Vous êtes sur la page 1sur 375

Helena Calsamiglia Blancafort

Amparo Tusón Valls

Las cosas

Textos académicos registrándote en http://www.AWSurveys.com?R=Osterman77


del decir
Manual de análisis
del discurso

EditorialAriel
D ise ñ o cubierta: N acho Soriano

l.3edición: febrero 1999


1 J reimpresión: enero 2001

© 1999: Helena Calsamiglia Blancafort


y Amparo Tusón Valls

Derechos exclusivos de edición en español


reserv ados para todo el mundo:
© J999 y 2001: Editorial Ariel, S. A.
Provenga, 260 - 08008 Barcelona

ISBN: 84-344-8233-9

Depósito legal: B. 4.588- 2001

impreso en España

2001 - Romanyá/Valls, S. A.
Pla^a Verdaguer, 1
08786 CapelIades (Barcelona)

Ninguna pane de esta publicación, incluido el diseño


do la cubierta, puede ser reproducida, almacenada o transmitida
en manera alguna ni por ningún medio, ya sea eléctrico,
químico, mecánico» óptico, de grabación o de fotocopia,
sin permiso previo del editor.
ÍNDICE

P re s e n ta c ió n ........................................................................................ . . . 11

PRIM ERA PARTE

C apítulo l. El a n á lis is d e l d i s c u r s o ...................................................................... ..........15


1.1. La noción de d isc u rso ............................. .........................................................15
1.2. Las u n id ad es del a n á lis is ........................................................................................... 17
1.3. D iferentes d iscip lin as im p licad as en el análisis del d isc u rso . . . 19

C apítulo 2. E l d is c u r s o o r a l . ......................................................................................27
2.1. La situ ac ió n d e e n u n c i a c i ó n ...................................................................... ..........30
2.2. La co n v ersació n e s p o n t á n e a ...................................................................... ......... 32
2.3. O tras p rá c tic a s d iscursivas orales . . . . .............................................39
2.4. La ad q u isició n de la co m p eten cia o r a l .................................................... ..........42
2.5. A spectos psicosociales de la actividad o r a l ........................................................ 45
2.6. E lem en to s n o v erbales de la o ra lid a d .......................................................... ..........48
2 .6 .1. Los elem en to s p ro x em ico s................................................................ ..........49
2.6.2. Los elem en to s c i n e s i c o s ................................................................ ..........51
2.7. E lem en to s p arav erb ales de la o r a l i d a d .................................................... ..........54
2.7.1. La v o z ................................................................................................... ..........54
2.7.2. Las v o c a l i z a c i o n e s ..................................................................................... 54
2.8. C a racterística s lingüístico-tcxtuales del d iscu rso o r a l ....................... ......... 56
2.8.1. El nivel ió n ic o ....................... .............................................................. 56
2.8.2. El nivel m o r f o s i n t á c t i c o ................................................................ ......... 58
2.8.3. El n r 'e l lé x ic o ................................................................................................. 60
2.8.4. La o rg an izació n textual y d i s c u r s i v a ............................. ..................... 61

Capítulo 3. El d is c u r s o e s c r i t o ........................................................................................... 71
3.1. La situ a c ió n d e e n u n c i a c i ó n ......................................... . . . . 75
3.2. Las p rácticas discursivas e s c r i t a s ................................................................ ......... 77
3.3. La a d q u isic ió n de la co m p eten cia e s c r i t a ........................................................ 78
3.4. A spectos psicológicos de la actividad e s c r i t a .................................................. 81
3.4.1. El p ro ceso d e e s c r i tu r a ...................................................................... ......... 81
3.4.2. El pro ceso de l e c t u r a ...................................................................... ..........84
3.5. E le m e n to s no verbales de la e s c r i t u r a .............................................................. 86
3.6. C a racterística s lingüísticO 'textuales del d isc u rso e scrito . . . . 91
3.6.1. El nivel g r á f i c o ........................................................................................... 91
3.6.2. El nivel m o r f o s i n t á c t i c o ................................................................ ......... 92
3.6.3. El nivel lé x ic o ................................................................................................. 94
3.6.4. La o rg an izació n textual y d i s c u r s i v a ......................................... ......... 95
8 IND IC E

SEGUNDA PARTE

C a p í t u l o 4. El c o n te x to d is c u r s iv o ............................................................................ ....... 101


4.1. A lgunas ap ro x im acio n es al co n cep to de «contexto» ...............................101
4.1.1. El «contexto» d esd e la a n t r o p o l o g í a ......................................... ....... 102
4.1.2. El «contexto» desde la l i n g ü í s t i c a ............................................... ....... 105
4.2. El «contexto» en la p ra g m á tic a y en el an álisis del d isc u rso . . . 107
4.2.1. La deixis: tipos y f u n c i o n e s .................................................................. 116
Textos académicos registrándote en http://www.AWSurveys.com?R=Osterman77

4.3. Las d im en sio n es del c o n t e x t o .............................................................................. 126

C a p i t u l o 5. Las p e r so n a s d e l d i s c u r s o ........................................................................ 133


5.1. La in scrip ció n de la p erso n a en el t e x t o ..................................................... ....... ¡36
5.1.1. La p erso n a a u s e n t e .................................................................................... 137
5.1.2. La in sc rip ció n del Y O .............................................................................. 138
5.1.3. La in scrip ció n del T Ú .............................................................................. 141
5.1.4. La referen cia léxica de persona: U no m ism o y el O tro . 142
5.1.5. Los p ap eles de E m iso r y R e c e p t o r ............................................... ....... 146
5.2. La p o lifo n ía 1, voces y d isc u rso r e f e r i d o ..................................................... ....... 148
5.2.1. Las citas a b ie r ta s .................................................................................. ....... 150
5.2.2. Las citas e n c u b i e r t a s .............................................................................. 152

C a p í t u l o 6. Las r e la c io n e s in te r p e r so n a le s , la co r te sía y la raod aliza-


c ió n ......................................................................................................................................... 157
6.1. El c o n tra to co m u n icativ o y los ejes de la relación in terp erso n al . . 157
6.2. La p erso n a social: no ció n de im a g e n ........................................................... ....... 159
6.3. La c o r t e s í a .......................................................................................................... ....... 161
6.4. La ex p resión de la sub jetiv id ad a través de la m o d alizació n . . . 174
6.4.1. La m o d alid ad ló g ic a .................................................................................... 176
6.4.2. La m o d alid ad en el uso l i n g ü í s t ic o ............................................... ....... 178
6.4.3. La expresión lin g ü ística de la m o d a l i d a d ................................... ....... 179

C a p i t u l o 7.
Los fin e s d isc u r siv o s y lo s p r o c e s o s d e in te rp reta c ió n . 183
7.1.L as f i n a lid a d e s .................................................................................................... ....... 187
7.1.1. L as m e ta s y los p r o d u c t o s ........................................................................ 188
7.1.2. Las fin alid a d es globales y las p a r tic u la re s ................................... ....... 189
7.2. Los co n ten id o s im plícitos y su in te r p r e ta c i ó n ......................................... ....... 190
7.2.1. Las p resu p o sicio n es y el c o n o cim ien to c o m p a rtid o . . . 190
7.2.2. La in te n c io n a lid a d en los ac to s de h a b l a ................................... ....... 195
7.2.3. El p rin cip io de co o p eració n y las im p lic a tu ra s no co n v en ­
c io n a le s .................................................................................................... ....... 200
7.2.4. El p rin cip io de relevancia o p e r t i n e n c i a ................................... ....... 203
7.3. La trasg resió n de las n o r m a s .............................................................................. 205
7.3.1. Los delitos d i s c u r s i v o s .............................................................................. 208
7.3.2. Las in co m p ren sio n es, los m alen ten d id o s y el h u m o r . . 209

TERCERA PARTE

C a p ít u l o 8. L a t e x t u r a d i s c u r s i v a ......................................................................................... ......... 2 1 7
8.1. La c o h e r e n c i a .................................................................................................... ........221
8.1.1. La co h eren cia p r a g m á tic a .........................................................................222
8.1.2. La co h eren cia de c o n t e n i d o ...................................................................224
8.2. La cohesión y su s m e c a n is m o s...............................................................................230
8.2.1. El m a n te n im ie n to del referente: p ro c e d im ie n to s léxicos . . 230
ÍND IC E 9

8.2.2. El m a n te n im ie n to del referente: p ro ced im ien to s g ra m a ti­


cales ......................................................................................................... 236
8.2.3. La p ro g resió n te m á tic a ...................................................................... 240
8.2.4. Los m arcad o res y los c o n e c to re s..................................................... 245

C apítulo 9. L os g é n e r o s d is c u rs iv o s y la s s e c u e n c ia s te x tu a le s . . . . 251
9.1. El co n cep to d e «género» ............................................................................ 252
9.1.1. La retó rica y la teoría de la l i t e r a t u r a ......................................... 252
9.1.2. Los géneros en la teoría b a j t i n i a n a ............................................... 257
9.1.3. Los estu d io s de folklore y la etn o g rafía de la co m u n icació n . 259
9.1.4. Una p ro p u esta in te g ra d o ra p a ra el an álisis de los g én ero s 260
9.2. Los tipos de textos . . ............................................................................ 263
9.2.1. La lingüística del texto y las tipologías textuales 263
9.2.2. El concepto de s e c u e n c i a ................................................................ 265

C apítulo 10. Los m o d o s d e o rg a n iz a c ió n d e l d i s c u r s o ................................... 269


10.1. La n a r r a c i ó n ................................................................................................... 269
10.2. La d e sc rip c ió n ................................................................................................... 279
10.3. La a r g u m e n t a c i ó n ..................................................... ........................ 293
10.4. La e x p lic a c ió n ................................................................................................... 307
10.5. El d i á l o g o ......................................................................................................... 318

C apítulo 11. D e c ir el d isc u rs o : lo s r e g is tr o s y lo s p ro c e d im ie n to s r e tó ­


r ic o s ................................................................................................................................ 325
11.1. El r e g i s t r o ......................................................................................................... 325
11.1.1. El c a m p o ........................................................................................ 328
11.1.2. El tenor, perso n al, in te rp e rso n a l y f u n c i o n a l ....................... 328
11.1.3. El m o d o .............................................................................................. 330
11.2. Los p ro ced im ien to s r e tó r ic o s ...................................................................... 337
1 1.2.1. Las fig uras de p a l a b r a s ................................................................ 34 L
11.2.2. Las figuras d e c o n s t r u c c i ó n ..................................................... 343
11.2.3. Las figuras de p e n s a m i e n t o ..................................................... 344
11.2.4. Las figuras de se n tid o ( t r o p o s ) ............................................... 345

Apéndice . L a o b te n c ió n y e l tr a ta m ie n to d e lo s d a t o s ................................... 353


1. Los d a to s o r a l e s ................................................................................................... 355
1.1. La g r a b a c i ó n ................................................................ . . . . 355
1.2. La t r a n s c r i p c i ó n ........................................................................................ 357
2. Los d a to s e sc rito s...................................................................... . . . . 366
3. El tra ta m ie n to de los d a l o s ............................................... . . . . 367
4. El estab lecim ien to de un c o r p u s ...................................................................... 367

R e fe re n c ia s b i b l i o g r á f i c a s ................................................................ . . . . 371
Textos académicos registrándote en http://www.AWSurveys.com?R=Osterman77

PRESENTACIÓN

El in terés p o r el an álisis del d isc u rso no ha hecho m ás q u e c re ce r en


las ú ltim as décad as. B ajo este n o m b re o bajo o tra s e tiq u eta s com o Im co­
m u n ica ció n oral y escrita, Pragmática o L ingüística del texto, la ate n c ió n al
uso lin g ü ístico c o n te x tu a liza d o se está im p la n ta n d o de p len o d erech o no
sólo en los ám b ito s aca d é m ic o s (esco lares y u n iv e rsitario s) sino tam b ién
en m u ch o s o tro s ám b ito s p ro fesio nales en los que el tra to p erso n al, la
d iscu sió n , la neg o ciació n o la c o rre sp o n d e n c ia o c u p a n un lu g a r p rin cip al.
Se em p ieza a a b o rd a r la p re p a ra c ió n seria de p ro fesio n ales de m u c h as e s­
feras de activid ad en u n as h ab ilid ad e s —co m o h a b la r y e sc rib ir— de las
que en m últiples o c a sio n es dep en d e el éxito o el fracaso de un proyecto,
de la tran sm isió n de in fo rm ac ió n relev an te o de las ta re a s c o tid ia n a s p ro ­
pias del ám b ito en c u estió n . Con el d e sa rro llo de los m edios de d ifusión
de la p alab ra, la c o m u n ic a ció n in te rp e rso n a l se im p lan ta c a d a vez m ás en
un m u n d o diverso y desigual. Los riesgos de m a len ten d id o , de in c o m ­
p ren sió n o de dem ag o g ia crecen en la m ism a m ed id a en q u e a u m e n ta n
las p o sib ilid ad es de c o n ta c to e n tre g en tes y g ru p o s que p erte n e ce n a c u l­
tu ra s o s u b c u ltu ra s d iferen tes. Con este libro p re te n d em o s a p o rta r un in s­
tru m e n to útil p a ra q u ien es se in te re se n p o r d e sc u b rir los co m p lejo s m e­
can ism o s que sub y acen aj uso de la p a la b ra , a los p ro ceso s de e la b o ra ­
ción e in te rp re ta c ió n de los e n u n c ia d o s. C reem os q u e p u ed e serv ir ta n to
p a ra qu ien es c u rsa n e stu d io s u n iv e rsitario s com o p a ra el p ro fe so ra d o o
p a ra o tro s p ro fe sio n a le s que tien en en el habla y la e sc ritu ra sus in s tru ­
m entos de trab a jo y sus veh ícu lo s de ex p resió n.
Los m anuales h asta a h o ra existentes d en tro del ám b ito que nos ocupa,
o bien se restringen a u n a perspectiva (análisis de la conversación, p ra g m á ­
tica, lingüística del texto, p o r ejem plo) o bien recogen sólo las ap o rtacio n es
de un ám b ito geográfico (E stados U nidos o E u rop a, p rincipalm ente). Este
m anual supone un esfuerzo p o r p re se n tar de form a integrada diferentes
perspectivas procedentes de diversas escuelas y lugares. H em os in ten tad o
«poner a conversar» p erso n as que rep resen tan co rrien tes d iferentes pero a
las que les une el em peño p o r lograr un m ism o objetivo: explicar el uso lin­
güístico contextualizado. P or supuesto, n u estro trabajo tiene unos lím ites y
—seguro— unas lim itaciones. Posiblem ente, no to d as las personas que lo
lean estarán de acu erd o con las opciones que hem os tom ado; pero com o
12 PRESENTACIÓ N

cualquier obra de este tipo, queda ab ierta a la crítica y a la superación. La


conversación puede y debe continuar...
El libro está o rg an izad o en tres partes. La p rim e ra co n sta de tres c a ­
p ítulos; en el p rim ero de ellos se p re se n ta de form a so m era la noción de
a n álisis del d iscu rso de la que p artim o s, las u n id ad es de an álisis, las d is­
cip lin as en que nos hem o s b asad o p rin c ip a lm e n te así com o el alcan ce del
a n álisis del d iscu rso aplicad o a la vida social (capítulo 1). Los o tro s dos
cap ítu lo s están dedicad o s a la c a ra c te riz a c ió n de las dos m o d alid ad es de
realización del discurso : oral (capítulo 2) y escrito (capítulo 3). La seg u n ­
d a p a rte está e stru c tu ra d a en cu a tro c ap ítu lo s q u e a b o rd a n asp ecto s fu n ­
d a m en tales del estu d io discursivo: el co n tex to (capítulo 4), las p erso n as
discursivas y sus relacio n es (capítulos 5 y 6) y los p ro ceso s de m a n ife sta ­
ción de in ten cio n es y de in te rp re ta c ió n (capítulo 7). En la tercera p arte se
p lan tean los m ecan ism o s de o rg an iz ac ió n d iscu rsiv a y textual. Así, en el
capítulo 8 se atiende a los p ro c e d im ie n to s lin g ü ístico -p rag m ático s que
aseg u ran la elab o ració n de d iscu rso s co h e re n te s y su in te rp re ta c ió n ; el
capítulo 9 está d ed icad o a la reflexión sobre los co n cep to s de género, tipo
y secuencia; el capítulo 10 p la n te a los p rin c ip ale s m odos de o rg an izació n
del d iscu rso a p a rtir de la e stru c tu ra secu en cial y la función social de los
textos; p o r últim o, el capítulo 11 p re se n ta u n a discu sió n so b re el co n cep ­
to de reg istro y u na revisión de los p ro c ed im ie n to s re tó ric o s ap licado s al
d iscu rso com ún. La ob ra se c o m p lem en ta con u n Apéndice en el que se
p lan tea el pro b lem a de la o b ten ció n de los d a to s discursivos orales y es­
crito s y se p re sen tan alg u n as su g eren cias p ara observ ar, reco g er y tra ta r
esos datos.
H a sido nuestro em peño que la explicación teórica esté, p o r una parte,
avalada por citas de auto res representativos de lo que se expone y, p or otra,
ejem plificada p o r textos variados en cu an to a procedencia, m odalidad y re ­
gistro. Así, se verá que aparecen piezas discursivas orales y escritas sobre
tem as muy diversos. Desde la conversación esp o n tán ea hasta el artículo de
biología, la prensa escrita o la televisión; el debate político o el anuncio; el
tratad o de plantas m edicinales o el chiste; el relato oral o la guía turística...
Creem os que la presentación y Ja reflexión sobre diferentes m anifestaciones
discursivas es absolutam en te p rim o rd ial en una o b ra que se o cupa p recisa­
m ente del análisis del discurso.
T odas las citas están en castellano. Si el original estab a escriLo en otra
lengua pero existía traducción, hem os recu rrid o a ella; en caso contrario, la
traducción es nuestra. En las referencias bibliográficas que aparecen al fi­
nal del volum en se citan Jas obras, com o es h abitual, consignando la fecha
de Ja prim era edición, pero siem pre se pone el título y la edición consultada
(sea Ja m ism a o no).
D eseam os que esta o b ra recupere para sí la dignidad sencilla del m a­
nual, el libro que está a m an o p a ra iniciar, p resen tar una p an o rám ica y p ro ­
p o rcio n ar un estím ulo a quien p reten d a una form ación lingüística que
aborde aspectos com plem entarios a la descripción de la lengua que se pue­
de o b ten er en las gram áticas. Y tam bién deseam os que su lectura afine la
percepción de los hechos lingüísticos, que acen tú e la curiosidad p o r la o b ­
servación de los usos com unicativos, que favorezca la adquisición de la
PR ESENTA CIÓ N 13

conciencia de las posibilidades de e n ten d im ien to o de d esen ten d im ien to in ­


h eren tes a la actu ació n lingüística.
P ara term in ar, q u erem o s m an ifestar que estas páginas n o solam ente
son fruto de nuestro s desvelos. Son heren cia y tienen ecos de n u estro s e stu ­
d iantes, de n u estra s preferencias lectoras, de colegas, de profesores, de p er­
sonas —ellas bien lo sab en — que nos h an seguido, aco m p añ ad o , ayudado,
qu erid o y «soportado» en las jo rn a d as de elaboración de este libro. Y estas
Textos académicos registrándote en http://www.AWSurveys.com?R=Osterman77

páginas son tam bién, m uy p articu larm en te, m u estra del itin erario c o m p a r­
tido de las au to ras, que, al te rm in a r este trabajo, no saben e n co n tra r ni en
el léxico ni en la sintaxis la calidad y la calidez exacta de esa expresión recí­
proca, lau d ato ria y agradecida, que d esearían hallar.
PR IM ERA PARTE

Textos académicos registrándote en http://www.AWSurveys.com?R=Osterman77


C a p ít u l o 1

EL ANÁLISIS DEL DISCURSO

D escribir el d iscu rso com o p ráctica social im plica una relación dialéctica
en tre u n evento discursivo p a rtic u la r y la situación, la institu ció n y la e stru c tu ra
social que lo co n fig uran. U na relación d ialéctica es u n a relación e n dos d ireccio ­
nes: las situ acio n es, las in stitu cio n es y las e stru c tu ra s sociales d a n form a al
evento discursivo, p ero tam b ién el evento les da fo rm a a ellas. Dicho de o tra
m an era: el d iscurso es so cialm en te co n stitu tivo así com o está so cialm en te co n s­
tituido: co n stitu y e situaciones, objetos de conocim iento, id en tid ad es sociales y
relacio n es en tre p erso n as y g ru p o s de p ersonas. Es co nstitutivo tan to en el sen­
tido d e q u e ay u d a a m a n te n e r y a re p ro d u c ir el sta tu quo social, com o en el
sen tid o d e que co n trib u y e a tran sfo rm arlo (F airclough y W odak, 1997: 258).

1.1. La n o ció n d e d iscu rso

H a b la r de d isc u rso es, a n te todo, h a b la r de u n a p rá c tic a so cial, de


u n a fo rm a de a c ció n e n tre las p e rso n a s q u e se a rtic u la a p a rtir del uso
lingüístico co n tex tu a liza d o , ya sea o ral o escrito . El d isc u rso es p arte de la
vida social y a la vez un in s tru m e n to q u e crea la vida so cial. D esde el p u n ­
to de vista d iscu rsiv o , h a b la r o e sc rib ir no es o tra cosa q u e c o n s tru ir p ie­
zas tex tu ales o rie n ta d a s a u n o s fines y q u e se d a n e n in te rd e p e n d e n c ia
con el c o n te x to (lin g ü ístico , local, co g n itiv o y so c io c u ltu ra l). Nos re fe ri­
m os, pues, a cóm o las fo rm as lin g ü ístic a s se p o n en en fu n c io n a m ie n to
p a ra c o n s tru ir fo rm as d e c o m u n ic a c ió n y de re p re se n ta c ió n del m u n d o
—real o im a g in a rio — . A hora bien, los u so s lin g ü ístic o s so n variados. Las
p e rso n a s tie n e n a su d isp o sic ió n u n repertorio c o m u n ic a tiv o , que p u ed e
e sta r fo rm ad o p o r u na o m á s len g u as, p o r d ife re n te s v a rie d a d es lin g ü ísti­
cas y p o r o tro s in s tru m e n to s de c o m u n ic a c ió n . La lengua, c o m o m a te ria
p rim e ra del d iscu rso , o frece a q u ie n e s la u sa n u n a serie de o p c io n e s (fó­
n icas, gráficas, m o rfo sin tá c tic a s y léxicas) de e n tre las c u ale s hay que ele­
g ir en el m o m e n to de (in te r)a c tu a r d isc u rsiv a m e n te . E sa elección, su je ta
o n o a un c o n tro l c o n sc ien te , se re a liz a de a c u e rd o con u n o s p a rá m e tro s
c o n tex tú ales qu e incluy en la situ a c ió n , los p ro p ó sito s de q u ien la re a liz a y
las c a ra c te rístic a s de los d e s tin a ta rio s , e n tre o tro s. E sto s p a rá m e tro s son
de tip o cognitivo y so c io c u ltu ra l, son d in á m ic o s y p u e d e n e s ta r su je to s a
revisión, n eg o cia ció n y cam b io .
16 LAS CO SAS DEL DECIR

Como práctica social que es, el d iscu rso es complejo y heterogéneo,


pero no caótico. Com plejo, en c u a n to a los diversos m odos de organización
en que puede m anifestarse; tam bién, en c u a n to a los diversos niveles que
en tran en su co nstrucció n —desde las form as lingüísticas m ás pequeñas
hasta los elem entos co ntextúales ex tralingüísticos o h istérico -cu ltu rales— ;
com plejo, asim ism o, en c u a n to a las m odalidades en que se concreta —oral,
escrita o iconoverbal— .
La heterogeneidad lingüístico-discursiva no sólo no es caótica, sino
que está regulada, m ás allá del plano g ram atical, p o r una serie de norm as,
reglas, principios o m áxim as de c a rá c te r textual y sociocultural que orientan
a las personas en la tarea de c o n stru ir piezas discursivas co h eren tes y a p ro ­
piadas a cada ocasión de com unicación. C om unicación que se entiende, no
tan to com o un sim ple y m ecánico proceso de tran sm isió n de inform ación
entre dos polos, sino com o un proceso interactivo m ucho m ás com plejo que
incluye la co n tin u a in terp re tació n de intenciones ex presadas verbaJ y no
verbaJm ente, de form a d irecta o velada.
E sto im plica to m ar en co nsideración a las p ersonas que usan esas for­
m as, y que tienen un a ideología, u n a visión del m undo, así com o u n as in ­
tenciones, m etas o finalidades co n cretas en cada situación; un as personas
que despliegan estrategias en cam in ad as a la co nsecución de esos fines.
Com o m iem bros de grupos socioculturales, los u su ario s de las lenguas for­
m an parte de la com pleja red de relaciones de p o d er y de solidaridad, de
dom inación y de resistencia, que configuran las e stru c tu ra s sociales, siem ­
pre en tensión entre la igualdad y la desigualdad, la iden tid ad y la diferen ­
cia. Las identidades sociales de las personas —com plejas, v ariadas e incluso
co n trad icto rias— se construyen, se m an tien en y se cam b ia n a través de los
usos discursivos. Porque es en ellos d onde se activan y se m aterializan esas
caras que se eligen p ara cad a ocasión.
Todos los ám bito s de la vida social, tan to los públicos com o los priva­
dos, generan prácticas discursivas que, a la vez, los hacen posible. La vida
académ ica, la sanidad , las relaciones laborales, los m edios de co m u n ica­
ción de m asas, la vida fam iliar, la ju sticia, el com ercio, la ad m in istració n ,
p o r p o n er sólo algunos ejem plos, son ám b ito s que difícilm ente se pueden
im ag in ar sin el uso de la palab ra: la conversación, el libro, la instancia, la
receta, el prospecto, la entrevista, las negociaciones, la conferencia, el exa­
m en, eJ juicio, las facturas, las tran saccio n es com erciales...
Así pues, a b o rd a r un tem a com o el d iscu rso significa a d en trarse en el
en tram ad o de las relaciones sociales, de las id en tid ad es y de los conflictos,
in te n ta r en ten d e r cóm o se ex presan los d iferentes grupos cu ltu rales en un
m om ento histórico, con un as características socioculturales d eterm in ad as.
E n tender, en fin, esa conversación que arra n ca desde los inicios de la h u ­
m an id ad y que va d esarro llán d o se a través de los tiem pos, dejando huellas
de dialogicidad en todas las m an ifestaciones discursivas, desde las m ás es­
pon tán eas y m enos elab o rad as h a sta las form as m onologales, m onogestio-
nadas y m ás elaboradas.
El m aterial lingüístico se pone pues al servicio de la co n stru cció n de la
vida social, de form a variada y com pleja, en com binación con o tro s factores
com o los gestos, en el d iscu rso ora], o los elem entos iconográficos en la es­
EL AN Á L ISIS D E L DISC U R SO 17

critura; los elem entos cognitivos, sociales y lingüísticos se a rticu lan en la


form ació n del discurso. Las lenguas viven en el d iscu rso y a través de él. Y
el discu rso —los discurso s— nos conv ierten en seres sociales y nos c a ra c te­
rizan com o tales.

1.2. Las u n id a d es d e a n á lisis

Textos académicos registrándote en http://www.AWSurveys.com?R=Osterman77


Uno de los aspectos que ca ra cte riz an los estudios discursivos es que se
tom an com o objeto de análisis d ato s em píricos, ya que se p arte del p rin ci­
pio de qu e el uso lingüístico se d a en u n contexto, es parte del contexto y
c.rca contexto. P o r ello es fu n d am en tal o b te n e r los d ato s que se van a an ali­
zar en su en to rn o «natural» de aparició n : u n editorial, en u n p eriódico de
un a o rien tació n determ in ad a; u n inform e clínico, en u n hospital; u n a expli­
cación, en un libro de texto; u n a clase expositiva, en u n aula; u n in te rro g a ­
torio, en un juicio; un artículo, en u n a revista de u n as características co n ­
cretas, etc.
T ener en cu en ta el contex to exige observar el m arco en el que se elabo­
ran y se m anifiestan las piezas discursivas. De e n tre los m étodos, técnicas y
proced im ien to s d e observación p a ra recoger, d esc rib ir y a n a liz a r el d isc u r­
so d estacan los que pro p o rcio n an d isciplinas com o la an tro p o lo g ía o las d i­
ferentes o rien tacio n es que se pueden aso ciar con la sociología de la in te ra c ­
ción (la observación particip an te, las h isto rias de vida, las g rab acio n es, los
diarios de cam po, las entrevistas, las d iscu sio n es de grupo, en tre otros); dis­
ciplinas, todas ellas, im plicadas en e n ten d e r las p rácticas socioculturales
com o conglom erados com plejos de elem entos de diversa índole pero que se
p resen tan estrech am en te in terre lacio n ad o s. El detalle del análisis estric ta ­
m en te lingüístico se pone así al servicio de la co m p ren sió n de fenóm enos
en los q ue los usos lingüísticos se im b rican y en trelazan con o tras activ id a­
des de las que tam bién hay que d a r cuenta.
E n lo que se refiere a los aspectos m ás concretos del estudio discursivo,
es evidente que p ara ab o rd arlo es necesario establecer u n as unidades que
perm itan o rd en ar el análisis. La u n idad básica es el enunciado entendido
com o el producto concreto y tangible de u n proceso de enunciación realizado
p o r un E nunciador y destinado a u n Enunciatario. E ste enu n ciad o puede te­
ner o no la form a de un a oración. Un intercam bio posible en el que una per­
sona dice a otra: «¿Quieres com er conm igo?» y la otra responde: «Sí, pero
m ás tarde», nos perm ite c o m p ren d er que la expresión form ada p o r la se­
cuencia de cu atro elem entos lingüísticos, «sí» + «pero» + «más» + «tarde»,
que no responde al m odelo oracional, responde al m odelo de en unciado
com o unidad m ínim a de com unicación. T am bién nos perm ite co m p ren d er
que el enunciado em itido no es posible entenderlo si no tenem os en cu en ta el
contexto en que se em ite, que en este caso viene d eterm in ad o p or el en u n cia­
do a n terio r y por el escenario en que este intercam bio tiene lugar.
Los en u n ciad o s se co m b in an en tre sí p ara fo rm a r textos, orales o escri­
tos. El texto, así, está co n stitu id o p or elem entos verbales co m b in ad o s, que
form an un a u n id ad com unicativa, inten cio n al y co m pleta. La p a rticu lari­
dad del análisis discursivo reside en u n p rin cip io general que asigna sentido
18 LAS CO SAS DEL DECIR

al lexlo teniendo en cu en ta los factores del contexto cognitivo y social que,


sin que estén n ecesariam en te verbalizados, o rien tan , sitú an y d eterm in an
su significación. Los textos pued en ser m uy breves o m uy extensos: co n si­
d eram o s texto tanto «Se vende piso», com o u n a c a rta p ersonal, una co n v er­
sación am istosa, un artícu lo de periódico, una sen ten cia ju d icial o u n tra ta ­
do de geología.
T odo texto debe ser en ten d id o com o un hecho (acontecim iento o even­
to) co m unicativo que se da en el tra n sc u rso de un d evenir espacio-tem poral.
P or eso p artim o s de co n sid e ra r que la u n id ad fun d am en ta] del análisis se
ha de b asar cu la descrip ció n del h echo com unicativo, com o un tipo de in ­
teracció n qu e integra lo verbal y lo no verbal en u n a situ ació n sociocuJtu-
ralm en te definida. El co n ju n to de elem entos que interv ien en en cu alq u ier
aco n tecim ien to o evento com u n icativ o lo o rg an izó H ym es (1972) en lo que
se conoce com o el m odelo SPEAKING, h aciendo alu sió n al acró stico que se
form a con las iniciales de los o cho c o m p o n en tes en inglés: Situation, Parti-
cipants, Ends, Act sequences, Key, Instrum entalities, N o rm s y Gen re (situ a ­
ción, p articip an tes, finalidades, secuencia de actos, clave, in stru m en to s,
n o rm as y género).
Lo que define al evento es que es im p rescin d ib le el uso de la palabra
p ara que se realice y, tam bién, que se suele a so cia r a u n tiem po y a un espa­
cio ap ro p iad o s o que se pued en c o n stitu ir com o tales al celeb rarse en ellos
tal aco ntecim iento. A dem ás, p a ra cada hecho com u n icativ o quienes p a rtic i­
pan en él se supone que lo hacen a p a rtir de u nos estatus y papeles c a ra c te ­
rísticos, utilizan instrum entos verbales y no verbales ap ro p iad o s y actú a n
en el tono o clave tam bién ap ro p ia d o s para los fines que p retenden, respe­
tan u n as norm as de interacción que regulan cóm o se tom a la palabra, si se
puede in te rru m p ir o no, etc., y un as norm as de interpretación que les g uían
a la hora de d a r sen tid o a lo que se dice a u n q u e sea de form a in d irecta o
im plícita, n o rm a s que, desde luego, se pued en tran sg red ir o ap lic a r de for­
m a equivocada, d an d o lugar a m alen ten d id o s o a equívocos —d eseados o
n o — . E ste co n ju n to de c o m p o n en tes no se d isp o n e a rb itra ria m e n te en cada
ocasión sino que a través de las p rácticas sociales se va co n stitu y en d o en gé­
neros identificables p o r un as p au tas y u n a s convenciones que los h ab lan tes
siguen según el evento co m u n icativ o de que se trate. E jem plos de géneros
son la conferencia, el serm ón, la en trev ista rad io fó n ica o el d eb ate televisivo
(sobre los co m p o n en tes del hecho, aco n te c im ie n to o evento com unicativo,
p ued e co n su ltarse T usón, 1991, 1995).
Si bien un texto proporciona un m aterial valioso para la interpretación
del significado en la com unicación, ese m aterial, p ara ser in terp retad o cabal­
m ente necesita la contribución de los elem entos ap o rtad o s p or el contexto.
Los elem entos gram aticales se contem plan com o marcadores e indicadores
que, en su presencia o en su ausencia, o rien ta n el d iscurso en sus m últiples
facetas, de m odo que, en su conjunto, el texto se puede co n sid erar com o un
haz de instm cciones d ad as p o r el E n u n c iad o r a su D estinatario. Los elem en­
tos del contexto, tanto si pertenecen a otros códigos sem ióticos com o si per­
tenecen a sobreentendidos e im plícitos, constituyen el fondo de in te rp re ta­
ción de los elem entos verbales, a través de las pistas e indicios ap o rtad o s p or
los propios hablantes y que co ntribuyen a co n stru ir el contexto adecuado.
EL AN Á L ISIS D E L DISC U R SO 19

D ada la com plejidad de un texto, se puede a b o rd a r desde el p u n to de


vista global o local. La perspectiva g lo b a l tiene en c u e n ta la u n id ad co m u n i­
cativa en su co njunto, su estru c tu ra , su co n ten id o general, su anclaje p ra g ­
m ático. La perspectiva lo c a l tiene en c u e n ta los elem en to s lingüísticos que
lo constituyen, la form a de los e n u n cia d o s, las relacio n es establecidas en tre
ellos p ara fo rm a r secuencias. T an to las u n id ad es m acro tex tu ales com o las
m icrotextuales son interd ep en d ien tes.
El reco rrid o del an álisis que p ro p o n em o s se inicia en la visión de la

Textos académicos registrándote en http://www.AWSurveys.com?R=Osterman77


u nidad discursiva en su globalidad. E sta u nid ad se o rg an iza en d iferentes
niveles, planos o m ódulos, fu n d am en talm en te los del co n ten id o tem ático,
los del tipo de estru ctu ra c ió n , los d erivados de la posición de los in terlo cu ­
tores a n te sí m ism os y a n te los e n u n cia d o s que se in tercam b ian . E n d efin i­
tiva, la com plejidad que p resen ta c u alq u ier pieza discursiva tiene que a b o r­
darse d escu b rien d o en ella las u n id ad e s que co n stitu y en sus diversas d i­
m ensiones (m ó d u l o s p ara R oulet, p la n o s p a ra A dam y n iv e le s p a ra Viehwe-
ger, p o r ejem plo) que p erm iten su descripción y su p o sterio r an álisis de for­
m a o rd en ad a y sistem ática.

1.3. D iferen tes d iscip lin a s im p lica d a s e n e l a n á lisis d e l d iscu rso

El hecho lingüístico se h a co n v ertid o en un tem a de g ran in terés p ara


m u ch as disciplinas que se sitú a n d e n tro del ám b ito de las llam ad as c ie n c ia s
h u m a n a s y s o c ia le s . Crysta! (1987: 412), p o r ejem plo, ofrece u n a lista de
quince «cam pos interdiscip lin ares» en los que los sab eres lingüísticos se a r ­
ticulan con los de otras d isciplinas. En las p ág in as que sig u en p re se n ta re ­
m os de form a breve aquellas p erpectivas que, de form a m ás clara, o rien tan
los enfoques ad o p tad o s en esta o b ra (p ara u n a p resen tació n m ás detallada,
véase T usón, 1996b).
D esde prin cip io s del siglo xx, la a n tro p o lo g ía lin g ü ístic a (D uranti,
1997) se ha in teresad o m uy esp ecialm en te p o r la relación e n tre lengua, p en ­
sam ien to y cu ltu ra. Lo que desde esta posición se p lan tea es que existe una
estrech a in terd ep en d en c ia e n tre las lenguas y los m iem b ro s de los g rupos
cu lturales que las h ab lan . Así, p or ejem plo, lo d e m u e stra n los recien tes es­
tudios sobre las estrateg ias d iscursivas de co rtesía utilizadas, al parecer, en
todas las cu ltu ras pero de m an era específica en cad a u n a. P o d ríam o s d ecir
que la an tro p o lo g ía pone el ac en to en la d iferencia, en la diversidad, m ien ­
tras que hay otras disciplinas q u e p o n en el acen to en lo c o m ú n y universal.
La etn ografía d e la c o m u n ic a c ió n —co rrie n te an tro p o ló g ica que em pieza
a d esarro llarse a m ediad o s de los a ñ o s sesen ta— (G um perz y H ym es, 1964,
1972) plantea que la co m p eten cia lingüística se h a de e n te n d e r com o una
p arte del c o n ju n to de co n o cim ien to s y h ab ilid ad es que co m p o n en la c o m p e ­
te n c ia c o m u n i c a t i v a , a su vez p arte de la co m p eten cia cultural.
E sta perspectiva exige p lan te a rse la diversidad, la h e tero g en eid ad in­
trín seca de las c o m u n i d a d e s d e h a b la , tan to en lo que se refiere a aspectos
sociales com o a aspecto s lingüístico-com unicativos. D escubrir las n o rm a s
—de c a rá c te r sociolingü ístico — que subyacen a esa d iversidad es u n a de las
tareas de esta disciplina. Así pues, lo que caracteriza, o cohesiona, a un g ru ­
20 LAS COSAS DE L DECIR

po h u m an o es el hecho de c o m p a rtir un re p erto rio v erb a l y c o m u n i c a t iv o y


unos p atro n es o h á b ito s de uso de ese repertorio, que es variado y heterogé­
neo. La cohesión existe cu an d o se establecen re d es de c o m u n ic a c ió n relati­
vam ente estables y estrech as en tre las personas. E sta visión de la sociedad
cen tra su atención en la in te r a c c ió n com unicativa enten d id a com o el lugar
a p a rtir del cual se puede en ten d e r la realidad sociocultural de los grupos
h um anos, organización que se puede ob serv ar a través de los e v e n to s o
a c o n te c im ie n to s c o m u n i c a t i v o s (véase 1.2) en to m o a los cuales se e stru c tu ­
ra y se desarrolla la vida social de la com unidad.
La so cio lo g ía , a p a rtir la década de los cin cu en ta, se interesa p o r com ­
p ren d er la realidad social desde u n a perspectiva «micro» a p a rtir de la o b ­
servación, la descripción y el análisis de las acciones que llevan a cabo las
personas en sus queh aceres cotidianos. El in tera ccio n ism o sim b ó lico es
una de las corrientes de la «m icrosociologia» que sitúa en p rim er plano el
papel que d esem peñan las in teracciones en la vida social. G offm an (1971)
plantea que hasta las conversaciones m ás inform ales pued en verse com o ri­
tuales a través de los cuales nos p resen tam o s a no so tro s m ism os, n e g o c ia ­
m o s n u estra im a g e n y la de las p ersonas con quienes interaccionam os, así
com o negociam os el sentido y el pro p ó sito de n u estras p alab ras y acciones.
P ropone un doble nivel de análisis: el p rim e r nivel o nivel s is ié m ic o se o c u ­
paría del estudio de la organización, que se lleva a cabo, básicam ente, a tra ­
vés de la gestión de los turnos de palabra; el segundo nivel se refiere especí­
ficam ente a los rito s d e la in te r a c c ió n que son un reflejo de las relaciones so ­
ciales. Las aportaciones de G offm an sobre la in teracción —y, especialm ente
las nociones de «imagen», «negociación», «m ovim iento», «ritual», entre
otras— han tenido un gran alcance y están en la base de m uchas de las ac­
tuales propuestas del análisis del discurso.
La e tn o m eto d o lo g ía p arte de la constatació n de que los seres h u m a ­
nos particip an de form a reg u lar en m últiples circu n sta n cias que poseen
u na estru ctu ra com pleja y elab o rad a que requiere toda u n a serie de con o ci­
m ientos previos y que pone en funcionam iento «un bagaje de expectativas
com o un esquem a p ara la in terpretación» de lo obvio, de lo que «se ve pero
no se nota» (Garfinlíel, 1964: 2). Las p ersonas p articip an u tilizando m é to ­
d o s que dan sentido a las d iferentes actividades que realizan. Desde esta
perspectiva se plantea que la realidad social se construye, se (re)crea, se
m antiene y se cam bia a través de las interaccio n es en que las personas se
involucran en el día a día. El in stru m en to privilegiado que las personas u ti­
lizan p ara d ar sentido a u n a situación es, precisam ente, el lenguaje y sus
usos en la interacción. De esta m an era, los etnom etodólogos iniciarán un
fructífero estudio de las interacciones que se p roducen en hospitales, ju zg a­
dos, etc., p ara acab ar d án d o se cu en ta de que cu alq u ier conversación, por
inocua que parezca, resulta un objeto de análisis in teresa n tísim o p ara d es­
c u b rir la construcción social del sentido.
El a n á lisis d e la con versación es el no m b re con el que se conoce la
propuesta, claram ente derivada de la etnom etodología, que ha cen trad o su
atención en e] estudio de la conversación cotidiana, no planificada, ni
orien tad a a un fin establecido y negociado previam ente p o r sus p artic ip a n ­
tes. El objetivo fundam ental del análisis de la conversación consiste en des­
EL ANÁLISIS D E L DISC U R SO 21

c u b rir la estru c tu ra del h ab la en fu n cio n am ien to , en ten d id a com o u n a ac ­


ción social que se construye de form a c o o rd in ad a en tre quienes p articip an
en ella. Si algo ap arece com o una co n stan te en el estu d io d e las co nversa­
ciones es el hecho de que hay a ltern an cia d e tu m o s de p alab ra. Los a n a ­
listas de la conversación (Sacks, Schegloff y Jefferson, 1974; S inclair y
C oulthard, 1975; R oulet, 1985; K erbrat-O recchioni, 1990, 1992, 1994) se
p lan tean com o un objetivo fu n d am en tal d e sc u b rir de qué m an era los tu r­
n o s de p alab ra se constitu y en y se articu lan com o la base o rganizativa de
las conversaciones. U na de las ventajas que p resen ta el estu d io de los tu r­
nos de p alab ra resu ita ser el h echo de que el sistem a de tu rn o s n o depende
del contexto puesto que se d a siem p re pero, a la vez, resu lta e x tra o rd in a ria ­
m ente sensible a él, p o r lo que, al m ism o tiem po, es un h echo de carác te r
ab stracto —p rácticam e n te un universal— y p erm ite un alto nivel de parti-
cu larización en su estud io local, situado.
La so c io lin g ü ístic a in tera ccio n a l recoge las ap o rtacio n es de Ja etn o ­
grafía de Ja co m u nicació n y p ro cu ra in teg rar en u n a m ism a p ro p u e sta o tras
ap o rtacio n es procedentes de las p erspectivas m icrosocioJógicas a Jas que
nos acab am o s de referir (in tera ccio n ism o sim bólico, etnom etodoJogía y
análisis de la conversación) ju n to a los in te re sa n te s hallazgos realizad o s en
el cam p o de la p rag m ática filosófica, la psicología social o la ciencia cogni-
tiva. AJ m ism o tiem po, se p ro p o n e la tarea de re la c io n a rlo s análisis de tipo
cualitativo e intensivo con u n a teo ría social d en tro de Ja cual esos m icro-
análisis obtengan u na d im en sió n de m ay o r alcance. P ara ello se rec u rre a
las ap o rtacio n es de pen sad o res com o B ourdieu o F o u cau lt, p o r ejem plo.
Del p rim ero ad o p ta sus concepciones sobre la d ife r e n c ia , el m e r c a d o lin g ü ís ­
tic o (B ourdieu, 1982) o el co ncepto de h a b i tu s (B ourdieu, 1990); del seg u n ­
do interesan, sobre todo, su s ideas sobre p o d e r y d o m i n a c ió n (Foucault,
1984) y su p a rtic u la r m an e ra de acercarse a la reco n stru cció n del p en sa­
m iento y de las creencias de u n a época a través de los discu rso s que los h an
creado (Foucault, 1969).
Así com o los an alistas de la co n versación se in teresan b ásicam en te p or
d escrib ir la m ecánica interlocutiva de c u a lq u ie r interacción, quienes p a rti­
cip an del proyecto de la sociolingüística in teraccio n al u tilizan los in stru ­
m entos de las diferentes c o rrien tes ya citad as p a ra realizar un an álisis en
pro fu n d id ad que les p erm ita trasce n d e r los propios d ato s p a ra c o n trib u ir a
la elaboración de u na teoría social b asad a en ese tipo de análisis em p írico y
situado, pero que pueda explicar, desde un p u n to de vista social, los co m ­
p o rtam ien to s com unicativos, los valores, los su p u esto s y los conflictos que
se pro d u cen en tre q uien es p artic ip a n en u n a interacción.
C onceptos clave de la sociolingüística interaccional son los de in fe r e n ­
c ia c o n v e r s a c io n a l, así com o los de in d ic io s y c o n v e n c io n e s c o n te x tu a liz a d o -
ra s (G um perz, 1982). E n general, este enfoque se h a utilizado p a ra an a liz a r
las interacciones que se p ro d u cen en todos aquellos ám b ito s de la vida so­
cial en que quienes p articip an en los en cu en tro s interactivos m an tien en en ­
tre sí u n a relación desigual, ya sea p o rq u e perten ecen c laram en te a dos cu l­
tu ras o porque, au n p articip an d o de lo que en térm in o s globales puede co n ­
sid erarse u na m ism a cu ltu ra, p erten ecen a diferen tes g rupos sociocultura-
les y, p o r lo tanto, tienen sistem as (o, si se quiere, su b sistem as) de valores y
22 LAS CO SAS DE L DECIR

de visiones del m u n d o que les hace c o m p o rtarse de form a d iferente a la


h o ra de realizar procesos de inferencia p ara la in te rp re ta c ió n de todo lo que
sucede en las in teracciones en las que p articip an .
En el ám b ito de la p sico lin g ü istica , a p a rtir de los años o chenta, el
creciente conocim ien to de au to res com o L uria y Vigotsky pone el acen to en
el papel de la interacció n co m u n icativ a en tre los individuos com o el m o to r
p rin cip al de la adquisición y el desarro llo de la lengua. E sta visión sobre la
Textos académicos registrándote en http://www.AWSurveys.com?R=Osterman77

im p o rtan cia de la p articip ació n activa en in tercam b io s com unicativos va­


riados p ara el d esarrollo de las cap acid ad es lingüísticas co necta claram en te
con las perspectivas sociolingüísticas, etnográficas y prag m áticas de las que
tratam o s en este capítulo. P arece claro que, aun acep tand o la realid ad in n a ­
ta del lenguaje, esa capacidad pro p ia de la especie h u m an a n o se desarrolla
si n o se vive en sociedad. En efecto, es ya una obviedad d ecir que la co m p e­
tencia lingüística n o «crece sola», sino que n ecesita de las relaciones in ter­
personales p a ra crecer. Así pues, asistim os hoy a un m ayor «diálogo» en tre
las co rrien tes m ás interactiv istas y aquellas que ponen m ás el acen to en los
aspectos cognitivos. La ciencia cognitiva h a a p o rtad o conceptos m uy p ro ­
ductivos com o los de m a r c o s , g u io n e s , e s q u e m a s o p la n e s , que perm iten en ­
ten d er y an aliza r cóm o articu la la m ente el cono cim ien to y Jo pone en fu n ­
cio n am ien to p ara la actu a ció n y la co m p ren sió n de los eventos en que las
perso n as se desenvuelven.
Desde sus orígenes, el p e n sa m ie n to filo só fic o se h a p reo cu p ad o del
lenguaje y del papel que esta cap acid ad o m ecanism o o cupa y d esem peña
en la vida de los seres hu m an o s. El origen del lenguaje, su relación con el
pensam iento, la m an era en que las p alab ras p erm iten o d ificultan el acceso
a las ideas y a su expresión son algunos de los tem as que, de form a recu ­
rren te, han ido ap arecien d o a lo largo de la h isto ria del p en sam ien to filosó­
fico occidental.
W ittgenstein (1953) arg u m e n tó so b re la im p o rtan cia del uso público
del lenguaje p ara la co n stitu ció n del significado. P ara él, no existe significa­
do fuera de ese uso verbal público, co tid ian o u ord in ario . No existe, pues,
un «espacio interior» d onde el significado se crea para ser luego «m ateriali­
zado» a través de las palabras; toda significación se co n stru y e a través de
las enunciaciones p ro d u cid as con y a través del lenguaje en los espacios p ú ­
blicos de la expresión. « E l le n g u a je o r d in a r io e s tá c o m p le ta m e n te e n o rd e n » ,
afirm a rá este a u to r co n tra aquellos que p ro clam an la falta de interés que
presen ta el. estu d io de los usos lingüísticos co tid ian o s p o rq u e co n sid eran
que son caóticos y, con frecuencia sin sentido. W ittgenstein m an tien e que
h ab lar una lengua consiste en p a rticip ar activam ente de u n a serie de fo r­
m as d e vida que existen gracias al uso del lenguaje.
M ás o m enos p o r Ja m ism a época Austin (1962) fo rm u lará su teoría
d e lo s actos d e h ab la —p o sterio rm en te d esarro llad a p o r Searle (véanse, a
m odo de ejem plo, sus trab ajo s de 1964, 1969 y 1975)— . Los p lan team ien to s
de Austin son uno de los fu n d am en to s principales de lo que hoy se conoce
com o pragm ática. Desde esta teoría se co n sid era que h a b la r es h a c e r y que
cada en u n ciad o em itid o posee un significado lite ra l o proposicional, una d i­
m ensión i n te n c io n a l y u na d im en sió n que re p e rc u te en la audiencia. E sta
d istinción en tre lo que se dice, la inten ció n con que se dice, y el efecto que
EL AN ÁLISIS DE L DISC U R SO 23

lo que se dice con esa in ten ció n cau sa en quien recibe el en u n ciad o será
crucial, ya que sitúa el pro ceso de in terp re ta ció n de in ten cio n es en el m arco
de la conversación y, com o co nsecuencia, se in co rp o ra n factores sociales y
cognitivos al estudio de los e n u n ciad o s, que p u e d e n a d o p ta r form as m ás o
m enos directas y m ás o m enos convencionales p ara ex p resar un d e te rm in a ­
do contenido.
La teoría del p rin cip io d e c o o p e r a c ió n (G rice, 1975) p rete n d e ofrecer
u n a explicación a la m an era en que se p ro d u cen c ierto tipo d e inferencias

Textos académicos registrándote en http://www.AWSurveys.com?R=Osterman77


—las i m p lic a tu r a s — basad as en form as de e n u n cia d o s c o n v e n c io n a le s o n o
c o n v e n c io n a le s sobre lo que n o está d ich o pero que, sin em bargo, se q uiere
co m u n icar. Se cen tra, pues, fu n d am en talm en te, en el estu d io de los p ro ce­
sos inferenciales s i t u a d o s que los h a b la n te s activan p a ra e n ten d e r los e n u n ­
ciados a p a rtir de form as que p arecen tra n sg re d ir los p rin cip io s racionales
(las m á x i m a s , según G rice) q u e se su p o n e que las p erso n as re sp etam o s p ara
p o d er c o o p erar y co m p re n d e m o s con relativa facilidad y agilidad.
S p erb er y W ilson (1986a, 1986¿>) son los a u to res de la p ro p u esta c o n o ­
cida com o teoría de la relev a n cia (o p e r tin e n c ia ). Su teo ría p a rte de los
p lan tea m ien to s de G rice, p ero así com o ese a u to r tra ta de a y u d a r a e n te n ­
d e r cóm o se p roducen los procesos de inferencia en el seno de la d in ám ica
conversacional, ellos p re te n d en p re se n ta r u n a explicación so b re el fu n cio ­
n am ien to de los m ecan ism o s c o g n itiv o s en la em isión y, so b re todo, en la
in terp re tació n de los en u n cia d o s p a ra que ésta se realice con un m áxim o de
eficacia y un m ínim o coste de p ro ce sa m ie n to a p a rtir del reco n o cim ien to
de la inform ación relevante de a c u e rd o con los factores contex tú ales en que
u n en u n cia d o se produce.
E n la intersección en tre las p erspectivas cu ltu rales, sociales y lin g ü ísti­
cas se sitú a n los estu d io s p rag m ático s sobre el prin cip io de co rtesía
(Leech, 1983; B row n y Levinson, 1987). E stos estu d io s p arten de las n o c io ­
nes de im a g e n y te rrito rio de G offm an e in te n ta n d a r cu en ta de cu án im p o r­
tante es la articu lació n de las relacio n es in terp erso n a le s p ara que la c o m u ­
nicación se lleve a cabo sin d em asiad o s riesgos (de in tro m isió n en el te rri­
to rio o de agresión a la im agen de los in terlo cu to res, por ejem plo), ya sea
evitando al m áxim o los factores a m en a zad o res, ya sea m itigándolos a tra­
vés de estrate g ias d estin ad as p re cisam en te a c o m p en sa r el posible peligro
que c u alq u ier in teracció n p uede p lan tear.
La pragm ática, actu a lm en te, h a dejad o de p lan tearse com o u n m ó d u ­
lo m ás del análisis lingüístico que explica todos aquellos asp ecto s del sig n i­
ficado que la sem án tica no p uede explicar, p a ra co n v ertirse en u n a p e r s p e c ­
tiv a , en u na form a especial de acerc arse a los fenóm enos lingüísticos de
c u alq u ier nivel siem pre q u e se tengan en cu e n ta los factores con tex tú ales
(V erschueren, 1995). De este m odo, p o d ríam o s decir, con V erschueren, que,
si bien no todo análisis p rag m ático es an álisis del d iscu rso , sí que to d o a n á ­
lis is d e l d is c u r s o e s p r a g m á tic o .
T am bién en el seno de la lin g ü ística existen desarro llo s que in teresa n
m uy especialm ente al an álisis del discurso, ya que in co rp o ran elem en to s de
tipo funcional, lo;,ian en co n sid eració n a los acto res de la c o m u n icació n o
a b o rd an el estudio de los elem entos de la lengua en el m arco del texto com o
u n id ad global de ca rá c te r sem án tico y p ragm ático.
24 LAS CO SAS DE L DECIR

La lin gü ística fu n cio n a l recoge la trad ició n de los lingüistas del


Círculo de Praga, de Jakobson y de la concepción antro p o lóg ica de M ali­
now ski y F irlh para p la n te ar una g ram ática que tiene com o h o rizo n te el
texto y las situaciones en que éste aparece. H alliday (1978, 1985) reconoce
tres m acrofunciones en el lenguaje: la id e a c io n a l, po r la que se rep resen ta
conceptualm ente el m undo; la in te r p e r s o n a l, p o r la que se m anifiesta la in ­
teracción social, y la te x tu a l, p o r la que se realiza la cap acid ad de los h a ­
b lantes de hacer operativo un sistem a de lengua, adecuándolo a las finali­
d ad es y al contexto. El p en sam ien to de este a u to r y de su escuela es signifi­
cativo p ara el análisis del d iscu rso p o rq u e contribuye a defin ir el texto
com o unidad sem ántica im bricada en el m edio social. Con la n oción socio-
lingüística de re g istro y la pro fu n d izació n en los m ecanism os gram aticales
que perm iten la c o h e s ió n in tern a de los textos inicia una vía de reflexión
m uy productiva p ara d a r resp u esta a d im ensiones fund am en tales del uso
lingüístico.
La lin gü istica textu al se plantea, recu p eran d o u n a cierta trad ició n fi­
lológica y retórica, el estu d io de u n id ad es com unicativas que trascienden
los lím ites oracionales p ara explicar la ¡n a c r o e s tr u c tu r a —o co n ten id o te m á­
tico— y la s u p e r e s tr u c tu r a —el esquem a organizativo— de los textos (Van
Dijk, 1977, 1978, 1980). En este ám b ito se h an p lan tead o las d istin tas m a­
n eras de acercarse al texto, com o p ro d u cto o en el proceso de su p ro d u c­
ción y de su interpretació n . En la m ayoría de los casos se tom a una p ers­
pectiva cognitiva: de pro cesam ien to de la in fo rm ació n (B eaugrande y
D ressier, 1981; B eaugrande 1984), de planificación (Adam, 1990, 1992), de
co m prensión o recuerdo (K intsch y Van Dijk, 1978) o de los procesos de
p roducción e interpre tació n (Brown y Yule, 1983). Desde distintos p resu ­
puestos se ha enfocado el e siu d io de las propiedades que definen el texto
—com o la c o h e r e n c ia y la c o h e s ió n — y la b úsqueda de un a clasificación de
los tip o s d e te x to , que ha sido u n a preo cu p ació n co n stan te en esta línea de
reflexión. A unque hay gran diversidad de enfoques y de criterios en las d i­
versas p ropuestas tipológicas, las que se basan en la co m b in ato ria de ele­
m entos lingüísticos a p a rtir de sus b a se s o s e c u e n c ia s p ro to típ icas (W erlich,
1975; Adam, 1992) constituyen u n o de los pun to s de referencia m ás exten­
didos p ara el estudio de las clases textuales.
La teoría d e la en u n cia ció n recoge de B ajtín (ed. 1979) su concep­
ción d ia ló g ic a y h e te r o g ló sic a del lenguaje. El estu d io del fenóm eno de la
s u b je tiv id a d p ropuesto p o r B enveniste (1966, 1974) y desarro llad o p o r Du-
crot (1980, 1984) y K erbrat O recchioni (1980) se integra tam bién en los
planteam ientos textuales de Adam (1990, 1992) y en los sem iolingüísticos
de C haraudeau (1983, 1992). En este sentido, aspectos de la construcción
del sujeto discursivo y de la inscripción del sujeto en sus enunciados, com o
la m o d a liz a c ió n y la p o lifo n ía , h a n c o n trib u id o a d elim itar el m odo com o el
uso de d eterm inados elem entos de la lengua m an ifiestan tan to el grado de
im plicación de E n u n ciad o r y E n u n cialario com o la o rien tació n arg u m e n ta ­
tiva que adquieren los en unciados al con ectarse en tre sí en la secuencia d is­
cursiva. La teoría de la en unciación es, tam bién, una de las fuentes de algu
nos acercam ientos sem ióticos al análisis discursivo (Eco, 1979; Lozano
e t a l . , 1982).
EL A N Á L ISIS D E L DISC U R SO 25

La retórica clá sica se reconoce co m o u n a de las p rim era s teo rías que
se p la n tearo n el e stu d io del texto y de la relación e n tre el h a b la n te /o ra d o r y
su audiencia. Su recu p eració n se h a o rig in ad o en dos vertien tes d istin tas,
que han c o n stitu id o la n u eva retó rica co n te m p o rá n e a . U na de ellas tiene
u n a o rien tació n filosófica: P erelm an y O lbrechts-T yteca (1958) y T oulm in
(1958) h an realizado u n a revisión sistem ática de la a r g u m e n ta c ió n com o
teoría del razo n am ien to p rá c tic o —su sten ta d o en la experiencia, los valores
y las creencias— a n te h ech o s pro b lem ático s. S u b ray an d o el c a rá c te r dialó-
gico de los p ro ced im ien to s a rg u m en tativ o s h a n establecido las categorías
de arg u m en to s posibles p a ra lo g rar la a d h esió n de u n público o audiencia.
La o tra vertiente, fu n d am e n tad a en la sem iótica lite ra ria de o rig en estruc-
tu ralista, ha reo rd en ad o las categorías de la e lo c u tio (G rupo , 1970), p ro ­
m oviendo un rep lan team ie n to de la teoría de las fig u ras y los tropos. T anto
u n a vertiente com o o tra h a n co n trib u id o a rev alo rizar la retó ric a y a in c o r­
p o rarla a los p lan team ien to s del an álisis del discurso. E n ella se in sp ira n las
p ro p u estas actuales sob re los g é n e r o s co m o p au ta s y co nvenciones de
las p rácticas discursivas orales y escritas; so b re las fases de la c o m p o s ic i ó n
textual y su posible co m b in ato ria; sobre la a r g u m e n ta c ió n en sus aspectos
dialógicos y estratégicos y sobre la re tó ric a d e la e lo c u c ió n ap licad a no so la­
m ente al ám b ito público del discu rso p arlam e n ta rio , p eriodístico, p u b licita­
rio, político o judicial sin o tam b ién a las relacio n es in terp erso n ales en el
ám b ito privado.
E sta diversidad de enfoques p uede p arecer fu en te de disp ersió n teó ri­
ca, pero la realidad es otra. E n m u ch as ocasio n es u n a escuela o una teoría
surge sep arad a de o tra u o tra s m uy afines d ebido a razo n es ajen as a los
fu n d am en to s teóricos. Los m otivos pued en ser las o rg an izacio n es u n iv ersi­
tarias, la falta de co m u nicació n e n tre d ep a rta m en to s, países o p erso n as que
im p id e n ‘que tradiciones ep istem ológicas d iferen tes se in terre lacio n en . Sin
em bargo, q uien lea estas p ág in as p o d rá a p re c ia r que las p ro p u estas que h e ­
m os p resen tad o no sólo n o son excluyentes o c o n trad ic to ria s e n tre sí, sino
que se co m p lem en tan y p erm iten u n a fácil in teg ració n cu an d o lo que in te­
resa, a n le todo, es llegar a co m p re n d e r un fen ó m en o tan com plejo c o m o es
el lenguaje h u m a n o en su fu n cio n am ie n to discursivo, es d ecir social y cog­
nitivo. Si se p arte de las n ecesid ad es que ap arecen c u an d o se q u iere d a r
c u en ta de u na pieza discursiva co n creta se ve que los p ro p io s dato s e m p íri­
cos e x ig e n la co o cu rren cia de diversos in s tru m e n to s que p u ed an exp licar la
articu lació n de todos los factores (lingüísticos, so cio cu ltu rales y cognitivos)
que con stituyen la realidad discursiva.
A fortunadam ente, nos e n c o n tram o s a n te un m o m en to de riq u eza crea ­
tiva en lo que respecta a enfoques y d isciplinas que p erm iten la d escrip ció n
y explicación de los usos lingüísticos y com unicativos. R esulta sin to m ática
la pu b licació n de un co n ju n to de trab ajo s, a p arecid o s a p a rtir de los inicios
de la d écada de los ochen ta , e n tre los que citam o s — a m odo de ejem plo y
sin án im o exhaustivo— o b ras co m o las de G u m p erz (1982), B ro n c k a rte / al.
(1985), E d m onson (1981), B row n y Yule (1983), L av an d era (1985), los c u a ­
tro volúm enes q ue co m p o n en la o b ra ed itad a p o r V an Dijk (1985) en la que
se a b o rd an de la m ano de p restig io so s especialistas las d iferen tes á reas que
ab a rc a este cam p o de estu d io , la o b ra e d ita d a p o r N ew m eyer (1988), los
26 LAS C O SA S DEL DECIR

tres volúm enes de K erbral-O reccbioni (1990, 1992, 1994), el co n ju n to de


textos ed itado por Davis (1991), la o b ra de M cC artby y C árter (1994), el tra­
bajo de S chiffrin (1994), las publicaciones de Fairclough (1989, 1994) o los
dos volúm enes editados p o r Van Dijk (1997a y b), obras, todas ellas, con
u n a clara voluntad integradora.
El análisis del discurso es u n in stru m e n to que perm ite e n ten d er las
p rácticas discursivas que se p ro d u cen en todas las esferas de la vida social
Textos académicos registrándote en http://www.AWSurveys.com?R=Osterman77

en las que el uso de la p alab ra —oral y escrita— form a parte de las activ id a­
des que en ellas se desarro llan . Se puede a p licar —y se está ap lican d o — a
ám bitos com o la sanidad, la divulgación del saber, la ad m in istració n de la
justicia, los m edios de co m u n icación de m asas, las relaciones laborales,
la publicidad, la trad u cció n , la enseñanza, es d ecir allá d onde se dan rela­
ciones interperso n ales a través del uso de la palabra, y personas con c a ra c ­
terísticas diferentes (por edad, sexo, lengua, nivel de conocim iento, origen
de clase, origen étnico, profesión, estatus, etc.) se p o n en en co n tac to (h o m ­
bres y m ujeres, en señ an tes y aprendices, m édicos y pacientes, especialistas
y legos, ad m in istrad o res y usu ario s de la ad m in istració n , an u n cian tes y
consum idores, etc.).
En ese sentido, el análisis del discurso se puede entender, no sólo
com o un a práctica investigadora sino tam bién com o u n instrum ento de ac­
ción social, com o se plantea desde algunas co rrien tes —en especial la So-
ciolingüística Interaccional o el Análisis C rítico del D iscurso—, ya que per­
m ite desvelar los (ab)usos que, desde posiciones de poder, se llevan a cabo
en m uchos de esos á m b ito s y que se p lasm an en los discursos: estrategias
de ocultación, de negación o de creació n del conflicto; estilos que m arginan
a través del eufem ism o o de los calificativos denigrantes, discursos que no
se perm iten o ír o leer. El análisis del discurso se puede co n v ertir en un m e­
dio valiosísim o al servicio de la crítica y del cam bio, a favor de quienes tie­
nen negado el acceso a los m edios de difusión de la palabra, de m an era que
no sólo los discursos do m in an tes, sino tam bién aquellos en los que se ex­
presa la m arginación o la resistencia pued an hacerse escuchar.
Textos académicos registrándote en http://www.AWSurveys.com?R=Osterman77
C a p ít u lo 2

EL DISCURSO ORAL

E n u n a de las d ise rtacio n es de K 'ung Fu-tzu, el m aestro ch in o K 'ung, que


vivió e n tre los siglos vi y v an te s de C risto y que en E u ro p a desde el R en aci­
m ien to se co n o ce con el n o m b re de C onfucio, se lee lo siguiente: «Q uisiera no
h ab lar. [,..| ¿H aM a acaso el cielo alg u n a vez? Las c u a tro estacio n es sig u en su
c u rso y cien seres n acen. ¿H abla acaso el cielo alguna vez?»
P o d em o s q u e d a r extasiados an te la p ro fu n d id a d de este pen sam ien to .
P ero só lo lo co n o cem o s porque alguien lo ha escrito. Y el sa b io K’ung lo ha po­
d id o fo rm u lar p o rq u e tenía las p alab ras a su d isposición. Sin p alab ras nadie es
n ad a; ni sabio, ni poeta, ni prov erb io alg u n o p o d ría elogiar el silencio (De
M au ro , 1980: 16).

Ese com plejo sistem a de co m u n icació n y de rep resen tació n del m u n d o


que es el lenguaje h u m an o se m aterializa a través de dos m edios —el m edio
oral y el m edio escrito— que d an lu g ar a dos m odalidades de realización: la
o ralidad y la escritura. En este cap ítu lo y en el siguiente a b o rd a re m o s las
c aracterísticas específicas de a m b as m odalidades. Con ello preten d em o s
p lan tear los rasgos m ás so b resalien tes de esas dos realizaciones en que se
m anifiesta el lenguaje h u m a n o p o n ien d o quizá m ás el acen to en las diferen ­
cias aunqu e sin olvidar su estrecha relación.

El co n o cim ien to de los co n tra ste s y las relacio n es en tre la o ralid ad y la


es c ritu ra n o rm a lm e n te no g enera a p a sio n a d o s apegos a las teorías; an te s bien,
fo m en ta la reflexión so b re diversos asp ecto s de la con d ició n h u m a n a , d e ­
m asiad o s p ara p o d er e n u m e ra rse c o m p letam en te alg u n a vez (Ong, 1982: 11).

La m odalidad oral es natural, co n su stan cial al ser h u m an o y c o n stitu ­


tiva de la persona com o m iem b ro de una especie. Se pro d u ce en —y con—
el cuerpo, aprovechand o órganos del sistem a resp irato rio y de diferentes
partes de la cabeza: labios, lengua, fosas nasales (observem os que el n o m ­
bre de un a de esas partes — la lengua— se utiliza en m uchos idiom as, com o
en español, para d e n o m in a r la m aterializació n de ese in stru m e n to de re p re­
sentación del m u n d o y de co m u n icació n que es el lenguaje hum ano). T am ­
bién los m ovim ientos de los ojos, diferen tes expresiones faciales y o tro s m o­
vim ientos corporales form an p arte im p o rta n te de la oralidad, así com o las
28 LAS C O SA S DEL DECIR

«vocalizaciones» (sonidos bucales a un q u e no lingüísticos) v otros «ruidos»,


tal com o verem os m ás adelante.
La m odalidad escrita no es universal, es un invento del ser h u m an o , se
ap ren d e com o un artificio que u tiliza com o so po rte elem entos m ateriales
com o la piedra, el bronce, la arcilla, el papel o la p an talla del ord en ad o r.
Los órganos del habla se su stitu y en aq u í p o r in stru m e n to s com o el punzón,
la caña, la plum a o el teclado guiados p o r la m ano. Corno señala Ong
(1982), su p o n e una tecnología d e la q u e derivan otras.

P lató n co n sid erab a la esc ritu ra com o u n a tecnología ex terna y ajen a, lo


m ism o que m u ch as p erso n a s hoy en día p iensan de la c o m p u tad o ra. P uesto
que en la actu alid ad ya hem os in te rio riz a d o la esc ritu ra de m a n e ra tan p ro fu n ­
da y h echo de ella u n a p a rte tan im p o rta n te de n o so tro s m ism os [...] nos p a re ­
ce difícil co n sid erarla una tecnología, com o p o r lo re g u la r hacem os con la im ­
p re n ta y la c o m p u ta d o ra . S in e m b a rg o la e sc ritu ra (y p a rtic u la rm e m e la e sc ri­
tu ra alfab ética) co n stitu y e una tecnología qu e necesita h e rra m ie n ta s y otro
equipo: estilos, pinceles o plum as; superficies cu id a d o sa m e n te p rep arad as,
com o el papel, pieles de anim ales, tab las de m adera; así com o tin tas o p in tu ­
ras, y m u ch o m ás. [...] E n cierto m odo, de las tres tecnologías, la e sc ritu ra es
la m á s rad ical. Inició lo que la im p re n ta y las c o m p u ta d o ra s sólo c o n tin ú an : la
red u cció n del so n id o d in á m ic o al esp acio inm óvil; la se p ara ció n de la p a la b ra
del p resen te vivo, el único lu g a r d onde p u ed en ex istir las p alab ras hab lad as
(O ng, 1982: 84).

Sin em bargo, no todas las m anifestaciones co m unicativas orales son


«naturales» en el sen tid o en que nos veníam os refiriendo h asta ahora. Una
conferencia, u n serm ón, un d iscu rso in augural, p o r ejem plo, requieren un
alto grado de p reparació n, de elab o ració n e incluso, m u ch as veces, exigen
el uso de la escritu ra (el apoyo de un guión, de u n as n otas, etc.). L legar a
d o m in a r esas form as de h a b la r no es sencillo y p o r eso el d esarrollo de la
com petencia com unicativa oral es tam b ién p arte de la educación lin g ü ísti­
ca, y lo es desde antiguo. P ensem os que en eso consistían las en señ an zas de
la R etórica y de la O rato ria en la antig ü ed ad clásica.
A p esar de que existe un p en sam ien to a m p liam en te d ifu n d id o que co n ­
sidera que la lengua oral se ad q u iere de form a «natural» y que la lengua es­
crita se ap ren d e de form a «artificial», hay que tener en cu en ta que con ello
se puede llegar a un a extrapolación que establezca u n a dicotom ía total en ­
tre lo que correspo n d e a la biología y lo que co rresp o n d e a la cultura.
G eertz (1973) consid era que la cu ltu ra n o es un epifen ó m en o de la evolu­
ción biológica sino que ocupa un lu g ar form ativo en el d esarro llo orgánico.
El hecho de que la lengua oral sea a n te rio r a la lengua escrita, tan to filoge-
néticam ente com o ontog en éticam en te, n o p erm ite su p o n e r que el contexto
en que se d an esté ligado e strictam en te al d esarro llo biológico en el caso de
la prim era y al desarrollo cu ltu ral en el caso de la segunda.

El hech o de que estos rasgos d istin tiv o s de la h u m a n id a d em erg ieran


ju n to s en in te ra c c ió n com pleja el u n o con el otro, m ás que de form a seriada,
tal co m o se h a b ía su p u e sto d u ra n te larg o tiem po, tiene una im p o rta n c ia ex­
cep cio n al en la in te rp re ta c ió n de la m en talid ad h u m a n a , p o rq u e indica que el
EL DISC U R SO ORAL 29

sistem a nerv io so de la especie no sólo le cap ac ita p ara a d q u irir c u ltu ra sino
q u e exige su a d q uisición p ara p o d e r fu n cio n ar. M ás que c o n sid e ra r q u e la c u l­
tura ac tú a sólo p ara su p le m e n ta r, d e sa iro lla r y e x te n d e r c ap ac id a d es o rg á n i­
cas lógica y g en éticam en te a n te rio re s a la cu ltu ra , ésta p arece se r un ingre­
d ien te de esas m ism as cap ac id a d es (G eertz, 1973: 67).

Ambos m odos de realización lingüística son, pues, resultado de la in ­


teracción entre factores biológicos y cu ltu rales, que, vistos desde una m ira ­

Textos académicos registrándote en http://www.AWSurveys.com?R=Osterman77


da sincrónica actual, están fu ertem ente im bricados.
El estudio de la oralid ad —a u n q u e tiene raíces an tig u as (la retórica,
p o r ejem plo)— no ha podido realizarse de form a sistem ática y aten d ien d o a
toda la com plejidad del habla debido a que sólo m uy recien tem en te es p osi­
ble, gracias a los avances tecnológicos, «capturar» la p alab ra y convertirla
en un objeto que se puede m anipular, d escrib ir y an aliza r con ciertas posi­
bilidades de éxito.
Si bien la m odalidad oral co m p arte con la escritu ra alguna de sus fun­
ciones sociales —p o r ejem plo, am bas sirven p ara p ed ir y d a r in fo rm a­
ción—, la función social básica y fun d am en tal de la oralidad consiste en
p e rm itir las relaciones sociales. A través de la palabra dicha iniciam os las
relaciones con los dem ás y las m antenem os; «dejarse de h a b la r con al­
guien» es una expresión sin ó n im a de ro m p er una relación. El habla es en sí
m ism a acción, u n a actividad que nos hace personas, seres sociales, diferen ­
tes a otras especies anim ales; a través de la p alab ra som os capaces de llevar
a cabo la m ayoría de n u estras actividades cotidianas: desde las m ás sen ci­
llas, com o co m p rar la com ida o ch ism o rrear, h asta las m ás com prom etidas,
com o d eclarar n u estro a m o r o p ed ir trabajo.

M ien tras p o d em o s co n v ersar, m an ten em o s el co n ta c to con el m undo; el


silencio p ro lo n g ad o es un castigo, un sín to m a de «locura»... o u n a form a de
en treg a y ren u n cia co n sid erad a excelsa y su p e rio r, com o sucede en d e te rm in a ­
d as ó rd en es religiosas (Tusón, 1995: 11-12).

