Vous êtes sur la page 1sur 34

J.

ASPECTO ACADEMICO INVESTIGADO

TITULO DEL TEMA:


“RÉGIMEN DISCIPLINARIO EN SU DIFERENCIA Y SU INFLUENCIA EN LA
DISCIPLINA POLICIAL – TARAPOTO 2017”

a) AREA PROBLEMÁTICA

 DESCRIPCIÓN DEL PROBLEMA

Uno de los problemas que se viene presentando en los efectivos


policiales, es la falta de conocimiento de las nuevas leyes, relacionadas
con la PNP, que se encuentran publicadas en el diario oficial el Peruano
desde el 12 de diciembre del año 2012, ya que por la recargada labor
policial u otros motivos dejan de lado la lectura de normas tan
importantes para el correcto desenvolvimiento de sus deberes como
efectivos policiales. Haciendo la aclaración que algunos efectivos
policiales que están actualizados en la legislación policial, es porque
han tenido que leer por obligación o necesidad debido a que se
presentan a exámenes de ascenso, temas que obligatoriamente deben
conocer para su examen de conocimientos.

Dicho decreto legislativo modifica y, luego, deroga expresamente la Ley


N°29356, del 13 de mayo de 2009, que regulaba la misma materia. En
esa línea, se introduce un rango de sanciones más amplio, que debería
permitir una mayor flexibilidad en su aplicación. También se introduce
normas más claras sobre las medidas preventivas del proceso
administrativo.

El Decreto Legislativo Nº 1150 establece un Plan de Carrera, esto es,


reglas claras y estables para la carrera policial, por lo que de ahora en
adelante los ascensos se constituirán en procesos transparentes, claros
donde se requiera permanecer un tiempo determinado en provincia,
unidades operativas, administrativas donde el personal policial pueda
ejercer su función policial estatal que tenga como fin el orden y objeto
principal la garantía de los derechos y libertades dentro de un marco
constitucional de derecho. La influencia de éste régimen en la disciplina
policial ha hecho que muchos efectivos destaquen de manera eficaz
dentro de las Instituciones policiales, haciendo de esta la mejor en sus
áreas de labor operativa.

 JUSTIFICACION DEL PROBLEMA

El presente trabajo se justifica, en realizar el análisis del régimen


disciplinario en su diferencia e influencia en la disciplina policial, en
donde nace la necesidad que todo el personal policial en actividad y
sobre todo los alumnos de las Escuelas de formación de la PNP en
etapa de formación, conozcan y analicen sobre el D. Legislativo N°
1150.que regula el régimen de la PNP, se regulen los procedimientos
disciplinarios destinados a prevenir, regular y sancionar las infracciones
en las que incurre el personal de la Policía Nacional del Perú, en
cumplimiento de sus funciones, cuya influencia de este régimen
disciplinario se ve reflejado en la ética policial de cada efectivo de la
PNP. Su importancia radica en que es imprescindible conocer cuáles
son los lineamientos, que establece la PNP para la protección de los
bienes jurídicos protegidos, para mantener la disciplina.
El ejercicio de la profesión policial exige el cumplimiento de los deberes
bajo el imperio de la ley y las buenas costumbres, con honor, sacrificio,
acendrada vocación de servicio a la sociedad y el respeto irrestricto a
los Derechos Humanos; por ende es muy importante dar a conocer cuál
es el Régimen Disciplinario que rige a la función policial.
b) OBJETIVOS

OBJETIVO GENERAL

 Que el personal policial y los alumnos de la EESTP PNP


Tarapoto, conozcan a cabalidad el actual Decreto Legislativo
N° 1150, Ley que Regula el Régimen Disciplinario de la PNP,
teniendo presente sus normas para su desarrollo como
policía a futuro.

OBJETIVOS ESPECIFICOS

 Que los conocimientos adquiridos por los alumnos antes


indicados, tengan presentes para no cometer infracción
alguna y no hacerse merecedor de sanciones prescritas en
su decreto supremo.

 Que el personal de alumnos de la EESTP PNP TARAPOTO


tenga pleno conocimiento del análisis comparativo del
Decreto Legislativo N° 1150, Ley que Regula el Régimen
Disciplinario de la PNP, y no se confunda con la derogada
Ley N° 29356, Ley de Régimen Disciplinario de la PNP.

 sirvan como efecto multiplicador por todos los efectivos


policiales y de esta manera no estar inmersos en hechos
lamentables que resquebrajan la disciplina en la PNP,
trayendo como consecuencia una pésima imagen
institucional.

c) MARCO TEORICO CONCEPTUAL


Es importante resaltar que la difusión oportuna y permanente del Decreto
Legislativo N.° 1150 - Ley del Régimen Disciplinario de la PNP, y su
respectiva reglamentación: Decreto Supremo N.° 011-2013-IN, no solo al
personal policial que viene prestando servicios en este Órgano
Administrativo, sino también a todo el personal PNP, a nivel nacional, lo
que permitirá la reducción de la comisión de infracciones disciplinarias,
puesto que muchas veces el desconocimiento, desidia, falta de voluntad y
otros conlleva a cometer actos que trasgreden los bienes jurídicos de la
PNP.

Durante la gestión de este decreto supremo 1150 se velará porque el


Procedimiento Administrativo se desarrolle en un marco de respeto a los
Principios de la Ley N.º 27444, valores y el respeto a la Constitución y
normales legales vigentes.

La Constitución Peruana de 1993 señala en su artículo 166º, que la Policía


Nacional del Perú, tiene como finalidad fundamental Garantizar, mantener
y restablecer el Orden Interno; Prestar protección y ayuda a las personas
y a la comunidad; Garantizar el cumplimiento de las Leyes y la seguridad
del patrimonio público y privado; Prevenir, investigar, combatir la
delincuencia; Vigilar y controlar nuestras fronteras.

Siendo pues una institución gubernamental jerarquizada, es necesario


contar con un marco legal que reglamente la disciplina en su interior; más
aún cuando las funciones encargadas por mandato constitucional
constituyen el pilar fundamental para el sostenimiento de la gobernabilidad
de un Estado de Derecho. Así se da la Ley de Régimen Disciplinario de la
Policía Nacional del Perú, con la finalidad de establecer los principios
sobre los que se sustentará la disciplina institucional, que deben ser
respetados por todo el personal policial, no sólo para la prestación de las
funciones establecidas por la Constitución del Estado y la regulación de
las conductas de sus miembros, sino además para el mejoramiento de la
imagen de la organización frente a la comunidad.

RÉGIMEN DISCIPLINARIO EN SU DIFERENCIA Y SU INFLUENCIA EN


LA DISCIPLINA POLICIAL

LEY 1150

Análisis constitucional de la Ley de Régimen Disciplinario de la


Policía Nacional del Perú, Ley Nº 29356

En el presente trabajo, analizaremos la constitucionalidad de la Ley de


Régimen Disciplinario de la Policía Nacional del Perú, Ley Nº 29356; es
decir, desde dos perspectivas:
 Supremacía de la Constitución (o denominada Jerarquía de la Norma); y
 Protección de los Derechos Fundamentales.
Respecto de la Supremacía Normativa de la Constitución Política de
1993, esta se encuentra recogida en sus dos vertientes: Objetiva,
conforme a la cual la Carta Política del Estado se encuentra en la cúspide
del ordenamiento jurídico y Subjetiva, en cuyo mérito ningún acto de los
poderes públicos o de la colectividad en general puede desconocer o
desvincularse respecto de sus contenidos.
De ello, resulta que el Estado es unitario, representativo y
descentralizado, y se organiza según el Principio de la Separación de
Poderes Poder Legislativo Poder Ejecutivo, Poder Judicial Ministerio
Público Sistema Electoral (Jurado Nacional de
Elecciones, Oficina Nacional de Procesos Electorales,
y Registro Nacional de Identificación y Estado Civil) Gobiernos Locales y
Regionales y Tribunal Constitucional
Dicho esto, la propia Carta Magna establece que forman parte del PODER
EJECUTIVO los Ministerios que por Ley se determina
su organización y funciones Artículo 121º). Por ello, la Primera
Disposición Final de la Ley Orgánica del Poder Ejecutivo refiere que dentro
de los Ministerios se encuentran entre otros el MINISTERIO DEL
INTERIOR.
Siendo así, el Artículo 7º de la Ley de Organización y Funciones del
Ministerio del Interior concordante con la Segunda Disposición Final y
Complementaria del Reglamento de Organización y Funciones
(ROF) señala que dentro de la Estructura Básica del Ministerio de Interior
se encuentra como Órgano de Línea entre otros la DIRECCIÓN
GENERAL DE LA POLICÍA NACIONAL DEL PERÚ.
Por ello, el Artículo 168º de la Constitución Política refiere que "Las leyes y
los reglamentos respectivos determinan la organización, las funciones, las
especialidades, la preparación y el empleo; y norman la disciplina de las
Fuerzas Armadas y de la Policía Nacional"; siendo además que
el Segundo Párrafo del Artículo 172º de la Carta Política señala que "Los
ascensos se confieren de conformidad con la ley. El Presidente de la
República otorga los ascensos de los generales y almirantes de las
Fuerzas Armadas y de los generales de la Policía Nacional, según
propuesta del instituto correspondiente".
De lo expuesto Ut Supra, tenemos la aplicación del Principio de Reserva
de Ley ergo, la potestad normativa que el Constituyente confirió al
legislador (Congreso de la República) para dictar leyes entre otros
relacionado al régimen disciplinario de la Policía Nacional del Perú.
Siendo así, pasamos a revisar la constitucionalidad de la Ley del
Régimen Disciplinario de la Policía Nacional del Perú:
1) Resulta necesario e imprescindible la inclusión como Principios del
Derecho Administrativo Disciplinario, adecuándolos a la Ley de
Procedimiento Administrativo General
Principios de la potestad sancionadora en materia disciplinaria: La
potestad sancionadora en materia disciplinaria está regida adicionalmente
por los siguientes principios especiales:

