Vous êtes sur la page 1sur 3

MAGIA DE FICCIONES Y ARTIFICIOS CONTABLES EN LAS

FINANZAS PÚBLICAS
Por Econ. Marco Flores T.

Antes de que la magia de ficciones y artificios contables, introducidos


en las finanzas públicas, cambie y consagre, ficticiamente, algunos
resultados fiscales, para conocer la verdad es importante consultar
el Análisis del Presupuesto General del Estado (PGE) del Año 2018,
realizado y publicado por el Observatorio de la Política Fiscali (OPF)
en su portal digital.

Con rigor técnico y profesional el minucioso estudio, establece que


incluidos los pagos de intereses de la deuda pública los verdaderos
déficits del PGE no serán equivalentes al 4% del tamaño de la
economía (PIB), ni para el año 2017, ni para el 2018, como asegura
Carlos de la Torre, ministro de las finanzas públicas ecuatorianas,
porque concluirán en alrededor de $6.500 millones, cada uno. Se
trata de un equivalente de alrededor del 6% del tamaño estimado del
PIB, en ambos casos, porque la magia de ficción y artificios
contables, puede modificar y ocultar temporalmente las cifras, pero
jamás las realidades de la economía, mucho menos sus efectos y
consecuencias.

Aparece entonces, identificado en la escena el ministro de finanzas,


escondiendo la basura bajo la alfombra, mintiéndole al país y al
presidente Lenin Moreno, ficticiamente reduciendo obligaciones y
multiplicando ingresos presupuestarios, por cierto, mientras dure el
espejismo, temporalmente.

Es la práctica de la misma ficción y son los acostumbrados artificios


contables, una y otros, usados reiteradamente durante años por el
equipo económico, correista (morenista), para con mucha frecuencia
esconder sus políticas públicas y la verdad de las cifras fiscales,
como lo hicieron, cuando tomaron recursos por $7.800 millones de
dólares de las reservas internacionales que administra el BCE, para
financiar directamente el gasto del gobierno y a la banca pública,
llamando a tan peligrosas operaciones, “manejo de excedentes de
liquidez” y “políticas contra cíclicas”.
La magia del ministro de las finanzas públicas continuó, reduciendo
contablemente las amortizaciones de la deuda pública interna del año
2018, nada más y nada menos que en $2.380 millones, básicamente,
mediante el pago de obligaciones por $2.173 millones al BCE, pero
no con dinero real u otros activos líquidos, sino con acciones de tres
instituciones de la banca pública, todas aceptadas sin valoración
previa, simplemente recibidas al 100% de su valor nominal. Acciones
que, además, resultarían no solo casi imposibles de negociar en los
tiempos y valores justos si la iliquidez económica apremiase, sino que
también, mayoritariamente y en modo efectivo ya le pertenecían al
BCE, porque esas mismas tres instituciones, venían como hasta
ahora, arrastrando una deuda de $1.500 millones con el propio BCE.

La magia en las finanzas públicas, también modificó el plazo de pago


de parte de las obligaciones de deuda interna, concebidas y
programadas para el corto plazo, cuyo capital debía cancelar el
Ministerio de Finanzas al BCE en el año 2018, transformándolas en
obligaciones con vencimientos a mediano plazo y de este modo,
eliminando el cumplimiento de las correspondientes obligaciones de
pago de capital.

Concluida la primera parte del espectáculo el principal protagonista


de las finanzas públicas ecuatorianas, comunica la buena nueva de
que ha reducido el Presupuesto General del Estado (PGE) del año
2018 en más del 5% (unos $2.000 millones). Es decir, la magia
continua y en el escenario más generoso, todo parece indicar que el
señor Moreno no está siendo debidamente informado en materia
económica, por ejemplo, respecto de que el gasto corriente en el año
2018 se incrementa en 12% respecto del año anterior. Es que el
ministro de finanzas, simplemente asegura, haber reducido el PGE
2018 en 5%, pero como el mismo lo dice, “aplicando otras lógicas”,
publicitando Urbi et Orbe, cifras fiscales donde compara la Proforma
PGE 2017 con la Proforma PGE 2018 en lugar de comparar el PGE
EJECUTADO 2017 con la Proforma PGE 2018, como corresponde
hacerlo con un mínimo de transparencia fiscal.
Hay que añadir algunas sub estimaciones de gastos y otras sobre
estimaciones de ingresos que identificados y establecidos por el OPF
se suman a la magia de ficciones y artificios contables con los que el
equipo económico correísta (morenista), continúa su penosa
actuación, reinventándose a sí mismo, para asombro de “todos y
todas”, como en lenguaje revolucionario suele decirse en estos
tiempos de socialismo del siglo XXI, particularmente para asombro
de aquellos más vulnerables al desconocimiento de los principios y
requisitos que exigen la indispensable sostenibilidad y transparencia
de las finanzas públicas.

Diciembre 26 de 2017


i
OPF, Jaime Carrera, http://www.observatoriofiscal.org/publicaciones/estudios-y-
an%C3%A1lisis/file/152-analisis-presupuesto-2018-jaime-carrera.html