Adem ás de las m últiples funciones que tiene el habla en la vida m ás


privada o íntim a, desde los inicios de la vida social, esta m o dalidad ha o cu ­
pado tam b ién un lugar m uy im p o rtan te en la vida pública, institu cio n al y
religiosa: la política, la ju risp ru d en cia, los oficios religiosos o la enseñanza
form al son algunos ejem plos de ám b ito s de la vida social pública difíciles
de im aginar sin la p alab ra dicha. E videntem ente, c u a n to m ás d em o crática y
m ás libre es una sociedad, m ás espacio ocupa el habla; en las sociedades
con regím enes totalitario s el derech o a la palabra, a la discusión pública y
ab ierta se convierte en una reivindicación (o en un delito, su ejercicio).
T am bién la oralidad cum ple funciones estéticas y lúdicas. No olvide­
mos que los m itos, las leyendas, los cuentos tradicionales, las canciones, los
refranes o los chistes tienen un origen oral y sólo en las c u ltu ras que utili­
zan el código escrito se han traslad a d o a la escritu ra, si bien siguen vivien­
do oralm ente. El teatro y el cine tienen el habla com o m edio artístico para
rep resen tar retazos de la vida h u m an a: historias, dram as, com edias.
A ctualm ente, la «oralidad secundaria» (Ong, 1982) propiciada p o r Jos
30 LAS CO SAS D E L DECIR

m edios de com unicación de m asas tiene una presencia o m ním oda, con c ap a­
cidad de tran sm itir la p alab ra y la p resentación de personas de toda clase, así
com o debates en el parlam ento, declaraciones de autoridades, opiniones de
la gente, festejos de todo tipo, en los que la palabra tiene un protagonism o
com o nun ca en la histo ria (CaJsamiglia et al., 1997). La oraJidad rep resen ta­
da p o r altavoz o p o r pan talla ha d ado un vuelco ex trao rd in ario al ám b ito de
alcance del habla. Y aú n más: la posibilidad de g ra b a r la voz p erm ite co n ser­
var y rep ro d u cir lo dicho p o r personajes im p o rtan tes p ara la vida pública o
p ara la vida privada; tanto, que probablem ente la historia se escribirá de otra
m anera a p a rtir de la d o cu m en tació n oral existente en la actualidad.
En las cu ltu ras orales, las form as de vida, la conserv ació n de los valo­
res, la tran sm isió n de co n o cim ien to se llevan a cabo de form a m uy d istin ta
a com o se hace en las cu ltu ra s que co m b in an o ralid ad y e scritu ra. Las d is­
tin tas m an eras de cu ltiv ar la m em o ria cu ltu ral conllevan u n a o rg an izació n
social m uy diferente. P or eso el e n cu en tro e n tre cu ltu ra s orales y cu ltu ra s
que han in co rp o rad o la e sc ritu ra suele ser tra u m ático p a ra los g ru p o s h u ­
m anos, y está en estrech a relación con la im posición de e stru ctu ra s e co n ó ­
m icas y de d om inació n .

2 .1 . S itu a ció n d e en u n cia ció n

Al a d m itir d em asiad o c ieg am en te q u e el lenguaje verbal es el in s tru m e n ­


to in teractiv o m ás p erfecto se le ha d a d o un sig n ificad o d e m asiad o vago o d e ­
m asia d o lim ita d o , pues no se le ha visto com o algo in teg rad o en la co m p lejísi­
m a red de in te rc a m b io s so m á tic o s [...]. Se ha creíd o p o d e r a n a liz a r su realidad
en un e n c u e n tro in teractiv o vivo in c u rrie n d o todavía en lo q u e ha sido el m a ­
y o r fallo en el an álisis del d isc u rso y de la c o m u n ic a c ió n in te tp e rso n a l en ge­
neral: no ver esa trip le e in se p a ra b le realid ad del lenguaje vivo, h ab lad o , que
existe sólo co m o un c o n tin u o v erb al-p a ralin g ü ístico -k in ésic o fo rm a d o p o r so ­
n idos y silen cio s y p o r m o v im ien to s y p o sicio n es estátic as, es decir, [...] la «tri­
ple e s tru c tu ra b á sic a de la co m u n icació n » (P oyatos, 1994a\ 130).

La situ ació n de en u n cia ció n oral p ro to típ ica se caracteriza, b ásica­


m en te p o r los siguientes rasgos:

— En p rim e r lugar, p o r la participación sim ultánea de las p erso n as


que intervienen en ella. M ás que em isores y receptores, es p referible o m ás
aju stad o referim o s a ellas com o in terlo cu to r es.
— En segundo lugar, p o r la presencia sim ultánea de quienes interactúan,
se com parte el espacio y el tiempo, los interlocutores participan cara a cara.
— En tercer lugar, porque los interlocutores activan, construyen y nego­
cian en la interacción una relación interpersonal basada en sus características
psicosociales: el estatus, los papeles o la im agen, p o r ejem plo (véanse los caps.
5 y 6).

La interacción social c a ra a c a ra se construye, en g ran m edida, g racias


a la p u esta en fu n cio n am ien to de la oraJidad. D esde los e n cu en tro s m ín i­
EL DISC U R SO ORAL 31

m os, m ás o m enos ru tin a rio s o esp o n tán eo s h asta en cu e n tro s a ltam en te


elab o rad o s y m ás o m enos ritualizados.

E ncuentros mínimos: E ncuentros m ás elaborados:

salu d o s co nferencia
ex cu sas ju icio
elogios / h alagos d eb ate

Textos académicos registrándote en http://www.AWSurveys.com?R=Osterman77


peticio n es asam b lea
o frec im ien to s servicio religioso

La m odalidad oral p erm ite diferentes grados de form alidad: desde los
registros m ás coloquiales h asta Jos m ás «cultos» (véase § 2.3 de este c a p ítu ­
lo, así com o el cap ítu lo 11). La ductilidad de la m odalidad oral tam b ién se
puede a p reciar en el hecho d e que, a u n q u e siem p re hay interacción, perm i­
te fo rm as dialogadas o p lu rig estio n ad as — las m ás típicas— y form as m o n o ­
logadas o m onogestionad as —las m ás form ales— (véase § 2.3).
Si bien al referim o s a la situ ació n de en u n cia ció n pro to típ ica la carac­
terizáb am os p o r la in m ed iatez y p o r p ro d u cirse ca ra a cara, el d esarrollo de
la tecnología y de los m edios de com unicación audiovisuales tam b ién ha
su p u esto un im pacto en o rm e en lo que se refiere a los c a n a le s p o r los que,
actualm ente, puede c irc u la r el h ab la, tan to de form a d irecta o sim u ltán ea
com o de form a diferida, o c o m b in an d o am b as form as. V eam os alg u n as de
esas posibilidades en el siguiente cuadro:

Canales del habla

Directo
c a ra a cara
p o r teléfono
p o r in terfo n o (con o sin im agen de quien llam a)
Diferido en el espacio
ra d io (em isiones en d irecto )
televisión (ídem )

Diferido en el tiem po y en el espacio


ra d io (em isiones p reg ra b ad as)
televisión (ídem )
c in ta a u d io o vídeo q u e se envía a un fa m ilia r o am igo

Combinación de usos directos y diferidos


em isió n d e rad io con llam ad as telefónicas
em isió n d e televisión con in terv en cio n es p o r vía sa télite
em isió n de televisión con llam ad as telefónicas
em isió n q u e co m b in a lo p re g ra b a d o con el directo
u n a co n feren cia en la q u e se u tiliza un vídeo
u n a clase en la q u e se utiliza u n a g rab ació n m agnetofónica
32 LAS C O SA S DE L DECIR

2.2. La co n v ersa ció n e sp o n tá n e a

[Las g ra m á tic a s b a sa d a s en ejem plos de lengua escrita] excluyen toda


una se rie de rasgos q u e o cu rre n a m p lia m e n te en la co n v ersa ció n de los h a ­
b lan tes nativ o s [...], en h a b la n te s de d iferen tes ed ad es, sexos, g ru p o s d ia le c ta ­
les y clases sociales con u n a frec u en cia y d istrib u c ió n q u e sim p le m e n te no
p u ed e se r d e sp re c ia d a co m o si fu era una a b e rra c ió n (C a rte r y M cC arthy, 1995:
142).

E n ten d em o s la co nversación e sp o n tá n e a com o la form a p rim era , p ri­


m aria y universal de realizació n de la o ralid a d (T usón, 1995); com o la fo r­
m a m ás característica en que las p erso n as se relacio n an y llevan a cab o sus
actividades co tid ian as com o seres sociales; com o u n a form a d e acción so­
cial; com o p ro to g én ero o p ro to tip o del que derivan to d as las d em ás form as
de realización discursiva. No c o n sid eram o s la co n versación esp o n tán ea
com o u n tipo de texto, a u n q u e com o secuencia «dialogal» p ueda ap a re ce r
en d iferentes género s o «textos» (véase el cap ítu lo 10). La co nversación fu n ­
ciona, adem ás, com o m arco p ara o tra s actividades discursivas. En u n a co n ­
versación se arg u m e n ta y se polem iza, se cu en ta y se relata, se explica o se
expone y se describe.
K erbrat-O recch io n i la define de la sig u ien te m anera:

Así lo c a ra c te rístic o de la co n v e r sa c ió n es el h echo de im p licar un n ú m e ­


ro re la tiv a m e n te re strin g id o de p a rtic ip a n te s, cuyos p ap eles no están p re d e te r­
m in a d o s, q u e gozan lodos en p rin c ip io de los m ism o s d erech o s y d eb eres (la
in te ra c c ió n es de tipo «sim étrico» e «igualitario») y q u e tienen co m o ú n ica fi­
n alid ad co n fesa d a el p la c e r de conversar; tiene, en fin, un c a rá c te r fa m ilia r e
im p ro v isad o : los tem as qu e se a b o rd a n , la d u ració n del in te rc a m b io o el orden
de los tu m o s de p alab ra se d e te rm in a paso a paso, de fo rm a relativ am en te li­
b re — relativ am en te, pues [...] in clu so las co n v ersa cio n es a p a re n te m e n te m ás
a n á rq u ic a s o b edecen de hecho a cie rta s reglas de fab ricació n , a u n q u e d ejan
un m arg en de m a n io b ra c la ra m e n te m ás a m p lio q u e o tra s fo rm as m ás «regla­
das» d e in te rc a m b io s c o m u n icativ o s (1996: 8).

Ya en 1974, Sacks, S chegloff y Jefferson h ab ían señalado, tras el a n á li­


sis detallado de un am plio co rp u s de conv ersacio n es esp o n tán eas, las si­
guientes característic a s interlo cu tiv as de este tipo de intercam bios:

1. El c a m b io de h a b la n te es re c u rre n te o, al m enos, se p roduce. E s decir, un a de


las c a ra c te rístic a s de la co n v ersa ció n es q u e es dialogal.
2. E n gen eral, no h a b la m ás de u n a p erso n a a la vez.
3. Los so la p a m ie n to s (dos —o m ás— p a rtic ip a n te s h a b la n d o a la vez) so n c o m u ­
nes p ero breves.
4. Las tra n sic io n e s m ás c o m u n e s e n tre u n tu m o de p a la b ra y el sig u ien te so n las
q u e se p ro d u cen sin in terv alo s ni so la p am ie n to s, o las q u e se p ro d u cen con un
breve intervalo.
5. El o rd en d e los tu rn o s de p a la b ra no es fijo.
6. La d u ra c ió n de los tu rn o s de p a la b ra no es fija, si bien se tien d e a un cierto
eq u ilib rio .
7. La d u ra c ió n d e u n a co n v ersació n no se esp ecifica p rev iam en te.
EL D ISC UR SO ORAL 33

8. Lo que dicen los h ab lan tes no se ha esp ecificad o previam ente.


9. La d istrib u ció n de los tu m o s de palabra no se ha especificado previam ente.
10. El n ú m ero d e h ab lan tes p uede variar.
11. El d iscu rso p u ed e ser c o n tin u o o d isc o n tin u o .
12. E xisten técn icas p ara la d istrib u ció n d é lo s turnos.
13. Se u tilizan d iferen tes u n id ad es form ales de co n stru cció n de los tu rn o s (u n a p a ­
lab ra, u n a frase, u n a o ració n , etc.).
14. E xisten m ecan ism o s p a ra re p a ra r los erro res o las tran sg resio n es en la tom a de

Textos académicos registrándote en http://www.AWSurveys.com?R=Osterman77


la p alab ra.

C om o se puede apreciar, las conversaciones esp o n tán eas suelen tener


un alto grado de indefinición, de im previsibilidad y, com o co nsecuencia, de
im provisación por p arte de quienes intervienen en ella. Ello no obsta para
que, a p esar de la ap are n te «sim etría» de la que h ab la C. K erbrat-O recchio-
ni, se produzca todo tipo de juegos de p o d er o se «pugne» p or el control del
espacio discursivo. En principio, el cam p o p ara la negociación está abierto;
los participantes tienen que ponerse de acu erd o , paso a paso, en lo que se
refiere a todos los parám etro s conversacionales. P ara em p ez ar tienen que
decidir conversar, iniciar la interacción, in iciar un lem a de com ún acuerdo.
A p a rtir de ahí, tienen que ir negociando el m an ten im ien to o el cam bio de
tem a, de tono, de papeles, tienen que ir co n stru y en d o el d esarro llo del
«cuerpo» del diálogo.
Los m ecanism os p or los que se rige el cam b io de tu rn o son, hásica-
m ente, dos:

1. La heteroselección que consiste en que quien está u san d o la p ala­


bra selecciona al siguiente h ab lan te, y
2. La autoselección, que consiste en que una de las personas p resen ­
tes em pieza a h a b la r sin que q uien tiene la palabra la haya selec­
cionado.

N orm alm ente, estos m ecanism os funcionan relativ am en te bien porque


los interlocutores reconocen lo que se d en o m in a lugares apropiados para la
transición (LAT). Un LAT puede estar señ alad o p or una pregunta, p o r una
entonación descendente seguida de pausa, p o r un gesto, p o r ejem plo. El
m al fu ncion am iento del m ecanism o para to m a r la p alab ra se puede tra d u ­
cir, básicam ente, en u n a pausa excesivam ente larga, en una in terru p c ió n o
en un solapam iento.
P o r fin, tienen que ponerse de acu erd o en te rm in a r la conversación. De
hecho, G rice (1975) com p ara la conversación con cu alq u ier otra actividad
h u m an a que requiere el esfuerzo cooperativo de dos o m ás personas, y
pone com o ejem plo el cam b io de la rueda de un coche en tre dos personas:
tienen que decidirse a cam b ia r la ru ed a de co m ú n acu erd o y tienen que lle­
var a cabo ese proceso de form a co o p erativ a pidiendo y d and o aquello que
co rresponda en cada m om ento, hacien d o lo que sea o p o rtu n o en cad a paso
hasta que am b as personas decidan que la actividad llega a su fin y la term i­
nen tam bién de com ún acuerdo.
A lo largo de todo ese proceso, y tenien d o en cu en ta que nos estam os
34 LAS CO SA S DE L DECIR

refiriendo a la conversación esp o n tán ea, es m uy co m ú n que se den m om en­


tos de confusión o de m alen ten d id o , ya que en la m ayoría de los casos, las
decisiones se tom an de m an era im plícita, a través de la producción y la in­
terp retació n de in d ic io s co n tex tu a liza d o res (véanse los capítulos 4 y 6)
que o rie n ta n a los p articip an tes sobre lo que está p asan d o y sobre la d irec­
ción que tom an los aco n tecim ien to s conversacionales.
Briz (1998), a u to r que se ha dedicado, ju n to con su equipo (Briz,
coord., 1995; B riz et al., 1997), al estu d io de la conversación coloquial en es­
pañol, distingue en tre las conversaciones prototípicas y las conversaciones
periféricas'.

[...] Una conversación coloquial en tre vecinos que hablan de la p re p a ra ­


ció n de las fiestas en su calle m ie n tra s tom an el fresco puede c o n s titu ir un
ejem p lo de p ro to tip o ; un a con v ersació n e n tre un m éd ico y un paciente, si bien
se a p a rta del p ro to tip o , d ad a la au sen cia en este caso de la relación de ig u al­
d ad , p u ed e se r coloquial si u n o o varios de los rasgos co lo q u ializad o res son c a ­
p aces de niv elar o n e u tra liz a r dicha ausencia; sea, p o r ejem plo, el de su re la ­
ció n vivencia!.
E n su m a, u n a con v ersació n no p re p a ra d a , con fines in terp crso n ales, in ­
form al, que tiene lu g ar en un m a rc o de interacció n fam iliar, en tre iguales (so­
ciales o fun cio nales) q u e c o m p a rte n experiencias co m u n es y en la que se habla
de te m a s co tid ian o s, es coloquial p ro to típ ica. Si hay au sen cia de alg u n o de es­
tos c u a tro ú ltim o s rasgos, si bien n e u tra liz a d a p o r o tro(s), la conversación se
co n sid era co lo q u ial periférica (B riz, 1998: 43).

El ca rá c te r esp o n tán eo y coloquial de la conversación co tid ian a tiene,


tan to desde el p u n to de vista exclusivam ente gram atical com o desde el p u n ­
to de vista social, m ucho interés, ya que, com o señala C ardona,

d u ra n te la co n v ersació n tenem os la o p o rtu n id a d de o b se rv ar un c o m p o rta ­


m ien to lin g ü ístico a m en u d o in m e d ia to y poco planificado, q u e h ace aflo rar
m u c h a s e s tru c tu ra s lin g ü ísticas su b y a cen tes (relativas a la co n stru cció n de la
frase y del texto) con frecuencia m a rg in a d a s en la p ro d u cció n form al; ad em ás
la con v ersació n conlleva el d o m in io de varios tipos de estrateg ias de im p o rta n ­
cia cap ital en la in teracció n social, com o las del irse a lte rn a n d o a lo largo del
d iscu rso , las que sirven p ara la p lanificación de los fines p erlocutivos que se
q u ieren alcan za r, las qu e van d irig id as a la fo rm ació n y co rrecció n de la d ire c ­
ción tem ática del d iscurso, etc. (1988: 64).

El estudio de los tu m o s de p alab ra se ha m o strad o altam en te p ro d u c ti­


vo. Se ha apreciado que los tu rn o s con stitu y en la base organizativa de m u ­
ch as actividades h u m a n as, ad em ás de la conversacional, com o, p o r ejem ­
plo, m uchos juegos o las colas p ara realizar tran saccio n es ad m in istrativ as o
co m pras de todo tipo en Las que hay que «pedir la vez», esto es, el turno.
En la co m u nicació n h u m a n a —del tipo que sea— es precisam en te el
cam bio de h ab lan te lo que delim ita el enunciado. C om o señala B ajtín
(1952-1953 [1979]),

el d iálogo real [...] es la form a clásica y m ás sencilla de la c o m u n icació n d is­


cursiva. E l cam b io de los sujetos discursivos (h ab lan tes) que d e te rm in a los lí-
E l- D ISC UR SO ORAL 35

m iles del en u n ciad o se p resen ta en el diálogo con u n a clarid ad excepcio­


nal (264).

E sta dialogicidad, rasgo esencial de la conversación coloquial, se trasla­


dará de m an era m ás o m enos evidente a to d as las form as que ad q u ieren las
p rácticas discursivas, ya sean orales o escritas, en form a de lo que d en o m i­
narem os «m arcas interactivas». E n el caso de la conversación, observar
quién tom a la palabra, c u á n ta s veces, de qué m anera y c u án to tiem po ocu­

Textos académicos registrándote en http://www.AWSurveys.com?R=Osterman77


pa a lo largo de la interacció n ap o rta una in form ación m uy clara y valiosa
sobre los papeles com unicativos que ado p ta cada p a rticip an te y sobre las
relaciones de poder, d o m inación, de so lidaridad o sobre la d istan cia social
que se establece e n tre quienes p articip an en la conversación.

El habla está o rg an izad a so cialm en te, no sólo en térm in o s de quién habla


a q u ien en q u é lengua, sin o tam b ién co m o un p eq u eñ o sistem a de acción cara
a cara, aco rd ad o m u tu a m e n te y regulado de form a ritu al. U na vez se ha llega­
do a un acu erd o so bre u n a situ ac ió n de habla, tiene que h a b e r indicios d isp o ­
n ibles p ara p e d ir la p a lab ra y concederla, p a ra in fo rm a r al hablante so b re la
estab ilid ad del foco de aten ció n q u e está recibiendo. Se debe m a n te n e r Lina co­
lab o ració n esLrecha p a ra a se g u ra r que un tu rn o de p alab ra n u n ca se solapa
con el a n te rio r d em asiad o tiem po, ni faltan recursos p a ra conversar, ya que
el tu rn o de u n a p e rso n a d ebe e s ta r siem p re av an za n d o (G offm an, 1964:
135-136).

E n definitiva, se ap recian los efectos sociales que tiene la gestión de los


tu rn o s y del espacio int.erlocutivo o cupado. Un aspecto tam bién in teresan te
es observar las diferencias en tre las conversaciones de dos p articip an tes y
aquellas en las que intervienen m ás de dos, ya que los juegos de alianzas y
contraalian zas, los papeles m ás o m enos activos o de «audiencia» que van
ad o p tan d o las personas que conversan, cu an d o son tres o más, se p uede lle­
g ar a com plicar m ucho (K erbrat-O recchioni y P lantin, ] 995).
A p a rtir de los trab ajo s de los etnom etodólogos o de au to res com o S in­
clair y C oulthard (1975), otros estudiosos (R oulet et al., 1985: K erbrat-
O recchioni, 1990, 1996) han elab o rad o p ro p u estas p a ra d a r cu en ta de la o r­
ganización estru ctu ral je rárq u ic a de la conversación. Las u nidades en que
puede analizarse una conversación esp o n tán ea (y, en principio, cu alq u ier
diálogo) son las siguientes:

a) la interacció n (en su co n ju n to , el «evento»)


u n id ad es dialo g ales b) la secu en cia o episodio (de tem a y/o finalidad)
c) el in te rc a m b io (m ínim a un id ad dialogal)

d) la intervención (co n trib u ció n de un p a rtic ip a n te


... , , [1 o + p o r tu rn o j)
u n id ad es m on o lo g ajes . , ,, , U1
e) el aclo o m ovim iento (de habla: directivo, asertivo,
etcétera)

La form a de in tercam b io m ín im o m ás típica en que se org an izan los


turnos de p alabra es el par a d yacen te (Sacks, Schegloff y Jefferson, 1974),
36 1.AS CO SA S DEL DECIR

form ado p o r dos intervenciones; se tra ta de dos tu rn o s n o rm alm en te co n se­


cutivos en los que el p rim ero su p o n e la ap arició n del segundo. Uno de los
ejem plos m ás típicos son los saludos de inicio o d espedida, del tipo:

A — B uenos días A — Adiós


B — B uenos días B — Adiós

C om o se m u estra en el c u ad ro que p resen tam o s a co n tin u ació n , suele


existir u n a segunda interv en ció n «preferida» a o tras que serían las «no p re ­
feridas», pero, en cu alq u ier caso, p arece inexcusable que se p ro d u zca esa
segunda intervención (sea del tipo que sea).

P ares a d y a cen tes

2.“ p a rte

1.a p a rte p re fe rid a no p re fe rid a

petició n acep tació n rechazo


ofrecim ien to /i nvitación acep tació n rech azo
valo ració n acu erd o desacu erd o
p re g u n ta re sp u e sta esp era d a resp u esta in esp erad a o no re sp u e sta
acu sació n negación ad m isió n

(Levinson, 1983: 324)

A veces se puede p ro d u cir una secuencia in cru sta d a e n tre el p rim er


tu m o y el segundo del par, p ero da la im presión que, h asta que no se ha
prod u cid o ese segundo tu rno, las cosas no van bien. V eam os el siguiente
ejem plo:

A — ¿vam os? p reg u n ta 1


B — ¿ya es la h o ra? p reg u n ta 2
A — casi \ resp u esta 2
B — sí I vam os \ resp u esta 1
(en T usón, 1995: 59)

T am poco es extrañ o que en un m ism o tu rn o se dé m ás de una in te r­


vención —o co n trib u ció n —, com o se puede ap re c ia r en el siguiente ejem plo
de G allardo (1998: 57):

1. A — ¿necesitas el coche esta noche? pregunta


2. B — no / ¿lo quieres tú? resp u esta + o frecim iento
3. A — ¡gracias! aceptación

E n este caso, el tu rn o 2 está fo rm ad o p o r dos intervenciones, la p rim e ­


ra constituye la segunda p a rle del p rim e r p a r adyacente — form ado p o r una
preg u n ta y una respu esta— y la segunda co nstituye la p rim era p arte del se­
gundo p ar adyacente — form ado p o r un ofrecim ien to y una aceptación.
EL D ISC UR SO ORAL 37

O tra form a de intercam b io m uy usual es la form ada p o r tres Lurnos, tí­


picam ente com o sigue:
A — P regunta
B — R espuesta
A — «Acuse de recibo» (feedback)
E sta estru ctu ra trip a rtita se puede o b serv ar claram en te en el siguiente

Textos académicos registrándote en http://www.AWSurveys.com?R=Osterman77


fragm ento:
B — y el P aco ¿qué?, ¿cóm o le va el trabajo?
A — bien I muy bien I ah o ra tiene m u ch a faena \
B — ¡ah! ¡qué bien! b ueno I pues ná I ya le llam aré d en tro de un ratito
pa felicitai.l e \
(C orpus del CAD)

El tercer turno puede ser de diversa índole: u n a m era repetición de la


respuesta, un com em ario (ya, vale, ahá, ...) o una evaluación (bien, eso es, de
acuerdo, ...), por ejem plo. El caso de Pregunta-R espuesta-E valuación consti­
tuye uno de los intercam bios habituales en el ám bito escolar, tal com o han
señalado Sinclair y C oulthard ( J975) o Cazden (1988), entre otros.
A dem ás de los m ecanism os que regulan el fu n cio n am ien to interlocuLi-
vo de las conversaciones existe toda una serie de principios, norm as, m áxi­
m as o reglas que contribuyen —siem p re que sean deb idam en te u tilizadas y
co m p artid as p o r los conversadores— a la creación del senLido conversacio­
nal. Como en todo tipo de uso lingüístico, el sen tid o discursivo suele ir
siem pre m ucho m ás allá del significado literal o referencial de las palabras.
A hora bien, en la conversación esp o n tán ea, la d istancia e n tre el significado
literal y el conversacional puede ser especialm ente grande. D ebido a la in ­
m ediatez en que se produce la interacción, al conocim iento co m p artid o , al
contexto físico com ún, al uso de un registro p red o m in an tem en te coloquial,
en tre otros factores, los conversadores confían en la particip ació n de los de­
m ás p ara «llenar los huecos» de sentido o p ara in te rp re ta r aquello que se
dice de form a indirecta, implíciLa o irónica, p o r ejem plo.
En diferentes capítulos de este volum en nos ocu p arem o s de esos facto­
res, ya que intervienen en la creació n de senLido de form a decisiva; nos re ­
ferim os a la presuposición, a los actos de habla indirectos, a las m áxim as del
principio de cooperación y a las im plicaturas conversacionales, al principio
de relevancia (m ecanism os todos ellos tratad o s en el capítu lo 7) y a las estra­
tegias de cortesía (a las que nos referim os con detalle en el capítulo 6).
A m odo de ilustración, invitam os a quienes leen estas líneas se av en tu ­
ren a in ten tar en ten d e r —com o hacen los p artic ip a n te s— lo que sucede en
la siguiente conversación esp o n tán ea (véase un análisis m ás detallado de un
fragm ento en el capíLulo 5).
E ntra la vecina (V) en la habitación donde se encuentra M (la madre del jo ­
ven Joan) y Joan (H); son las nueve de la m añana y acaban de desayunar. V y M
le cu en ta n a H algo que sucedió hace unos días (Paznelo, al que se nom bra en
varias ocasiones, es el m arido de M y padre de H). Sobre las convenciones u tili­
zadas en la transcripción, véase el A péndice.
38 LAS CO SA S DEL DECIR

1. M — mira I estoy arreglando lo:: !o:: la:: pintura: esa:


2. V — ¿ya?
3. M — [risasl ([@] anda que tú también] — esloy =arreglándolo (???)=
4. V— = h que estábamo= comiendo el domingo Joan y para sacar la conversación
5. pa enteral.bh de que íbamo a ir de que I queremoh (???) ir a cenar
6. M — como b h tenemo engañan de que [risas] h que ehplícaselo cómo h I hta
7. V — ==. le digo Virhinia htaba Mireia así en medio de la:h do I Virhínia
8. M — pero di le cómo fue Hcómo empezó la cosa
9. V — - - ¿cómo empezó?
10. M — ==dice oye yo le tengo que decir a mi marío que si tú:: que si yo no voy li el Pozuelo
11. a ti no te deja !l
12. V — [risas]
13. M — > dijo ella II dice I y digo bueno pues luego bajah lú y le dices a Pozuelo I que si::
14. yo no voy a ti no te dejan I y lo hicimo asín
15. V — == y yo bajé:: l (???) cuando bajé:: a probarme aquella noche <...> que tú te iba:: a cenar
16. pu entone bajé II
17. — == ehplícaselo ehplícaselo
18. V — == y luego el domingo lu padre estaba ahí II y no dijo nada I y luego el domingo le digo
19. Virhinia y digo que:: que ha dicho la Loli y la:: y la Rosa digo que van a poner ¡ h verdá!
20. que van a pone un autocar I! pa ir todo como b h borrego lo:: junio {[@1 <...> junto
21. <...> y dice tu padre II andá]
22. M — ¡no::i
23. V — ¿no? ¿cómo fue?
24. M — fue tu marío que le dice::
25. V — == bueno sí uno de loh do
26. M — fue tu marío tu marío fue el que empezó I fue (???) tu marío que le dice al papa
27. saita y dice I ¡oye Pozuelo! II y:: y ¿tú deja:: de ira:: a tu muh a la fi lita? I dice hombre me ha
28. dicho que si no dejo ir a la fiesta que no va la tuya dice I ANDÁ I pu si la mía ha dicho
29. =lo mihmo que si no vas<...>=
30. V — =[ risas]=
31. V — [risasl y di- que so no lo dejo que no le dejah tú a la tuya Trisas]
32. M — == cohieron un cabreo lo do
33. V — --=■ ([ f] no tienen engaña::o y fíjate:: y no sé qué:: =y no sé cuántnj^
34. M — = no tienen en= I no tienen engañao I anda a li te dicen que si -yo no lo dejo=
35. A — = y luego= no sé cómo fue que digo que íbamo I que íbamo lo cinco día: al
36. ginasio [risas]
37. M — la tonta aquélla II dice ¡ay! II porque empezó a decir pue cuánto días vas a ir al gimnasio
38. y ésta y yo no mirábamo
39. V — == claro I yo no quería descubrí: el pastel pero -^eJIa na:: má:: que atornilla:
40. y atomilla:=
41. M — - y éhta y yo no mirábamo= y la otra [[ ] ¡ay! y ¿cuánto días vais al gimnasio?]
42. V — == y qué vale y qué hac i
43. M — == [[ ] y qué vale y qué h lo que hac i] I y éhta ya al final I va y dice:: II pu h qué
44. vamo a hac pues de lo:: (???) I y ¿cuánto os cuehta? y dice ésta tres mil novecienta:
45. y dice I POZUELO I
46. V — [risasl
47. M — Pozuelo su marío olra vez f Pozuelo ¿tú =te ha: enlerao que:: l=
48. V — = ¿te ha: enterao?-
49. M — que van cinco día: I y que pagan ir mil novecienta:?
50. V — ==([@] ¿pues no eran mil pesetas?] [risas] <...>
51. M — asín que lo tenemo con un mohqueo II y entone pues como se moquearon lo do I
52. uno por un laoy otro por otro I voy y le digo a la Gala digo Gala I digo I dile que si
53. a é! le regalan la pelanca l
54. V — == eso mmm
55. M — entonces va la Gala y va y le dice:: oye Pozuelo y tú ¿no juega: a Ja petanca? II
56. V —no pero yo juego mmm loh domingo na má::
57. M — -= yo juego loh domingo y salta el tete y dice ¡eso mentira! que juega: cuatro
58. vec h [risas]
59. V — [f@] a do mil pesetas cada día]
EL DISC U R SO ORAL 39

60. H — a dos =mil- pesetas cada día /


61. V — =mil= bueno eso I mil el sábado y mil el domingo
62. M —son dos mil
63. V — - - ¿cuánto suma al m h? [risas] y se ponía tu padre tú lo que er un calientabraguetas
64. H — [risas J
65. V — [risas] [[@]ahí ya le locó la moral y no vea:: qué moqueo ahí ya) [risas]
66. M — tú er h un calientabragueta:: que no hac na má:: que calentar y el oiro anda que el otro
67. también ll h que loh hom br I aunque no tengamo razón tenemo que defenderno uno a
68. loh otro

Textos académicos registrándote en http://www.AWSurveys.com?R=Osterman77


69. V — == eso anda que::
70. M — eso uno que estaba allí en la::
71. V — =el paisano el paisano de la-
72. M — =el m ano de la:: de la= que venía quería averiguar cuánto no colaba II asín
73. que lo tenemoh moqueaito perdios II
74. V — no yo mañana le doy oiro toque mañana como voy re fungando a eso que
75. le dije ayer a eso del médico ése I [risas] le digo (???) lo v como yo veo ya
76. donde a ti te interesa y dónde:: tengo yo que ir quitándote a ti las vergüenza:: [risas]
77. pues tú me deha: ir a la cena
78. M — a no I h que ya estarna apunta:s
79. V — va::mo\
(co rp u s CAD, recogido p o r J. P ajuelo y J. F ranco, 1997)

2.3. Otras p rácticas d iscu rsivas o rales

A dem ás de la conversación esp o n tán ea, la m o dalidad oral de la lengua


es el m aterial básico con que se co n stru y en o tras m u ch as p rácticas d isc u r­
sivas que perm iten el fu n cio n am ien to de la vida social.
E sas otras prácticas, de las que p ro p o n em o s a co n tin u ació n un listado
a m odo de ejem plo, p u ed en c aracterizarse p o r la utilización de registros d i­
ferentes (véase el capítulo 11) que pro d u cen desde un discu rso oral in fo r­
m al h asta un discu rso oral form al. A sim ism o, las relaciones que se crean a
través de esas p rácticas d iscursivas orales pueden ser sim étricas o a sim étri­
cas, d istan tes o íntim as, im provisadas o elaboradas, con apoyo de o tro s ca ­
nales (el escrito, p o r ejem plo), etc.

de persona a persona de persona a audiencia (± m onologai)

entrevista conferencia
consulta (médica, administrativa...) charla
transacción comercial (tienda, bar, ta- clase
quilla, taxi...)
debate m itin
tertulia sermón
mesa redonda presentación (ponencia, comunicación)
coloquio declaración
examen oral discurso
40 LAS COSAS DEL DECIR

E n las llam ad as sociedades dem o cráticas, un deb ate político, por


ejem plo televisado y em itid o en d irecto, entre los c a n d id a to s que re p re ­
sen tan las d iferen tes o pciones an te u n as elecciones suele ten e r un as «re­
glas del juego» b a sta n te rígidas, lo cual n o q u iere d ecir que, com o en
c u alq u ier o tro juego, alguien a ctú e m al o in ten te —y tal vez con siga— h a ­
c er tram pa. H ab itu alm en te, a n tes de que se p ro d u zca el debate en sí, se
negocia un a serie de c ircu n stan cias: la d istrib u c ió n en el e s p a c io (dónde
estará cada perso n a, inclu id a q u ien m odera, d ónde esta rá n las c ám a ras y
qué m ovim ientos h arán , etc.), la o rg an izació n del tie m p o (quién co m ien ­
za y q uién term in a, c u án to tiem po tiene cad a p erso n a p ara h ablar), el o r­
d e n de los turno s, los te m a s sobre los que se d iscu tirá, la a c tu a c ió n d e l
m o d e r a d o r (cuándo y p o r qué p o d rá in te rru m p ir, c u án d o y cóm o c a m b ia ­
rá de tem a), las in d ic a c io n e s «fu e r a d e c á m a r a » que se h ará a los p a rtic i­
p an tes p a ra in d ica r asp ecto s diversos (corte p ara publicidad, n ecesidad
de c a m b iar de tono o de tem a, p o r ejem plo); a veces, incluso se negocia el
color de los vestidos que llevará cad a re p resen tan te, etc., etc.
A hora bien, una vez el d eb ate está en an ten a , lo im previsto siem pre
puede suceder, com o en c u a lq u ie r o tro in te rc a m b io «plurigestionado»
(recordem os que la im previsibilidad es u n a de las carac te rístic as fu n d a ­
m entales de la m od alid ad oral): risas o m u ecas m ien tras o tro habla, in te ­
rru p cio n es, inten to s de o c u p a r el espacio y el tiem p o discursivo m ás allá
de lo pactado, insultos, provocaciones de todo tipo, efectos so rp resa... En
principio, se sup o n e que a q uien m o d era se le reconoce la au to rid a d de
o rg an izar los asp ecto s in terlo cu tiv o s del d eb ate y que se espera que los
can d id a to s se co m p o rten de u n m odo resp etu o so resp ecto a sus c o n trin ­
cantes en la aren a pública; sin em bargo, existe un m argen de creatividad
m ucho m ayor de lo que se podría im aginar, ya que cada p erso n a de las
que p a rticip an en el d eb ate debe c o n stru ir su im agen y su m ensaje p a r­
ticu lar d iscu rsiva m en te, a través del uso que hace de los re cu rso s v erb a­
les y no verbales que tiene a su alcance, seleccionando form as léxicas,
co n stru ccio n es sin tácticas, crean d o , en fin, un estilo que co rresp o n d a a lo
que desea tra n sm itir a sus posibles electores, un estilo m ás o m enos ag re­
sivo, m ás o m enos p o p u lista, m ás o m enos resp etu o so con u n o s u otros. Y
p o r muy p re p arad o que cada c o n trin c an te lleve su m ensaje y la form a en
que quiere presen tarlo , la p ro p ia d in ám ica del d eb ate p uede prov o car
cam bios en la actitu d , en el tono, en el grado de resp eto a las «reglas» y al
m arco en general que se ha p acta d o previam ente. Es in teresa n te o b serv ar
que esos d ebates suelen ser, p o sterio rm en te, o bjeto de co m en tario s y c rí­
ticas en térm inos bélicos o pugilísticos: X h a a s e s ta d o u n d u r o g o lp e a Y , Z
n o p u d o r e s is tir el a ta q u e d e W , etc. En definitiva, si bien este tipo de in te ­
racción «de p erso n a a persona» está b asta n te alejado de la conversación
esp o n tán ea desde m uchos p u n to s de vista, no deja de c o m p a rtir con ella
esos aspectos de creación sobre la m archa, de im provisación, de m alen ­
tendido, de transg resió n de las n orm as, de n egociación o de provocación
de conflicto a que están sujetos, casi indefectib lem en te, los in tercam b io s
orales cara a cara.
En cu an to a las p rácticas discu rsiv as o rales en las que u n a sola p er­
sona habla an te una au d ien cia, las cosas son, en p arte al m enos, b a stan te
EL D ISC U R SO ORAL 41

diferentes. N os e n c o n tra m o s a n te ev en to s c o m u n icativ o s b á sic a m e n te


«m onogestionados», en los que la p e rso n a que h a b la tiene, en p rin cip io ,
un m ay o r c o n tro l so b re lo q u e dice y so b re có m o lo dice. E n una co n fe­
ren cia, p o r ejem plo, la única p e rso n a que tiene el d erec h o —y el d e b e r—
de h a b la r es q uien p ro n u n c ia la co n feren cia. H a p re p a ra d o el tem a con
tiem po, se su p o n e que lo co n o ce bien, h a p o d id o o rg a n iz a r la exposición
de fo rm a p lan ificad a y ten ie n d o en c u e n ta el tiem p o de q u e d isp o n e y el
tipo de espacio d o n d e el even to se va a p ro d u c ir, ha p o d id o se le cc io n ar la
m an e ra de p la n te a r aq u ello de lo q u e va a h a b la r ten ie n d o en c u e n ta a la
au d ien c ia a q u ien está d estin a d o , p u ed e ap o y arse en un texto e sc rito p ara
seg u irlo m ás o m enos fielm ente, etc. Aun así, no p o r el h ech o de que se
tra te de un evento m o n o g estio n ad o , u n a c o n feren cia deja de se r in te ra c ti­
va. La au d ien c ia m an ifiesta con gestos, m ira d a s u o tro s p ro c e d im ie n to s
—qu e van del ap la u so al pitid o , de la so n risa al bostezo, de ex p resio n es
de a d m ira c ió n al p ataleo — sus re accio n es a n te lo que va oyendo, y esas
m a n ifestacio n es afectan , sin d u d a, al c o n fere n c ia n te . U na p erso n a ex p er­
ta en estas lides sabe q u e d eb e p e rm a n e c e r a te n ta a las m ín im as reaccio ­
nes de su a u d ien c ia y te n e r la cap ac id a d y la flexibilidad de d a r un giro, si
lo co n sid era necesario , a su d iscu rso : a p o rta r ejem p lo s si ve que no se le
en tien d e, c a m b ia r hacia u n to n o m ás co lo q u ial si ve que a b u rre , e x te n d e r­
se en algún asp ecto si n o ta q u e ha d e sp e rta d o un in te ré s esp ecial, etc., e t­
cétera.
Lo que resulta evidente es que los g rupos h u m an o s se articu lan en tor­
no a una serie de «textos» que se p ro d u ce n en los d iferentes ám b ito s de la
vida social y que existen gracias, precisam en te, a esas prácticas discursivas.
V eam os el siguiente cu ad ro a m odo de ejem plo:

Á m b it o P rá c tic a s d is c u r s iv a s

ad m in istrativ o in teraccio n es en las ventanillas


ju ríd ic o in te rro g a to rio s, ju icio s
religioso se rm o n es, rezos colectivos, cárnicos, confesión
político m ítines, aren g as, d eb ales, reu n io n es, congresos
perio d ístico no ticiario s, rep o rtajes, entrevistas
litera rio re p re sen tacio n es teatrales, can cio n es, cu en to s
científico co m u n icació n , p o n en cia, conferencia
m édico visiia m édica, reu n ió n clínica
acad ém ico exám enes orales, clases, defensa de tesis
in stitu cio n es y o rg an izacio n es reu n io n es, cu rso s de form ación
p u b lic ita rio eslóganes, an u n cio s
vida co tid ian a conversaciones, en trev istas

Com o verem os en el cap ítu lo 3, tam b ién la escritu ra está presen te en


esos ám bitos en las cu ltu ras que utilizan el código escrito.
42 LAS CO SAS DEL DECIR

2.4. La a d q u isició n d e la co m p e te n c ia oral

A diferencia de lo que o cu rre con el código escrito, el habla no requiere


de un aprendizaje form al, se «aprende» a h a b la r com o parte del proceso de
socialización. Las personas, desde la infancia, eslán expuestas a situ acio n es
de com u nicació n diferentes, p a rticip an de form a m ás o m enos activa en d i­
ferentes eventos y van recib ien d o «norm as» explícitas p o r p arte de los ad u l­
Textos académicos registrándote en http://www.AWSurveys.com?R=Osterman77

tos que las rodean.


W itlg e n ste in (1953) m a n tie n e q u e h a b la r u n a le n g u a c o n siste en
p a rtic ip a r a c tiv a m e n te de u n a serie d e fo r m a s d e vid a q u e ex isten g ra ­
cias al uso del len g u aje. P a ra él, c o m o c o n se c u e n c ia , a p re n d e r u n a le n ­
g ua no es o tra co sa q u e a p ro p ia rs e de u n a serie de c o n ju n to s de reglas
q ue n o s p e rm ite n llev ar a c a b o d ife re n te s ju e g o s d e le n g u a je . A p ren d e ­
m os cóm o se c o m p ra y se vende, c ó m o se re g a ñ a , c ó m o se p id e p e rd ó n ,
c ó m o se o frece, c ó m o se re c h a z a , c ó m o se h alag a , c ó m o se m u e s tra m o ­
d e stia , etc.

La expresión «juego de lenguaje» d ebe p o n e r de relieve aq u í que hablar el


lenguaje form a p a rte de u n a actividad o de u n a fo rm a de vida.
T en a la vista la m u ltip lic id a d de ju eg o s de lenguaje en estos ejem plos y
en otros:
D ar ó rd en es y a c tu a r sig u ien d o ó rd e n e s—
D escribir un objeto p o r su aparien cia o p o r sus m ed id as—
F a b ric a r un ob jeto de acu e rd o con una d escrip ció n (d ib u jo )—
R e la ta r un su ceso —
H ace r c o n je tu ra s so b re el su ceso —
F o rm a r y c o m p ro b a r Li na h ip ó tesis—
P re se n ta rlo s resultados de un experim ento m ediante tablas y d iag ram as—
In v e n ta r u n a h isto ria y leerla—
A ctu ar en te a tro —
C a n ta r a co ro —
A divinar acertijo s—
H ace r un chiste: co n tarlo —
R esolver un p ro b lem a de a ritm é tic a ap lic a d a —
T ra d u c ir de un lenguaje a o tro —
S u p licar, ag rad ecer, m aldecir, sa lu d ar, rezar.
[...]
O rd en ar, p re g u n ta r, relatar, c h a rla r pertenecen a n u e s tra h isto ria n a tu ra l
tan to com o a n d a r, com er, beber, ju g a r (W ittgcnstcin, 1953: 39-40 y 43).

Y com o m ejo r se a p ren d en los juegos es, p recisam ente, jugando, p a rti­
cipando en ellos d e form a activa. H ablar, u sa r una lengua, es aquello que
nos perm ite p artic ip a r en la vida social y, a la vez, co n stru irla.
El concepto de co m p e ten cia com u n icativa, nacid o en el seno de la e t­
nografía de la co m unicación, in ten ta, p recisam ente, d a r cu en ta de todos los
elem entos verbales y no verbales que requiere la co m u n icació n h u m an a, así
com o la form a ap ro p iad a de u sarlos en situ acio n es diversas. V eam os algu­
nas definiciones de este concepto. P a ra G u m p erz y H ym es (1972), la «com ­
petencia com unicativa» es
EL DISC U R SO ORAL 43

aquello que un hablante necesita saber para comunicarse de manera eficaz en


contextos socialmente significantes. Al igual que el término de Chomsky que se
loma como modelo, la competencia comunicativa se refiere a la habilidad para
actuar. Se pretende distinguir entre lo que el hablante conoce —cuáles son sus
capacidades— y cómo actúa en instancias particulares. Sin embargo, mientras
los estudiosos de la competencia lingüística intentan explicar aquellos aspectos
de la gramática que se creen comunes a todos los seres humanos independien­
temente de los determinantes sociales, los estudiosos de la competencia comu­
nicativa tratan a los hablantes como miembros de unas comunidades, que de­

Textos académicos registrándote en http://www.AWSurveys.com?R=Osterman77


sempeñan ciertos roles, y tratan de explicar su uso lingüístico para autoidcntifi-
carse y para guiar sus actividades (Gumperz y Hymes, 1972: vii).

Años m ás tarde y a la luz d e los avances realizados por disciplinas


com o la sociolingüística de Ja in teracció n o la prag m ática, G um perz refo r­
m ularia sus p rim eras concepciones:

Desde el punto de vista de la interacción, la competencia comunicativa se


puede definir como «el conocimiento de las convenciones lingüísticas y comu­
nicativas en general que los hablantes deben poseer para crear y mantener la
cooperación conversacional»; incluye, así pues, tanto la gramática como la
contextualización. Mientras que la habilidad para producir oraciones gramati­
cales es común a todos los hablantes de una lengua o un dialecto, el conoci­
miento de las convenciones contexlualizadoras varía en relación con otros fac­
tores (Gumperz 1982: 209).

Saville-Troike detalla de la siguiente m an era todo aquello que incluye


la com petencia com unicativa:

Implica conocer no sólo el código lingüístico, sino también qué decir a


quién, y cómo decirlo de manera apropiada en cualquier situación dada. Tiene
que ver con el conocimiento social y cultural que se les supone a los hablantes
y que les permite usar e interpretar las formas lingüísticas.
[...] La competencia comunicativa incluye tanto el conocimiento como
las expectativas respecto a quién puede o no puede hablar en determinados
contextos, cuándo hay que hablar y cuándo hay que guardar silencio, a quién
se puede hablar, cómo se puede hablar a personas de diferentes estatus y roles,
cuáles son los comportamientos no verbales adecuados en diferentes contex­
tos, cuáles son las rutinas para tomar la palabra en una conversación, cómo
preguntar y proveer información, cómo pedir, cómo ofrecer o declinar ayuda o
cooperación, cómo dar órdenes, cómo imponer disciplina, etc. En pocas pala­
bras, todo aquello que implica el uso lingüístico en un contexto social determi­
nado (SaviUe-Troike, 1989 [1982]: 21).

C om o se puede ap reciar, es evidente el papel fu n d am en tal que d esem ­


p eñ a el en to rn o so ciocu ltu ral en la ad q u isició n y el d esarrollo de la co m p e­
tencia discursiva oral. El h echo de que en las sociedades existan diferencias
y desigualdades se refleja tam bién y de fo rm a m uy clara en el d iferen te y
desigual acceso de las p erso n as a los «bienes» lingüísticos y co m unicativos
(B ourdieu, Í982). Si bien en lo q u e se refiere a la ad quisición del núcleo
g ram atical parece que to d as las p erso n as som os iguales, no es ése el caso
44 LAS CO SAS DEL DECIR

en lo que respecta a la adq u isició n y el d esarrollo de la co m p etencia c o m u ­


nicativa (Tusón, 1991). Una p erso n a puede crecer m oviéndose sólo en en ­
tornos fam iliares m ás o m enos restringidos, m ien tras otra p uede que, ad e­
m ás, tenga acceso a en to rn o s públicos, variados, m ás form ajes, que im p li­
q uen la in teracció n con gentes diversas (en edad, sexo, estatus, bagaje cuJ-
tural, etc.). E s lógico p en sar que en el p rim e r caso, los recu rso s lingüístico-
com unicativos a los que esa p erso n a ten d rá acceso serán aquellos asociados
con la conversación y con el registro coloquial, m ien tras que en el segundo
caso ten d rá acceso a recu rso s m ás variados, a reg istro s m ás form ales y ten ­
drá un «capital lingüístico» (B ourdieu, 1982) que le irá p rep a ra n d o m ejor
p ara la vida social adulta.
B em stein (1964, 1971) se h a referido a las diferencias e n tre los códigos
en relación a la división social en clases com o «código restringido», m ás de­
pendiente de la situ ació n de en u n ciació n , con m ás im plícitos y con co n s­
trucciones sin tácticas m ás sim ples y «código elaborado», m ás a u tó n o m o
respecto al contexto, m ás explícito y con u n a sintaxis m ás com pleja. El p ri­
m ero sería el propio de las clases b ajas y el seg u n d o el utilizado p o r las cla­
ses altas. E stas diferencias explicarían, en p arte, el fracaso escolar de los n i­
ños provenientes de las clases bajas, ya que la escuela exige el uso de unas
form as com unicativ as m ás cercan as a las del código elaborado. D esde lue­
go, esta relación no puede en ten d erse de una form a m ecánica, ni tam poco
im plica que una form a de h a b la r sea «mejor» que o tra (véase la crítica que
ya hizo Labov en su trab ajo de 1969 a esta posible in te rp re ta c ió n de la p ro ­
puesta de B em stein).
Lo que resulta claro es que, si bien las form as m ás fam iliares de c o m u ­
nicación oral form an p arte del proceso de socialización — las personas h a­
b lan p orque están ro d ead as de o tras p erso n as que h a b lan — , no todas las
form as de hablar, com o ya hem os co m en tad o , son «naturales». P or ello, en
el desarrollo de la co m p eten cia co m u n icativ a oral desem p eñ a un papel fun­
dam ental la institució n escolar, ya que en ella se pued en p ro g ram ar y p lan i­
ficar —de form a ad ecu ad a al alu m n ad o co n creto — form as de acceso a
prácticas discursivas m enos co m u n es y que a u m e n ta rá n el «capital» c o m u ­
nicativo de la fu tu ra ciu d ad an ía, de m an era que en el fu tu ro esos h o m b res
y esas m ujeres p u ed an desenvolverse lo m ejor posible en el en to rn o m ás
am plio que la vida a d u lta les puede d ep arar. De hecho, en las sociedades de
tipo dem ocrático, hoy en día, asistim o s a la proliferación de publicaciones
y de centros p a ra ad u lto s d edicados a «enseñar a h a b la r en público», a
«com portarse con éxito en una en trevista p ara b u scar trabajo», etc.
P or otro lado, no debem os olvidar el papel — posilivo y negativo, según
los casos— que d esem p eñ an Jos m edios de co m u n icació n audiovisuales
(cine, radio y televisión —especialm ente la publicid ad —) en la form ación
de co m p o rtam ien to s co m unicativos (verbales y no verbales), es decir, co m ­
p o rtam ien to s sociales, de n iños y adolescentes. E ste terren o , desde hace al­
gunos años, se em pieza a investigar de form a sistem ática p or el im p acto
q ue ejerce entre las capas m ás jóvenes de la población e incluso se incluye
su estudio en los cu rric u la escolares (Lom as, 1996).
De todo lo que venim os exponiendo se puede d e d u c ir fácilm ente que la
adquisición y el desarrollo de la co m p eten cia com unicativa oral está en e s­
EL DISC U R SO ORAL 45

trecha relación, no sólo con la diversidad in tra c u ltu ra l, de la que ya hem os


hablado, sino con la diversidad in tercu ltu ral. Las form as de to m a r la p a la­
bra, los tem as ap ro p iad o s p a ra h a b la r según los diferentes p a rá m e tro s co­
m unicativos, Jas m an eras de dirigirse a los dem ás, Jo que se co n sid era p ú ­
blico o privado son aspectos, en tre otros, que pued en d iferir m u ch o de una
c u ltu ra a o tra (R om aine, 1984, 1994; Schieffelin y Ochs, eds., 1986; P erera,
1984; Savüle-Troike, 1986).
E videntem ente, el acceso a diferen tes y v ariadas situ acio n es de c o m u ­

Textos académicos registrándote en http://www.AWSurveys.com?R=Osterman77


n icación que hagan posible la am p liació n y el d esarro llo de la com p eten cia
com unicativa de las p erso n as es algo que está en ín tim a relación con las e s­
tru ctu ra s de poder y con. las relaciones de d om inación. No es p o r casu ali­
dad que los gru po s m arg in ad o s en u n a sociedad —ya sea p o r su origen é tn i­
co, de clase, de sexo, o p o r una c o m b in ació n de varios factores— poseen
m enos «capital» verbal y com u nicativ o y, adem ás, el q u e tienen, que puede
ser am plio, variado y rico, vale m enos en el m ercad o de los valores co m u n i­
cativos. De tal m an era q u e p arte de la d iscrim in ació n que su fren d e te rm i­
nados grupos se co nstru y e tam b ién a través de los usos discursivos d o m i­
nantes. P o r ello, la creación de u n d iscu rso de resistencia es en m u ch as o ca­
siones un in stru m en to indispensable p a ra la defensa de los intereses de
esos grupos.

2.5. A sp ectos p sic o so c ia le s d e la activid ad oral

En los in tercam bio s orales confluyen m u ch o s elem entos de c a rá c te r


diverso que pueden influir, a veces de m an e ra decisiva, en el buen o mal
fu ncionam iento de la interacció n . U na b u en a p a rte de esos elem entos tie ­
nen que ver con las características psicosociales de quienes p a rtic ip a n en la
interacció n, con la form a en que esas caracte rístic a s se seleccionan, se a c ti­
van y se in terp re tan en el cu rso co n creto del in tercam b io en cuestión. La
m an era com o las perso n as se «ponen» a in te ra ctu ar, los roles o papeles que
eligen de en tre sus posibilidades, qué posición a d o p tan respecto a la situ a ­
ción en que se en cu en tran , de qué m a n e ra van m an ifestan d o sus cu alidades
— y cuáles m an ifiestan — y cóm o van in te rp re ta n d o las posiciones de los de­
m ás son aspectos m uch as veces cruciales p a ra el inicio y d esarro llo de las
interacciones orales cara a cara (véase el cap ítu lo 5). G offm an (1956, 1967,
1971, 1981) ha estu d iad o con gran m in u cio sid ad los «rituales» que configu­
ran los en cu en tro s orales, desde los m ás esp o n tán eo s h asta los m ás in s titu ­
cionalizados.

C u an d o un ind ividuo se p re se n ta an te otros, éstos n o rm a lm e n te tra ta n de


o b te n e r in fo rm ació n so b re él o sa c a r a colación in fo rm ació n q u e ya poseen
acerca de él. E sta rá n in teresad o s en su e s ta tu s socio eco n ó m ico en general, en
su co n cep to de sí m ism o, en su actitu d hacia ellos, s l i h o n rad ez, etc. A unque la
o b ten ció n de p a rte de esa in fo rm ació n p uede c o n s titu ir casi u n fin en sí m is­
m o, h a b itu a lm e n te existen razo n es b a sta n te p rácticas p ara co nseguirla. La in ­
fo rm ació n so b re el in d ividuo ayuda a d efin ir la situ ac ió n , p e rm itie n d o a los
d em ás sa b er con a n te rio rid a d qué e s p e ra rá de ellos y q u é p u ed en e s p e ra r de
46 LAS CO SAS D E L DECIR

él. Con esas in fo rm acio n es, los otros s a b rá n m ejo r cóm o a c tu a r p ara p ro v o car
en él u n a resp u esta d esead a (G offm an, 1956: 1).

P ara e n ten d e r la com plejidad de la p resentación de la persona Goff­


m an propone conceptos com o los de «im agen» (face), «territorio» o «posi-
cionam iento» (footing). De a c u e rd o con qué im agen se activa y se acepta,
cuáles so n los lím ites de distan cia o intim id ad que se establecen y se p e rm i­
ten. y qué posición se ad o p ta respecto a los d em ás y respecto a los tem as
que se traten, será necesario d esa rro llar o no un tipo u otro de estrateg ias
de cortesía —positiva, negativa o e n c u b ie rta — que hagan posible un d e sa ­
rrollo aceptable de la in teracció n (estos tem as se d esarro llan con detalle en
los capítulos 5 y 6).
E n m u ch as o casio n es hay ele m e n to s del e n to rn o que o rie n ta n o
g uían resp ecto a cu ále s son las fo rm as a p ro p ia d a s de c o m p o rta m ie n to
(véase el c a p ítu lo 4 ). N o es lo m ism o e n c o n tra rn o s en un e n to rn o c o n o c i­
do, fam iliar, en el q ue re su lta ex tre m a d a m e n te im p o rta n te el h ech o de
q u e c o m p a rtim o s m uch o c o n o c im ie n to de «fondo» (background), que e n ­
c o n tra rn o s en u n e n to rn o p ú b lico en el que lo q u e ad q u ie re m ás relieve o
im p o rta n c ia son los asp e c to s m ás a p a re n te s, que se p re s e n ta n en p rim er
p lan o (foreground). No es lo m ism o «m overse» en situ a c io n e s c o n o cid a s
que en situ acio n es q ue nos re su ltan n u ev as (d e n tro d e n u e stra p ro p ia c u l­
tu ra o en o tro e n to rn o cu ltural) o c u an d o establecem os relaciones nuevas, y
en este últim o caso no es lo m ism o si se tra ta de relaciones entre iguales
(am istosas, p o r ejem plo), que si se tra ta de relaciones jerárq u icas (en el á m ­
bito laboral, p o r ejem plo).
A dem ás del entorno, hay o tro s factores cuya presencia nos puede
o rie n ta r —o d eso rien ta r— o que podem os utilizar p ara (d es)o rien tar a
n uestro s interlocutores; nos referim os, p o r ejem plo, a elem entos tales com o
los vestidos, el peinado, los a d o rn o s que las p erso n as pued en u sa r ta n ­
to para p resen tar una im agen de e n trad a, sin necesidad de p alabras, com o
p ara co n fu n d ir o «épater» a los in terlo cu to res o a la au d ienc ia c rean d o
u nas expectativas confusas o falsas (Poyatos, 1 9 9 4 « y b).
E n las in te ra c c io n e s c a ra a c a ra hay que co n tr o la r to d a u n a serie de
asp ecto s que tienen que ver esp ec ia lm e n te con el c o n te n id o in fo rm ativ o
de lo que se está h a b la n d o y con la situ a c ió n m ism a. E n c u a n to al c o n te ­
n id o in form ativo, es p re c iso te n e r en c u e n ta que o ra lm e n te —y en m ay o r
g rad o c u a n to m ás esp o n tá n e a es la s itu a c ió n — el p ro ceso y el p ro d u c to se
d an (al m en o s en p arte ) a la vez. La p ru e b a m ás cla ra de ello es que, si h a ­
b la n d o nos equivocam o s, d ecim o s algo in co n v en ien te, p ro n u n c ia m o s una
p a la b ra de form a in co m p ren sib le, d ecim o s una co sa p o r o tra , etc., no p o ­
dem os «borrar» o ta c h a r las p a la b ra s d ich as, la ú n ica m a n e ra d e co rre g ir
es s e g u ir h a b la n d o y tr a ta r de « rep arar» lo m e jo r p o sib le el e rro r, cuyos
ecos siguen so n an d o en el aire... A dem ás, m u c h a s veces hay q u e p e n sa r
so b re la m a rch a, o rg a n iz a r n u e stra c o n trib u c ió n a p a rtir de los elem en to s
nuevos que nos ofrecen n u e stro s in te rlo c u to res, pero, g e n e ra lm en te, no
es a c ep tab le c a lla r un ra to p a ra p e n sa r y a la vez m a n te n e r n u e stro tu rn o
de p a lab ra, p o r eso se p ro d u c e n , co m o v erem o s a c o n tin u a c ió n , u n a serie
de g estos y ruidos, de p iezas de rellen o y m u letillas que nos sirven p a ra
EL DISC U R SO ORAL 47

av isar de q ue seguim os «ocupando» la p ale stra . C om o siem p re, el g rad o


en q ue los silen cio s so n a ce p ta b le s o n o y q u é d u ra c ió n se c o n sid e ra a p ro ­
piad a es algo qu e varía de u n a situ a c ió n a o tra y de u n a c u ltu ra a o tra
(Poyatos, 1994a).
E n cu an to al control de la situ a ció n , tiene que ver, prin cip alm en te,
con el grado de conocim ien to que los in terlo cu to res tienen respecto de cu á­
les son los p arám etro s que les pueden g u iar p a ra sa b er «dónde» están, qué
está pasando, qué se esp era de ellos y qué pueden e sp erar de los dem ás.
E sto afecta al conocim ien to de las n o rm a s o los h áb ito s de c o m p o rtam ien to
verbal y no verbal qu e se c o n sid eran ap ro p iad o s p ara un evento dado. P ara
poder co n tro lar la situación es m uy im p o rtan te el g rad o de au to d o m in io de
las personas, su segurid ad o in seg u ridad respecto a sí m ism as o respecto a
los dem ás.
T anto en lo que se refiere al co n ten id o inform ativo com o en lo que se
refiere a la situación es esencial h a b e r d esarro llad o u n a ad ecu ad a c o m p e­
tencia estratégica (Canale, 1983; C anale y Sw ain, 1980) que perm ita, p reci­
sam ente, reparar los posibles errores, evitar conflictos que no se desean,
so lu cio n ar los problem as que lleva consigo la inm ed iatez de la interacció n
oral, com o son bloqueos de la m em oria, distracciones, lapsus u otros. E in ­
cluso a p re n d e r a ser «in co m p eten tem en te com petentes» y sa b e r co n segu ir
ayuda p o r parte de nuestro s in terlo cu to res, p o r ejem plo, com o señala Sa-
villc-Troike (1989 [1982]), cu an d o se refiere al c o m p o rtam ien to c o m u n ic a ­
tivo en el uso de una lengua extranjera.
No hay que olvidar que, com o se ha observado en los estu d io s so b re la
cortesía (véase el capítulo 6), la in teracció n cara a cara co m p o rta casi siem ­
pre unos riesgos y, m uy esp ecialm ente, c u a n d o se tra ta de eventos que nos
resultan nuevos o p ara los que n o estam o s esp ecialm en te «entrenados» o
cu an d o se tra ta d e ese tipo de eventos especiales p o rq u e se d an m uy pocas
veces —o n u n ca— en la vida de u n a p erso n a y p or ello resu lta m ás fácil co­
m eter errores o a c tu a r con poca «naturalidad»; n o s referim os a eventos
com o una boda (para q u ien se casa), u n ju icio (p ara quien declara), la d e­
fensa de una tesis (para q uien defiende la tesis), una profesión religiosa
(para quien profesa), eventos en los que, si bien están a ltam en te ritualiza-
dos —e incluso se pueden «ensayar»— , la in m ed iatez puede «jugar m alas
pasadas» y, p o r lo tanto, el riesgo siem p re existe. E n cu alq u ier caso, resu lta
evidente que en cada evento se ha de g an ar la a u to rid ad , la legitim idad, la
credibilidad a través, fu n d am en talm en te, del co m p o rtam ien to discursivo
(verbal y no verbal).
Los riesgos se agravan c u an d o se trata de en cu en tro s «desiguales», es
decir, situaciones en las que existe u n a relación jerá rq u ica e n tre los p a rtic i­
pantes. E n esos casos es fácil co m p ren d e r q u e q uien ocupa la posición
«alta» suele ten er m ás do m in io de la situ ació n que q u ien o cupa la posición
«baja»; éste ten d rá que ca lc u la r m ucho m ás sus acciones verbales y no ver­
bales p o rq u e sabe que, en gran m edida, se le evaluará p o r lo que dice y p o r
cóm o lo dice. A sim ism o, q u ien o cupa u n a posición «alta» te n d rá la re sp o n ­
sabilidad —si así lo considera o p o rtu n o — de c rea r u n a atm ó sfera psicoso-
cial m ás o m enos ag radab le que p ueda facilitar —o d ificu ltar— las cosas
p ara quienes o cu p an u n a posición m ás desfavorable de en trad a. P o r su ­
48 LAS CO SA S DEL DECÍR

puesto, la p ro p ia d in ám ica de la in teracción puede h acer que las cosas c a m ­


bien y, tam bién, las relaciones de poder.

2.6. E lem en to s n o verb ales d e la oralidad

H ace m u ch o tiem p o que se estu d ia el asp ecto del d isc u rso q u e se puede
Textos académicos registrándote en http://www.AWSurveys.com?R=Osterman77

tra n sc rib ir cla ra m e n te al papel. Hoy se ex am in an cad a vez m ás los aspectos


d ifu so s del d iscurso. La len g u a q u e se agita en la boca resu lta no se r m ás que
(en cierto s p lan o s de análisis) u n a p a rte de un acto com plejo, cuyo s e n ti­
do d eb e investigarse ig u alm en te en el m o vim ienlo de las cejas y de la m an o
(G offm an, 1964 [1991]: 130).

Como señ aláb am o s al inicio del ap arta d o 2.1 u san d o las palab ras de
Poyatos, la trad ició n de los estudios sobre las lenguas ha d escuidado casi
por com pleto elem entos co n su stan ciales a la actividad verbal oral com o son.
los gestos, las p o stu ras, la d istan cia en tre las perso n as que p articip an en un
evento com unicativo, la calidad de la voz o las vocalizaciones. T odos estos
elem entos que, com o los lingüísticos, se p roducen con m ayor o m e n o r co n ­
trol consciente, de form a m ás o m enos m ecánica, tienen un papel co m u n i­
cativo im portan tísim o , p o r lo que difícilm ente se pueden llegar a en te n d e r
los usos com unicativos de form a cabal si no se les concede la aten c ió n que
m erecen. Como señ ala Poyatos, si lo que p reten d em o s es e n te n d e r el d is­
curso en toda su com plejidad hem os de ser capaces de d a r cu en ta de «lo
que decim os, cóm o lo decim os y cóm o lo movem os» (1994a: 15).
De hecho, la retó ric a clásica a te n d ía a esto s e lem en to s c u a n d o se re ­
fería a la a ctío , la p a rte del d isc u rso en la q u e se p re p a ra b a la « p u esta en
escena» con todo detalle. A ctualm ente, g ra cia s en p a rte a los avan ces tec­
nológicos y al in te ré s p o r el e stu d io de to d o tipo de situ a cio n e s in te ra c ti­
vas que se p ro d u c e n c a ra a ca ra , cad a vez m ás se ob serv a la n ecesid ad de
in c lu ir el reg istro de los elem en to s n o v erb ales en los an á lisis del d isc u rso
oral. K napp (1980) recoge las d ife re n te s a p o rta c io n e s que div erso s a u to ­
res h an h ech o so b re el tem a y a g ru p a bajo siete títu lo s to d o lo que se ha
c o n sid e ra d o facto res no v erb ales de in terés p a ra el e stu d io de la c o m u n i­
cación h u m a n a . A c o n tin u a c ió n listam o s esos e lem en to s en form a de e s­
quem a:

I. M o v im ien to d e l cu erp o o co m p o rta m ien to c in é s ic o


A. E m b lem as
B. Ilu strad o res
C. M u estras de aféelo
D. R eg u ladores
E. A d ap tadores

II. C a ra cterísticas física s


Aspecto
O lores
C olores
EL D ISC U R SO ORAL 49

III. C o n d u cta tá ctil


A cariciar
G o lp ear
S o sten e r p o r el b ra z o

IV. P a ra len g u a je
C alidad d e la voz

Textos académicos registrándote en http://www.AWSurveys.com?R=Osterman77


V ocalizaciones

V. P ro x ém ica
E sp acio social y p erso n al (co n cep to de «territo rialid ad » )
O rien tació n
L ugar
D istancia

VI. A rtefactos
P erfu m e
R opa
P in tu ra s
G afas
P elucas
A dornos (collares, so rtijas, etc.)
V il. F a cto re s d e l en to rn o
M uebles
A rq u itectu ra
D ecorado
Luz
T e m p e ra tu ra
R uidos
M úsica

E ste listado es u n a m u estra de la com plejidad que su p o n e la co m u n i­


cación h u m an a. A co n tin u ació n , a u n q u e sea de form a som era, ded icarem o s
u n as palab ras a algunos de esos elem entos; otros, com o p o r ejem plo el p a­
pel del entorno, serán tratad o s m ás adelante.

2.6.1. L O S E L E M E N T O S P R O X É M 1C O S

La proxem ia se refiere, b ásicam ente, a la m an era en que el espacio se


concibe individual y socialm ente, a cóm o los p a rticip an tes se a p ro p ian del
lugar en que se d esarrolla un in tercam b io com unicativo y a cóm o se lo d is­
tribuyen. Tiene qi.e ver, p o r lo tan to , con el lugar que cada perso n a ocupa
—librem ente o po rq u e alguien se lo asig n a—, en los posibles cam bios de lu­
g ar de algunos de los p articip an tes, en el valor que se atrib u y e a e star sitúa-
50 LAS C O SA S DEL DECIR

dos en esos lugares y a la posib ilid ad de m overse o no. T am bién tiene que
ver con la distan cia que m an tien en en tre sí los p a rticip an te s en un in ter­
cam bio com unicativo.
E sta d ista n c ia p u ed e v a ria r p o r m u ch o s m otivos. A lo larg o de un
m ism o in te rc a m b io , alg ú n p a rtic ip a n te p u e d e a c e rc a rse a o tro u o tro s
p a ra s u s u rra r, p a ra m o s tra r in tim id a d , p a ra a su s ta r, etc.; del m ism o
m odo, p u ed e a lejarse u n poco p a ra a b a rc a r m ejo r a tod o s los in te rlo c u to ­
res, p a ra g ritar, p a ra m a rc a r d is ta n c ia social, etc. La d is ta n c ia e n tre los
cu erp o s d ep e n d e m u ch o , ta m b ié n , del tip o de even to de que se trate: no
es la m ism a la que g u a rd a en u n a c o n fe re n c ia el c o n fe re n c ia n te y la
au d ie n c ia q u e la que se m a n tie n e en u n a c o n v e rsa c ió n ín tim a o en u n a
re u n ió n de trab ajo . P o r su p u e sto , la d ista n c ia que se c o n sid e ra a p ro p ia d a
según los eventos o los d ife re n te s m o m en to s d e n tro de u n m ism o evento
varía in tra c u ltu ra lm e n te e in te rc u ltu ra lm e n te . Así, p o r ejem plo , la d is ta n ­
cia q ue se co n sid e ra a d e c u a d a e n tre dos p erso n a s de E sta d o s U nidos que
co n v ersan en un lu g a r p ú b lico (calle, p asillo o d u ra n te u n a re u n ió n in fo r­
m al) suele se r la ex ten sió n d e un b razo y algo m ás, m ie n tra s que en la c u l­
tu ra la tin a 110 suele p a sa r de m ed io m etro y a ú n es m e n o r en d e te rm in a ­
d as c u ltu ra s african as.
Las personas aso ciam o s significados psicosociales y cu ltu rales a esos
lugares y a esos espacios q u e nos se p aran o nos acercan a los d em ás, de for­
m a no sólo física sino tam b ién sim bólica. Lo que p ara u n as p uede ser u n a
d istan cia «norm al», p uede ser in te rp re tad a p o r o tra s com o m u estra de frial­
dad y viceversa, u n a d istan cia p a ra m í n o rm al p uede ser in te rp re ta d a p o r
o tra com o agresiva. K napp (1980) señala, citan d o a H all, c u a tro posibles
categorías en que puede en te n d e rse el «espacio inform al»:

1. ín tim o
2. C asual-personal
3. Social-consultivo
4. Público

A hora bien, lo que en u n g ru p o cu ltu ral se co n sid era un c o m p o rta ­


m iento proxém ico ad ecu ad o p ara cad a u n a de esas c u a tro categorías puede
v ariar enorm em ente de lo que se considera adecuado en otros grupos. Y lo
m ism o o c u rrirá en lo que se refiere a en cu en tro s form ales. El m ism o K napp
cita cóm o se discu te p rev iam en te la d is trib u c ió n del espacio en las n egocia­
ciones políticas de alto nivel. En m u ch o s casos, la d istrib u c ió n está estab le ­
cida de an tem an o ; p o r ejem plo, en las salas de juicios, en las consultas
m édicas de am b u lato rio , en u n a conferencia, etc. En o tro s casos, la d istri­
b ución del espacio es m ás flexible, p o r ejem plo en un aula; si bien n o rm a l­
m ente existe un espacio asig n ad o a los a lu m n o s y las alu m n a s y o tro p ara
los profesores, quien enseña p uede d ecid ir sen tarse a la m esa en cim a de la
tarim a o situ arse delan te de la m esa y debajo de la tarim a o p a se a r e n tre las
m esas de los alu m n o s o sen tarse en cim a de la m esa o ir c am b ian d o según
la actividad; tam bién p uede p ro p o n e r a los a lu m n o s que cam b ien su e sp a ­
cio agrupándose, p o r ejem plo, p a ra tra b a ja r p o r equipos. E sas decisiones
no son n e u tra s y suelen a c o m p a ñ a r estilos d id áctico s diferentes.
F.L D ISC U R SO ORAL 51

C om o irem o s viendo, el papel de los elem en to s proxém icos en la co­


m unicación está ín tim a m en te ligado al de los gestos y p o stu ra s (véase el
a p a rta d o siguiente), al de los esp acio s (véase cap ítu lo 4) y al co n cep to de
im agen y territo rio (véase cap ítu lo 6).

2.6.2. L os E L E M E N T O S C IN É S IC O S

Textos académicos registrándote en http://www.AWSurveys.com?R=Osterman77


La cinesica (o kinésica o quinésica) se refiere al e stu d io d e los m ovi­
m ientos co rp o rales co m u n icativ am en te significativos. P oyatos la d efin e de
la siguiente m anera:

Los movimientos corporales y posiciones resu lian tes o alternan les de


base psicomuscular, conscientes o inconscientes, somatogénicos o aprendidos,
de percepción visual, auditiva, táctil o cinestcsica (individual o conjuntamen­
te), que, aislados o combinados con las coesiructuras verbales y paralingliísti-
cas y con los demás sistemas somáticos y objetuales, poseen un valor comuni­
cativo intencionado o no (Poyatos, 1994b: 186).