1. Legalidad.- Sólo por norma con rango de ley cabe atribuir la potestad
sancionadora y la consiguiente previsión de las consecuencias
disciplinarias que a título de sanción son posibles de aplicar a un policía,
las que en ningún caso habilitarán a disponer la privación de libertad.
2. Debido procedimiento.- Los órganos disciplinarios aplicarán sanciones
sujetándose al procedimiento establecido respetando las garantías del
debido proceso.
3. Razonabilidad.- Los órganos disciplinarios deben prever que la comisión
de la conducta sancionable no resulte más ventajosa para el infractor que
cumplir las normas infringidas o asumir la sanción. Sin embargo, las
sanciones a ser aplicadas deberán ser proporcionales al incumplimiento
calificado como infracción, debiendo observar los siguientes criterios que
en orden de prelación se señalan a efectos de su graduación:
a. La gravedad del daño al interés público y/o bien jurídico protegido;
b. EI perjuicio económico causado;
c. La repetición y/o continuidad en la comisión de la infracción;
d. Las circunstancias de la comisión de la infracción;
e. EI beneficio ilegalmente obtenido; y
f. La existencia o no de intencionalidad en la conducta del infractor.
4. Tipicidad.- Sólo constituyen conductas sancionables administrativamente
las infracciones previstas expresamente en normas con rango de ley
mediante su tipificación como tales, sin admitir interpretación extensiva o
analogía. Las disposiciones reglamentarias de desarrollo pueden
especificar o graduar aquellas dirigidas a identificar las conductas o
determinar sanciones, sin constituir nuevas conductas sancionables a las
previstas legalmente, salvo los casos en que la ley permita tipificar por vía
reglamentaria.
5. Irretroactividad.- Son aplicables las disposiciones sancionadoras
vigentes en el momento de incurrir el administrado en la conducta a
sancionar, salvo que las posteriores le sean más favorables.
6. Concurso de Infracciones.- Cuando una misma conducta califique como
más de una infracción se aplicará la sanción prevista para la infracción de
mayor gravedad, sin perjuicio que puedan exigirse las demás
responsabilidades que establezcan las leyes.
7. Continuación de Infracciones.- Para determinar la procedencia de la
imposición de sanciones por infracciones en las que el Policía incurra en
forma continua, se requiere que hayan transcurrido por lo menos treinta
(30) días hábiles desde la fecha de la imposición de la última sanción y
que se acredite haber solicitado al Policía que demuestre haber cesado la
infracción dentro de dicho plazo.
8. Los órganos disciplinarios, bajo sanción de nulidad, no podrán atribuir el
supuesto de continuidad y/o la imposición de la sanción respectiva, en los
siguientes casos:
a. Cuando se encuentre en trámite un recurso administrativo interpuesto
dentro del plazo contra el acto administrativo mediante el cual se impuso
la última sanción administrativa.
b. Cuando el recurso administrativo interpuesto no hubiera recaído en acto
administrativo firme.
c. Cuando la conducta que determinó la imposición de la sanción
administrativa original haya perdido el carácter de infracción administrativa
por modificación en el ordenamiento, sin perjuicio de la aplicación de
principio de irretroactividad.
9. Causalidad.- La responsabilidad debe recaer en quien realiza la conducta
omisiva o activa constitutiva de infracción sancionable.
10. Presunción de licitud.- Los órganos disciplinarios deben presumir que los
Policías han actuado apegados a sus deberes mientras no cuenten con
evidencia en contrario.
11. Non bis in ídem.- No se podrán imponer sucesiva o simultáneamente una
pena y una sanción disciplinaria por el mismo hecho en los casos en que
se aprecie la identidad del sujeto, hecho y fundamento.
12. Prohibición de reforma peyorativa.- Cuando el policía sancionado
recurra o impugne la resolución adoptada, la resolución de
los recursos que interponga no podrá determinar la imposición de
sanciones más graves para el sancionado.

2) Ley Nº 29356, Artículo 2º: La presente Ley comprende al personal de


la Policía Nacional del Perú en situación de actividad y disponibilidad.

COMENTARIO:
El Numeral 40.3 del Artículo 40° de la Ley N° 28857, Ley del Régimen de
Personal de la Policía Nacional del Perú, refiere que "El personal de la
Policía Nacional del Perú en Situación de Disponibilidad no tiene derecho
a Empleo ni Cargo, al ascenso, al uso del uniforme, a poseer ni usar arma
del Estado, ni desempeñar servicios ni comisiones".
No obstante ello, el Numeral 40.1 del citado Artículo señala que -en la
Situación de Disponibilidad- el personal de la Policía Nacional del Perú
tiene derecho a los beneficios establecidos por la normativa sobre
pensiones y remuneraciones.
Y, asimismo, el Numeral 39 del Artículo 1° de la acotada norma legal,
indica que la Situación de Disponibilidad es la condición transitoria en que
se encuentra el personal de la Policía Nacional del Perú, pudiendo retornar
a la Situación de Actividad cuando desaparezcan las causales que
originaron su pase a esta Situación.
En tal sentido, la Situación de Disponibilidad se entiende -en equivalencia-
al Cese temporal Sin Goce de Remuneraciones hasta por Doce Meses, a
que se refiere el Artículo 26° del Decreto Legislativo N° 276, Ley de Bases
de la Carrera Administrativa y de Remuneraciones del Sector Público.

3) Ley Nº 29356, Artículo 36º de la Ley Nº 29356 señala las clases de


sanciones:
1. Apercibimiento: Amonestación escrita que impone el superior al
subordinado por la comisión de infracciones leves. Solo tiene carácter
reflexivo.
2. Arresto simple: Sanción escrita que aplica el superior a un subordinado
por incurrir en infracciones leves. Implica la disminución entre uno (1) a
diez (10) puntos de la nota anual de disciplina.
3. Arresto de rigor: Sanción escrita que aplican los órganos disciplinarios al
personal policial por la comisión de infracciones graves. Conlleva uno (1)
a quince (15) días de suspensión, no interrumpe el tiempo de servicios.
Implica, asimismo, la disminución entre once (11) a veinte (20) puntos de
la nota anual de disciplina.
4. Pase a la situación de disponibilidad por medida disciplinaria:
Sanción que aplican los órganos disciplinarios al personal policial por la
comisión de infracciones graves. Consiste en la separación temporal de la
situación de actividad por un lapso que se puede prolongar de uno (1) a
dos (2) años sin goce de remuneración.
5. Pase a la situación de retiro por medida disciplinaria: Sanción que
aplican los órganos disciplinarios al personal policial por la comisión de
infracciones muy graves. Consiste en la separación definitiva de la
situación de actividad de la Policía Nacional del Perú.
6. Separación definitiva por medida disciplinaria en las Escuelas de
Formación: Sanción que pone término a todo vínculo de los alumnos con
las Escuelas de Formación de Oficiales y Suboficiales.
7. El reglamento determina la forma de cumplimiento de las sanciones
disciplinarias.

