yo les indemnizo lación de la fuente Cibeles.
Y' preguntaba, un djárié: sí se arrepienten. No se encuentran grúas bastante poderosas, y aho-
ra se trata de ver si entre Aguilera y -Letín y Casti-
¿Qué dirá á esto el Gobernador? llo quieren conducirla al centro de la pla;^a.
Paes lo mismo que decimos todos lc)s 4*más. En la sesión del Congreso Si éstos se negasen, se apelaría á Rejtesiy Teodoro
Cada uno para su capote. . le dijo Romero á Alix: Guerrero.
—Usted salió diputado _ _ _ _ _ _ _ _ ^ • *

¿Por qué á .Concha, Castañeda porque yo lo periiiití. Dice el comandante general de la escuadra al mi-
le,echó Moret una mano? Y el otro dijo: nistro de Marina:
Porque confegosministro? —¡Mentira! «Recibido telegrama de 'V. E. ordenándome la sa-
O- lida á las seis de la tai-de, y necesitando J?««a Regente
pijede parecer él algo, r Y el otro:
—¡No sé mentir! seis horas para tenervapor", á lasdoce.lá-noche esta-
rá la escuadra en movimieiitq.» ,' ;
Al,: unos periodistas sensibles se incomodan con el Y el otro: ¡Pues n 5 necesita pocas horaSí¿ará calentarse!
público porque silba á los pelotaris cuando están mal. —¡Yo soy muy hombre!
Y tienen razón que les sobra. Y el otro:—No.—Y otro:—¡Sí! Imprenta Moderna, Cueva, 5. Madrid.