S egún este a u to r, p o d ría m o s d is tin g u ir e n tre gestos, m aneras y p o stu ­


ras. Se in clu y en en la cin ésica d esd e los m o v im ien to s que a c o m p a ñ a n a
los salu d o s h a sta los c h a sq u id o s, los a p la u so s o los p a tale o s, d e sd e las
p a lm a d ita s en la esp ald a h a sta ra s c a rse la cab eza o u n le v a n ta m ie n to de
cejas y los golpes (en la m esa o en la p u e rta , p o r ejem plo). La cla sific a ­
ción m ás sencilla d e los e le m e n to s cin é sic o s los d iv id e en em b lem a s, re ­
g u lad o res, ilu stra d o re s, ex p resiv o s-afectiv o s y a d a p ta d o re s (K n ap p , 1980;
P ayrató, 1993). S in em b a rg o , P o y ato s llega a p ro p o n e r 17 tip o s k in ésico s
d e n tro de las « categ o rías c o rp o ra le s n o v erb ales in te ra c tiv a s y n o in te ra c ­
tivas», a sab er:

emblemas (gestos por palabras),


meiadiscursos (los movimientos del hablar),
marcaespacios (señalando lo presente y lo ausente),
marcatiempos (pasado, presente y futuro),
de ícticos (señalando a personas y cosas),
pictografías (dibujando con las manos)
ecoicos (imitando lodo lo que suena)
kinetografías (imitando todo lo que se mueve)
kinefonografías (imitando movimiento y sonido)
ideografías (dando forma visual a los pensamientos)
marca sucesos (cómo pasaron las cosas)
ident¡picadores (la forma visual de los conceptos)
exteriorizado res (nuestras reacciones a la vista)
auioadaptadores (tocándonos a nosotros mismos)
alteradaptadores (tocando a los demás)
somatoadaptadores (los íntimos de nuestro cuerpo) y
obje toadapt adores (interacción con los objetos).
(Poyatos, 199%: í85-224)
52 LAS C O SA S D E I. DECIR

Los gestos pueden su stitu ir a la palabra (caso de los em blem as), rep etir
o con cretar su significado (caso de los deícticos), m atizarla, contrad ecirla o,
sencillam ente, servir p ara aco m p añ arla y hacernos sen tir m ás a gusto o m a­
n ifestar n uestra incom odidad. Los gestos, las m an eras y las p o stu ras que se
consideran adecuados pueden v ariar según el tipo de evento o la ocasión, se­
gún el grupo social y, p o r supuesto, varían de u n a cu ltu ra a otra. Pensem os,
a m odo de ejem plo, en las diferencias que se pueden observar entre los ges­
tos y po stu ras típicam ente asociados a hom bres y a m ujeres (y los estereo ti­
pos que de ello se derivan); en las diferencias cinésicas que se p ro d u cen en
una conversación íntim a o, com o contraste, en un n oticiario televisado, o en
las diferencias en la form a de saludarse las personas en diferentes grupos
culturales (en E spaña las m ujeres se dan dos besos, en L atinoam érica, p o r lo
generaJ, un beso; en Francia, tres o cu atro , p o r ejem plo) o subcu ltu rales (las
m ujeres se besan, los ho m b res se dan la m an o o se golpean la espalda, etc.).
Algo m uy in tere sa n te es o b serv ar los efectos de gestos y p o stu ras en la
expresión de actitu d es a n te la realid ad co m u n icativ a (an te el co n ten id o in ­
form ativo y a n te los dem ás). A través de u n gesto o de una p o stu ra p o d e­
m os m o s tra r interés, indiferen cia, desprecio, an sied ad respecto a lo que es­
tam os o se eslá diciendo. P o r eDo, co n trib u y en a la co n stru cció n del footing,
es decir, sirven p ara m o stra r qué posición a d o p tam o s frente a lo que se dice
y frente a los d em ás p a rtic ip a n te s en un a c o n tecim ien to com unicativo.
En los cu ad ro s siguientes se p u ed e a p re c ia r la m anera com o en alg u ­
no s estu d io s se clasifican esos efectos com unicativos:

Conductas evaluadas como cálidas o frías

C o n d u e la s c á lid a s C o n d u c ta s fr ía s

Lo m iro a los ojos T iene m ira d a gélida


Le toca la m an o Se b u rla
Se m ueve h a c ia él Finge b o ste z a r
S o n ríe a m en u d o F ru n c e el en trecejo
Lo m ira d e la cab eza a los pies Se aleja de él
T iene c a ra d e felicidad M ira al cieloraso
S o n ríe con la boca ab ie rta Se e sc a rb a los d ien tes
H ace m u ecas S acu d e n eg ativ am en te la cabeza
Se sie n ta d ire c ta m e n te fren te a él Se lim p ia las u ñ as
M ueve la cab ez a afirm a tiv a m e n te A parta la vista
P liega los lab io s H ace p u c h e ro s
Se lam e los lab io s F um a in c e sa n te m e n te
L evanta las cejas H ace so n a r los dedos
T ien e los ojos m uy ab ierto s P asea la m ira d a p o r la h ab itació n
H ace gesto s expresivos con las m an o s Se lim p ia las m an o s
m ie n tra s h ab la
L an za m ira d a s rá p id a s Ju e g a con los ex trem o s a b ie rto s de los
cabellos
Se estira Se h u ele el cabello
E x traíd o d e G. L. C lore. N. H . W iggins y S. Iik in , «Judging At tractio n fro m Mon verba I Behavior: the
G ain P henom enon», Journal o f C onsulting a n d Clinical Psychology, 1975, 43. pp. 491-497. C opyright 1975 p o r
A m erican Psychological A ssocialion. R ep ro d u cid o con perm iso. (E n K napp, 1980: 195.)
<v n a>
03 a
cr a cO «c/>
0 <d ‘5)
■si 0u
c O
<75 O O

Textos académicos registrándote en http://www.AWSurveys.com?R=Osterman77


o

bD
'C
;c
Q fc
; o 2:

<
0/> T3
5u __s
O
C5 es
cr Q.
0 C</5) ‘5b :13<i>*ccj
c O
<75 o 1 •= •- o
L> > (/)

T3 C5
a¿ 'o>' u-
"O O
a* tí c3
1 2 0 2 60 £ cí
a a u —1
Q 0 c 0 CvJ 0 3
L. '—^ 0 '— c O
P- O \Z 1—1 O

.O

S
£á -o .2
,-«

OO2

O O
£ o

o o .2
cc ooí
ea
a
o
c
o o
P- o pu yj qj
54 I.A S CO SA S DF.l.D F.C IR

2.7. E lem en to s p araverb ales d e la oralid ad

E n la frontera e n tre el gesto y la p alab ra ap arece u n a serie de elem en ­


tos vocales a u n q u e no lingüísticos, que se p ro d u cen con los m ism os ó rg a ­
nos del a p a ra to de fonación h u m an o , si bien no se co n sid era que form en
p arte de la «lengua». N os referirem o s en este a p a rta d o a la calidad de la voz
y a las vocalizaciones.

2.7.1. L a voz

La calidad, es decir, la in ten sid ad y el tim b re de una voz (pensem os en


las conversaciones telefónicas) nos puede in d icar el sexo, la edad, d e term i­
n ados estados físicos com o la afonía, el resfriad o nasal, el asm a; d e te rm in a ­
dos estados an ím ico s com o el nerviosism o, la relajación, etc. —siem pre,
claro está, con posibilidades de error.
H ay cierto s aspecto s de la calid ad de una voz que se deben a c a ra c te ­
rísticas fisiológicas, es d ecir que d ep en d e de la co n fig u ració n específica de
las diferentes partes que co m p o n en el ap a ra to de fonación h u m an o . Así, no
hay dos voces iguales, p u esto que no hay dos p erso n as iguales; existen vo­
ces características de la infancia y de la edad a d u lta o de la vejez, existen
voces m asculinas y voces fem eninas. A hora bien, existen fro n teras d ifusas
y, adem ás, com o ya se ha señ alad o (G raddol y Svvann, 1989; T usón, 1998),
la calidad de la voz se p uede m o d u la r p a ra co n seg u ir d e te rm in a d o s efectos
o p ara m an ifestar d eterm in ad a s intenciones. Así, un m ensaje puede ser su ­
su rrad o , gritado, dicho con iro n ía, con seriedad, en bro m a, etc.
O bsérvense, en el c u ad ro de la p ág in a 51, los m atices que pueden lle­
g ar a ap reciarse a través de la calid ad de la voz.
P or o tra parte, en cada g ru p o social se asocian d e term in a d o s valores a
la calidad de la voz. E n n u e stro en to rn o , p o r ejem plo, se valora m ás p a ra el
uso p ú b lico u na voz grave que una voz aguda, ya que la p rim era se asocia
con la seguridad, la cap acid ad de to m a r d ecisiones de c a rá c te r público, y
esto no es ex trañ o p u esto que la voz grave es la típ icam en te m asculina ad u l­
ta y es la voz de los h o m b res la que h istó ric a m en te ha o cu p ad o los espacios
públicos en n u estras sociedades.

2 .7 .2 . L a s v o c a l iz a c io n e s

P o r «vocalizaciones» se en tien d en los so n id o s o ru id o s que salen p o r la


boca, que no son «palabras», p ero que d esem p eñ an funciones c o m u n ic a ti­
vas im p o rtan tes. Pueden servir p a ra asen tir, p a ra m o s tra r d esacu erd o o im ­
paciencia, p a ra p ed ir la p alab ra o p a ra m a n te n e r el tu rn o , p ara m o s tra r a d ­
m iración o desprecio h acia q uien habla o hacia lo que dice (el n o m b re de
grondisem es que les dio K erbrat-O recchioni ha sido tra d u cid o p o r Nuss-
b aum com o gruñem as, y L om as ha p ro p u esto que se p o d ría h a b la r tam b ién
de gocem os [¡sic!]). N o rm alm en te se p ro d u cen en co m b in ació n con gestos
faciales o de o tra s p arte s del c u erp o (m anos, h om bros, piernas...) y tienen
00 C

Textos académicos registrándote en http://www.AWSurveys.com?R=Osterman77


h (X
J= w
Características de las experiencias vocales contenidas en el test de sensibilidad emocional

«
‘E i)
CJ S>■o
(3
o _D
0J a o 1)
-O «3 a
É _c U (U V
«= - D C - r
«a t
a a
a <3 -C o e ju 'ü f£l Ofl
•• ™
U & •o G
CQ c
_c -O o ■o
b £

2 "o a
5-^2

fe £ a c
£
O -Q o
£ £ f

«* c
c E °
E
o bu-
2

11
¿2
56 LAS C O SA S DEL DECIR

un valor interactivo a veces crucial. D esatender lo que nos indican esos


«ruidos» o in terpre tarlo s de m anera equivocada puede ser fuente de m alen­
tendidos o de incom prensiones m ás globales. A co n tin u ació n en u m eram o s
algunas de esas vocalizaciones:

inhalaciones
exhalaciones (suspiros, bufidos)
carraspeo
silbidos
chasquidos
tos
eructos
alargamientos
ruidos de relleno (e:::, a:::...)
risas (burla, alegría...)
llantos (pena, llamada)
onomatopeyas (paf, bum, aj, buf, aug...)

C om o venim os señalando en los ap a rtad o s an terio res, el significado in­


teractivo de tales elem entos varía de situ ació n a situación y de un grupo
cultura] (o subcultural) a otro. Además, lo m ism o que o cu rre con los ele­
m entos proxém icos y cinésicos, se les suele p re sta r poca atención cu an d o se
a n alizan las lenguas o cuando, p o r ejem plo, se enseña una lengua extranje­
ra. Las consecuencias de ese descuido p ro d u cen una visión parcial y lim ita­
da de lo que son los usos com unicativos y pueden in d u cir a co m eter errores
de producción y de in terp re tació n a quienes se co m u n ican en una lengua
extranjera.

2.8. C aracterísticas lin g ü ístico -tex tu a les d el d iscu rso oral

2.8.1. E l NIVEL FÓNICO

U no de los p rim ero s aspectos del d iscu rso oral que debe llam ar la
atención es la variedad en la p ron u n cia ció n . Cuando se describe el plano
fónico de una lengua se explica sobre todo su sistem a fonológico y los aló-
fonos o variantes fonéticas que resu ltan p o r con tacto de unos sonidos con
otros en la tira fónica. Sin em bargo, tal com o ha m ostrado desde hace largo
tiem po la dialectología o com o m ás recien tem en te se m u estra a través de
los estudios que se e n m arcan en la teoría de la variación, las realizaciones
fonéticas están en correlación con variables sociales de todo tipo y la h ete­
rogeneidad en la pro n u n ciació n es un hecho insoslayable, com o lo es en los
otros planos de análisis de la lengua. B ásicam ente se habla de c u atro tipos
de variedades:

1. V ariedad dialectal, geográfica o diató p ica (dialectos geográficos).


2. V ariedad social o d iastrática (dialectos sociales o sociolectos).
3. V ariedad situacional, funcional o diafásica (registros).
4. V ariedad individual o estilo (idiolecto).
EL DISC U R SO ORAL 57

C ada u n a de t ; a s v a ried ad es se c a ra c te riz a p o r u n o s rasgos fo n é ti­


cos, a d em á s de o tro s léxico s y a lg u n o s m o rio sin láclico s. P ero, a sí co m o
la e sc ritu ra , p o r su p ro p ia n a tu ra le z a (véase el c a p ítu lo sig u ien te), es n eu ­
tra resp ecto al nivel fónico, el h a b la n o s in fo rm a so b re c a ra c te rístic a s
p sicosociales y cu ltu rale s: so b re el origen g eográfico, so b re el o rig en so ­
cial, so b re elem en to s de la situ ac ió n o so b re alg u n a s c a ra c te rístic a s p e r­
sonales. De h echo, cu a n d o una p e rso n a se d isp o n e a h a b la r, n e c e sa ria ­
m ente tiene que «elegir» e n tre su re p e rto rio fonético, y el re su lta d o será

Textos académicos registrándote en http://www.AWSurveys.com?R=Osterman77


u n a fo rm a de p ro n u n c ia c ió n m ás o m en o s « neutra», m ás o m enos « m ar­
cada», p e ro sie m p re con u n a carg a de sig n ificad o so c io c u ltu ral. La m a n e ­
ra de p ro n u n c ia r gen era a c titu d e s h a c ia los h a b la n te s, a c titu d e s p o sitiv as
o n egativas que p u ed en d e riv a r o p ro v e n ir de p re ju ic io s o de e stereo tip o s.
Así, p o d em o s o ír que alg u ien dice que tales p erso n a s «se co m en las le­
tras» v h a b la n m al, a u n q u e su fo rm a de p ro n u n c ia r sea la q u e c o rre sp o n ­
de a la m ay o ría de la po b lació n (so b re el tem a de los p reju icio s lin g ü ísti­
cos, véase T usón, 1988) o q u e o tra s h a b la n bien p o rq u e « p ro n u n c ian to ­
d as las letras». Ya R o sen b lat (1964) d isc u tió a m p lia m e n te el e fecto «feti­
chista» de la e sc ritu ra so b re lo q u e se c o n sid e ra «correcto» o « incorrecto»
en la p ro n u n c ia c ió n .
R especto a las d ife re n c ias fo n éticas e n tre los h is p a n o h a b la n te s se ha
e scrito m ucho, e sp ecialm en te en el á m b ito de la d ia lecto lo g ía geo g ráfica.
A ctualm ente, p ara el esp añ o l, se a c e p ta n d o s n o rm a s, la se p te n trio n a l y la
m erid io n a l o a tlá n tic a (A larcos, 1994). P ero tal co m o señ ala c rític a m e n te
V era,

[...1 al m arg en de b u e n a s intenciones, lo cierto es que, en lo q u e se refiere a la


fonología, la n o rm a a cad é m ica n o acep la de esas llam ad as m o d alid ad es a tlá n ­
ticas (an d alu za, ca n a ria , y v aried ad es h isp a n o a m e ric a n a s), m ás que dos fen ó ­
m en o s altern ativ o s a la p ro n u n ciació n oficial m in o rita ria , seseo y yeísm o , e n ­
tre los d em ás rasg o s específicos, g eo g ráfic am en te extensos, que c a ra c te riz a n el
h ab la cu lta y p restig iad a de la m ay o ría de los u su a rio s del idiom a. Y es que, en
lo esen cial, v al m argen de que p u ed a se r o tro el c o n c e p to de norm alidad con
q u e se tra b a ja , sigue sie n d o válido p ara la n o rm a oficial el c rite rio de T. N ava­
rro (1918, p. 8), que establece «com o n o n n a g eneral de buena p ro n u n ciació n
la que se asa corrientem ente en Castilla en la co n v ersació n de las p erso n as ilus­
trad as» (V era H idalgo, 1997: 11).

De h ech o , el c o n ce p to de «n o rm a lin g ü ística» , que se p u ed e a p lic a r


con poca d iscu sió n a la e sc ritu ra , resu lta o b jeto de d eb a te c u a n d o se re ­
fiere a la p ro n u n c ia c ió n . R o sen b lal ha señ a la d o en m ú ltip le s o casio n es
(véase, a m odo de ejem p lo , R o sen b lat, 1962, 1964 y 1967) las d ificu lta d e s
que e n tra ñ a d e c id ir cuál es la p ro n u n c ia c ió n c o rre c ta . C om o no p u ed e ex­
tra ñ a r, esas o p cio n es se to m a n de a c u e rd o con d e te rm in a d o s c e n tro s de
d ecisió n c u ltu ra l o p o lítica no ex en to s de o p cio n es id eoló g icas m ás o m e ­
nos elitistas. U na vez se d ecid e lo que está d e n tro de la n o rm a , lo q u e q u e ­
d a fuera, al m arg en , es lo q u e re s u lta rá o b jeto de ev alu a ció n n egativa o,
en el m ejo r de los casos, se c o n sid e ra rá c o m o algo «castizo» o «gracioso».
Sin em b arg o , u na m ism a p erso n a, d e p e n d ie n d o del even to co m u n icativ o ,
58 LAS CO SAS DEL DECIR

de sus in ten cio n es o fin alid ad es, del to n o de la in te ra c c ió n , p o r ejem plo,


pued e o p ta r — con m ay o r o m e n o r c o n tro l c o n sc ie n te — p o r un tip o de
p ro n u n c ia c ió n m ás rela ja d o o m ás c u id ad o ; o p u e d e c a m b ia r de «acento»
al c a m b ia r de a c tiv id a d co m u n ic ativ a , p o r ejem p lo p a ra p a sa r de u n a ex ­
posición seria a un relato gracio so . A hora b ien , no to d as las p e rso n a s tie­
nen las m ism as p osib ilid ad es de c a m b ia r de varied ad , ya que no íodas,
com o d ecía m o s an tes (véase el § 2.4), tie n e n el m ism o acceso a los b ienes
lingüísticos.
La P rosod ia (entonación, in ten sid ad , ritm o) con stitu y e otro de los a s­
pectos específicos de la o ralid ad y de gran interés p or su productividad co ­
m unicativa.
U tilizam os la entonación p a ra o rg a n iz ar la inform ación, tan to p o r su
función sintáctica p ara señ a la r la m odalidad oracional (enunciativa, in te­
rrogativa, exclam ativa) com o p or su función enfática y m o d alizad o ra, ya
que nos perm ite m a rc a r el foco tem ático o d e stacar d eterm in ad o s elem en ­
tos estru ctu rales (H idalgo, 1997).
E n len g u as com o el esp añ o l, lla m a d a s de « acento libre», la in te n si­
dad, ad em á s de d is tin g u ir sig n ificad o s (las d istin c io n es e n tre «célebre /
celebre / celebré» o «vera / verá» son ejem p lo s típicos), sirve, tam b ién ,
co m o en el caso de la e n to n a c ió n , p a ra m a rc a r énfasis, p u esto q u e u n a
m ay o r in te n sid a d a rtic u la to ria se suele c o rre sp o n d e r con el foco in fo rm a ­
tivo, p o r ejem plo.
T am b ién el ritm o, en el in te rio r de los g ru p o s to n ales o la p resen cia /
au sen cia de p ausas m ás o m en o s larg as e n tre lo que sería n g ru p o s c a n ó ­
nicos tiene fu n cio n es sin tá c tic a s y, ad em á s, nos sirve p a ra se ñ a la r e in te r­
p re ta r a c titu d es; p o r ejem plo, un ritm o ráp id o se aso cia co n u n c ie rto e s­
tad o de nerviosism o, m ie n tra s q u e un ritrn o len to se aso cia con un estad o
m ás relajado, m ás seg u ro . A dem ás d e la fu n c ió n co n v en cio n al p a ra se p a ­
ra r g ru p o s tónicos, las p a u sa s se u tiliz a n con v alo r e n fático . E n ese s e n ti­
do, fu n cio n an com o re cu rso s p a ra c re a r ex p ectació n o p a ra m a rc a r q uién
tiene el poder; por ejem p lo , en u n a clase el p ro fe so r p u e d e u tiliz arla s
p a ra h a c e r callar, o un político p uede u tiliz a rla s en su d isc u rso p a ra s e ñ a ­
la r que «controla» el tiem p o . P o r ello, las p a u sa s y los silen cio s pued en
serv ir de p istas p ara d e sc u b rir rela c io n e s de p o d e r (en un ex am en oral,
p o r ejem plo, no es lo m ism o si calla q u ien ex am in a o la p erso n a e x am i­
nada).

2 .8 .2 . E l n iv e l m o r f o s in t á c t ic o

E n el discu rso oral, la com p lejid ad sin táctica p uede ser m ayor o m e n o r
según el tipo de evento de que se trate. E n tre u n a pieza o ra to ria y u n a c o n ­
versación esp o n tán ea en co n trarem o s, lógicam ente, diferencias notables, ya
que la prim era, probablem ente, h a b rá sido p rep arad a — tal vez, incluso p o r
escrito — y responderá a d eterm in ad o s p atro n es retóricos elaborados; en el
caso de la conversación, la p ro p ia esp o n tan eid ad de la situación lleva co n si­
go expresiones de d uda, repeticiones, titubeos, cam bios de estrate g ia sin-
EL DISC U R SO ORAL 59

láctica, discordancias, uso de m uletillas o coletillas, piezas de relleno y


com pletadores, etc. (Cortés, 1991).
D ebido a la co p resen c ia de los in te rlo c u to res y al hecho de que c o m ­
p arten u n a localización esp acial y te m p o ra l es m uy co m ú n y c a ra c te rís ti­
co el uso de elem en to s d cícticos. La deixis p erso n al, espacial, tem p o ral y
social (véanse los c a p ítu lo s 4, 5 y 6) p e rm ite n refe rirse a esos p a rá m e tro s
co n tex tú ales e ir c o n stru y e n d o c o o p e ra tiv a m en te el m a rco en el q u e se
d esarro lla el evento.
E n g en eral, p u esto q u e se tien d e a fa c ilita r la c o m p re n sió n p o r p a r ­
te de la a u d ie n c ia , en las fo rm a s m ás c o m u n e s y h a b itu a le s de d isc u rso
oral se tien d e al uso a b u n d a n te de la y u x ta p o sic ió n y la c o o rd in a c ió n
p a ra re la c io n a r o ra c io n e s y a u n m e n o r uso de nex o s de su b o rd in a c ió n .
El o rd e n de las p a la b ra s sirve en m u ch o s ca so s p a ra s e ñ a la r el foco in ­
form ativ o. E n efecto, el fe n ó m en o c o n o c id o co m o « te m atizació n » c o n ­
siste p re c isa m e n te en a lte ra r el o rd e n ca n ó n ic o de S ujeto -V erb o -O b jeto
y co lo c a r al in icio t 1 e le m e n to q u e se q u ie re re s a lta r, in d e p e n d ie n te m e n ­
te de la fu n ció n s in tá c tic a q u e d e se m p e ñ e y, m uy a m en u d o , ese e le m e n ­
to se p ro n u n c ia con m a y o r in te n sid a d y se sep a ra del re s to p o r u n a p e ­
q u eñ a p ausa:

A — a l a C arm en —I yo no la puedo ni ver \

La selección sin tác tic a tam b ié n sirve com o m a rc a d o r de la variedad


funcional o reg istro que se u tiliza. E n g en eral, se p uede d e cir q u e a m e­
n o r co m plejidad sin tác tic a se c o rre sp o n d e un reg istro m ás colo q u ial y a
m ayor co m plejidad sin tá c tic a, un reg istro m ás fo rm al o culto (véase el ca ­
p ítu lo 11).
Dado el grado de im previsibilidad y de im provisación característico del
discurso oral, es com ún que quien habla m odalice muy a m en u d o aquello
que dice, ya sea p ara m o stra r d u d a o seguridad o p ara señ alar su actitud
respecto al contenido de sus palabras. E xpresiones del tipo

y o creo,
y o d iría,
a m í m e parece,
n o s é tú q u é p e n s a rá s , p e r o y o ...

T am bién la utilización del condicional, de la m o dalidad in terrogativa o


de m arcadores de aspecto sirven a esos fines. Del m ism o m odo, la ap ela­
ción al «otro», la dem an d a de validación o evaluación de lo que estam os d i­
ciendo o el uso de retro alim en tad o res se usan con fines claram en te in te ra c­
tivos (Schiffrin, 1987).
E n la in te rse c c ió n e n tre las v o calizacio n es, el léxico y la m o rfosin-
taxis se observa el uso de e x p re sio n e s q u e m u e s tra n la a c titu d y q u e tie ­
nen u n a s fu n cio n es m o d a liz a d o ra s, in te ra c tiv a s y exp resiv as m uy evi­
den tes.
60 LAS C O SA S DEL DECIR

Actitud ante un hecho (verbal o no) Actitud ante el receptor

¡m ierda! ¡reina!
¡ay! ¡cariño!
¡hostia! ¡cabrón!
¡m adre mía! ¡imbécil!
¡cielo santo! ¡guapo!
Textos académicos registrándote en http://www.AWSurveys.com?R=Osterman77

¡oh! ¡capullo!
¡guau! ¡boluda!
¡cono! ¡sonso!
¡pucha! ¡resala!
¡ostras! ¡cielito!
¡'cagoenla! ¡mi am or!
¡chiguagua! ¡asqueroso

El estudio de la sintaxis de la lengua oral a p a rtir de d o cum en tos a u ­


ténticos transcrito s está d esarro llán d o se cada vez m ás d en tro de la c o rrien ­
te den o m in ad a prag m ática lingüística o p rag m ag ram ática (véanse, a m odo
de ejem plo, los trabajos realizados p o r Vigara, 1980, 1992; Cortés, 1991,
1992, 1994; G allardo, 1996, 1998, y los ya citados de B riz y sus co lab o rad o ­
res, en lo que se refiere al español). Sin duda, los resultados de esos estu ­
dios serán de un valor incalculable p ara en te n d e r m ás y m ejor lo que son
las lenguas.

2.8.3. E l n i v e l í.Éxico

T radicionalm ente, el léxico ha sido el p lan o lingüístico que se ha pu es­


to m ás en relación con factores culturales, d ebido a que las p alabras sirven
p ara n o m b rar aquello que se considera p arte del co njunto de valores, cre e n ­
cias, objetos, actividades y p ersonas que configuran una cu ltu ra. E n efecto,
si repasam os el origen del léxico de la lengua española ap ren d erem o s m u ­
cho sobre los diferentes pueblos que han en tra d o en con tacto (m ás o m enos
forzoso o de buen grado) a lo largo de la historia; el tipo de préstam os de
otras lenguas nos h ab lará n de las esferas de actividades que influyeron
de unos pueblos a otros, etc.
Desde el punto de vista del d iscu rso oral y d ependiendo del evento, la
variación léxica sirve para m a rc a r el registro, el tono de la interacción, las
finalidades que se p retenden conseguir, a la vez que puede ser u n a in d ica­
dora de características socioculturales de los p articip an tes. Podem os h ab lar
de un léxico m ás o m enos culto, cuidado, técnico-jergal, relajado, com ún,
form al, barriobajero, m arginal, argot, etc.
El léxico está, así pues, en estrecha relación con la diversidad sociocul­
tu ral en el seno de u n a m ism a cu ltu ra. Así, se puede e stu d ia r el léxico ca ­
racterístico de d iferentes g rupos d en tro de una m ism a sociedad, p o r ejem ­
plo las diferencias e n tre el léxico de:
EL DISC U R SO ORAL 61

— hom bres / m ujeres,


— m edio rural / m edio urbano,
— diferentes profesiones,
— argot.

El léxico es un m a rcad o r de la p erten en cia a un grupo. Piénsese en los


argots juveniles, en las jerg as de la d elincuencia o en el léxico utilizado p or
los m édicos. En estos tres casos, sab er u tiliz a r el léxico adecuado en el m o­

Textos académicos registrándote en http://www.AWSurveys.com?R=Osterman77


m ento preciso puede convertirse en un signo de perten en cia al grupo y es
uno de los m edios usados p ara co n situ tirlo com o tal.
O tra de las características del d iscurso oral en este nivel tiene que ver
con el bajo grado de densidad léxica y el alto grado de red u n d an cia. Como
consecuencia de que se co m p arte el contexto y de que los p a rticip an tes van
construyendo co n ju n tam e n te el sentido de la in teracción se p ro d u cen rep e ­
ticiones, paráfrasis, se u tilizan p alab ras com odín, deícticos, p ro fo rm as léxi­
cas (del tipo hecho, cosa, etc.). Si alguien no entiende, puede ped ir a c la ra­
ciones o repeticiones y q uien estaba h ab lan d o tendrá que acceder a esas pe­
ticiones si quiere que las cosas vayan bien. E sto c o n trasta con lo que se
produce en la escritura, com o verem os en el capítulo siguiente, ya que en
ese caso quien lee es quien tiene que volver atrá s y rep etir la lectura si no
entiende algo, p o r lo que se da un alto grado de den sid ad léxica y u n bajo
grado de red undancia.

2.8.4. L a o r g a n iz a c ió n t e x t u a l y d is c u r s iv a

Todo lo dicho hasta ah o ra se refleja en el tipo de organización textual y


discursiva de la com unicación oral. En p rim er lugar, hay que ten er en cuenta
que es m ulticanal, en el sentido de que hay que a ten d e r no sólo a lo p u ra ­
m ente lingüístico sino tam bién a lo paraverbal, lo cinésico y lo proxém ico.
Las m anifestaciones m ás típicas de la oralidad son d ia lo g a les, con dos
o m ás interlocutores; tam b ién se p ro d u cen eventos o secuencias m onologa-
les, au n q u e siem pre enco n trarem o s m arcas, verbales o no verbales, in terac ­
tivas. P or lo tanto, algo esencial del discu rso oral es que constituye u n a «ac­
ción entre individuos» (pensem os que si se dice que una persona «habla
sola» se está señalando una característica asocial o de cierta p ertu rb ació n
m ental).
E n los casos de discursos m o n o lo g a le s o m onogestionados h ab rá que
aten d e r a varios aspectos. P o r u n a parte, aquellos que sirven p ara o rg an izar
la estru ctu ra del texto (p resentación-progresión inform ativa-finalización).
Por otra parte, se tiene que p re sta r aten ció n a cóm o las form as lingüísticas
y textuales sirven p ara d a r coherencia al discurso, tan to los m arcad o res dis­
cursivos com o las secuencias textuales que aparecen. E n tercer lugar, resul­
ta m uy interesante observar las m arcas interactivas verbales y no verbales
que p resen tan los textos m onogestionados y que son una m u estra clara de
esa «dialogicidad» característica de cu a lq u ier tipo de com u n icació n h u m a ­
na. A con tin u ació n presen tam o s algunos de esos elem entos, a m odo de ilus­
tración.
62 LAS COSAS DEL DECIR

Estructura Marcas de coherencia Marcas de interacción


Presen lación Marcadores discursivos Elementos cinésicos
resumen ordenadores gestos
anticipación organizadores maneras
ordenación conecto res posturas
Progresión infonnativa operadores Elementos proxémicos
continuidad Secuencias textuales lugares
cambio narrativa distancias
contraste explicativa Formas verbales de apelación
Finalización argumentativa deixis personal y social
recapitulación descriptiva muletillas tipo ¿no?, ¿de
resumen acuerdo?
coletillas referencia al conocimiento
cierre compartido
diálogos «retóricos»

F inalm ente, es im p o rtan te observar el tipo de «escenario» en que se


produce e) m onólogo, es decir, la localización espacial y tem poral, su o rg a ­
nización interna y su significación sociocultural. El ejem plo que p ro p o n e ­
m os a co n tin u ació n es el inicio de un noticiario, u n ejem plo parad ig m ático
de discurso m onologal y m onogestionado, ya que la audiencia no está p re ­
sente en el estudio de televisión y no tiene posibilidad de intervenir. Aun
así, existen claras m arcas interactivas (líneas 2, 7, 9, 24) y coloquiales (aquí
sólo señalam os las m arcas verbales con negrita). La m anera en que co m ien ­
za LM, el locutor, después de salu d a r es un ejem plo de apelación al con o ci­
m iento com partido, ya que se su p o n e que la au d ien cia sabe a qué se refiere
cuando dice «no hay: explicaciones ni dimisionesM».

[Se abre el informativo con la sintonía del programa mientras una voz presenta al locutor
Luis Marinas]
1. [sintonía] V las noliciasMI con luís mariñasNJIl [final de la sintonía]
2. LM buenas noches\l no hay: explicaciones ni dimisionesM
3. treinta y dos lloras despué:s del incidente—II protagonizado ayerM
4. por dos ecologistas que práctica men te\J
5. se simaron sobre las cabezas de los reyesM en un acLo\J
6. de gran trascendencia^ internacional^ no ha habidoM ninguna reacciónMI
7. la eficacia de nuestro s servicios de segunda: ha quedado en entredicho\l
8. en unas imágenes que han dado ho:y la vuelta al mundoM1
[mientras habla LM se ofrecen las imágenes del incidente]
9. vean\JI vean ustedes\l cómo los dos miembros de grinpis\l
10, escalaron la estructura metálica del lugar donde se celebraba el acLoMl
[se continúan mostrando las imágenes. Se oye la voz del rey: «R se levanta la sesión»]
] 1. ahora se dicc\l que francotiradores de las fuerzas de seguridad de) esladoMI
12. vigilaron\J todos sus movimientosMl
13. para abatirles en ca:so de que hubieran intentado un atentadoMl
14. no:: se les persiguió dicen\l en las ahurasNJ
15. al considerar que sólo in ten taba nMi un actoM propagandist icoM
16. no violento\Jl claro estáMI una vez ocurrido el incidente^
17. voces oficiales afirman ahoraM que la seguridad del rey no corrió peligroM
18. en ningún momentoNil pero esto:: no está tan claroNJ
19. por eso la pregunta se mantiene^!
EL D ISC UR SO ORAL 63

20. ¿funciona la seguridad del personaje más protegido de este país?!l


21. desde luego que las imágenes que han dado la vuelta al m undo y que
22. ustedes venNJI no lo confirmanNjl para los grupos de oposición\J
23. lo ocurrido es\Jl rídículoNll e increíbleNJll por otro ladoM má:s que increíbleNí!
24 lo que les vamos a co n tar ha sido lerroríficoMI
25. cuarenta y ocho miembros de una misma secia han aparecido muertosM
26. en dos localidades de siti2a\ll matanzaMl o suicidio colectivoMI ésta es\l
27. una de las cuestiones que trata remos hoy\J en las noticiasNJI aniesNÍI
28. otros titulares del díaNlll

Frente a un discurso m onologal realizad o p o r un profesional de la p a ­


labra, experto y que seg u ram en te se apoya en aJgún tipo de d o cu m en to es­
crito, obsérvese aho ra el inicio de u n a exposición oral realizada p o r u n es­
tu d ian te de p rim er curso de universidad:

1. Bueno me llamo Alfonso I he hecho el:: hice el bup y el cou en:: soy del Valles pero
2. lo hice hace dos o tres años y al final pues I me he decidido por hace:r magisterio II entonces hoy
3. no sabía de qué hablar y bueno el tema que he elegido es así un poco el I nuestro primer lenguaje
4. que es el lenguaje no verbal ¿no? II que:: bueno viene desde nuestros ante... bueno gran
5. antepasados hasta digamos nosotros mismos desde niños II entonces I el título un poco sería pues
6. el el gesto mm un detector I (rb]estoy nerviosísimo] II si nos fijamos el I e: todas las personas eh I
7. se manifiestan bueno mediante continuos gestos mímicas I y toda esta serie de gestos y actitudes
8. dan al a nuestro interlocutor una gran cantidad de: de de conocimiento respecto a nosotros II

M ás adelante, un poco m ás tranquilo, Alfonso em pieza a c o n e cta r m u ­


cho m ás con la audien cia (form ada p o r su p ro feso ra y sus co m p añ e ro s y
sus com pañeras) a través de diferen tes recursos; aun así, se p u eden o b se r­
var sus d ificultades p ara c re a r un texto oral fo rm al en diferen tes aspectos:

36. estamos en una sala de espera por ejemplo ¿no? una sala pública de una estación o de: I de un
37. aeropuerto II siempre nos encontramos a:! al I hiperienso ¿no? el hipertenso él está todo el rato
38. mii-ando el reloj chupando el cigarro que bueno lo muerde casi frisas] lo lira al poco al enseguida
39. lo cambia por otro y así ¿no? II luego e:l el placi el plácido bueno el plácido está en la estación y:
40. degusta el cigarro lanza volutas regulares las controla hace aritos [risas]ll luego la persona
41. superactiva ¿no? y neiviosa que está todo el rato mm igual qu- como el un poco como e) activo ¿no?
42. mii-ando el el reloj ’ en fin la cuestión es ’ es ocupar el tiempo I el cigarro es digamos una l mm
43. una una herramienta más de: de espera II y bueno y luego ya también por la forma de coger el
44. cigarro 11también so puede:: un poco reflejar la personalidad interior de cada uno II la:: si os
45. fijáis las chicas la mayoría I cogéis el cigarro con los dedos extendidos en la punta y dice que esto
46. refleja la: la búsqueda de la elegancia y el refinamiento Irisaslll luego en cambio el doblar los los
47. dedos y cogerlo así' es e:l' el típico chico bueno y más que un chico que:: masculino se refleja
48. su fuerza su virilidad [risas! Iy luego también el personaje que coge el cigarro entre el pulgar y el
49. el índice que el el digamos el I el fumador que bueno que coge un cigarro que con la colilla
50. enciende el próximo 1¿no? y: bueno ¡ ya está con todo esto un poco vengo a ' a reflejar que:: en
51. fin que el:: lenguaje gestual es muy ' muy importante [risas] II bueno ya estálll

E n el caso del discurso d ia lo g a l hay que a te n d e r a su organización es­


tru ctu ra l en tu m o s de p alab ra (véase el a p a rta d o 2.2). C om o ya hem os se­
ñalado en o tro lugar (Tusón, 1995a), una p rim era m an era de acercarse a los
diálogos es an alizar cóm o se o rganizan las tres secuencias básicas:

— Inicio (saludos, p reg u n tas, exclam aciones).


— Desarrollo (m antenim iento, cam bio, feedback, respuestas mínimas...).
— Final (ofrecim iento, aceptación, cierre).
64 LAS C O SA S DEL DECIR

C om o han observado los an alistas de la conversación, el inicio y el fi­


nal de las interaccio n es orales suelen resp o n d er a fó rm u las rituales específi­
cas de cad a grupo cultural o de cad a tipo de evento (véase, p o r ejem plo,
Schegloff y Sacks, 1975, o los trab ajo s de G offm an ya citados). S ab er in i­
c iar y te rm in a r una in teracció n de form a ad ecu ad a a las expectativas que
generan los diferentes tipos de eventos dialogales su p o n e un g rado de co m ­
peten cia com u n icativ a oral elevado, de ah í que no siem p re consigam os
Textos académicos registrándote en http://www.AWSurveys.com?R=Osterman77

n u estro s prop ó sito s y seam os capaces de d a r com ien zo o de fin alizar de for­
m a satisfacto ria u n e n c u e n tro com unicativo. El c u erp o cen tral de la in­
teracción es el que puede e sta r sujeto a m ay o r flexibilidad y d o n d e h ay que
ate n d e r a la form a com o se p ro d u c e la co -co n stru cció n y la negociación en
diferentes planos:

— interlocutivo,
— tem ático,
— de la posición de los hablantes,
— del tono,
— de las finalidades, etc.

U na p ro p u e s ta p a ra d a r c u e n ta con d e ta lle de la c o m p le jid a d d e los


d iálo g o s, e s p e c ia lm e n te c u a n d o se d a n e n tre tre s o m ás p a rtic ip a n te s , es
la qu e re fe rim o s a c o n tin u a c ió n , p e n sa d a e s p e c ífic a m e n te p a ra el a n á li­
sis de lo s d e b a te s televisivos del tip o talk sh o w y q u e se b a sa en la c o n s i­
d e ra c ió n de tre s d im e n sio n e s d e a n á lisis (C alsam ig lia et al., CAD, 1997):
la d im e n sió n in terlo cu tiva , la d im e n sió n tem á tica y la d im e n sió n e n u n ­
ciativa. De fo rm a e sq u e m á tic a e sta p ro p u e s ta se p u e d e p re s e n ta r co m o
sigue:

D im e n sio n e s para e l a n á lisis d e l d iscu rso

I. D im en sió n in terlocu tiva:


• C apital verbal: — n ú m e ro de to m as de p a la b ra
— n ú m e ro de p ala b ra s
— tiem p o o cu p ad o
• O rigen de las to m as de p alab ra: — A utoselección
— H eteroselección
• M odos de tran sició n : — P ausa
— S o lap am ien to
— In te rru p c ió n
• P apeles co m unicativos: — A serción
— P reg u n ta
— V alidación (acu erd o /d esacu e rd o )
— D em anda de validación
— R esp u esta
— G estión: — de los tu m o s de p alab ra
— de los tem as
— del c o n tra to co m u n icativ o
EL DISC U R SO ORAL 65

II. D im en sió n tem ática:


• C o n trib u ció n : — D irectiva
— Reactiva
— De relan zam ien to
— C ontinuativa
— D esligada
• E stru c tu ra c ió n tem ática

Textos académicos registrándote en http://www.AWSurveys.com?R=Osterman77


111. D im e n sió n en u n ciativa:
• M o d alid ad en u n ciativ a: — A pelativa («yo», «nosotros»)
— E locutiva («tú», «vosotros»)
— D elocutiva (3.“ p erso n a o im p erso n al)
• M odo d e o rg an izació n del discurso: — N arrativ o
— A rgum entativo
— D escriptivo
— D idáctico-explicativo

C om o puede apreciarse, la dim en sió n inlerlocutiva atien d e a la m ecá­


nica en que se organiza la interacció n y tiene en cu e n ta el espacio in teracti­
vo ocupado (el capital verbal), la m an era de to m a r la palabra y de p a sa r de
un tu rn o al siguiente, así com o la form a en que los diferentes particip an tes
co nstruyen una p arte de su id en tid ad a p a rtir de los papeles com unicativos
que desarrollan. E sta d im ensión nos p uede a p o rta r tina in fo rm ació n m uy
valiosa respecto a las d iferentes posiciones que a d o p ta cada in terlo c u to r y
al grado de control interactivo. P o r ejem plo, una p erso n a que interviene
m ucho pero o cu p an d o poco tiem po, q u e se au toselecciona casi siem pre,
que interviene tan to después de u n a p au sa com o so lap án d o se o in te rru m ­
piendo, que desem peña papeles co m unicativos de p reg u n ta, validación y
gestión, se co rresp o n d ería o bien con. el m o d e ra d o r de u n deb ate o con el
profesor en una clase.
La d im ensión tem ática atien d e a la actu a ció n que los d iferentes in ter­
locutores tienen respecto a la co n stru cció n tem ática, a qué tipo de co n tri­
buciones realizan y a qué papel desem p eñ an en lo que se refiere a la
propuesta, m antenim ien to y cam bio del conten id o in form ativo de la in ­
teracción.
F inalm ente la d im en sió n enunciativa atiende, p o r u n a p arte, a la posi­
ción de los diferentes sujetos respecto a lo que dicen y al resto de in terlo cu ­
tores y, p o r otra parte, a los recu rso s discursivo-textuales que u tilizan para
llevar a cabo sus finalidades com unicativas.
Com o ejem plo de fu n cio n am ien to de esta p ro p u esta de análisis p resen ­
tam os el siguiente ejem plo. Se tra ta de u n a pu esta en com ún en u n a clase
de lengua española de p rim e r cu rso en la universidad. Los estu d ian tes h an
leído en las sem anas an terio res a esta sesión la novela de S en d er La tesis de
Nancy, d u ran te un rato h an estad o tra b a jan d o en pequeños g ru p o s d iscu­
tiendo sobre el tem a, el arg u m en to , los personajes y el am b ie n te de la nove­
la. El fragm ento tran scrito recoge el m o m en to en que los portavoces de los
66 LA S CO SA S DE L DECIR

g ru p o s exponen al c o n ju n to de la clase el resu ltad o de sus discusiones. La


profesora (P) se va a cercan d o a los d iferentes g ru p o s con la g ra b a d o ra en la
m an o (la inicial «E» y el n ú m e ro d etrá s co rresp o n d e a los y las d iferentes
estu d ian tes que intervienen).

1. P — ¿me quieres explicar de qué trata la novela de: la lesis de nancy?


2. [risas]
3. E) — yol e pues I hay un personaje central =1= que se llama nancy ¿no?
4. P — -sssi= espera un momentol
5. Tía profesora apaga la grabadora y hace callar]
6. E l — buenol pues el libio nos presenta un personaje principal! que se llama nancyl
7. y: tiene que ir a hacer una tesisl va a españa ¿no?
8. y: hace su lesis sobre: el lenguaje que utilizan los gitanosl
9. enlonces lodo lo que le va ocurriendo! e: se lo escribe a su a su amiga belsy ¿no?l
10. enlonces el libro no- nos cuenta todas las aventuraslque vive nancy ¿no?l
11. con esta geniel que se enamora de un gitano! que: buenol
12. al finaII vuelve: vuelve a su país! y: se olvida de lodo ¿no? hace la lesisl
13. y ya esiál muy en generaII
14. P — quiero que expliques e: el argumentol la historia que se explica!
15. que se narra que se relata e:n en la novelal de senderl
16. E2 — pues es una chica extranjera que ha venido: a españa a hacer una tesis ¿no?
17. de unos esiudiosl y enlonccsl pues conoce a: a un gitano y se enamora de éll
\ 8. bueno y: siguen ¿no? y: uy ya empiezo con el no [risas]
19. bueno y se hac- y tienen amigas aquíll y ella encuentra cosas muy extrañas;
20. porque al compararlas con las suyas pues hay cosas que: de la lengual
21. no las entiende co:nl a la hora de utilizarla las confunde y:l
22. pues nada que hace el trabajo y luego al final pues se val
23. y se casa con su antiguo novio y: y ya está
24. [risas]
25. P — a veri lú quiero que me expliques a ver si sabes decirmel o decimos a todos)
26. cuál es el TEMA de la tesis de nancyl nos han explicao hasta ahora el argumentol
27. d- de qué va la historial etcéteral y ahora yo te pregunto el lemal en el fondo ¿eh?l
28. QUÉ es lo que está traiandol
29. E3 — pues está tratando de averiguar las costumbres de un país ¿no?l
30. y lo que:l y de un país de una zona en concretal está estudiando a los gitanos ¿no?
31. P — ==nol no tel no me refiero al lema de la lesis ¿eh? sino [risas]
32. al tema de la novelal ¿eh? qué hay delrás de esa historial cuál =es e!=
33. E3 — =pues= puede ser los problemas que tiene ella a la hora dc:l
34. entender las palabras con doble significado ¿no? yol no sél
35. me ha hecho m ucha gracia cuando por ejemplo le dicen piropos y ella sólo cogel
36. una parte ¿no? o sea no:l no va delrás de lo quel o sea no:!
37. no entiende! lo que le quieren decir! ella sólo coge una parte
38. P — ==pon un ejemplo =de:l de=eso= de los piroposl
39. E3 — -p u e s- por ejemplo cuando =al principio^
40. P — =levanta= la voz! si no no te oyenl
41. E3 —al principio de la novela cuando dice: pasa por una calle y le dice estás buena ¿no?
42. y ella dice’ pues que buenos los españoles que se preocupan por la salud ¿no? y
43. [risas]
44. P — ¿y le dicen así? estás buena! =esol así= ie deben decir ¿no?
45. E3 — =bueno= o o tía buena o algo =deso=
46. P— =a::=
47. [risasj
EL D ISC UR SO ORAL 67

48. E3 — y no hay más ¿no? (...)


49. [P apaga la grabadora, de nuevo para hacer callar, y hace otra pregunta a E4]
50. E4 — que compara un poco ios dos pueblos o sea e: I
51. estados unidos y digamos españa un pocol las iradicione:sl las costumbre:sl
52. todo eso' además de la lengua y las diferencias que: que encuentra la'
53. la propia nancyi
54. F —¿alguien quiere añadir algo más?
55. [silencio]

Textos académicos registrándote en http://www.AWSurveys.com?R=Osterman77


56. E5 — yo creo que quiere hacer notar la diferencia entre lo que es la lengua:
57. oral españolal y la: e: y la escrita en realidadl lo que son:!
58. las palabras escritas y el significado que pueden tener en la orall que cambian!
59. P — [a E6] ¿tú qué dirías?
60. E6 — yo yo creo que pretende ridi- ridicu- ridiculizar al al al americanismol
61. F — ¿qué quieres decir? explícale un =poco mejor=
62. E6 — =pues muy senci=llo que: si para nosotros américa es un continente nuevol
63. moderno adelantado y todo estol pues aquí nos está presentando a una mujer que'
64. es lantítesis de todo estol o sea’ tonta —
65. [risas]
66. F — sigue siguel
67. E6 — incluso =hasla= sin ideas fijas porque a mí lo que más me ha chocao de -todo=
68. P — =ssst= II =¿qué^ quieres decir sin ideas fijas?
69. E6 — o sea lo que más me ha chocao de todo a mil de toda la novela ha sido el hecho 60
de que:lde quel o seaí nos presenta claramente que: esta mujer en un principio no se
70. enamora de del de currol sino que simplemente está con él para hacer su tesisl
71. o: o para lo que neces- para para lo que le necesilel pero necesitar!
72. luego con el tiempol nos presenta que sí que se enamora!
73. que verdaderamente está con él porque lo quiere! pero! se contradice eso!
74. o sea yo creo tonto que si quieres a una personal no te vas a por otra!
75. cuando como cuando se va para buscar al americanol después de un a:ño'
76. y después de:
77. [risas]
78. P —muy bienll [a E7] ¿a ti te ha guslao la novela? sinceridad ante todo!
79. E7 — hombre sí me ha gustado! lie encontrado anécdotas divertidasl me he reído!
80. y quio dicir me ha gustado y: no sé me ha presentado uní
81. un problema que podrían tener turist- bueno! gente extranjera aquí en españa'
82. y más en la parte suri
83. P — ¿qué problemas?
84. E7 — problemas respecto al vocabulariol por ejemplo eni no sé yo he entendido que
85. en américa no tienen palabras con doble sentido! sino que lasl
86. bueno eso es lo que me ha dado a entender porque ella cogía una palabra1
87. y la entendía! bueno en el buen sentido de la palabra y no con el doble sentido
88. que le damos aquí los españoles! no lo sé es que =(...)=
89. P — ^¿estáis= de acuerdo en esta conclusión a la que ha llegado::
90. E7 — dolores
91. P — ^=do!ores?
92. [silencio]
93. P — ¿quién ha dicho que no?ll a ver
94. E8 — que yo no estoy de acuerdo que en américa no tengan palabras de doble sentido1
95. seguro que sí que tienen! lo y lo que pienso es que naney ha: ha estudiado la
96. lengua española en su país! pero de una forma m- muerta!
97. bueno es decir con libros y aquí viene a hacer el estudio de una lengua viva!
98. entonces conoce palabras nuevas o palabras que: que en su lengua muerta pues
68 LAS C O SA S DEL DECIR

99. tenían un significado y aquíl pues resulla que lienen más ele uno según la en lo nación
100. el momenio elcéieral
101. P — gracias [silencio] a li no pobre que ya le locará el próximo dial
102. [risas] e::
103. E9 — [a sus compañeras] menos mal
104. P — [a E9] ¿podrías hablar un poquilo más sobre el personaje principal de la novela?
105. ya ha hablado un poco eduardo-
106. E10 — pues es una chica que: como han dichol viene a hacer una lesis sobre:
107. sobre la lengua ¿no?l entonces c: mm en un principio sí uliliza a currol
108. como un medio para eniender mm ]a^ palabrasl lo que significan las palabras
109. que a lo mejor le dicenl mml no sé
110. [silencio]
111. P — ¿alguien quiere añadir algo más sobre el personaje?
112. [risas]
113. E l i — sí II a mí no me ha dado la impresión de que es una chica que no tiene sus
114. sentimienios claros ni lo que quiere ni:l porque el hecho de que lo que han
115. explicado de que primero sí después no se enamora después se casa con el o (rol
1 16. ha: hecho un pocol se hace un poco de lío ella mismal
117. P — ¿alguien puede decir algo más?
118. El — yo lo que creo es que ella es muy liberal ¿no? es diferente y:l
119. se deja llevar bastarne por lo que pasa' por lo que sucede a su alrededorl
120. no liene manías ni’ no sél
121. P — [a otra estudíame] ssst II calla callal
122. [risas]
123. E12 — es que ella en su país puede ser libre y aquí pues los gitanos pues lienen unas
124. tradiciones de que es que si está con éll pues ni sale porla noche ni:
125. puede estar con nadie más ni nada deso! entonces clarol perol
126. pero ella es una exigente porque bueno lo que lo que hace es ulilizarlol
127. luego se e na moral pero también quiere que ÉL se pelee con el otro
128. con el abejorro ese [risas] también quiere que se que se pelee con él para que
129. le demuestre que sí que se quiere tal y cuall y luego se va con él i
130. pues ya: se está pasando ¿no?
131. E 13 — por este mismo molivo que ha dicho ellal creo que es una chica bastante abierta
132. bastante simpática v además que se se hace con todo el mundo no sél
133. entiende bastante bien la las costumbres de los gitanos y intenta' esiar al lado deUosI
134. y intentai comprenderles todo lo que dicen! la lengual cómo la usan y lodo estol
135. E14— == bueno lo que pasa es que es un cambio de estar de estar! de estar lan librel
136. a que él le diga que no que si sale con éll pues ya por la noche que no puede salirl
137. y ella pues haría lo que quisiesel porque allíl decía en la novelal
138. que allí los hombres no dirían esoll
139. E13 — por eso digo que es una chica bastante abierta!
140. E 1 4 — ya estáf
141. [risas]
142. P — a ver un momento que hay otral perdóni
143. El — es que yo creo que se trata de costumbres y de mentalidades diferentes ¿no?
144. o seal cada uno tiene su lenguaje su manera de pensa:rl
145. su manera de actua:r v enioncesl al ser diferentes pues chocanl es normali!

El recu en to del n ú m e ro de tu rn o s que o cu p a cad a p a rtic ip a n te y del


n ú m e ro de palab ras q u e u tiliza n o s lleva al sig u ien te resultado:
EL DISC U R SO ORAL 69

Capita! verbal

P articipantes Tum os Palabras


P 2 5 ( 4 6 ,3 % ) 275 (16,75 %)

El 4 198
E2 1 113
E3 6 151
E4 1 84

Textos académicos registrándote en http://www.AWSurveys.com?R=Osterman77


E5 1 43
E6 4 196
E7 3 118
E8 1 96
E9 1 2
E10 1 53
E ll 1 63
El 2 1 116
E13 2 71
El 4 2 63
S ubtotaJ E s 29 (53,7 %) 1.367 (83,25 %)
T o ta l 54 (1 0 0 % ) 1.642 (1 0 0 % )

C om o puede observarse, la profesora es —con m ucho— quien m ás ve­


ces tom a la palabra; ah o ra bien, el espacio que o cupa en n ú m e ro de p ala­
b ras supone un contrapeso a ese p rim e r resultado, es decir, interviene m u ­
chas voces, pero h abland o poco cad a vez. P o r su p arte, cada e stu d ian te in­
terviene pocas veces, pero con in tervenciones relativam ente largas.
En cu an to a los papeles com unicativos, el co ntraste en tre lo que hacen
la profesora y los estu d ian tes cu an d o h a b lan es altam en te significativo: la
profesora, pregunta, sanciona positiva o negativam ente, corrige, ordena', es
decir, gestiona los tu m o s, los tem as, los co n ten id o s y evalúa. Los e stu d ia n ­
tes, básicam ente, se lim itan a responder a las d em an d as de la p rofesora y
explican, describen, d an cu en ta de sus lecturas, excepto en la secuencia fi­
nal (118-141) en que se establece u n diálogo en tre varias estu d ian tes que
d iscuten sus respectivos p u n to s de vista.
El estilo de la profesora es casi siem pre d irecto y lacónico, ya que lo
que pretende es que sean los estu d ian tes quienes hablen; los estu d ian tes in ­
tentan e lab o rar sus respu estas, con m ayor o m en o r éxito, ya que sab en que
eso es lo que se espera de ellos.
Sirva esta m uestra p a ra te rm in ar este capítulo. P ro p o n em o s a quienes
lo están leyendo que prosigan el análisis de las o tras dim ensiones.
70 LAS C O SA S D E L DECIR

UN ARTE EN DESUSO

Asegurar que el hombre es un «animal racional» o «un ser pensante» parecen


definiciones algo pretenciosas, a la vista de cómo va el mundo. Quizá sea más ajus­
tado a la verdad decir que somos «animales dotados de lenguaje», animales que ha­
blan», incluso si se quiere, «animales parlanchines». Pero desde luego lo que cada
vez va siendo más difícil asegurar de nuestros congéneres es que sean animales que
conversan. Hablamos, pero no conversamos. Disputamos, pero rara vez discutimos.
La conversación no consiste en formular peticiones o súplicas, ni en ladrarse órde­
nes o amenazas, ni siquiera en susurrar halagos o promesas de amor. El arte de la
conversación es el estadio más sofisticado, más civilizado, de la comunicación por
medio de la palabra. Un arte hecho de inteligencia, de humor, de buenos argumen­
tos, de anécdotas e historias apropiadas, de atención a lo que dice el vecino, de res­
peto crítico, de cortesía... Es tan sofisticado y civilizado este arte que hoy probable­
mente sólo sigue estando al alcance de algunas tribus de Kalahari que desconocen
tanto la prisa funcional como la jerga cibemáutica.
Si los historiadores y testigos de la época no nos engañan, la gran época del
arte de la conversación en Europa fue el siglo xviu. Por lo visto, entonces Ja gente
—me refiero a la gente privilegiada, a quienes tenían la suerte de no ser tan nobles
como para que les disculparan socialmente la estupidez ni tan pobres como para
verse condenados a la ignorancia afanosa— solía reunirse en los salones presididos
por unas cuantas mujeres inteligentes para producir charlas que eran como peque­
ñas obras maestras efímeras. Nadie grabó esas conversaciones, no guardamos vídeos
que nos permitan rememorar lo que se dijo tal miércoles en casa de Madame du Dcf-
fand o aquel jueves en la de Madame Geoffrin. Sólo queda una especie de suave aro­
ma casi desvanecido que perfuma la correspondencia de ciertas damas con Voltaire
o algunas páginas de Diderot, de Gibbon, incluso de Rousseau. La fragancia de unas
palabras que no eran meras herramientas sino arte para disfrutar mejor la vida...
Me viene esta nostalgia de lo que no he conocido leyendo el delicioso ensayito
sobre la conversación que escribió el abate André Morellet como comentario a otro
anterior y no menos perspicaz de Jonathan Swift (Rivages-Payot, París). El abate
Morellet fue un amigo de los enciclopedistas (se le llamó «el teólogo de la Enciclope­
dia»), pero compuso su elogio de la buena conversación ya entrado el siglo xix,
cuando la época de los salones había terminado. Propone una serie de advertencias
sobre los defectos que impiden charlar civilizadamente: la falta de atención a lo que
dice el otro, el afán de ser gracioso a cualquier precio, la pedantería, el saltar sin ce­
sar de un tema a otro, la manía de llevar la contraria por sistema, etc. Creo que los
participantes habituales en las tertulias radiofónicas —sustituías mediáticas actuales
de aquellos salones— no perderían nada siguiendo algunos de sus consejos.
Asegura Morellet que «el movimiento de la conversación da al espíritu mayor
actividad, más firmeza a la memoria y al juicio mayor penetración». Y concluye que
«la conversación es la gran escuela del espíritu, no sólo en el sentido de que lo enri­
quece con conocimientos que difícilmente podría haber obtenido de otras fuentes,
sino también haciéndolo más vigoroso, más justo, más penetrante, más profundo».
Yo añadiría que nos hace también más civilizados y más humanos. Conversa)' fue un
arte en el que cualquiera podía sentii-se artista y a la vez disfrutar del talento ajeno.
Un arte muy barato, además; pero hoy sólo creemos en lo que compramos caro y en
lo que nos permite seguir comprando... (Fernando Savater, El País Semanal, agosto
de 1998.)
Textos académicos registrándote en http://www.AWSurveys.com?R=Osterman77
C a p ít u lo 3

EL DISCURSO ESCRITO

Con la e s c ritu r a , in s tr u m e n to efic a z y a m b iv a le n te , se h a n d e c la ra d o


g u e rra s y se h a n firm a d o tra ta d o s de paz; se h an d ifu n d id o se u d o te o ría s
o p o r tu n is ta s y se h a n fija d o los g ra n d e s d e s c u b rim ie n to s del p e n s a m ie n to
h o n esto ; g ra c ia s a la e s c ritu ra se ha id o a c u m u la n d o y c o n s e rv a n d o u n a
p a rte ese n c ia l de la m e m o ria h u m a n a : la s c ie n c ia s y las té c n ic a s c o n la s q u e
c a d a n u ev a g e n e ra c ió n p u e d e a b rirs e c a m in o sin te n e r q u e e m p e z a r d esd e
cero ; las h is to ria s q u e n o s lig an a n u e s tra s ra íc e s y, m uy e s p e c ia lm e n te ,
esa s o b ra s ex celen tes, q u iz á g e n e ro s a m e n te g r a tu ita s , q u e so n los e s c rito s
lite ra rio s , las e la b o ra c io n e s e s té tic a s del le n g u a je , la c re a c ió n de m u n d o s
p o sib les (J. T u só n , 1996: 9).

Hoy, en la so cied ad o ccid e n ta l, la e sc ritu ra c o n stitu y e p a ra la m ay o ­


ría de la po b lació n u na se g u n d a n a tu ra le z a verbal. El e n to rn o lin g ü ístico
h a b itu a l está c o n stitu id o p o r m en sajes o rale s y e sc rito s que fu n c io n a n in ­
te rre la c io n a d o s o de fo rm a a u tó n o m a en las m ú ltip les activ id a d e s de la
vida. Sin em b arg o , e sta situ a c ió n es re la tiv a m e n te n ueva en la larg a h is to ­
ria de los seres h u m a n o s. N ece sita m o s situ a rn o s en u n a p ersp ectiv a h is­
tó rica p ara c o m p re n d e r el v alo r de la ap a ric ió n de la e sc ritu ra c o m o siste ­
m a sem ió tico . La ex isten cia del lenguaje, que su rg e com o u n a m a n ife sta ­
ción oral re la c io n a d a con la in te ra c c ió n e n tre in d ividuos, se aso cia a la
a p a ric ió n de la especie del H om o sapiens sapiens, h a c e u n o s 90.000 añ o s.
Los paleo n tó lo g o s, a p a rtir de la e s tru c tu ra facial y larín g ea y de o tro s
rasg o s o b serv ad o s en los resto s h u m a n o s e n c o n tra d o s, a v e n tu ra n h ip ó te­
sis y d isc u te n so b re la p o sib ilid ad de la ex isten cia de un len g u aje, m ás o
m enos ru d im e n ta rio , q u e se p u ed e re tro tra e r a h ace un m illón de años.
P ero o b v iam en te no hay d a to s q u e p e rm ita n d e te rm in a r y d e sc rib ir los
sucesivos e sta d io s de su evolución.
En cam bio, la escritu ra es u n h echo h istó ricam en te localizable po rq u e
ha dejado huellas m ateriales a través de rep resen tacio n es ¡cónicas de la re a ­
lidad (pictogram as o ideogram as) y a través de rep resen tacio n es de d istin ­
tas unid ades lingüísticas (logogram as, silab o g ram as y fonogram as). D iver­
sos estudiosos relatan la a p asio n an te h isto ria de los sistem as de rep re se n ta­
ción icónica y gráfica del h ab la (Gelb, 1952; G aur, 1987; Crystal, 1987; T u ­
són, 1997). G randes cu ltu ra s alejadas e n tre sí, com o la m aya en el co n tin e n ­
72 LAS CO SA S DF.L DECIR

te am erican o o com o la china en el co n tin en te asiático, a d o p taro n sím bolos


diversos p ara re p resen ta r conceptos, objetos, p a lab ras e incluso sonidos, de
form a com binada: un sinfín de signos de diversa índole p ara re p re se n ta r la
realidad m aterial o conceptual. Si bien hay ac u e rd o en co n sid e ra r que la es­
c ritu ra aparece alred ed o r del añ o 3500 a.C., la invención de una de su s va­
riantes, la e scritu ra alfabética, con stitu y e el logro m ás e x trao rd in ario en la
búsqueda de un a rep resen tació n económ ica y funcional de u n id ad es lin­
güísticas. E fectivam ente, la u tilización de un n ú m ero reducido de signos,
trein ta y dos com o m áxim o, c o m b in ad o s e n tre sí, p erm ite la rep resen tació n
del acervo de p alab ra s que con stitu y e el lexicón pro p io de un sistem a lin-
gü ístico.
Sin em b arg o , la e sc ritu ra a lfab ética n o es u n iv ersal. T iene un origen,
u n a h isto ria y u n a ex te n sió n c u ltu ra l p o r u n a s á re a s d e te rm in a d a s del
p la n e ta . El alfab eto se e m p ez ó a u tiliz a r en la co sta o rie n tal m e d ite rrá ­
nea, e n tre E gipto y M eso p o tam ia, a lre d e d o r del 2000 a.C. Se ex tien d e a
p a rtir de los fenicios en el siglo x a.C., y es a d o p ta d o de fo rm a p a u la tin a
p o r los h a b la n te s de las len g u as sem ític a s (h eb reo , aram eo , árab e ) —que
sólo re p re se n ta n los so n id o s c o n so n á n tic o s— y p o r los h a b la n te s de la
len g u a griega —q ue in c o rp o ra n las vocales— a p ro x im a d a m e n te a p a rtir
del siglo V H I a.C.

La esc ritu ra es u n a técnica específica p ara fijar la actividad verbal m e­


d ia n te el uso de signos gráficos que re p re se n ta n , ya sea icónica o co n v en cio ­
n alm en te, la p ro d u cció n lin g ü ística y q u e se realizan so b re la su p e rficie de un
m aterial de cara c te rístic a s a p ta s p a ra co n seg u ir la finalidad básica de esta a c ­
tividad, q u e es d o ta r al m en saje de un cierto g rad o de d u ra b ilid a d (Tusón,
1997: 16).

A p a rtir de los in teresa n te s estu d io s sobre las co n secu en cias de la es­


c ritu ra en la vida social (Goody, 1977; Ong, 1982; Havelock, 1986; Lledó,
1992) sabem os de la len titu d de su im p lan tació n y la d istrib u c ió n diversa de
su uso. Sin em bargo, hay fases clave en que los sistem as nuevos se in co rp o ­
ran y se extienden a p orciones am p lias de la población, afectan d o p ro fu n ­
dam en te sus prácticas cu ltu rales. D esde la perspectiva de la an tropología
cu ltu ral, Goody, uno de los a u to res que ha e stu d iad o con m ás p ro fu n d id ad
el significado que tiene p ara u n a sociedad el acceso a la lengua escrita, re ­
salta las funciones cognitivas de la cultura alfabética, afirm a n d o que las
prácticas que se derivan de ella son capaces de c a m b ia r el estilo cognitivo y
los m odelos de organización social de una com unidad.

La esc ritu ra es de im p o rta n c ia fu n d am en tal no sim p lem en te p o rq u e p re ­


serva el habla a través del tiem p o y del espacio sin o p o rq u e tra n sfo rm a el h a ­
bla, a b stra y e n d o sus c o m p o n en tes y p e rm ite volver a leer, de tal m odo q u e la
co m u n icació n a través de la vista crea u n as p o sib ilid ad es cognitivas p ara el se r
h u m a n o m uy d istin ta s a las cre a d a s p o r la c o m u n icació n em itid a p o r las p a la ­
b ras q u e salen de la boca (G oody, 1977: 128).

Ong (1982), p o r su p arte, indica que la escritu ra, com o n ingún o tro
m edio, da vigor a la conciencia: «para vivir y c o m p ren d e r totalm en te, no
EL DISC U R SO ESCRITO 73

necesitam os sóJo la proxim idad sino tam bién la distancia». E sta d istancia
que perm ite el uso escrito ac en tú a el p o d er h u m an o de ab stracció n , de re­
flexión, de aislarse del contexto m ás inm ediato, con lo que resulta en un es­
tilo cognitivo que prioriza la actividad intelectual.
S tu b b s (1980) y K ress (1982) co in cid en en s u b ra y a r la co n serv ació n
de la m em o ria de los aco n te c im ie n to s co m o fu n ció n p rim o rd ia l de la len ­
g ua escrita. E ste hech o tiene co m o c o n se cu e n c ia que en la vida social,
ju n to a los acu e rd o s orales, d e b an m a n te n e rse p o r e scrito to d o s aq u ello s

Textos académicos registrándote en http://www.AWSurveys.com?R=Osterman77


que a d q u ie ra n un valor p ú b lico y oficial: n ac er, m o rir, in stru irse , tra b a ja r
o casa rse c o n stitu y en acto s con re p e rc u sió n social (alg u n o s de ellos ritu a-
lizad o s en acto s de hab la: el b au tiz o , el m a trim o n io ) que n e c e sita n una
c o n tra p a rtid a e sc rita p a ra que ten g a n v alo r legal. El texto escrito p uede
se r co n su ltad o , an alizad o , y, al p e rm a n e c e r in v ariab le, es el te stim o n io de
la h is to ria del ind iv id u o y de la co m u n id a d . P erm ite, ad em á s, que la p ro ­
d u cció n lin g ü ística se e x tien d a a d e stin a ta rio s diversos y lejanos, sin que
se ten g a que c irc u n sc rib ir a lo in m e d ia to y local. De a h í q u e la e sc ritu ra
tenga esa c a p acid ad de d ifu n d ir in fo rm ac ió n con c a rá c te r estab le, ya que
siem p re se p u ede volver so b re lo e scrito p a ra co n firm a rlo , rev isarlo , re b a ­
tirlo o serv ir de testim on io .
El uso de la lengua escrita ha tenido u n a d istrib u ció n m uy desigual.
T an to la UNESCO com o el B anco M undial ofrecen inform ación sobre la
tasa de an alfab etism o en el m u n d o (se pued en co n su lta r tablas com pletas
en la obra de De M auro [1980] y parciales en la de T usón [1997]). Según
S tubbs (1980), se estim a que en el m u n d o hay un 40 % de la población
a d u lta que no conoce la escritu ra, a lo que hay que a ñ a d ir un 25 % que está
por debajo de los niveles de la alfabetización funcional. Si se tiene en cu en ­
ta, adem ás, que, incluso en sociedades en las que la lengua escrita está in s­
titucion alm ente establecida, su uso frecu en te está restring id o a d e term in a ­
dos sectores sociales, se p uede c o n sid erar ju stificad a la posición que defien­
de la p rioridad del m odo oral sobre el m odo escrito.
Ahora bien, si exam inam os la cuestión desde el p u n to de vista social y
aplicam os el análisis a las sociedades en que funcionan los dos m odos de
realización lingüística nos encontram os con que al m odo escrito se le otorga
m ás valor y prestigio por ser éste el vehículo de la expresión política, jurídica
y adm inistrativa (instancias reguladoras de la vida social), de la expresión
cultural (literatura, ciencia, técnica) y de la com unicación periodística.

De h echo, en u n a sociedad alfab etizad a, la lengua escrita ad q u iere vida


p ro p ia, d esarro lla o rien tacio n es p a rc ia lm e n te in d ep en d ien tes, se usa p ara d ife­
ren tes p ro p ó sito s y m u ch a gente cree que es su p e rio r a la lengua oral en d is­
tin to s asp ecto s. Los lin g ü istas señ alan que la lengua escrita no es su p e rio r sin o
d iferen te, y en lodo caso, en cierto sen tid o , un sistem a secu n d ario . P ero socio-
lin g ü istas y ed u cad o res tienen que re c o n o c e r que e n el ám b ito de la ed u cac ió n
frec u en tem en te lo q u e im p o rta son las creencias, las percepciones, las a c titu ­
des y los p reju icio s de la gente, a p e s a r de que, objetivam ente, p u ed an se r fal­
sos (S tu b b s, 1980: 30).

El co n ju n to de funciones de conservación, oficialidad, difusión pública


y m edio de expresión de ciencia y cu ltu ra h a n oto rg ad o al texto escrito un
74 LAS CO SAS DEL DECIR

p restig io social in alcan zab le p ara la m ayoría de las actividades orales o rd i­


narias. Sus funciones cogn itivas, asim ism o, h a n poten ciad o el desarrollo
intelectual, la reflexión y la elab o ració n m ental, d esarro llan d o las funciones
m etalingüística, referencial y poética del lenguaje (Jakobson, 1960). Tal
com o afirm a Lledó, el m u n d o de la e scritu ra llega a c o n stitu irse com o un
espacio cu ltu ral autónom o:

R eferid as a su p ropia e stru c tu ra las letras crearán un u niverso en el que


se co n stitu y a u n a form a especial de ser. In d ep en d ien te ya de c u a lq u ie r c o m ­
pro m iso significativo con la n atu raleza, con el m u n d o real, el lenguaje escrito
org an iza un c e n a d o cosm os de au to rreferen cias, de tensiones y sig n ificacio ­
nes q u e alcan za n un ab so lu to g rad o de a u to n o m ía fren te a lo real, incluyendo
en ello al h o m b re m ism o que lo crea.
N ada refleja con m á s in te n sid a d el nuevo m u n d o de la c u ltu ra que ese
m u n d o del lenguaje escrito so b re el q u e se ha lev an tad o el largo cam in o de la
trad ició n . E se m u n d o escrito no sólo sirve, sin em b arg o , p a ra so sten er, re so ­
n an d o a lo largo de los siglos, la voz de los h om bres, sin o que, al m ism o tiem ­
po, esa reso n an cia p erm ite a d iv in ar o tro s sonidos, in tu ir o tra form a de s e n tir y
p e rc ib ir cad a p resen te —pasad o ya p ara n o so tro s— de la historia. Las letras
o b ra n el p ro d ig io de re sc a ta r el tiem p o de su irrem ed iab le fluir, de su in m e r­
sión en el p asad o y m an ten erlo vivo, convertido incluso en futuro: porque bajo
la fo rm a de esc ritu ra to d o tiem p o es ya fu tu ro a la esp era de un posible lector
(Lledó, 1992: 44).