COMENTARIO:

El Artículo 73° de la acotada Ley refiere que para las infracciones


leves se observa el siguiente procedimiento:
1. Apercibimiento: Si la infracción leve es evidente y comprobada, se
comunica al subordinado la sanción impuesta por el superior en grado…
(Sic)… Esta sanción no implica demérito y es referencial para los
antecedentes. No es impugnable.
2. Arresto simple: El arresto simple se impone observando el siguiente
procedimiento:
a. Si la infracción es evidente y comprobada, se emite la papeleta de
sanción. En caso contrario, antes de imponer la sanción, se debe escuchar
al presunto infractor.
De ello, se infiere lo siguiente:
- El Artículo 35° de la acotada Ley señala que la Sanción
Disciplinaria en todos los casos- constituye demérito en la carrera
policial; siendo por lo tanto incongruente que el Apercibimiento no
constituya demérito.
- En ambas infracciones (Apercibimiento y Arresto Simple) se vulnera
el Debido Proceso, específicamente tanto el Derecho de Defensa como
el Principio de Motivación de Acto Administrativo, siendo además que en
el Apercibimiento se transgrede el Principio de Pluralidad de Instancias.
- El Arresto Simple no indica expresamente por "cuantos días" se "arresta"
al efectivo policial infractor; toda vez que en el Apéndice (Anexo I- Tabla
de Infracciones y Sanciones) las sanciones para faltas leves (Códigos L1
al L60) es variable.
- Y, tampoco existe un plazo para impugnar la sanción.
4. Pase a la situación de disponibilidad por medida
disciplinaria: Sanción que aplican los órganos disciplinarios al personal
policial por la comisión de infracciones graves. Consiste en la separación
temporal de la situación de actividad por un lapso que se puede prolongar
de uno (1) a dos (2) años sin goce de remuneración.
De lo indicado, tenemos lo siguiente:
- En el Apéndice (Anexo III-Tabla de Infracciones y Sanciones) se indica
que dicha sanción disciplinaria también se aplica a las Infracciones Muy
Graves; transgrediéndose el Principio de Legalidad.
- De otro lado, el Numeral 40.1 del Artículo 40° de esta Ley señala que en
la Situación de Disponibilidad, el personal de la Policía Nacional del Perú
tiene derecho a los beneficios establecidos por la normativa sobre
pensiones y remuneraciones.
- Sin embargo, el Decreto Ley Nº 19846, Ley que unifica el Régimen de
pensiones del personal militar y policial de la Fuerza Armada y
Fuerzas Policiales, por servicios al Estado, en su Artículo 3° refiere que
el servidor tiene derecho a pensión si acredita un mínimo de 15 años de
servicios reales y efectivos (masculino) y 12 ½ años (femenino); y, el
Artículo 36° señala que las pensiones se otorgarán de oficio, en base al
reconocimiento de servicios, mediante cédulas de pensión; siendo además
que su Artículo 37° indica que las pensiones entre otros de disponibilidad
se hará efectiva a la expedición de la cédula o Resolución, según el caso,
y el pago deberá realizarse desde el mes siguiente al que el servidor
estuvo en Situación de Actividad.
- Entonces, quepa la interrogante: ¿Que sucede si el Efectivo Policial
Sancionado no tiene derecho (por no cumplir con los requisitos exigidos
por ley) al cobro de pensión? ¿De qué vivirá mientras dure su situación de
disponibilidad?

4) Ley Nº 29356, Artículo 37º: para aplicar una sanción, el superior o los
órganos disciplinarios competentes proceden de la siguiente forma:
a. Verifican si los hechos constituyen infracción disciplinaria.
b. Valoran las circunstancias en que fue cometida la infracción, así como los
descargos correspondientes.
c. Imponen la sanción, de ser el caso, registrándola en la papeleta de sanción
o en la resolución de sanción, según corresponda.

COMENTARIO:
Cabe precisar que el literal a) precedente, corresponde al Principio de
Legalidad y Tipicidad in comento.
Y, con relación al Literal b), es de mencionar que éste no indica
expresamente el plazo para presentar sus descargos respectivos.

5) Ley Nº 29356, Artículo 38º: La sanción y sus efectos se aplican


automáticamente con la imposición y notificación correspondiente. La
interposición de recursos impugnatorios no suspende la sanción impuesta.
En los casos de sanción de pase a la situación de disponibilidad o de retiro
por medida disciplinaria, la Dirección de Recursos Humanos de la Policía
Nacional del Perú, en un plazo de cinco (5) días, expide la resolución
administrativa para efectos pensionarios y de beneficios sociales.
COMENTARIO:
Total cual lo señalado en párrafos que anteceden, ¿Que sucede si el
Efectivo Policial Sancionado no tiene derecho (por no cumplir con los
requisitos exigidos por ley) al cobro de pensión? ¿De qué vivirá mientras
dure su situación de disponibilidad?

6) Ley Nº 29356, Artículo 42º.- Impedimentos para actuar como


integrante de los órganos disciplinarios: Los impedimentos para
intervenir como integrante de un órgano de investigación, decisión y
apelación son los siguientes:
a. Parentesco con cualquiera de los investigados, con el agraviado o con los
miembros del mismo órgano disciplinario, en calidad de cónyuge,
conviviente, o hasta el cuarto grado de consanguinidad o segundo grado
de afinidad.
b. Vínculo de enemistad manifiesta con el o los investigado (s) o agraviado
(s).
c. Pertenecer a la misma promoción de egreso de la Escuela de Formación
Policial o a la misma promoción de ingreso para personal policial de
procedencia universitaria.
d. Ser denunciante de los hechos o haber participado en la
investigación preliminar como perito, asesor, testigo o miembro del órgano
disciplinario.
e. Haber sido denunciado antes por alguno de los investigados o agraviados.
f. Ser o haber sido tutor o compadre de alguno de los investigados o
agraviados.
g. Ser deudor, acreedor, fiador del investigado o del agraviado, o tener
intereses comunes con estos últimos.
En los casos antes mencionados, el miembro del órgano disciplinario está
en la obligación de inhibirse.

COMENTARIO:
Deberá adecuarse el presente Articulado a lo expuesto en el Artículo 88°
y siguientes de la Ley N° 27444, Ley de Procedimiento Administrativo
General:
Artículo 88º.- Causales de abstención: La autoridad que tenga facultad
resolutiva o cuyas opiniones sobre el fondo del procedimiento puedan
influir en el sentido de la resolución, debe abstenerse de participar en los
asuntos cuya competencia le esté atribuida, en los siguientes casos:
1. Si es pariente dentro del cuarto grado de consanguinidad o segundo de
afinidad, con cualquiera de los administrados o con sus representantes,
mandatarios, con los administradores de sus empresas, o con quienes les
presten servicios.
2. Si ha tenido intervención como asesor, perito o testigo en el mismo
procedimiento, o si como autoridad hubiere manifestado previamente su
parecer sobre el mismo, de modo que pudiera entenderse que se ha
pronunciado sobre el asunto, salvo la rectificación de errores o la decisión
del recurso de reconsideración.
3. Si personalmente, o bien su cónyuge o algún pariente dentro del cuarto
grado de consanguinidad o segundo de afinidad, tuviere interés en el
asunto de que se trate o en otra semejante, cuya resolución pueda influir
en la situación de aquél.
4. Cuando tuviere amistad íntima, enemistad manifiesta o conflicto de
intereses objetivo con cualquiera de los administrados intervinientes en el
procedimiento, que se hagan patentes mediante actitudes o hechos
evidentes en el procedimiento.
5. Cuando tuviere o hubiese tenido en los últimos dos años, relación
de servicio o de subordinación con cualquiera de los administrados o
terceros directamente interesados en el asunto, o si tuviera
en proyecto una concertación de negocios con alguna de las partes, aun
cuando no se concrete posteriormente.
Artículo 89º.- Promoción de la abstención:
- 89.1 La autoridad que se encuentre en alguna de las circunstancias
señaladas en el artículo anterior, dentro de los dos (2) días hábiles
siguientes a aquel en que comenzó a conocer el asunto, o en que conoció
la causal sobreviniente, plantea su abstención en escrito razonado, y
remite lo actuado al superior jerárquico inmediato, al presidente del órgano
colegiado o al pleno, según el caso, para que sin más trámite, se pronuncie
sobre la abstención dentro del tercer día.
- 89.2 Cuando la autoridad no se abstuviera a pesar de existir alguna de las
causales expresadas, el administrado puede hacer conocer dicha
situación al titular de la entidad, o al pleno, si fuere órgano colegiado, en
cualquier momento.

