Vous êtes sur la page 1sur 3

Fibra de Carbono

La Fibra de Carbono (FC) es un material formado por fibras de 50-10 micras de


diámetro, compuesto principalmente de átomos de carbono. Los átomos de
carbono están unidos entre sí en cristales que son más o menos alineados en
paralelo al eje longitudinal de la fibra. La alineación de cristal da a la fibra de alta
resistencia en función del volumen (lo hace fuerte para su tamaño). Varios miles
de fibras de carbono están trenzados para formar un hilo, que puede ser utilizado
por sí mismo o tejido en una tela.

Las propiedades de las fibras de carbono, tales como una alta flexibilidad, alta
resistencia, bajo peso, tolerancia a altas temperaturas y baja expansión térmica,
las hacen muy populares en la industria aeroespacial, ingeniería civil, aplicaciones
militares, deportes de motor junto con muchos otros deportes.

Estructura y propiedades de la Fibra de Carbono

Cada hilo de filamento de carbono es un conjunto de muchos miles de filamentos


de carbono. Uno de estos filamentos es un tubo delgado con un diámetro de 5.8
micrómetros y se compone casi exclusivamente de carbono. La primera
generación de fibras de carbono tenía un diámetro de 7.8 micrómetros. Más tarde,
se alcanzaron fibras con diámetros que son aproximadamente de 5 micras.

La estructura atómica de la fibra de carbono es similar a la del grafito, que consiste


en láminas de átomos de carbono (láminas de grafeno) dispuestos siguiendo un
patrón hexagonal regular. La diferencia radica en la forma en que se vinculan las
láminas. El grafito es un material cristalino en el cual las láminas se apilan
paralelas entre sí de manera regular. Las fuerzas intermoleculares entre las
láminas son relativamente débiles (fuerzas de Van der Waals), dando al grafito sus
características blandas y quebradizas.

Dependiendo del precursor para hacer la fibra, la fibra de carbono puede ser
turbostrática o grafítica, o tienen una estructura híbrida con las partes presentes
tanto en grafíticas y turbostráticas. En fibra de carbono turbostráticas las láminas
de átomos de carbono se apilan al azar o en forma irregular. Las fibras de carbono
derivadas del poliacrilonitrilo (PAN) son turbostráticas, mientras que las fibras de
carbono derivadas de la brea de mesofase son grafíticas después del tratamiento
térmico a temperaturas superiores a 2.200°C. Las fibras de carbono turbostráticas
tienden a tener alta resistencia a la tracción, mientras que un tratamiento térmico
en la brea de mesofase derivada en fibras de carbono con un alto módulo de
Young (es decir, baja elasticidad 35,500 kg/cm2) y alta conductividad térmica.
Refuerzo Estructural con Fibra de Carbono

El diseño de refuerzos estructurales con fibra de carbono permite reparar,


rehabilitar y reforzar estructuras, principalmente compuestas de hormigón armado.
Las soluciones se diseñan a la medida de los requerimientos del cliente, tomando
en consideración los códigos de diseños actuales, con el objetivo de optimizar la
solución final.

Excelencia Mecánica de la Fibra de Carbono: es un polímero no metálico entre


tres y cinco veces más ligero que el acero y seis veces más resistente a la fatiga
que éste; su durabilidad y alta resistencia lo alzan como el material mejor
calificado para dar seguridad a las obras e integridad a las estructuras.

Además es poco invasivo, ideal para las obras patrimoniales, con un revestimiento
estético pasa desapercibido.

¿Cuándo reforzar estructuras?

 Por incremento de carga.


 Corrección de errores de diseño de ingeniería.
 Ampliación de edificación.
 Actualización de normas o códigos.
 Rehabilitación.
 Retrofit Sísmico.
 Corrección de baja calidad en hormigón.

El retrofit antisísmico consiste en aportar modificaciones a las estructuras


existentes para darle mayor resistencia a la actividad sísmica, al movimiento del
terreno, a la apertura de una falla o al derrumbe de un terreno a causa de un
terremoto.

Animación Múltiples usos de Fibra de Carbono


Fibra de Carbono para refuerzos y reparaciones

El refuerzo estructural con fibra de carbono, se refiere al empleo de elementos de


fibra de carbono de modo similar al de las barras de acero de la estructura; esto
es, complementando las barras longitudinales de acero en las zonas traccionadas,
o los estribos de corte.

Cabe señalar que la capacidad de refuerzo de carbono es unidireccional en el


sentido de las fibras, dependiendo del tipo de fibra de que se está usando,
comúnmente se utilizan tejidos de fibra de carbono conocidos como Adcos
Carbotex o Sika Wrap cuya disposición es unidireccional pero existen
configuraciones de tipo bidireccional.

Es conveniente tener en cuenta el hecho de que los laminados de fibra de carbono


presentan unas altas características mecánicas muy superiores a las del hormigón
y el acero, por lo que en la mayoría de los casos el éxito de reforzamiento viene
determinado más por el estado y preparación del elemento de soporte que por el
propio carbono. Existen 3 tipos de casos.

1. Reparación
2. Rehabilitación
3. Reforzamiento

Los usos más comunes son:

 Incremento de capacidad de cargas vivas en edificios y puentes, pisos en


hospitales, losas de azotea en edificios, etc.
 Refuerzo sísmico de elementos estructurales tales como columnas, muros
no reforzados de albañilería, etc.
 Reparación de tuberías de diámetros grandes para lograr refuerzo y
permeabilidad.
 Reparación de componentes estructurales dañados debido a condiciones
agresivas de su entorno, fuego, impacto de vehículos, envejecimiento, etc.
 Cambios en el sistema estructural: nuevas aberturas en la losa, demolición
de muros existentes, perforaciones, etc.
 Corrección de errores de diseño o construcción: varillas de acero de
refuerzo colocadas erróneamente, peralte insuficiente, etc.