S treet (1984), en una o b ra crítica en la que revisa los diferentes m odos


de en ten d e r la presencia de la escritu ra en la vida social, afirm a que hay
que prevenirse an te los estudios sobre la alfabetización, p o rq u e m uchos a u ­
tores la consideran com o un m edio o u n a tecnología n eutral, lo que, desde
su p u n to de vista, es a todas luces erróneo, p o r ser p recisam en te el contexto
sociocultural el que crea fu n c io n es p a ra la escritu ra. Señala que hay dos
m aneras de acercarse a la co m p ren sió n de lo que significa el uso de la lec­
tu ra y la escritu ra en u n a com u n id ad : una de ellas es la autónom a, que co n ­
sidera esta p ráctica com o un m edio que, en s í m isino, p ro p o rcio n a todas las
posibilidades que hem o s m encionado. O tra m anera es la ideológica, que es
la que tiene en cu en ta que es el contexto sociocultural en el que se dan estas
prácticas el que p rop o rcio n a funciones específicas a la cu ltu ra escrita. Con
esto este a u to r p reten d e in c ita r a la reflexión sobre el h echo de que la exis­
tencia de la letra escrita en una sociedad, ad em ás de a m p lia r las funciones
de la lengua, genera d eterm in ad o s conceptos y valores que son asum idos de
form a im plícita p o r los m iem b ro s de esta sociedad.
En o tro estudio sobre el contexto social de la escritu ra, Levine (1986)
se refiere al hecho significativo de que los sociólogos de la d écada de los se ­
sen ta utilizaran la existencia de la e scritu ra com o criterio p a ra establecer
estadios o niveles de evolución de las sociedades. P or ejem plo. P arsons,
quien d istin gue entre sociedades prim itivas (p rim er estadio, con u tilización
del m odo oral exclusivam ente), interm edias (progresiva in tro d u cció n de la
escritura en élites religiosas o m ágicas y, luego, a o tro s sectores) y m oder­
nas (institucionalización de la e scritu ra p ara toda la p oblación adulta). Y,
por o tra parte, tam bién se refiere a la función que h an desem p eñ ad o o rg a­
EL DISCURSO ESCRITO 75

nizaciones de carácler inlernacional com o la UNESCO, que, desde finales


de la década de los cu aren ta, p ropuso la alfabetización com o una de las
condiciones para m an ten er valores h u m an o s y civilizados. Con Gray (1956)
aparece la noción de analfabetism o funcional, la letra escrita se considera
com o un valor intrínseco, aun q u e su funcionalidad quedará fuertem ente
discutida, según sea o rien tad a al trabajo, al progreso económ ico (valor ins­
trum ental) o al desarrollo cu ltural (valor h um anístico). La función de la
lengua escrita puede tener objetivos muy distintos, que se distribuyen en un
c o n tin u u m que va de lo m ás sim ple (la capacidad de escrib ir el propio n o m ­
bre) a lo m ás com plejo. El grado m ás alto sería aquel que perm ite ad q u irir
inform ación variada, p rep ararse y en tren arse p ara el trabajo, p articip ar en
la vida civil y acceder a la cultura escrita.
La existencia de diversos niveles y grados lleva a Levine a preguntarse
por el papel de la alfabetización, ya que, en una sociedad b urocratizada,
ésta puede estar en función sim plem ente de la su b ordinación y el control
de una m ayoría de la población. De M auro (1980) tam bién insiste en las de­
sigualdades en el acceso al uso habitual de la lengua escrita —incluso en so­
ciedades occidentales donde la estadística contabiliza una presencia m enor
de analfabetos—, m uy escasa p ara considerables sectores de la población.
Desde una perspectiva cultural, C ook-G um pcrz (1986) com enta que el valor
de la alfabetización se ha ido redefiniendo a lo largo del tiempo: si en el si­
glo xvui tenía un valor m oral, posterio rm en te se le ha ido asignando un va­
lor cognitivo. La escritura no es pues algo neutral sino que está teñida de
ideología. Desde la Revolución francesa, en las sociedades industrializadas
de O ccidente, la lengua escrita se identifica progresivam ente con la in stitu ­
ción escolar y, aunque la escuela, en los E stados dem ocráticos desarrolla­
dos, está teóricam ente ab ierta a toda la población, de h echo se convierte en
el lugar social donde, fun d am en talm en te a p a rtir del dom inio de la letra es­
crita, se distribuye a los ciudadanos de form a estratificada.

3.1. La situ ación de en u n cia ció n

La situación de enunciación escrita prototíp ica se caracteriza b ásica­


m ente p o r los siguientes rasgos:

a) La actuación independiente y au tó n o m a de las personas que se co­


m unican a través de un texto. E m isores y receptores se llam an
m ás precisam en te escrito res y lectores.
b) La com unicación tiene lu g ar in absentia: sus protagonistas no
com parten ni el tiem po ni el espacio. El m om ento y el lugar de la
escritura no coinciden con los de la lectura.
c) Al tratarse de una in teracción diferida, el texto debe co n ten e r las
instrucciones necesarias p ara ser interpretado.

La transm isión de inform ación d urable se realiza a través de la escritu ­


ra: los textos, com o objetos externos a su a u to r y a su lector, se exponen, se
archivan o circulan, desde los m ás sim ples a los m ás elaborados:
76 LAS C O SA S D E L DECIR

Textos breves Textos extensos

an u n cio s novelas
avisos p o em ario s
ca ria s tra ta d o s
notas ensayos
carteles d iccio n ario s
pro sp ecto s m an u ales
Textos académicos registrándote en http://www.AWSurveys.com?R=Osterman77

Listados d iario s

La m odalidad escrita ad m ite in fo rm alid ad pero se caracteriza m ayori-


ta riam en te p o r su ten d en c ia a la form alidad. E n la escritu ra, el c a rá c te r
m onologai ad q u iere u na org an izació n precisa y e stru ctu ra d a ; p or esta r a ­
zón los discursos m onologales orales, com o las conferencias, los discursos
o las clases m agistrales suelen ten e r co m o so p o rte textos escritos. El d iálo ­
go se puede rep re se n ta r p o r escrito — en los g uiones cin em ato g ráfico s, en
las novelas, en las en trev istas p erio d ísticas—, pero son entonces diálogos
co n stru id o s y pulidos.
A ctualm ente la e sc ritu ra utiliza com o vehículo can ales m últiples y va­
riados. Son im p o rta n tes p orque co n stitu y en un m edio que ap o rta sig n ifica­
ción social a los m ensajes (véase el a p a rta d o 3.5). Para c a lib ra r el valor de
dichos canales ten d re m o s en cu e n ta que pueden ser de dos tipos:

a) Manual: se escribe a m an o con lápiz, bolígrafo, plum a, tiza, etc.


T extos com o exám enes, a p u n tes, an o tacio n es, cartas, diarios,
agendas, grafitis, avisos, listas de la com pra, p a n c a rta s... E ste tipo
de canal m ás bien se especializa en el ám b ito de lo in m ed iato y
personal, ta n to si se da en la esfera de lo privado, com o si se da en
la esfera de lo público. Crea un efecto de perso n alizació n y singu-
larizació n del escrito.
b) Mecánico: la im p ren ta, a escala in d u strial, p ro d u ce libros y p u b li­
caciones p erió d icas co n p o sibilidad de alc a n z a r públicos am plios.
M áquin as de escribir, o rd en ad o res, im presoras, FAX, CDROM, fo­
tocopiad o ras, etc., p ro d u ce n y rep ro d u cen textos escrito s en virtud
de m edios telem áticos y electrónicos.

N uestro siglo ha sido testim o n io del d esarrollo de las artes gráficas y


de la tipografía, pero en los ú ltim os añ o s lo m ás significativo es la m u ltip li­
cidad de canales que la escritu ra co m p arte. La ap arició n de la c o m u n ic a ­
ción «m ultim edia» indica la am plia g am a de p o sibilidades de co m b in ació n
de la p ala b ra escrita con o tro s m edios. El acceso al co n o cim ien to a través
de sistem as hipennedia está co n stitu id o p o r varios canales que se pued en
a lte rn a r y p a s a r de u nos a otros: el ora], el escrito, el de anim ació n , el a u ­
diovisual y el gráfico. E sta m ultiplicidad de m edios conlleva nuevas form as
de rep resen tació n del co n o cim ien to que al p arecer pueden pro m o v er u n a
configuración cognitiva m ás circ u la r que la lineal p ro p iciad a p o r el so po rte
en papel.
EL DISC U R SO ESCRITO 77

3.2. Las prácticas discu rsivas escritas

Así com o en la o ra lid a d la p rá c tic a g en eralizad a y p rim o rd ial es la


con versación, en lo que resp ecta a la e sc ritu ra nos e n c o n tra m o s con una
g ran d iversidad textual q u e se ha ido g e n eran d o en los d iferen tes á m b ito s
de la vida social en aq u ellas so cied ad es en las que la e sc ritu ra h a venido a
fo rm a r p a rte su sta n c ia l de los h á b ito s y fo rm as de vida. En o tra s o c a sio ­
nes se ha p ro p u esto to m a r la p ro sa expositiva com o polo de referen cia

Textos académicos registrándote en http://www.AWSurveys.com?R=Osterman77


p ara el c o n tra ste con la co n v ersació n , p ro b a b le m e n te com o ep íto m e de lo
que es c a ra c te rístic o y p ro p io de la e sc ritu ra (P erera, 1984; C assany,
1987; C alsam iglia 1991; T usón, 1995). Aquí p referim o s re m itirn o s a las
diversas tipologías textuales, e la b o rad a s d esd e d istin to s criterio s, p rin c i­
p alm en te p o r la lin g ü ística textual. En las o b ra s d e B ern á rd e z (1982),
A dam (1985), C iapuscio (1994) y B assols y T o rre n t (1996) p o d em o s e n ­
c o n tra r u na sín tesis y p re se n ta c ió n de las d is tin ta s p ro p u e sta s de clasifi­
cación de textos y Jos rasg o s que los definen. A Jo largo de este lib ro ten ­
d rem o s ocasión de c e n tra rn o s en ello (véanse esp ec ia lm e n te el a p a rta d o
3.6 y los cap ítu lo s 9 y 10).
Los g én ero s d isc u rsiv o s e sc rito s se h a n c o n stitu id o h is tó ric a m e n te
c o m o p rá c tic a s so ciales lig a d a s a c a d a c u ltu ra y a c ad a so cied ad . Su
m u ltip lic id a d hace m uy difícil la cla sific a ció n . P o r ello n o s lim ita m o s a
e n u m e ra r los p rin c ip a le s á m b ito s en d o n d e las p rá c tic a s e sc rita s están
a rra ig a d a s p a ra p re s e n ta r u n a p a n o rá m ic a de sus p o sib les m a n ife sta ­
ciones:

Ámbito Prácticas discursivas


administrativo instancias, alegaciones, certificados, escrituras
jurídico leyes, sentencias, contratos, sumarios
religioso tratados, catecismos, libros sagrados
político panfletos, manifiestos, bandos, actas, discursos
periodístico editoriales, crónicas, reportajes, noticias
literario novelas, ensayos, teatro, guiones cinematográficos
científico artículos, informes, obras de referencia, monografías
tecnológico instrucciones de uso, informes técnicos
médico historias clínicas, recelas, informes, prospectos
académico exámenes, trabajos, memorias, informes, tesis
instituciones
y organizaciones actas, informes, correspondencia, comunicados, catálogos
publicitario eslóganes, anuncios, folletos
vida cotidiana correspondencia personal, notas y apuntes, avisos, letreros.
anuncios, indicadores, tarjetas

De hecho, en cada ám b ito profesional se generan actividades escritas


con valor funcional, etiq u etad as socialm ente: los m édicos extienden recetas,
los com erciantes extienden facturas, los profesores elab o ran programas de
asignaturas, los estu d ian tes red actan trabajos y exám enes, etc. Son innum e-
78 LAS COSAS DEL DECIR

rabies los escritos habituales m ás o m enos extensos, m ás o m enos form ulís-


ticos, m ás o m enos elaborados, m ás o m enos creativos. Los únicos que por
su valor cultural y estético han sido estudiados sistem áticam ente y poseen
un cuerpo de teoría y crítica son los de tipo literario, que se han incluido
tradicionalm ente den tro de los estudios de filología. Pero el resto sólo se ha
convertido en centro de interés p rio ritario de la reflexión lingüística con el
Análisis del D iscurso, que acoge com o objeto de estudio toda clase de pro
ducciones escritas en su contexto.
Vale la pena d estacar que el texto escrito ha co nstituido en n u estra cul­
tura el m odo de representación del conocim iento. La reflexión y la a b stra c­
ción se ha potenciado a través de la escritura, al tiem po que ésta ha perm i­
tido el desarrollo del ám b ito en que se refleja el punto m ás alto de la ab s­
tracción y la especialización: los lenguajes form ales y la term inología espe­
cializada. E sta capacidad de la escritu ra para tran sm itir y p ro d u cir conoci­
m iento le ha conferido un valor epistém ico y la ha asociado cultu ralm en te
a) avance del saber. En la actu alid ad el ám bito de los escritos científicos
está siendo abordado tan to p o r los estudiosos de los lenguajes de especiali­
dad (Sager et al., 1980; K ocourek, 1982; Cabré, 1992; Lérat, 1995, Hoff­
m ann, 1998) com o p o r los analistas del texto (H alliday y M artin, 1993; M ar­
tin y Veel, 1998) y ha g enerado la aparición de m anuales de escritura técni­
ca o profesional (K irkm an, 1992; Rubens, 1994, A lberolaeí al., 1996).

3.3. La ad q u isición de la co m p eten cia escrita

La adquisición de la lengua escrita no sigue el m ism o proceso que la


lengua oral. En condiciones norm ales de socialización, ésta es la prim era
que se adquiere y sólo en la segunda infancia (a los 5 o 6 año s de edad) se
enfoca, en nuestro ám bito cultural, el aprendizaje sistem ático de la lengua
escrita. Se efectúa en unas condiciones distin tas a las de la lengua oral; un
rasgo esencial es que la persona tiene ya una com petencia lingüística fu n ­
dada en su actividad oral. Una de las prim eras necesidades es la a d q u isi­
ción del código gráfico de rep resen tació n lingüística. Aunque en el m o m en ­
to del aprendizaje este código es un sim bolism o de segundo orden con res­
pecto al de prim er orden (el sistem a sim bólico sonoro), u n a vez adquirido,
se convierte gradualm ente en un sim bolism o directo (Vigotsky, 1978: 106).
Con esto se advierte que, aun q u e en una p rim era fase es inevitable la tra ­
ducción de un código a otro, muy pronto la expresión escrita irá perdiendo,
en gran parte, la m ediatización de la lengua oral. El sistem a lingüístico sub­
yacente que posee el h ablante tiene, a p a rtir del dom inio del código oral y
del código escrito, dos p au tas sobre las que puede d esarro llar una gran d i­
versidad de funciones. É stas vienen condicionadas p or las prácticas d iscu r­
sivas del ento rn o cultu ral y social.
La característica m ás im p o rtan te de la adquisición de la com petencia
escrita es que está som etida a un aprendizaje in stitucionalizado, que tiene
lugar en centros de instrucción y de educación. A pesar de que la lengua es­
crita está presente en el en to rn o cotidiano, el aprendizaje del código exige
un adiestram iento y una prep aració n específica. La alfabetización es la con­
EL D ISC UR SO ESCRITO 79

dición básica, eJ billete de e n trad a p a ra el acceso a la cu ltu ra escrita, que,


en el m u n d o occidental, form a el depósito de los conocim ientos. La c ap aci­
dad de leer —en el sentido de co m p ren d er, co n textualizar, in terp re ta r—
textos elaborados, y la capacidad de escrib ir p ara d a r cu en ta de la a d q u isi­
ción de estos conocim ientos se ha convertido en el eje fundam ental de la
instrucción. A lo largo de todos los ciclos de la en señ an za se hace necesario
para quien estu d ia pro g resar en la conciencia lingüística y la deseontextua-
lización que se requiere p ara leer y co m p re n d e r explicaciones cada vez m ás
ab stractas, especializadas y com plejas. Todo el cu rrícu lo educativo se basa
en a p ren d er a o p e ra r con sistem as de rep resen tació n de la realidad, p rin ci­
palm ente escritos.
Si bien la oralidad está muy p resente en la actividad de la enseñanza,
tradicionalm ente es el p rofesorado el que tiene la p alab ra y despliega su
discurso para ejercer la m ediación e n tre el sab er contenido en los textos es­
critos y el estud iante, que debe a p re n d er a c o m p re n d e r la inform ación, re­
lacionarla con su inform ación previa sobre el tem a y refu n d irla con otras
inform aciones posibles. En el m om ento de san cio n ar la adquisición de co­
nocim ientos tam bién es casi siem p re el m odo escrito el que se tom a com o
referencia y objeto de evaluación: la escritura, pues, se in stau ra com o m odo
de producción y de re-construcción del conocim iento.
El uso escrito de la lengua, p o r estas razones, se ha convertido en una
h erram ien ta de p o d er y de co m petencia, signo de cu ltu ra y de instrucción,
ad u an a de puestos de trabajo. En todo caso, lo que hay que recalcar es que
el m edio cultural en que se m ueve el individuo d eterm in a sus posibilidades
de desarrollo y, aun den tro de la m ism a cu ltu ra y de la m ism a sociedad, el
caudal lingüístico —en ten d id o p o r B ourdieu (1982) com o «capital sim bóli­
co»— no está repartido de form a igual en todos los sectores sociales, con lo
que los individuos no tienen un acceso hom ogéneo a las p rácticas c u ltu ra ­
les que se m anifiestan a través de la lengua. P ara B em stein (1971-1975), el
«código elaborado» se asocia con sectores sociales fam iliarizados con la
lengua escrita porque ésta im plica un estilo m ental d istan ciad o de la situ a­
ción inm ediata, m ás objetivo y ab strac to y con u n a utilización su p e rio r de
m edios verbales p ara co n stru ir su discurso.
A p esar de su im po rtan cia social, la reflexión sobre la escritu ra y el tex­
to no se ha hecho de form a explícita y sistem ática hasta muy recien tem en ­
te. Desde una perspectiva didáctica se han p lan tead o form as de favorecer el
aprendizaje y la com peten cia en la escritu ra aprov ech an d o los avances en
psicología cognitiva, prag m ática y lingüística textual (Serafini, 1985, 1992;
Cassany, 1987, 1993; C olom er y C am ps, 1991; Reyes, 1998). V eam os segui­
d am ente unos ejem plos de recom endaciones p ara escribir, extraídos de al­
gunas de estas obras:

— B u scar m odelos del texto q u e se ha de escribir.


— D ed icar tiem p o a p e n s a r an tes de em p e z a r a redactar: tipo de c o m u n ic a ­
ción, co n ten id o (selección), orden.
— D ejar p ara el final la co rrecció n form al.
— C o n tro lar los cam b io s de enfoque: de la p rosa de p ro d u cció n a la p rosa
d e recepción.
80 LAS CO SAS D E L DECIR

— T e n e r en cu en ta to d o el texto al r e d a c ta r cad a fragm ento.


— S er flexibles p a ra m o d ifica r el p lan inicial y la e s tru c tu ra prevista.
— B u s c a r form as de expresión a lte rn a tiv a s p a ra ex p resa r la m ism a idea si
no nos satisface.
(C assany, 1987)

P ara escrib ir bien:


Textos académicos registrándote en http://www.AWSurveys.com?R=Osterman77

— L ectu ra: m ed io p rin cip al de ad q u isició n .


— T o m a r co n cien cia de la au d ie n c ia (lo q u e sabe, lo q u e esp era, lo q u e exige
la situ ac ió n ).
— P lan ifica r el texto: objetivos y fases.
— R e le e rlo s frag m en to s escritos: en laces e n tre lo a n te rio r y lo p o ste rio r.
— R ev isar el lexto: p ro ceso de e s c ritu ra recu rsiv o , re p la n te a m ie n to s y m o d i­
ficacio n es del p la n inicial.
— E strateg ias de apoyo: co n su lta s so b re sa b e r enciclopédico, d iccio n ario s,
g ra m á tic a s, o tra s p erso n as.
(C assany, L una y S anz, 1994)

V einte sugeren cias p ara esc rib ir m ejor:

1. P ó ngase có m o d o y p re p á re se p a ra e s ta r solo.
2. H ág ase d u e ñ o de la página.
3. R eescriba.
4. Taclie.
5. No copie a nadie.
6. Deje un poco de tin ta en el tin tero .
7. Evite los lu g ares co m u n es desde el p rim e r b o rrad o r.
8. C o ncretice, h u m a n ic e , m etaforice.
9. C u idado con el m a sc u lin o g enérico. (E stá c a m b ia n d o de sexo.)
10. E scrib a un resu m en de co m p aració n .
11. E scrib a p o r p artes.
12. Revise p rim e ro lo p rim e ro y d esp u és el estilo y d esp u és la p resen ta
ció n del escrito.
13. G uíe al lector.
14. R epita p alab ras, si hace faJt3.
15. N o d e rro c h e adjetivos.
16. N o se e n a m o re de las p a la b ra s, y m en o s de las difíciles.
17. V a n e los p a tro n e s o racio n ales.
18. C incele sus párra fo s.
19. M odele el te m p o del escrito.
20. Sea b u e n le c to r de sí m ism o
(Reyes, 1998)

F inalm ente, señ alarem o s que la escritu ra es una actividad com pleja
que n ecesita sobre todo ejercitarse. P ro b ab lem ente, cada situ ació n nueva
de p ro d u cció n o de in terp re tació n su p o n e u n esfuerzo de ad ec u a c ió n que
necesita lectura, reflexión, pru eb as, revisiones... La co m p eten cia escrita tie­
ne d istin to s niveles, que son, desde el m ás sim ple al m ás com plejo, según
Welis (1987): el nivel ejecutivo (do m in io del código), el funcional (p erm ite
la supervivencia en el e n to rn o de la vida co tid ian a), el in stru m e n ta l (p erm i­
EL D ISC UR SO ESCRITO 81

te el acceso a la inform ación) y ej epistém ico (perm ite el ejercicio de la crí­


tica y de la creación).

3.4. A sp ectos p sico ló g ic o s de la activid ad escrita

La existencia de la e sc ritu ra gen era un as activ id ad es co m u n icativ as


d e sp ren d id as de la situ a ció n c ara a cara. El habla se hace silencio. La lec­
tu ra y la esc ritu ra co n v ierten la ex p resió n verbal en una activ id ad silen ­
ciosa y so litaria. El ritm o co m u n icativ o se hace m ás lento y a d ista n cia ,
con lo q ue las o p eracio n es m en tales que se activ an son de o rd en d istin to
a las de la in teracció n oral. Y, p or o tro lado, el texto c o n c e n tra en sí m is­
mo el h a z de referen cias co n tex tú ales n ecesarias p ara ser in te rp re ta d o
ad ecu ad am en te.
Psicólogos com o Luria (1979) y Vigotsky (1934) han inspirado el e stu ­
dio psicolingüístico del lenguaje escrito. S eñalan el origen interactivo de la
escritura pero, a la vez, subrayan su co n trib u ció n al desarrollo de procesos
m entales superiores. Según Vigotsky, el uso escrito requiere abstracción,
análisis, tom a de conciencia de los elem entos que co m ponen el sistem a de
la lengua; es el álgebra del lenguaje, pues perm ite acced er al plano m ás ab s­
tracto, reorgan izand o el sistem a psíquico previo de la lengua oral. Ade­
más, la situación de producción —con la ausencia del in terlo cuto r y sin el
contexto físico com partido— d eterm in a tam b ién unas características espe­
cíficas que tienen su m anifestación en las estru c tu ras discursivas y g ra m a ti­
cales, en las que recae p red o m in an tem en te el peso de la com unicación. La
escritura, al provocar la descontextualización respecto a la situación, exige
una elaboración m ayor del m ensaje.
Desde el p u n to de vista psicológico, el texto escrito supone dos p ro ce­
sos cognitivos relacionados con la expresión lingüística: el proceso de p ro ­
ducción —escritu ra— y el proceso de in terp re tació n —lectu ra—. Ambos
quedan relativam ente separados del texto y su estu d io queda, desde este
punto de vista, tam bién diferenciado.

3.4.1. El- P R O C E S O D E E SC R ITU R A

Los estudios clásicos de la retórica constituyen la p rim era form ulación


teórica de la com posición textual. Para Aristóteles, la intellectio es el p rim er
paso p ara hacerse cargo de la situ ació n com unicativa, la intención y la a u ­
diencia. E sto prepara la búsqueda de inform ación y del contenido concep­
túa), en una nueva fase llam ada tnventio. S eguidam ente se tiene que o rg an i­
zar y o rd en ar este co nten id o a través de la dispositio, h asta que en la fase de
la elocutio todo el m aterial de re (contenido ideacional) se tran sfo rm a en de
verba (expresión lingüística). Los p rincipios form ulados p o r A ristóteles re­
suenan en la actualidad de una form a o de o tra en las d escripciones del
proceso propuestas por los psicólogos. É stos tienen en cu en ta la puesta en
m archa de una serie de operaciones. Según el modelo por etapas, el proceso
82 LAS COSAS D E L DECIR

se despliega linealm ente, em p ezan d o p o r una etap a de p reescritu ra y gene­


ración de ideas, seguida de su ord en ació n , su elab o ració n y reelaboración,
hasta alca n zar el resu ltad o final. E ste m odelo lineal ha sido revisado y c riti­
cado p or las principales co rrien tes actuales que exploran el proceso de p ro ­
d u cción textual, p o rq ue los recientes estudios indican que las etap as no se
suceden m ecánicam en te, sino que se solapan, se altern an y se interfieren en
Textos académicos registrándote en http://www.AWSurveys.com?R=Osterman77

el tran scu rso de la actividad.


De en tre los m odelos cognitivos que tra ta n de d escrib ir los procesos de
com posición textual m en cio n arem o s el de Flow er y H ayes (1980, 1981).
E ste m odelo tiene en cu en ta tres procesos p rincipales y u n m o n ito r que los
regula:

1. El proceso de planificación se nutre de la m em o ria y del contexto


pragm ático e incluye la definición de objetivos —ta n to los que se
refieren a los p ro ced im ien to s com o a los c o n ten id o s—, la g e n e ra ­
ción de ideas y su organización.
2. El proceso de lextualización «traduce» los co n ten id o s m entales en
elem entos de lengua, con lo que gen era decisiones a nivel léxi­
co-sem ántico, m o rfo sin táctico y ortográfico.
3. El proceso de revisión im plica o peraciones retro activ as de lectura
que van evaluando los resu ltad o s de la lextualización y de la aco ­
m odación a los objetivos iniciales.

C ada u n o de e sto s p ro c e so s no se c o n v ie rte en un c o m p a rtim ie n to


esta n c o sin o q u e activ a o p e ra c io n e s de re p la n ific a c ió n , de re d e fin ic ió n
de o b jetiv o s, de re e s c ritu ra , etc. La p e rs o n a q u e e sc rib e a c tú a a trav és
de un m o n ito r o m e c a n ism o de c o n tro l que re g u la y d irig e los d is tin to s
p ro c e so s, qu e se van in te rre la c io n a n d o a m e d id a q u e la a c tiv id a d p ro ­
gresa.
B eaugrande (1984) estudia el p ro cesam ien to del texto desde una p e rs­
pectiva cognitivo-com putacional y plan tea un m odelo de interacción de esta­
dios paralelos, en el cual estos procesos no se conciben com o sucesivos sino
com o u nidades funcionales que van alte rn a n d o su d o m in an cia en el p ro ce­
so de producció n del texto. H e aq u í una esquem atización del m odelo p o r
etapas, del m odelo interactivo y de este últim o desde la perspectiva del p ro ­
cesam iento en el tiem po:

Fonología
Pragmática/ [ Lexicón/
Productor
planes palabras
I—' 01rtografia/ Texto
^sonidos-letras

Tiempo

FlG. 1. Modelo típico de etapas secuencia das. (Beaugrande, 1984: 103.)


LÍL DISCURSO liSCUITO 83

j sonidos /leiras sonidos Helias j


K A A 4
P frases / v \ /w frases L
-TV A a
■ exg'Buüm expresión

yesarrolio conceptual / desarrollo conceptual

ideas «deas

i objetivos 0ti|6íiv05 I—-

Textos académicos registrándote en http://www.AWSurveys.com?R=Osterman77


Tiempo H------ k l------1 -►

FiC 2 Modefo de interacción de e$t¿ulioa fíúmielo* (Btíaugrande, 1984: 106.)

Mi.P .TemoHa 3 latqo plazo MA .-nefroiia en acción (Beaugrancle I0ti4 129,}


MQP niáíriOrtH a tiútloplítio

Fio. i.

Por su parte, B ereitcr y S cardam alia (1987) asocian el proceso de es­


critu ra al proceso de p ro d u cció n de conocim iento, im plicando los identifi-
cadores de lem a y los id entificadores de género com o Filiro cognilivo que
p roporciona un avance en la producción de las ideas. D istinguen en tre lo
qu e es «decir el conocim iento» y « tran sfo rm ar el conocim iento», p o stu lan ­
do que el acto de escrib ir p o r sí m ism o eslá relacionado con la tran sfo rm a ­
ción del conocim iento.
En sum a, el acto de escribir es muy com plejo y provoca una tensión
que el escrilo r vive de form a au tó n o m a, ya que es responsable de su propio
texto. Las distin tas operaciones m entales y verbales a d iferentes niveles su ­
ponen un a sobrecarga cognitiva co n sid erab le que el escrito r debe gestionar:
debe co n tro la r a la vez el espacio del cono cim ien to (idiaas recordadas, ideas
84 LAS C O SA S DEL DECIR

nuevas, ¡deas buscadas) y el espacio retórico, en el que re c u rre a m odos do


d ccir las cosas en función del contexto. Los p ro b lem as se p lan tean en Ires
ejes fundam entales:

a ) P asar de la o rg an izació n je rá rq u ic a de las ideas a su d isposición li­


neal, au n q u e es im p o rta n te c o n sid e ra r q u e la g ram ática de la lengua, la
pun tu ació n y la disposición del texto perm iten señ alar la je ra rq u ía d en lro
de la lincaJidad im puesta por la secuencia textual.
b) C o n tro la rla adecuación de los elem en to s lingüísticos que m odelan
el ám b ito global del Lexto (conectores, seg m en tació n , estru c tu ra , o rd e n a ­
ción) con los que precisan el ám b jio local (las p a lab ras y su com binación,
las oraciones y sus relaciones, el con tro l ortográfico).
c) R eg u lar la inserción afo rtu n a d a del texto en Jos p a rá m e tro s del
contexto personal, cognitivo e in ten cio n al que ha de p e rm itir que sea eiica¿
de cara a sus destinatarios.

3.4.2. El P R O C E S O D E LEC TU R A

La le c tu ra es el e n c u e n tro físico enLre u n tex to y u n R e c e p to r. Tra-


d ic io n a lm e n le se ba c o n s id e ra d o la le c tu ra c o m o u n a a ctiv id ad de d e s­
c o d ific a c ió n , de n a tu ra le z a p re d o m in a n te m e n te p asiva. L as c o o rd e n a ­
d as en las q u e se b a e s tu d ia d o el p ro c e so de Icciu ra ba te n id o e n c u e n ta
el texto co m o un c o n ju n to co m p le jo d e sig n o s lin g ü ístic o s q u e hay que
re c o n o c e r y c o m p re n d e r, y c o m o u n p ro ceso m e n ta l de c o m p re n s ió n e
in te rp re ta c ió n . Los e stu d io s clá sic o s de la le c lu ra b a n p ro p u e s to dos
m odelos:

— El m odelo ascendente (hottom up) que concibe el p ro ceso de lectura


por etapas, p artien d o del reco n o cim ien to de las grafías, la id entificación de
los m orfem as y la co n stru cció n g ram atical, y p o r fin la in terp retació n s e ­
m ántica. Es un m odelo lineal.
— El m odelo descendente (lop d o w n ) va en sen tid o co n trario : p arte de
la percepción del texto en su globalidad p ara re c o rre r su cesivam ente los n i­
veles, del m ás com plejo al m ás básico.

D esde los avances en los esu id io s de la sem iólica, la p rag m ática, la


ciencia cognitiva, la inteligencia artificial y la lingüística textual, la refle­
xión sobre la lectu ra ha dado un vuelco fu n d a m e n ta l en c u an to a los p resu ­
puestos de p artid a. E n u m e ra re m o s a co n tin u ació n sus p aiticu larid a d e s y
las tiuevas hipótesis sobre las que se trabaja en este cam po.

ü) Se co n sid era al lecto r c o m o p ro tag o n ista de la lectura, com o sujeto


activo en la construcción del sen tid o del texto. La p erso n a que loe inicia el
p roceso de co nstrucción de sentido a p a rtir de las in stru ccio n es q u e recibe
EL D ISC UR SO ESCRITO 85

del lexto. E stablece asim ism o de form a diferida u n a interacció n co m u n ica­


tiva con el au to r del texto.
b) La persona que lee activa en su m ente los co nocim ientos que po­
see para seleccionar de en tre ellos los m ás ad ecu ad o s p ara la in terp retació n
del m ensaje que le llega. La lectura se nu tre en p arte de la descodificación
de signos y pistas del texto y en parLe de los co nocim ientos previos. El p ro ­
ceso inferencia! del lecto r pone en m arch a su conocim iento del m undo p ara

Textos académicos registrándote en http://www.AWSurveys.com?R=Osterman77


m ovilizar expectativas e hipótesis y p ara seleccionar de e n tre las posibles
in terp retacio n es aquella que se incluye m ejor en su estrucLura m ental p re ­
via. D esde el p u n to de vista de las o p eracio n es m entales, la atención, y so­
bre todo la m em oria (a corto, a m edio y a largo plazo) acLúa p ara doLar de
sen tido e in te rp re ta r los enunciados.
c) El e stu d io de la in te lig e n c ia a rtific ia l está sirv ie n d o de m o d elo
p a ra c o m p re n d e r los p ro c e so s de tra n sm isió n de in fo rm a c ió n (M ayer,
1985). Se e n tie n d e qu e la m en te h u m a n a fu n c io n a c o g n itiv a m e n te com o
un sistem a in telig en te q u e es c a p a z de p ro c e s a r in fo rm a c ió n . La teo ría
p ra g m á tic a de la re lev a n cia se siLúa en este p u n to p a ra p o s tu la r q u e la
in telig en cia h u m a n a basa su eficien cia en la a te n c ió n selectiva, q u e p e r­
m ite lo c a liz a r con un m ín im o e sfu e rz o y u n m á x im o re n d im ie n to la in ­
fo rm ació n relev an te en el in te rio r de un d e te rm in a d o c u e rp o de c o n o c i­
m ien to .
d) El estudio de los textos h a p ro p o rcio n ad o p ru eb as que permiLen
p o stu lar que hay com po n en tes textuales que favorecen la co m p ren sió n . Ba­
sados en B artlett (1934), psicólogo de la m em oria e in tro d u c to r de la n o ­
ción de «esquem a», se han estu diad o los procesos de co m p ren sió n de los
textos (R um elhart, 1977; K intsch y Van Dijk, 1978; RumelharL y O rtony,
1982). Los esquem as e stru ctu rales (p rin cip alm en te de la n arració n , pero
tam bién de la argu m en tació n , la conversación, etc.), al tiem po que o rg an i­
zan el texto, favorecen su in terp re tació n eficaz.

E stas p articu larid ad es se incluyen en un m odelo interactivo del p roce­


so lector —co rrespondien te al de la producción textual— que se co n v ien e
en el nuevo paradigm a desde el cual elab o ra r hipótesis sobre los procesos
involucrados en la lectura. En estos nuevos p arám etro s se Liene en cu en ta
tanto la intención que lleva al lector a la lectura de un texto, com o el estado
epistém ico en el que se sitúa respecto al co n ten id o textual; el p ro cesam ien ­
to interactivo se entiend e com o un vaivén de los niveles su p erio res a los in­
feriores, de tal m odo que el contexto y el co n ju n to de inferencias acLúan
com o co ndicio nantes y d eto n an tes de la in terp retació n m ás adecuada del
lexto.
D esde la p ersp ectiv a se m ió tic a , la c o m p e te n c ia y la a c tu a c ió n le c to ­
ras h an sido tra ta d a s e x te n sa m e n te . P a rtie n d o del co n c e p to de contrato
de lectura, e n te n d id o c o m o la form a en q u e el texto p ro g ra m a su re c e p ­
ció n a trav és de lar- co n v e n c io n es del g é n e ro y del lu g a r in s titu c io n a l en
qu e se sitú a , Eco (1979) p ro p o n e q u e la c o m p e te n c ia del le c to r sea c o n ­
sid e ra d a , al m en o s id e a lm e n te , c o m o c o m p re n d ie n d o a) el c o n o c im ie n to
de un d ic c io n a rio de base y de reg las de c o -re fe re n cia , b) la c a p a c id a d de
c a p ta r las seleccio n es c o n te x tú a le s y c irc u n sta n c ia le s , c) la a p titu d p a ra
86 LAS CO SA S D E L DECIR

in te r p r e ta r la h ip e rc o d ific a c ió n re tó ric a y e stilístic a , d ) u n a fa m ilia rid a d


con los e sc e n a rio s c o m u n e s e in te rte x tu a le s, y, fin a lm e n te , e) u n a visión
id eo ló g ica.
E n el área de la en señ an za, los estu d io s sobre los procesos cognitivos
im plicados en la lectura están m uy presen tes (Solé, 1987, Cassany, 1988;
C olom er y C am ps, 1991; C am ps, 1994; Cassany, L una y Sanz, 1994). De he­
cho, la enseñanza de la lengua escrita resu lta el m ay o r reclam o p ara este
tipo de investigaciones, ya que es uno de sus cam p o s de aplicación m ás es­
pecíficos. En efecto, p arte im p o rta n te de los avances en psicología cognitiva
están asociados al lenguaje y a sus procesos en relación con el ap ren d izaje
(véanse especialm ente los trab ajo s p ro d u cid o s en la escuela de G inebra
—B ro n ck art et al., 1985; Schneuw ly, 1988; R eichler-B eguelin, 1990; Dolz,
1990, 1993— y los de Fayol, 1997, en Francia).

3.5. E lem en to s n o verb a les d e la escritu ra

Sin la p resen cia física de los h a b la n te s la e sc ritu ra q u ed a d rá s tic a ­


m en te d esp o jad a del c o n ju n to de códigos sem ió tic o s que a c o m p a ñ a n el
uso oral de la lengua: las v o calizacio n es, los elem en to s cin ésic o s y los ele­
m en to s proxém icos. Se h a in sistid o n u m e ro sa s veces en q u e en la e s c ritu ­
ra es el e le m e n to verbal el que recoge to d o el peso de la c o m u n ic a c ió n y el
q ue su p u e s ta m e n te p ro p o rc io n a u n c o n ju n to de p istas p a ra la in te rp re ta ­
ción. Y esto es así re la tiv a m e n te p o rq u e la v erb aliz a c ió n e sc rita se m a ­
n ifiesta a través de o b jeto s m a te ria le s y fo rm a to s q u e co n d ic io n a n la sig ­
n ificació n q ue se tra n sm ite . Si el so p o rte de la c o m u n ic a c ió n o ra l son
p rin c ip a lm e n te los h a b la n te s p o r sí m ism o s, su s ex p resio n es faciales, m o ­
v im ien to s y g estos, el so p o rte de la c o m u n ic a c ió n e sc rita se m ate ria liz a
en o b jeto s reales, a u tó n o m o s, q u e a p a re c e n en c o n tex to s m ate ria le s d e ­
te rm in a d o s. Al c o n ju n to de có d ig o s sem ió tic o s q u e p u ed en a p a re c e r c o n ­
c o m ita n te s co n el texto e sc rito se le ha lla m a d o paratexío (G en ette, 1987;
A lvarado, 1994).
P ara ten er en cu en ta estas co n d icio n es p aratex tu ales que o rie n tan la
in terp re tació n de un texto d istin g u irem o s cu a tro aspectos:

a) El m aterial del soporte: papel (tipo de papel: satin ad o , grueso, reci­


clado, fino...). El m aterial escrito puede a p a re c e r en otros so p o rtes (pizarra,
cartel, valla, piedra...). Los o rd en ad o res p erm iten la a p a ric ió n de la esc ritu ­
ra en pantalla, constitu y en d o a c tu a lm e n te uno de los cam b io s m ás su s ta n ­
ciales en c u an to a la producción y el arch iv o de textos. P ero adem ás, la cu l­
tu ra electrónica sustituye la n o ción de texto p o r la de hiperlexlo, lo cual su ­
pone un fu n cio n am ien to distin to , que p erm ite al lecto r c re a r su propio
itin erario de lectura, de texto en texto, o bien in terv en ir en él, b o rra n d o o
añ ad ie n d o elem entos.
b) El form ato: la m edida del papel, el ta m a ñ o de la página, la c a n ti­
dad de páginas; la m edida de cu a lq u ie r o tro m aterial utilizado. La c o m b i­
EL LUSCURSO BSCRITO 87

nación de m ateriales y de colores. El fo rm ato libro, d esd e la im p ren ta, se ha


m an ten id o com o la referen cia ejem p lar del so p o rte textual (las bibliotecas
han funcionado com o tem plos cu lturales). Los com p o n en tes parate.xtuaJus
del libro son variados: p o rtad a /c o n tra p o rtad a , solapas, agradecim ientos,
epígrafes, d edicatoria, índice, notas, prólogo, epílogo... El fo rm ato listado
se e n cu en tra en diccionarios, listines telefónicos o en inform ación d e espec­
táculos. Las publicaciones p erió d icas se diversifican en los diarios, ¡as re ­
vistas y sus tipos (especializadas, generales, populares). El periódico co n tie­
ne a su vez u n a e x trao rd in a ria variedad de form atos que se distrib u y en en
su interior. P or ejem plo, p ara lo que se refiere a servicios, en co n tram o s el
form ato de las esquelas, de los an u n cio s breves, de la in form ación de ocio
(m úsica, cine, teatro), etc.
c) La tipografía y el diseño gráfico: La disposición de Jos com p o n en tes
gráficos tiene u na gran im p o rtan cia para la visualización, la estética, la re ­
levancia del contenido y la legibilidad. El tam añ o y g ro so r de las letras, el
tipo de letra, el uso de la m ayúscula o la m in ú scu la, la n egrita, la cursiva,
los subrayados; la disposición a toda página o en colum nas, los espacios,
los recu adros. El orden de ap arició n de elem entos o la inclusión de unos
textos en otros so n otras tan tas form as de d o ta r de relevancia in fo rm ativ a a
los textos. V éanse com o m u estra las p o rtad as de un p eriódico y una de sus
páginas:

ELpERÍÓOÍCO
TiernoGalván _
quisomorir ¡g
№ 1 condignidad

Es^tñaa]ira«lMB3fl$uf
relatáoras « i La tfayi mi

20 iáe enero de 1986 15 de m arzo d e 1988


88 LAS CO SAS DEL DECIR

f-wvíKXCi> "iLmjc- ’ *utíJí'»T: ■;»:■■■•-■i _


Tempestad e r t o mercados

La bolsa española,
la única europea
Textos académicos registrándote en http://www.AWSurveys.com?R=Osterman77

que cierra a la baya


El "castigo a los bar coa con intereses
suramencaros hace r&tíoceder al Ibex

1 El desplome
o b ü g a a p a ra r
el 'parquet
brasileño
,o- celi»tir^iao i-f Lr<
I .vlmO*“¥■ ■*V . (Vi
3U .u--f
o*t» i.r» r- ■'.■.í'ivií
fcJJ.r¡l Í«lí-, n
pro h. ■
USN Ul
- :r-%
-OI/yr'-rvw}
11 -fV*lfi'.íx.>í*
,.^■>. .
u¡í -
F"W
lQDWredHA*■C.r** M-l+m3%
fe C■■v**,j.•ir Ti""
| .".' sim
i t t u -U,-vJaw lí». A*
gbqs ‘.j... ■ l* ’ :■r<MH i inr~it|wif~ii>aL
*r
•a ü!№
(-■>. a L‘.- - , ii :■vvc¿ik
J *íf Vi*íj;.íg 11 pe.■ét * ¡o : Hiiuírv
."irJJrTl.-fc |. fc. .11' H tf i' "TíITS.CJT»^
S

V*¡v-s
It
#n
iifiAfüí.>
ftr w CHteaorr- > -j
^ \fanlr -t
f!
c j_ i*-r
...... £T^j|dtr%#
+-U№• -h'.11r:«ti Tietmeyer descarta una rebaja
S«tWú«CütLrrrvV*
de los tipos de Interés alemanes
El Barco d s Francia deateca la solrctez del crecimiento europeo
__

La japonesa Fujitsu cerrará una


planta de chips en Gran Bretaña
La íábnca de aemroaruduGloíüs cuerna con 60Q empleados T
EL DISC U R SO ESCRITO 89

d) La com binación con oíros códigos sem ióticos tiene u n rendim iento
cada vez m ás efectivo. Por u n lado, los ¡cónicos: el dibujo, la fotografía o la
infografía ilustran, refuerzan, com plem entan o clarifican la inform ación
transm itida. Para la lectura o la in terpretación de la im agen se puede utilizar
el m ism o aparato analítico que se aplica a los recursos expresivos verbales
(Lom as, 1991, 1993, 1996). P o r ello podem os h ab lar del uso m etafórico o iró­
nico de la im agen en la publicidad, la propaganda o el periodism o. P or otro
lado, los diagram as, los esquem as, las figuras y las tablas tienen su lugar p ro ­
pio en los textos y docum entos que requieren una inform ación precisa y fide­
digna, así com o un reconocim iento rápido p o r parte de la persona que lee.
En los escritos científicos p arte de la inform ación sólo puede ser expresada a
través de esquem as o diagram as que suponen un alto grado de abstracción y
p o r m edio de lenguajes form ales que constituyen un código sem iótico im ­
prescindible para com un icar relaciones lógicas que las lenguas natu rales no
pueden tran sm itir con rigor. Véase una m uestra en el texto de la página 86.
De la m ism a m an era que hem os visto an te rio rm en te que la e scritu ra
no es una traducción de lo oral a lo escrito, sino que genera toda u n a c u ltu ­
ra y unas vías propias de desarrollo, p odem os ob serv ar que el texto escrito,
al hacerse público en d istin to s form atos, h a ido ad q u irien d o u n as c a rac te ­
rísticas socioculturales identificables p o r p arte de los m iem bros de la socie­
dad en que se inscribe. E stas características influyen en el proceso de signi­
ficación tran sm itid o y en la in terp re tació n , c rean d o u n as d eterm in ad as ex­
pectativas en el lector p o r el m ero h echo de su form a de p resentación. «El
m edio es el m ensaje» - M acL uhan dixit.
Las publicaciones tienen la característica de que no son p ro d u cto s es­
pontán eo s sino que supo n en una p rep aració n , u n a planificación y u n a revi­
sión. S uponen u na in d u stria y u n a com ercialización, con lo cual se m ovili­
za a expertos en varias áreas: los auto res, los editores, los em presarios. Esto
tam bién influye en lo que se publica o no se publica. En o tro o rd en de co­
sas, el com ponente ideológico está presen te en la o rien tació n de periódicos
y de editoriales. La letra escrita no es n e u tra sino que está im p reg n ad a de la
posición pública que se tom a en el orden del p en sam ien to y de los valores.
A ctualm ente la libertad de acceso a las redes de co m unicación telem á­
tica y la posibilidad de re p re se n ta r el cono cim ien to v irtualm ente y ponerlo
en circulación a escala m u n d ial está au g u ran d o u n a nueva era en la tra n s­
m isión y la representació n del conocim iento. La inform ación can alizad a a
través del libro, la biblioteca, la revista, elem entos sustanciales de la co m u ­
nicación h asta hoy en so p o rte papel, están en co n tran d o una altern ativ a p or
la vía digital: la posibilidad de acceder al conocim iento a través de m edios
distintos, com binados y de activación d irecta y p rogram able «al gusto». El
d eb u t del siglo xxi está m arcado p o r un g ran debate sobre los m edios de co ­
m unicación y de represen tació n de la inform ación, lo cual red u n d a en la
necesidad de un análisis crítico de los discursos. E ste m ism o libro que tie­
nen en sus m anos nace en un m o m en to de cam bio en las form as de acceso
al conocim iento. N uestra condición «arqueológica», en este sentido, nos
hace p referir aú n ese objeto-libro que se posee, que se puede p o n er en una
m ochila o en u na cartera, que se p uede su b ray a r o a n o ta r y que o cupa un
espacio m aterial en la estan tería p ro p ia o en u n a biblioteca.
90 LAS C O SA S D E L DECIR

La elección de una u olía determinación


como valor «basal» previo a la resección FTH(1-84)(ng/l)
glandular daria lugar a !a estimación de
tasas de aclara miento considerablemente
diferentes.
En todos los casos se pretendió una exé­
resis completa del tejido paraüroideo pa­
tológico (paraliroidectomia total y auto-
trasplante en 11, y adenomectomía en
7 casos), y el seguimiento clínico y bioló­
Textos académicos registrándote en http://www.AWSurveys.com?R=Osterman77

gico no ha revelado persistencias o reci­


divas hasta el momento actual (periodo
de seguimiento entre 26 y 42 meses).
En los 11 casos en los que existía una
afectación mulliglandular se reaü2ó pri­
mero una exéresis parcial (de tres glán­
dulas en 10 HPTS y de la glándula mayor
en una hiperplasia primaria), completán­
dose la ablación total de* tejido paratiroi-
deo a los 30 min. Tras ias exéresis par­
ciales, las concentraciones séricas de la
PTHÍ1-84) experimentaron generalmente
una calda limitada (tabla 2) con cinéticas
de aclaramiento monoexponenciales res­
tringidas hasta que se completaba la re­ Minutos
sección; en este momento las concen­
traciones sufrían un nuevo descenso fig. ¡ Li lep/eseatxjím griírca de las avKent/aoones séricos oc lo PTh (1-841 en tos primeras rwnu/os tras
(tabla 3), determinando un punto de in­ la resecciones gfaxhjüres stfcuenóaief m ei caso 15 muestra ctaramemo un pumo de ¡nñexffa canecien­
do con t) exéresis de ¡a glándula temporalmente respetad*. Junto a ¡as corvas que se perfilan al unir tos datos
flexión en muchos casos evidente a sim­ ligaran ¡as ecuaciones exponenciales decrec*nte$ en tas que mejor confluyen los nOsnvs seg>*>et anéfotí de
ple vista (fig. 1). El anáfisis de regresión regresión no tvwai. asi como los tiempos de media de cads uno de sus co.’ntxnenfws- La corva tras
no lineal pone de manifiesto las diferen­ la resección incompleta es mcnocxponerxxal decreciente restnng/da, tiene un soto componente <t^ * 5.3
cias en ¡a cinética de aclaramiento tras min) y tiende a una concentración sénca en el nuevo estudo de ecujJicno de 71 ngA Ls corta tras extirpar la
gia<\tiji3 restante adopta una morioterfa txexpxxmciai decreciente, con tempos de vüa mcdii de ! LS y 231
cada fase de !a resección, salvo en ios mtn. respectivamente.
casos 8 y 9. en los cuales una única fun­
ción explica mejor los datos, sugiriendo
una ablación funcional mente total desde séricas de la paratnormona alcanzaron ciones en el minuto 0, tomadas como ba-
el primer momento. Por otra pane, los valores moderadamente elevados a partir sales, tiende a ser mayor tras las reseccio­
valores tras la primera resección en ios de ¡as 48 h, en presencia de una hipocai- nes incompletas (tabla 4) que en ¡os casos
casos 1, 2. 3 y 17 no confluyen en nin­ cemia importante, mantenida en el con­ de adenomectomía curativa (tabla 5). La
gún modelo exponencial decreciente de texto de un síndrome del hueso ham­ diferencia de medias entre ambas mues­
regresión no lineal. Asf pues, sólo en 5 briento. tras resulta ya significativa para las con­
casos se pueden estimar los valores a los El porcentaje residual de hormona intacta centraciones a tos 5 min (25%; p < 0,C5).
que tienden las concentraciones séricas circulante con respecto a las concei l a ­ más aún para las halladas a los 10 min
de la PTHÍ1-84) en el nuevo estado esta-
cionano subsiguiente a la resección par­
cial de las glándulas paratiroideas patoló­
gicas {tabla 2).
Concentración« séricas de la parathormona tras las resecciones completas
Tras la resección completa, las concen­
del tejido para tiroideo patológico
traciones séricas de la PTH(l-84) des­
cendieron progresivamente, siempre, al
menos, hasta concentraciones normales
y. casi siempre, infranormales e incluso 120mía240«oto
indetectabtes (tabla 3). El análisis de re­
gresión no lineal revela curvas de aclara-
rmento plasmático generalmente biexpo-
nenciates, con tiempos de vida media
iniciales de 2 a 5 min y finales entre 40 y
160 min En aquellos casos en los que se
habla realizado una peratiroidectomfa to­
tal, ¡a PTH(l-84) persistió indetedable en
plasma durante vanos días. En ios HPTP
en los que se había realizado una adeno-
mectomla simple, las concentraciones mí­
nimas se hallaron en torno a las
4 h, apreciándose después una recupera­
ción progresiva (tabla 3) que generalmen­
te se estabilizó en valores relativamente LJ(ln*nicif,J0J> —
:dC«<n*»<V!CG’><■'
bajos. En el caso 14. las concentraciones

Medicina Clínica, 6, vol. 19, 1997: 203.


F.L DISC U R SO ESCRITO 91

3.6. C aracterísticas lin g iiístico -tex tu a les d ei d iscu rso escrito

Los d istintos aspectos considerados en los a p a rta d o s an terio res nos


p erm iten cara c te riz a r la expresión lingüística pro to típ ica que aparece en
los textos escritos. Hl ca rá c te r gráfico, planificable, revisable y publicable
que tienen los textos escritos les ha ad ju d icad o un lu g ar de privilegio y de
prestigio en la cu ltu ra lingüística. E x am in arem o s a c o n tin u ació n lo m ás re­
levante en lo que concierne a distintos niveles de lengua en el discurso es­
crito.

3 .6 .1 . E l NIVEL GRAFICO

El sistem a alfabético supone som eter el sistem a fónico de una lengua a


una abstracción, una estandarización y un as convenciones, debido a la varia­
ción existente en la pronunciación (véase el ap artad o 2.8.1); ello pone en p ri­
m er térm ino el hecho de una intervención social. En u n determ in ad o m o­
m ento histórico se tom an u n as decisiones respecto a la norm a que una
com unidad de hablantes deberá tener com o referencia para la expresión es­
crita. La lengua castellana em pieza a distinguirse com o variante rom ánica
identificable hacia el siglo x, en contacto con o tras variedades rom ánicas y
con una lengua no rom ánica, el euskera, con la que tiene contacto p o r su
ubicación geográfica en el norte-centro de la península Ibérica. D ejando de
lado los avalares de su historia, que son los de su com unidad de hablantes,
en la época m oderna el sistem a gráfico fue establecido p o r una institución, la
Real Academia E spañola, al estilo de la A cademia Francesa, en el siglo xvm.
De las variantes dialectales y sociales de la lengua se decidió escoger una
com o referencia para la escritura, p ara la enseñanza, para las publicaciones
y los textos oficiales. Una variedad fijada y com ún p a ra todos, sobre la cual
debían basarse las gram áticas y los diccionarios. A p a rtir del alfabeto latino
legado por los rom anos y utilizado p ara rep resen tar la lengua castellana des­
de sus inicios se fijaron las letras que se debían utilizar en la com unidad de
habla y sus correspondencias con un sistem a fónico de referencia: el de la va­
riante septentrional de la península Ibérica y la variante social de la gente
instruida. C om o en todos los órdenes de la vida social, Ja determ inación de la
variante com ún para la escritura es un pro d u cto histórico relacionado con
centros de decisión y de poder.
P or o tro lado, una vez establecido un sistem a o rtográfico es m uy difícil
cam biarlo: la ab u n d an te acu m u lació n de escritos con esa n o rm a es un obs­
táculo para el cam bio. La n o rm a tiene pues una función de m an ten im ien to
de la hom egeneidad y se asocia a la escritura. E n el juego de fuerzas que se
establece, con el uso lingüísLico en una com u n id ad , en tre la diversidad y la
unidad, la escritu ra tiene un claro papel hacia el m an ten im ien to de la u n i­
dad. S iem pre hay quien cree in g en u am en te en el isom orfism o en tre sonido
y letra. Unas le n g ia s m ás, o tras m enos, pero en todas hay una distan cia en ­
tre lo que se pro n u n cia y lo que se escribe. La realidad es que p a ra d o m in ar
el código escrito de una lengua se necesita un aprendizaje específico, p o r­
que tiene u n a buena dosis de arb itra rie d a d y de convención, sin que pueda
92 LAS C O SA S DEL DECIR

estar relacionad o con la p ro n u n ciació n de todos los h ab lan tes de la c o m u ­


nidad. P or p o n e r u n ejem plo m uy básico, si oím os cóm o p ro n u n cia la p ala­
bra «m ujer», «cuchillo» o «zapato» un h ab lan te de S anta C ruz de Tenerife,
de B urgos, de B uenos Aires, de M urcia o de B arcelona, de cam p o o de ciu ­
dad, con diferentes grados de instrucción, observarem os unas diferencias, a
veces tan considerables, que nos hacen c o m p re n d e r la necesidad de un
Textos académicos registrándote en http://www.AWSurveys.com?R=Osterman77

acu erd o social, tan to en lo que se refiere a la rep resen tació n de los fonem as
de una variante estan d arizad a de la lengua, com o a su m an ten im ien to a lo
largo del tiem po. Sin em bargo, las n o rm as de la escritu ra sólo valen p a ra la
escritura: es a todas luces in ap ro p iad o ap licar la n o rm a escrita com o única
para todos los usos. De aq u í que se pueda h ablar, com o indica ac e rta d a ­
m ente R osenblat, del «fetichism o de Ja letra»:

¿Hay que escribir como se pronuncia o pronunciar como se escribe? Ori­


ginalmente la grafía quiso reproducir con fidelidad la pronunciación, pero la
pronunciación cambia y la letra queda. Y como la letra tiene prestigio culto y
es permanente y visible, tiende a superponerse a la pronunciación, tornadiza y
fugaz. Surge así, como en materia religiosa o jurídica —¿no es el sino de toda
materia?— la oposición entre espíritu y letra. Ya observaba Ferdinand de
Saussure que a pesar de ser la lengua, en su esencia, modulación oral, la for­
ma escrita usurpa a veces el primer papel: «la escritura vela y empaña la vida
de la lengua: no es un vestido, es un disfraz». Ese disfraz se está transforman-
do en modelo o arquetipo al que se trata de acomodar la lengua oral. La visión
de la lengua está, desde hace siglos, tan perturbada, que no se habla de soni­
dos o fonemas que se representan de uno u otro modo, sino de letras que hay
que pronunciar (en su definición de letras, la Academia incluye, además de los
signos o figuras, los sonidos o articulaciones). Constituye una verdadera haza­
ña poderse emancipar de la imagen escrita para percibir la mágica vibración
de los sonidos. La letra prevalece sobre la pronunciación, influye sobre ella y
hasta la deforma (Rosenblat, 1964).

P o r o tro lado, ¿quién no ha sentido la necesidad de su p rim ir los p ro ­


blem as derivados de las diversas posibilidades de re p rese n ta r un sonido a
través de las letras c/qu, v/b, g/j, 11/y, y la vaciedad de la rep resen tació n so­
n o ra de la letra h, p o r ejem plo, u n ificando la o rto g rafía y aliviando así los
sufrim ientos del ap rendizaje? Voces se han alzad o en este sentido, m ás des­
de la perspectiva de una racio n alizació n p rag m ática que desde la asu n ció n
h istórico-cultural. R ecientem ente, incluso un e scrito r co n sag rad o com o
G arcía M árquez aboga p o r la su p resió n de m uchos aspectos norm ativos
que considera inútiles. D ado que la escritu ra está u tilizando nuevos c a n a ­
les, adem ás de los tradicionales, se su p o n e que el sistem a orto g ráfico segui­
rá siendo objeto de discusión. N adie, p o r ejem plo, se extraña hoy de recib ir
m ensajes p o r vía electrónica sin tildes y sin la letra ft.

3.6.2. E l nivel morfosintáctico

Los ám bito s en que la e scritu ra ad q u iere su lugar de especialización


son, por un lado, el de la rep resen tació n del saber, y, p o r otro, el de la c re a ­
E l. D ISC U R SO ESCRITO 93

ción literaria. La escritu ra acad ém ica se constituye com o el ejem plo de una
escritu ra reflexiva que ha de cu m p lir los req u isito s de im parcialid ad , d e sa­
pasionam iento, neu tralid ad y distan cia. En lo que concierne a las c o n stru c ­
ciones sintácticas, se tiende m ay o ritariam en te a re p re se n ta r de form a ca n ó ­
nica y n e u tra las oraciones de la lengua. El texto m odélico en la escritu ra se
p resen ta com o un texto p lanificado y co n tro lad o en el que la m odalidad
oracional p red o m in an te es la d eclarativa/enunciativa, el o rd en de palabras,
el canónico (CC) S-V -0 (CC); y la relación e n tre oraciones, explícita. No en
vano K ress (1983) asocia el m odelo o racio n al a los en u n ciad o s de la lengua
escrita y tam poco es casual que la trad ició n gram atical española haya to ­
m ado de form a co n tin u a y p ersistente la lengua escrita p o r au to res litera­
rios com o m odelo de referencia.
Fries (1989), en su o b ra so b re la h is to ria de las d ife re n te s a c titu d e s
que ha m a n te n id o la R eal A cadem ia re sp ecto al uso, in d ica que h a sta la
red acció n del E sbozo de u n a n ueva gram ática de la lengua española (1973),
la m ay o ría de los ejem p lo s d e la g ra m ática n o rm a tiv a p ro ced ía de a u to re s
lite ra rio s de los siglos xvi y x v i i . En el m ism o Esbozo se sig u en u tiliz a n d o
com o ejem plo textos de a u to re s lite ra rio s, au n q u e m ás recien tes, y lo m is­
m o sucede en la G ram ática de la lengua española de A larcos L lorach
(1994), en la q ue los ejem p lo s con re feren c ia de a u to r son lite ra rio s y los
q ue no tien en referen cia p ro b a b le m e n te se d e b an a la p ro p ia c o m p eten cia
del a u to r. C u rio sam en te, las o b ra s lite ra ria s, c o n sid e rad a s en su c o n ju n ­
to, p o r p e rte n e c e r al á m b ito de la creació n , su elen te n e r un re p e rto rio
rico y v ariad o de reg istro s, p a la b ra s y fraseología; y m u e s tra n u n a lib e r­
tad de uso co n sid erab le —con u n m arg en de tra n sg re sió n de la n o rm a p o r
p ro p ó sito s estético s y ex p resiv o s— . En cam b io , el texto e scrito que se
p ro p o n e com o m odelo a c ad é m ico e stá m ás bien m a rc a d o p o r u n a exigen­
cia de c larid ad , o rd en , p rec isió n y tra b a z ó n que c la ra m e n te afecta a las
co n stru c c io n e s g ra m a tic a le s em p lead as. P o r su lado, los textos escrito s
que re p re se n ta n ex co n o c im ie n to se d istin g u en p o r su cap a c id a d de e x p re­
sa r la objetividad, con c o n stru cc io n e s sin tá c tic a s im p erso n ale s o pasivas
y con la elección de la tercera p e rso n a g ra m atica l com o form a de e x p re­
sión q ue b o rra el p ro ta g o n ism o de los c o e n u n c ia d o re s. T am b ién se c a ra c ­
terizan p o r la m an era de d is trib u ir re fe re n te s léxicos y d eíctico s p a ra p e r­
m itir el m a n te n im ie n to y la p ro g re sió n tem ática. E n general, no es p ro p io
de los textos escrito s la re d u n d a n c ia ni la rep etició n , sino la co n secu ció n
de un d e sa rro llo in fo rm ativ o o rd e n a d o , q u e vaya c o n ec ta n d o de form a
inequívoca las o racio n es a nive) local y las u n id a d e s su p e rio re s co m o p e­
ríodos, p á rra fo s o c a p ítu lo s a nivel global.
No obstante, tam bién hay textos escritos con m arcados rasgos colo­
quiales (la corresponden cia personal) o que se distin g u en p o r el m odo
com o rep resen tan la coloquialidad. E n la literatu ra o en los guiones cine­
m atográficos se crean diálogos de acuerdo con el papel de los p ro tago nistas
y la situación. Son «diálogos construidos» que m an ifiestan la cap acid ad de
observación y de percepción de la realidad sociocultural de sus auto res. Se
trata de un a coloquialidad idealizada con el objetivo de lo g rar verosim ilitud
y co nseguir efectos de realidad. P o r o tro lado, en algunos ám bitos, com o el
periodístico, se observa u n a tendencia a la coloquialización, co n cretam en te
94 LAS C O SA S DE L DECIR

en las colum nas de au to r. Hay en este caso u n a v oluntad de estilo vivo y ex­
presivo, que form a p arte del co n ju n to de rasgos que definen la subjetividad
de quien escribe. F inalm ente, en la publicid ad se en c u en tra n textos escritos
con estilo coloquial, p o r los efectos persuasivos y de proxim idad que se co n ­
siguen a través de su uso (véanse algunos de los ejem plos que se co m en tan
en el ap artad o 10.5).
O tros ám bitos, com o el a d m in istrativ o y el jurídico, se c aracterizan
Textos académicos registrándote en http://www.AWSurveys.com?R=Osterman77

tam bién p o r el uso sistem álico de textos escritos, los ú n ico s que validan sus
prácticas. Se tra ta en este caso de textos en los que la creació n está p rá cti­
cam en te ausente, que rep iten fórm ulas convencionales aplicadas a cada
caso particular: se c aracterizan p o r su a b u n d a n te uso de fó rm u las fijas,
m u ch as de ellas arcaizan tes y fosilizadas. Ello no quiere d ecir q u e haya de
ser necesariam en te así. E n la a ctu a lid ad hay un m ovim iento de origen es-
taounidense que p ro p u g n a el lenguaje llano y co m p ren sib le de la a d m in is­
tración, bajo el criterio d em o crático de que la c iu d ad an ía ha de c o m p re n ­
d e r los textos que le afectan oficialm ente, sin que su lectura haya de ser un
laborioso ejercicio de trad u cció n e in terp retació n o que obligue a la co n su l­
ta de expertos.

3.6.3. E l NIVEL LÉXICO

La e sc ritu ra tiene co n v en cio n a lm e n le su b ase en el nivel léxico e s tá n ­


d a r n o rm ativ o . En el c aso del e sp añ o l, el d ic c io n a rio de la Real A cadem ia
es la re feren cia b ásica p a ra el uso p e n in s u la r y las A cadem ias c o rre sp o n ­
dien tes de los países la tin o a m e ric a n o s, de a c u e rd o e n tre sí en la p re o c u ­
p a ció n p o r la u n id a d de la lengua, c o n stitu y e n asim ism o la referen cia
p a ra la e sc ritu ra n o rm a tiv a . E n el caso de los e sc rito s cien tífico s y té c n i­
cos los d icc io n a rio s esp ec ia liz ad o s recogen la term in o lo g ía p ro p ia de
cad a cam p o y en ellos se e n c u e n tra n los térm in o s de uso h a b itu a l de cad a
d iscip lin a, p ro fesió n u oficio: los n eo lo g ism o s y los p ré sta m o s q u e d a n de
este m odo co dificad o s. Los textos de tip o c ie n tífico y técn ico se c a ra c te ri­
zan p o r la d en sid ad léxica y p o r la a b u n d a n c ia de té rm in o s esp e cia liz a ­
dos. El texto esc rito litera rio , en cam b io , es la m u e stra m ás sig n ificativ a
del uso creativ o de la len gu a, allí d o n d e se p u ed e e n c o n tra r un re p e rto rio
m ás extenso y rico p a ra d e c ir la rea lid a d re p re se n ta d a . Los á m b ito s del
s a b e r y de la ex p erien cia está n p o r así decirlo p a sad o s p o r un filtro de
eco n o m ía, p recisió n y rig o r en el caso de los esc rito s cien tífico s, y de
creativ id ad en la ex p resió n , en el c aso de los lite ra rio s, c o n stitu y en d o así
esp acio s clave p a ra la a m p lia ció n de la co m p eten c ia léxica de los h a b la n ­
tes en el o rd e n del len g u aje elab o ra d o . Un rasg o específico del léxico es su
co n tin u a am p lia c ió n , d eb id o a u so s nu ev o s —p ré sta m o s de o tra s lenguas
o creació n a través de re c u rso s p ro p io s de la lengua (d eriv ació n , c o m p o si­
ció n )— . V eam os a c o n tin u a c ió n el c o m e n ta rio iró n ic o q u e m erece al a u ­
to r del sig u ien te texto la inv asió n de v o ca b u la rio d e la lengua inglesa que
im p reg n a los u so s lin g ü ístico s actu ales:
EL DISC U R SO ESCRITO 95

Desde que las insignias se llaman pins, los homosexuales gays, las comidas frías
lu n ch s y los repartos de cine castings, este país no es el mismo. Ahora es mucho más
moderno.
Durante muchos años, los españoles estuvimos hablando en prosa sin enterar­
nos. Y, lo que es todavía peor, sin darnos cuenta siquiera de lo atrasados que estába­
mos. Los niños leían tebeos en vez de cóm ics, los jóvenes hacían fiestas en vez de
parties, los estudiantes pegaban poslers creyendo que eran carteles, los empresarios

Textos académicos registrándote en http://www.AWSurveys.com?R=Osterman77


hacían negocios en vez. de business, las secretarias usaban medias en vez de panties y
los obreros, siempre lan toscos, sacaban la fiambrera al mediodía en vez del catering.
Yo mismo, en el colegio, hice aerobic muchas veces, pero, como no lo sabía —ni usa­
ba, por supuesto, las mallas adecuadas— no me sirvió de nada. En mi ignorancia,
creía que hacía gimnasia.
Afortunadamente, todo eso ya ha cambiado. Hoy España es un país rico a pun­
to de entrar en Maastricht y a los españoles se nos nota el cambio simplemente
cuando hablamos, io cual es muy importante. El lenguaje, ya se sabe, es como la
prueba del algodón: no engaña. No es lo mismo decir bacon que tocino, aunque ten­
ga igual de grasa, ni vestíbulo que hall, ni inconveniente que handicap. Las cosas, en
otro idioma, mejoran mucho, sobre todo en inglés, que es el que manda (Julio Lla­
mazares, en Nadie escucha, Alfaguara, 1995).

El nivel léxico es el m ás sensible al en to rn o cu ltu ral. P o r ello hay p ala­


bras que caen en desuso o bien hay o tras que su fren cam bios sem ánticos.
Los ejem plos m ás prototíp ico s a ctu a lm en te so n los que se deben a la e x p an ­
sión de nuevas ciencias y tecnologías, a objetos nuevos o bien a cam bios y
novedades en la vida social. Los d iccio n ario s generales y los diccionarios
especializados, en cada nueva edición, in co rp o ra n voces nuevas o red efin en
las que ya con stan com o en trad a léxica. La lab o r de escribir, com o activi­
dad reflexiva, tiene en la co n su lta del d iccio n ario u n a de las ayudas m ás
preciad as p ara escoger la expresión certera, rigurosa, a p ro p iad a o singular.

3.6.4. La o r g a n i z a c i ó n t e x t u a l y d is c u r s iv a

El texto escrito tiene com o pecu liarid ad que se despliega de form a li­
nea] en el espacio de la página. Ello conlleva que sea necesaria una configu­
ración externa que arm e los contenidos, su o rd en ació n y su o rganización.
En la p ráctica de la escritu ra se h a n d esarro llad o co nfiguraciones m a te ria ­
les típicas propias del texto escrito con el p ro pósito de p ro p o rcio n a r a los
lectores la o rien tació n necesaria p a ra in te rp re ta r los contenidos. La infor­
m ación se organiza m ed ia n te u nos pro ced im ien to s básicos que unen blo­
ques de co ntenido o bien los separan.

3.6.4.1. La segm entación

La d istribución de los en u n ciad o s que fo rm an el texto está en relación


con la d istrib u ció n de los tem as, los su b tem as y los cam bios de tem a. La
u nidad básica es el p árrafo , u nidad significativa su p rao racio n al, constitui-
96 LAS C O SA S DE L DECIR

do p o r un co n ju n to de en u n ciad o s relacio n ad o s e n tre sí p o r el contenido.


Las fro n teras de cada p árrafo son d efinidas p o r el p ro p io auto r, p ro p o rcio­
n ando una presentación tem ático/visual que o rie n ta la lectura y p ro p o rcio ­
na un grado de legibilidad aceptable (Cassany, 1993; S erafini, 1992; Reyes,
1998). La separación en tre p árrafo y p árrafo en la página dosifica la in fo r­
m ación. A su vez, el co n ju n to de p árrafo s se org an iza en ap artad o s, c a p ítu ­
los y partes. L ógicam ente, la frag m en tació n d ep en d e de la extensión del
texto, del tipo de texto y de la voluntad estilística del au to r. E n general, los
textos académ icos suelen exigir un m ay o r grado de org an izació n del co n te­
nido, m ientras que los textos literario s gozan de u n a m ay o r libertad, debido
a que la rep resen tació n visual p uede a d q u irir valor sim bólico. Hay novelas
que no tienen ni párrafos ni capítulos. La observación de los d istin tos tipos
de texto y el d escu b rim ien to de sus n o rm as es un ejercicio m uy positivo
p ara lo g rar u na com peten cia en la d istrib u ció n de los párrafo s. Lejos de ser
una m era estrategia externa o visual, la segm entación está al servicio de la
com un icación del contenido.

3.6.4.2. La pun tuación

El d e sarro llo de las p rá c tic a s de la e sc ritu ra ha ido co n stitu y e n d o el


valor de la señ alizació n g ráfica ejercid a p o r los sig n o s de p u n tu a c ió n . D u­
ra n te largo tiem p o sim p le m e n te n o ex istían . P o ste rio rm e n te n acie ro n
com o in d icad o res p ara la le c tu ra en voz alta. Se em p e z aro n a u sa r siste ­
m á tic a m e n te en la E d ad M edia y a m ed id a q u e el texto e sc rito fue a d q u i­
rien d o a u to n o m ía, su u tiliz a ció n h a q u e d a d o m ás d eslig ad a de la o raliza-
ción, excepto en los casos en q u e la e sc ritu ra re p re se n ta el diálogo. Los
signos de p u n tu a c ió n se u san en el texto e scrito en fu n ció n de la o rg a n i­
zación g ram atical y de la lógica del sen tid o . S ignos co m o el p u n to , la
com a, el p u n to y co m a y los dos p u n to s sirven ta n to p a ra se g m e n ta r
com o para p o n e r en relació n (L in ares, 1979; Pujol y Solá, 1989; S erafin i,
1992). El p u n to y a p a rte in d ica final de p árra fo , y el p urtto final sep ara
cap ítu lo s, p a rte s o sim p le m e n te te rm in a los textos en su co n ju n to . Si b ie n
el objetivo fu n d am en ta l de la p u n tu a c ió n de un texto es fav o recer u n a in ­
te rp re ta c ió n a d e c u a d a p o r p a rte del lecto r, b á sica m e n te está d e te rm in a d a
por la sin tax is, la longitu d del p e río d o , la e n to n a c ió n y el g u sto p e rso n a l
de q u ien escribe.
Algunos signos com o los de exclam ación e in terrogación están relacio­
nados m ás estrech am en te con la ento n ació n . T am bién hay signos que tie­
nen una función discursiva especial, ya que se c aracterizan p o r ro m p er el
hilo de la voz q u e tiene la p alab ra p a ra ejercer una serie de interrupciones,
presentaciones o incisos, d ejando paso a o tras voces: es el caso de las co m i­
llas, de los paréntesis, de los guiones o de las rayas. E n definitiva cum plen
funciones polifónicas, porque im p rim en una distan cia e n tre el texto m a rc a ­
do y el no m arcado, de tal m odo que señ alan citas de o tra s voces o desd o ­
blam iento del locutor. Los p u n to s suspensivos indican co nocim ientos co m ­
partidos, guiño s y com plicidades que se estab lecen e n tre a u to r y lector, ele­
vando de algún m odo el g rad o de em patia.
E t. D ISC U R SO ESCRITO 97

S erafin i señ ala el uso e stilístico de la p u n tu a c ió n fre n te al uso lógico


o n o rm ativ o . En su o b ra se p re sta a te n c ió n a las fu n c io n e s p o sib le s de
los signos y a las d ife re n c ia s de em p leo d e riv a d a s de la d iv ersid ad de e s ti­
los. De e n tre los div erso s estilo s d e sta c a el de p u n tu a c ió n m ín im a , p ro p ia
de e sc rito re s in ex p erto s, en la que sólo a p a re c e n los p u n to s y las co m a s y
ra ra m e n te los d o s p u n to s y el p u n to y co m a. El de p u n tu a c ió n clásica,
p ro p ia de e sc rito re s ex p e rim e n ta d o s, en la q u e se o b serv a u n u so v a ria d o
de todo s los signos de p u n tu a c ió n al serv icio de la ex p resiv id a d , de la
p recisió n se m á n tic a y de la in telig ib ilid ad . Y el de p u n tu a c ió n enfática,
c a ra c te rístic o de la p u b lic id a d y del estilo de a lg u n o s a u to re s. En él
a b u n d a n los p u n to s (en s u s titu c ió n de co m a s y o tro s) y los p e río d o s b re ­
ves. El efecto es incisivo y c o rta n te . E n c o n ju n to , es rele v a n te m o s tra r el
papel de los sig n o s de p u n tu a c ió n en los e sc rito s seg ú n el p ro p ó s ito del
a u to r. De h echo, es u n a d e las h e rra m ie n ta s a d isp o sic ió n del e sc rito r
ta n to p a ra o rg a n iz a r el se n tid o del texto c o m o p a ra d arle relieve y m ati-
zación.