Artículo 90º.- Disposición superior de abstención:


- 90.1 El superior jerárquico inmediato ordena, de oficio, o a pedido de los
administrados, la abstención del agente incurso en alguna de las causales
a que se refiere el Artículo 89 de la presente Ley.
- 90.2 En este mismo acto designa a quien continuará conociendo del
asunto, preferentemente entre autoridades de igual jerarquía, y le remitirá
el expediente.
- 90.3 Cuando no hubiere otra autoridad pública apta para conocer del
asunto, el superior optará por habilitar a una autoridad ad hoc, o disponer
que el incurso en causal de abstención tramite y resuelva el asunto, bajo
su directa supervisión.
Artículo 91º.- Consecuencias de la no abstención
 91.1 La participación de la autoridad en el que concurra cualquiera de las
causales de abstención, no implica necesariamente la invalidez de los
actos administrativos en que haya intervenido, salvo en el caso en que
resulte evidente la imparcialidad o arbitrariedad manifiesta o que hubiera
ocasionado indefensión al administrado.
 91.2 Sin perjuicio de ello, el superior jerárquico dispone el inicio de
las acciones de responsabilidad administrativa, civil o penal contra la
autoridad que no se hubiese abstenido de intervenir, conociendo la
existencia de la causal.

7) Ley Nº 29356, Artículo 44º.- Criterios para la imposición de


sanciones: Para determinar la sanción, el superior o el órgano
disciplinario debe considerar los siguientes criterios:

1. Cuando un mismo hecho constituya la comisión de dos (2) o más


infracciones, es aplicable la sanción que corresponda a la infracción de
mayor gravedad.
2. En los casos de infracciones graves y muy graves, para determinar la
sanción, debe tenerse en cuenta:
2.1 El contenido de la hoja de información básica, cuando lo considere
necesario.
2.2 La colaboración prestada en la investigación para el esclarecimiento de los
hechos.
2.3 Los daños y perjuicios ocasionados.
2.4 La reposición de los daños y perjuicios causados antes de que sea
impuesta la sanción.
2.5 La mayor responsabilidad del efectivo de mayor grado en la comisión de
una infracción con uno (1) o más efectivos policiales.
2.6 Las circunstancias en que se cometió la infracción.
2.7 El grado y cargo del infractor.
COMENTARIO:
El presente Artículo corresponderá la aplicación de los Principios de
Concurrencia de Infracciones y de Razonabilidad.

8) Ley Nº 29356, Artículo 47º.-


Competencias específicas: Las competencias específicas son las
siguientes:
1. Las inspectorías de las direcciones territoriales son competentes para
asumir las investigaciones y decisiones sobre las infracciones
disciplinarias cometidas dentro de su ámbito de competencia.
2. Las inspectorías de las direcciones especializadas y frentes policiales son
competentes para asumir las investigaciones y decisiones sobre las
infracciones disciplinarias cometidas por su personal.

COMENTARIO:

El Artículo 45° refiere que son Titulares de la Investigación


Disciplinaria la Inspectoría General de la Policía Nacional del Perú y las
Inspectorías Descentralizadas.
Entonces, tenemos como ejemplo que si un Efectivo Policial laborando en
la Dirección Antidrogas - Sede Loreto comete una presunta infracción,
¿Quién lo investiga y sanciona, de ser el caso? ¿La Dirección Antidrogas
- Sede Loreto o la Inspectoría Descentralizada de Loreto?

9) Ley Nº 29356, Artículo 54º.- Inicio del procedimiento


disciplinario: El inicio del procedimiento disciplinario es el siguiente:

1. El procedimiento disciplinario para infracciones leves se inicia cuando el


superior, que ha constatado o tomado conocimiento de la infracción,
comunica su decisión al infractor verbalmente o por escrito.
2. Cuando un superior constata o conoce de la comisión de una infracción
grave o muy grave, informa por escrito al órgano disciplinario
correspondiente para que éste inicie las investigaciones necesarias.
3. En el caso de infracciones graves o muy graves, el procedimiento
disciplinario se inicia con la notificación al presunto infractor para que
efectúe sus descargos. Ésta es formulada por el órgano de investigación
y decisión.
4. En los casos de delitos que no hayan sido de conocimiento de la institución
y que conlleven la emisión de sentencias judiciales condenatorias firmes
con pena privativa de libertad efectiva, se procede al pase a la situación
de retiro.
5. En los casos de delitos que no hayan sido de conocimiento de la institución
y que conlleven la emisión de sentencias judiciales condenatorias firmes
sin pena privativa de libertad efectiva, se procede al pase a la situación de
retiro.
6. En los casos de infracciones muy graves o delitos, que no hayan sido de
conocimiento de la institución, se procede a la instauración del proceso
disciplinario respectivo al momento de acceder a dicha información.

COMENTARIO:
Como en el caso relacionado y explicado de Infracciones Leves, no se
indica expresamente el plazo para presentar sus descargos.
Y, en segundo término (Infracciones Graves o Muy Graves), el Artículo 36
de la Ley N° 28857, Ley del Régimen de Personal de la Policía Nacional
del Perú, refiere que "El personal de la Policía Nacional del Perú pasa a la
Situación de Disponibilidad por Sentencia Judicial Condenatoria por la
comisión de delito culposo o doloso, cuando dicha resolución quede
consentida o ejecutoriada, y sancione con pena privativa de la libertad
efectiva o de inhabilitación, siempre que esta no implique la pérdida del
Grado, o separación temporal del servicio como principal o accesoria, en
ambos casos por un plazo de hasta dos (2) años, salvo que en ella se
otorgue el beneficio de suspensión de la condena".
En tal sentido, se advierte que existe una evidente contradicción entre
ambas normas legales para situaciones idénticas.

10) Ley Nº 29356, Artículo 60º.- Derechos del presunto infractor: El


presunto infractor tiene derecho a lo siguiente:
1. Conocer los hechos que se le imputan.
2. Ser asistido por un abogado de su libre elección cuando lo considere
pertinente.
3. Presentar descargos, documentos, pruebas que considere convenientes,
asumiendo su costo.
4. Acceder a la información relacionada al caso, observando las excepciones
de ley.
5. Ser notificado de la resolución que pone fin al procedimiento.
6. Presentar los recursos impugnatorios que establece la presente Ley.

COMENTARIO:
Para los casos de infracciones leves (Apercibimiento y Arresto Simple) se
presentan supuestos en que no es necesaria la notificación de los
descargos por constituir "evidente y comprobada", término que
significa DISCRECIONALIDAD, el mismo que se encuentra proscrito en
el Derecho Administrativo Disciplinario, atendiendo al Principio de
Legalidad.
Y, con relación al segundo supuesto, no se indica expresamente el plazo
conferido para la presentación de los descargos.
11) Ley Nº 29356, Artículo 64º.- Efectividad de las sanciones: La
papeleta de sanción y la resolución de sanción surten efectos desde el
momento en que son recibidas por el infractor y registradas en la Dirección
de Recursos Humanos de la Policía Nacional del Perú.

COMENTARIO:

El Artículo 16° de la Ley de Procedimiento Administrativo


General refiere que el Acto Administrativo es eficaz desde su
notificación, siendo además que en caso de otorgar beneficios, se
entiende eficaz desde la fecha de su emisión, salvo disposición diferente
del mismo acto.
En ese sentido, la papeleta y/o resolución de sanción sea eficaz
únicamente desde su notificación al Efectivo Policial Sancionado; ello, con
la finalidad de evitar posibles nulidades del acto administrativo.

12) Ley Nº 29356, Artículo 65º.- Actos inimpugnables: Los actos


inimpugnables son los siguientes:
1. La sanción de apercibimiento.
2. La resolución directoral de pase a la situación de retiro o disponibilidad
emitida en cumplimiento de lo resuelto por el órgano disciplinario
competente.
3. La resolución de sanción firme.
4. La resolución que resuelve la solicitud de levantamiento de la medida
preventiva.
5. Los dictámenes, informes administrativos, informes disciplinarios,
documentos de mero trámite y los demás señalados por la ley o el
reglamento.
6. Las resoluciones del Tribunal Disciplinario Nacional.

COMENTARIO:
Existe incongruencia respecto del Apercibimiento, toda vez que la sanción
disciplinaria constituye demérito sujeto a impugnación, en salvaguarda del
irrestricto Derecho de Defensa, Motivación del Acto Administrativo, y
Principio de Pluralidad de Instancia.
Y, con relación a lo segundo, existe incongruencia con lo prescrito en el
Numeral 2 del Artículo 52° de la presente Ley, puesto que el Tribunal
Disciplinario Nacional es el órgano que conoce y resuelve los recursos de
apelación contra las resoluciones emitidas por los órganos de
investigación y decisión.

13) Ley Nº 29356, Artículo 67º.- Conclusión del procedimiento


administrativo disciplinario: El procedimiento administrativo
disciplinario concluye por muerte del presunto infractor o por resolución
firme de sanción o de absolución.
COMENTARIO:
Deberá incluirse el Plazo de Prescripción de la Acción para investigar y
sancionar, de ser el caso, de las faltas disciplinarias; caso contrario, será
de aplicación lo dispuesto en la Ley de Procedimiento Administrativo
General.