3.6.4.3. La titulación

Una característica del texto escrito es la presencia de títulos en los en ­


cabezam ientos. Los enun cia d o s que fu n cio n an en esta posición están tra ta ­
dos de form a especial desde el p u n to de vista tipográfico y tien en u n a fun­
ción catafórica, de a d e la n ta r el co n ten id o del texto, o de señuelo, p ara
a tra e r la atención del posible lector. Son, p o r lo tanto, en u n cia d o s síntesis y
enun ciad o s con fuerza retó rica. T ítulos y su b títu lo s o rg an izan el conten id o
del texto, que, a su vez, ap arecen en el índice p a ra q u e el lecto r p ueda co n o ­
c er de form a sintética el co n ten id o de u n libro o de u n a pub licació n p erió ­
dica.
En los d iario s, la p o rta d a se co n v ierte en lu g a r p rivilegiado, en d o n ­
de se seleccio n an los titu la re s de las n o tic ia s relev an tes. En el in te rio r, los
títu lo s y su b títu lo s o rie n ta n la le c tu ra p ro p o rc io n a n d o la in fo rm ac ió n
esencial del co n te n id o de la n o ticia o del a rtíc u lo o bien se co n v ie rte n en
un m edio p a ra c a p ta r la a ten c ió n del le c to r o su co m p lic id a d , p o n ien d o
en juego sus co n o cim ien to s, su m u n d o o su s p reo cu p a c io n e s. P u ed en ser
m uy d e p e n d ie n te s del co n tex to o m uy su g ere n tes y con sig n ificad o s figu­
rados.
En el caso de la rep resen tació n d e los diálogos la escritu ra im p o n e un
estilo controlado, pulido y p erfeccionado, sea cual sea su registro. T am bién
hay convenciones p ara presen tarlo : la identificación de cad a p articip an te, el
uso de signos de p u n tu ació n que a ctú a n de in d icad o res de cita o de tu m o
de palabra: la raya, las com illas o los dos p u ntos. Las secuencias dialogales
tienen un a organización visual m uy clara p o rq u e se disp o n en en c o rre sp o n ­
dencia con los tu rn o s a ltern ad o s de los p articip an tes, conv en ien tem en te
identificados explícitam ente o g racias al contexto. P ara ex am in ar con d ete­
n im iento las diferencias e n tre la entrev ista oral y escrita veam os a co n ti­
nuación un fragm en to de u n a entrev ista pub licad a, p a ra luego c o n trasta rla
con la tran scrip ció n de la conversación original:
98 LAS C O SA S D E L DECIR

P. Para empezar, me gustaría que nos explicaras cómo llegaste a interesarte por
la didáctica de la lengua, ¿te interesaste primero por la lengua y luego por su didácti­
ca o primero por la enseñanza, en general, y luego por la enseñanza de la lengua, en
particular?
R. Siempre me gustó el área de lengua en términos generales: las lecturas, el
disfrute de la literatura... la lengua siempre me interesó. Después, ya por un poco de
rebeldía, tal vez, estudié Ciencias de la Educación. Pero yo lo que veía siempre claro
Textos académicos registrándote en http://www.AWSurveys.com?R=Osterman77

era que la didáctica de la lengua era lo mío; me interesó siempre la proyección de la


didáctica hacia la práctica y dentro de esa práctica, por interés, por afinidad, por
gusto, siempre me interesó la lengua, porque creo que es capital (TEXTOS de Didác­
tica de la Lengua y de la Literatura, n.° 8, pp. 77-87, abril de 1996).

A: a mí me encantan las historias personalesM quizá es mi lao antropoló­


gico eh/ll cómoM um: llegamos a un punto determinado y a interesarnos por
unas cosas entonces en tu caso te quiero preguntarM cómo llegaste a interesar­
le por la didácticaMI de la len=gua=\l
JM: =ya ya ya=
A: > pero digo la didáctica de lenguaM entonces no sé porque no lo sé\l no
sé si primero te interesaste por la lengua y por- luego por su didáctica\ o pri­
mero por la enseñanza y luego—II
JM: sí =sí sí=
A: > =de la= lenguaM
JM: siempre me gustó: la lenguaM el área de lengua en: términos genera-
lesMI de literatura {(dudoso) o::) de: lecturasMI el disfrute de la literaturaM la len­
gua siempre me interesóMI después ya por un poco de rebeldía tal vezM me- yo
estudié ciencias de la educación como una especialidáNl
A: um um\J
JM: dentro de las especialidades podía optarM por muchas de ellasM y::
como tenía ya interés por lenguaNJ más que por literaturaMI yo opté por e::h- y
de hecho mi títuloNJ básicoM es— licenciado en ciencias de la educación espe­
cializado en lenguaMI =más o menos=
A: =ah\l eso=existe/l
JM: um:::<0>
A: > asíM
JM: > yoM tengo ese título slM
A: um/<0>
JM: > vamos—I
A: > que [incomp.]\!
JM:: en el título no sé realmenteM el título formaN no sé lo que figuraM
A:yaM<0>
JM: >pero yo siempre procuré—<0>
A: es lo que tú sientesM
JM: >síM
A: =incomp.=
JM: > =no no\J no no le tengo= un: justificanteMI mención letras creo que
le llaman o mención: trac- lenguaM
A: =ya ya ya ya=
JM: > no me acuerdo exactamente porque ya: hace añosMÍ pero sí esM
ciencias de la educación especializadoMI enM lenguaM! de hecho yo hice ciencias
EL DISC U R SO ESCRITO 99

de la educación tres años\J y a partir de ahí era ya tina especial? da cN! podía op­
tar po:r lenguaM
A: > ahá:\J
JM: > 1itera tu raM e::h organización escola rNJ e::h direcciónM de cenirosNl o
matemáticas o investigación pura\J e- o inspeccioné sería ya con:—i otras espe-
cialidadesNJ vamosNJ pero yo lo que vi siempre claro que era—:l la didáctica lo
míoM de la lenguaNJI me interesó siempre la proyección: de la didáctica hacia la
prácticaNJ y dentro de esa práctica po:r interésNJ por afinidacN por gustoNJI siem­

Textos académicos registrándote en http://www.AWSurveys.com?R=Osterman77


pre me interesó la lenguaM creo que es capi=tal::=
A: indas- una:: algo que tú decías esta mañanaM y es: que las- hablabas de
la especifividad de la didáctica de la lengua pero a la vez de cómoM la ]engua\l
atraviesaM eh lodos los saberes y atraviesa todas las áreasM y has dicho una
cosa que a mí me ha inte resao muchoNJ más o menos que decías que si deja-
mosM aspectos tales como el racismo el sexismóM =y otros ismosM e::h=—I
JM: =sí sí=
A: > exclusivisiasM en manos de::—I no- a ver noM en asignaturasM traven-
saJ-transversales era como dejarlos en =manos\J=
JM: =sí sí sí=
100 LAS C O SA S D E L DECIR

La escritura es una especie de enfermedad contagiosa que los libros transmiten


a quienes los frecuentan en exceso. Todos los lectores contumaces están expuestos a
ese contagio, y en distinta medida lodos lo sufren, aunque algunos lo desconozcan y
otros, por prudencia o timidez, lo oculten. El lector químicamente puro no existe; en
su interior hay siempre un escritor latente o agazapado que a veces despierta de su
letargo y se abalanza sobre parientes y amigos creando en la mayoría de los casos
(hay admirables excepciones) situaciones de pánico o de desolación. Cuanto más
temprano sea el contacto con Jos libros, más graves y duraderas serán las consecuen­
cias de ese virus incubado en el texto que son, unas veces por fortuna y oirás por
desgracia, casi siempre incurables. Exagero poco; creo que Kafka hablaba de la lite­
ratura como lepra.
Sirva la anterior divagación para explicar por qué escribo. Comencé a leer de
niño, y los síntomas del contagio se manifestaron precozmente con efectos que no
dudo en calificar, apelando a un neologismo que ruego me disculpen, de caiaesirófí­
eos: a los 12 años de edad ya había incurrido en décimas y sonetos cuyos principales
causantes (no diré culpables) eran Espronceda y Rubén Darío. Para empezar, la poe­
sía ajena fue el estímulo primero y deteimínanie de mi propia poesía. He citado mu­
chas veces a una frase de Northrop Frye que considero oportuno volver a recordar:
«Todo poema procede de oLro poema.» Yo nunca hubiese escrito poseía si previa­
mente no hubiera leído poesía. Eso lo tengo claro. Pero las razones por las que sigo
escribiendo o pretendiendo escribir poesía 60 años después de haber sufrido el con­
tagio de la literatura son más dudosas. Para justificar el acto en principio gratuito (y
a veces oneroso: hay quienes pagan por publicar sus versos) de la escritura poética
se suelen esgrimir muy diversos argumentos, alguno de los cuales yo mismo he utili­
zado: el deseo de penetrarla realidad, de conocer y de evaluar éticamente el mundo;
la necesidad de expresamos o de comunicamos; la voluntad de «anclar en el rio de
Heráclito» y de salvar del efecto corrosivo del tiempo algunas cosas queridas; el goce
de crear pura belleza.
Todas estas justificaciones'pueden ser válidas, y algunas lo siguen siendo para
mí. Pero pienso que, si a esias alturas de mi vida continúo escribiendo, es también
por otra razón menos grandilocuente y un tanto pueril que casi me avergüenza con­
fesar. Me lemo que, aunque siempre sostengo lo contrario, estoy cayendo en la ten­
tación de creer que el poeta, bueno o malo, que mis versos configuran —ese perso­
naje ilusorio que habla en los poemas—, soy efectivamente yo, y que el acabamienlo
del poeia significaría mi propio acabamiento. Se trataría, en último extremo, de un
deleznable caso de amor propio, de un problema de supervivencia planteado con un
grave error de perspectiva, quizá justificable; pues algo o mucho de mí persiste en lo
que escribo. Y, aunque no ignoro que los poeias, como los toreros, deben saber reti­
rarse a tiempo; y que en la vida hay cosas más serias que la poesía y, concretamenie,
que mi poesía; y que «el arle es largo y además no importa»; si a pesar de ser cons­
ciente de todo eso sigo escribiendo es, en parte, porque me resisto a confinar en el
pasado ese residuo de mí mismo, a desprenderme de ese yo que es otro, pero que
ahora, cuando los dos estamos acercándonos a un final inevitable, noto que me hace
muchísima compañía (Ángel González, Palabra sobre palabra, Seix Barral, Barcelona).
SE G U N D A PARTE

Textos académicos registrándote en http://www.AWSurveys.com?R=Osterman77


C a p ít u lo 4

EL CONTEXTO DISCURSIVO

Allá lejos y hace tiempo, cuando las líneas telefónicas se unían, no era
raro levantar el tubo del teléfono y escuchar una conversación entre descono­
cidos. Quien haya tenido tal experiencia sabe que es muy difícil entender una
conversación ajena. ¿Quién es «mi cuñado», qué pasó el lunes, a quién vio ella,
por qué Juan dijo eso, qué significa «eso», y, en todo caso, quién será Juan?
Tampoco sabemos de qué se ríen cuando se ríen. Adivinamos algunas cosas,
pero no sabemos «de qué va», realmente, porque nos faltan los contextos.
Toda la semántica del mundo no nos sin/e para curiosear la vida verbal ajena
(Reyes, 1995: 17).

El térm in o escenario se suele u tiliz a r en los estu d io s d iscu rsiv o s p ara


referirse, a través de esa m etáfo ra te a tra l o cin em ato g rá fic a, a los e le m e n ­
tos físicos en los que se p ro d u c e un d e te rm in a d o evento c o m u n icativ o , es
d ecir, b ásicam en te, el esp acio y el tiem p o y su o rg an iza c ió n . E stos ele­
m entos, com o verem os a c o n tin u a c ió n , fo rm an u n a p a rte fu n d am en tal,
au n q u e no la única, de lo que se d e n o m in a el con texto . El co n c ep to de
co n te x to es esencial p a ra todos los e stu d io s lin g ü ístico s q u e se p lan tean
desde un a perspectiva p ra g m á tic a o d iscu rsiv o -tex tu al. P recisam e n te, el
asp ecto que con m ás cla rid a d d efine ese tipo de e stu d io s y, al m ism o
tiem po, los d istin g u e de los que se realizan desde un p u n to de vista e stric ­
ta m e n te g ra m atical co n siste en que aq u éllo s in c o rp o ra n los d a to s c o n te x ­
túales en la d escrip ció n lin g ü ística. E n efecto, co m o h em o s visto en el ca­
p ítu lo 1, el an álisis del d isc u rso se p u ed e d e fin ir c o m o el e stu d io del uso
lingüístico co n lex lu a liza d o . P o r c o n sig u ien te, resu lta del to d o im p re sc in ­
dible re c o rre r las d ife re n te s a c e p cio n es del té rm in o «contexto», ya que
sólo de este m odo nos p o d rem o s a c e rc a r a una c o m p re n sió n cabal de lo
que im plica an a liza r el d isc u r so .

4.1. A lgunas a p roxim a cio n es al c o n ce p to d e ‘c o n tex to ’

Contexto (Del lat. contextus) m. Entorno lingüístico del cual depende el


sentido y el valor de una palabra, frase o fragmento considerados. II 2. Por ext.,
entorno físico o de situación (político, histórico, cultural o de cualquier otra
102 LAS CO SA S DE L DECIR

índole) en el cual se considera un hecho. II 3. p. us. Orden de composición o te­


jido de un discurso, narración, etc. II desús. [...] ( DRAE, 1992).

En el seno de la filología, el térm in o contexto se ha u tilizado desde a n ­


tiguo, en el sen tid o de la p rim era acepción que recoge el Diccionario de la
RAE, es decir, com o el « entorno lingüístico del cual d epende el sen tid o y el
valor de un a palabra, frase o fragm ento considerados». E fectivam ente,
dad a la n atu raleza in trín secam en te am b ig u a del significado de las palabras,
frases o expresiones cu an d o se p resen tan de form a aislada, es fundam ental
reten er este p rim er significado del térm in o que nos ocupa, ya que uno de
los principios básicos del análisis del discu rso consiste en p ro c la m a r que el
valor —o el sentido— de cu alq u ier secuencia discursiva depende, en gran
parte, del texto a n te rio r y del p o sterio r, de lo que hay an tes y de lo que vie­
ne después del fragm ento en cuestión.
Así, un en u n ciad o com o el siguiente:

B — está ocupado

sólo co b ra su sentido co n creto y específico si co n sid eram o s su e n to rn o lin­


güístico, sentido que será bien d iferente si se ha pro d u cid o en (I) o en (II):

(I) A— vengo a h a b la r con el se ñ o r d irecto r


B— está ocu p ad o
(II) A— voy al baño
B— está ocu p ad o

Un segundo sentido de este térm in o coincide b astan te con la segunda


acepción que p ro p o rcio n a el DRAE: «entorno físico o de situ ació n (político,
histórico, cu ltu ral o de cu alq u ier o tra índole) en el cual se co n sid era u n h e­
cho». En realidad, sería su ficiente con a ñ a d ir el adjetivo «lingüístico» al fi­
nal de la definición p ara que ésta fuera com pleta.

4 .1 .1 . E l ‘c o n t e x t o ' d e s d e la a n t r o p o l o g í a

E ste segundo sentid o de) con cep to de contexto ha sido p ro p u esto y ela­
bo rad o p rin cip alm en te desde la an tropología. M alinow ski, p o r ejem plo, en ­
tendía el lenguaje com o el p ro to tip o de «sim bolism o», uno de los co m p o ­
nentes fundam entales de la c u ltu ra de los pueblos. Para ese an tropólogo
lingüista el lenguaje es una actividad h u m an a privilegiada que aseg u ra la
tran sm isió n cultural, que p erm ite el con tro l intelectual, em otivo y p rag m á­
tico del «destino» de las personas, así com o la creación a rtística y lúdtca de
los g rupos h u m an o s (M alinow ski, 1939). R especto al estu d io de esa «activi­
dad privilegiada», este a u to r afirm aba:

Si la primera y más fundamental función del habla es pragmática —diri­


gir, controlar y hacer de correlato de las actividades humanas—, entonces, es
EL CO NTEX TO DISC UR SIVO 103

evidente que ningún estudio del habla que no se sitúe en el interior del «con­
texto de situación» es legítimo (Malinowski, 1936: 63).

Si p en sam o s cuál ha sido la m a n e ra en que la an tro p o lo g ía se ha


acerc a d o h acia la c o m p re n sió n de la c u ltu ra de los p u eb lo s, no re su lta rá
n ad a ex trañ o que d eb am o s a esta d isc ip lin a —y esp e cia lm en te a la a n tro ­
pología cu ltu ra l y lin g ü ístic a — u n a co n cep ció n del lenguaje en la q u e el
co n tex to resu lta fu n d am e n ta l. U na de las p re m isa s de la an tro p o lo g ía es

Textos académicos registrándote en http://www.AWSurveys.com?R=Osterman77


que q uien e stu d ia un g ru p o h u m an o ha de c o n o c e r la lengua —o las len ­
g u as— q ue h ab lan q u ie n e s c o m p o n en ese gru p o , ya que in te re sa se r ca ­
paz de d e sc u b rir su m a n e ra de e n te n d e r el m u n d o y d e fu n c io n a r en él, de
c o n s tru ir d ía a día sus actividades; y ese d e sc u b rim ie n to hay que h acerlo
desde un p u n to de vista in tern o , com o si q u ien e stu d ia fuera u n a p erso n a
m ás de ese g ru p o . P ara ello, p arece evid en te que el p o d er h a b la r la m ism a
lengua es algo básico. Y lo q u e re s u lta in te re sa n te es que, en el p ro ceso de
ap re n d iz a je de las leng u as de los g ru p o s estu d ia d o s, los fu n d a d o re s de la
an tro p o lo g ía lin g ü ística (véanse, a m odo de ejem plo, Boas, 1911 y S apir,
1932) ad v ierten —ya en los inicio s del siglo x x — que lo que están
aprehendiendo es m u ch o m ás, p o rq u e n o sólo ap re n d e n el código sino
có m o u tilizarlo según la situ ac ió n , las p erso n a s con q u ien es se h ab la, los
tem as que se tra ta n , el lu g ar d o n d e se está, etc. En ese sen tid o se p r o n u n ­
ciaba Jak o b so n , reco n o c ie n d o la inn eg ab le a p o rta c ió n de la an tro p o lo g ía
a los e stu d io s lingüísticos:

Los antropólogos nos prueban, repitiéndolo sin cesar, que la lengua debe
concebirse como parte integrante de la vida de la sociedad y que la lingüística
está en estrecha conexión con la antropología cultural (Jakobson, 1953: 15
[conferencia pronunciada en 1952]).

Será Ja etnografía de la co m u n icació n (G um perz y Hymes, 1964;


1972), p ropuesta que com o ya vim os (véase el cap ítu lo 1) se configura d u ­
rante los años sesenta y setenta y que hered a los p lan team ien to s de au to res
com o los que hem os ido citan d o en este capítulo, la que in ten tará p lan tear
de una form a sistem ática el papel que ocupa el contexto en la construcción
de n u estras actividades com unicativas.
E n efecto, en tre los ocho elem entos que H ym es p resen ta com o los
com ponentes básicos de cu alq u ier evento co m unicativo en co n tram o s la si­
tu ación . E ste com ponente, el p rim ero de la lista del llam ado «m odelo
SPEAKING» (véase el capítu lo 1), se refiere a dos tipos de elem entos. P or
una parte, al em plazam iento, a la localización física espacial y temporal, al
«dónde» y al cu ándo se p ro d u ce u n d eterm in ad o evento com unicativo; tie­
ne, pues, m ucho que ver co n el escenario —casi en el sentido teatral— co ­
m unicativo. P o r o tra parte, este co m p o n en te se refiere, tam bién, a la escena
psicosocial, es decir, a la im agen de evento que, de form a p rototípica, las
personas que pertenecen a un d eterm in a d o grupo cu ltu ral asocian a un lu­
g ar y a un tiem po d eterm in ad o s. D uranti, etnógrafo de la com unicación
que ha desarro llad o y puesto al día las p ro p u estas iniciales, lo plantea de
esta m anera:
104 LAS CO SA S DE L DECIR

Si bien tanto los actores como quienes observan tienen que asumir la
existencia de algunas dimensiones físicas de un evento, tendría que quedar
claro que, puesto que tenemos que representarlas a través del lenguaje natural
y usando maneras convencionales de definir el tiempo y el espacio, lo más pro­
bable es que acabemos encontrándonos con descripciones condicionadas cul-
turalinente. Lo que es «afternoon» para una cultura puede ser «evetnngv para
otra; lo que se puede describir como «la puerta delantera» por alguien de una
sociedad, puede describirse como «la puerta trasera» por alguien de otra socie­
dad. Por último, incluso en el interior de la misma comunidad podríamos en­
contrar diferencias según si, por ejemplo, tomamos como punto de referencia
el conocimiento de una persona común o el conocimiento de una persona ex­
perta (Duranti, 1985: 206).

O bsérvese lo aprop iad o del p rim e r ejem plo que p ro p o n e D uranti. H e­


m os o ptado por d ejar en el original inglés las p a lab ras afternoon y evening
porque, precisam ente, la trad u cció n fu era de contexto resu lta difícil; am b as
pueden trad u cirse al español, según los casos, p o r tarde, p ero la segunda
co m p arte con night la posible trad u cció n noche, a u n q u e tam b ién po d ría
trad u cirse por atardecei o anochecer. P o r o tra p arte, seguro que q uien lee
estas páginas sabe que tam poco existe u n an im id ad en d e term in a r el p erío ­
do del día que el térm ino «tarde» ab arca en español. P o r ejem plo, c u an d o
alguien dice «podem os vem os a m edia tarde», en algunos lugares de habla
española eso puede q u e re r d ecir «hacia las cinco» y en otro s «hacia las sie­
te», d ependiendo de a qué h o ra se com e (o alm u erza) y a qué h o ra se cena
(o se com e), entre otras cosas.
P or lo que respecta a la localización, se p lan tea la co nveniencia de d is­
tin g u ir en tre fro n teras externas y fro n teras in tern as, tan to tem p o rales com o
espaciales. T om em os com o ejem plo la sala de un juzgado. Las fro n teras es­
paciales externas estarán fo rm ad as p or las paredes, el suelo y el techo de la
sala en cuestión (incluidas las p u ertas y v en tan as que pueda h aber); las
fro n teras in tern as —que pueden ser m ás o m enos evidentes p o r la existen­
cia o no de m uebles u o tro s elem en to s— m a rc a rá n los espacios reservados
a la acusación, a la defensa, al ju ra d o —si lo hay—, a q uien tran scrib e lo
que se dice, a quien presid e en calidad de juez, a los testigos, al público —si
lo hay—, etc. Lo que resu lta in teresan te de esta visión del «espacio» es que
las fro n teras in tern as delim itan espacios «sim bólicos» (es decir, culturales)
que están en relación con el uso de la palabra. In d ican quién y cu án d o tiene
el derecho —y el deber— de h a b la r (o de e scrib ir o leer) y de qué m odo o en
qué sentido se supone que ha de hacerlo: ah o ra le toca el tu m o a la a c u sa ­
ción, ah o ra se interroga a los testigos, a h o ra habla q u ien a c tú a com o p o rta ­
voz del ju rad o y lee su veredicto, etc.
Algo sem ejante ocurre con las fro n teras tem porales. Si seguim os con el
m ism o ejem plo podrem os observar que las fronteras externas serán, en el
caso de un juicio, las que m arcan su inicio y su final y que, norm alm en te se
reconozcan porque quien está calificado p ara ello —quien actú a com o juez—
pronuncia unas palabras que funcionan com o una «fórmula», com o un acto
de habla «realizativo» (véase el capítulo 7), indicando que se abre y se cierra
la sesión en cada caso, respectivam ente. Ahora bien, a lo largo del tiempo,
más o m enos previsto, que dura el juicio se van sucediendo unos «episodios»
EL CO NTEX TO DISC UR SIVO 105

o «secuencias», cuyas fronteras in tern as están m arcadas — de nuevo de


form a m ás o m enos evidente— p o r el uso de ciertos elem entos verbales y
no verbales que de form a convencional indican, com unican, expresan el paso
de una parte a otra. E nunciados del tipo Tiene la palabra la defensa o Haga
pasar a la testigo serían ejem plos de esas «fórmulas» m arcad o ras de fronteras
entre las diferentes actividades que se producen a lo largo de un evento y
que tam bién estarán caracterizad as p or form as de hablar peculiares en
cada caso.

Textos académicos registrándote en http://www.AWSurveys.com?R=Osterman77


En c u an to a lo que se en tien d e p o r escena psicosocial, es algo que tiene
m ucho que ver con las nociones de las ciencias cognitivas y de la psicología
social en lo que se refiere al cono cim ien to co m p artid o y al concepto de
«prototipo». L as personas, a través de n u estra experiencia sociocultural co­
tidiana, vam os in co rp o ran d o a n u estra m an era de in te rp re ta r de form a ac­
tiva n u estro en to rn o —y d e fu n cio n ar en él— u n a serie de rasgos p ro p io s de
lo que habitualm ente y de form a rec u rre n te se p ro d u ce en un d eterm in ad o
lugar a un d eterm in ad o tiem po. Así, aso ciam o s el evenlo «juicio» a una sala
de juzgados en h o rario de trabajo. Eso no q u iere d ecir que no se pueda rea­
lizar en esa localización o tro tipo de evento (por ejem plo, u n a fiesta, una
reu n ió n clandestina...); lo que q uiere d ecir es que, si no hay otros d ato s que
lo pongan en duda, lo que esperam os, de form a prototípica, que esté su ce­
diendo en ese local y a esas horas es u n juicio.
E ste plan team ien to de la etnografía no hay que en ten d e rlo de u n a m a­
n era estática (crítica que, al m enos en su s inicios, se le pudo hacer), ya que
deja espacio a la v ariació n tanto e n tre c u ltu ras com o d en tro de una m ism a
cultura. En el capítulo 7, ded icad o a e stu d ia r los com plejos procesos de la
in terp retació n de los en u n ciad o s, d esarro llarem o s esta idea con m ás d e ta­
lle. B aste aq u í con a p u n ta r que el significado que el tiem po y el espacio ad ­
quieren no es universal y que, adem ás, se p uede c a m b ia r según las finalida­
des o las experiencias de quienes p articip an en un d eterm in ad o en cu en tro
com unicativo. Lo que, sin em bargo, p arece evidente es que, en m u ch as o ca­
siones, ese espacio y ese tiem po psicosocialm ente creados o activados o rien ­
tan, g uían —y p o r ello restringen— la p ro d u cció n y la in terp re tació n de los
enunciados, es decir, aquello que se co n sid era «apropiado» o «adecuado»
decir y la m anera com o lo d icho «tendría» que ser in terp retad o .
R esulta fundam en tal re te n e r la idea de que la noción de ‘co n tex to ’ se
refiere, en este sentido, a un concepto sociocultural, a la m an era en que las
personas que form an p arte de u n gru p o o su b g ru p o d eterm in ad o d o ta n de
significado a los p a rám e tro s físicos (lugar y tiem po) de una situ ació n y a lo
que allí sucede en un m o m en to dado:

El contexto es un fenómeno socialmente constituido, interactivamente


mantenido y limitado en el tiempo (Goodwin y Duranti, 1992: 6).

4.1.2. El ' c o n t e x t o ' d e s d e l a L i N G ü í s T ic a

L as c o rrie n te s d o m in a n te s en el p e n sa m ie n to lin g ü ístico del siglo xx


—el e stru c tu ra lism o m á s form al y el g en era tiv ism o — se h an c a ra c te riz a ­
106 LAS CO SA S D E L DECIR

do p o r ex clu ir de fo rm a ex p lícita to d o s los facto res c o n te x tú a le s en su s


a n álisis, d e c la ra n d o q u e p a ra el e stu d io del n ú cleo g ra m a tic a l esos fac to ­
res 110 h acen m ás qu e d is to rs io n a r, al p ro d u c ir «infinitos» m atices en las
fo rm as y el se n tid o lin g ü ístico . Sin em b a rg o , sie m p re ha h a b id o in d iv i­
d u a lid a d e s o escu elas q u e h a n p la n te a d o la n e c esid ad de in c o rp o ra r esos
e lem en to s en el an á lisis si lo q u e se p re te n d e es e n te n d e r lo q u e la s p e rso ­
n as h acem o s c u a n d o u sa m o s u n a len g u a. Un c laro e jem p lo lo te n em o s en
el lin g ü ista ya c itad o a n te rio rm e n te , R o m án Ja k o b so n . P a ra este au to r,
u n o de los lin g ü ista s e u ro p e o s de o rie n ta c ió n e s tru c tu ra lis ta q u e m ás
a te n c ió n p restó al e stu d io de la c o m u n ic a c ió n e n te n d id a en to d a su c o m ­
p lejid ad , el co n tex to e ra u n o de los elem en to s q u e n e c e sa ria m e n te h ab ía
que te n e r en c u e n ta p a ra p o d e r ex p lic a r las d ife re n te s fu n c io n es q u e c u m ­
ple el lenguaje c u a n d o es u sad o :

Para que sea operante, el mensaje requiere un contexto de referencia


(un «referente» según otra terminología un tanto ambigua) que el destinata­
rio pueda captar, ya verbal, ya susceptible de verbalízación (Jakobson,
1960: 352).

N ótese que Jak o b so n habla de contexto de referencia y critica el uso del


térm in o «referente» p ara d esig n ar ese concepto. Sin em bargo, esc term in o
es el que c u rio sam e n te se ha extendido en la divulgación, un tan to esq u e­
m ática, de su interesan te trab ajo so b re las relaciones e n tre lin g ü ística y
poética y sobre las fun cio n es del lenguaje (Jakobson, 1960).
Los trab ajo s de M alinow ski no sólo d ejaro n huella en la antropología;
el ám b ito de la lingüística tam b ién h a recib id o la influencia de su co n cep ­
ción del lenguaje y de las lenguas, especialm ente, p o r la im p o rta n cia cen tral
que otorgó al contexto de la situación. E n efecto, sus ideas sobre este tem a
fueron revisadas y am p liad as p o r el lingüista b ritá n ic o F irth , q u ien serviría
de puente e n tre el an tro p ó lo g o y H alliday, m áxim o rep rese n ta n te de la co­
m e n te de estudio lingüístico co n o cid a com o lingüística sistém ica y fu n ­
cional.

[...] El lenguaje es una manera de tratar con la gente y con las cosas, una
manera de actuar y de hacer que los otros actúen (Firth, 1935: 31).

F irth señ aló la n e cesid ad de lle g a r a e sta b le c e r u n a tip o lo g ía de las


fu n cio n es del lenguaje y de los c o n te x to s de situ a c ió n en que las len g u as
so n u sa d a s y en. las q u e p a la b ra s y e n u n c ia d o s a d q u ie re n su s sig n ificad o s
p reciso s. E sta ta rea, seg ú n él, p u ed e re s u lta r difícil p ero n o es im p o sib le
si se a p e la al c o n o cim ien to so c io c u ltu ra l c o m p a rtid o q u e p o se e n las p e r­
so n as. P a ra este a u to r el c o n te x to de la situ a c ió n a tie n d e a los p a rticip a n ­
tes, sus acciones c o m u n ic a tiv a s (v erb ales y no v erb ales), a q u ellas carac­
terísticas del entorno físico q u e re s u lte n relev an tes p a ra el even to y los
efectos que p ro d u c e la a c c ió n v erb al. F irth abogó p o r el e stu d io de la c o n ­
v ersació n , e n te n d id a c o m o «un ritu a l social», ya q u e «es a h í d o n d e e n ­
c o n tra re m o s la clave p a ra u n a m a y o r c o m p re n sió n de lo que el len g u aje
es y de có m o fun cio n a» (F irth , 1935: 32) d eb id o , p rin c ip a lm e n te , a q u e es
EL CO NTEX TO DISC UR SIVO 107

en la c o n v ersació n d o n d e p u ed e ap re c ia rse el v alo r del co n te x to p a ra a l­


c a n z a r esa co m p ren sió n .
E stas ideas perm iten el desarrollo de la noción de registro, p o r p arte de
lingüistas com o H alliday y H asan, p ara an a liz ar las variedades lingüísti-
co-textuales derivadas de la relación que establece quien habla o escribe
respecto a la situación en que se en cu e n tra (véase el capítu lo 11, d o n d e se
desarrolla este tem a).
Por últim o, en este repaso som ero y selectivo a la atención que desde

Textos académicos registrándote en http://www.AWSurveys.com?R=Osterman77


la lingüística se ha prestad o al contexto, no p odem os d eja r de refe rim o s al
h isp an ista C oseriu. E ste au to r plan tea la im p o rtan cia de los entornos en la
co m prensión de los enunciados:

[...] en todo momento, lo que efectivamente se dice es menos de lo que se


expresa y se entiende. Mas ¿cómo es posible que lo hablado signifique y se en­
tienda más allá de la lengua? Tal posibilidad está dada por las actividades ex­
presivas complementarias y, sobre todo, por las circunstancias del hablar, o
sea, por los entornos.
Los entornos intervienen necesariamente en todo hablar, pues no hay
discurso que no ocurra en una circunstancia, que no tenga un «fondo». [...] los
entornos orientan todo discurso y le dan sentido, v hasla pueden determinar el
nivel de verdad de los enunciados (Coseriu, 1955-1956: 308-309).

C oseriu clasificó los en to rn o s en c u atro tipos: situación, región, contex­


to y universo de discurso.
El p rim er tipo —la situación— se refiere a los aspectos espacio-tem ­
porales, que perm iten el uso y la in terp re tació n de los elem entos deícticos
de persona, de lugar y de tiem po. El segundo —la región— se refiere a lo
que hoy po d ríam o s d e n o m in a r com o «ám bito sociolingüístico», que p erm i­
te asignar el significado concreto, en tre los posibles, a una palabra; Coseriu
distinguía tres clases de «regiones»: la zona, el ám bito y el am biente. Para el
tercer tipo de en to rn o —el contexto—, Coseriu distin g u e tres suptipos: el
idiom ático, el verbal y el extraverbal. F inalm ente, el c u a rto tipo —el universo
de discurso— tiene que ver con «el sistem a universal de significaciones al
que pertenece un discurso (o enu n ciad o ) y que d eterm in a su validez y su
sentido: la literatu ra, la m itología, las ciencias, la m atem ática, el universo
em pírico, en c u an to «temas» o «m undos de referencia» del hablar» (op. cit.,
318).

4.2. El ‘co n te x to ’ en la p ragm ática y en el a n á lisis del d iscu rso

[...] en los últimos años la idea de que una secuencia lingüística (una ora­
ción) puede ser completamente analizada sin tener en cuenta el «contexto» ha
sido seriamente puesta en duda. Si el gramático de la oración desea hacer afir­
maciones sobre la «aceptabilidad» de una oración al determinar si las secuen­
cias producidas por su gramática son oraciones correctas de la lengua, está re­
curriendo implícitamente a consideraciones contextúales. Después de todo,
¿qué hacemos cuando nos preguntan si una determinada secuencia es «acep­
108 LAS CO SAS D E L DECIR

table»? ¿No nos ponemos, inmediatamente y del modo más natural, a imagi­
nar algunas circunstancias (es decir, un «contexto») en donde la oración po­
dría ser empleada de modo aceptable? (Brown y Yule, 1983: 47).

C om o señalábam os al inicio de este capítu lo , el co n te x to se constituye


com o un concepto crucial y d efin ito rio del ám b ito de la p rag m ática y del
análisis del discurso, ya que su co n sid eració n en la d escripción y el análisis
de los usos lingüísticos m a rc a rá la línea divisoria en tre los estu d ios d isc u r­
sivos y los p u ram en te gram aticales. D ado este c a rá c te r central, la definición
y la delim itación del con cep to de «contexto» o cupa siem p re un lu g ar esp e­
cífico y d estacado en los tra ta d o s de estas disciplinas. Una p rim era ap ro x i­
m ación al concepto de contexto desde el an álisis del d iscu rso h a consistido
en dividirlo en cu a tro niveles o tipos:

1. El contexto espacio-temporal.
2. El co ntexto situacional o interactivo.
3. El contexto sociocultural.
4. El contexto cognitivo.

E ste p lan team ien to puede re su lta r útil p a ra d ete rm in ad o s fines (d id ác­
ticos, p o r ejem plo), ya que cad a nivel o tipo pone el énfasis en algún factor
sin d uda crucial del contexto. Sin em bargo, com o esp eram o s m o stra r en el
resto de este capítulo, p uede llevar a so lap am ien to s in n ecesario s o incluso a
errores, ya que separa asp ecto s que son excesivam ente in terd ep en d ien tes.
Por ejem plo, tan to los elem entos esp acio -tem p o rales com o los situ acio n ales
son in terp re tad o s a la luz de los dato s socioculturales, d ato s que, a su vez,
son integrados en la m ente de las p erso nas a través de procesos cognitivos
que se activan p ara cad a situación.
Levinson (1983), aten d ien d o a la com plejidad del concepto, p lantea la
cuestión del m odo siguiente:

¿A qué podemos llamar entonces contexto? En prim er lugar debemos


distinguir entre las situaciones reales de enunciación en toda su multiplici­
dad de rasgos, y la selección de solamente aquellos rasgos que son cultural­
mente y lingüísticamente pertinentes en cuanto a la producción e interpre­
tación de enunciados [...] Sin embargo, ¿podemos establecer de antem ano
cuáles son estos rasgos? Lyons se atreve a enum erar los siguientes (1977a:
574), además de los principios universales de la lógica y del uso del lengua­
je: i) conocimiento del papel y de la posición (donde el papel abarca el pa­
pel en el evento discursivo como hablante o como destinatario y el papel so­
cial y la posición abarca nociones del nivel social relativo), ii) conocimiento
de la situación espacial y temporal, iii) conocimiento del nivel de fo rm ali­
dad, iv) conocimiento del m edio (aproximadamente el código o estilo apro­
piado a un canal, como la distinción entre variedades escrita y hablada de
una lengua), v) conocimiento del c o n ten id o adecuado, vi) conocimiento del
cam po adecuado (o dominio que determina el reg istro de una lengua).
Ochs (1979c) señala que «el ám bito del contexto no es fácil de definir...
debe considerarse el m undo social y psicológico en el cual actú a el u su a ­
rio del lenguaje en cu a lq u ie r m o m en to dado» (p.l), «incluye como míni­
EL CO NTEX TO DISC UR SIVO 109

mo las creencias y suposiciones de los usuarios del lenguaje acerca del m ar­
co temporal, espacial y social; las acciones (verbales y no verbales) anterio­
res, en curso o futuras, y el estado de conocimiento y atención de los que
participan en la interacción social que se está efectuando» (p. 5). Tanto
Lyons como Ochs enfatizan que no debe entenderse el contexto de manera
que excluya rasgos lingüísticos, ya que tales rasgos a menudo recogen asun­
ciones contextúales (un punto sobre el que Gumperz ha llamado sutilmente
la atención [1977], llamando a estos rasgos lingüísticos señ ales de contex-
tualización) (I-evinson, 1983: 19-20).

En este m ism o sentido, B row n y Yule (1983) recogen las ap o rtacio n es


realizadas desde la lingüística funcional y desde la an tro p o lo g ía lingüística
y p lan tean que el contexto e stá form ado p o r todo el cono cim ien to e tn o g rá ­
fico necesario p ara in te rp re ta r los en u n cia d o s y p ara c re a r expectativas.
E lem entos com o el tem a, el marco, el canal, el código, la form a del m ensaje,
el tipo de evento, las característica s de los participantes serán los que in te r­
vienen en la prod u cció n y en la in te rp re ta c ió n de los en u n ciad o s y son los
factores que q uienes an alizan una pieza discursiva ten d rán que to m a r en
consid eración p ara d a r cu en ta de form a cabal de lo que las p a lab ras signifi­
can; estos au to res señalan la im p o rtan cia que tienen los factores c o n te x tú a­
les que hem os señalado en el uso e in terp re tació n de esas piezas específicas
que son los deícticos. A todos esos factores, B row n y Yule añ ad en, sig u ien ­
do a H alliday, el cotexto o en to rn o textual, es d ecir los en u n cia d o s que ro ­
dean a aquello que se está co n sid eran d o p ara el análisis, ya que el significa­
do concreto que ad q u ieren las p alab ras, los e n u n cia d o s y los discu rso s de­
pende, en gran m edida, de lo que se ha d icho a n tes y de lo que viene d es­
pués. O tros autores, com o M aingueneau (1996) o K erbrat-O recchioni
(1990), m an te n d rá n esta concepción com o algo básico p ara el análisis del
discurso, to m an d o com o «ingredientes» fu n d am en tales del contexto extra-
lingüístico los participantes, el m arco espacio-tem poral o em p lazam ien to
(en ten d id o tanto en el sen tid o físico com o en el social o in stitu cio n al) las fi­
nalidades y el cotexto.
Un factor de gran im p o rtan cia que, com o verem os m ás adelante, es de­
cisivo a la h o ra de in te rp re ta r los e n u n cia d o s tiene que ver con lo que p o ­
d ríam o s llam ar el contexto intertextual, es decir, el cono cim ien to que las
p erso n as tienen de ese «río» de textos p ro d u cid o s a lo largo de la historia
que nos perm ite reco n o cer aquellas m an e ra s de h a b la r y de esc rib ir a p ro ­
p iadas a cada situación.
Desde la perspectiva de la ciencia cognitiva in teresa d a r cuenta, p reci­
sam ente, de la m anera com o las p erso n as alm acen am o s y organizam os
nu estras experiencias de todo tipo en la m em oria, de form a que ese con o ci­
m iento resulte eficaz y operativo p ara fu n cio n ar en n u estra vida d ia ria y
para d a r sentido a n u estras actividades co tid ian as. El papel que d esem p e­
ñan los factores contex tú ales es fu n d am en tal, ya que son esos factores los
que perm iten el alm acen am ien to o rg an izad o de la experiencia y, del m ism o
m odo, los que facilitan, p o sterio rm en te, la activación del co n o cim ien to p e r­
tinente así acu m u lad o p ara in te rp re ta r de form a ad ecu ad a las situ acio n es
nuevas, asociándolas a ex periencias previas sim ilares. Los térm in o s u tiliza­
110 LAS C O SA S DE L DECIR

dos en el ám b ito de la ciencia cognitiva para d esig n ar esta o rg an izació n que


se p roduce en nuestra m ente de los d ato s de la experiencia han sido v aria­
dos. Los m ás extendidos son los de m a rc o o e n tr a m a d o (frame), e s q u e m a
(schem ata), g u ió n (script), p la n .
Marco y esquem a —a m en u d o u tilizados com o sin ó n im o s— se refieren
al conocim iento de los p arám etro s (proto)lípicos de una situ ació n (ir al res­
tau ran te, asistir a una conferencia, reu n irse en u n a asam blea de trab a ja d o ­
Textos académicos registrándote en http://www.AWSurveys.com?R=Osterman77

res, etc.); una vez activado ese esquem a o m arco, se crean u n as expectativas
de actividades en form a de guión, que nos indican cóm o a c tu a r y cóm o es­
p erar que actúen los d em ás. Además, si entendem os que la com unicación
es una acción encam in ad a h acia una m eta, teniendo en cu en ta el m arco y el
guión, se pone en fu n cio n am ien to un plan d e term in ad o p ara co n seg u ir esa
m eta. E ste funcion am ien to no hay que en ten d e rlo de form a m ecánica, ya
que al pro d u cirse en la in teracción, es necesario ir negociando y tal vez m o ­
dificando los diferen tes p ará m e tro s a m edida que se d esarrolla el proceso
de expresión y de in terp re tació n (Schank y Abelson, 1977: Brow n y Yule,
1983).
V eam os un ejem plo: si reco n o cern o s un d e te rm in a d o esp acio com o
un co n su lto rio m édico (p o r la co lo ca ció n de las m esas, las sillas, el a rm a ­
rio con el in s tru m e n ta l clínico, etc.) y el tiem p o com o el típ ico p a ra la
aten c ió n sa n ita ria ; si reco n o cem o s, p o r su u b ic a c ió n en el esp acio y p or
su in d u m e n ta ria , a los p erso n aje s (m é d ic o -en ferm ero -p acien te), to d o ello
se co n fig u ra com o ese e n tra m a d o o m arco q u e nos p erm ite p rev er o esp e ­
ra r u n as d e te rm in a d a s secu en cias habituales de ac o n te c im ie n to s —un
g u ió n — del tipo:

a) intercam b io de saludos
b) secuencia de p reg u n tas (por p arte del m édico) y de resp u estas (por
p arte del paciente) sobre el m otivo de la consulta
c) diagnóstico y reco m en d acio n es
d) despedida.

L óg icam en te, p u ed en p ro d u c irse, tam b ién , o tra s activ id ad es (u n a ex­


p lo ració n física, c o m e n ta rio s laterales, etc.). En c u a lq u ie r caso, esos ac ­
tos im p lican un o s d e te rm in a d o s u so s d iscu rsiv o s p a ra que el guión se e je­
cu te de form a a p ro p iad a . A hora b ien, es fu n d am e n ta l n o e n te n d e r, com o
d ecíam o s antes, esta d im en sió n co n tex tu al co m o algo u n iv ersal y e s tá ti­
co, ya q ue a lo que nos esta m o s re firien d o es a c ierto s tipos de sig n ifica ­
ciones que d e te rm in a d o s p a rá m e tro s suelen te n e r en un á m b ito co n c reto
(el de las co n su lta s m éd icas) y en u n a c u ltu ra c o n c re ta (la o ccid en tal).
A dem ás, hay q u e te n e r en c u e n ta q u e esas sig n ificacio n es —y los p a rá m e ­
tro s m ism o s— p ued en tam b ién v a ria r d e p e n d ie n d o de m ú ltip les facto res
que, en cada caso, h a b rá q u e te n er en c u e n ta com o, p o r ejem plo, el tipo
de co n su lta (pública o p riv ad a, en el d isp e n sa rio o en el d o m icilio de la
p erso n a en ferm a...), las c a ra c te rístic a s p e rso n a les de los p a rtic ip a n te s y
su co n o cim ien to m u tu o , el tipo de en ferm ed a d , los planes de los d ife re n ­
tes acto res, etc.
EL CO NTEXTO D ISC UR SIVO 111

C om o decíam os antes, uno de los fenóm enos en los que confiam os y


que nos o rien ta en la creación y co m p ren sió n del contexto es la iníertexíua-
lidad (B ajtín, 1979; Voloshinov, 1929; B cau g ran d e y D ressler, 1981). En
efecto, las personas vivimos in m ersas en u n a co rrien te de textos que se han
p rod ucid o a lo largo de la historia, que se van «repitiendo» en situaciones
de com unicación sem ejantes y que vam os in terio rizan d o de form a que p o ­
d am os activarlas con facilidad c u an d o sea necesario. C om o señala R am s-

Textos académicos registrándote en http://www.AWSurveys.com?R=Osterman77


pott refiriéndose a la narració n ,

[...] el carácter convencional de las superestructuras narrativas hace que la


mayoría de los hablantes sea capaz de determinar no sólo el contenido de un
texto, sino también el tipo que constituye. Así, un supuesto básico [...] es que
las reglas de un discurso narrativo forman parte de la capacidad lingüística y
comunicativa iel habíanle (Ramspott, 1992: 101).

A veces, la seguridad de que se co m p arte ese cono cim ien to esq u em áti­
co y el guión corresp o n d ien te se utiliza p ara ro m p e r las expectativas y cre a r
un efecto sorpresa de gran eficacia co m unicativa, com o se puede ap rec ia r
en el siguiente texto:

MONTERÍA
Por un coto de Sierra Morena iban con el rifle ai hombro altos financie­
ros, capitanes de empresa, políticos del sistema, magnates salchicheros y algu­
nos aristócratas seguidos por una jauría de perros. Un tropel de secretados
transportaba la munición. A todos les humeaba el belfo en la fría madrugada,
pero los cazadores llevaban bajo las verdes casacas el estómago reparado con
un desayuno de migas con chocolate. A esa hora, los jabalíes aún dormían y
los venados ya estaban llorando. Mientras las alimañas soñaban en la madri­
guera, guardas con escarapela en el sombrero guiaban a estos tiradores de eli-
te hasta sus puestos de cómbale.
Pronto comenzó la montería. A la salida del sol olían a sangre algunos
matorrales y por los barrancos del coto sonaban disparos de varios ecos, se
oían alaridos de toda índole, incluso humanos, dentro del recio perfume de la
pólvora. Los cazadores se habían establecido, según intereses o pandillas, de­
trás de los parapetos y la orden del día consistía en abatir cualquier cosa que
se moviera, desde un consejero delegado hasta un simple conejo. No se detuvo
la carnicería durante toda la jomada. Los ojeadores seguían levantando gran­
des piezas a media mañana y por las miras telescópicas podían verse las lágri­
mas de los ciervos, la espuma seca en las fauces de otras ñeras, el tenor en el
rostro de algunos presidentes de consejo de administración, y era un placer
presentir con la mente helada la exactitud del proyectil, apretar el gatillo y al
instante divisar a la víctima rodando por la trocha bajo el estruendo de los pe­
rros. La cacería terminó cuando el cielo ya se hallaba también cubierto de
plasma. En el crepúsculo, los monteadores llevaron al palacio campestre las
furgonetas cargadas con Ja caza cobrada, que fue recibida por los tiradores su-
pcmvientes con una copa de fino en la mano junto a los porches. Entre las
piezas abatidas había tres jabalíes, dos subsecretarios, un banquero, dos doce­
nas de venados, cuatro empresarios, innumerables conejos y un príncipe des­
tronado (M. Vicent, El País).
112 LAS CO SAS D E L DECIR

P ro b ab lem en te este texto, que p erten ece al género «colum na», típico
del periodism o literario, se apoya en dos bases; p o r u n a p arte, el co n o ci­
m iento, a u n q u e sea ru d im e n ta rio , que se le su p o ne al lecto r resp ecto a
cóm o funciona u na cacería y, p o r o tra p arte, el re cu erd o de una fam osa
—en su m o m en to — película española de los añ o s sesen ta — La caza— , de
C arlos S au ra, en la que se utilizaba esa actividad com o alegoría de la época
de rep resió n fran q u ista en E sp añ a. Las expectativas se ro m p en cu a n d o ve­
m os que las presas no son ú n icam en te los an im ales (ciervos, conejos, v en a­
dos o jabalíes) sino tam bién p erso n alid a d es del m u n d o económ ico (b a n q u e ­
ros y em presarios), político (su b secretario s) y social (un prín cip e d e stro ­
nado).
E n u n sentido fu n d am en talm en te psicológico se define el contexto
d en tro del m arco de la teoría de la relevancia (o pertin en cia), com o ese c o n ­
ju n to de factores que p erm iten la p ro d u cció n y la in terp re tació n de los
enun ciad o s con un m ínim o coste de pro cesam ien to . Reyes (1995) lo explica
de este m odo:

El contexto, en la teoría de la relevancia, se define en términos psicoló­


gicos, no sociales, culturales o discursivos [...]. Las creencias operativas que
forman el contexto de cada interacción pueden derivar de la percepción in­
mediata de la situación, de lo que se ha dicho antes o provenir de la memo­
ria. Lo importante es que los interlocutores comparten o creen compartir
una versión parecida del contexto. La comunicación exitosa depende de cier­
to conocimiento mutuo: de lo que cada interlocutor sabe y sabe que el otro
sabe (Reyes, 1995: 57).

E n o tro s casos, es el e n to rn o físico el que nos a p o rta d ato s sob re


cóm o c o m p o rta rn o s de fo rm a a d e c u a d a o so b re q u é tipo de a c o n te c i­
m ien to c o m u n icativ o p o d em o s e sp e ra r que se p ro d u z c a y, en ese sen tid o ,
activ am o s un guión so b re las secu e n c ias y las accio n es v erb ales y rio v e r­
b ales h a b itu a le s en esa situ a c ió n (véase el a p a rta d o 4.3). A hora bien, el
co n tex to p u ed e tam b ié n c r e a r s e a través del uso d iscu rsiv o m ism o . Así,
p o r ejem plo, el in icio de u n a pieza d isc u rsiv a a c tú a de « in te rru p to r» en
n u e s tra m ente, en n u e stra m em o ria h istó ric a y c u ltu ra l, y c re a u n a s ex­
p ecta tiv as resp ecto a lo q u e v en d rá a c o n tin u a c ió n , es d ecir, nos p ro p o r­
cio n a p istas co n tex tú ales. V eam os alg ú n c aso típ ico de lo q u e e sta m o s d i­
ciendo:

1) A — ¡Ay! ¿lo sabes aquel que dice...? Chiste, situación festiva


2) A — Érase una vez... Cuento tradicional, situación familiar
3) A — Perdone que le moleste, pero... Situación formal, jerárquica, difícil

A sim ism o, la selección de un reg istro d eterm in a d o o de elem entos p ro ­


sódicos concretos, p o r ejem plo, p uede servir com o señal que a ctú a de in d i­
cio p ara la co n stru cció n de un contexto. La teoría de la relevancia se ha
preo cu p ad o especialm ente de los procesos de in terp re tació n , p o r eso nos
referirem os a esta p ro p u esta con m ás detalle en el cap ítu lo 7.
EL CO NTEXTO D ISC UR SIVO 113

La creación y el reco n o cim ien to de los factores co ntextúales son asp ec­
tos fu n d am en tales en la co m u n icació n h u m an a. G um perz se refiere a estos
aspectos cuando habla de contextualización:

Uso el término «contextualización» para referirme al uso que hacen los


hablantes y los oyentes de signos verbales y no verbales para poner en relación
lo que se dice en cualquier momento concreto y en cualquier lugar concreto
con el conocimiento adquirido a través de la experiencia pasada, con el fin de

Textos académicos registrándote en http://www.AWSurveys.com?R=Osterman77


recuperar las presuposiciones en las que confían para mantener el compromi­
so conversacional y para evaluar qué es lo que se está queriendo decir (Gum­
perz, 1992: 230).

C om o ya h em o s señ alad o , el co n te x to es algo d in ám ic o que q u ien es


p a rtic ip a n en un in te rc a m b io c o m u n icativ o tien en que ir c o n stru y en d o
—crean d o , m a n te n ie n d o , c a m b ia n d o e in te rp re ta n d o — . E n ese p ro ceso
p ueden c o n c u rrir —g u ia n d o y o rie n ta n d o — c ie rto s e lem en to s com o el e n ­
to rn o físico (c u ltu ra lm e n te in te rp re ta d o ) y cie rta s n o rm a s o ten d en c ias
de co m p o rta m ie n to colectivo in te rio riz a d a s c o g n itiv am en te en fo rm a de
m arcos o guiones. Sin em b arg o , so n las p erso n as, a través de las ac tiv id a ­
des qu e van llevando a cabo, q u ie n es a c tu a liz a n esos facto res c o n v irtié n ­
dolos en u n a p arte sign ificativ a de lo que e stá su ced ien d o . E n este s e n ti­
do, com o ya ha m o strad o la etn o m c to d o lo g ía o la etn o g rafía , los usos lin ­
g ü ístico s y lo q ue los a co m p a ñ a (v o calizaciones, elem en to s cin ésico s y
e lem en to s proxém icos) son los in stru m e n to s priv ileg iad o s que ten em o s
los seres h u m an o s p a ra c o n s tru ir el co n tex to en el que se in sc rib e n n u e s­
tras a c tu a cio n es. Es decir, el co n tex to es algo que se c o n stru y e d iscu rsiva ­
m ente a través de lo que G u m p e rz (1982) d e n o m in a in d ic io s c o n te x tu a li-
z a d o re s , en te n d id o s com o

constelaciones de rasgos superficiales de la forma del mensaje a través de los


cuales las hablantes señalan y los oyentes interpretan de qué tipo de actividad
se trata, cómo debe entenderse el contenido semántico y de qué manera cada
oración se relaciona con lo que la precede y con lo que la sigue. [...] (Gumperz,
1982: 131).

Todas las lenguas n atu rales poseen m últiples elem entos que utilizam os
con estos fines. Un d eterm in ad o to n o de voz, un ritm o especialm ente acele­
rado o lento, una d eterm in a d a selección léxica, la elección de un tipo de
co nstrucción sintáctica, de un registro o de un estilo, o el cam bio de una
lengua a otra, la selección de una variante fonética —así com o una m irada,
un a vocalización o un con tacto físico— co n trib u y en a la creació n de un
contexto específico.
V eam os el siguiente ejem plo en el que se puede a p re cia r cóm o se nego­
cian y se tran sfo rm an algunos de los p a rám etro s del contexto a p a rtir de un
cierto co nocim iento com partido. Se trata de un exam en oral oficial de esp a ­
ñol com o lengua extranjera. E n el aula hay dos profesoras, P rl y Pr2, en c a r­
gadas de exam inar, y e n tra a exam inarse una m uchacha, Est; las profesoras
no conocen previam ente a la estu d ia n te ni ésta conoce a las profesoras. El
114 LAS CO SAS DE L DECIR

exam en se hace eJ m ism o día en m uchos Jugares, Jas preg u n tas son Jas m is­
m as en todas p artes y existe la n o rm a e stríela de que una vez realizada la
preg u n ta de exam en, las p ro feso ras no pueden a y u d ar de n in g u n a form a a
quien se exam ina.

1. Pr I — de dónde eres V\
2. Est — buen o \ originariamente/ -o ah=ora\
3. Pr2 — -n o -
4. Est — soy inglesa pe=ro—=
5. Pr2 — eres inglesa/
6. E s t— sí sí sí\
7. P rl — cuánto tiempo llevas aquí/
8. Est — cinco añosX
9. Prl — uy\ cinco años ya\
!0. Est — 'que soy casada con un chico español y =aquí= tengo mi vidaX
11. Pr2 — =ah=
12. P rl — vives en barcelona/
13. Est — no\en la escalaXen =la provincia^ de gerona\
14. P r l — q u é bien\
15. Est — sl\
16. Pr2 — has tardado mucho en venir/ en llegaiA. vamosX
17. Est — hoy/
18. Pr2 — si\
19. Est — hemos salido a las diez (...)\
20. Pr2 — pero tú querías esta horaX la =última hora=\ mejor que la primeraX
21. Est — =sí sí sl\= porque la semana pasada me tuve que salir a las cinco y media porque
22. no sabía adónde venía ni nadaXy—
23. Prl — has estudiado español/ o—
24. Est — no\ no lo he aprendido— bueno\ he estudiado un pocoX ahoraX estos añosX pero en general
25. lo que he aprendido lo he aprendido asíX hablando
26. [risas]
27. Pr2 — estás nerviosa/
28. Est - sí\
29. Pr2 — mujer tranquila\m ujei\ no pasa nadaX
30. [risas]
31. Pr2 — ni iraX tú sabes que hay dos partes en eJ examenX una pñmcra parte son sHuac iones
32. corrientes\en-ton=ces te vamos a leer estas situ=acio-nes y tú le vas a imaginar
33. E st— =sí= =mm=
34. Pr2 — >que en ese moment estás en ese lug-ar y- qué es lo que dirías en esta s¡tua=ción=X
35. Est — =sí= =sí=
36. Pr2 — >te vamos a dar un ejemploX en el hotel en que estás te llaman por teléfono para
37. informarte de que tu taxi ya está esperandoXpero tú no estás todavía preparada\
38. qué dicesX y— qué propones\
39. Est — bueno\ esto lo contesto ahora/
40. Pr2 — sí si\
41. Est — pero qué tengo que haceA como un— conversación seguido/ o solo-
42. Pr2 — vamos a imaginar que ella es la secretaria del hoteK o la recepcionislaN o la telefonistaX
43. y te llama por teléfonoX
44. Prl — ==y te digo— el taxi está esperandoX
45. Est — bueno— podría usted decirle— por favoA que so espere unos minutos que me da tiempo
46. de acabar las maletasX
47. Pr2- valeN esto es lo que querernos nosotrosX eh/ que más o menos pues mantengamos un
48. pequeño diálogoX mejor dichoX hablas tú\ no nosotrosX
49. Est- qué— les digo de usted o de tú\
50. Pr2 — lo que tú =prefieras=\
51 Prl — =como te sientas mejor=\
52. Pr2 — como te sientas mejoi\
53. [silencio]
E h CO NTEXTO D ISC U R SIV O 115

54. Pr2 — le enteras de que una amiga tuya lia conseguido—por fin\ el puesio de trabajo que
55. tan lo desea ba\ tú la llamas por teléfono\qué le dices\y qué le preguntas\
56 Est — le diría— hola\ enhorabuena\ me he alegrado mucho dc saber que has conseguido el
57. trabajo\qué contenta debes estai\ cuándo empiezas y con quién vas a trabajar\
(Corpus del CAD)

En esta transcripció n se pueden ob serv ar claram en te tres secuencias, a


saber:

Textos académicos registrándote en http://www.AWSurveys.com?R=Osterman77


1. R om per el hielo

De la línea 1 a la 30, las profesoras tratan de «rom per el hielo» y tra n ­


qu ilizar a la exam inanda; p ara ello le hacen una serie de p reg u n tas de ca­
rá c te r personal, co m entan sus resp u estas con énfasis, m o stran d o a d m ira ­
ción (véanse las líneas 9 y 14, por ejem plo), en definitiva, despliegan e stra ­
tegias de cortesía positiva (véase el capítulo 6) m o stran d o co m p ren sió n y
solidaridad, tratan d o de c re ar una atm ó sfera en la que la joven se p u ed a
se n tir relativam ente cóm oda.

2. El precalentam iento

Después de las risas com partidas (línea 30), que señalan que se ha conse­
guido un cierto grado de distensión y que actú an com o frontera, em pieza la
segunda secuencia, que abarca de la línea 31 hasta la línea 52. En este frag­
m ento se lleva a cabo una actividad que podríam os llam ar de «precalenta­
miento». Las profesoras le explican a la chica en qué va a consistir el exam en y
le proponen realizar una especie de «ensayo». A lo largo de esta secuencia se
negocia y se com prueba si se com parte lo que va a suceder en el examen, la
m uchacha m anifiesta lo que entiende a través de respuestas m ínim as (líneas
33, 35) y pregunta aquello de lo que no está segura (líneas 39, 41). Especial­
m ente interesante es lo que ocurre en la línea 49, en que la estudiante pregun­
ta qué tipo de tratam iento se espera que utilice, tem a que las profesoras dejan
a su elección (hay que señalar que no existe apenas diferencia de edad entre
las tres m ujeres y que no es inusual en el lugar donde se realiza el examen
—Barcelona— que los estudiantes tuteen a sus profesores).

3. El exam en

El silencio que se p roduce en la línea 53 señala la fro n tera e n tre la se­


gunda y la tercera secuencia ai in d icar que todo el p ro ced im ien to parece es­
ta r claro para la estudian te. En la línea 54 em pieza la tercera secuencia en
la que tiene lugar el exam en p ro p iam en te dicho: el tono es m ás form al, los
turnos m ás largos y la estu d ian te «simula» u n a conversación telefónica sin
esp erar que ninguna de las p rofesoras la «ayude» in teractivam ente. Vemos,
pues, cóm o en el in terio r de u n m ism o evento, este p a rtic u la r exam en orai,
se van negociando y co n stru y en d o d iferentes «escenas» a través dc la p ro ­
pia interacción.
116 LAS CO SAS DE L DECIR

4 .2 .1 . L a DEIXIS: TIPOS Y FUNCIONES

C liente — ¡cam arero, este c ro issa n t está duro!


C a m a rero — ¡ah!, ¿lo q u ería usicd de hoy?
C liente — ¡pues claro!
C a m a rero — en to n ces, venga usted m a ñ a n a .

¿D ónde reside la «gracia» en este chiste? P recisam en te en el hecho de


utilizar de form a am big u a el d eíctico tem poral h o y . Se su p o n e que el cliente
quiere que el cro issan t sea de h o y , «hoy», po rq u e si es de h o y «m añana», le
o c u rrirá lo m ism o que «hoy», que está d u ro po rq u e es de «ayer». O bsérvese
que la co rrecta in terp re ta ció n de esas piezas tiene que h acerse to m an d o
com o referencia el m om ento de la en unciación.
Las lenguas tienen la cap acid ad de «gram aticalizar» algunos de los ele­
m entos contextúales, a través del fenóm eno de la «deixis», fu n d am en tal
d en tro de lo que se conoce com o in d e x ic a lid a d . Con este m ecanism o, q u ie ­
nes p articip an en un e n cu en tro com u n icativ o seleccionan aquellos elem en ­
tos de la situación (personas, objetos, aco n tecim ien to s, lugares...) que re su l­
tan p ertin en tes o relevantes p ara los pro p ó sito s del in tercam b io , los colo­
can en un p rim er plano o fo rm an d o el fondo de la co m u n icació n y, a la vez,
se sitú an respecto a ellos. La indexicalización p erm ite ju g a r con los planos,
con los tiem pos y co n las p erso n as en el escen ario de la com unicación.
A unque las expresiones indéxicas pueden ser de m u ch o s tipos, las lenguas
poseen unos elem entos que se especializan p recisam en te en este tipo de
funciones, nos referim os a los elem entos d e íc tic o s de los que vam os a tra ­
ta r en este ap artad o .

En esencia, la deixis se o cu p a de có m o las lenguas codifican o g ram atica-


lizan rasg o s del c o n te x to de e n u n c ia c ió n o e v e n to d e h ab la, tra ta n d o así
ta m b ié n de cóm o d ep e n d e la in te rp re ta c ió n de los e n u n c ia d o s del an álisis del
co n tex to de en u n ciació n . [...] Los h ech o s deíctico s d e b e ría n a c tu a r p ara los
lin g ü istas teó rico s com o re c o rd a to rio del sim p le pero im p o rta n tís im o hecho
de q u e las len g u as n a tu ra le s están d ise ñ a d a s p rin c ip a lm e n te , p o r decirlo así,
p ara s e r u tiliz a d a s en la in teracció n ca ra a cara, y q u e so la m e n te h asta cierto
p u n to p u ed en se r a n a liz a d a s sin te n e r esto en c u e n ta (L evinson, 1983: 47).

Los elem entos deícticos son piezas esp ecialm en te relacio n ad as con el
contexto en el sentido de que su significado co n creto d epende co m p leta­
m ente de la situación de en u n ciació n , b ásicam en te de q u ié n la s p r o n u n c ia ,
a q u ié n , c u á n d o y d ó n d e . Son elem entos lingüísticos q ue señalan, seleccio­
nándolos, alg u n o s elem entos del e n to rn o contextual. La deixis ha sido o b je­
to de interés p a ra la filosofía y la lingüística y es uno de los fenóm enos que
m ás específicam ente ata ñ e a la p rag m ática dada su función de in d icad o r
contextual, tan to en la elab o ració n com o en la in terp re tació n de los e n u n ­
ciados. Los d e íc tic o s (llam ados c o n m u t a d o r e s p o r Jakobson, 1 9 5 7 ) son ele­
m entos que conectan la lengua con la en u n ciació n , y se e n c u e n tra n en c a te­
gorías diversas (dem ostrativos, posesivos, p ro n o m b res personales, verbos,
adverbios) q ue no ad q u ieren sen tid o pleno m ás que en el contexto en que se
em iten. Así com o los elem en to s léxicos no ad q u ieren sen tid o pleno m ás que
EL CO NTEXTO DISC UR SIVO 117

en su uso contextualizado, en los defcticos este ca rá c te r se ve acen tu ad o al


m áxim o. P or eso Jespersen y Jakobson les confieren un e statu s especial
(K erbrat-O recchioni, 1980). Sobre la indexicalización, en general, y sobre la
deixis, en p articu lar, se p u ed en c o n su ltar, en tre otros, los trab ajo s de B üh-
ler (1934), Lyons (1968, J975 y 1977), Fillm ore (1971, 1975), Levinson
(1983) y H anks (J992). P ara la deixis en español, véanse los estudios de Ci-
fuentes (1989) y V icente (1994).
La deixis señala y crea el terren o co m ú n —físico, sociocultural, cogni-

Textos académicos registrándote en http://www.AWSurveys.com?R=Osterman77


tivo y textual— . Los elem entos deícticos o rg an izan el tiem po y el espacio,
sitú an a los p articip an tes y a los p ropios elem entos textuales del discurso.
De acu erd o con esto, cinco son los tipos de deixis, según a cuál de esos a s­
pectos se refiera: deixis personal, espacial, temporal, social y textual. Los ele­
m entos deícticos suelen fo rm a r clases c e rrad as y son p rin cip alm en te los
pronom bres, los artículo s, los adverbios y los m orfem as verbales de p erso ­
na y de tiem po, pero tam b ién algunos verbos, adjetivos y preposiciones. Los
térm inos deícticos pueden u sarse en un sen tid o gestual o en un sen tid o s im ­
bólico (Levinson, 1983), com o lo m u e stra n los siguientes ejem plos:

1. Uso deíctico y gestual: Me duele a q u í (señalando el estóm ago).


2. Uso deíctico y sim bólico: A q u í (en este país) se acostum bra a al­
m orzara la m ía del mediodía.

V eam os cóm o se define —a p a rtir de los elem entos deícticos— la situ a ­


ción de enunciación.

Deixis Contexto-marco de la enunciación «Mundo exteriora

YO (m ío) TÚ/USTED/VOS (tuyo, suyo) ÉL/ELLA/OS/AS


NOSOTROS/AS (suyo)
(n u estro )
de p erso n a NOSOTROS/AS

VOSOTROS/AS/USTED/ES
(vuestro, suyo)

AQUÍ/ACÁ AHÍ ALLÍ/ALLÁ
ESTE/A/O ESE/A/O AQUELL/A/O
d e lu g a r

CERCA LEJOS

EN TO N C ES
de tiem p o AHORA (antes/después)

D eixis personal. S eñala a las personas del discurso, las p resen tes en el
m om ento de la enunciació n y las au sen tes en relación a aquéllas. E n esp a­
118 LAS CO SAS DE L DECIR

ñol funcionan com o deícticos de este tipo los elem entos que form an el sis­
tem a pronom inal (pro n o m b res personales y posesivos) y los m orfem as ver­
bales de persona. A través de los deícticos de persona seleccionam os a los
p articip an tes en el evento. P ero esa selección es flexible y puede cam biar.
Q uien habla es el «yo», sin duda, pero a través de la segunda persona pode­
m os seleccionar a diferentes interlo cu to res, de form a individual o colectiva,
para ello h ab rá que ten er en cu en ta a q uién n o m b ram o s con la tercera p er­
sona (tam bién de form a individual o colectiva). Q uien a h o ra es «tú» puede
p asar a ser «ella» o p arte de «ellos» o «ellas» en un m o m en to d a d o y vice­
versa, de form a que vam os in c o rp o ran d o o alejando del m arco de la e n u n ­
ciación a alguna o alg u n as personas. Lo m ism o o cu rre con la p rim era p e r­
sona del plural, que puede equivaler a un «yo» + «tú» (o «vosotros/as») o no
y equivaler a u n «yo» + X (m enos «tú» o «vosotros/as» o m enos p arte de
«vosotros/as») y ese «X» puede e sta r p resen te o no en el m o m en to de la
enunciación. Con la segunda perso n a del plural sucede algo sim ilar, ya que
p uede inclu ir a todos o p arte de los presentes (y el resto p a sa r a ser parte de
«ellos» o «nosotros»), o a todos o a p arte de los presentes m ás alguien a u ­
sente. En cuanto a la tercera persona, con ella se n o m b ra lo que se excluye
del m arco estricto de la interacción, pero, com o hem os ido viendo, la p erso ­
n a o personas que den o m in am o s com o «él», «ellos», «ella», «ellas» pueden
estar presentes o no. Al uso de las p erso n as g ram aticales hay que a ñ a d ir las
posibilidades que ofrece la deixis social y que perm ite ya no sólo seleccio­
n ar a los «actores», sino tam b ién c aracterizarlo s socio cu ltu ralm en te. La
deixis social señala las identidades de las personas del discu rso y la relación
entre ellas o entre ellas y la (posible) au diencia. Sirven p a ra este com etido
los elem entos del sistem a de tra ta m ie n to form ado p o r algunos pronom bres,
los apelativos y los «honoríficos» (véase el capítu lo 5).
Los sig u ien tes esq u e m a s in te n tan m o s tra r alg u n a d e las c o n fig u ra ­
ciones que p ueden a d q u irir las relacio n es e n tre los a c to re s de un in te r­
cam b io co m u n icativ o a través de la u tilizació n de los e lem en to s d eíctico s
de p erso n a.

Ellos

F ig . 1
EL CO NTEXTO DISC U R SIV O 119

O tra form a de esq u em atizar las relaciones en tre los in terlo cu to res nos
la p ro p o rcio n a K erbrat-O recchioni (1980: 55):

personas

participantes en la relación excluidos de esta relación


de alocución

(interlocutores) ÉL, ELLOS ELLA(S)

locutor alocutario(s)
--"
YO VOS/US^ED
USTEDES*^
NOSOTROS^AS)

NOSOTROS2(AS) llSTEDE^'

NOSOTROS3(AS)

FlC. 2.

Deixis espacial: Con la deixis espacial se organiza el lu g ar en el que se


desarrolla el evento com unicativo. P ara ello se selecciona, del en to rn o físi­
co, aquello que interesa d estacar, y se sitúa en el fondo o fuera del «escena­
rio» aquello que no interesa o sólo de form a su b sid iaria, es decir, se co n s­
truye el «proscenio» y los d ecorados del fondo del escenario. La deixis esp a­
cial señala los elem entos de lu g a r en relación con el espacio que «crea» el
yo com o sujeto de la en unciación. C um plen esta función (véase K er­
brat-O recchioni, 1980: 63-70) los adverbios o perífrasis adverbiales de lugar
{aquí o acá / ahí / allí o allá; cerca / lejos', arriba / abajo; delante / detrás', a la
derecha / a la izquierda, etc.), los dem o strativ o s (estela / ese/a / aquelAa), al­
gunas locuciones prepositivas (delante de / detrás de, cerca de / lejos de), así
com o algunos verbos de m ovim iento (ir / venir, acercarse / alejarse, su b ir /
bajar). C om o veíam os con la deixis de perso n a, tam b ién p odem os ju g a r con
el espacio y «mover» los elem entos según n u estro s propósitos. Así el «aquí»
o «acá», «esta» o «este» puede señ a lar algo que está en mi perso na o algo
que está cerca de «nosotros», puede ser «aquí, en mi pierna» o «aquí, en el
planeta Tierra»; igual sucede con el «ahí» / «ese/a», «allí» o «allá» /
«aquel/la», ya que su sen tid o siem pre ten d rá que in terp re tarse de form a lo­
cal, en relación con lo que h em o s designado com o «aquí», y seguram ente
teniendo en cu en ta otros factores del contexto, p or ejem plo, elem entos no
verbales (gestos, m iradas, p o stu ras, m ovim ientos, etc.) com o hem os visto
en el capítulo 2. La deixis espacial tiene, adem ás, u n a función m uy im p o r­
tante —si se quiere de tipo m etafórico— p ara m a rca r el tenitorio, el espacio
público y el privado, y, com o consecuencia, p ara señ alar la im agen y la d is­
120 LAS C O SA S DE L DF.CIR

tancia de las relaciones sociales, com o lo d em u e stra n expresiones del tipo


pasarse de la raya; m eter la pata; ponerse en su sitio; no pase usted de ahí;
póngase en m i lugar, no te m etas donde no te llam an, etc.
Textos académicos registrándote en http://www.AWSurveys.com?R=Osterman77

allá en America

aquí en la Tierra - a||a en Júp¡ter

FlC. 3.

Deixis temporal: In d ica elem entos tem p o rales to m an d o com o referen ­


cia el «ahora» que m arca q uien h ab la com o cen tro deíctico de la e n u n c ia ­
ción. B ásicam en te cu m p len esta función los adverbios y las locuciones a d ­
verbiales de tiem po, el sistem a de m o rfem as verbales de tiem po, algunas
preposiciones y locuciones prepositivas (antes de /d esp u é s de, desde, a partir
de...), así com o algunos adjetivos (actual, antiguo / m oderno, fu tu ro , próxi­
m o...). V eam os las referen cias deícticas de tiem po tal com o las p resenta
K erbart-O recchioni (1980: 61-62):
E L CO NTEX TO DISC UR SIVO 121

Relativas al calexto
Deíc-ticos Relerencia: y expresado
ñ e lerencia: To en el coleólo

^ „ , , en esa momento: en ese/aquel mom ento;


Sim ultaneidad
ahora entonces

ayer; anteayer; d olro día; la víspera;


a !a sem ana pasada; la s em a na anterior;

Textos académicos registrándote en http://www.AWSurveys.com?R=Osterman77


A nlenondaa ,_______
ha ce un ralo, un rato anios;
recién, recientem ente un poco anles

m añana; pasado m añana al día siguiente; dos días después


el ano prósomo: ai año siguiente:
Poslerioridad dentro de dos ds'as; dos días más larde;
desde ahora; pronto (dentro de poco); desde enlonces; un rata después;
e n seguida a ooniinuaeiún

hoy otro día


.. el lunes <*el d ía m ás próximo, a m es o después
Neutros t v
a i a],
esta rran ana, osle v erano

FíC,. 4.

Con la deixis de tiem po ponernos las «fronteras» tem porales que m a r­


can el «ahora» respecto al «antes» y al «despu^i». Pero Jos ¡imites que se
m arcan con el «ahora» pued en tam b ién referirse a una secuencia p a rtic u la r
d en tro de) evento, sería e) caso del «ahora» m ás estricto o pueden referirse
a un tiem p o que a b arca m ucho m ás de lo q u e d u ra el evento (por ejem plo:
«ahora» = siglo xx). P or ello el sen tid o de los deícticos (le tiem po tam bién
tiene qu e inle.tpret.arse localm ente, de ac u erd o con las c o o rd en ad as c o n c re ­
tas en que esas piezas se ulilizan.

Ahora mientras suenan las 12


antes 4 después

l------ A- - i

j í n l a s j A h o r a __ ^después
m e n ira s cia ría m os

A to ra , e n vera/io
después
I----------------- 1

daspués
Ahora, a los 50
I------------ 1

Ahora, en el siglo xx
despues
I------ 1

F i g . 5.
122 LAS C O SA S DEL DECIR

La ap o rtació n de W einrich (1964) sobre este lem a es m uy valiosa p o r­


que estu d ia el uso de los tiem pos verbales en los textos, desde una p ersp ec­
tiva com unicativa. C oincidiendo con la o rien tació n enunciativa de Benve-
niste, defien de el estatu to subjetivo del tiem po en la lengua, E fectivam ente,
para em pezar, distingue cla ra m e n te el T iem po L ingüístico del T iem po Físi­
co (cu arta dim ensión , lineal, irreversible y unid ireccio n al) y del T iem po
C ronológico (relativo a los acon tecim ien lo s, percibido y p en sad o en b id i­
reccional id ad, hacia el pasado y el futuro, base del cale n d ario establecido
conv encionalm ente). El T iem po L ingüístico, a u n q u e p resu p o n e el tiem po
cronológico, no coincide con éste: p re se n ta la p articu larid ad de ten e r al h a ­
blante com o cen tro deictico p ara que éste im p lan te así su perspectiva p o r
m edio del sistem a deícu c o de tiem po.

Mo se trata en la Leona sistemática de la expresión del tiempo —la cual


puede/, en nuestras lenguas, corresponder a un nombre sustantivo u a otras ca­
tegorías gramaticales—, sino d í una implicación (y ele una subsiguiente e.xph-
CYit'/óji) cte orden esl netamente formal: el verbo nnphca el tiempo en su lonna
misma, y no en virtud de su sustancia semántica, y, al implicarlo, lo cxp!-i':d
por un desfile de casos temporales, cosa de la que no es capa¿ el sustantivo ni
ninguna otra parte ele la oración (Mollio, 1975: 35).
[El verboj se presenta como mi sisieina de representaciones temporales,
que son otras tantas concepLibilidadcs que la mente se da del tiempo que por
experiencia percibe (ibid., 1975: 61).

Para W einrich, el verbo, con sus m orfem as de tiem po, tiene e) valor de
p o d er ser usado p ara o rg an izar la p red icació n com o no se puede h ac e r con
n inguna olra categoría gram atical, ya que p ro p o rcio n a pistas re c u rre n tes
de los dos m odos fu n d am en tales de re p re sen ta r la realidad: corno relato o
com o com en tario (véase Calsam iglia, 1989). W einrich divide en dos g rupos
los tiem pos sim ples y co m p u esto s del indicativo. Un g ru p o p a ra referirse al
m u n d o narrado y o tro g ru p o p ara referirse al m u n d o com entado. P ara cada
tino de los grupo s establece un origen o tiem po O (TO) que se in sta u ra p ara
m o s tra r al d estin atario la posición que tom a el hab lan te. P ara re p re se n ta r
el m u n d o n a rra d o hay dos TO: el P retérito y el Indefinido. P ara re p re sen ­
tar el m u n d o co m en tad o sólo u n TO: el P resente. El resto de los tiem pos de
uno y o iro gru p o se sitú an con respecto a su origen de form a retrospectiva
o prospectiva: designan la perspectiva co m u n icativ a relativ am en te al p u n to
O de los g rupos tem porales co rresp o n d ien tes. 1.a distrib u ció n , sin p re te n d e r
ser exhaustiva, queda com o se refleja en el c u a d ro de la página siguiente.
La asim etría en lre los dos grupos, en favor de los tiem pos del m u n d o
n arrad o , la explica W einrich p o rq u e -el lenguaje pone a d isp o sició n del
m u n d o del relato m ás tiem pos p o rq u e es m ás difícil situ arse en el m undo
n arrad o que en el m u n d o co m en tad o en el que nos m ovem os con toda co n ­
fianza» (ibídem : 208). El hab lan te selecciona un origen y, en p rincipio, se
adccua al uso de unos tiem pos verbales que co n cu erd an con este o rig en a lo
largo del texto. Asi, un texto narrativ o es fácilm ente ¡dcntificable p o r su a n ­
claje enunciativo en la deixis tem poral de la n arració n . De esta m anera, la
ap arició n recu rren te de un grupo de tiem p o s verbales en un texto funciona
EL CO NTEX TO D ISC UR SIVO 123

G rupo te m p o ra l 1 G rupo tem p o ra l 11

m u n d o c o m e n ta d o m u n d o n arrad o
h a b rá can la d o h a b ría c a n ta d o
c a n ta ra c a n ta ría
va a c a n ta r iba a c a n ta r
ca n ta (TO) ca n ta b a (TO)
c a n tó (TO)

Textos académicos registrándote en http://www.AWSurveys.com?R=Osterman77


ha c a n la d o había c a n la d o
h u b o c a n ta d o
acab a de c a n ta r a c a b a b a de c a n ta r
eslá c a n la n d o esla b a c a n ta n d o

com o u n a «llam ada» a la conciencia del O yente o L ecto r p a ra que considere


aquello q ue se rep resen ta a través del d iscu rso com o algo que le im plica
(m u n d o com entado) o com o algo que le libera de la coerción de la situación
y qu e le em plaza en un escen ario d istin to (m u n d o narrad o ).
La com b in ació n de adverbios y otros o rg an izad o res textuales con el
sistem a de los tiem pos verbales es de crucial im p o rtan cia en la creació n de
la coherencia textual.

F re n te al p resen te del « m undo c o m en tad o » hay u n a p areja en el « m undo


n arra d o » . La ex isten cia de esta pareja la in te rp re ta W einrich co m o un indicio
d e que d eb e e s ta r en relació n con el « n arrar». El im perfecto, efectivam ente, se
e n c u e n tra en el p rin cip io de .la n a rra c ió n , en la exposición q u e in tro d u c e al re­
c e p to r al m u n d o n a rra d o . El in d efin id o se e n c u e n tra , sobre todo, en el núcleo
de la n a rra c ió n . Así pues, el in d efin id o re p ro d u c e los m o m e n to s esenciales, el
im p erfecto in tro d u c e las c irc u n sta n c ia s m ás se c u n d a ria s. [...] A lgunos o rgani
zad o res co m o «de repente», «de p ro n to » , ad v ierten qu e se acerca una c o m p li­
cació n y suelen aso c ia rse tam b ién al indefinido; o tro s com o «después», «ense­
guida» p arecen in d ic a r la sucesión de los aco n tecim ien to s, así com o « en to n ­
ces» se aso cia a la reso lu ció n (R am sp o tl, 1992: 102-103).

De hecho, los tiem pos verbales, m ás allá de su valor d eíctico estricto


en relación con el m o m en to de la en u n cia ció n , tienen un valor sim bólico y
e siru c tu ra d o r de los d iferen tes tipos de discurso, com o señala R am sp o tl en
el fragm ento que acab am o s de citar. La n a rra ció n es el espacio de los ju e ­
gos de los tiem pos del p asado. En la explicación tiende a d o m in a r el p re ­
sente, asi com o en la descripción, au n q u e, en este últim o caso, d ep en d e de
cuái sea el e n to rn o en el q u e se sitú a una descrip ció n (p o r ejem plo, si a p a ­
rece com o p arte de una n a rració n , el im perfecto es el tiem po típico). Para
la arg u m en tació n parece q u e el cond icio n al y el fu tu ro son los tiem pos m ás
a p ro p iad o s (véase el cap ítu lo 10).
E sto no significa, sin em bargo, que los textos m u estren siem p re h o m o ­
geneidad en los tiem pos verbales, p o rq u e la altern a n c ia de tiem p o s y su
ocu rren cia en contextos no esp erad o s les confiere funciones nuevas. E sas
fu ncion es que algunos a u to res h a n llam ado «secundarias», «dislocadas» o
«m etafóricas» y que perm iten a los deícticos ten er un papel en la m odaliza-
ción y en la expresión del m atiz. El hecho de que se e n c u en tren cam bios de
124 LAS CO SAS DEL DECIR

un grupo a o tro en el decurso de un m ism o texto perm ite e stu d iar la fun­
ción fundam ental que éstos cum plen. W einrich justifica la aparición de
tiem pos no concordan tes p o r la utilización m etafórica; es decir, una vez es­
tablecidos los valores com entativos o n arrativos de los distin to s tiem pos de
indicativo, si aparecen en un contexto que n o les corresponde, ad q u ieren
un a significación m etafórica que só lo se puede d a r en el co-texto. La a p a ri­
ción de tiem pos del grupo narrativ o en el contexto de los tiem pos del co­
m en tario constituyen m etáforas que lim ita n el efecto o ap arien cia de vali­
dez del discurso com entativo, suavizando su conten id o orig in ario con m ati­
ces de cortesía, m odestia, cariño, transposición a un m u n d o que no es real
y, en general, ap o rtan d o distan cia y relajam ien to en la im plicación del
enunciador. P o r el con trario , la ap arició n de tiem pos del grupo del com en­
tario en el contexto de los tiem p o s de la n arració n constituyen m etáforas
que in ten sifica n la ap arien cia de validez del discurso, ap o rtan d o m atices
de tensión, d ram atism o o, sim plem ente, com prom iso.

Las d os form as fu n d am en tales de las m etá fo ra s lem p o rales podernos co­


lo carlas b ajo el concepto de como si: se co m en la como si se n a rra se (con lo
que se lim ita su validez) o se n a rra como si se com entóse (con lo que se insiste
so b re la validez). El lenguaje no sólo g u sta de perspeclivas, sin o tam b ién de
ilusiones de p erspectiva (W einrich, 1964'. 167).

De ah í se derivan, p o r ejem plo, los valores corteses «yo venía a ver si


m e prestaba unas sillas para una cena que tenem os hoy» o el valor de reali­
dad evocada en los jueg o s de los niños «yo era el rey y tú el gato con botas»
en el m undo del com en tario o bien el p resente usado en las n arraciones,
com o puede verse en el siguiente fragm ento de la conversación que hem os
p resentado en el capítulo 2:

13. V — == y yo bajé:: I (???) cuando bajé:: a probarme aquella noche <...> que tú te ibas a cenar
14. pues entonces bajé II
15. M — == explícaselo explícaselo
16. V — == y luego el domingo tu padre eslaba ahí II y no dijo nada I y luego el domingo le digo
17. Virginia y digo que:: que ha dicho la Loli y la:: y la Rosa digo que van a poner ¡es verdá!
18. que van a poner un autocar II pa ir lodos como los borregos lodos juntos [risas] <...> juncos
19. <■■■> y dice tu padre II anda
20. M — ¡no::!
21. V — ¿no? ¿cómo fue?
22. M — fue tu m ano que le dice::
23. V — == bueno sí uno de los dos
24. M — fue tu marío lu marío fue el que empezó 1fue (???) lu m ano que le dice al papa
25. salta y dice I ¡oye Pozuelo! II y:: y ¿rú dejas de ir a:: a tu mujer a la fiesta? 1dice hombre me ha
26. dicho que si no dejo ir a la fiesta que no va la tuya dice ] ANDA I pues si la mía me ha dicho
27. lo mismo que sí no vas<...>

D eixis textual: este tipo de deixis señ ala y o rg a n iz a las p a rte s del tex­
to u n as con resp ecto a o tras. El tex to en sí m ism o se co n v ierte en el e sp a ­
cio y en el tiem p o de referen cia, d o n d e existe un antes y un después, un
arriba y un abajo. P o r ello, p ara esta finalidad se su e le n u tilizar, p re fe re n ­
tem en te, exp resio n es ad v erb iales de lu g ar y tiem p o (véase el c a p ítu lo 8).
EL CO NTEXTO DISC UR SIVO 125

Los d eíctico s textuales se u tilizan e sp e c ia lm e n te en la e sc ritu ra y en un


se n tid o m etafó rico , ya que el texto se p re se n ta con u n an cla je en u n c ia tiv o
propio, d istin to del m o m e n to de la e n u n c ia c ió n , q u e es d iferid a en el
tiem po y en el espacio. A hora bien, so n piezas esen ciales p a ra m a rc a r la
o rg a n iz a c ió n textual, ya q u e se u tiliz a n p a ra se ñ a la r o tra s p a rte s del tex­
to. V eam os alg u n as expresio n es:

antes que nada, primero de todo, primero, en prim er lugar,

Textos académicos registrándote en http://www.AWSurveys.com?R=Osterman77


por un lado, por otro; por una parte, por otra
entonces, luego
antes, Plasta el m om ento, m ás arriba, hasta a q u í
en este m om ento, aquí, ahora, al m ism o tiempo, mientras, a la vez
después, luego, m ás abajo, seguidam ente, m ás adelante
por últim o

E s p re c isa m e n te la d u c tilid a d de los elem en to s d eíctico s lo q u e les


co n fiere u n a im p o rta n c ia esp ecial co m o m a rc a d o re s c o n te x tú a le s y, p o r
lo tan to , com o in d icio s q u e las p e rs o n a s u tiliz a m o s p a ra c re a r las escen a s
en que vam os in te ra c tu a n d o . P o r su refe re n c ia e se n c ia lm e n te d ifu sa, su
sig n ificad o tiene que n eg o c ia rse e n tre q u ie n e s p a rtic ip a n en u n e n c u e n ­
tro. De su c o rre c ta in te rp re ta c ió n , q u e sie m p re ha de ser situ a d a , d e p e n d e
b u en a p arte del éxito de la co m u n ic a c ió n , so b re to d o c a ra a cara.

P ara c o n c lu ir este a p a rta d o d ed ic a d o a los u so s d eíctico s veam os el


sig u ien te fra g m e n to final de u n a co n v e rsa c ió n telefó n ica e n tre d o s c o n o ­
cidos, M y S. M es Lina m u je r de fu e ra de C atalu ñ a, que está p a sa n d o
u n o s d ías en B arcelo n a, en casa de su am ig a A —d esd e d o n d e h a b la — . S
es un h o m b re, am ig o de M y A, q u e vive en S a n t C ugat —d esd e d o n d e h a ­
b la— , u n a po b lació n a c a to rc e k iló m e tro s de B arc elo n a . E n u n a co n v ersa ­
ción a n te rio r a la llegada de M a B arcelo n a, M y S h a b ía n q u e d a d o en la
p o sib ilid ad de verse d u ra n te la visita de M. La tra n sc rip c ió n q u e p re ­
se n ta m o s refleja la p arte fin al de la lla m a d a de S p a ra c o n c re ta r el e n ­
cu en tro .

[-]
1. M — ¿cu án d o n os verem os?
2. S — yo a h o ra voy a sa lir I y a las ocho v en d ré \
3. M — ¿adónde?
4. S — aq u í \
5. M — ¡ah! en to n ces ¿voy yo a san cugat?
6. S — no n o \ ya v en d ré yo aq u í
7. M — [p erp leja] ¡¿adonde?!
8. S — a b a r c e l o n a \ a casa de A
9. M — ¡a::h! de a c u e r d o \ hasta lu c g o \
10. S — h asta luego \
(T u s ó n , 1 98 8: 1 4 5 -1 4 6 ).
126 LAS CO SAS DEL DECIR

C om o se puede observar, e n tre las líneas 3 y 7, se p ro d u ce u n a dificul­


tad a la hora de ac o rd a r d ó n d e se van a ver. E sta dificultad radica en el uso
que S hace del verbo venir y del adverbio a q u í y en la in terp re tació n que de
esos m ism os elem entos hace M. P ara explicar este p ro b lem a es preciso sa ­
ber algo m ás: S es cata la n o h a b la n te y utiliza, au n q u e hable e n castellano,
a q u í y venir con un significado posible en catalán pero no en castellano. En
cata lán am bos elem entos pueden u sarse p ara in d icar el lu g ar d o n d e está el
«tu» de la enunciación. Así, p o r ejem plo:

A — [Llamando a la pu erta] pom , pom


B — [yendo a a b rirj ja vine [tr. literal: ya vengo]

Así pues, cu ando S utiliza esos dos térm in o s está q u erien d o d ecir «a
las ocho iré ahí, adonde estás tií», pero M. los in terp re ta con el significado
que tienen en castellano, su lengua, com o «a las ocho volveré a q u í adonde
estoy yo ahora») a M le parece raro que S le p ro p o n g a ir a S an t C ugat p o r­
que no sabe cóm o ir, p o r eso p reg u n ta rep etid am en te y m u estra extrañeza,
h asta que S especifica (línea 8) «a b arcelo n a \ a casa de A», entonces todo
queda claro y el en cu en tro se realiza felizm ente...

4.3. Las d im en sio n es d el co n tex to

La len g u a y o tra s p rá c tic a s sociales son in terd ep en d ien tes. T en er un co-


n o cim ien io etn o g ráfico so b re la localización, so b re la p ercep ció n de los o íro s
y las c a ra c te rístic a s q u e se les atrib u y en y sobre las co n d icio n es de la o rg a n i­
zació n social ta n to en un p lan o local com o en o tro m ás am p lio resu lta im p e ra ­
tivo p a ra la co m p ren sió n de los asp ecto s lingüísticos y no lingüísticos de los
eventos co m u n icativ o s (C icourel, 1992: 294).

El co n ju n to de trab ajo s p ublicados bajo la edición de D uranti y G ood­


win en 1992 supone u n a im p o rtan te p u esta al día —h asta a h o ra posible­
m ente la m ás seria— del con cep to de «contexto» y de su im p o rtan cia p ara
el análisis del discurso. En esa o b ra co lab o ran diversos au to res que c o m ­
p arten —con énfasis p artic u la re s— las o rien tacio n es de tipo antropológico,
psicosociológico y discursivo que venim os p resentando.
Podríam os afirm ar, siguiendo los planteam ientos de Goodwin y D uranti
(1992) que el contexto incorpora elem entos de orden diverso. En efecto, esos
autores distinguen cuatro dim ensiones en la configuración contextual:

1. La localización o m arco socioespacial.


2. El co m p o rtam ien to no verbal.
3. La lengua com o contexto.
4. El contexto extrasituacional.

Vemos, pues, que, desde este p u n to de vista integrador, el contexto


ab arca, p o r un a parte, la dim en sió n física o localización, en que se d e sarro ­
lla y se enm arca un evento com unicativo, así com o la im agen m ental —psi-
EL C O N T EX TO DISC U R SIV O 127

cosocial— que de esa localización o e n to rn o se re p resen tan quienes p a rtic i­


pan en el evento y que pued en reco n o cer a través de la in te rp re tac ió n del
conjunto de p arám etro s tem p o rales y espaciales que se activan, (undam en-
talm ente a través de la deixis. E se co n ju n to de p ará m e tro s se constituye,
com o decíam os antes, en algo así corno en un marco de actu a ció n , un entra­
m ado que restringe y o rien ta en c u a n to a qué tipo de c o m p o rtam ie n to co ­
m unicativo será el aprop iad o .
El c o m p o rtam ien to no verbal co n stitu y e la segunda de las dim en sio n es
que con sideran estos auto res. En efecto, tal com o h em o s visto en el c a p ítu ­
lo 2, cu an d o nos referíam o s al d iscu rso oral, y en el cap ítu lo 3, al tra ta r el
discurso escrito, en la co m u n icació n existen u n a serie de factores no v erb a­
les —elem entos cinésicos, próxem icos y vocalizaciones, en c u a n to a la orali-
dad, y elem entos iconográficos en la e sc ritu ra — que crean contexto y ac­
tú an corno indicios de contex tu alización p ara quien debe re a liza r la tarea
in terp re tad o ra.
La tercera dim ensió n tiene que ver con los usos lingüísticos m ism os.
Las relaciones ló ricas (véase el cap ítu lo 8) y dem ás m arcas de cohesión
(m ecanism os p ara m a n te n e r el referente, p ro ced im ien to s de pro g resió n te­
m ática y conectores); las secuencias textuales, los géneros discursivos, el re­
gistro q ue se utiliza (a través de la selección fonética, léxica y m orfosintácti-
ca), son form as co n cretas en que la lengua m ism a se c o m p o rta com o c re a ­
d o ra de contexto y com o guía p a ra la in terp re tació n .
P or últim o, hem os de c o n sid e ra r los factores cx trasitu aeio n ales, que
c o m p ren d en básicam en te el co n o cim ien to previo de todo tipo que nos p e r­
m ite reconocer d ónde estam o s y qué puede p a sa r o qué está pasando; se
trata del cono cim ien to que nos p erm ite llevar a cabo un cierto n ú m ero de
p resupo siciones basad as en lo que co n sid eram o s co n o cim ien to co m p artid o
e n tre quienes p a rticip an en un evento d eterm in ad o ; esto incluye, p o r ejem ­
plo, los guiones, que proveen instru ccio n es, indicacio n es o p au ta s p a ra la
p rod u cció n e in terp re tació n de los e n u n cia d o s que son a p ro p iad o s p ara
cad a secuencia de u n a actividad dada. Ya que se su p o n e que un evento está
form ado p o r un co n ju n to de secuencias en las q u e los e n u n cia d o s se o rg a n i­
zan tam bién, a su vez, secuencialm ente.
De cara a) trab ajo de análisis resu lta crucial d ec id ir qué in fo rm ació n
contextual vam os a ten er en cu en ta (C icourel, 1992). En el caso del d iscu rso
oral es esencial d ecid ir de qué m a n e ra vam os a in clu ir en la tran scrip ció n
esa info rm ación y qué incluim os así com o qué —y p o r q u é— vam os a d ejar
sin consignar. T odo ello, ev identem ente, form a p arte del análisis, lo c o n d i­
ciona e, incluso, puede d e sv irtu a r los resu ltad o s, p o r lo que es necesario ex­
trem ar los cuidados en esc sentido. Ig u alm en te, en los d o cu m en to s escritos,
h ab rá que d ecid ir qué tipo de in fo rm ac ió n resu lta p e rtin en te y necesaria
para que el análisis dé cuen ta, de la form a m ás cabal posible, de todos los
elem entos que p erm iten situ a r un texto co n creto en su contexto de p ro d u c ­
ción y de recepción (de todo ello tra ta rem o s con m ás detalle en el Apéndice,
en el que se tra ta la obten ció n y el tra tam ie n to de los datos).
A co n tin u ació n y com o ejem plo p ro p o n em o s la siguiente pieza d isc u r­
siva que consiste en el inicio de un exam en escrito de tipo tradicional en la
universidad.
128 LAS C O SA S D E L DECIR

La p rofesora e n tra en el aula d o n d e se va a realizar el exam en de sep­


tiem b re a los estu d ia n te s que no h an su p e ra d o la p ru e b a en la p rim era c o n ­
vocatoria (en jun io ). Es un aula con cab id a p ara u n as cien personas, con
una d istrib u ció n clásica:
Textos académicos registrándote en http://www.AWSurveys.com?R=Osterman77

I
Los e stu d ia n te s —veinte en to ta l— se h allan «agrupados» en los asien-
los de las ú ltim as filas h ab lan d o e n tre ellos. La p ro feso ra (P) los m ira, so n ­
ríe, sube a la tarim a, deja los p apeles y el bolso so b re la m esa, b aja d e la ta ­
rim a, se acerca a los e stu d ian tes (E, E S) y m irán d o lo s con u n a so n risa iró­
nica, m ien tras con los b razo s les hace gestos p a ra que se ac erq u en h acia
adelante, em pieza a hablar:

1. P — a ver por favor I buenos días I o buenas tardes I


2. [[riendo y extendiendo los brazos] no os pongáis así]
3. ES — [risas]
4. P — es tiempo que vamos a perder I colocaos para que
5. podáis trabajar cómodamente de manera individual í
ó. como requiere este evento II pasad hacia adelante y dejad
7. mucho espacio entre unos y otros I si podéis dejar una fila
8. mejor II
9. [inmediatamente los ES avanzan y se distribuyen en silencio]
10. P — así estáis bien I
11. <pausa>
12. [P sube a la tarima y coge unos papeles]
13. P — bueno I bien I os voy a pasar primero las hojas en blanco I
14. os quedáis dos — cada uno I seguro que tendréis de sobra I
15. aprovechad como siempre la dc:l las preguntas I
16. [se reparten las hojas]
17. P — antes de pasaros I la:: la hoja con las preguntas I
18. mientras circulan II las hojas en blanco II ya os digo que
19. [[lento] las notas las tendréis I las colgaré I en mi despacho] I
20. al ladito de la puerta de mi despacho I como no sois muchas
21. pesonas no pasa nada I y estarán más seguras allí I
22. las tendréis puestas el lunes — I catorce I mm / 1
23. y el mismo lunes catorce es el día para I revisar l
EL C O NT EX TO DISC UR SIVO 129

24. los ex ám en es los que q u e rá is h acerlo I y yo esta ré a v uestra


25. d isp o sició n el lunes en el despacho:: I co n tad cont- he pu esto
26. e n tre o n ce y doce I p ero sie m p re llego un p o q u ito a n te s I
27. e n tre diez y m edia y doce I [[rápido] lo q u e a las doce sí seguro]
28. m e he de ir porque:: tengo u n a cita a las doce y m edia y que-
29. tengo que c u m p lir I ¿de acu erd o ? I eso el lunes cato rce \
30. E — ¿sólo el lunes?
31. P — ¿p erd o n a?

Textos académicos registrándote en http://www.AWSurveys.com?R=Osterman77


32. E — q u e si sólo se p uede rev isar el lunes \
33. P — sólo el lu n es ! porque:: el m artes ya se h an de c e rra r las actas II
34. sólo el lu n es 1m m / así lo h an es-1 está p u e s to \
35. E — a::h
36. P — si alg u ien no p uede v en ir y q u iere c o n su lta ::r I que m e llam e
37. p o r teléfono a esas h o ras I tenéis el teléfono de m i d esp ach o de
38. a q u í ¿no? I
39. [la m ay o r p a rte de los E S hacen gestos de negación]
40. P — ¿no? I pues eso es que no veníais a clase el c u rso pasad o —
41. [alg u n o s alu m n o s so n ríen o d isim u lan ]
42. P — cin co I o ch o I un o I XX I XX I c o n el noventa y tres
43. d elan te I que si no sale la senyoreta aquella que nos afea I
44. la c o n d u c ta — telefónica II
45. [P coge las h ojas de exam en, los E S se p onen a hab lar]
46. P — ([f] ah o ra o s paso] I ssst I os paso ya las h ojas I
47. con las p re g u n ta s I y en seguida os las c o m e n to un p o q u ito I
48. y ya os p o n éis a tra b a ja r ¿eh?
49. [la p ro feso ra l ep a rte las hojas de exam en, los e s tu d ia n te s están
50. c o m p le ta m e n te callados]

A p a rtir de e sta breve tra n sc rip c ió n se p u ed en o b se rv a r c ó m o las


c u a tro d im e n sio n e s q ue se ñ a la n Goodvvin y D u ra n ti en el tra b a jo ya c ita ­
do c o n trib u y e n a c o n s tru ir y a c o m p re n d e r el c o n te x to de este p a rtic u la r
evento.

1. La localización: En este caso, el tiem po y el espacio han sido d eci­


didos previam ente por las a u to rid a d e s acad ém icas, pero au n así es objeto
de co m en tario y negociación. En el salu d o de la p rofesora — buenos días I o
buenas tardes I— hay una referen cia irónica a lo inconveniente de la hora
del exam en, que ha sido convocado de 13 a 15 h, h o ra rio que coincide con
la hora habitual de com er y resu lta m olesta p ara los estu d ian tes, ya que
suelen ir sin com er y a m itad del exam en se sienten ham b rien to s.
E n c u an to al espacio, el aula y la d istrib u ció n de las p erso n as en ella es
tam bién algo de lo que se habla, esta vez de form a directa p a ra que los e stu ­
dian tes m odifiquen su d istrib u ció n in ad ec u ad a (hem os señaJado en n egrita
los elem entos, básicam en te de tipo deíctico, que m arc an la referencia a la
reorganización en el espacio del aula):

2. [[rien d o ] no os p o n g áis a s í ]
3. E S — [risas]
4. P — es tiem p o q u e vam os a p e rd e r I colocaos p ara que
130 LAS CO SA S D E L DECIR

5. p o d áis tr a b a ja r có m o d a m e n te de m a n e ra in d iv id u al I
6. co m o re q u ie re e s le evento II p asad h acia a d e la n te y dejad
7. m u c h o e s p a c io en tre u n o s y o tr o s I si podéis d ejar u n a fila
8. m ejo r II
9. [in m e d ia ta m e n te los alu m n o s a v an za n y se d istrib u y e n en silencio]
10. P — a s í e stá is b ien I

2) El co m p o rtam ien to no verbal: La tran scrip ció n ofrece varios ejem ­


plos de esta dim ensión: los gestos de la p rofesora y los estu d ian tes, las risas,
la libertad de m ovim iento de la p ro feso ra (sube y baja de la tarim a, se pasea
entre los bancos, se acerca o se aleja de los estu d ian tes, etc.) y no de los es­
tu diantes, excepto cu an d o ella les «ordena» que cam b ien su distrib u ció n ,
las pausas, los silencios m ie n tras se realizan algunas acciones típicas de
este tipo de eventos, algunas vocalizaciones (de nuevo señ alam o s con n eg ri­
ta algunos ejem plos):

2. [frien d o y e x te n d ie n d o Jos b razos] no os p ongáis así]


3. ES — frisas]

9. [in m e d ia ta m e n te lo s ES avan zan y s e d istrib u y en en sile n c io ]


10. P — así estáis bien I
11. <pausa>
12. [P su b e a la tarim a y coge unos papeles]

16. [se rep a rten la s h ojas e n sile n c io ]

39. [la m a y o r p a rte de los ES hacen g e s to s d e n e g a ció n )


40. P — ¿no? I pues eso es q u e no v en íais a clase el c u rso p a sa d o —
41. [alg u n o s a lu m n o s so n r íe n o d isim u la n ]

45. [ P coge las h o jas de exam en, los E S se pon en a hab lar]
46. P — {[f] a h o ra os paso] I s s st I os paso ya las hojas I
47. con las p re g u n ta s I y en seguida os las co m e n to un p o q u ito I
48. y ya os po n éis a tra b a ja r ¿eh?
49. [la p ro feso ra rep arte la s h o ja s d e ex a m en , lo s e s tu d ia n te s está n
50. c o m p le ta m e n te ca lla d o s]

3) La lengua c o m o co n tex to : E n el c o m p o rta m ie n to v erb al que o b ­


serv am o s en este frag m e n to a p a re c e n varios de los facto res q u e c o n trib u ­
yen a activ ar c o m p o rta m ie n to s v erb ales y no v erb ales c a ra c te rístic o s de
esta situ a c ió n de exam en : la p ro feso ra u tiliza un re g istro form al, p rá c ti­
cam e n te m o n o g estio n a d o , n o m b ra n d o lo que hace o va a hacer, re p itie n ­
do y p o n ie n d o énfasis en la in fo rm a c ió n nueva y relev an te; a h o ra bien,
a p a re c e n m u e s tra s de c o n fian z a a través del uso de d im in u tiv o s, de la iro ­
nía, del u so de la seg u n d a p e rso n a , q u e m a rca n un tra to m ás fam iliar,
ta m b ié n favorecido p o r el h ec h o de q u e son p o cas p e rso n a s en el exam en
y ya se co n o cen de las clases. A sim ism o, la p ro fe so ra ap ela al c o n o c im ie n ­
to qu e los e stu d ia n te s tien en del g é n e ro «exam en escrito » ; veam os alg u ­
nos ejem plos:
EL C O NT EX TO D ISC UR SIVO 131

4. P — es tiem p o q u e vam os a p e rd e r I colocaos p ara que


5. p o d áis trab ajar c ó m o d a m e n te d e m an era in d iv id u a l I
6. co m o req u iere este e v e n to II

13. P — b u e n o I bien I o s voy a p asar p rim ero las h o ja s en b la n co I


14. os q u ed áis d os — ca d a uno I se g u ro que ten d réis de so b ra I
15. a p ro v ech a d c o m o sie m p r e la de:l las p reg u n tas I

17. P — an tes de p asaro s I la:: la hoja con las p re g u n ta s I


18. m ie n tra s circu lan II las hojas en blanco II ya os digo que
19. ([len to ] la s n o ta s la s te n d r é is I la s co lg a r é I en m i d e sp a c h o ] I
20. al la d ito d e la p u erta d e m i d e sp a c h o I co m o no sois m u ch as
21. p eso n as no p asa n ad a I y e s ta rá n m ás se g u ras allí I
22. las ten d réis p u estas el lu n e s — I c a to r c e I m m / 1
23. y e l m ism o lu n e s ca to r c e e s e l d ía para I revisar
24. los ex ám en es los que q u e rá is h acerlo I y yo esta ré a v uestra
25. d isp o sició n el lu n e s en el despacho:: I c o n tad conl- he puesto
26. en tre o n c e y d o ce I p e ro sie m p re llego un p o q u ito an te s I
27. en tre d ie z y in ed ia y d o c e I {[rápido] lo q u e a las d oce sí seguro]
28. m e he de ir porque:: tengo u n a cita a las doce y m edia y quc-
29. tengo q u e c u m p lir I ¿de acu erd o? I e s o el lu n e s ca to rce \

4) El contexto extrasituacionah Las risas de los estu d ian tes, en la lí­


nea 3, d en o tan que conocen bien las «reglas del juego», es decir, tienen el
suficiente co no cim ien to previo com o p ara reco n o cer lo in ad ecu ad o de su
d istrib u ció n inicial en el espacio del aula. Del m ism o m odo, la m edio risa
con que les habla la p rofesora es un indicio de que «sabe que saben», de
que co m p arten su cono cim ien to so b re cuál es la colocación ad ecu ad a p ara
u n exam en. N adie m uestra extrañeza e, in m ed iatam en te, los e stu d ian tes se
distribuy en desde las prim era s filas y dejan d o suficiente espacio e n tre ellos.
A p a rtir de aquí, el guión «examen» se va d esa rro lla n d o sin n ingún p ro b le­
m a. U na alum na pide una acla ració n , y una vez h echa, se p ro d u ce silencio
y poco después se p roduce el silencio total y el re p a rto de las ho jas con las
p reg u n tas que da paso al exam en en sen tid o estricto. En todo m o m en to
q ueda claro que tan to la p rofesora com o los estu d ian tes saben d ó n d e están
y cuál es el co m p o rtam ien to verbal y no verbal ap ro p iad o .
J 32 LAS C O SA S D E L D E C IR

Cruce de contextos

DESEO (¡O B kR tlO 'D m o.


B U f^ s,¿ E t BEÚORDESEA? H0N£6T0,ECUAWi/vie- ¿Jírdei
¡ E S O DESEO-'
Textos académicos registrándote en http://www.AWSurveys.com?R=Osterman77

CUÍCO 0 ;¿0 PESEO M O RA L Y „


ÓRWIDE?
POtÍTÍCAME^re

//OAMA'S S O B ¡£ R H O ^ ^
iV№Hl,¿COÚÍí№ OSOLO? eSTA'Si&MPRE 3UHTOA-SU PUEgLO'//,

CABAlíE/?o,SU W H P ÍT O .

£ U E lt ó ,¿ G V E « ¡ W M ^ - O M E M A E C C iR
№ Ü ST ED E S,CA P A B A ,N0 SE BEBBb]
S0Kí>OA SORBO ESTA aiíS M A T A ^ S A ?

®|íí)Í)
Textos académicos registrándote en http://www.AWSurveys.com?R=Osterman77
C a p ít u lo 5

LAS PERSONAS DEL DISCURSO

En n u estra cu ltu ra es m uy tradicional la división trip a rtita en tre hablante,


oyente y aquello de que se habla. Se ha elaborado de diversas form as en teoría
de la inform ación, en lingüística, en sem iótica, en la crítica literaria, en sociolo­
gía. E n m an o s de alg u nos investigadores varios de estos m odelos han d em o stra ­
do su pro d u ctiv id ad , p ero ésta ha dependido de que no se hayan tom ado de for­
ma literal o incluso de que no se hayan tom ado con un sentido m uy preciso. T o­
dos estos esq u em as, por ejem plo, parecen coincidir en que tom an el p u n to de
vista de un h ab lan te individual o en que p ostulan una diada, hablante-oyente
(fuente-destino, em isor-receptor, destin ad o r-d estin atario ). La pretensión de que
tal esquem a funcione com o m odelo no es válida para el trabajo descriptivo.
Algunas n o rm as del h ab la requieren la especificación de tres p articip an tes (des­
tinador, d estin atario , oyente (audiencia); fuente, portavoz, d estinatario, etc.) [...]
En resum en: cu alq u ier trabajo etnográfico serio m u estra que hay una d im e n ­
sión general o universal que puede postularse, qu e es la de participante. El m o­
delo d iádico co m ú n de hablante-oyente especifica a veces d em asiados, a veces
dem asiad o pocos y, a veces, a particip an tes equivocados (Hym es, 1972: 58).

La reflexión sobre el uso lingüislico incluye en su pro g ram a el estu d io


de los p ro tag o n istas de la interacció n com unicativa que d icho liso supone.
Por ello, cu alq u ier indagación en este ám b ito debe d o tarse de in stru m en to s
p ara d a r cuenta de todos los factores que hacen que un texto esté en rela­
ción de dependencia con sus p ro d u cto res y con sus in terp re tad o res. E n la
teoría gram atical, el estu d io de los p ro tag o n istas de la en u n ciació n no es
pertinente, porque se tom a corno objeto de análisis la o ración —enu n ciad o
virtual m odélico— , indepen d ien te de su contexto de p ro d u cció n e in te rp re ­
tación. La aproxim ación discursiva supone ten er en cu en ta quién habla y a
quién. Por tanto, en vez de b o rra r a los hablantes o de considerarlos com o
u n a entidad h ip o tética —que se su p o n e— o com o una en tid ad ideal —en
ab stracto— , el estudio que em p ren d em o s tiene en cu en ta que todo e n u n c ia ­
do tiene su origen en alguien y va dirigido a alguien. En los p lan team ien to s
de la etnografía de la com unicación, los h ab lan tes con stitu y en un co m p o ­
nente esencial del aco ntecim ien to co m unicativo y se especifica la d iferen ­
cia, que nosotras lom arem o s en cuen ta, en tre la sim plificación teórica (con­
cepción dual com o m odelo) y la com plejidad em p írica que im p o n e la reali­
dad de cada situación com unicativa.
134 LAS C O SA S DE L DECIR

E n la lingüística de n u e stro siglo, la a ten ció n sistem ática a los h a b la n ­


tes en la situ ació n de habla tien e su s inicios en las o b ras de V oloshinov/Baj-
tín (1929-1930), BaLly (1932), B ü h le r (1934) y Jak o b so n (1960). T odos ellos
rep resen tan los pilares ya clásicos en los que se asien ta el edificio teórico
del análisis deJ uso d e la lengua. C om o ya se ha c o m en tad o en el capítu lo 2,
V oloshinov-B ajtín p la n te an el c a rá c te r fu n d am en ta lm en te dialógico del len ­
guaje, co n cebido com o un in terca m b io en tre h ab lan tes. E ste c a rá c te r está
presen te tan to en la m o d alid ad escrita com o en la m odalidad oral, tan to si
el d iscu rso to m a la form a de m onólogo com o de diálogo. Y esto es relevante
p a ra e n te n d e r que el dialogism o, c o m o rasgo constitutivo, está su b y acen te
en las fo rm as m onologales —co m o un libro o u n a c o n feren cia— o e n las
fo rm as dialogales —co m o u n a en trev ista o una c a rta — . E ste esp acio d ialó ­
gico se co n creta en la enunciación:

Esto sucede porque un enunciado se construye entre dos personas social­


mente organizadas, y aunque un interlocutor real no exista, siempre se prefi­
gura como una especie de representante del grupo social al que el hablante
pertenece. La palabra está orientada hacia un interlocutor [...] En realidad la
palabra representa un acto bilateral. Se determina en la misma medida por
aquel a quien pertenece y por aquel a quien esté destinada. En cuanto palabra,
aparece precisamente como producto de las interrelaciones del hablante y el
oyente. Toda palabra expresa a «una persona» en relación con «la otra». En la
palabra me doy forma a mí mismo desde el punto de vista del otro, a fin de
cuentas desde el punto de vista de mi colectividad. La palabra es el puente
construido entre yo y el otro. Si un extremo del puente está apoyado en mí, el
otro se apoya en mi interlocutor. La palabra es el lerritorio común compartido
por el hablante y su interlocutor (Voloshinov, 1929 [1992]: 121).

E n la teoría de la enunciación, que se d esarro lla a p a rtir de los escrito s


de B enveniste (1966, 1970, 1974), se form ula d e form a explícita Ja n e cesi­
dad de c o n sid erar qu e en la actu a lizació n del sistem a de la lengua se h a de
c o n ta r con el aparato fo rm a l de la e n u n cia ció n , es decir, con los c o m p o n en ­
tes del proceso p o r el q u e se desenvuelve el uso de la lengua e n el d iscurso:

El acto individual por el que se usa la lengua introduce primero el locu­


tor como parámetro en las condiciones necesarias para la enunciación.
Antes de la enunciación, la lengua no es más que la posibilidad de la lengua.
Después de la enunciación, la lengua se realiza en una instancia de discurso,
que emana de un locutor, forma sonora que alcanza a u n oyente y que suscita
otra enunciación como retomo.
En tanto que realización individual, la enunciación se puede definir, en
relación a la lengua, como un proceso de apropiación. El locutor se apropia del
aparato formal de la lengua y enuncia su posición de locutor por medio de in­
dicios específicos, de un lado, y de procedimientos accesorios, de otro.
Pero inmediatamente, desde el preciso momento en que se declara locu­
tor y asume la lengua, implanta al otro ante sí mismo, sea cual sea el grado de
presencia que atribuya a este otro. Toda enunciación es una alocución explíci­
ta o implícita: postula un interlocutor. [■•■] La presencia del locutor en su
enunciación hace que cada instancia de discurso constituya un centro de refe­
rencia interno. Esta situación va a manifestarse a través de un juego de formas
LAS P E R SO N A S DEI. D ISC UR SO 135

esp ecíficas cuya fu n ció n es la de p o n e r al lo cu to r en relación c o n s ta n te y nece­


sa ria con su e n u n c ia c ió n (B enveniste, 1970: 14).

B enveniste fija las bases del estu d io de )a subjetividad en el lenguaje,


que se proyecta p rin cip alm en te en tres aspectos que estu d io so s com o Du-
crot, K erbrat-O recchio n i, B ro n ck art y o tro s h an ido perfilando: la in sc rip ­
ción de los in terlo cu to res en el texto, la m odalización y la polifonía. La teo­
ría de la en u n cia ció n ha p erm itid o d e fin ir la u n id ad discursiva básica, de la
que ya en la d écada de los trein ta hab lab a B ajlín, el enunciado, y en ten d e rlo
com o p ro d u cto del pro ceso de la enunciación, actu ació n lingüística en co n ­
texto. H a p erm itid o tam b ién en te n d e r que en los e n u n cia d o s ap arecen tra ­
zas lingüísticas (m arcas o m arcad o res, índices o in d icad o res, pistas) que
coloca el enunciador p a ra que sean in te rp re ta d a s p o r el enunciatario.
E n la d écada de los sesen ta y d esd e el e stn ic lu ra lism o se había em p e ­
zado a tener en cu en ta de m odo general la im p o rtan cia de los p ro tag o n istas
del fenóm eno com unicativo. Jak o b so n (1960) su b ray a la necesidad de tener
en cu en ta las figuras del E m iso r y el R ecepto r p ara e n te n d e r los elem entos
y las funciones de la co m u n icació n . La re p resen tació n esq u em ática de estos
elem entos y funciones se ha hecho célebre y ha c o n stitu id o la «prim era lec­
ción» de la en señ an za d e la lingüística; pero, de hecho, no h a sido o bjeto de
reflexión ni se ha d esarro llad o h asta m ás tarde, con la llegada de las
perspectivas discursivas. La o rien tació n de los estu d io s g ram aticales hacia
lo que es propia y exclusivam ente m ateria de lengua ha d ejad o a p a rte a los
h ablantes, co n sid erad o s elem entos extern o s a ella. De esta m an era, no se
h an p ro p o rcio n ad o elem en to s ni activado hipótesis p ara e la b o ra r una teo­
ría de las perso n as del discurso.
E n cam bio, una de las ap o rtacio n es m ás in teresa n tes p a ra la c o m p re n ­
sión de los sujetos del d iscu rso c o rresp o n d e a la sociología, de la m an o de
G offm an (1959, 1067, 1971, 1981), o riginal rep resen tan te del interaccionis-
m o sim oólico (véase el cap ítu lo 1 y el ap a rta d o 2.5). Su o rien ta c ió n se en ­
m arca d en tro de lo que se puede lla m a r m icrosociología, p o rq u e c en tra su
aten ció n en el análisis de las in teraccio n es h u m a n a s co tid ia n as y no en las
g ran d es e stru ctu ras sociales. Se debe a G offm an, p o r ejem plo, la d istin ció n
ya célebre en tre tipos de p artic ip a n tes en una in teracció n —coincidiendo
con H ym es, quien tam b ién señala que en un m ism o aco n te cim ien to c o m u ­
nicativo puede h a b er m ás de u n a p erso n a y con d istin to s papeles co m u n i­
cativos— . Lo que pro b ab lem en te se p u ed a p o stu la r es que la idea de Ha-
blante-O yente, co p ro tag o n ista s de la in teracció n co m u n icativ a, es im p o r­
tante tenerla en cu en ta com o n oción a b stra c ta o c o n stru c to ind isp en sab le
para d a r cu en ta de c u a lq u ie r acto dialógico. Su form a co n creta p u ed e va­
ria r según el tipo de interacció n , teniendo en cu en ta no sólo la can tid ad de
p a rticip an tes sino su papel co m u n icativ o (sólo de oyente, en a lte rn a n c ia h a ­
blante-oyente, de h ab lan te sin iniciativa o co n iniciativa, etc.). La idea del
sujeto social que presen ta una imagen pública según la situ ació n , \& presen­
tación de la persona, la co n sid eració n de la in teracció n com o u n a escena en
la que se actú a y la no ción etològica de territorio aso ciad o con cad a sujeto
en su relación con los o tro s son ideas a p o rta d a s p o r G offm an p a ra co m ­
p ren d er el c o m p o rtam ie n to in teractiv o en ten d id o com o u n «ritual» social.
136 LAS CO SAS DEL DECIR

T am bién proviene de la sociología la d eterm in ació n de los atrib u to s


que contribuyen a p ro p o rc io n ar una identidad a cada sujeto. F actores com o
la edad, el sexo, el origen geográfico y étnico, el nivel de instrucción, el m e­
dio económ ico, el rep erto rio verbal, el e n to rn o sociocultural y el estatu s so ­
cial definen el perfil de cad a sujeto en el acto de h ab la r y el lu g ar que ocupa
respecto a los dem ás. Hay que ten er en cuenta, sin em bargo, que estos a tri­
butos no perm anecen estáticos en el sujeto hab lan te sino que en la m ism a
Textos académicos registrándote en http://www.AWSurveys.com?R=Osterman77

dinám ica de la in teracción se van realzan d o y activando algunos de ellos de


form a que se construye y m antiene lo que G offm an d en o m in a una imagen
pública determ in ad a. Sobre estas ideas se han c o n stru id o los estudios sobre
la cortesía, puntales de la prag m ática co n tem p o rán ea, llevados a cabo a
p a rtir de G rice (1975) y Searle (1969), d esarro llad o s p o r Lakoff (1973) y
Leech (1983) y organizados com o sistem a p o r la influyente obra de B row n
y Levinson (1978-1987) y seguidores, com o H averkate (1994).
Desde la perspectiva sem iótico-discursiva, C h arau d eau (1983, 1989,
1995) recoge, en su p ro p u esta de análisis, el e sta tu to del sujeto del discurso,
com o la integración de lo que an alíticam en te desdobla en sujeto psicosocial
y en sujeto lingüístico. Ambos son indispensables p a ra c o m p ren d e r el c o n ­
trato com unicativo en tre interlocutores. P ara este autor, lo psicosocial y lo
lingüístico funcio n an c o n ju n tam en te en la construcción del sen tid o en el
discurso.
E n el terren o de la relació n que p u e d e esta b lec e r el E n u n c ia d o r con
sus p ro p io s en u n c ia d o s, el e stu d io de la m odalización (Bally, 1932; B arre-
nechea, 1979; K e rb rat-O recch io n i, 1980; H alliday, 1985; C ervoni, 1987)
tiene p a rtic u la r in teré s p o rq u e pone de m an ifiesto la posib ilid ad que tie­
ne el h a b la n te de in tro d u c ir sus p ro p ia s a c titu d e s y su p ro p ia persp ectiv a
en el en u n cia d o , ta n to en el d o m in io in telectu al com o en el d o m in io e m o ­
cional.
Finalm ente, se debe a B ajtín el h a b er intro d ucid o la noción de hetero-
glosia p ara in d ica r la posibilidad de que en la en unciación se pued an a c ti­
var varias voces y no sólo una, com o se h a co n sid erad o trad icionalm ente.
D ucrot (1984) desarro lla de m odo p a rticu lar la idea de la polifonía p ro p o r­
cionando elem entos fu n d am en tales p ara la co m p ren sió n de las posib ilid a­
des que brinda el desd o b lam ien to del sujeto, p o r un lado, y la evocación del
discurso ajeno, por el otro. De algún m odo, la en u n ciació n polifónica se re­
fleja en el recono cim ien to de la in tertex tu alid ad presente en la actividad
discursiva, d onde el con tacto e n tre d iscu rso s es una de las versiones de la
característica dialógica del lenguaje.

5.1. La in scrip ció n d e la p erso n a en el texto

T ras las huellas y las pistas del E n u n c iad o r ex am in arem o s seg u id a­


m ente con detalle las diferentes estrateg ias que un h ab lan te puede to m ar al
em p ren d er su actividad verbal. El sistem a lingüístico perm ite, a p a rtir del
sistem a léxico y del sistem a deíctico referidos a personas, que los hablantes
pongan en juego sus form as de p resen tació n de u n a m ism a y de relación
con las dem ás.
LAS PE RSO NA S DEL D ISC UR SO 137

5.1.1. L a PE R S O N A A U S E N T E

La inclusión de m arcas de la persona que habla en su pro p io e n u n cia­


do es algo potestativo, ya que en un texto podem os e n c o n tra r una ausencia
total de m arcas del locutor. En este caso se crea un efecto de objetividad y
de «verdad» debido fu n d am en talm en te a que se activa verbalm ente el m u n ­
do de referencia. En este caso, los elem entos m ás claros en la expresión lin­
güistica son la presencia de sin tag m as nom inales con referencia léxica y el

Textos académicos registrándote en http://www.AWSurveys.com?R=Osterman77


uso de la tercera persona g ram atical com o in d icad o r de que aquello de que
se habla es un m undo referido, ajeno al locutor. B cnveniste llam a a la terce­
ra persona gram atical la no persona, refiriéndose a que con el uso de la ter­
cera persona no hay referencia a ¡os p ro tag o n istas de la enunciación. Ri-
co eu r (1990) com enta así estas cuestiones:

M ien tras que, en el enfoque referencia), se privilegia la tercera persona o


al m en o s cierta form a de la tercera p erso n a, a sa b e r «él/ella», «alguien», «cada
uno», «uno» y «se», la teoría de los indicadores, u n a vez u n id a a la de los actos
del d iscu rso , no sólo privilegia la p rim e ra y la seg u n d a p erso n a sin o q u e exclu­
ye ex p resam en te la tercera. N os viene a h o ra a la m en te el a n a te m a de Benve-
niste co n tra la tercera p ersona. Según él, sólo la p rim e ra y la segunda p erso ­
n as g ram aticales m erecen ese nom bre, sie n d o la tercera la no persona. Los a r­
g u m en to s a favor de esta exclusión se red u cen a u n o solo: b astan el «yo» y el
«tú» p ara d e te rm in a r u n a situ ac ió n de interlocución. La tercera p erso n a puede
se r c u a lq u ie r cosa de la que se h abla, objeto, an im al o ser h u m an o : lo c o n fir­
m an los usos in co o rd in ab les e n tre sí de) p ro n o m b re francés «il» —i) pleut, i)
faut, il y a, etc.—, asf com o la m u ltip licid ad de las expresiones de tercera per­
so n a —uno/se, cad a uno, eso, etc.— . Si la tercera p erso n a es tan in co n sisten te
g ram aticalm en te, se d ebe a que no existe com o p ersona, al m enos en el a n á li­
sis del len g u aje q u e tom a com o un id ad de có m p u to la in stan c ia del d iscu rso
co n ferid a a la frase. No se p ueden so ld a r la p rim era y la segunda p erso n a al
aco n tecim ien to de la en u n ciació n de m ejo r m an era que excluyendo del cam p o
de la p rag m ática la tercera persona, de la que se habla so lam en te com o de
o tra s cosas (R icoeur, 1996: 25).

Según este p u n to de vista, con el uso de la tercera persona se bo rran


los p rotagonistas de la en unciación. O tras m arcas tam bién claras de que se
bo rra la presencia del L o cu to r son el uso de construcciones im personales o
construcciones pasivas sin expresión del agente. El código gram atical pone
a disposición del h ab lan te recu rso s que esconden o b o rran su presencia
d ando relevancia, p o r co n traste, al universo de referencia:

A g ran p ro fu n d id ad por deb ajo de las nu b es de Jú p ite r el peso de las c a ­


pas su p e rio res de atm ó sfera p ro d u ce presio n es m uy su p e rio res a las existentes
en la T ierra, p resiones tan g ran d es que los electrones salen estru jad o s de los
áto m o s de h id ró g en o p ro d u cien d o un estad o físico no ob serv ad o n u n c a en
los lab o rato rio s terrestre s, po rq u e no se han conseguido n u n ca en la T ierra las
p resio n es necesarias (C. S agan, Cosmos, B arcelona, Planeta).

L an g u id ecía el b a r de la Ó pera a la esp era de los calores que h a ría n b ro ­


ta r p araso les y m esas sobre los suelos del paseo. S uelos rep ro d u c to res de las
138 LAS COSAS DEL DECIR

olas del m a r en busca de la inm ed iatez del pu erto , según un diseño de M iró
co n v ertid o en piso de un a de las ram b las del m undo. La ilu m in ació n am arilla
d e la calle F e m a n d o fingía se r escen ario de tru cu len cias m enores sin p ro c la ­
m a r la explosión de p o d er in stitu cio n al en que cu lm in ab a la plaza de S an t Jau-
m e, ap e n a s una esq u in a lejana (M. V ázquez M ontaJbán, E l pianista, B arcelo­
na, Seix B arral).

En estos dos textos el E m iso r y el R eceptor han sido b o rrad o s p ara d a r


relieve al contenido referencial exclusivam ente. Aun así, la elección del con­
tenido y el nivel de especificidad del léxico d ibujan el perfil del posible a u ­
tor y el posible destinatario . T am bién observam os que se puede objetivar al
R eceptor de tal m anera que ap arece n o m b rad o (com o u suario, lector, clien­
te, estudiante, etc.) v está p resen tad o com o un elem ento del universo de re­
ferencia, y no com o cop ro tag o n ista de la enunciación:

In icialm en te el S istem a de D ictado P ersonal dispone de un léxico base de


22.000 p alab ras a las que el u su a rio p uede a ñ a d ir 2.000 m ás con el ob jeto de
a d a p ta rlo m ejor a su s necesidades. El u su a rio debe e n tre n a r el sistem a d u ra n ­
te 45 m in u to s u n a única vez, lo q u e p erm ite al o rd e n a d o r m e m o riz a r su m ode­
lo de voz y reco n o cer au to m á tic a m e n te y de m an era p erm a n e n te las p ecu liari­
dad es d e su acen to (d o cu m en to de em p resa in fo rm ática).

Hay situaciones que exigen una p resentación «neutra» del universo de


referencia. Las prácticas discursivas en determ in ad o s géneros prom ueven
un m odelo de presentació n «objetiva»: la inform ación en los periódicos, la
inform ación científica, p o r ejem plo. O tra cosa d istin ta es que el efecto de
objetividad se correspo n d a con u n a objetividad real. Una aserción p artid is­
ta y parcial puede ser expresada con m edios para p arecer objetiva. Por eso
im porta tanto d eterm in a r el contexto en que se em iten los enunciados.

5.1.2. La in s c r ip c ió n d el yo

Existen situaciones que perm iten o activan la presencia del L ocutor en


su texto. De ahí que contem plem os lo que B enveniste Llama la expresión de
la subjetividad en el lenguaje, es decir, la aparición de los elem entos lingüís­
ticos que particip an en o to rg ar u n a expresión propia y desde la perspectiva
del hablante al conjunto de en u n ciad o s que constituye u n texto. La referen­
cia deíctica a la persona es la m ás inm ediata y central (véase 4.2.1). La
enunciación es generada p o r u n y o y un t ú , p ro tag o n istas de la actividad
enunciativa. Pero así com o podem os co n sid erar el y o com o la form a ca n ó ­
nica de representación de la identidad de la persona que habla —el «centro
deíctico» que en co n tram o s descrito en las g ram áticas— en el uso real, la re­
ferencia deíctica a la perso n a que habla se ofrece de form a calidoscópica
para m o strar las diferentes caras o posiciones con las que se puede m o strar
o p resen tar el sujeto hablante.
La persona que habla no es u n ente ab strac to sino u n sujeto social que
se presenta a los dem ás de una d eterm in ad a m anera. En el proceso de la
enunciación y al tiem po que se construye el discurso tam bién se construye
LAS PE R SO N A S D E L D ISC U R SO 139

el sujeto discursivo. Éste se a d a p ta a la situ ació n específica de la c o m u n ic a ­


ción m o du lan d o su posición a lo largo del d iscu rso y tra ta n d o de que su in ­
terlo cu to r le reconozca de u n a m a n era y no de otra. P or ello, si p o r un lado
el yo ( 1 p erso n a singular) es el d eíctico q u e rep re sen ta m o d élicam en te a la
p erso n a q u e habla, en el d iscu rso tam b ién podem os e n c o n tra r la au to rrefe-
rencia p resen tad a con o tra s p erso n as g ram aticales (2.a p erso n a singular, 3.“
persona sin g u lar y I a perso n a plural) (véase L avandera, 1984; T urell, 1988;
C alsam iglia, 1996a):

Textos académicos registrándote en http://www.AWSurveys.com?R=Osterman77


1. Me siento atra íd a p o r este tipo de espectáculos (1.a perso n a sin g u ­
lar).
2. Te sientes atra íd a p o r este tipo de espectáculos (2.a persona singu­
lar).
3. U na se siente a tra íd a p or este tipo de espectácu lo s (3.a persona
singular).
4. Nos sentim os a traíd o s/as p or este tipo de espectácu lo s (1.a persona
plural).

En este p u n to con v ien e te n e r en c u e n ta la d ife re n cia en la au to p re -


se n ta c ió n en el á m b ito priv ad o y en el á m b ito p ú b lico . La a u to rre fe re n c ia
e n el ám b ito priv ad o no es a rrie sg a d a , es re laja d a y p ro d u c id a en u n e n ­
to rn o co n o cid o y tra n q u iliz a d o r (ejem p lo 1). El u so del «yo» en p ú b lic o
deviene u n uso co m p ro m e tid o , a rriesg a d o . Con su uso, el L o c u to r n o sólo
se resp o n sa b iliz a del c o n te n id o de lo e n u n c ia d o sin o q u e al m ism o tie m ­
po se im p o n e a los dem ás. P o r e sta ra z ó n se ju s tific a q u e la a u to rre fe re n ­
cia se exprese con o tra s p e rso n a s g ra m a tic a le s. El uso de la se g u n d a p e r­
so n a c o n tra ta m ie n to de c o n fia n z a se p u e d e u tiliz a r p a ra p ro d u c ir u n
efecto d e te rm in a d o : g e n e ra liz a r la ex p e rie n c ia e n u n c ia d a e in c lu ir al in ­
te rlo c u to r de u n a form a p e rso n a l y afectiva. P o r eso se aso cia con a c tiv i­
d ad es co lo q u iales (ejem p lo 2). T a m b ién se d a el caso en q u e el L o c u to r se
p re se n ta a sí m ism o con fo rm a s p ro n o m in a le s co m o « uno/una», en c o n ­
co rd a n c ia con la tercera p e rso n a , con la c u a l se p ro d u ce u n efecto g e n e ra ­
liz a d o r y el lo c u to r se in c o rp o ra así a u n colectivo in d efin id o , a trav és del
cu al ju s tific a su p o sició n (ejem p lo 3).
La id e n tific a c ió n d e la p e rso n a q u e h a b la co n la p rim e ra p e rs o n a
del p lu ra l in c o rp o ra al lo c u to r a u n g ru p o . Es el g ru p o , e n to n c e s, el que
p ro p o rc io n a al lo c u to r la re s p o n sa b ilid a d del e n u n c ia d o ; p o r eso hay u n
uso g e n érico del n o so tro s p a ra re p r e s e n ta r al lo c u to r q u e o c u p a u n lu ­
g a r en un co lec tiv o (e m p re sa , in s titu c ió n , o rg a n iz a c ió n , c o m u n id a d , g o ­
b iern o ):

H em os decidido que este cu rso tenga u n a p a rte de teo ría y u n a p arte


de práctica y aplicación (profesorado).
Irem os h asta el final en la lucha co n tra el terro rism o (gobierno).
N uestros análisis de m ercad o p erm iten a u g u ra r una tem p o rad a de
ventas su p erio r a la a n te rio r (em presa com ercial).
Para n u estro trab ajo parece relevante señ a la r los siguientes aspectos
(escrito académ ico).
140 LAS COSAS DEL DECIR

A este uso se le ha llam ado tradicionalm ente de «modestia». E sto ex­


plicaría que el uso del «yo» en público se considere inapropiado —a rro g an ­
te— si a quien habla no se le otorga suficiente nivel de responsabilidad, a u ­
toridad, credibilidad o legitim idad. Para solucionar posibles conflictos, con
el uso del «nosotros» se diluye la responsabilidad unipersonal, y se adquiere
la auto rid ad o la legitim idad asociada con un colectivo.
El llam ado plural «mayestático» es el uso de la p rim era persona del
plural p ara la persona que habla c u an d o ésta se inviste de la m áxim a au to ­
ridad: tradicionalm ente el Papa o el Rey. Se trata de un uso sim bólico trad i­
cional de «distinción», que se percibe com o arcaico p o r su escasa utiliza­
ción fuera de estos personajes singulares. Sin em bargo, su uso persiste, for­
m ando parte de la escenificación y los rituales de presentación pública de la
m onarquía o del papado. Asociado con este uso y m ás adecuado a la con­
tem poraneidad y a los usos dem ocráticos, nos en co n tram o s con rep resen ­
tantes del gobierno, presidentes, etc., que suelen u sa r este «nosotros», que
queda a m edio cam ino entre un uso ritual de las au to rid ad es m áxim as y un
uso de representación de un grupo.
O tro uso del «nosotros» es el llam ado inclusivo, aquel que in co rp o ra al
R eceptor en la referencia al E m isor. Puede ser un uso intencionado para
acercar las posiciones de los p rotagonistas de la enunciación, y se da en to ­
dos los casos en que es im p o rtan te para el em isor la involucración del re ­
ceptor, particularm ente en relaciones asim étricas com o la de m édico/pa­
ciente, m aestro/alum no, que necesitan una señal de acercam iento suple­
m entaria, para su p erar la b arrera jerárq u ica y conseguir el grado suficiente
de aproxim ación y com plicidad.

P rofesora a lu m n o s: Vam os a seguir con los p ro b lem as de m atem áticas.


Médico a paciente'. ¿H em os tom ado la m edicina, hoy?
Científico a público: El segundo de los fenóm enos ap u n tad o s es el de re­
fracción. Aquí tenem os tam bién un análogo co tid ian o en el caso de la luz:
cu an d o i n tro d u cim o s un lápiz d en tro de un vaso lleno de agua nos da la im ­
presión de que está roto. Ello se debe al hecho de que las o ndas al p asar de un
m ed io —el aire— a o tro d istin to —el ag u a— sufren u n a desviación de su tra ­
y ectoria (D. /011 y M. Baig, La naturaleza y el paisaje, B arcelona, Ariel, 1993).

T am bién se da en otros casos, com o en las colum nas periodísticas y los


artículos de opinión, en los que los escritores buscan la com plicidad de los
lectores, para involucrarlos en su punto de vista:

E starnos de nuevo en diciem bre. Me silban los oídos de la presión del


tiem p o fugaz: es com o quien va en m oto po r u n a au to p ista y siente cóm o le
m u erd e el viento las orejas. Ya han caído o tro s 12 m eses a la tum ba de la m e­
m o ria v nos acercam os una vez m ás a N avidad. Las am es o las odies, las fe­
ch as n avideñas son fechas cruciales. T ienen dem asiad a carga social, d e m asia­
da su stan cia a las espaldas. P or eso m e silban los oídos m ás que nunca: el
tiem po se escu rre siem pre de la m ism a m anera, pero es en navidades cu an d o
te e n tra el vértigo (R. M ontero, «Navidad», El Pais, 5-XH-1993).
LAS P E R SO N A S DE L D ISC UR SO 141

En conclusión, los locutores pued en o p ta r p or inscribirse en su texto


de variadas m aneras, ning u n a de ellas exenta de significación en relación
con el grado de im posición, de resp o n sab ilidad (asu m id a o d iluida) o de in-
volucración (con lo que se dice o con el In terlocutor).

5.1.3. L a IN S C R IP C IÓ N D E L TÚ

Textos académicos registrándote en http://www.AWSurveys.com?R=Osterman77


El R eceptor se hace explícito en el texto can ó n icam en te a través de los
deícticos de segunda perso n a, sin g u lar y plural. P ero adem ás en co n tram o s
la deixis social (Levinson, 1983: 80), que ha q u ed ad o codificada en form as
específicas de tratam ien to . E n la varian te e stá n d a r de la pen ín su la Ibérica
se expresa con Tú (indicad o r de confianza, conocim iento, p roxim idad) y
Usted (in dicador de respeto, d esconocim iento, distancia). P o r cau sas h istó ­
ricas (que indican cóm o h a n afectado a lo largo del tiem po los cam bios so­
ciales en el uso lingüístico de la referencia p ersonal) el tratam ien to tiene
usos variados en las diferentes co m u n id ad es y lugares de habla española
(véase en el trabajo de C arricab u ro , 1997, una p resen tació n de los distin to s
usos en E spaña y A m érica). Así, p o r ejem plo, se m anifiesta:

— p ara la variante septentrional h a b lad a en la península Ibérica:


tú te m archas, usted se m archa, vosotros os m archáis, ustedes se
m archan;
— p ara la variante m eridional hab lad a en la península:
tú te m archas, usted se m archa, ustedes (vosotros) os m arch áis, us­
tedes se m archan;
— p ara la variante h ab lad a en Argentina:
vos te m archás, usted se m arch a, ustedes se m arch an , ustedes se
m archan.

La com binación de deícticos de sujeto y de objeto, ju n to con la c o n co r­


dancia en segunda y tercera perso n a h a n a ctu a d o en la p ráctica de las re la­
ciones sociales p ara d iferen ciar el tra to con el In terlo c u to r, en los p a rá m e ­
tros de distancia/proxim id ad , respeto/confianza, poder/solid arid ad , fo rm ali­
d ad/inform alidad, ám bito púb lico /ám b ito privado, conocim ien to /d esco n o ci­
m iento, etc. E stos p arám e tro s p u ed en m ezclarse, estableciéndose así una
diferenciación sutil, que es el resu ltad o de la com binación en tre los usos es­
tablecidos y el pro pósito que tiene el lo cu to r al relacionarse con el In te rlo ­
c u to r en cada instancia de com unicación. P o r ejem plo, puede darse una si­
tuación que com bine un alto g rad o de confianza y cono cim ien to m u tu o , y
al m ism o tiem po una diferencia de posición social que d eterm in e el uso de
usted (caso de la relación padres/hijos en épocas pasad as, de jefe/su b o rd in a­
do, de em pleada dom éstica/em pleadores, etc.). Y tam b ién se puede d a r el
caso que an te un en cu en tro nuevo, en tre p erso n as que no se conocen p re­
viam ente, la elección de form as de tra tam ie n to construya el tipo de rela­
ción, es decir, oriente la relació n en u n sen tid o m ás o m enos form al (véase
el ap a rta d o 6.1)
El u so de los deíctico s se ad e c ú a al p ap el que el lo c u to r asig n a a su
142 LAS COSAS DEL DECIR

in te rlo c u to r (la m ay o ría de las veces d e te rm in a d o p o r el e sta tu s y la p o si­


ción social); pero así com o h em o s visto que el E m iso r se p u ed e in scrib ir
tam b ién con otras form as, el R ec e p to r p uede ser in scrito co m o p a rte de
un gru po (en 2.a p erso n a p lu ral) o tam b ién in clu y en d o al lo c u to r (con
p rim era persona plu ral) o con la seg u n d a p e rso n a sin g u la r g e n e ra liz ad o ­
ra, esp ecialm en te en el uso coloquial (ejem plo 2). F in alm en te, en lo que
se refiere al español e stá n d a r de la p en ín su la Ib érica, la c o n co rd an cia
g ram atical en tercera p erso n a de los d eíctico s que se refieren al in te rlo c u ­
to r en el tra to de d ista n c ia o re sp e to h an co n v ertid o este uso en in d ic a d o r
de fo rm alid ad v de d ista n cia en la relació n con el In te rlo c u to r. Las c o n ­
c o rd an cias en tercera p e rso n a de las fo rm as de tra ta m ie n to de usted y de
los h o n o rífico s son, al sep a ra rse de la c o n c o rd a n c ia con la seg u n d a p e rso ­
na g ram atical, m arca s de «distinción»:

su excelencia está..., su m ajestad se en cu en tra..., su señ o ría Ha dicho...


usted es se van..., usted Ha p ro n u n ciad o ...

5 .1 .4 . L a r e f e r e n c ia l é x ic a de perso n a : U no m is m o y el O tro

El L ocutor pued e re ferirse a sí m ism o a través de sin tag m a s n o m in a ­


les. H ay fó rm u las fijas: «un servidor», «ésta que lo es», «el in frascrito » ,
«la abajo firm ante». O bien p re se n ta c io n e s colectivas: «este gobierno»,
«la em presa», «esta d irecció n general», «este d ep a rta m en to » . Es muy in ­
teresan te c o m p ro b a r el h echo so cial de la identificación, que está a c o m ­
p añ ad o de m a rc a d o re s de la relació n que se q u iere e sta b le c e r con los in ­
terlo cu to res.
V eam os las d ife re n te s form as de id en tificació n con el su p u e sto de
un a p erso n a que se llam a F ran cisca L aína M ontero. Se p uede p re se n ­
ta r com o:

tu chica, m am á, tu h erm an a, yo, no so tro s, Paca, P aqui, P aquita, se ñ o ra F ra n ­


cisca, Sra. F rancisca Laína de E lorza, Sra. E lorza, F rancisca L ainez, re p re se n ­
tan te sindical d e la em p resa X, escrito ra, p ro feso ra de EGB, d irecto ra general
de m ark etin g , S u p erio ra de la co m u n id ad de la orden carm elitan a, p resid en ta
del go b iern o , d irecto ra co m ercial de la em presa X, etc.

La elección de los dim inutivos, o de los apellidos, la com binación de


los tratam ien to s y de los sintagm as en aposición que identifican el estatu s
de la en unciadora perm iten co n clu ir que la presen tació n de la persona se
realiza en fu n ció n de los interlo cu to res con quienes se establece una rela­
ción. La actividad p re sen tad o ra es habitu al en la vida social, sea en la in­
teracción cara a cara, p o r teléfono, o p o r carta. T am bién lo es en todo escri­
to que queda firm ado, en el en cab ezam ien to o en el cierre. E n los artículos
de la prensa, p o r ejem plo, o en an u n cio s p u blicitarios. La au to p resen tació n ,
pues, tiene una gran variedad de fórm ulas, que n o rm alm en te están en p o si­
ción inicial. La interacción telefónica, que requiere la p resentación, es un
ejem plo ilustrativo:
LAS PE R SO N A S DE L DISC U R SO 143

Soy el guía de la ex cursión


Aquí la estació n m eteorológica de X
D espacho de los ab o g ad o s R oca y Jim énez, dígam e
M ensaje p ara X, d e p a rte de Y, re p re se n ta n te de Z

E n las cartas oficiales o com erciales la au to rreferen cia puede ir im p re­


sa en el encabezam iento o en el final de la carta, con firm a y cargo de la
persona que representa a la em p resa o la sección. La identificación perso­

Textos académicos registrándote en http://www.AWSurveys.com?R=Osterman77


nal otorga responsabilidad , m ientras que el an o n im a to es un in d icad o r de
elusión de responsabilidad.
E n las p resen tacio n es p ú b licas c a ra a cara, com o las c o n feren cias,
m esas re d o n d a s y d eb ate s, es h a b itu a lm e n te o tra p e rso n a la que p resen ta.
E xiste un ritu al de salu d o s y de p rese n ta c ió n . V eam os la v a ria ció n en
la referen cia p erso n al qu e se observ a en este frag m en to de un d eb ate tele ­
visivo:

AC es la perso n a que an im a y m o d e ra el d ebate. CG es u n a p erio d ista in ­


vitada. E ste frag m en to se sitú a en el tra n sc u rso del d ebate, en el m o m en to en
que AC p resen ta y d a la p a la b ra a CG.

1. AC d o ñ a::— 1XXX b u en as nochesMIl


2. CG hola\l m uy b u en as =nochesM=
3. AC bienve=nidaM
4. CG gracias\<0>
5. AC esta m u jer acab a de p u b licar su segundo volum en de—II
6. de:—llentrevistasM no/l
7. CG ah í está—\lel líbro=\lll =Linaud.j=
8. AC = ahí está el libro=MII
9. CG a h í está el libroM síM es un e::—1
10. es una recopilación de e n trev istas que se p u b licaro n en el paísM
11. AC m m mmM
12. CG y::— nadaM a h í estánM in te rio re s se UamaAJ
13. AC interioresM vam os a veiMusted prefiere u m je fa -1
14. ya sé que usted es jefaMI eh/l
15. CG aforlunadam en= le=\lll
16. AC = afo rt= u n ad am e n te usted es ¡efaXlperoM
17. en el caso de q u e usted no fuera jefaMI que: — H
18. con q u ién preferiría tra b a ja r com o jefe—1a jefa o jefeMI
(Archivo CAD: d eb ate televisivo).

E xiste un a larga tra d ic ió n n o rm a tiv a del c o m p o rta m ie n to ed u c a d o


en la vida social, que se e n c u e n tra en m an u ales de u rb a n id a d y de c o rte ­
sía. Se tra ta de n o rm a s que están su je ta s al m o m en to que vive cad a so cie­
dad y c a m b ia n seqún los m odelos sociales d o m in an te s. P o r eso es tan c u ­
rio so e in te re sa n te , com o im agen d e ép o ca, c o n su lta r este tipo de m a n u a ­
les d o n d e se p rescrib e el «buen hacer» social. He a q u í u n a m u e s tra de las
n o rm a s de co n d u cta p ara la p resen ta c ió n de un m an u al de la d écad a de
los cu aren ta:
144 LAS CO SAS DEL DECIR

Las presentaciones. E s la fórm ula soda] que se em pica para poner en rela­
ción a dos personas, que, siendo am igos nueslros, no lo son entre sí. La que pre­
senta y establece aquel vínculo nuevo se hace responsable de las consecuencias
que con elJo se originen. No se debe, por lanto, efectuar una presentación sin te­
ner el absoluto convencim iento de que las personas que entablan am istad se han
de ser gratas m utuam ente: sin que se tenga plena confianza en su rectitud y caba­
llerosidad; y sin que se conozca perfectam ente los apellidos de am bos, para evitar
la situación em barazosa en que se coloca el que farfulla nom bres po r desconoci­
m iento de los m ism os. La fórm ula general de la presentación en sociedad es la
sencilla de citar los apellidos de los presentados haciéndolo siem pre del m ás joven
al de m ayor edad; del caballero a la dam a; del inferior al superior. E n el prim ero
de los casos direm os: «Señor Tal, tengo m ucho gusto en presentarle a mi am igo el
señ o r Cual.» T ratándose de la prescnlación de una señora lo harem os de la form a
siguienic: «Señora de X, va usled a perm itirm e que le presente al señor Z» (Du­
que de Camposol, Código de etiqueta y distinción social, M adrid, Juan Ortiz).