14) Ley Nº 29356, Artículo 74º.- Inicio del procedimiento: El


procedimiento disciplinario por infracciones graves y muy graves se origina
por lo siguiente:
a. Por iniciativa de los órganos disciplinarios respectivos.
b. Como consecuencia de una denuncia.
c. Por orden superior escrita.
En el caso de infracciones graves y muy graves, el procedimiento
disciplinario se inicia con la notificación a fin de que el presunto infractor
ejerza su derecho de defensa y formule sus descargos.
En caso de negativa expresa del investigado a firmar su notificación, a
rendir su manifestación o a suscribirla, se levanta el acta respectiva en
presencia de un testigo, continuando el proceso.
Los órganos disciplinarios, al tomar conocimiento de la existencia de una
investigación ante el Ministerio Público o autoridad judicial, inician de oficio
la investigación administrativa disciplinaria cuando los hechos también
lesionan los bienes jurídicos protegidos por la presente Ley.
En todos los casos se deberá considerar lo siguiente:
a. La descripción de los hechos.
b. Las circunstancias de tiempo, lugar y modo de la comisión de los hechos.
c. La identificación de los presuntos implicados; y,
d. los elementos probatorios o la descripción de los mismos para su
ubicación o comprobación.
COMENTARIO:
No se indica expresamente el plazo conferido para la presentación de los
descargos.
De otro lado, no deberá incluirse la frase bienes jurídicos protegidos por la
presente Ley, toda vez que el ámbito disciplinario (incluida también la
responsabilidad administrativa funcional) conlleva la investigación y
sanción, de ser caso, de presuntas faltas (infracciones) que lesionen
bienes jurídicos del Estado.

15) Ley Nº 29356, Artículo 75º.- Procedimiento administrativo


disciplinario: El procedimiento administrativo disciplinario aplicable para
las infracciones graves y muy graves es el siguiente:

1. Fase de investigación: Constituye la primera instancia. Se encuentra a


cargo del órgano de investigación y decisión, el cual realiza la
investigación disciplinaria en el plazo de veinticinco (25) días.
Excepcionalmente, dicho plazo puede ser ampliado en cinco (5) días
adicionales.
2. Fase de decisión: Vencido el plazo de investigación, el instructor emite la
resolución tomando en cuenta los actuados policiales formulados, así
como los descargos del infractor, sin que la falta de presentación o
formulación de éstos detenga el procedimiento.

Contra la resolución de sanción, el infractor puede interponer recurso de


reconsideración ante el órgano de investigación y decisión dentro del plazo
de tres (3) días, contado a partir de la notificación de la resolución
decisoria. Este debe ser resuelto en el plazo de tres (3) días. Contra la
resolución sobre el recurso de reconsideración, puede interponerse
recurso de apelación ante la instancia superior dentro del plazo de tres (3)
días, contado a partir de la notificación de la resolución decisoria; se
resuelve en el plazo de tres (3) días.
Si se determina que la tipificación de los hechos investigados no
corresponde a la infracción denunciada, el órgano de investigación y
decisión competente puede modificar o revocar la sanción, aplicando la
que corresponda.
Si en cualquiera de estas fases se determina la existencia de indicios de
la comisión de un delito, el órgano disciplinario, de manera inmediata, pone
en conocimiento de estos hechos al Ministerio Público a fin de que actúe
conforme a sus atribuciones. Ello no suspende el procedimiento
disciplinario, el cual se tramita dentro de los alcances del procedimiento
disciplinario sumarísimo, siempre que los hechos vulneren los bienes
jurídicos protegidos por la presente Ley.
COMENTARIO:
No existe precisión en la frase siempre que los hechos vulneren los bienes
jurídicos protegidos por la presente Ley, puesto que en la norma legal
materia de análisis no se indica expresamente cuales son los bienes
jurídicos lesionados.

CADETES DE LA ESCUELA DE OFICIALES DE LA POLICIA


NACIONAL DEL PERÚ

16) Ley Nº 29356, Artículo 80º.- Causales de separación definitiva: Las


causales de separación definitiva son las siguientes:
1. Insuficiencia académica contemplada en el régimen educativo.
2. Incapacidad física o psíquica.
3. Incumplimiento de las obligaciones contractuales con la Policía Nacional
del Perú, de conformidad con lo dispuesto en la Constitución Política del
Perú.
4. Infracción disciplinaria.

COMENTARIO:
Existe transgresión del Principio de Tipicidad, así como los Principios
de Proporcionalidad y de Razonabilidad, puesto que, en el primer caso
(Numeral 3), las obligaciones contractuales que el Cadete se compromete
u obliga son varias, desde levantarse a su hora, estudiar, ser disciplinado,
etc., mientras que en lo segundo (Numeral 4), la Escuela de Oficiales de
la Policía Nacional del Perú tiene un Reglamento Interno (o el que haga
sus veces) donde norman la disciplina en formación policial.

17) Ley Nº 29356, El Artículo 81º.- Separación definitiva de las


Escuelas de Formación por infracción disciplinaria: Las causales de
separación definitiva de las Escuelas de Formación por infracción
disciplinaria son las siguientes:
1. Incurrir en negligencia, ocasionando muerte o lesiones graves a
cualquier persona.
2. Ofender, denigrar, calumniar, difamar o deshonrar al superior en grado,
subordinado o del mismo grado, mediante escritos, palabras o cualquier
otro medio.
3. Replicar en forma desafiante al superior las órdenes, correcciones u
observaciones.
4. Incitar (o hacer resistencia pasiva) al incumplimiento de una orden
impartida por un superior.
5. Incurrir en actos tipificados como acoso sexual, en perjuicio de una
persona de sexo opuesto o del mismo sexo.
6. Consumir o poseer drogas prohibidas.
7. Participar directa o indirectamente, en forma dolosa, en la sustracción o
daño al patrimonio público o privado.

INFLUENCIA DEL REGIMEN DISCILINARIO EN LA DISCIPLINA


POLICIAL

LA ÉTICA POLICIAL.

ÉTICA SOCIAL Y POLICIAL

La relación entre ética social y ética policial es evidente: La primera es el


referente teórico que otorga sentido y proyecciones a una reflexión ético-
policial que aspira y pretende humanizar la acción de los integrantes de
las instituciones encargadas de hacer cumplir la ley. El desarrollo de la
ética policial, en el marco del contexto socio-cultural cambiante, requiere
superar una moral meramente normativa, orientada sólo por normas y
reglas, y avanzar hacia una ética de profundas convicciones y
compromisos. En otras palabras, se debe asumir una ética de la
responsabilidad.

IMPORTANCIA

La ética policial juega un papel gravitante en el cumplimiento de la función


policial, pues la policía como primer eslabón del sistema de justicia;
ostenta por delegación de los titulares, el poder de policía, con capacidad
para proteger y por consiguiente para poner límites a los derechos y
libertades de las personas, en los casos que lo determine la ley.

La policía es la primera institución cuyos miembros tiene que estar


imbuidos de una profunda formación moral, para el desempeño de su
misión noble, justa y sobre todo desinteresada, no basta el poder que da
el instrumento jurídico, si no va acompañado de la autoridad que confiere
la fuerza moral resultante de un esquema axiológico elevado.

LA ÉTICA POLICIAL

La ética policial no es otra cosa que es la ética aplicada a la policía, en


cuanto a sus principios rigen al ejercicio específico de la función policial,
sería lícito entonces hablar de "ética profesional policial"
Todo el concepto de la ética está íntimamente relacionado con la
independencia policial si a uno de ustedes se le pidiera que hablara a su
colega sobre el tema de la ética es posible que en un principio se sienta
poco dispuesto o seguro de hacerlo. Sin embargo es muy importante
hablar de la ética. Ello no quiere decir de quien lo haga sea perfecto o un
moralizador, con este tema he creído conveniente preguntarme porque la
imagen de los miembros policiales esta tan decaída cuando debería tener
una reputación de integridad y neutralidad. La ética así como la
independencia tiene que ver con la apariencia y la realidad, si se perciben
injusticias y aparentan que no la hay, esto trae como consecuencia lo que
se está viviendo el descrédito de las fuerzas policiales.
Una forma de concebir un verdadero código de ética para los miembros
policiales es asumir que éste, debe consistir en que todo policía adopte
como código personal las Normas más elevadas posibles de conducta
personal y profesional. Su vida personal, la forma en que lleva acabo la
relación con su familia y si inevitablemente llegan a conocimiento del
público y como policía en el ejercicio de su deber debe actuar con la
conducta, con la equidad, con la integridad, con la rectitud que esperamos
de nuestros ciudadanos más responsables.
El comportamiento y el carácter son muy importantes dentro de la vida
profesional del efectivo policial. Es decir el policía debe mantener cordura,
moderación, cuando el delincuente trata deliberadamente de provocarlo.
Sin embargo el policía debe insistir en que el delincuente respete, no la
dignidad personal del policía, sino la dignidad del cargo que ejerce y esto
será un patrón para aprender la forma de controlar los delincuentes en la
carcelera. Los mejores policías con su conducta, su posición, su forma de
proceder, inspiran respeto en estos casos, jamás nos atreveríamos a
intentar una conducta impropia contra ellos.

a. PRINCIPIO DE VIDA

Se reconoce que la humanidad forma parte de una comunidad de vida, y


que su bienestar depende de la preservación de una biósfera saludable,
con todos sus sistemas ecológicos, una rica variedad de plantas y
animales, tierras fértiles, aguas puras y aire limpio.