Si consideram os a h o ra la m an era com o se in sta u ra el R eceptor, o b ser­


vam os que el papel social de las personas a las que nos dirigim os queda
m arcad o asim ism o a través de los nom bres propios, las form as de tra ta ­
m iento (nom bres y adjetivos), los n o m b res de parentesco y los honoríficos
(L aborda, 1996). Hay una gran posibilidad de variación, que co rresp o n d e
claram en te a la com binación de la posición que ocupa el In terlo c u to r en la
vida social y de la relación que el L ocutor establece con él. La elección
de elem entos léxicos nom inales (sustantivos y adjetivos) de tipo apelati-
vo-relacional perm ite in sta u ra r una form a de relación. Así, consideram os
m arcas de relación interp erso n al el uso de:

Pérez, C arlo s P érez, C arlitos, C harli, «El pelos» (v ariantes de n o m b res propios)
S eñor, S eñ o ra, S eñ a, S eñorilo, S eñ o rita (tra ta m ie n to )
D on, D oña (tra ta m ie n to cuasi prefijo)
alcaldesa, p resid en ta, g o b ern ad o r, d ecan a, director, concejala (p o r cargos)
arq u itecto , estu d ia n te , abo g ad a, ju eza, cated rático , m édica (p o r profesiones)
q u erid o , ap reciad o , d istin g u id o , e stim a d o (apreciativo)
ciu d ad an o , socia, colega, cliente, c o m p añ ero , novio, jefe (relacional)
m ad re, p rim o , abuelo, lía, h erm an o , n u era, su eg ro (paren tesco )
cariñ o , cielo, am o r, corazón, n ena (apelativos de afecto)
ch ich i, cu ca, lili, ... (invenciones ap elativ as de afecto)
m o n stru o , gordo, capullo, gilipollas (apelativos de afecto irónicos)
tro n co , colega, lía, tío (apelativos jergales)

Un caso especial son los honoríficos, form as de tra tam ie n to d e te rm i­


n adas socialm ente y relacio n ad as con la e stru ctu ra social e institucional d o ­
m inante en cada época. Los cargos institucionales, la posición política, el
rango en instituciones com o la Iglesia, la m onarquía, el ejército o la n oble­
za tienen unos tratam ien to s fijados p or la tradición y que p erd u ran en la
m edida en que las instituciones se m antienen. Son las prácticas de relación
social las que d eterm in an estos tratam ien to s en cad a sociedad, que, p or un
lado, se distinguen por señ a la r u n a estratificación m uy jerarq u izad a, y p o r
otro lado están sujetas a cam bios sociales. E stos usos suelen e sta r so m eti­
dos a recom endaciones n o rm ativ as p ara el uso público. P o r ejem plo, en los
LAS PE R SO N A S DEL D ISC UR SO 145

ú ltim os años, el M inisterio p ara las A dm inistraciones Públicas del Estado


español ha publicado un libro en el que, con los criterios de un em b ajad o r
asesor del M inisterio de A suntos E xteriores (véase quién es el agente social
que regula estos aspectos de protocolo), p ropone que el trato de

«Excelencia» se reserve p ara jefes de estad o y su s cónyuges.


«E xcelentísim o/a» se aplique a m iem b ro s del E jecutivo h asta el nivel de
se cre ta rio s de estad o , delegados de g obierno y go b ern ad o res. Se in d ica que
tam b ién tienen d erech o a u sa rlo los alcaldes de g ran d es ciu d ad es, los rectores
de univ ersid ad , los p resid en tes de c o m u n id ad es au tó n o m a s y los titu la re s de
alto s trib u n a le s y c á m a ra s legislativas.
«Jlustrísim o/a» se utilice con a u to rid a d e s com o co m isa rio s g en erales de
policía, d elegados de h acien d a, d ecan o s de facultades, títulos n obiliarios, r a n ­
gos su p e rio res de las fuerzas a rm a d a s y diversos grad o s de la c a rre ra d ip lo ­
m ática.
En el resLo de los casos la ciu d ad an ía e s ta ría rep re sen tad a p o r el tra ta ­
m ie n to Sr. D. y Sra. D oña, reservado p a ra todas las p erso n as ad u lta s con c a p a ­
cidad de v o tar (véase W A A [1994], Libro de estilo del lenguaje adm inistrativo).

He aquí unos ejem plos de honoríficos, generalm ente precedidos p o r


un posesivo con co rd an te con la tercera persona sin g u lar o segunda persona
plural (una vez más, un in d icad o r de distinción):

se ñ o ría (m ie m b ro de p a rla m e n to o de trib u n a l) su señ o ría


excelencia (Jefe de E stad o ) su excelencia
sa n tid a d (P ap a) su sa n tid a d
m ajesta d (M o n arca) su m ajestad
alteza (P rín cip e) su alteza

E stos usos están sujetos a cam bios en relación con cada com unidad so-
ciopolítica y cada época histórica. Los m om entos de crisis social m anifiestan
vacilaciones en la elección entre los térm inos tradicionales y los térm inos
que se adaptan a las nuevas situaciones sociales, norm alm en te de claro signo
dem ocratizador e igualitario. P or esta razón se da, p o r ejem plo, en la nueva
situación social de los jóvenes y de las m ujeres, y en la relación de m utuo
respeto entre sujetos en relación jerárquica (jefe/empleado, m édico/paciente,
profesor/alum no, etc.) que tradicionalm ente co m portaba un uso asim étrico
(de confianza del superior al inferior, de respeto del inferior al superior) y
que progresivam ente va alcanzando, de acuerdo con el proceso de concien-
ciación social, un uso sim étrico (m utua confianza o m utuo respeto).
E jem plos de asim etrías tradicionales:

Jefe a em pleado: uso de «tú». E m p lea d o a jefe: uso de «usted»


C a m a rero a cliente: *¿qué va a q u erer el señorito?
¿Q ué va a q u e re r la señ o rita?
T ítulo p ro fesio n al Ism ael Ju árez: cated rático .
Julia G utiérrez: cated rático

Es interesante c o n statar que la referencia de persona (deíctica o n o m i­


nal) constituye un ám bito del sistem a lingüístico sensible a los cam bios so-
146 LAS COSAS DE L DECIR

cíales y culturales, ya que en la vida social la d esigualdad e n tre personas


p o r razón de edad, sexo, origen étnico o clase social se plasm a en el uso lin­
güístico. Los cam bios acordes con un proceso de dem ocratización se van
con statan d o a lo largo del tiem po, no sin que haya m om entos críticos de re­
chazo o de vacilación p o r parte de sectores sociales. Uno de los ejem plos re­
cientes m ás claros ha sido la progresiva adaptación de form as de género
para las referencias a cargos de m ujeres: concejala, jueza, catedrática, a b o ­
gada, arquitecta, m édica. Pero la d istribución de papeles tradicional entre
hom bre y m ujer se m antiene, por ejem plo, en el uso p red o m in an te del «tú»,
m ás asociado a la m u jer (joven o adulta) en un en to rn o privado y do m ésti­
co, de confianza y de proxim idad (revistas fem eninas, an u n cio s publicita­
rios), m ientras que para el ho m b re (adulto) se reserva el trato de «usted»,
asociado a cargos y posiciones en la vida pública y en el m undo del trabajo
(revistas generales, anuncios publicitarios).
Como acabam os de ver, deícticos y nom bres (sustantivos y adjetivos)
form an el conjunto de antropónim os, apelativos y vocativos que p ro p iam en ­
te designan a los interlocutores de la relación com unicativa en el acto de
p resentarse o de dirigirse unos a otros en el proceso enunciativo.

5.1.5. Los PAPELES DE E M IS O R Y REC E PT O R

Para co nsiderar los rasgos que definen a los protagonistas de la rela­


ción com unicativa partim os de unos supuestos ya m encionados con a n te ­
rioridad:

a) Se les ha d en o m in ad o de m uchas m aneras: E nu n ciad o r/E n u n cia-


tario, E m isor/R eceptor, L ocuto r/In terlo cu to r o Alocutario, H ablante/O yen­
te, D estinador/D estinatario, etc. En cada caso hay un m atiz específico que
se pone de relieve. Pero en un sentido inespecífico son todos térm inos que
aluden a entidades virtuales que protagonizan m odélicam ente la in terac­
ción com unicativa. Si bien nos parece adecuado en un p rim er estadio utili­
zarlos com o sinónim os, en este ap arta d o considerarem os con m ás especifi­
cidad los diversos papeles com unicativos del E m iso r y el Receptor.
b) La caracterización real y concreta de los particip an tes de una in­
teracción deberá tener en cu en ta la identidad, el estatus social y el papel que
tienen en cada situación.

— Identidad: atrib u to s com o origen geográfico y étnico, sexo, edad,


instrucción, clase socioeconóm ica, etc.
— E status social: actividad laboral, profesión, cargo, posición en el en ­
torno social. G rado de au to rid ad y legitim idad que socialm ente se le otorga.
Nivel jerárquico.
— Papel: posición que ado p ta cada p articip an te en una situación co­
m unicativa particular.

c) La cantidad de particip an tes influye en el desarrollo de la interac­


ción com unicativa.
LAS PE RSO NA S DEL DISCURSO 147

El núm ero de participan tes en un acto com unicativo es esencial para


el funcio nam iento de éste. El em iso r de un m ensaje ha de ser m aterialm en ­
te un sujeto individual. Pero G offm an (1981) indica que se puede distin g u ir
en tre el hablante «autor» de sus propias palabras, o el «anim ador», que re ­
cita palabras ajenas —aq u í cabría la noción de «fuente»— , o el «represen­
tante/portavoz», que habla en represen tació n de o tra persona, de un grupo
o de un colectivo (véanse los ap artad o s 5.1.2 y 5.2 para una apreciación
m ás sutil de] sujeto discursivo).

Textos académicos registrándote en http://www.AWSurveys.com?R=Osterman77


En el caso del R eceptor hay que tener en cu en ta la can tid ad de p a rtic i­
pantes: K erbrat-O recchioni define las interaccio n es com o dilogue, Irilogite y
polilogite, según el L ocutor tenga uno, dos o m ás interlocutores. Como se
trata de géneros orales interactivos, los papeles de E m iso r y R eceptor se
van altern an d o sistem áticam ente. E ste tipo de com unicación tiene un n ú ­
m ero potencialm ente lim itado de particip an tes p ara que se pueda g aran ti­
zar este uso altern ad o de la palabra. C uando el n ú m ero de particip an tes
crece, la situación com unicativa cam bia y usualm ente se necesita una p er­
sona que m odere.
En los casos en que la com unicación es de un solo L ocutor a un co n ­
ju n to am plio de personas presentes en un espacio com ún podem os h a b lar
de público o auditorio', y se puede h ab lar de audiencia c u an d o este público
recibe la com unicación de m anera m ediática, p o r televisión o radio. Hay
auditorio o público en clases, conferencias, m esas redondas, m ítines, ser­
m ones, alocuciones. Hay audiencia en las em isiones de radio y de televi­
sión. E n todos los casos la intervención p o r p arte de los receptores está o r­
ganizada, canalizada y contro lad a p or la entidad em iso ra y g eneralm ente se
le otorga un espacio lim itado.
Se han propuesto distinciones e n tre diversos tipos de O yente o R ecep­
to r (G offm an, 1981):

— el destinatario (D): aquel p ara quien está específicam ente co n stru i­


do el texto (conocido, ratificado y apelado);
— el destinatario indirecto (DI): aquel que participa igual que el desti­
natario en la recepción del texto pero que no coincide con el perfil
im aginado o activado p o r el lo cu to r y hacia q uien el m ensaje no
está destinado (conocido, ratificado);
— el oyente casual, el que participa sin intención ni obligación previa
de p articip ar (conocido);
— el oyente curioso o entrom etido: el que se sitúa en una posición de
oyente «espía» (ni conocido, ni ratificado, ni apelado).

En su estudio sobre el trilogtte com o instancia m ínim a de in teracción


con un núm ero de p articip an tes su p erio r a dos, K erbrat-O recchione (1995)
tiene en cuenta que el Oyente puede a d o p ta r papeles diversos, con lo que
establece los principales esquem as alocutivos posibles:

1. LI L2 - D (1.3: d estin atario indirecto).


2. LI L3 = D (L2: d estin atario indirecto).
3. LI L2 y L3 = D (d estin atario colectivo).
148 LAS COSAS DEL DECIR

El d estinatario es el que ocupa un lugar m ás definido en relación con


la construcción del texto, ya que se le considera com o in terlo cu to r preferido,
a quien se dirige el enunciado. C uando se iraUt de un colectivo n u m ero so la
posibilidad de conocer individualm ente a los d estin atario s es p rácticam en te
im posible pero el L ocutor construye u n a im agen de su público y un d esti­
n atario m odelo. Algunos auto res dan un valor d eterm in an te al perfil de la
audiencia o del público a quien va destinado un texto en lo que respecta a
la elección de registro (véase el a p a ñ a d o 11.1.2), de tal m an era que, a su
vez, cada texto selecciona a su posible destinatario:

El diseñ o de la aud ien cia d a form a a todos los niveles de elección lingüís­
tica p o r p arte del h ab lan te —el uso a lte rn a d o de u n a y o tra lengua en las situ a ­
cio n es b ilingües, la form a de los actos de habla, la elección de p ro n o m b res, el
uso de h o n oríficos y el cam bio cu an titativ o de estilo.
La au d ien cia es, en un d eterm in ad o nivel, sim p lem en te la genLe que oye
los en u n ciad o s del hab lan te. Sin em bargo, su rol no es en ab so lu to pasivo.
C om o en un teatro, la au d ien cia resp o n d e y critica, es el foro an te el cual se
p ro d u cen los en u nciados. T o m ando un significado m ás antiguo, los h ablantes
«tienen au d ien cia con» sus oyentes. E n realid ad los hab lan tes están sujetos a
su au d ien cia, d epen d ien d o de su b u e n a voluntad, aten to s a re sp o n d e r a su
reacción. E sta cap acid ad de resp u esta es lo que p recisam en te da form a al d ise­
ñ o del estilo de un hablante. [...] El m arco p ro p u esto —el diseñ o de la a u d ie n ­
cia— |\..] su p o n e que las p ersonas resp o n d en p rin cip alm e n te a o tra s personas,
q ue los h ab lan tes tienen m uy en cu en ta a los oyentes al c o n s tru ir su m odo de
h a b la r (Bell, 1984: 161).

5.2. La polifonía: v o ces y d iscu rso referid o

E n m u ch as teorías lin g ü ísticas se da p o r d esco n tad o que es u n ú nico


h a b la n te q uien em ite e n u n cia d o s, sin p la n te a r n in g ú n p ro b lem a sobre
ello. D ebem os a V oloshinov-B ajtín y su círcu lo (1929, 1934-1935, 1959-
1961) una co n cep ció n ra d ic a lm e n te nueva que sub ray a el c a rá c te r hete-
roglósico del lenguaje so b re la base de su l'und am en tació n dialàgica.
C om o hem os visto m ás a rrib a , p ara V oloshinov-B ajlín la p ala b ra tiene
una c ara q ue viene d e te rm in a d a p o r la p e rso n a que la em ite y o tra cara
que viene d eterm in ad a p o r la p erso n a a q uien va d irig id a. Y eso im p rim e
un c a rá c te r dialógico a cu a lq u ie r en u n cia d o . Los en u n cia d o s no son de
las lenguas sino de la c o m u n id ad h istó ric a que las h a h ablado y las c o n ti­
n úa h ablando. E n efecto, todo o b jeto del que se habla siem p re ha sido d i­
cho an terio rm en te:

La o rien tació n dialógica es, p o r su puesto, un fenóm eno característico de


todo discu rso . Es el ám b ito n atu ral de todo d iscurso vivo. El d iscurso en c u e n ­
tra el d iscu rso del o tro en todos los cam inos, en todas las o rien tacio n es que
llevan a su objeto, y no puede d ejar de e n tra r en in teracció n viva e in ten sa con
él. Sólo el Adán m ítico, a b o rd a n d o con el p rim e r discurso un m u n d o virgen y
todavía n o dicho, el so litario Adán, podía realm en te evitar com p letam en te esta
reo rien tac ió n m u tu a en relación al d iscu rso del otro, que se p ro d u ce en el ca ­
m in o del o b jeto (B ajtín, 1934-1935: 279).
LAS PE RSO NA S DEL DISCURSO 149

La iranslingüíslica de B ajtín es una concepción del uso de la lengua


corno diálogo vivo y no com o código. Con esta concepción se rom pe con la
idea de un único sujeto h ab lan te que coincide con quien m aterialm en te
em ite el m ensaje y en cam b io se acep ta que se hacen presentes en un m is­
m o discurso voces de otros, de tal m odo que los en unciados dependen los
unos de los otros. P ara e stu d ia r la represen tació n del discurso en el in terio r
del discurso, B ajtín tiene en cuenta el d iscurso referido, el diálogo interior,
la parodia, la ironía, el deb ate y la controversia, así com o las diversas varia­

Textos académicos registrándote en http://www.AWSurveys.com?R=Osterman77


ciones entre un discurso m ás o m enos d istan te de la voz propia, m ás o m e­
nos explícito, o m ás o m enos evaluado.

Una de las cu alid ad es m ás n o ta b le s del en u n ciad o lingüístico es lo que


B ajtín llam a heteroglosia: la m ultiplicidad de lenguajes y pu n to s de vista p re ­
sen tes en cad a en u n ciad o . Una lengua es un objeto viviente, concreto, so-
cioideológico, dice B ajlín, y p o r lo tanto, p ara la conciencia individual está en
la fro n tera e n tre u n o m ism o y el o tro . La p alab ra en el lenguaje es p a rc ia lm e n ­
te ajena. Se co n v ierte en propia c u a n d o el h ab lan te la em p ap a con su propia
in ten ció n , su p ro p io acento: cu an d o se la ap ro p ia para a d a p ta rla a lo que q u ie ­
re expresar. A ntes del m o m en to de la ap ro p iació n , la p a la b ra no existe en un
lenguaje n eu tro c im p ersonal. El h ablante, dice B ajtín, no va a b u sc a r las p a la ­
b ras al d iccio n ario an te s de hablar: el h ab la n te va a b u sc ar las p ala b ra s a la
boca de los d em ás, d o n d e existían en o tro s contextos, en o tra s intenciones
(Reyes, 1990: 132).

D ucrot (1984) recoge la h erencia de Bajtín: se plantea la m ultiplicidad


del sujeto y lo vuelve problem ático. P ara D ucrot hay un sujeto hablante (ser
em pírico) que es el ¡,-roductor efectivo del m ensaje. Pero este realizad o r del
m ensaje puede co in cid ir o no con el locutor (ser de discurso). Cada vez que
alguien se pone a h ab lar construye un sujeto discursivo. Así o cu rre con el
«yo» del Lazarillo en la fam osa novela ren acen tista —co n stru id o por un a u ­
to r anónim o culto, bien lejos de ser un picaro—; con el que habla com o
portavoz de un a asociación de am an tes del vino, con el em pleado que escri­
be una carta en representació n de su em presa o con el d ip u tad o en el p arla­
m ento (está claro que no h ab lará ni com o am igo ni com o padre, sino com o
representante de un sector de ciudadanos). De esta m anera se com p ren d e la
diversidad de sujetos que se pueden activ ar en y d u ra n te el discurso. Y so­
bre todo la idea de que hay desdoblam iento: D ucrot em pieza señalando que
puede h ab er un p rim er d esdoblam iento en el m ism o lo cu to r (entre L y 1), lo
cual perm ite entender, p o r ejem plo, la auto crítica, el diálogo interior, la es­
critu ra del diario personal.
Para explicar este desdo b lam ien to D ucrot postula una tercera figura:
la del enunciador: el locuto r puede evocar y a tra e r a su pro p io d iscu rso una
diversidad de voces (la propia —de o tro tiem po o de o tro espacio—, la ajena
del in terlo cu to r presente, la ajena ausente, voces proverbiales, voces a n ó n i­
m as). La identificación del en u n cia d o r evocado p uede ser problem ática.
P ondrem os un ejem plo concreto: unos profesores de filosofía c o m p ro b aro n
que sus estudiantes habían enten d id o que este texto de la prim era página
de un libro de filosofía expresaba el p ensam iento de sus autores, M arx y
Engels:
150 LAS CO SAS DE L DECIR

H asta ah o ra, los h o m b res se h an form ado sie m p re ideas falsas acerca de
sí m ism o s, acerca de lo que son o d eb ieran ser. H an a ju sta d o su s relaciones a
sus ideas acerca de Dios, del h o m b re n o rm al, etc. Los fru to s de su cabeza han
acab a d o p o r im p o n erse a su cabeza. Ellos, los cread o res, se h an ren d id o an te
su s cria tu ra s . L ib erém oslos de los fan tasm as cerebrales, de las ideas, de los
dog m as, de los seres im ag in ario s b ajo cuyo yugo d eg en eran . R ebelém onos
c o n tra esta tiran ía de los p en sam ien to s. E n señ ém o slo s a su s titu ir estas q u im e ­
ra s p o r p en sam ien to s que c o rre sp o n d a n a la esencia del h o m b re, dice uno, a
a d o p ta r an te ellos u n a actitu d crítica, dicc otro, a q u itárselo s de la cabeza, dice
el tercero , y la realidad existente se d e rru m b a rá .
E sta s in o cen tes y p u eriles fan tasías fo rm an el m eollo de la filosofía
n eo h eg elian a en boga [...] (C. M arx y F. E ngels, luí ideología alemana, en
F. C aballero y M. L arrau ri, «El análisis de textos filosóficos». Textos 8, 1996).

En efecto, sin in te rp re ta r ad ecu ad am en te las m arcas de voces ajenas


p resentes al final del p rim e r p árrafo («dice uno», «dice otro», «dice el terce­
ro»), tam poco se p ercataro n de que la voz de los a u to res ap arece p o r p rim e­
ra vez en el inicio del p á rrafo siguiente, cu an d o califican lo a n te rio r com o
«estas inocentes y p u eriles fantasías». E stos jóvenes p resu m ían que el texto
sólo ponía en escena u n a voz: la de los auto res, sin darse cu en ta de que su
lectura era errónea.
Las voces ap o rtan p u n to s de vista y perspectivas con las que el locu to r
puede coincidir, esta r m uy próxim o o bien distan ciarse. P o r esta razón la
polifonía es un a noción que cu estio n a la unicidad del E m iso r y perm ite la
diversidad de voces en los textos. Reyes d esarrolla estas nociones polifó n i­
cas aplicadas a todo tipo de em isiones verbales, tan to las de tipo literario
(Reyes, 1984) com o las coloquiales o p erio d ísticas (Reyes, 1993, 1994), a n a ­
lizando las citas directas, in d irectas y en cu b ie rtas d en tro d e u n m arco que
aú n a el análisis pragm ático y el an álisis gram atical.

5.2.1. L a s c it a s a b ie r t a s

A uthier (1982) se refiere a la « h etero g en eid ad m o strad a» p a ra expli­


c a r la in serció n explícita del d isc u rso de o tro s en el p ro p io d iscu rso . La
cita es el p ro c e d im ie n to d iscu rsiv o que in c o rp o ra un e n u n c ia d o en el in ­
te rio r de o tro con m arc a s que in d ica n c la ra m e n te la po rció n de texto que
p e rten ece a un a voz ajena. En el d isc u rso oral la p ro so d ia a c tú a com o se­
ñ a lizació n p rin cip a], ju n to con m a rc a s verbales. En la e sc ritu ra , en c a m ­
bio, se p o n en en ju eg o signos g ráfico s y v erbales que p e rm ite n id e n tific a r
la cita. T oda cita tiene u n d isc u r so d e b a se ( DI ) que incluye un d is c u r ­
so c ita d o (D 2), cuyos resp o n sa b le s so n resp ec tiv a m e n te dos lo cu to res
d istin to s (L1 y L2).
Según los rasgos lingüísticos que las identifican, las citas pueden ser
de estilo directo y de estilo indirecto. La cita de estilo directo se distingue
porque supone u na ru p tu ra o una disco n tin u id ad en tre el DI y el D2. C am ­
bia la entonación, cam bia la co n stru cció n sin táctica y el cen tro deíctico (el
de L1 y el de L2). C uando se da p o r escrito ap arecen signos gráficos que in­
dican el inicio de la cita y su extensión (dos p u n to s y com illas). El estilo d i­
LAS PE R SO N A S DE L D ISC UR SO 151

recto, p o r lanto, m antiene dos situaciones de enunciación. Es m uy habitu al


en las conversaciones cotidianas:

E ntonces el vecino le dijo: «oye, a estas h oras todo está cen ado; pero, ¿sa­
bes qué?, podem os acercam o s a un quiosco que no cierra en toda la noche».

La cita en estilo indirecto es o tra form a de in tro d u c ir el d iscu rso de


o tro y en este caso se in scrib e v erb alm en te c o m o un solo lo c u to r (L 1 ) que

Textos académicos registrándote en http://www.AWSurveys.com?R=Osterman77


in co rp o ra un solo cen tro d eíctico, un re lac io n an te in tro d u c to r, y el D2
que se rep re se n ta con m a rc a s d cícticas c o rre sp o n d ie n te s al m ism o lo cu ­
tor que el D 1. E ste d iscu rso sólo m an tie n e u n a en u n ciació n :

E n to n c es el vecino le dijo que a esas h o ras todo estaba cerrad o pero que
se pod/Vuj acercar a un quiosco que no cerraba en toda la noche.

A unque se puede p en sar que la cita directa es m ás verídica que la in d i­


recta, no es necesariam en te así y am b as adm iten tan to la fidelidad com o la
distorsión del discurso del otro:

El estilo d irecto suele o ponerse al estilo indirecto, un poco in g e n u a m e n ­


te, d icien d o que p reten d e re p ro d u c ir literalm en te los e n u n ciad o s citados; sería
m ás exacto ver en ello un a especie de teatralizació n de un en u n ciad o an terio r,
y no una sim ilitu d ab so lu ta . D icho de o tra m an era, no es ni m ás ni m enos fiel
q ue el d iscu rso in d irecto: son dos estrateg ias d iferen tes para refe rir u n a e n u n ­
ciación (M ain g u en eau, 1987:60).

Así com o las palab ras son de todos, y dichas va por otros se vuelven a
en u n ciar y decir con otra intención p o r cada hablante, en la cita de las vo­
ces de otros la subjetividad tam bién aparece. En p rim er lugar, p orque en
un discurso propio aparece el discurso ajeno, probablem ente in terp re tad o y
traído hacia el discurso de base con un p ro pósito concreto: buscando viva­
cidad, d ram atism o, veracidad o auten ticid ad ; a u to rid ad u o rien tació n arg u ­
m entativa. En segundo lugar, se presenta a p a rtir de un verbo a n u n cia d o r
de la cita (verba dicendi) que indica precisam en te el acto de habla que se le
asigna: espetar, criticar, gritar, amenazar, preguntar, afirmar, replicar, insis­
tir... P or eso es interesan te observar que, a u n q u e las p alabras sean las m is­
m as, la intención que se les adjudica puede variar. Y a la inversa: a veces las
citas no tienen nada de literal y en cam bio rep resen tan con fidelidad la in­
tención com unicativa del que habla.
La cita es una práctica frecuente en una gran variedad de textos. En
los relatos orales de la vida co tidiana es muy habitu al la expresión subjetiva
y dram ática, trayen-lo las voces de Jas personas de las que se habla y rep re­
sentando la escena, d otan d o así a la histo ria de m ayor efectividad y m ayor
carga em otiva. V eam os su brayados los segm entos de discurso d irecto en
este intercam bio (fragm ento de un ejem plo anterio r, en el ap artad o 2.2):

Dos amigas, V y M, están en casa de M y cuentan al hijo de M cóm o una


conocida suya les había hecho una pregunta — sobre el precio de un gim nasio—
que no querían contestar delante de su s m aridos. R eproducen la escena para reír­
se de la reacción que produjo en ellos.
152 LAS C O SA S D E L DECIR

32. V — =y lueg o = n o sé c ó m o fu e q u e d ig o que íb a m o s I q u e íb am os lo s c in c o d ía s al


33. gimnasio [ris as ]
34. M — )a lo m a aquella II dice ¡ay! II p orque em p ezó a d e cir pues ¿cuántos d ías vas a ir al gim nasio?
35. y ésia y y o nos m irá b a m o s
36. V — — c la ro I y o no q u e ría d e s c u b rir el paslel pe ro -e lla n ada m ás q u e a to r n illa r
37. y a io r n illa r =
38. M — =y ésla y y o nos m irá b a m o s = y la o ir á jay! y ¿cu án tos d ía s vais a l gim n asio?
39. V — = = y q u é vale y q u é h acéis
40. ¡Ví — == y q u é vale y q u é e s lo q u e h a céis I y ésta y a al fin a l I va v d ic e :: II p u es q u é
41. vam os a h acer p ues d e to:: (???) I y ¿cu án to o s cu esta? y d ic e ésla tres m il n o v ecien ta s
42. y d ic e I POZUELO I [ris a s ]
P o zu elo su m a río o tra ve¿ 1 P o z u e lo ¿tú =te h as en tera o que:: 1=
4 3. V — =¿te h as en te rao ?=
44. M — q u e van c in c o d ías I y q u e pagan tres m il n ovecien tas?
45. V — = = ¿Pu e s 110 e r a n m il p esetas? [ris as ] < ...>
46. M — a sí q u e los tenem os con un m o s q u eo II

¡VI: M a d re
V : V e c in a (« é sia »)
H : H ijo (a u d ie n c ia )

P a rtic ip a n te s en la escena evocada: M y su m a rid o (P o zu e lo ); V y su m a rid o (X ); v A


Voces c itad a s , p o r o rd e n d e a p a ric ió n :
A: C o n o c id a (« ja to n ta a q u ella », «ella», «la o tra » ), en 3 4, 38, 3 9, 4 0 , 41
V: V e c in a (« é s la » ), en 40
X : m a rid o de V («su m a río » ), en 4 2 , 4 3 . 4 4
P: m a rid o d e M y p a d re de H . en 45

En este ejem plo, las citas d irectas están in tro d u cid as un as veces p o r
referencias a los agentes y p o r verbos de habla, y o tras se in tro d u cen sin
ningún preám bulo. Fijém onos que la p rim era cita es una au to rreferen cia de
V, que inicia el episodio con «digo que íbam os», en 32. A parecen los tiem ­
pos de la n arració n com o m arco, pero las voces se presen tan a través del
verbo «decir» en presente, con lo cual se p roduce u n efecto de actualización
d ram ática.
C uando la finalidad de la cita es la fiabilidad y la au to rid ad , com o en el
caso de la prensa escrita o de los artícu lo s científicos, se utilizan m arcas
gráficas para in d icar el fragm ento citado. En la prensa d ia ria la cita de las
fuentes es norm a para los periodistas. Q ueda señalada con com illas, con
cursiva o con negritas. P redom ina u n a form a especial de cita indirecta, que
podríam os llam ar «integrada», p orque bajo la form a básica del estilo in d i­
recto se señalan con signos tipográficos segm entos breves o extensos que el
p eriodista indica que son exclusivos del d iscurso ajeno, del cual él m ism o
no se hace responsable. C uando la in co rp o ració n de o tras voces debe m a n ­
tener un alto grado de objetividad hay que tener en cu en ta que la cita su p o ­
ne ex traer las palab ras de o tro de su contexto original y que, p o r tanto, hay
que velar especialm ente no sólo p o r p reservar la p alab ra original sino p or
m an ten er la intencionalid ad del a u to r del d iscu rso citado.

5.2.2. L a s CITAS ENCUBIERTAS

A uthier (1982) se refiere tam bién a la «heterogeneidad constitutiva», es


decir, al discurso de los otros que está en los discursos propios (heleroglosia,
iniertextualidad, polifonía) sin que encontrem os señales explícitas que lo m ani­
LAS PE R SO N A S DEL DISCURSO 153

fiesten. Se trata de una forma solapada de introducir en el propio enunciado


la voz de otros: por eso se puede decir que en los textos encontram os ecos que
se m anifiestan en el llam ado estilo indirecto encubierto . En este caso se repro­
duce una voz ajena sin d a r ninguna señal ni sintáctica, ni deíctica, ni gráfica.
Parece com o si lo dicho fuera asum ido por el propio Locutor. Se puede con­
fundir con el estilo recto, sin citas. Es una repetición de lo que dicen otros, con
apropiación. Se adopta pues un sistem a conceptual ajeno. Si se adjudica la
responsabilidad de la aserción a la voz correspondiente se añade una expre­

Textos académicos registrándote en http://www.AWSurveys.com?R=Osterman77


sión citativa como: «para X», «según dice», «en palabras de», «así lo ha confir­
mado»... (Caso de la prensa y de los textos teóricos de la ciencia que han de
basar lo que diccn en una fuente fidedigna o en una autoridad.) Si no se adju­
dica a ninguna fuente se da lo que se Llama una fusión de voces, de tal m anera
que el locutor «reformula los lugares com unes, las visiones, las creencias de la
colectividad, fusionando su voz con la de todos y con las voces cristalizadas
del lenguaje mismo: fusión sin fisura, sin ironía» (Reyes, 1994: 24).
E n el siguiente texto se indican segm entos —los subrayados son n u e s­
tros— en que hay ecos de a) las encuestas sociológicas, b) la fraseología psi-
coanalítica, c) la novela R obinson Crusoe. S iguiendo a D ucrot, se po d ría d e­
cir que el sujeto discursivo co n stru id o en este texto activa diversos enuncia-
dores: e l, e l, e3; son utilizados por el a u to r com o recu rso expresivo p ara
hacer m ás viva su crítica:

Hoy p o r hoy las izq u ierd as son refe ren tes d eso rien tad o res endogám icos,
m an ten id o s p o r el in terés de sus aparatos, desq u iciad o s an te la p osibilidad de
su no fu n ció n en la sociedad y en la historia. En d u ra co m p eten cia c o n tra el
p ro g ram a de L o b ató n Q uién sabe dónde, los clubes de fútbol m ás p o p u lares y
los c a n ta n te s de rock m ás críticos, los negocios de izquierda o p eran tes en
E sp a ñ a ni sab en ni co n testan a las necesid ad es de tran sfo rm ac ió n social o b je­
tivas, d eteclab les a p a rtir de c u a lq u ie r in v en tario de inju sticias co m probables.
Si b ien no llegan a a ju s ta r su c o m p o rta m ie n to a los d ictad o s de los sondeos de
o p in ió n en la m ed id a en que lo hace la d eie c h a , estas izq u ierd as no m etaboli-
zan lo nuevo y d eb erían d e ja r paso a una c a ta rsis de ab ajo a rrib a que p e rm itie ­
ra su b lim a r nuevas fo rm acio n es y nuevos dirig en tes no c o n ta m in a d o s p o r el
sín d ro m e de R obinsón: hacerse ca b a ñ a s con restos de n au frag io s (M anuel
V ázquez M o n talb án , «Izquierdas», E l País, 10-X-1997).

E n este texto el lo cu to r coincide con las o tras voces, y lo que provoca


al lector es esta asociación inesperada de una voz que pertenece a otro c o n ­
texto con la del autor.
Los siguientes titulares de periódicos recu p eran un en u n ciad o que está
en la m ente de todos (refrán, título de película o de novela, frases de la Bi­
blia o de la m itología, canciones...) p a ra fusionarlo con el del enu n ciad o r,
que contribuye con la sustitución del elem en to en el que cen tra su atención:

Más vale p rev en ir que re s ta u ra r (El Periódico).


Un se cto r p eq u eñ o, pero m atón (Izi Vanguardia).
Dejad que los socios se acerq u en a m í (El Periódico).
La p íld o ra de la d iscordia (El Periódico).
A la so m b ra de los to rero s en flor (El Periódico).
El tu rista que su rg ió del frío (El Periódico).
154 LAS COSAS DE L DECIR

E n otros casos, no hay co incidencia en tre la voz del lo cu to r y las voces


convocadas. El caso m ás esp ectacu lar de una voz activada con la que el lo­
cu to r no coincide es la ironía:

H ab lar de u n a m a n e ra irónica equivale p ara un lo cu to r L, a p re se n ta r la


en u n ciació n co m o si ex p resara la posición de un en u n ciad o !' E, posición que
p o r o tra p a rte se sabe que el L ocutor L no tom a bajo su resp o n sab ilid ad y que,
m ás aú n , co n sid era ab su rd a . Sin d e ja r de a p a re c e r com o el resp o n sab le de la
en u n ciació n , L no es h o m ologado con E, origen del p u n to de vista expresado
en la en u n ciació n (D ucrol, 1984 [1986: 215]).

Véanse los siguientes en un ciad o s a m odo de ejem plo:

E spaña va bien (ante problem as sociales sin resolver)


B uena la hem os hecho (ante u n a acción d esafo rtu n ad a)
M enudo constipad o has cogido (ante un co n stip ad o ap arato so )
Pues sí que vas bien vestido hoy (ante un joven desaliñado)

El locutor activa un en u n c ia d o r virtual del que el lo cu to r no se hace


responsable. La ironía se p uede co n sid e ra r una cita p o rq u e el h ab lan te rep i­
te o se hace eco de una proposición ajen a que c o n trasta con la realidad o
con lo que se espera del locutor. El en u n cia d o resu lta inadecuado, c h o c a n ­
te. El co n traste con la realidad suele p rovocar risa. El en u n cia d o irónico
puede adjudicarse a diversos tipos de en unciadores: u n o m ism o en o tro
m om ento, un in terlo cu to r p resente, cu alq u ier o tra p erso n a co ncreta, lo que
podría d ecir un d eterm in ad o sector social o todo el m undo... El desajuste
en tre el co nten ido del en u n cia d o y la situación en que se p ro n u n c ia obliga a
en ten d e r o tra cosa d istin ta de lo dicho literalm ente y p ara ello se necesita
com plicidad en tre quien em ite los en u n ciad o s irónicos y quien los recibe e
interp reta.

La ex presión iró n ica es u n a expresión d elib erad am en te m al usada: se


aplica m al a la situ ac ió n . E n realidad p arece ap licarse a o tra situ ac ió n ideal,
que q u ed a c o n tra sta d a así con la situ ac ió n real. La iro n ía consiste en ev alu ar
u n a situ ac ió n rep itie n d o u n a frase que sirve p ara o tra situ ac ió n , evaluando así
d os cosas a la vez: la situ ac ió n m ism a y el lenguaje con el que h ab lam o s de la
realid ad . P or eso p uede co n sid erarse que la iro n ía es u n a reflexión m ás o m e­
nos com pleja so b re la realidad, so b re la relación en tre el lenguaje y la realidad
y so b re la relación en tre u n a frase y los usos previos de esa frase. En la iro n ía
es m u ch o m ás lo no dicho que lo dicho; su in te rp re ta c ió n exige u n a serie de
c o n o cim ien to s so b re el m u n d o , so b re el h ablante, so b re la relación en tre h a ­
b lan te y oyente. [...1 D onde hay iro n ía hay d esd o b lam ie n to del locutor. E n ese
d esd o b lam ie n to el listo habla con las p alab ras del tonto, pero d istan c iá n d o se
d e ellas y m o stra n d o su actitu d an te esas p alab ras y an te la situ ac ió n a la que
tan m al se aplican. M ien tras el que dice algo en serio lo asu m e, se hace re s­
p o n sab le de su afirm ació n , el qu e dice algo iró n ic am en te se desdobla: achaca
esa afirm ació n (y, con ella, ese p u n to de vista) a un ser ficticio, a un aller ego
rid ícu lo . P o r lo g en eral ese aller ego se p arece m u c h o a p erso n as reales, que
q u ed an , así, rid ic u liza d as (Reyes, 1994: 54, 56).
LAS PE RSO NA S D E I. DISC UR SO 155

P resentam os a co n tin u ació n un fragm ento de un texto que trata del


discutido tem a de la posible clonación de los seres h u m an o s y del tem o r a
su utilización perversa:

Acabem os, pues, con tantos escrúpulos. La cicncia avanza y la b io tecn o ­


logía le o frece al h o m b re «cada vez m ás posibilidades». Y si p ara eso hay que
ten er al h e rm an ito en el frigorífico, qué m ás da. La civilización v el progreso
req u iere n alg u n as víctim as. A dem ás, ¿quieren se r acu sad o s de o p o n erse al

Textos académicos registrándote en http://www.AWSurveys.com?R=Osterman77


p rogreso?, ¿q u ieren arriesg arse a se r tachados de torvo o sc u ran tism o gen éti­
co? ¡De n in g u n a m anera! P o r eso, d eclaram o s que so m o s fan ático s p artid ario s
del clon, de la lib re m an ip u lació n genética, del libre cam b io de órganos y del
recam b io m ú ltip le p ara la vida eterna... Am én (D ario Fo, «La fábula del h o m ­
bre clonado», en El M undo, 3-IX-1998).

El sen tid o iró n ico a p a re c e a p a rtir de u n a c o m b in ació n co m pleja de


elem entos. A lgunos son im plícitos (el c o n o cim ien to de la posición de D a­
rio Fo, su estilo radical y crítico , el d e b ate social previo so b re la c lo n a ­
ción); o tro s son explícitos (el tra ta m ie n to h u m o rístico del lenguaje: «el
h e rm a n ilo en el frigorífico», «recam b io m ú ltip le p a ra la vida e tern a...
Amén», las p reg u n tas re tó ric a s y la exclam ació n en fática p ro p ias de un
serm ón). A dem ás, el apoyo eu fó rico de algo c o n tro v ertid o es ya su ficien te
p ara in d icar la po sib ilid ad de d o b le sen tid o , y p o r tan to, de iden tificai' un
en u n cia d o irónico.
La tradición lingüística concibe el E m isor com o un sujeto hab lan te
u nitario, responsable de su propia palabra. La p ragm ática lo concibe com o
un sujeto racional, capaz de p ro d u cir y de in te rp re ta r intenciones c o m u n i­
cativas. La propia reflexión p ragm ática sobre cóm o usan los hablantes la
lengua ha postulado que el h ablante no es u n itario sino que se desdobla y
puede convocar diversas voces. Con ello se m u estra la polifonía, cuya ver­
sión d esarrollada y plasm ada en u nidades com unicativas verbales es una
d im ensión de la intertextualidad.

Para concluir este capítulo, obsérvese, en el siguiente texto literario, la


hiperbólica presentación honorífica de la protagonista y la de su interlocutor:

Yo soy M aría C arlota de Bélgica, E m p e ra triz de M éxico y A m érica. Yo soy Maj


rfa C arlota A m elia, p rim a de la R eina de In g laterra, G ran M aestre de la C ruz de San
C arlos y V irreina de las provincias del L om bardovéneto acogid as p o r la piedad v la
clem en cia au stría c a s bajo las alas del águila bicéfala de la casa de H ab sburgo. Yo
soy M arta C arlota Amelia V ictoria, hija de Leopoldo, P rin c ip e de S ajonia-C oburgo y
Rey de Bélgica, a q u ien llam aban el N éstor de los g o b ern an tes y q u e m e se n tab a en
sus p iern as, acariciab a m is cabellos castañ o s y m e dccía que yo era la pequeña sílfide
del palacio de Laekcn. Yo soy M aría C arlota Am elia Victo ria C lem en tin a, hija de M a­
ría Luisa de O rléans, la reina sa n ta de los ojos azules y la n ariz b o rb o n a que m urió
de co n su n ció n y de tristeza p o r el exilio y la m u erte de Luis Felipe, m i abuelo, que
cu a n d o todavía era rey de F ran cia m e llenaba el regazo de casta ñ a s y Ja cara de be­
sos en los Ja rd in e s de las TulJcrías. Yo soy M aría C arlota Amelia V ictoria C lem enti­
n a L eo p o ld in a, so b rin a del P ríncipe Joinville y prim a del C onde de P arís, h erm an a
156 LAS C O SA S D E L DECÍR

del Duque de Brabante que fue Rey de Bélgica y conquistador del Congo y hermana
del Conde de Flandes, en cuyos brazos aprendí a bailar, cuando tenía diez años, a la
sombra de los espinos en flor. Yo soy Carlota Amelia., mujer de Fernando Maximilia­
no José, Archiduque de Austria, Príncipe de Hungría y de Bohemia, Conde de Habs-
burgo, Príncipe de Lorena, Emperador de México y Rey del Mundo, que nació en el
Palacio Imperial de Schónbrunn y fue el primer descendiente de los Reyes Católicos
Femando e Isabel que cruzó el mar océano y pisó las tierras de América, y que man­
dó construir para m í a la orilla del Adriático un palacio blanco que miraba al mar y
otro día me llevó a México a vivir a un castillo gris que miraba al valle y a los volca­
nes cubiertos de nieve, y que una mañana de junio de hace muchos años murió fusi­
lado en la ciudad de Querétaro. Yo soy Carlota Amelia, Regente de Anáhuac, Reina
de Nicaragua, Baronesa del Mato Grosso, Princesa de Chichén Itzá. Yo soy Carlota
Amelia de Bélgica, Emperatriz de México y de América: tengo ochenta y seis años de
edad y sesenta de beber, loca de sed, en las fuentes de Roma.
Hoy ha venido el mensajero a traerme noticias del Imperio. Vino, cargado de
recuerdos y de sueños, en una carabela cuyas velas hinchó una sola bocanada
de viento luminoso preñado de papagayos. Me trajo un puñado de arena de la Isla de
Sacrificios, unos guantes de piel de venado y un enorme barril de maderas preciosas
rebosantes de chocolate ardiente y espumoso, donde me voy a bañar todos los días
de mi vida hasta que mi piel de princesa borbona, hasta que mi piel de íoca octoge­
naria, hasta que mí piel blanca de encaje de AJenzón y de Bruselas, mí piel nevada
como las magnolias de los Jardines de Miramar, hasta que mi piel, Maximiliano, mi
piel quebrada por los siglos y las tempestades y los desmoronamientos de las dinas­
tías, m i piel blanca de ángel de Memling y de novia del Béguinage se caiga a pedazos
y una nueva piel oscura y perfumada, oscura como el cacao de Soconusco y perfu­
mada como la vainilla de Papantla me cubra entera, Maximiliano, desde mi frente
oscura hasta la punta de mis pies descalzos y perfumados de india mexicana, de vir­
gen morena, de Emperatriz de América.
El mensajero me trajo también, querido Max, un relicario con algunas hebras
de la barba rubia que llovía sobre tu pecho condecorado con el Águila Azteca y que
aleteaba como una inmensa mariposa de alas doradas, cuando a caballo y al galope y
con tu traje de charro y tu sombrero incrustado con arabescos de piara esterlina reco­
rrías los llanos de Apam entre nubes de gloria y de polvo. Me han dicho que esos bár­
baros, Maximiliano, cuando tu cuerpo estaba caliente todavía, cuando apenas acaba­
ban de hacer tu máscara mortuoria con yeso de París, esos bárbaros te arrancaron la
barba y el pelo para vender los mechones por unas cuantas piastras. Quién iba a ima­
ginar, Maximiliano, que te iba a suceder lo mismo que a tu padre, si es que de verdad
lo fue el infeliz del Duque de Reichstad, a quien nada ni nadie pudo salvar de la muer­
te temprana, ni los baños muriáticos ni la leche de burra ni el amor de tu madre la
Archiduquesa Sofía, y que apenas unos minutos después de haber muerto en el Pala­
cio de Schónbrunn donde acababas de nacer, le habían trasquilado todos sus bucles
rubios para guardarlos en relicarios: pero de lo que sí se salvó él, y tú no, Maximilia­
no, fue de que le cortaran en pedazos el corazón para vender las piltrafas por unos
cuantos reales. Me lo dijo el mensajero. A] mensajero se lo contó Ttidos, el fiel cocine­
ro húngaro que te acompañó hasta el patíbulo y sofocó el fuego que prendió en tu
chaleco el tiro de gracia, y me entregó, el mensajero, y de parte del Príncipe y la Prin­
cesa Salm Salm un estuche de cedro donde había una caja de zinc donde había una
caja de palo de rosa donde había, Maximiliano, un pedazo de tu corazón y la bala
que acabó con tu vida y con tu imperio en el Cerro de las Campanas. Tengo aquí esta
caja agarrada con las dos manos todo el día para que nadie, nunca, me la arrebate
(Fernando del Paso, Noticias del Imperio, Madrid, Mondadori).
Textos académicos registrándote en http://www.AWSurveys.com?R=Osterman77
C a p ít u l o 6

LAS RELACIONES INTERPERSONALES,


LA CORTESÍA Y LA MODALIZACIÓN

Tal como la definen los autores (Brown y Levinson), la cortesía es bá­


sica para producir el orden social y la condición sine qua non para la coope­
ración humana. De este modo, cualquier teoría que dé cuenta de este fenó­
meno da cuenta al mismo tiempo de los fundamentos de la vida social. Ade­
más de su estatuto de principio universal de Ja interacción humana, los fe­
nómenos de la cortesía, por su misma naturaleza, se reflejan en el lenguaje.
Todas las sociedades del mundo, sin im portar el grado de su aislamiento o
de su complejidad socioeconómica, manifiestan la actuación de los mismos
principios; no obstante, lo que cuenta como cortesía puede variar de un
grupo a otro, de una situación a otra o de un individuo a otro individuo. Si
se pueden encontrar algunas regularidades subyacentes en el orden gram a­
tical y en el orden social que puedan explicar tanto ese tipo de variación
como las pautas recurrentes, habremos dado un gran paso hacia adelante
en la demostración —no simplemente una hipótesis defendida— de la natu­
raleza básicamente social del lenguaje humano (Gumper?., en Brown y Le­
vinson [1987: xiii]).

El éxito o fracaso de la relación e n tre las p erso n as en los acto s co m u n i­


cativos constituye un aspecto fu ndam ental del estu d io de la interacció n v er­
bal. P or eso los hab lan tes, al co n stru ir sus enunciados, eligen form as lin­
güísticas que se acom oden al m áxim o al m an ten im ien to de la relación esta­
blecida y a sus fines o, p o r el co n trario , o p tan p o r la ru p tu ra de la relación,
escogiendo usos lingüísticos o no lingüísticos que lo indiquen. El o tro a s­
pecto fun d am en tal de la co m u n icació n es el éxito o fracaso de la tra n sm i­
sión de la inform ación, tem a que será tra ta d o en p artic u la r en el capítu lo
siguiente.

6.1. El contrato com u n ica tiv o y lo s ejes de la relación in terp erson al

T an to quienes estudian la interacció n verbal desde una perspectiva se­


m iótica com o desde la «lógica conversacional» están de acu erd o en co n si­
d e ra r qu e la com unicació n supone un acu erd o básico en tre los sujetos que
158 LAS CO SAS DEL DECIR

se ponen en disposición de in te ra c tu a r (véanse capítulos 2 y 7). De a h í que


se hable del principio de cooperación conversacional (G rice, 1975), de la ne­
gociación com o condición del proceso (G urnperz, 1982) y del contrato
com unicativo. Aquí nos ce n trarem o s en el co n trato , p o rq u e se refiere e sp e­
cialm ente a la identidad social de los p articip an tes, no tan to per se, sino en
tan to que se im brica con el papel com unicativo que d esem peñan. Tal com o
hem os visto en el capítulo 5, el co n tra to queda definido p or C h arau d eau
com o un acu erd o en tre los p a rticip an tes en un acto com unicativo, en el que
se integran los rasgos psicosociales y los rasgos lingüísticos, y, a p a rtir del
cual, se tom an posiciones y se asignan a cada p articip an te unos papeles es­
pecíficos p ara su actu ació n lingüístico-discursiva. F rase r (1980) sostiene
que la cortesía verbal reside p recisam en te en lo que llam a « contrato conver­
sacional», co n stitu id o p o r los derechos y obligaciones m u tu a s de las p erso ­
nas que trab an una conversación. C haraudeau concibe dos espacios p a ra la
pu esta en escena de la actu ació n lingüística: uno, externo, d onde el sentido
se construye a través del Hacer. O tro, in tern o, d o n d e el sen tido se co n stru y e
a través del Decir. E n cad a uno de estos espacios se e n c u e n tra n los p a rtic i­
p antes (com o partenaires en la situación, com o coprotagonistas en la e n u n ­
ciación) que necesariam en te tienen una id en tid ad psicosocial y una id en ti­
dad lingüístico-discursiva que van co n stru y en d o en cad a intercam b io . La
significación com unicativ a se co n stru y e en la am alg am a de la id entidad, el
papel y las n o rm as de c o m p o rtam ien to discursivo que el c o n trato c o m u n i­
cativo co m p o rta en cad a situación. P ara C h arau d eau (1995), este c o n trato
consiste en las «condiciones globales de realización de lina serie de in te r­
cam bios verbales» que se trad u ce en «planes de habla», m ás o m enos regla­
dos, entendidos com o acu erd o s convencionales.

La noción de contrato añade, a la necesidad de los partenaires de poseer


en común cierto saber y de tener una aptitud para relacionar texto y contexto,
la obligación de reconocer el «proyecto de influencia» en el que se han com­
prometido, que les obliga a dar cuenta de su legitimidad, de su credibilidad y
del alcance de su capacidad de persuasión (Charaudeau, 1995: 159).

A través del c o n tra to com unicativo se reco n o ce a los in terlo cu to res y


se les otorga u na posición en lo que se refiere al ám b ito cognitivo y al á m b i­
to social, con unos derech o s y u nos deberes en c u an to a su posible a c tu a ­
ción a lo largo del proceso enunciativo. En una conversación se puede ir n e ­
gociando sobre la m archa. E n u n texto escrito com o u n a novela se estab le­
ce un co n trato de lectu ra en el cual un requisito es que el lector se sitúe en
un m u n d o de ficción. En el caso de un artícu lo de revista científica el co n ­
tra to lleva a los p articip an tes a situ arse en el terren o de u n a especialidad
científica. Y en el caso de un p ro g ram a de deb ate en la televisión se estab le­
ce el doble circuito y co ntrato: el acto de co m u n icació n que tra n scu rre en el
plato y la relación que se establece e n tre el m o d erad o r, los p artic ip a n te s y
la audiencia.
E n el ám b ito social, la relación en tre las p erso n as se d a en varios ejes
que se en trecru zan y p erm iten al hab lan te, en cad a caso, situarse, p o r u n
lado, en u n p u n to del co n tin u u m , y, p o r el otro, ten er el m argen suficiente
LAS RELA CION ES IN TERPF.R SO N ALES. LA CORTESÍA Y LA M ODALIZACIÓN 15 9

p ara negociar sus posiciones en el cu rso de u n a interacción. D esde que


B row n y G ilm an (1960) p u blicaro n el fam oso artícu lo en q u e an alizan el
uso del «tú» y del «usted» desde un p u n to de vista sociolingüístico, a través
de la h isto ria y en diferentes cu ltu ras, com o la principal m arca de las rela­
ciones de p o d er o de solidaridad, o tro s auto res han refinado y co m p letad o
los estudios sobre los ejes de la relación interp erso n al p ara aplicarlo a las
situaciones concretas de co m unicación.
Tal com o explica K erbrat-O recchioni (1992, 1996), hay, p o r un lado,

Textos académicos registrándote en http://www.AWSurveys.com?R=Osterman77


un eje h o rizo n tal, a p a rtir del que se p uede m edir la d istan cia y la proxim i­
dad entre las perso n as que in teraccio n an . B ásicam ente hay que ten er en
cu en ta el grado de conocim ien to m utuo, la relación afectiva q u e las une y el
tipo de situ ació n en que se en cu en tran (form al, cerem onial, inform al). H a­
bitu alm en te se expresa tanto con m arcas no verbales (distancia física, ges­
tos, m iradas) com o con m arcas verbales de tratam ien to que in d ican m ayor
o m en o r distancia, m ayor o m en o r in tim id ad (véanse los a p artad o s 2.6 y
5.1.4). E n principio, las relaciones horizontales, bien sean m uy inform ales o
m uy form ales, se d an entre iguales (socios, m iem bros de u n a pareja, p resi­
dentes, colegas, am igos). Aquí el estatu s actú a en el p lano de la igualdad,
sea éste alto o bajo (dos jefas de E stado, dos alu m n o s de prim aria).
Hay, p o r o tro lado, un eje vertical, por el que se puede d ete rm in a r la
re lación jerárquica, de d o m in an te a d om inado, de su p erio r a inferior. E sta
relación surge de las diferencias de edad, de e statu s profesional, de clase so­
cial, de conocim ien tos adqu irid o s, etc.: es el caso del abuelo y el nieto, del
jefe y el secretario, de la profesora y el alum no. O b ien surge p or razón de
a trib u to s personales: m ayor com p eten cia lingüística, m ás fuerza, m ás belle­
za, m ás d inero, etc. Los m arcad o res de la posición que ocu p an los h a b la n ­
tes —Llamados taxem as p or K erbrat-O recchione— pued en ser de tipo no
verbal —tono de la voz, gestos y m ovim ientos, m irad a, espacio ocupado,
ap arien cia física y vestim en ta—, o bien de tipo verbal — elección de form as
de tratam ien to (asim étrico), o cupación del espacio interlocutivo, iniciativa
y m an ten im ien to de los tem as y uso lib re de actos virtu alm en te am en a z a d o ­
res y, p o r tanto, prepoten tes respecto al in terlo cu to r (órdenes, consejos,
prohibiciones).
En relación con estos dos ejes surgen otros posibles p a ra e n tra r en
com binación, com o el de sen tim ien to positivo/sentim iento negativo, co n ­
senso/conflicto, respeto/confianza o co n o cim ien to co m p artid o /n o c o m p a rti­
do. La aplicación de estos p a rám etro s se m anifiesta en la elección de los d i­
versos m arcadores de posición alta o baja que, si bien se b asan en una rela­
ción previa establecida po r la identidad social de cada p articip an te, en el
tran scu rso de una interacció n p u ed en cam b iar, negociarse o e n tra r en co n ­
flicto.

6.2. La p erso n a social: n o c ió n d e im a g en

D ebem os a G offm an (1959, 1967, 1971) la reflexión ce n trad a en la


construcción social del «sí m ism o». C om o podem os ver en el capítulo 4, la
actividad com unicativa se concibe so cialm en te com o tina escena en donde
160 1.AS CO SAS DE L DECIR

los adores in terp re tan su papel. C oncebido así, el sujeto h a b la n te n o se co n ­


sidera com o un a en tid ad psicológica, com o un individuo con intenciones;
sino com o un personaje que se va d efiniendo en el pro ceso m ism o de la in ­
teracción con los otros. Así, el «sí m ism o» (self) es u n a co n stru cció n social
que se m anifiesta a través de la im agen (face) con la que cada a c to r se p re ­
senta en las ocasiones de in teracció n (reu n io n es, en cu en tro s, situ acio n es
sociales varias). Es un co n cep to d in ám ico que está in m erso en el tejido de
las interacciones. E n p a lab ras textuales, es «el v alo r social positivo que una
perso na reclam a p a ra sí m ism a a p a rtir de la posición que o tro s asu m en
que ha to m ad o en un co n tac to determ in ad o » (G offm an, 1967: 13). La d efi­
nición de la im agen p arte de los otros, de la m a n e ra com o éstos in te rp re ta n
y valoran la «línea» u «orientación» que una perso n a tom a en u n a situ ació n
de co m u n icació n d eterm in ad a. P ara el ser social, la im agen es u n «objeto
sagrado» que se ha de p reserv ar y m a n te n e r a través de rituales. P or ello se
habla de la «elaboración de la im agen» (face w ork) en el tra n sc u rso de la in­
teracción. Esta lab o r se va realizan d o a p a rtir de indicadores no verbales y
verbales que funcionan sim b ó licam en te p a ra ir d e te rm in a n d o la im agen
p reten d id a en cada caso.
P u e sto q ue la in te ra c c ió n se c o n cib e co m o algo p o te n c ia lm e n te c o n ­
flictivo, en d o n d e la im ag en se p u ed e p e rd e r o d e g ra d ar, los ritu a le s de la
in te ra c c ió n se e n c a m in a n a m a n te n e r o salv a r la im agen p ro p ia y la d e los
d e m á s a través de ritu a le s de re p a ra c ió n o de co m p e n sa c ió n , si h a h a b id o
o fensa, o bien a través de ritu a le s p a ra e v ita r el co n flicto , p a rtic u la rm e n te
visibles en la relació n in te rp e rso n a l p ú b lica. E n el e sc e n a rio c o m u n ic a ti­
vo hay, según G offm an (1959: 117), dos esp acio s o regiones: el a n te r io r o
fro n tal, el m ás c e rc a n o a u n p ú b lic o d esco n o c id o (jront stage o p ro scen io )
y el p o ste rio r o de fon d o (back stage o e n tre b a stid o re s), que c o n stitu y e el
e sp acio privado. Se tra ta p o r ta n to de u n a im ag en en el esp a c io p ú b lic o y
u n a im agen en el esp ac io p riv ad o q u e n o son in te rc a m b ia b le s: en el e sp a ­
cio p riv ad o la im agen es co n o c id a y a su m id a: «Aquí el a c tu a n te p uede
d esc a n sa r, q u ita rse la m á sc a ra , a b a n d o n a r su texto y d e ja r a un lado su
personaje». En el esp a cio p ú b lico la im ag en está c o n tin u a m e n te en c o n s­
tru cc ió n y se ha de ir m a n te n ie n d o a través d e señ ales que se o rie n te n a
este fin.

En toda la sociedad occidental se tiende a un lenguaje expresivo infor­


mal o de trasfondo escénico, y otro tipo de lenguaje expresivo para las oca­
siones en que se está realizando una actuación. El lenguaje de trasfondo in­
cluye llamarse recíprocamente con el nombre de pila, la cooperación en las
decisiones por tomar, irreverencias y observaciones desembozadas sobre te­
mas sexuales, efusivos apretones de mano, fumar, vestimenta tosca e infor­
mal, adopción de posturas descuidadas para sentarse o ponerse de pie, em ­
pleo de dialectos o lenguaje no convencional, cuchicheos y gritos, agresivi­
dad chistosa y bromas, desconsideración hacia el otro (expresada en actos
menores, pero potencialmente simbólicos), actividades físicas individuales
de poca importancia, como (atarear, silbar, masticar, mordisquear, eructos
y flatulencias. El lenguaje expresivo de la región anterior puede considerar­
se como la ausencia (y, en cierto sentido, lo opuesto) de lodo esto (Goff­
man, 1959: 139).
LAS R E LA CIO N ES INTER PERSO NA LES, LA CO RTESÍA Y LA MODALIZAC1ÓN 161

C om o vemos, G offm an no alude solam ente al c o m p o rtam ien to verbal


sino a un conjunto de co n d u cta s que adquieren un valor sim bólico en la
vida social, según estén situ ad as en un espacio público o privado. Lo que
aquí nos im porta, sin em bargo, es que los co m p o rtam ien to s verbales y, p o r
tanto, la elección de elem entos lingüísticos, fo rm an p arte de los indicadores
sim bólicos de con stru cció n de im agen. Son precisam en te estos elem entos
los que van a servir de base a la teoría sobre la cortesía lingüística elab o rad a
p o r B row n y Levinson (1978, 1987). P ero no es sólo Ja imagen —y to d as las
derivaciones de ese concepto en ten d id o com o proceso d in ám ico en la in ­
teracción— sino tam b ién el concepto de territorio, relacio n ado con el sujeto
social, el que va a c o n stitu ir la base g offm aniana de las teorías m ás im p o r­
tantes sobre la relación in terp erso n al. El territorio, tom ado en un sentido
claram ente etològico, se entien d e com o el espacio m aterial, psicológico y
sim bólico p o r el que se m ueve el sujeto social, fo rm an d o el ám b ito personal
que siente com o propio. G offm an (1971) habla p recisam en te de los territo­
rios del yo: el territorio corporal y sus derivaciones (mi cara, mi cuerpo, mi
ropa, mi bolso, mi agenda, mis bolsillos), los bienes m ateriales (mi plum a,
mi cartera, mi m esa), los m iem bros de la fam ilia (m i padre, m i hija), las
personas q u erid as (mi am igo, mi novia), el territo rio espacial (m i casa, mi
habitación, mi oficina), el territo rio tem poral (el tiem p o a que tengo d e re ­
cho p ara to m ar la p alab ra en una en trevista o en u n a reu n ió n ), el espacio
m ental (inform ación secreta o privada, mis opiniones, ideas, decisiones,
preferencias), etc.

6.3. La cortesía

La cortesía se concibe co m ú n m en te com o «un co n ju n to de n o rm as so­


ciales establecidas p o r c ad a sociedad, que regulan el c o m p o rtam ien to ad e­
cuad o de sus m iem bros, pro h ib ien d o algunas form as de c o n d u cta y favore­
ciendo otras» (Escandcll, 1993: 136). En cada sociedad y en cada época p re ­
dom ina un conjunto de norm as. La co rtesía es en este caso una n o rm a de
co m p o rtam ien to social que tam b ién afecta a la elección de form as lingüísti­
cas com o las de tratam ien to (tú o usted) y los honoríficos (véanse los a p a r­
tados 5.1.3 y 5.1.4). H ay un tipo de m anuales que tra ta n de la regulación del
co m p o rtam ien to social (no verbal y verbal) y de los protocolos, tai com o se
conciben p o r una d eterm in ad a sociedad en un pu n to de su historia. Tienen
interés porque d an cu en ta de las fo rm as de vida p red o m in an tes en u n a ép o­
ca, n o rm alm en te asociadas a un m odelo d o m in an te de educación, m odales
y protocolos.
Sin em bargo, la cortesía lingüística, e stu d iad a en la P rag m ática, se si­
túa en o tra dim ensión, que afecta a las in teracciones en general. A unque
m an tien e conexiones con la cortesía com o n o rm a social, no p o r ello coin ci­
de en sus planteam iento s. Con m ayor especificidad se pueden co n sid erar
diversos aspectos propios del estu d io de la cortesía lingüística:

a) Se cen tra en el c o m p o rtam ien to verbaJ y la elección de d e te rm in a ­


dos indicadores lingüísticos de cortesía. No tiene en cu en ta ñor-
162 LAS CO SAS DEL DECIR

m as com o «no em pujar, no cch a r m an o de los bienes ajenos, no


to car las p ertenencias de los dem ás, no tener p o stu ras descuidadas
en público», que co n tro lan co m p o rtam ien to s ex tralingüísticos d es­
corteses.
b) Se basa en el reconocim iento de que la función in teip erso n al del
lenguaje está p resente en la base del co m p o rtam ien to c o m u n icati­
vo. En o tra s palabras: en la com unicación, tan ta im portancia tiene
Textos académicos registrándote en http://www.AWSurveys.com?R=Osterman77

la circulación de inform ación (transacción: actividad con fines in ­


form ativos) com o la relación inteip erso n al (interacción: actividad
con fines relaciónales).
c) Sirve p ara facilitar las relaciones sociales y p ara can alizar y co m ­
p en sa r la agresividad, es decir, todas aquellas acciones que pueden
co n stitu ir una ofensa virtual p ara los p articipantes.
d) Se concibe no com o u n co n ju n to de n o rm as sino com o u n co n ju n ­
to de estrategias que d eterm in an la elección de un as d eterm in ad as
form as lingüísticas p ara e lab o rar los en unciados de los que p ro ta ­
gonizan una interacción.
e) M arca y refleja las relaciones existentes en la vida social en los ejes
de poder/solidaridad, de distancia/proxim idad, de afecto, de c o n o ­
cim iento m utuo, etc.
f) Es terreno de negociación en cualq u ier contexto:

A: Oiga, Señor Soriano...


S: Llámame Femando. Por algo tenemos que pasar tanto tiempo juntos,
¿no?

Los intercam bios entre las personas pueden darse sobre una base pací­
fica, de consenso, «irénica» o bien sobre una base belicosa, conflictiva,
«agónica» (véanse Jacques, 1991 y K erbrat-O recchioni, 1992). El hecho de
que la vida social tenga un potencial de conflicto y de agresión ha llevado a
reflexionar sobre cóm o los h ab lan tes suelen en c au zar la posibilidad de un
enfrentam iento , p ara lograr la arm o n ía deseable p ara la interacción. La re­
flexión sobre la cortesía se inició a p a rtir de las reglas reguladoras del co m ­
p ortam iento inteip erso n al postu lad as p o r Searle (1969) que aco m p añ an a
las reglas constitutivas regidas p or el sistem a de la lengua. Lakoff (1973),
su brayando que el valor de las p rim eras no h ab ía sido considerado suficien­
tem ente, las form ula en m áxim as com o «sé cortés», «no abuses», «da o pcio­
nes», «sé cordial», ap u n tad a s an terio rm en te p or Grice (1975) en su fo rm u ­
lación del principio de cooperación conversacional. Leecb (1983) postula
un principio de cortesía, que funcionaría a la p a r con el principio de coopera­
ción, p ara hacer posible un m odelo de retórica interpersonal. Este principio
de cortesía queda form ulado en las m áxim as de generosidad, tacto, aproba­
ción, m odestia, acuerdo y sim patía, Escandell (1993) explica con acierto el
funcionam iento de estas reglas cuya existencia se o rien ta a favorecer la vida
social y a red u cir o evitar las tensiones que se p u ed an p ro d u c ir en ella.
Sin em bargo, la teoría m ás elaborada y que ha sido el origen de m ú lti­
ples estudios sobre la cortesía realizados en cu ltu ras y sociedades diferen ­
tes, es la de Brow n y Levinson (1978, 1987). E sta teoría tom a com o punto
LAS RELA CIO N ES IN T E R P E R SO N A L E S, LA CO RTESÍA Y LA M ODALIZACIÓN 163

de p artid a las nociones de imagen y de territorio de G offm an, y constituye


u n a sistem atización del conju n to de estrateg ias corteses que se pueden m a­
n ifestar en los enunciados.
Brovvn y Levinson parten de que el ser social está co n stitu id o p o r dos
entidades interdependientes: la imagen positiva y la imagen negativa.

El centro de nuestro modelo lo ocupa una noción muy abstracta que con­
siste en dos clases específicas de deseos (face wants), que los interactuantes se
atribuyen mutuamente: el deseo de que uno no vea impedidos sus actos (ima­
gen negativa) y el deseo de que los actos de uno sean aprobados (hasta cierto
punto) (imagen positiva) (Brown y Levinson, 1987: 13).

La im agen positiva se refiere al valor y estim a que u n a persona recla­


m a para sí m ism a. La im agen negativa se refiere al territo rio que se co n si­
dera propio, así com o a la libertad de acción que todo ser social q u iere p re ­
servar. En la interacción son com o m ínim o cu atro im ágenes las que se p o ­
nen en juego: las dos del L ocutor y las d e s del Interlo cu to r, de tal m odo que
u n a de las actividades de los p articip an tes es c o n tro la r y m an ejar el m an te­
n im iento de la im ágenes propias y las del otro. Si es una actividad que m e­
rece atención es porque existe la p osibilidad de que haya acciones que afec­
ten negativam ente en m ayor o m en o r g rad o a la im agen. A estas acciones se
les llam a Actos Amenazadores de la Imagen (AAI).
Ante este tipo de actos el h ab lan te tiene varias opciones: evitarlos, m i­
tigarlos o repararlos. E n otros térm inos, si hay un en u n cia d o que puede ser
in terp re tad o com o una ofensa p o r p arte del In terlo c u to r, es preferible o
bien no p ro n u n ciarlo en absoluto, ex presarlo de m an era indirecta o con
rasgos que suavicen el contenido, o bien repararlo:

— Tienes mal aliento, (acto directo que puede herir ia imagen del interlo­
cutor)
— ¿Has visto este producto? Va muy bien; yo lo uso siempre. No hay nada
peor que tener mal aliento y que no te des cuenta (acto indirecto)
— Siento haberte ofendido. Perdona, pero sólo pretendía ayudarte (acto re­
parador).

Es preciso señ alar que hay situ acio n es en que la co rtesía no es p erti­
nente y las estrategias q uedan en suspenso:

— situaciones de familiaridad,
— situaciones de relación jerárquica establecida (de superiores a inferiores),
— situaciones de urgencia,
— situaciones en que hay voluntad clara de agresión.

Pero hiera de estas situaciones hay enunciados que es m ejor no p ro n u n ­


ciar para no herir a las personas y ro m p er Ja arm o n ía necesaria p ara Ja co­
m unicación. Los AAI se distribuyen en una escala de m ayor a m enor p oten­
cial agresivo. E n tre los m ás fuertes en co n tram o s el insulto y el sarcasm o.
Pero hay m uchos grados de ofensa, sobre la base del consenso social de lo
que es m ás o m enos ofensivo, de los valores y creencias de grupos, sectores o
164 LAS COSAS DEL DECIR

individuos concretos, y de los participantes en una interacción. Por eso, el


m anejo adecuado de la im agen propia y de la del otro depende de que se
com partan los m ism os valores acerca de lo que significa la im agen positiva y
negativa, y de lo que se considera m ás o m enos agresivo. Como hem os visto
(Goffman, 1959), hay variación respecto a lo que se considera adecuado o
perm isible, dependiendo del ám bito en que se dé: lo que se acepta en privado
puede ser inaceptable en público. Desde esta perspectiva, los actos potencial­
Textos académicos registrándote en http://www.AWSurveys.com?R=Osterman77

m ente am enazadores de im agen (AAI) se pueden d istrib u ir en cuatro tipos:


Actos que am en azan la im agen p ositiva d el enunciador: aquellos que
pueden ser autod eg rad an tes: confesión, au to crítica, autoin su lto , etc.
E jem plo de confesión:

Como saben, en una declaración realizada en enero, me preguntaron


acerca de mi relación con M. L. Aunque mis respuestas fueron legalmente co­
rrectas, voluntariamente no di toda la información. No obstante, tuve una re­
lación con la señorita L. que no fue apropiada. De Hecho, fue equivocada.
Constituyó un eiror crítico de juicio y un error personal del que soy el único y
absoluto responsable (Bill Clinton, presidente de los EE.UU., La Vanguardia,
19-8-1998).

Actos que am en azan la im a g en p ositiva d el destinatario: insulto,


burla, ironía, sarcasm o, reproche, refutación, etc.
E jem plo de reproche y burla:

— pensaba señor Aznar—\ pensaba señor Aznarl—I [gesto de Borrell con las
manos], cómo nos ha hecho hacer usted el ridiculo en el mundo: —I
[murmullo] y no sólo en Cuba, donde hasta el Papa le ha pasao a usted
por la izquierda\ [abucheos]
(Debate del estado de la Nación. De la televisión, 12-14 de mayo del998).

Actos que am en azan la im agen negativa del enunciador: aquellos


que son potencialm ente abiertos a un fracaso o a un d año al exponer los
bienes propios o a u to lim ita r la libertad de acción: oferta, com prom iso, pro­
m esa, etc.

— Te prometo que te llamaré cada día (un hijo a su madre al despedirse).


— Tendré el trabajo terminado para el lunes próximo (alumno a profesor).

A ctos q ue a m e n a z a n la im a g e n n eg a tiv a d e l d estin a ta rio : a c to s d i­


rectivos, im p o sitiv o s o que invaden el te rrito rio de o tro: c o m o la o rd en ,
el consejo, la re c o m e n d a c ió n , la p ro h ib ic ió n o las p re g u n ta s in d iscretas.

— No puedes llegar a casa más larde de las 11 (padre a un hijo joven: éste
puede considerar que es libre de llegara la hora que quiera).
— Tráeme los archivos, limpia los cristales y súbeme un café (jefe a emplea­
do administrativo: éste puede considerar que el jefe abusa en lo que res­
pecta a los servicios).
LA S R E LA C IO N ES JN T E R PER SO N A L ES, LA CORTESÍA Y LA M ODA LIZA CIÓ N 165

C uando ocurre alguno de estos actos am enazadores de im agen las posi­


ciones de los participantes pueden peligrar. En ese m om ento o bien se nego­
cia, o bien se plantea un conflicto abierto, tal com o se m anifiesta especialm en­
te en los intercam bios orales, en donde las estrategias se despliegan de form a
m ás espontánea y visible. Podem os constatarlo en el siguiente ejemplo:

Negociación explícita de posiciones y de identidades en un debate electoral.