En consecuencia, los integrantes de la Institución asumen el compromiso


con la protección y defensa de la vida humana, de la diversidad de formas
de vida y del medio ambiente en general, así como a tratar a todos los
seres vivos con respeto y consideración.
b. PRINCIPIO DE DIGNIDAD

Los seres humanos tienen una dignidad inherente e inviolable y en este


sentido los Derechos Humanos y las libertades fundamentales constituyen
el marco ético de nuestro accionar, que está orientado a promover una
cultura de tolerancia, no violencia y paz, como garantía de convivencia y
seguridad ciudadana.

c. PRINCIPIO DE EQUIDAD Y COHERENCIA

Se asume que la justicia social y económica constituye requisitos para que


todos los habitantes del país alcancen un modo de vida digna y seguro
que garantice el desarrollo humano dentro del Estado Social de Derecho.
La igualdad y la equidad son la base de las actuaciones, y el buen ejemplo,
como ciudadanos y servidores públicos, debe ser el referente para la
sociedad.

d. PRINCIPIO DE EXCELENCIA
Se exalta el honor y la vocación policial como el núcleo de la identidad
profesional, y la Institución se compromete a esforzarse para imprimirle a
sus actuaciones el más alto nivel de desempeño.
Valores éticos institucionales Se entiende por valores éticos la forma de
ser y de actuar de los servidores públicos policiales, de acuerdo con
atributos o cualidades. Posibilitan la aplicación de los principios e
imperativos éticos y el cabal cumplimiento de los mandatos
constitucionales y legales en el desempeño de la función policial.

LA DISPOSICIÓN PROCEDIMENTAL DE LA ÉTICA POLICIAL.

En función de las consideraciones anteriores, podríamos señalar que los


elementos procedimentales, propios del quehacer policial, no son sólo
aplicables en dicho contexto. Existe una suerte de trascendencia
epistemológica o cognoscitiva de la ética policial, como disciplina que tiene
como función primordial orientar y modular la labor investigativa en la hora
actual, marcada por la globalización y un apresurado “progreso” técnico-
científico que, inexorablemente, obligan a que la ética policial se encuentre
en sintonía con el escenario moral contemporáneo.

Para nadie es desconocido que, actualmente existe un enorme avance del


pluralismo de las ideas, lo cual obliga a la consideración de una
multiplicidad de factores a la hora de analizar los fenómenos y
acontecimientos que se suscitan en nuestra época. La vertiginosa
transformación técnica del planeta no es un hecho más a considerar en el
análisis de las coordenadas que configuran el actual escenario moral en
el que se desarrolla la vida de los seres humanos de nuestra época. La
reflexión ética debe, sin duda, estar a la par con este nuevo escenario para
no quedar relegada ni retrasada en su intento de encontrar fundamentos,
para una moral que realmente pueda ser útil en la modulación y orientación
de la existencia contemporánea.

En este sentido, resulta apropiado analizar dos términos muy usados


actualmente en el lenguaje filosófico, sobre todo a la hora de intentar
explicar la realidad actual: Modernidad, que refiere al período de la historia
que comienza en el siglo XVI - XVII, del cual su mayor representante es el
filósofo francés René Descartes, quien, a través de su famosa “Duda
Metódica”, llegó a la conclusión de lo que lo único de lo cual no se puede
dudar es de que SE DUDA, esto es, de que se piensa. El hombre,
entonces, es una cosa que piensa, un ser eminentemente pensante, la
única realidad indubitable en todo el Universo.

El sujeto moderno es el fundamento de todo lo existente, tribunal por el


que todos los entes tienen que pasar para poder considerarse como
existentes. El sujeto moderno es un sujeto racional, calculador y técnico.
Es sujeto, es decir, base y fundamento de todo lo que es.

Postmodernidad, que alude al periodo de la historia posterior a la


modernidad, en el cual viviríamos actualmente, y en el cual se habría
superado la noción del hombre como sujeto a partir del cual se funda toda
realidad. La verdad es que aquello está lejos de ocurrir. Hoy día, más que
nunca, el ser humano se ha transformado en un individuo calculador,
tecnócrata, que sólo da valor a lo que le reporta algún beneficio tangible.
Es un individuo que se sitúa en el centro de todo, con un egocentrismo
mayúsculo que lo lleva a pensar que es amo y señor de toda la realidad,
poseedor de la verdad absoluta y capaz de modificar hasta el curso de la
vida misma, como por ejemplo, a través de la manipulación genética.

En relación a esto mismo, quizás sea pertinente exponer objetivamente un


hecho que se ha suscitado recién en nuestro acontecer socio-político
nacional.

Para nada hemos trascendido el paradigma moderno de existencia.


Seguimos entrampados en una forma despótica e irrespetuosa de
comportarnos con nuestro entorno, la que nos puede llevar, incluso, a la
autodestrucción. Estamos en un momento histórico. De nosotros depende
encontrar una nueva forma de arraigo en la existencia, una nueva forma
de pensar, una nueva forma de hacer, una nueva forma de vivir.

Excelencia, constante profesionalización, rigurosidad investigativa,


incorruptibilidad, capacidad dialogante, veracidad, honestidad, equidad,
trabajo en equipo, etc., no son conceptos vacíos, escindidos de una
práctica concreta. Por el contrario, representan el verdadero alcance que
tiene la ética policial y su real grado de universalidad, el cual ha sido
alcanzado con esfuerzo, situando a la Institución a la vanguardia de la
enseñanza de una ética aplicada que - no contenta con ser impartida entre
los muros de la “Academia” y ser desarrollada sólo en el ámbito
investigativo - sale hoy al mundo, ocupa el espacio público, se hace
patente en la sociedad civil, como una nueva brújula destinada por la
época a guiar la conducta humana en sociedad. La Policía no debe actuar
a priori. Debe ser racional y científica, buscar fundamentos, alcanzar
claridad sobre hechos objetivos y empíricos; no ser azarosa ni antojadiza.
Buscar la excelencia y la perfección; no por fatua vanidad, sino que por
verdadera vocación de servicio público, por haberse olvidado como digna
heredera de una supuesta tradición ética del Estado de derecho, haciendo
de la acción virtuosa, el medio eficaz a través del cual desarrollar su
actividad inherente y esencial que es mantener la tranquilidad, la confianza
ciudadana e investigar para que la ley haga su trabajo, pero hacerlo bajo
un estricto paradigma moral, sin procedimientos viciados ni en su forma ni
en su fondo.

Lo que busca la Policía, no es el caos, sino la paz; debe ser una institución
vigilante, un faro en nuestra sociedad; no sólo es referente, horizonte y
guía, sino que también ente protector y previsor.

Para lograrlo hay que trabajar sobre la base de los códices morales
históricos dictados en la Constitución. La consecución de los fines
anhelados se ha de forjar en el crisol mismo de la Academia y de la acción
diaria que ejerce el verdadero liderazgo de las jefaturas, a través del
desarrollo e internalización de hábitos positivos o virtuosos, cristalizando
el carácter moral de todos sus estamentos, preparándolos y
capacitándolos al más alto nivel para el uso de la deliberación y reflexión
moral. Forjando costumbres, modos de ser, modos de concebir la vida,
modos de existir, acordes con el radical giro que ha dado la existencia
contemporánea y las exigencias de una concepción democrática más allá
del marco liberal, es decir fundada en los derechos humanos y la
participación activa del pueblo.

La ética policial, al buscar incansablemente internalizar la excelencia y la


virtud en el actuar de todos aquellos que forman parte de la Alma Mater
de la ANSP deberá transformarse en un envío, un destino, un mensaje
pletórico de nuevos significados para la sociedad; en un camino, en una
vía, en un “sentido” esencial para la moral de nuestra era.

PROBLEMAS DE ÉTICA EN LA FUNCIÓN POLICIAL

Los funcionarios policiales, somos funcionarios públicos con labores


especiales dentro de un estado de derecho. Y es que dicha especialidad
radica en la posibilidad de limitar derechos tan fundamentales como lo es
la Libertad y de imponer dentro de la sociedad, limitaciones dadas por el
propio ordenamiento jurídico. Debido a esa especialidad de funciones, es
que nace la imperiosa necesidad de que la labor que se realiza, sea el
reflejo de la aplicación seria y responsable, de principios morales, éticos y
profesionales, que vengan a desarrollar credibilidad y a fortalecer la
Legitimidad Social, de la función de la Policía.

Cuando dentro de los procesos de reclutamiento y selección que realiza el


Ministerio de Seguridad Publica, se incorporen parámetros de medición de
la conducta moral del oferente, estaremos ante el cumplimiento de un
elemento que en el futuro nos dará como resultado, mejores policías al
servicio de la comunidad. Porque, claro está que en la actualidad la
institución, adolece de un procedimiento correcto para la selección de
nuestros nuevos policías, ya que prima face, se debe de cumplir con los
compromisos políticos y llenar plazas, sin tomar en cuenta una serie de
cualidades que un aspirante de Policía debe de cumplir. Los procesos de
ingreso, promoción y ascenso, en una actividad tan digna y humana como
lo es la profesión policial, no debe de desvirtuarse, ni politizarse, sino
responder al perfil de la cultura propia de la institución policial y el
establecimiento de los principios básicos de la actuación policial, se debe
dejar de lado el manoseo en las esferas superiores para obtener beneficios
personales, así como también, se debe renunciar a la colocación de
personas no idóneas en un cargo, solo por amiguismo o compromisos
adquiridos, con ello se refuerza la moral y la ética en la función policial.
EXIGENCIA DE LA ÉTICA POLICIAL

La Ética Policial es básica en cualquier formación policial en un estado de


derecho. No sólo eso, el comportamiento ético de cualquier agente de
policía en una sociedad democrática se ha de presuponer y ha de formar
parte del bagaje profesional.

El Policía es un funcionario al servicio de todos los ciudadanos y no


solamente necesita unos conocimientos profesionales y unas buenas
aptitudes en el desarrollo de su trabajo. Para poder hablar de un buen
profesional de policía ha de tener, además, unas actitudes, unas
convicciones éticas más allá de las que son exigidas a otros profesionales.

¿Por qué esta exigencia?

El Policía está frecuentemente en contacto con la parte más conflictiva de


la vida las personas, en situaciones de emergencia, en los peores días de
cada ciudadano, con los ciudadanos que delinquen, en situaciones de
resolver conflictos, problemas, haciendo prevalecer en muchas ocasiones
el interés global por encima de algunos intereses particulares. Por eso en
muchas ocasiones no es bien vista la policía pero se pide su actuación
cuando nuestros intereses están en peligro. Es una actitud ambivalente
que el policía ha de saber sobrellevar con profesionalidad.

El policía tiene acceso a información es, objetos de valor, drogas... Tiene


una autoridad "delegada" de la sociedad para hacer prevalecer los
intereses generales, para proteger a las personas más desfavorecidas y
para que sea la garantía del libre ejercicio de los derechos y libertades de
todos los ciudadanos, sean ricos o pobres, de una raza u otra, de una
religión u otra, de cualquier ideología...

De ahí que la profesión de policía, como hemos visto, tiene unas


características especiales que pueden hacer cambiar el carácter de sus
miembros más fácilmente que en otras profesiones y por eso mismo la
ética policial es una garantía para el ciudadano, pero también para el
propio policía que ha de asumir normas estrictas y ideales más altos que
la mayor parte de las que son exigidas en general.

Debido a todo esto, algunas noticias que, en algunas ocasiones aparecen


sobre la tortura policial o sobre el maltrato o el poder arbitrario de la policía,
sacuden a la población, señalando a la policía y sacuden a la policía que
observan una ambivalencia de la sociedad hacia su trabajo. ! Mucho se ha
escrito sobre esta ambivalencia! Y sobre las relaciones Policía / sociedad!,
como si la policía no fuera parte de la sociedad.

Hay que ser muy cauteloso con este tipo de informaciones y a la vez muy
severo con las desviaciones cometidas por parte de la policía. Estamos
delante de una profesión que es básica en nuestra sociedad y que ha de
ejercer un trabajo de servicio, de mediación, de autoridad para defender
los intereses de los que tienen menos voz y son más desfavorecidos, y no
ponerlas en su globalidad ante el escarnio colectivo. Todos sabemos que,
sin pretender excusar actuaciones maliciosas, de pérdida de control... los
grupos organizados tienen como sistema denunciar maltratos en todas sus
detenciones para justificar sus intereses que siempre están en contra de
algunos intereses de personas que están en una situación menos
protegidas. Hay que ser también muy claros, en no permitir ningún tipo de
desviación por parte del profesional de policía. Y para ello, una sociedad
democrática no puede permitir nunca una actuación de abuso de poder de
cualquier policía, no solamente con la sanción, sino también previniendo
estas conductas, tal como dice Amnistía Internacional y asumida por las
autoridades catalanas del Departamento de Interior, ahora y antes, con la
formación básica y continua, con la aceptación de los códigos de ética, el
comité de ética, el poner en marcha mecanismos de control y dejar claro
que la ética policial ha de ser siempre un elemento básico de cualquier
actuación profesional. Todo esto está en marcha en la Policía de la
Generalitat.

d) MARCO OPERACIONAL

Analizaremos la constitucionalidad de la Ley de Régimen Disciplinario


de la Policía Nacional del Perú, Ley Nº 29356; es decir, desde dos
perspectivas:

• Supremacía de la Constitución (o denominada Jerarquía de la Norma);


y

• Protección de los Derechos Fundamentales.


Respecto de la Supremacía Normativa de la Constitución Política de
1993, esta se encuentra recogida en sus dos vertientes: Objetiva,
conforme a la cual la Carta Política del Estado se encuentra en la
cúspide del ordenamiento jurídico y Subjetiva, en cuyo mérito ningún
acto de los poderes públicos o de la colectividad en general puede
desconocer o desvincularse respecto de sus contenidos.

De ello, resulta que el Estado es unitario, representativo y


descentralizado, y se organiza según el Principio de la Separación de
Poderes Poder Legislativo Poder Ejecutivo, Poder Judicial Ministerio
Público Sistema Electoral (Jurado Nacional de Elecciones, Oficina
Nacional de Procesos Electorales, y Registro Nacional de Identificación
y Estado Civil) [9]Gobiernos Locales y Regionales y Tribunal
Constitucional .

Dicho esto, la propia Carta Magna establece que forman parte del
PODER EJECUTIVO los Ministerios que por Ley se determina su
organización y funciones (Artículo 121º). Por ello, la Primera Disposición
Final de la Ley Orgánica del Poder Ejecutivo [13] refiere que dentro de
los Ministerios se encuentran -entre otros- el MINISTERIO DEL
INTERIOR.

Siendo así, el Artículo 7º de la Ley de Organización y Funciones del


Ministerio del Interior concordante con la Segunda Disposición Final y
Complementaria del Reglamento de Organización y Funciones (ROF)
señala que dentro de la Estructura Básica del Ministerio de Interior se
encuentra como Órgano de Línea entre otros la DIRECCIÓN GENERAL
DE LA POLICÍA NACIONAL DEL PERÚ.

Por ello, el Artículo 168º de la Constitución Política refiere que "Las


leyes y los reglamentos respectivos determinan la organización, las
funciones, las especialidades, la preparación y el empleo; y norman la
disciplina de las Fuerzas Armadas y de la Policía Nacional"; siendo
además que el Segundo Párrafo del Artículo 172º de la Carta Política
señala que "Los ascensos se confieren de conformidad con la ley. El
Presidente de la República otorga los ascensos de los generales y
almirantes de las Fuerzas Armadas y de los generales de la Policía
Nacional, según propuesta del instituto correspondiente".
De lo expuesto Ut Supra, tenemos la aplicación del Principio de Reserva
de Ley ergo, la potestad normativa que el Constituyente confirió al
legislador (Congreso de la República) para dictar leyes entre otros
relacionado al régimen disciplinario de la Policía Nacional del Perú

Siendo así, pasamos a revisar la constitucionalidad de la Ley del


Régimen Disciplinario de la Policía Nacional del Perú:

1) Resulta necesario e imprescindible la inclusión como Principios


del Derecho Administrativo Disciplinario, adecuándolos a la Ley de
Procedimiento Administrativo General

Principios de la potestad sancionadora en materia disciplinaria: La


potestad sancionadora en materia disciplinaria está regida
adicionalmente por los siguientes principios especiales:

1. Legalidad.- Sólo por norma con rango de ley cabe atribuir la


potestad sancionadora y la consiguiente previsión de las consecuencias
disciplinarias que a título de sanción son posibles de aplicar a un policía,
las que en ningún caso habilitarán a disponer la privación de libertad.

2. Debido procedimiento.- Los órganos disciplinarios aplicarán


sanciones sujetándose al procedimiento establecido respetando las
garantías del debido proceso.

3. Razonabilidad.- Los órganos disciplinarios deben prever que la


comisión de la conducta sancionable no resulte más ventajosa para el
infractor que cumplir las normas infringidas o asumir la sanción. Sin
embargo, las sanciones a ser aplicadas deberán ser proporcionales al
incumplimiento calificado como infracción, debiendo observar los
siguientes criterios que en orden de prelación se señalan a efectos de
su graduación.

• La gravedad del daño al interés público y/o bien jurídico protegido;

• EI perjuicio económico causado;

• La repetición y/o continuidad en la comisión de la infracción;

• Las circunstancias de la comisión de la infracción;

• EI beneficio ilegalmente obtenido; y


• La existencia o no de intencionalidad en la conducta del infractor.

4. Tipicidad.- Sólo constituyen conductas sancionables


administrativamente las infracciones previstas expresamente en
normas con rango de ley mediante su tipificación como tales, sin admitir
interpretación extensiva o analogía. Las disposiciones reglamentarias
de desarrollo pueden especificar o graduar aquellas dirigidas a
identificar las conductas o determinar sanciones, sin constituir nuevas
conductas sancionables a las previstas legalmente, salvo los casos en
que la ley permita tipificar por vía reglamentaria.

5. Irretroactividad.- Son aplicables las disposiciones sancionadoras


vigentes en el momento de incurrir el administrado en la conducta a
sancionar, salvo que las posteriores le sean más favorables.

6. Concurso de Infracciones.- Cuando una misma conducta califique


como más de una infracción se aplicará la sanción prevista para la
infracción de mayor gravedad, sin perjuicio que puedan exigirse las
demás responsabilidades que establezcan las leyes.

7. Continuación de Infracciones.- Para determinar la procedencia de la


imposición de sanciones por infracciones en las que el Policía incurra
en forma continua, se requiere que hayan transcurrido por lo menos
treinta (30) días hábiles desde la fecha de la imposición de la última
sanción y que se acredite haber solicitado al Policía que demuestre
haber cesado la infracción dentro de dicho plazo.

Los órganos disciplinarios, bajo sanción de nulidad, no podrán atribuir


el supuesto de continuidad y/o la imposición de la sanción respectiva,
en los siguientes casos:

• Cuando se encuentre en trámite un recurso administrativo interpuesto


dentro del plazo contra el acto administrativo mediante el cual se impuso
la última sanción administrativa.

• Cuando el recurso administrativo interpuesto no hubiera recaído en


acto administrativo firme.

• Cuando la conducta que determinó la imposición de la sanción


administrativa original haya perdido el carácter de infracción
administrativa por modificación en el ordenamiento, sin perjuicio de la
aplicación de principio de irretroactividad.
1) Causalidad.- La responsabilidad debe recaer en quien realiza la
conducta omisiva o activa constitutiva de infracción sancionable.

2) Presunción de licitud.- Los órganos disciplinarios deben presumir que


los Policías han actuado apegados a sus deberes mientras no cuenten
con evidencia en contrario.

3) Non bis in ídem.- No se podrán imponer sucesiva o simultáneamente


una pena y una sanción disciplinaria por el mismo hecho en los casos
en que se aprecie la identidad del sujeto, hecho y fundamento.

4) Prohibición de reforma peyorativa.- Cuando el policía sancionado


recurra o impugne la resolución adoptada, la resolución de los recursos
que interponga no podrá determinar la imposición de sanciones más
graves para el sancionado.

COMENTARIO:

El Numeral 40.3 del Artículo 40° de la Ley N° 28857, Ley del Régimen
de Personal de la Policía Nacional del Perú, refiere que "El personal de
la Policía Nacional del Perú en Situación de Disponibilidad no tiene
derecho a Empleo ni Cargo, al ascenso, al uso del uniforme, a poseer
ni usar arma del Estado, ni desempeñar servicios ni comisiones".

No obstante ello, el Numeral 40.1 del citado Artículo señala que -en la
Situación de Disponibilidad- el personal de la Policía Nacional del Perú
tiene derecho a los beneficios establecidos por la normativa sobre
pensiones y remuneraciones.

Y, asimismo, el Numeral 39 del Artículo 1° de la acotada norma legal,


indica que la Situación de Disponibilidad es la condición transitoria en
que se encuentra el personal de la Policía Nacional del Perú, pudiendo
retornar a la Situación de Actividad cuando desaparezcan las causales
que originaron su pase a esta Situación.

En tal sentido, la Situación de Disponibilidad se entiende -en


equivalencia- al Cese temporal Sin Goce de Remuneraciones hasta por
Doce Meses, a que se refiere el Artículo 26° del Decreto Legislativo N°
276, Ley de Bases de la Carrera Administrativa y de Remuneraciones
del Sector Público.
e) CONCLUCIONES

 Estos principios son la legítima gestión policial caracterizada por la


disciplina, respeto, la responsabilidad, la lealtad, la eficacia ente
otras que responden no sólo a una exigencia reglamentaria o legal,
sino que también es parte de un imperativo ético. Al considerar la
función policial como un servicio de carácter público, asume que
dicha misión debe realizarse de manera eficiente y eficaz. La
sociedad espera y exige a sus policías el desarrollo de una gestión
de calidad y transparente, debido a que el progreso social y su
continuidad pasan en gran medida por el ofrecimiento de un oportuno
servicio policial.
 El Decreto Legislativo Nº 1150 influirá positivamente en el desarrollo
profesional de los Oficiales de la Policía Nacional del Perú, toda vez
que responderá a sus expectativas profesionales vinculado a su
propia planificación, adecuándose a los requerimientos
institucionales, bajo una percepción de equidad, transparencia y
principalmente de procesos competitivos que realcen la
profesionalización policial.
 A nivel del Sistema Educativo Policial, el Decreto Legislativo debe
formar parte de una asignatura específica, tanto en la Escuela de
Educación Continua como en la Escuela de Post Grado dado que su
aplicación recorre transversalmente todos los aspectos de la función
policial.
 Con ese propósito, el gobierno ha añadido a las sanciones la
disminución del puntaje de la Nota Anual de Disciplina, cuya
acumulación podría derivar en el pase al retiro del efectivo. Así, a la
Sanción Simple se le ha agregado la reducción de 8 décimas del
puntaje final; a la Sanción de Rigor, un punto y 6 décimas; al pase a
la situación de disponibilidad por medida disciplinaria, disminución de
30 puntos por cada año en que el efectivo se mantuvo fuera de
actividad; y para el pase a la situación de retiro por medida
disciplinaria, el infractor es inscrito en el Registro Nacional de
Sanciones Disciplinarias de la PNP.

f) RECOMENDACIONES

 Se recomienda promover los comentarios y la conformación de una


doctrina propia en torno al Decreto Legislativo Nº 1150 a efectos de
que el personal pueda comprender los alcances positivos de dicha
norma y al mismo tiempo pueda ayudar a superar sus deficiencias y
limitaciones.
 Es necesario difundir e interpretar el Decreto Legislativo Nº 1150 a
través del Sistema Educativo Policial, recogiendo las inquietudes del
personal a efectos de perfeccionar su regulación en los reglamentos
que se dictarán posteriormente
 Alentar al Mininter a coordinar con el Poder Judicial la consulta
periódica en el Registro Nacional de Condenas de cada miembro de
la PNP en actividad en busca de antecedentes penales.
 El contenido normativo del régimen disciplinario de la PNP debe
proveer a las autoridades encargadas de su ejecución las
posibilidades de aplicar sanciones razonables y adecuadas a la
infracción cometida.
 La policía debe actuar con mucha responsabilidad frente a otras
personas sin infringir la Ley misma.
BIBLIOGRAFIA

 Constitución Política del Perú.


 Decreto Legislativo 1150 –Ley de la Policía Nacional del Perú.
 Ley N° 27444 – Ley de Procedimiento Administrativo General.
 Decreto Legislativo 1149 – Ley de la Carrera y Situación de Personal de la
PNP.
 Decreto Legislativo 1150 – Ley del Régimen Disciplinario de la Policía
Nacional del Perú.