Contexto: televisión francesa, elecciones legislativas, 1995.

Textos académicos registrándote en http://www.AWSurveys.com?R=Osterman77


Participantes: moderador y dos candidatos:
Chirac: alcalde de París, candidato a la presidencia por el RPR (Reagrupamien-
to para la República)
Fabius: primer ministro del último gobierno. Candidato del PSF (Partido Socia­
lista Francés). En período electoral quedan en suspenso los cargos de gobierno.

1. P e rio d is ta : de je h a b la r a l $ r . C h ira c
2. F a b iu s : sí, p e ro y o q u is ie ra o ír su respuesia
3. C h ir a c : la lá c iic a q u e consiste en q u e r e r c o n tin u a m e n te p o rq u e eso
4. m olesta in L e rru m p ir p a ra tr a ta r de deses Lábil iz a r a l a d v e rsa rio , n o sirve
5. p a ra na d a. P o rq u e e v id e n te m e n te no va a ser usted, S r. F a b iu s, q u ie n m e
6. vaya a deses lá b il i z a r, c o m o se p u ede im a g in a r
7. F a b iu s : no se p onga nervioso, no se p onga nervioso
8. C h ira c : desde este p u n to de v is ta tengo al m enos ta n ta
9. e x p e rie n c ia c o m o usted y p o r ta n to usted no arriesg a
10. F a b iu s : tie n e usted m ás exp e rien c ia
1 ]. C hirac: entonces, haga el favor, haga el favor de dejarm e hablar, de paj-ar de intervenir continuam ente,
12. c o m o u n p e rrito fa ld e ro de esos que la d ra n sin p a ra r, ¿eh?
13. Fab iu s: oiga, le re cu e rd o q u e esLá h a b la n d o a l P r im e r M in is tr o de F ra n c ia
14. C h ira c : no
15. F a b iu s : p o r fa -v o r, p o r favor, p o r fa v o r, p o r fa v o r, ¿eh?
i ó. C h ira c : estoy h a b la n d o con el S r. F a b iu s , re p re s e n ta n te d el p a rtid o
17. s ocialista, de je de...
18. F a b iu s : vaya c o m p o rta m ie n to , es un escándalo
19. P erio d is ta: sigam os con el debate.

(E je m p lo de K e rb ra i-O re c c h io n i en sesión d e s e m in a rio )

1.°: AAI de Fabius contra Chirac (le interrumpe)


2.°: negociación de la posición de Chirac
3.°: AAI de Chirac contra Fabius (le llama perrito ladrador)
4.°: Fabius se pone en posición alta (asume la posición de ministro)
5.°: Chirac lo devuelve a posición baja (le coloca en posición simplemente de candidato).
CONFLICTO in crescendo.

En este fragm ento de deb ate electoral televisado se h a dejado de h a ­


b lar del co n ten id o del deb ate y los dos p ro ta g o n istas se ocu p an exclusiva­
m en te de d is c u tir sobre la posició n que se oto rg an , en u n a negociación que
fracasa, p o rq u e hay d esacuerd o en el reco n o cim ien to de la m u tu a id en ti­
dad. El p erio d ista interviene p a ra d esv iar la aten ció n hacia el co n ten id o del
d eb ate (paso de u n tem a interactivo a u n tem a de referencia).
E n este ejem plo, P rim er M inistro es u n laxem a honorífico, m a rc a d o r
léxico de posición alta, que se rebaja con el uso del tratam ie n to de respeto
p a ra un ciu d ad a n o cualquiera: Sr. Fabius. Así, los m arcad o res d e la re la ­
ció n in terp erso n al se convierten en o bjeto de negociación en el tran scu rso
de la interacción , teniendo en cu e n ta que el «apeam iento» del tratam ien to o
166 LAS C O SA S DEL DECIR

la «elevación» del tra ta m ie n to p u ed e significar algo d istin to según la si­


tuación.
S obre la base de las im ágenes y de los actos de habla que pued en a te n ­
ta r co n tra ellas, B row n y L evinson p a rle n de que la co m u n icació n es un
tipo de co m p o rtam ien to racional, que debe c u m p lir tan to con las m áxim as
que aseg u ran la eficacia inform ativa com o a las m áxim as que aseg u ran la
a rm o n ía en la relación in terp erso n al. A hora bien: la elección de una e stra te ­
gia de cortesía depende de tres factores:

1) la relación de p o d er e n tre in terlo cu to res (P) - e j e v e r t i c a l ,


2) la distancia social (D) - e j e h o r i z o n t a l ,
3) la gravedad (G) del acto que ate n ta c o n tra la im agen (AAI).

El h a b lan te calcula el riesgo de un acto a p a rtir de la su m a de estos


tres factores, que se puede re p re se n ta r co n la sig u ien te fórm ula:

R iesg o (AAI) x = (D+P+G) x

A p a rtir de este cálculo p uede elegir la estrate g ia ad ecu ad a. E sta fór­


m ula h a sido criticada y es evidente que faltan elem entos tan fu n d a m e n ta ­
les com o, p o r ejem plo, el grado de relación afectiva existente e n tre los in ter­
locutores; pero se ha m o stra d o útil p o rq u e p erm ite cu an lific ar el coste que
tiene una acción p ara am bos interlo cu to res, y el beneficio que se puede c o n ­
seguir a través de la aplicación de estrate g ias de cortesía.
La estrategia ideal es sim p lem en te ev itar c u a lq u ie r acto am en a zad o r.
P ero si éste está presen te en algún grado, hay diversas estrateg ias posibles:

a) estrateg ias ab iertas y d irectas,


b) estrategias ab iertas e in d irectas (de co rtesía positiva),
c) estrategias ab iertas e in d irectas (de co rtesía negativa),
d) estrategias en cu b ie rtas.

Las prim eras, com o hem os visto, se despliegan en determ in ad as ocasio­


nes, p o r ejem plo cuand o se quiere d añ ar, cuan d o se ejerce el m ando, cuan d o
se reclam a algo con urgencia, cuan d o se está en confianza. R especto al resto
de estrategias, que constituyen el fu ndam ento del co m po rtam ien to cortés,
presentam os en los siguientes cuadros la form a com o B row n y Levinson es­
quem atizan la diversidad de realizaciones posibles de en unciados corteses.

1. Cortesía positiva (abierta y con compensación para los deseos del


oyente [el hablante (H) desea los deseos del oyente (0)1.

La cortesía positiva es una compensación dirigida a la imagen positiva


del destinatario, a su deseo perenne de que sus deseos (o las acciones/adquisi­
ciones/valores que resultan de ellos) se perciban como algo deseable. La com­
pensación consiste en satisfacer parcialmente ese deseo comunicando que los
propios deseos (o algunos de ellos) son en cierto sentido similares a los del
destinatario (Brown y Levinson, 1987: 101).
LAS R E L A C IO N E S IN T E R P E R S O N A L E S, LA CO RTESÍA Y LA M ODALIZACIÓN 167

1.1. Apele al ‘terreno com ún’


1.1.1. Exprese «X es admirable, interesante»
1. Fíjese, atienda a O (a sus intereses, deseos, necesidades,
bienes)
2. Exagere (interés, aprobación, sim patía con O)
3. Intensifique el in terés hacia O
1.1.2. Apele a la pertenencia a] mismo grupo que O
4. Use m arcadores de identidad de grupo
1.1.3. Apele al punto de vista, opiniones, actitudes, conocimiento, em­

Textos académicos registrándote en http://www.AWSurveys.com?R=Osterman77


patia comunes
5. Busque el acuerdo
6. Evite el desacuerdo
7. presuponga / suscite / m anifieste el terreno com ún
8. Bromee
1.2. Exprese que H y O son cooperativos
1.2.1. Indique que H conoce los deseos de O y los está teniendo en
cuenta
9. M anifieste o presuponga que conoce y se p reocupa p o r
los deseos de O
1.2.2. Apele a la reflexividad (si O desea [que O tenga X] entonces H de­
sea [que O tenga X] y si H desea [que H tenga X] entonces O
desea [que H tenga X])
10. Ofrezca, prom eta
11. Sea optim ista
12. Incluya a am bos, H y O, en la actividad
13. Dé (o pida) razones
1.2.3. Apele a la reciprocidad
14. Asuma o m anifieste reciprocidad
1.3. Colme los deseos de O (respecto a X)
15. Haga regalos a O (bienes, sim patía, com prensión, coo­
peración)

2. Cortesía negativa: «La cortesía negativa es una acción compensato­


ria dirigida a la imagen negativa del destinatario: hacia su deseo de que no se
dificulte su libertad de acción ni se estorbe su atención. Es Ja esencia del com­
portamiento respetuoso, del mismo modo que la cortesía positiva es la esencia
del comportamiento "familiar” y "distendido"» (Brown y Levinson, 1987: 129).

a) Abiertamente
b) con compensación hacia el deseo de O de que no se le afecte

2.1. Sea directo


1. Sea convencionalm ente indirecto
2.2. No presuponga / asuma (los deseos de O)
2. Pregunte, no sea asertivo
2.3. No coaccione a O
2.3.1. déle opciones para no actuar: sea indirecto; No asuma que O pue­
de / quiere hacer A
3. Sea pesim ista (asum a que seguram ente O no va a hecer
A)
2.3.2. Minimice la amenaza (Haga explícitos los valores G, P, D)
4. M inimice la im posición Gx
5. M uestre deferencia
168 LAS C O SA S D E L DECIR

2.4. Comunique que H no quiere afectar a O


6. Pida disculpas
7. Im personalice a H y O: evite la 1.a y 2.a personas del
singular
8. P la n te e e l AAI c o m o una regla gen eral
9. Nominalice
2.5. Compense otros deseos de 0 , derivados de la imagen negativa
10. Plantee abiertam ente que ha contraído una deuda con O,
o que O no está en deuda con H

3. Cortesía encubierta: «Se produce un acto comunicativo encubierto


si se realiza de tal manera que no es posible atribuirle sólo una intención co­
municativa clara» (Brown y Levinson, 1987: 211).

3.1. Provoque implicaturas conversacionales a través de sugerencias desenca­


denadas por la violación de las máximas griceanas.

a) Transgresión de la máxima de pertinencia


1. Dé indicios (motivos / condiciones p ara hacer A)
2. Dé pistas asociativas
3. Presuponga
b) Transgresión de la máxima de cantidad
4. D é m e n o s in fo r m a ció n d e la n ecesa ria
5. Dé m ás inform ación de la necesaria
6. Use tautologías
c) Transgresión de la máxima de calidad
7. Use contradicciones
8. Sea irónico
9. Use m etáforas
10. Use p reguntas retóricas
3.2. Sea vago o ambiguo: tr ansgresión de la máxima de manera
11. Sea ambiguo
12. Sea vago
13. G eneralice
14. S ea in c o m p le to , u se elip sis.
(Brown y Levinson, 1987)

V eam o s u n a a p lic a c ió n d e e s tra te g ia s c o rte s e s e n el s ig u ie n te


ejem plo:

Contexto: en la oficina; A y B, colegas. A B se le ha bloqueado el ordenador


o bien porque ha cometido un error o bien por razones ajenas a él. La imagen
de B puede quedar dañada porque entorpece el trabajo que se está haciendo. A
puede desplegar diversas estrategias para compensar la amenaza sobre la ima­
gen de B.
A se dirige a B:
Ven, no te preocupes, vamos a hacerlo juntos. Ya sabes que si formamos
tándem nos comemos el mundo. Esto lo arreglamos en un momento (cortesía
positiva).
A se dirige a B:
Pero ¿cómo lo has hecho? ¿No habrás apretado las dos teclas al mismo
LAS R E LA C IO N ES IN T E R P E R SO N A L E S, LA CO RTESIA Y LA M ODALIZACIÓN 169

tiempo? A mí eso me ha pasado más de una vez. Estas máquinas se ]a juegan


al más pintado (cortesía negativa).
A se dirige a B:
Cuando los informáticos están traginando con los ordenadores... ¡Estas
máquinas son un modelo de inteligencia «natural»! La informática es la infor­
mática (cortesía encubierta).

E n el caso de que A o p ta ra p o r n o u sar n in g u n a estrateg ia cortés, ac­


tu aría de m an era d irecta y ab ierta con un en u n cia d o del tipo:

— Verdaderamente eres un desastre. No se puede confiar en ti.

K erbrat-O recchioni (1996) n o co m p arte la concepción excesivam ente


p esim ista de la relación social que m u estra n ten er B row n y Levinson (con­
cepción «agónica» de las relaciones sociales), y p ro p o n e co n sid erar, ju n to a
los actos am en azad o res de im agen, los actos de refuerzo de la im agen
(ARI), fu n d am en talm en te los halagos, las alabanzas, los agradecimientos, los
buenos deseos y las felicitaciones, realizados no com o co m p en sació n a u n
posible d añ o sino com o un c o m p o rtam ien to estim u lan te y positivo p a ra la
relación interpersonal.
C onsiderarem os a co n tin u ació n los p ro ced im ien to s u tilizados p a ra la
cortesía negativa, aquellos q u e la p erso n a que habla p uede u tilizar p ara
co m p en sar la posible agresión a la im agen negativa de su in terlo cu to r.
B row n y Levinson llam an atenuadores (softeners) a los elem entos lingüísti­
cos, sustitutivos o aco m p añ an tes, usados p a ra este fin. E n u m e ra m o s aquí,
de fo rm a resum ida, algunos de ellos.
Los p r o c e d im ie n to s su stitu tiv o s son aq u ello s en los que se ree m ­
p laza un elem en to p o r o tro que reb aja la fu erza del acto a m e n a z a d o r. Así,
el im p erativ o , com o señal de o rd e n y de im p o sició n , p u ed e su s titu irse p o r
c o n stru ccio n es, fraseología, g iro s y selección de p ro n o m b re s q u e re su lta n
m u ch o m e n o s agresivos e im p o sitiv o s que el uso de fo rm a s d ire c ta s de
m a n d a to .
El enunciado:

— ¡Trae el cenicero!

P o dría su stitu irse por:

— ¿Traes el cenicero?
— ¿Podrías traer el cenicero?
— ¿Te importaría traer el cenicero, por favor?
— ¿Me puede traer un cenicero, si no es molestia?
— Se me va a caer la ceniza...

Si especificam os estos p ro ced im ien to s su stitutivos podem os d istin g u ir


e n tre desactualizadores, eufem ism os y litotes.
Los d e sa c tu a liza d o re s son p artícu las m odales, tem p o rales y p e rso n a ­
les que p o nen d istan cia entre el L o cu to r y el acto am en a zad o r. Se tra ta de
170 J AS CO SAS DEJ. DECIR

un d istan ciam en to estratég ico del cen tro d eíctico p ro p io del acto de habla.
E n tre ellos, el uso de m edios com o los siguientes:

el condicional o el subjuntivo:

— ¿Podría darme un formulario?


— Quisiera cobrarle una factura
Textos académicos registrándote en http://www.AWSurveys.com?R=Osterman77

el im perlecto:

— quería un kilo de uva


— venía a desembozar la tubería

la elisión de m arcas en u n cia tiv as de los in terlocutores:

— aquí no se fuma
— este trab ajo está m al h echo

Los e u f e m is m o s com o elección léxica co n stitu y en un g ran recu rso a te ­


nuante:

— nos ha dejado por ha muerto


— co n flicto social por huelga
el a n te rio r jefe del E stad o por el d ictad o r

La lit o t e s tam b ién es u n recu rso de aten u ació n

— esta sopa no está demasiado buena p or esta sopa es incomestible

Los p r o c e d im ie n t o s a c o m p a ñ a n t e s son expresiones añ a d id a s com o:

— por favor, si no es molestia, se lo ruego...

o en u n ciad o s p relim in a re s p a ra a n u n c ia r y p re p a ra r u n acto que puede


a te n ta r co n tra la im agen. P ara la petición:

— ¿me puedes hacer un favor?

p ara la pregunta:

— ¿puedo hacerte una pregunta indiscreta?

p ara los consejos:

— ¿me dejas darle un consejo?

p ara las invitaciones:

— ¿tienes algún plan para el próximo sábado?


LAS R E LA CIO N ES IN T E R P E R SO N A L E S, LA CORTESÍA Y LA MODALIZAC1ÓN 171

Las r e p a r a c io n e s se expresan a través de la excusa:

— Es que no sabía que habías comprado los libros


— Lo siento, excúseme
— Lo siento, perdón

Y de la justificación:

Textos académicos registrándote en http://www.AWSurveys.com?R=Osterman77


— Mis padres nunca me dijeron que eso era así
— No fui a la reunión porque estaba fuera

Los m i n i m i z a d o r e s son elem entos léxicos que prelen d en re d u c ir la


fuerza de la am enaza:

— Sólo quisiera saber si...,


— Simplemente le quería preguntar...
— ¿Puedes dedicarme cinco minut/íos?

Los m o d a l i z a d o r e s son elem entos que a ten ú an la fuerza de Jas a se r­


ciones, con lo que adquieren un aire m enos perentorio:

— Creo que...,
— Sin duda...,
— Me parece ^'Ue...

Los d e s a r m a d o r e s son expresiones que m u estran que de an tem an o se


reconoce la posible respuesta negativa, p ara lograr una reacción positiva:

— Ya sé que no os gusta dejar prestados los libros, pero en este caso roe ha­
ría mucha falta éste.

Los «c a m e l a d o r e s » son expresiones de cariño, ad ulación o elogio que


funcionan de co n trap eso de un acto que a ten ta a la im agen:

— T ú , que tomas tan bien los apuntes: ¿me los dejas?


— Anda, cariño, lleva los niños al colegio.
— Tú, que lo sabes lodo, ¿quién gobernaba en el primer bienio de la repú­
blica?

E n co n ju n to , las e stra te g ia s de c o rtesía verbal se aplican cad a vez


q ue se em ite un en u n cia d o , p re c isa m e n te p o r el c a rá c te r d ialó g ico del
lenguaje. P rá c tic a m e n te siem p re, en c u a lq u ie r in te ra cc ió n , se o p ta p o r un
nivel de co rtesía, in clu so en la que tiene u n a función e stric ta m e n te tran-
saccional (de tran sm isió n de in fo rm ac ió n ). En las situ a c io n e s en que se
su sp en d e la o p eració n co rtés hay u n a razó n q u e lo ju stific a , com o h e ­
m os c o m en tad o a n te rio rm e n te . O bservem os la in a d e c u ac ió n en estos
ejem plos:
172 LAS C O SA S DE L DECIR

En una plaza en fiestas. U na chica a quien se le ha encen d id o la falda


con un petardo:

— Por favor, ¿les importaría mucho ayudarme a apagar el fuego, que me es­
toy quemando?

En el cam p o de in stru cció n , el sarg en to a los reclutas:

— ...Y ahora... si no es molestia, ¿podrían marchar hacia adelante, por favor?

En la cocina de casa, un hijo a su m adre:

— ¿Podría tomar un vaso de agua? Es que tengo tanta sed... Muchas gra­
cias, ¿eh? ¡Qué amable!

Cabe insistir en que es la propia situación la que perm ite que un enunciado
resulte más o m enos agresivo: un enunciado apropiado para una situación res­
petuosa puede resultar insultante en una situación de intim idad. Por eso es en
últim o térm ino la situación la que proporciona el m arco interpretativo de los
enunciados agresivos —y, por tanto, la causante de la aparición de estrategias
corteses—. Desde una perspectiva social m ás amplia se constatan diferencias en
los usos corteses dentro de una m ism a cultura. Por ejemplo, la ausencia de m ar­
cas de cortesía es u n indicador de poder, m ientras que su presencia es un indi­
cador de subordinación: los niños hacia los adultos, los subordinados a sus jefes,
los ciudadanos a sus autoridades; y tam bién se constatan diferencias en el com ­
portam iento según el género (+ cortesía entre mujeres, - cortesía entre hombres)
y según la edad (+ cortesía en la gente mayor, - cortesía en la gente joven).
P ara el estudio de in teraccio n es específicas se tienen en cu e n ta todos
los aspectos com entado s. P onem os com o ejem plo el e stu d io realizado p o r
Cots (1998) sobre las en trev istas en tre estu d ian tes y p ro feso res en sesiones
de tu to ría del ám bito u n iversitario. P artien d o de la posició n asim étrica so­
cialm ente otorgada a cad a uno de los p articip an tes, se exam ina el aspecto
d in ám ico de la interacció n en las estrate g ias d esarro lladas p o r am bos, tan to
p ara m an te n e r cada un o su posición com o p ara favorecer el intercam b io ,
com o se puede ap recia r en los siguientes cuadros:

P r e se n ta c ió n d e la p erso n a

e s tr a te g ia s s u b e s tr a te g ia s

evitar asertividad subjetividad, modalización


explicar, justificar explicaciones, justificaciones
manifestar presentación positiva de la persona evitar impresión negativa
énfasis en aspectos positivos
énfasis de modestia mínimo de autoafirmación
máximo de modestia
manifestar actitudes y emociones
LAS R E LA CIO N ES INTERPHRSONrVLF.S, LA C O R l'tS ÍA Y LA M ODALI7ACÍÓN 173

D is ta n c ia s o c ia l

estrategias; s u b e s Lra teguas

. apelar a la persona lernas personales, nombres de pila

| romper la tormai idad ruptura deliberada de] principio de cooperación


alternancia de lengua o registro

Textos académicos registrándote en http://www.AWSurveys.com?R=Osterman77


simpatizar reacción positiva, cumplir lo!s deseos del interlocutor

negar la distancia social acuerdo

Poder

es tr a te g ia s suh esL rotcgias

reconocer Ja aurondad pedir permiso, pedir orientación

asumii- la autoridad requisì los y obligaciones, di recti vi dad

I m p o s ic ió n

e s t r a i egíaa a u b e s l ra lo g ia s

Mitigar imposición en los actos di roe- posibilidades v?. obligación, dar opciones,
livos compartir ideas, transferir responsabilidad
[
Mitigar la imposición en las de- indireccionalidad
mandas , atenuadores

Reconocer la imagen negativa del in- ' agradecer, pedir permiso


rerlocutor excusarse, aclarar posibles arbitrariedades

(Cois, 199S: 91 y ss.)

Finalm ente, tam bién hay que Lener en cuerna que el co m p o rlam ien to
cortés dep ende de cada cu ltu ra. En ¡os in teresa n tes esludios q u e ae han lie
vado a cabo en diversos Ligares del m undo y con objetivos c o m p á ra te o s se
co n staia la tendencia de la p ro p u esta de Brown y Levinson a co n sid erar la
im agen com o algo que se define individualm ente —pro p io d.e la c u ltu ra oc­
cid en tal—; mienLras que, en o tras latiludes, en co n creto en países asiáticos
com o China, Japón y Corea, se c o n sta ta que la im agen es fab ricad a p o r el
en to rn o social y «prestada» a la perso n a al h a b la r —concepción m ucho m ás
próxim a a la versión origina] de G offm an, p a ra quien la im agen se va c o n ­
q uistando y ganando en la in teracció n — .
174 [.AS C O SA S D E I, DECIR

6.4. La ex p resió n d e la su b jetivid ad a través d e la in o d a liza c ió r

La m odalidad es o lro de los fenóm enos c araclerístico s del proceso de


la en u nciación. Se m an ifiesta en dos tipos de relaciones: la del a u lo r de un
texio con sus propios e n u n cia d o s y la del a u to r con sus interlocutores. Bally
(1932), que es una referen cia clásica p ara esLe asp ecto de la teoría de la
enunciación, señala qu e las rep resen tacio n es [neníales tienen, p o r un lado,
una referencia a u n a realid ad y p o r o tro a cóm o ésta es vista p o r el sujeto:

27 La tifisc es la tomia más .simple de la comunicación de un pensa-


mienlo. Pensar es reaccionar a una representación constatándola, apreciándo­
la o deseándola. Por lamo, es juígar si una cosa os o no es, o esiimar que es
deseable o que no lo es, o bien desear que algo sea o no sea. Creemos que llue­
ve o no lo creemos, o lo dudamos', n nos alegramos de que llueva o lo lamenta­
mos, deseamos que llueva o que no llueva. Hn el primer caso se enuncia un jui­
cio de hecho, en el segundo un juicio de valor, en el tercero un aclo de voli­
ción. La primera operación surge del entendimiento, la segunda del sentimien­
to, la tercera de la voluntad, Kl pensamiento, así, no se remile a la representa­
ción pura y simple, sin ningún asomo de parlicipación activa ce un Mijelo pen­
sante.
28. Trasladémonos aliora al terreno lingüístico y preguntémonos cuál
es la forma más lógica que puede tomar la comunicación del pensamiento.
Evidentemente es aquella que distingue netamente la representación recibida
a través de los sentidos, la memoria o la imaginación y la operación psíquica
que el sujeto opera sobre ella, como es el caso de los ejemplos citados mAs
arnba. La Irasc explícita comprende pues dos parles: una es la correlativa del
proceso que constituye la representación (por ejemplo, I;h ¡íui í , Lina rm ación);
la llamaremos, siguiendo el ejemplo de los lógicos, el dictiim.
La otra contiene la pie¿a maestra de la Irase, aquella sin la que no hay
Trase, a saber la expresión de la modalidad, cori’elaiiva a la operación del suje­
to pensante. La modalidad liene como expresión lógica y analítica un verbo
modal (pm ejemplo, creer, alegrarse, desear) y su sujeto, un sujeto tuodal.
Ambos constituyen el modíis, complemetano del «dictum», La modalidad es el
alma de la frase; lo mismo que el pensamienlo, eslá constituida esencialmente
por la operación activa del sujeio hablante. No se puede por lanío atribuir va­
lor de frase a una enunciación si no se ha descubierto la expresión de la moda­
lidad, sea cual sea (Bally, 1932 [1965]: 35).

La m odalidad com o fen ó m en o discursivo se refiere a c o p i o se dicen las


cosas; es decir, a la expresión verbal o n o verbal de la visión del lo cu to r re s­
pecto al co n ten id o de sus en u n ciad o s; afecta a lo dicho — el co n ten id o pro-
posicional del en unciad o — p o rq u e añ ad e la perspectiva desde la cual el lo­
c u to r considera lo que dice; p o r tan to se trata de la visión, de) m o d o en que
se ve aquello de que se trata. La m odalidad es un con cep to que se refiere a
la relación que se establece entre el [jocutor y los enunciados que emite.
Si consideram os los siguientes en u n ciad o s:

1. Pepa está enamorada de Eugenio


2. La causa de estas enfermedades es L in virus
3. L1 candidato radical ganará las próximas elecciones
LAS RE LA C IO N ES IN T R R P E R SO IW L E S. LA CO RTESÍA Y I A MODALIZACJON J 75

los tres pueden ser precedidos p o r una de las siguientes expresiones m oda-
1izan les:

Yo diría que, creo que, seguramente, con tocia probahilidad, lamcnlahle-


inenic, es posible que.

En un sen tido am plio, la m odalidad se puede en te n d e r com o expresivi­


dad. El L ocutor, desde esta perspectiva, tiene acceso a «mil m an eras de d e­

Textos académicos registrándote en http://www.AWSurveys.com?R=Osterman77


cir» que se pueden conseguir a través de diversos tipos de m odalidad:

1. Las modalidades de la ¡rase (asertiva, interrogativa, exclam ativa,


im perar iva) y lo.; m odos verbales (indicativo, subjuntivo.,.) que están codifi­
cados gram aticalm ente. S u ponen tina perspectiva im plícita del sujeto.
2. Las m odalidades que expresan el grado de certidumbre, probabili­
dad o posibilidad del «diclnm ». Se expresan a través de la su b o rd in ació n de
éste a expresiones m odales, de form as n o p ersonales del verbo (infinitivo,
gerundio, p articipio) y de algunos adverbios. S u p o n en u n a perspectiva ex­
plícita del sujeto.
3. Las modalidades apreciativas, que se indican a través de m edios lé­
xicos com o los adjetivos o los adverbios, y p o r m edio de la ento n ació n y las
exclam aciones.
4. Las modalidades expresivas, que ag ru p an lodos los fenóm enos que
afectan al orden canónico do las p a la b ta s —el énfasis, la tcm atizació n — y
al co n ju n to de la llam ada sintaxis de la expresividad. E n la oralid ad se
acom paña c incluso se sustituye p or la p ro so d ia y p o r elem enios paraverba-
les y no vei bales com o gestos y vocalizaciones (véase el a p arta d o 2.6).

T odas estas operaciones tienen en co m ú n q u e m anifiestan la posición


y la aclitud del L ocuto r respecto a sus enunciados. O bservem os en el si­
guiente texto el elevado n ú m e ro de m arc a s de m o d ali/a c ió n que p résen la:

No sé que opinarán ustedes, pero yo me he quedado su m a m e n te a g o ­


b ia d a desde que ese cometa suicida, el Slioemalícr Levy 9, mvo la ocurrencia
de cintilarse contra Júpiter. Nadít m e n o s que 21 fragmentos del cómela agu­
jerearon al planeta gigante, y el impacto mayor abnó en sus nubes remólas
una herida del tamaño de la Tierra. Las cifras que manejan los científicos son
e s p e lu z n a n te s: hablan de explosiones de seis millones de megaloncs, de bolas
de fuego a 4 000 grados. №> ten go ni id ea de cuánto swá iodo eso, pero se g u ­
ro que es m u c h ísim o : magnitudes que llegarían a superar la medida de tus
p e o r e s imaginaciones. Aun ahora, y hasta finales de agosto o principios de
septiembre, seguirá lloviendo polvo cósmico sobre Júpiter. Tan s ó lo ese p o lv i­
llo d e n ad a, p ie n so yo, nos haría a los humanas fo sfa tin a . O sea, imaginen
por un momento que, en ve/ de desplomarse en dirección a Júpiter, el Shoe-
makeL Levy 9 hubiera tenido la peregrina idea de suicidare encima de noso­
tros. Teniendo en cuenta las dimensiones del espacio y del tiempo, hemos es­
tado lo que se dice a un tris d e la c a tá str o fe . Es como si el asesino del tren
hubiera asesinado a nuestro vecino de lilera, por poner un ejemplo. La Tierra
no hubiera sobrevivido a semejante impacto (Rosa Montero, tragmenlo inicial
de «El ciclo se cae». El País, 3-8-Í994).
176 LAS COSAS DF.L DECIR

Sim plem ente tenien d o en cu en ta los p ro ced im ien to s de in tensificación


y el m odo explicito de m o s tra r la p ro p ia opinión en co n tram o s eo este texto
u na muesLra de elevada subjetividad. V olviendo a los tipos de m o dalidad,
co n statam o s q ue se trata de un co n ju n to m uy hetero g én eo de m edios ex­
presivos. De ahí que se hayan hecho in ten to s p a ra encontrai* un p u n to de
referencia v u na base p ara d o la r de org an izació n a elem en to s lingüísticos
tan variados. La lógica ha p erm itid o d e riv a r linos p a rám etro s con cap aci­
d ad de p re c isa rla m odalización en unciativa.

6 .4 .1 . La m o d a l id a d l ó g ic a

Siguiendo a Cervoni (1987), es posible c o n sid e ra r que el núcleo central


de la m odalidad en el uso lingüístico se puede in s p ira r en Ja lógica m odal,
con lodas las reservas, pues la lógica se desenvuelve con un lenguaje sim b ó ­
lico, ab stracto y sem án tica m e n te unívoco, m ie n tra s que los u so s lingüísti­
cos se sitúan en el terren o de Ja experiencia y en la p olisem ia q u e c a ra c te ri­
za a las lenguas n a tu ra le s —o, m ejo r dicho, sociales—.
E n la lógica m odal, la fo rm u lació n fu n d am en tal es la m o dalidad rela­
cionada con el valor de verdad o falsedad d e u n a p ro p o sició n (m odalidad
alética). Se rep re se n ta p or un «cuadrado» lógico en el que ap arecen las c u a ­
tro m odalidades aléticas y las relaciones de c o n traried ad y de co n trad icció n
establecidas entre ellas.

M O DALIDADES ALÉTICAS (verdad/lalsedad)

necesario _ _____________ im posible


-\ eiede conuarios y
/ '

(. / í "

aja da &ubconLrarics "N


no necesano

La m ayoría de los lógicos co n sid eran que los e n u n cia d o s que son sim ­
plem ente verdaderos o falsos, no están m odalÍ7ados. Esta concepción va a
influir en su traslado al uso lin g ü ístico c o m e n te , a las versiones q u e a d ju d i­
can un grado 0 de m odalización a los e n u n ciad o s exentos de m arcas. Sin
em bargo, en el uso lingüístico, inclu so un en u n c ia d o exenio de m a rc a s p u e­
de a d q u irir m odalidad p or el contexto. En las lenguas n atu ra les la expre­
sión de la posibilidad p o r pai te del L o cu to r está aso ciad a al conocim iento
que éste posee. Si alguien dice: «Es posible que m e vaya al N o rte este fin de
sem ana», el In te rlo c u to r in terp re ta q u e la ex presión de la p osibilidad índica
q u e el L ocutor no sabe con certeza si va a p a sa r el fin de sem an a en el N or­
te o no. Con lo cual, para el lenguaje co rrien te se m u estra m ás ad ecu ad a y
funcional la m odalidad ep htém ica (relacio n ad a co n el saber), que se puede
rep resen tar con el siguiente cu ad rad o :
1AS R E LA CIO N ES INTF.RPERSONALRS. LA CO RTESIA V I A M ODALl/fACIÓN 177

M O DAl IO A D ÍS EPISTEMICAS (satwVno M tw r)

cierto improbable
\ vis <m contíanob ^

Textos académicos registrándote en http://www.AWSurveys.com?R=Osterman77


probable dudoso

Asim ism o, la expresión de la necesidad p o r p arte del L o cu to r está a so ­


ciada a -.a obligación. Si alguien dicc: «Es necesario que pases el fin de se­
m ana en el Norle», el In terlo c u to r in terp re ta que debe ir a p a sa r el fin de
sem ana allí- Con lo c u a l , p a ra el l i s o co rrien te de la lengua de nuevo se
m uestra m ás funcional y ad ecu ad a la m odalidad deóntíca (relacio n ad a con
e! deber ser o el deber hacer), form ulada en el siguiente cuadrado:

MODALIDADES DEÓ NTíCAS (deber/rio defier)

obligatorio piohl Dicto


eiti de conim nos

A p a rtir de estas bases esq u em áticas y conceptuales de lo que puede


consid erarse m odalizaeión en u n ciativ a p odem os co m p ro b a r que el H ab lan ­
te se inscribe en el m arco de una polaridad, es decir, de dos extrem os, com o
afirm ación/negación de un iaber sobre la realidad o p re s a ipció n /p ro sciip -
ción de un hacer. En posición interm edia en tre los dos extrem os se sitúan
diversos grados, que se distribuyen del m ás alto al m ás bajo. E sta d iversi­
dad de posiciones in term ed ias constituye lo que llam am os m odalidad,
corno posibilidad de ex p resar lin g ü ísticam en te escalas g rad u ales su scep ti­
bles de aplicarse al co nten id o de los enunciados.
Si b ien el núcleo cen tra l de la m o d a lid a d está c o n stitu id o p o r e l o r­
den del sab er o del d eber, so b re este m odelo se derivan o tro s, no tan c o m ­
pletos, que m u estran afin id a d e s c o n sid e ra b le s p or su cap a cid ad de des­
plegarse en escalas:

episíémicas-, c ien o , probable, dudoso, im probable;


deónliuts: obligatorio, p erm itido, facultativo, prohihído;
de usuaüdad: siem pre, nunca, a veces;
de cantidad: todo, nada, algo; todos, ninguno, alguno;
de espacialidad: por todas partes, p o r n in g u n a parte, p o r alguna parLc;
de volición o inclinación: querer, recha¿ar, desear, p ro cu rar.
178 LAS C O SA S D E L DECIR

De esta m anera, e) m odelo de los esq u em as de la lógica m odal sirven


para dar c u en ta de la escala de v ariab ilid ad en la que el H ab lan te se puede
situ a r con respecto al c o n ten id o de los e n u n c ia d o s em itidos.

6 .4 .2 . La m odalida d jen bl uso l in g ü ís t ic o

Si nos ad en tram o s en el cam p o del uso funcional de la lengua, Halli-


day (1985: 85, 335) sitú a este tipo de e n u n cia d o s en el m arco del in tercam ­
bio, teniendo en cu en ta la función co m u n icativ a que se cum ple en cad a
caso. Esle a u to r propo n e d istin g u ir enLre m odalh,ación y m odulación, p a ra
d iferen ciar lo que son las escalas de p ro b ab ilid ad o de frecu en cia, de las
que son de obligación o de inclinación, co m o se puede ver en la siguiente
rep resentación:

T Jpo
de In J e rtá iT ib ío Fundón comúnLta(iva Tipo de g r a d a c i ó n i n l c r n i e d l ü

p r o p o s ic ió n probabilidad
(p o si b lc /p ro b ti Ultíít iltlu )
in fo rm a c ió n a s e rc ió n m o d a lid a d
POLARIZACIÓN p r e g u n ta
frecuencia
ENTRESfoNO
(a v e c e ji/u su a lm e n lc /s k c m p rc J

j p ro p u e s iu m a n d u iu u h l i ^ d i [üij
bienes i (p c n fll [ id u /fu c u lia n v u /o b l íg ü to rio )
y 1 POLAR (ZAC1ÓM m o d ii lac iú n
se r v ic io s GN'fKJ' ItAZfNO 1IACAS
o fr e c im ie n to in c t u t a i t ó n
(<1eso u /u [i i i a 'd e i e rm [n a w 6 n J
i __
(H alliday. 1985: S6)

E sle co n ju n to de m odos in term ed io s e n tre el h ab ían le y el «diclum »


co n stitu y en la orientació n , a ctitu d u o pinión del h ab lan te. N otem os que los
en u n ciad o s polares, com o p o r ejem plo, «la o rg an izació n te rro rista h a p ro ­
puesto u na tregua» (aserción afirmaLiva) son d eterm in a n te s en co n tra ste
con un e n u n cia d o con m o d alizació n de g rad o alto, com o «Seguro q u e la o r­
ganización terro rista ha p ro p u esto u n a tregua» (m odalización epislém ica).
«Seguro que» indica la posición que to m a el h ab ía n le a n te lo q u e rep resen ­
ta su enunciado.
P o r ejem plo, e n tre la c erteza/in certid u rn b re resp ecto ai c o n ten id o in-
form aiivo de [te n e r reu n ió n m añ an a], o la p re scrip ció n /p ro scrip ció n de este
hecho, cabe ex p resar e n u n cia d o s com o:

Casi seguro que tendremos reunión mañana.


Probablem ente tendremos reunión mañana.
E s im p o s ib le q u e ten g am o s re u n ió n m añ an a.
A ver si leñemos reunión mañana.
H ay q u e bacer una reunión mañana.
LAS RELA CIO N ES INT ER PERSO MA LES, LA CORTF.S1A Y LA YIO DA I,l¿ACíO X 179

La m odalidad en el discurso ha sido Iratada com o p arle de la actividad


subjetiva del en u n c ia d o r p o r a m o res com o K erbraL-O recchioni (1980), Du-
crol ( 1980), Cervoni (1987), Vion (1992), A ulhier-R evuz ( 1995).

6. 4, 3. La fx p r esio n í in c u Isi'ica de l a m od ai idad

En la expresión de la m odalidad e n co n tram o s típ icam en te los verbos


m odales, junto con o ’.ras form as léxicas relacio n ad as sem án ticam en te {perí­
frasis verbales, adjetivos, adverbios).

SABER es cicno que...


DEBER hay que..., es necesario...
QUERER querer, inlemar, desear, ojalíí,
PODER p o d ría ser, q n iíá s , a lo m ejor...
SOLER siempre:, лился, casi siempre, alguna.s veces

I.as m odalidades ep islám ica, potencial, volitiva y deóntica son pun io s


de referencia p ara expresiones que son heterogéneas g ram aticalm en te pero
q u e están _sem áriticamente relacionadas. Los verbos se consider an nocional-
m enlc previos a cualquier otro co n ten id o predicativo y con precedencia en
el orden lógico. T atnbicn e.s interesan le c o n sta ta r que la m ayoría de esios
verbos tienen un co m p o rtam ien to gram atical sim ilar; p o r un lado no acep ­
tan el im perativo; por otro, tienen restricciones respectó a las com pletivas
—seleccionan el infinitivo y no acep tan con facilidad las com pletivas con
«que», com o el caso proloü'pico de «poder»:
yo puedo hacer
; vo p u e d o q u e tú hag as
‘ ¡puede!

En el caso del p redicad o «querer», las relaciones lógicas con sus a rg u ­


m entos son m ás débiles que en el caso de «poder», y de form a parecida se
e n cu en tra una serie de verbos que co m p arten p arcialm en te estas c a rac te rís­
ticas de los m odales:
CREER creo que el valor de-:I dinero S ig ile e n el mismo nivel
GUSTAR m e gu sta re sp o n d e r ad e c u a d a m e n te
VER veo q u e la la mil ja no le apoya
ÍT4 vamus a itpasar la faelura del agua
PARECER p arece q u e los diputados se han puesto de acuerdo.

B arrenechea (1979) den o m in a cu alq u ie r expresión con función m oda-


lizadora operador pragm ático en la m edida en que es un elem ento que p e rte ­
nece a tipos diversos (de la fraseología, del léxico, de la m orfología o la sin ­
taxis, ílel nivel fónico o gráfico) que funciona com o in d icad o r de la posición
que lom a el en u n c ia d o r an te su en u n ciad o y, en ultim o térm ino, com o m a r­
c a d o r de la relación que se establece entre interlocutores, Las opciones que
tiene la persona que habla respecto a los en u n ciad o s que em ite se co n sid e­
ra n desde el p u n to de vista del grado de responsabilidad que asu m e respecto
al co ntenido del enunciado. El locutor puede o p ta r p o r la «suspensión rno-
180 LAS CO SAS DEL DECIR

tivada de la aserción», con lo cual evita resp o n sab ilizarse de lo que dice,
utilizan d o expresiones, como:

No se... posiblemente I:iI vez


Supongo que... seguramente a lo mejor
Parece que... prácticamente quizás
Textos académicos registrándote en http://www.AWSurveys.com?R=Osterman77

O bien puede o p tar por el «refuerzo de la aserción», con expresiones corno:

Es evidente que... ciertamente sin duda


La verdad es que... efectivamente p e rip u e s to
Está claro que.,. lógicamente claro

E stas expresiones son las que lian sido llam adas «evidencíales», térm i­
no que se refiere a los recu rso s lingüíslicos usados para ex p resar las a c titu ­
des del H abíanle resp ecto al conocim iento.

La fnnción de un evidencial es señalar que el conocimiento de lo que se


dice procede, no tic la experiencia directa del hablante, sino de una experien­
cia indirecta. Puede decirse que los evidencíales expresan precaución o cautela
epistemológica, o sea, que expresan los escrúpulos del hablante acerca de su
conocimiento (Reyes-, 1994: 27).

P ata a c la ra r el m arco en que se d esarro lla la diferente a ctitu d e p id é ­


m ica del su jeto fren te a en unciados factuales. Chafe (1986) p ro p o n e consi­
d e ra r el siguiente esquem a, en d onde se rep resen ta fu n d am en talm en te la
escala de ¡labilidad en la que el h ah lan te p uede situ arse con resp ecto al co­
nocim ien to de la realidad:

E v id en cía les; c o n o c im ie n to y e sca la de fiab ilid ad

(Chafe, 1986: 263)


LAS R E LA CIO N ES IN T E R P E R SO N A L E S, LA CORTESÍA Y LA MODALIZACIÓN 181

E n esle estudio en el que co m p ara la conversación con )a escritu ra a c a ­


dém ica, Chafe m u estra que el uso de los evidencíales es habitual tan to en la
vida cotid iana com o en el ám b ito académ ico, au n q u e los o p erad o res usados
p o r el hablante p ara señ alar el grado de fiabilidad que otorga a su con o ci­
m iento no sean los m ism os en uno u o tro caso:

En la conveisación: quizás, a lo mejor, es probable, realmente, desde lue­


go, está claro que...
En los escritos académicos', básicamente, por definición, exactamente,
precisamente, generalmente, en algún sentido, literalmente, virtualmente...

C hafe indica tam bién cuáles son los m arcad o res m odales usuales para
p re se n ta r las d istin tas actitu d es frente al cono cim ien to , según se fu n d a ­
m enten en la creencia («supongo que...»), la inducción («parece...»), la evi­
dencia sensorial («se ve que...»), la evidencia a p a rtir de lo que dicen otros
(«dicen que...», «según X») y Ja deducción com o co n o cim ien to hipotético
(«si estos resu ltad o s se co m p ru eb an m ostrarían...»). T am bién incluye m o ­
dos de d ecir a p a rtir de expresiones aproxim ativas de duda, rodeos o elu-
sión del com prom iso (hedges). Ejem plos en los diálogos de la vida cotid ian a
son «bueno», «es com o muy...», «m ás o m enos...», «un poco...», «de alguna
m anera», «digam os», usados frecu en tem en te c u an d o n u estra inten ció n es
no m o strarn o s dem asiad o asertivos a n te una p erso n a o an te una situación
concreta. F in alm cn 'c, este a u to r se refiere a aquellas m arcas de acu erd o o
de d esacuerdo que se utilizan ante las expectativas b asadas en el con o ci­
m iento previo del que se p arte. De ah í que las expresiones se rep a rtan en tre
«claro» o «evidentem ente» y «pero» o «en cam bio», según co n cu erd en o no
con las expectativas. Con las expresiones «de hecho» o «en realidad» se p re­
senta un conocim iento que sobrepasa lo que se espera.
P asan d o a u na concepción m ás am plia de la m odalización, B arrene-
chea tam bién tom a en consideración las expresiones axiológicas que d e ri­
van de la apreciación subjetiva, m oral o estética. Así, el h ab lan te puede o p ­
tar p o r m an te n e r un a actitu d n eu tra y b o rra r las m arcas de valoración:

Las cuerdas del violín están tensas

O bien so b recarg ar el en u n cia d o con indicadores de expresividad:

¡Jo! ¡Las cuerdas del violín están supenensas! ¡Qué desastre!

En este últim o caso el discu rso cum ple una función em otiva, p ara
cuya expresión tienen un lu g ar p referente los signos prosódicos o no v erb a­
les que aco m p a ñ an a la expresión verbal. P ara B arren ech ea la m o dalidad
incluye este tipo de expresiones que m u e stra n la a ctitu d em ocional de los
h ab lan tes en sus enunciados. Los o p erad o res prag m ático s expresivo-vaiora-
tivos se realizan verbalm en te a través de:

Sintagmas: por suerte, por desgracia


Adverbios: felizmente, desgraciadamente
182 LAS C O SA S DE L DECTR

Construcciones verbales: me alegra, es lamentable, lo bueno es que, es


una pena que
Adjetivos: fantástico, increíble, horrible (con modificadores adverbiales:
muy, nada)
Derivativos: -ible, -able; -oso, -azo: medicamentozo, cuponrtzo.

F inalm ente, m en cio n arem o s las expresiones que fu n cio n an com o m a r­


cad o res discursivos de la p ro p ia o pinión, com o:
Textos académicos registrándote en http://www.AWSurveys.com?R=Osterman77

en mi opinión
desde mi punto de vista o perspectiva
a mi parecer
a mi modo de ver
según tengo entendido
tengo para mí
en lo que a mí respecta
a mi juicio...

Si bien h asta aq u í hem os ten id o en cu en ta los d istin to s pro ced im ien ­


tos de m odalización p a ra se ñ ala r el g rad o de asertividad y de expresividad
m o strad o p o r los h a b la n te s en sus e n u n cia d o s, en general el uso de estos
pro ced im ien to s d epende de la actitu d del L o cu to r a n te su In terlo cu to r. P o r
ejem plo, u na perso n a joven p uede m o stra rse muy asertiva con sus am igos y
m uy reservada o p ru d e n te en presencia de adu lto s. La expresividad está re­
lacionada con in terlo cu to res que p erm iten situ acio n es relajadas, in fo rm a­
les, de fam iliarid ad o in tim id ad . E n cam bio, la relación je ra rq u iz a d a y fo r­
m al req u iere con ten ció n . P o r o tro lado, la m od alid ad valorativa cap ta la
atención, atra e e in te n ta p ro v o car la adhesión. A demás, com o hem os visto
en el cap ítu lo an terio r, la m od alid ad se activa en la relación in terp erso n al
p ara a te n u a r la fuerza de asercio n es que p u ed en afec ta r en algún g rad o la
im agen del in terlo cu to r. Es un p ro ced im ien to para no im p o n erse a los
o tro s y d ejar op cio n es a b ie rta s a la libre a ctu a ció n del In terlo cu to r. F in al­
m ente, la m odalid ad co d ificada en la g ram ática rep resen ta tan to funciones
com unicativas (apelativa, expresiva, a rg u m en tativ a) com o el g rad o de reali­
dad, de posibilidad, de im posición (m odo indicativo, subjuntivo, potencial,
im perativo) con que se p resen ta lo que se dice. De este m odo, la m odalidad
tiene com o prop ied ad especificar las condiciones de receptividad y la n a tu ­
raleza del acto de habla tra n sm itid o en u n a en u n cia ció n . En el m arco de la
retórica, está rela c io n ad a con el ethos —creació n de fiabilidad del lo cu to r—
y el pathos — fom en to de cierta p red isp o sició n en el in terlo c u to r— .
C a p ít u lo 7

LOS FINES DISCURSIVOS


Y LOS PROCESOS DE INTERPRETACIÓN

En el curso de nuestras actividades cotidianas estarnos expuestos a


una multitud de señales, demasiadas para poder reaccionar a todas ellas.
Antes incluso de decidir si tomamos parte en una interacción, necesitamos
ser capaces de inferir, aunque sea sólo de una forma muy general, sobre
qué trata la interacción y qué se espera de nosotros. Por ejemplo, tenemos
que poder ponernos de acuerdo en si estamos simplemente charlando para
pasar el rato, intercam biando anécdotas o experiencias, o si la intención es
explorar detalladam ente determinados problemas. Una vez involucrados en
la conversación, tanto el hablante como el oyente deben responder activa­
mente a lo que sucede señalando su involucración, ya sea directam ente con
palabras o indirectamente con gestos o señales no verbales similares. La
respuesta, además, liene que estar relacionada con lo que pensamos que
son las intenciones del hablante, más que con los significados literales de
las palabras usadas (Gumpcrz, 1982: 1).

A bordam os en este cap ítu lo o tra d e las cuestiones cen trales que se
p lantea el estu d io discursivo p ara e n te n d e r cóm o funciona la co m u n icació n
h u m a n a y a qué se deben sus «disfunciones» c u an d o se p ro d u cen in co m ­
p rensiones o m alen tendido s.
P ara q ue haya co m u n icació n es preciso que exista u n a transacción de
inform ación en tre u na fuente —la in stan cia e m iso ra— y un destin o —la in s­
tancia recep to ra—, y esto se p ro d u ce en un contexto d eterm in a d o y c o n cre­
to. E s decir, en p rim er lugar, tenem os u n a acción que transcurre en tre dos
polos con una inform ación que puede ser de m u ch o s tipos y de varios a la
vez: referencial, afectiva, de ficción, etc.; adem ás, esa in fo rm ació n puede
m anifestarse de m an era m ás o m en o s a b ierta, m ás o m enos en cu b ierta.
Llegam os así al problem a clave que nos in teresa tra ta r aquí, u n p ro b lem a
que presen ta dos caras: 1) ¿De qué m a n e ra m an ifiesta sus intenciones
quien em ite un enunciado? y 2) ¿De qué m an e ra in terp re ta esas in ten cio ­
nes quien recibe ese enunciado?
D esde la perspectiva discursiva, la co m u n icació n se en tien d e com o un ,
p r o c e so d e in terp reta ció n d e in ten cio n es. E sta concepción tiene una
com pleja serie de im plicaciones que se p o d rían especificar m ed ian te la si­
guiente p aráfrasis d escriptiv a (Tusón y U nam uno, 1999):
184 LA S C O SA S D E L DECIR

Usted me dice algo,


con una intención.
Entonces,
a partir de lo que usted me dice,
yo intento averiguar,
con el mínimo coste de procesamiento,
qué me quiere decir,
al decirme eso de esa manera
Textos académicos registrándote en http://www.AWSurveys.com?R=Osterman77

y sobre esa interpretación,


realizada a través de un proceso de inferencias,
basadas en mi conocimiento previo
sobre usted,
sobre sus valores,
sobre la situación,
sobre el mundo,
sobre el código y la variedad que utiliza,
y en los indicios contexiualizadores
que me proporcionan sus palabras,
partiendo de las formas verbales y no verbales
que ha elegido para comunicarse conmigo,
sabiendo —o creyendo saber— lo que usted sabe
sobre mí,
sobre mis valores,
sobre la situación,
sobre el mundo,
sobre el código y la variedad que utilizo,
sobre lo que, tal vez, yo he dicho antes,
etc., etc.
establezco una hipótesis-.
M E HA Q U E R ID O D E C IR X.
Y, sobre esa hipótesis,
elaboro mi respuesta,
que será sometida por usted a un proceso similar de interpretación.
Etcétera.

Vistas así las cosas, no es de e x trañ ar que, a m enudo, se p roduzcan m a­


lentendidos entre las personas. Se produce un m alentendido c u an d o n o se
activan los conocim ientos —o esquem as cognitivos— apropiados. C uando la
hipótesis que se establece com o in terpretación —de la situación o escena, de
las intenciones, de la im agen que alguien presenta, de las n orm as que regu­
lan el intercam bio, etc.— es erró n ea o inapropiada. Una p rim era aproxim a­
ción a lo qu e estam os tratan d o puede ap reciarse en eJ siguiente chiste:

Entra un joven a un bar y se dirige a la barra. El camarero se le acerca,


limpiando con un paño la barra, y se produce el siguiente diálogo:
Camarero — ¿qué va a ser?
Cliente — abogado
Camarero — q u e q u é q u i e r e
Cliente — pues acabar la carrera, encontrar un trabajo, casarme...
Camarero — Q U E q u é v a a t o m a r
Cliente — ay, ay, perdone ¿qué hay?
Camarero— pues ya ve, aquí, limpiando
LOS F IN E S D ISC UR SIVO S Y LOS PR O C ESO S DE INTERPRETACIÓ N 185

Aisladas del contexto, de la escena —un bar— y sus protagonistas —un


cam arero y un cliente— las respuestas que se producen a las preguntas de uno
y otro son posibles; entonces, ¿dónde está la gracia? Precisam ente en que no
son apropiadas, pertinentes, en ese contexto (véase el capítulo 4). Porque esa si­
tuación, la localización y los personajes, configuran una escena psicosocial que
im pone unas restricciones respecto a lo que se puede decir y a lo que se puede
interpretar. Estas observaciones nos conducen a exam inar las diferencias entre
el significado gram atical y el sentido o significado discursivo o pragm ático.

Al contrario de lo que se cree, sentido y significado nunca han sido lo


mismo, el significado se queda aquí, es directo, literal, explícito, cerrado en sí
mismo, unívoco, mientras que el sentido no es capaz de permanecer quieto,
hierve de segundos sentidos, terceros y cuartos, de direcciones radiales que se
van dividiendo y subdividiendo en ramas y ramajes, hasta que se pierden de
vista (Saramago, 1997: 154-155).

En efecto, el significado atien d e a las reglas del sistem a lingüístico, que


asignan un valor sem ántico a u n co n ju n to de signos fónicos o gráficos o rg a ­
nizados en unas e stru ctu ra s d eterm in ad as, ya sean p alab ras, frases u o ra ­
ciones, sin tener en cu en ta el contexto concreto en que se producen, es d e­
cir, sin co n sid erar ningún facto r «extralingüístico» (si es que ello es posible,
tal com o com enta Levinson en la cita rep ro d u cid a en el ap arta d o 4.2). Sin
em bargo, el sentido —o significado p rágm atico-discursivo— resu lta de la
interdependencia de los factores contextúales y las form as lingüísticas; exige
to m ar en consideración el m u n d o de quien em ite el enu n ciad o y el m undo
de quien lo interpreta, sus conocim ien to s previos y com p artid o s, sus in te n ­
ciones, todo aquello que se activa en el in tercam b io com unicativo, así com o
el resto de dim ensiones del contexto em p írico en que se p ro d u ce el in te r­
cam bio —ya sea in presentía, cara a cara, o in absentia, en diferido— (véase
todo lo d icho respecto al contexto en el capítulo 4). Escandell p ro p o n e el si1
guiente cu ad ro p ara d a r cu en ta de los procesos que conducen desde la in ­
tención h a sta “la in terp retació n , a través de la expresión lingüística, ten ien ­
do en cu en ta la inform ación p rag m ática del E m iso r y del D estinatario v la
relación social que existe e n tre esos dos sujetos de la enunciación:

Relación social

► Expresión lingüística > DESTINATARIO


SIG NIFICADO
... ». -----------

IMPLICITO

aniieipa

► .
INTENG.ON INTERPRETACION \
► \
^/
Información pragmática
reconstruye \ +
información pragmática

(Escanden, 1993: 38)


186 LAS CO SAS DE L DECIR

U na aprox im ació n discursiva al tem a de) significado tiene que p lan ­


tearse n ecesariam en te la diferencia en tre significado explícito y significado
im plícito, la relación e n tre lo que se dice y lo que no se dice pero se q uiere
d a r a e n ten d e r o se entiende; com o dice Reyes, p arafra se an d o a F oucault
(1969), la diferencia e n tre «decir, q u e re r d ecir y d ecir sin querer» (Reyes,
1990: 43). P uesto que la co m u n icació n es u n a acción e n tre dos o m ás p erso ­
nas, el sentido se crea e n tre quienes p articip an en esa actividad. P ero no
Textos académicos registrándote en http://www.AWSurveys.com?R=Osterman77

siem pre — es decir, casi n u n c a — decim os las cosas de form a to talm en te ex­
plícita, literal y directa, ya que, en tre o tras consid eracio n es, eso sería n o r­
m alm ente an tieco n ó m ico y fastidioso. C onfiam os eri que c o m p artim o s una
p arte de n u estra s experiencias com o seres h u m a n o s y, p o r lo tanto, pode­
m os «descansar» en ese cono cim ien to co m p artid o (que puede ser m ayor o
m enor, desde luego) al e m itir n u estro s enun ciad o s. E sto nos lleva a realizar
cálculos —no siem p re de form a co n scien te— so b re cuáles son p recisam en te
las parcelas de n u estra experiencia co m p artid as con n u e stro s in terlo cu to res
y a las que podem os ap ela r de form a im plícita en n u estro s m ensajes. Esos
cálculos pueden ser erró n eo s y llevarnos a la in co m p ren sió n o al m alen ten ­
dido, o bien, com o es m uy com ún, a la negociación de los p a rám etro s c o n ­
textúales en los que situ am o s la m anifestación de las intenciones p a ra su
ad ecu ad a interp retació n .
El estudio del significado im plícito ha sido ab o rd ad o desde diferentes
perspectivas discursivas, sobre todo desde la p rag m ática (G rice, 1975; Le­
vinson, 1983) y desde la teo ría de la enunciación (D ucrot, 1972; Ker-
brat-O recchioni, 1986). K erbrat-O recchioni co n sid era que los dos tipos fu n ­
dam en tales de im plícitos son las presuposiciones y los sobrentendidos. Bajo
estos dos térm inos pueden co b ijarse la m ayor p arte de los m ecan ism o s que
tratarem o s en este capílulo. E sta a u to ra señala la o m n ip resen c ia de los sig­
nificados im plícitos en cu alq u ier tipo de en u n cia d o s y sub ray a la necesidad
de incluirlos en el estu d io de los procesos com unicativos.

Las presuposiciones y los sobrentendidos son una necesidad discursiva,


que se desprende entre otras cosas del principio de economía, como lo señala
Aristóteles a propósito del entimema [...]. Y si los contenidos implícitos prolife-
ran preferentemente —en virtud de las explotaciones estratégicas a las que se
prestan de buen grado— en los enunciados políticos, publicitarios o cotidianos,
se hallan también en ciertos lipos de discurso que no tienen, sin embargo, la re­
putación de ser especialmente manipuladores: el discurso jurídico [...], el dis­
curso de los matemáticos [...], o de los lógicos, quienes también hacen juegos
malabares con ciertas formas de implícitos (Kerbrat-Orecchioni, 1986: 341).

•-4,J :¿i El concepto de in feren cia es clave, ya que con él se alude a todos los
procesos m entales que se realizan p ara llegar a in te rp re ta r de form a situada
los m ensajes qu e recibim os. G um perz es quizá uno de los estu d io so s del
d iscurso qu e m ás h a p ro fu n d izad o sobre el alcance de este concepto:

Este término denota los procesos a través de los cuales las personas lle­
gan a interpretaciones situadas o ligadas al contexto sobre qué se pretende en
cada momento durante una interacción, interpretaciones sobre las que cons­
truyen sus respuestas. Aun si, en gran medida, pueden asignarse significados
LO S F IN E S D ISC U R SIV O S Y L O S PR O C E SO S DE IN T ERPRET AC IÓ N 187

rcferenciales estándar a los enunciados aislados, la inferencia conversacional


siempre incluye presuposiciones contextúales y lingüísticas. Tenemos que co­
nocer la gramática y la semántica para reconocer los mensajes como interpre­
tables en primer lugar y para asignarles una serie de posibles inteipretaciones.
Pero para entender lo que los hablantes realmente quieren conseguir con sus
mensajes, tenemos que realizar asunciones sobre sus experiencias pasadas, sus
motivos generales, el hilo del argumento que están planteando y cosas simila­
res. Esas asunciones se derivan, parcialmente, del conocimiento previo, extra-
lingüfstico, pero, en gran medida, se comunican en el curso de la misma in­

Textos académicos registrándote en http://www.AWSurveys.com?R=Osterman77


teracción (Gumperz, 1978: 395).

Así pues, tanto en la p roducción com o en la in terp retació n de los e n u n ­


ciados confiam os en un co n ju n to de factores verbales y no verbales que h e­
m os de tener en cu en ta a la h o ra de m an ifestar las intenciones y de d escu ­
b rir el significado de las p alab ras dichas. A spectos tan sutiles com o el ritm o,
el tono de voz, el énfasis prosódico, un alargam iento vocálico... pued en u sa r­
se e in terp retarse de form a diferente com o indicios contextualizadores p ara
expresar determ in ad o s significados im plícitos (el foco inform ativo, la fuerza
ilocutiva, etc.). A sim ism o, la selección léxica, la utilización de ru tin a s lin ­
güísticas, las fórm ulas de cortesía, la elección de u n registro, el cam bio de
código lingüístico, un d eterm in ad o tipo de letra, etc., a c tú a n com o m arcad o ­
res del contexto (véase el capítulo 4) tan im p o rtan tes com o el significado re ­
ferencial de lo que se está diciendo —y a.veces incluso m ás— . Y ocurre que
cu an d o estas convenciones, estas estrateg ias discursivas, no se co m p arten el
resultado es la incom prensión, el m alentendido... o el hum or.
E sos «acuerdos» basados en la in terp re ta c ió n a d e c u a d a de las in ten ­
ciones de los dem ás son necesario s p a ra in iciar una interacció n , p a ra m a n ­
tenerla (cam biando o no los p ará m e tro s iniciales) y p ara term in a rla (véase
T usón, 1995 y el cap ítu lo 2 de este volum en).

7.1. Las fin a lid a d es

[...] Al usar el lenguaje, y quizá en todas las demás actividades comunita­


rias, somos racionales y eficientes, incluso cuando parece todo lo contrario.
Hasta somos racionales para engañamos: lo que permite el engaño es el acuer­
do previo, tácito, de las buenas intenciones (Reyes, 1990: 52).

El discurso siem pre tiene un propósito —a m enudo, m ás de uno— , si


bien el grado de control que la conciencia ejerce sobre la producción de los
enunciados y sobre la m anifestación o la ocultación de nuestras intenciones
es m uy variable. E stá claro incluso que, en ocasiones, las p alab ras «nos tra i­
cionan» p orque desvelan finalidades que preferiríam os m a n te n e r en la so m ­
bra —el caso extrem o de estos enunciados em itidos sin control de la concien­
cia sería el de los llam ados lapsus linguae— . Como señala Escandell,

todo discurso es un tipo de acción; dicho de otro modo, de las marcas y resul­
tados de la acción se deduce la intención. [...] En el término intención [...] son
interesantes las ideas etimológicas de dirección, de tendencia, de esfuerzo por
188 LAS CO SAS D E L DECIR

conseguir algo, que ponen de manifiesto la orientación hacia la consecución


de un determinado fin (Escandell, 1993: 34-35).

Las fin alid ad es del h ab la o de la e sc ritu ra p u ed en se r m uy diversas:


p a s a r el rato , to m a r d ecisio n es, c o n q u is ta r los favores de alguien, c o n se­
g u ir trab ajo , llevar a b u en té rm in o u n a tra n sa c ció n c o m ercial, ro m p e r
u n a relación, etc. A dem ás, es m uy c o m ú n q u e u n m en saje sea p o rta d o r de
varias fin alid ad es a la vez, o in clu so que exista cierta c o n tra d ic c ió n e n tre
las fin alid ad es a p a re n te s y las in te n c io n e s m ás p riv ad as. La cien cia cogni-
tiva se h a in te re sa d o p o r e s tu d ia r de q u é m a n e ra los seres h u m a n o s p o n e ­
m os en p rá c tic a n u e stra s in te n cio n e s a través de planes q u e nos p e rm ita n
co n seg u ir las m etas q u e nos p ro p o n e m o s a lc a n z a r (S ch an k y Abelson,
1977). U na de las form as m ás seg u ra p a ra d e sc u b rir estas a c tu a c io n e s e n ­
ca m in a d a s a un fin es a n a liz a r los usos lin g ü ístico s p o rq u e en ellos q u e ­
dan in scrito s esos p lan es o p o rq u e g rac ia s a ellos y con ellos o rg a n iz a ­
m os, p recisam en te, n u e stro s p lan es. Es d ecir, q u e las p e rso n a s h em o s h e ­
cho del lenguaje —de su u so — u n in s tru m e n to p rivilegiado p a ra c o n d u ­
cirn o s en la v ida co tid ia n a . P o r lo ta n to , al m a rg e n del c a rá c te r p sico ló g i­
co q u e p u ed an ten er las in ten cio n es, su m a n ife sta ció n en y a través del
d iscu rso nos p e rm ite re co n o cerlas, d e sa rro lla rla s y e n c a m in a rla s h acia
los fines perseguidos.
La form a com o se m anifiestan las intenciones en un evento c o m u n ica ­
tivo a través de elem entos verbales y no verbales es uno de los tem as c e n tra ­
les de m uchas de las disciplinas im plicadas en el análisis del discurso, ya
que, ju n to con el problem a de la in terp re tació n , form a el núcleo de lo que
se entiende p o r com unicación, com o veíam os al inicio de este capítulo.
Al referirse a las finalidades discursivas que se pueden ob serv ar en
todo evento com unicativo, H ym es (1972) p ro p o n e d istinguir, en p rim e r lu ­
gar, en tre las «metas» y los «productos» y, en segundo lugar, en tre lo que
p u eden considerarse com o las finalidades «globales», sociales o in stitu cio ­
nales de un evento y lo que serían las finalidades «particulares».

7.1.1. Las metas y los productos

Ai in iciar un intercam b io com unicativo p erseguim os u n a m eta —o


m ás de u n a— , com o decíam os hace u n m om ento. Pero, p ara que el in ter­
cam bio se desarrolle con éxito, n u estra m eta y la de la p erso n a o personas
con quienes nos com u n icam o s tienen que co in cid ir o, p o r lo m enos, ser
com patibles. Como sabem os p o r experiencia, en m uchas ocasiones lo que
finalm ente conseguim os con la in teracció n —los p ro d u cto s— es b astan te
diferente a lo que en un p rincipio esperábam os. P orque, en el m o m en to en
que com p ro b am o s que n u estra m eta y la de los dem ás no coinciden, se d e ­
sencadena un proceso de negociación explícito o im plícito que p uede ten er
varios resultados. Puede o c u rrir que una de las p erso n as que p articip an en
el en cu en tro consiga im p o n er sus objetivos sobre los de las dem ás, o que se
llegue a un acuerdo — tácito o explícito— p ara que se alcancen las fin alid a­
des de todas las personas, o bien puede o c u rrir que la negociación no llegue
LOS F IN E S D ISC U R SIV O S Y LOS PR O C ESO S DE INTERPRETACIÓ N 189

a buen fin y la interacción se q uiebre en sus p rim ero s pasos y term ine casi
an tes de h ab er em pezado.
Se dice (Canale, 1983) que una de las características de la co m u n ica­
ción interpersonal es que su éxito o su fracaso se evalúa y se juzga a través,
sobre todo, de los p roducto s que de ella se o btienen. En efecto, au n si los
resultados no son los que esp eráb am o s, podem os v alo rar positivam ente la
interacción porque nos resu ltan in teresan tes p o r algún m otivo, y viceversa,
evaluarem os negativam ente u n a in teracció n com unicativa si los p roductos
que de ella obtenem os no los con sid eram o s de n u estro agrado o co nvenien­
cia, p o r m uy «correcto» que haya sido el d esarrollo de la m ism a.
O curre, adem ás, que no siem p re m an ifestam o s n u estras m etas de for­
m a clara. Unas veces, porq u e ni siquiera som os conscientes de cuáles son;
o tras, porque lo ap ro p iad o — p o r ejem plo, p o r cu estio n es de im agen o de
c o rtesía— es m anifestarlas de form a indirecta; o tras veces, en fin, p o rq u e
sim plem ente querem os ocultarlas. Así pues, en la interacció n discursiva p a ­
rece com o si estuviéram os siem p re en peligro de e rra r n u estras in te rp re ta ­
ciones sobre las intenciones de los d em ás o en peligro de que se m alinter-
preten las nuestras.

7.1.2. L a s f in a l id a d e s g l o b a l e s y l a s p a r t ic u l a r e s

Con frecuencia, en el seno de un gru p o cu ltu ral o de u n a sociedad


d ad a se asocian unas finalidades globales concretas a d eterm in ad o s in ter­
cam bios o eventos com unicativos. Así, p o d ríam o s convenir que las fin alid a­
des «institucionales» de un in terro g a to rio policial serían o b ten er la verdad
y d escu b rir al culpable de d eterm in ad o delito; las de una visita m édica se­
rían sa n a r a la persona enferm a; las de una lección de clase serían e n señ a r
y aprender, etc.
Sin em bargo, tras estas finalidades globales, de c a rá c te r social, pueden
darse —o esconderse— otras de c a rá c te r p articu lar. En unos casos, pueden
e star su b o rd in ad as a las globales, p o r ejem plo, porque a través de la conse­
cución de las p articu lares se facilita la consecución de las globales. Ponga­
m os p o r caso un policía que interroga a un testigo y lo que p retende, en p ri­
m er lugar, es ganarse la co nfianza de esa perso n a o bien a terro rizarla p ara
conseguir un a declaración que p ueda p a sa r p o r verídica y p o d er c erra r
p ro n to el caso. Un m édico, p o r su p arte, p uede realizar m u ch as p reg u n tas a
un paciente —ap aren tem en te irrelevantes o incluso c o n trad icto rias— con el
fin de o b ten er un diagnóstico lo m ás fiable posible, así com o realizar diver­
sas p ru eb as (análisis de sangre, electro card io g ram a, reso n an cia m agnética,
etcétera) que, del m ism o m odo, conducen a resultados parciales que p e rm i­
ten establecer un diagnóstico y p la n te a r u n tra tam ie n to ad ecu ad o p ara co n ­
seguir con éxito la finalidad global, social, que es sa n a r al paciente.
En otros casos, las finalidades p articu lares pued en ser diferentes, in ­
cluso opuestas, a las finalidades sociales. P o r ejem plo, el policía cuya m eta
p rio ritaria es conseguir un ascenso o esco n d er u n delito com etid o p o r él
m ism o, o el m édico cuya m eta es la de g a n a r m u ch o d in ero p a ra co m p rarse
u n a casa en el cam po lo an tes posible.
190 LAS C O SA S DEL DECIR

7.2. Los c o n ten id o s im p líc ito s y su in terp reta ció n

7 .2 .1 . L a s r e s u p o s ic io n e s y e l c o n o c im ie n t o c o m p a r t id o

La g ram ática form al se h a o cu p ad o de la presu p o sició n desde la p e rs­


pectiva de la sem án tica lógica p a ra referirse a ü n tipo de in fo rm ació n que si
bien no está explícitam ente dicha, se desp ren d e necesariam ente del signifi­
Textos académicos registrándote en http://www.AWSurveys.com?R=Osterman77

cado de las p alab ras en u n c ia d a s y de ella depende que u n a o ració n p ueda


so m eterse a la p ru eb a veritativa; o tra c aracterística de la p resu p o sició n se­
m ántica es que se m an tien e ta n to en la form a afirm ativ a de la o ració n
com o en la form a negativa.

La secuencia mi: hermano volvió_ de Salamanca, presupone que el emisor


tiene un hermano; pero la negación de esa secuencia mi hennano no volvió de,
:i Salífmaiicfl sigue manteniendo la inferencia de que el emisor tiene un herma-
• no. Si en la oración mi hennano volvió de Salamanca resultase ser falsa la pre-
' suposición de que el emisor tiene un hermano, no podríamos decir exactamen­
te que la oración es lalsa. Si es falso que mi hermano volvió de Salamanca, ha
de ser cierto que mi hermano no volvió de Salamanca; pero si yo no tengo her­
manos, tampoco percibimos como verdadero que mi hermano no volvió de Sa­
lamanca. Simplemente la oración no es verdadera ni falsa; no se cumplen las
condiciones para que pueda ser una cosa o la otra, no se expresa una proposi­
ción (Núñez y Teso, 1996:8)).

D esde el análisis del d iscu rso in teresa m uy esp ecialm en te o tro tipo de
presuposición que escapa al an álisis e stricta m e n te lógico, ya que se basa en
el cono cim ien to previo que se da p or su p u esto y c o m p a rtid o p o r las p erso ­
nas que p articip a n en un a c to de com un icació n (oral o escrito, en d irecto o
diferido). E ste tipo de presu p o sició n es el que se conoce com o p r e su p o si­
ció n p ragm ática (Levinson, 1 9 8 3 ) , pu esto que depende de factores co n tex ­
túales (relación en tre los p articip an tes, situ ació n , m arcos cognitivos co m ­
p a rtid o s ,e tc .) e incluye el co n o cim ien to del m u nd o, lo que algunos au to res
h a n llam ado el co n o cim ien to o sa b e r e n c ic lo p é d ic o (M aingueneau, 1 9 9 6 ,
1 9 9 8 ) . D esde luego, c u an d o h ab lam o s o escribim os, no lo d ecim os todo; p or
un lado, p artim o s de que n u e stra au d ien cia o q uien nos va a leer tiene toda
u na serie de conocim ientos, de saberes de todo tipo, que no necesitam o s in ­
clu ir en nuestro s en u n ciad o s. P o r o tro lado, a lo largo de la interacció n va­
m os co m p ro b an d o si las asu n cio n es sobre los co n o cim ien to s previos de
n u estro s in terlo cu to res h an sido ad ecu a d a s o no. A sim ism o, desde el p u n to
< de vista de quien escucha o lee, se van d etectan d o posibles erro re s respecto
a lo que quien habla o escribe ha e n ten d id o que podía p resu p o n er. E sos
e rro res pueden p ro d u c ir in co m p ren sió n p u ra y sim ple o in terp re tac io n e s
e rró n eas que pued en llevar al m alen ten d id o o a la b úsqueda de in fo rm ació n
su p lem en taria p ara «llenar» los vacíos.

Los presupuestos definen una comunidad, las verdades que presumible­


mente comparten los miembros de la conversación sobre el tema de que se ha­
bla. Como cualquier información expuesta por el locutor que no es cuestiona­
da por el oyente, los presupuestos se sitúan, sin llegar a ser expuestos, en la ca-
LOS F IN E S D ISC U R SIV O S Y LOS P R O C E SO S DE INTERPRETACIÓ N 191

legoría de !o que eslá admitido y eslablecido, de aquello a lo que podemos ha­


cer 'referencia, peró sobré lo que ya no es posible polemizar (Núñez y Teso,
1996: 85).

E n el ám b ito educativo, p o r ejem plo, realizar un cálculo a ju stad o so­


bre lo que se puede to m a r com o cono cim ien to previo es crucial p ara que el
proceso de enseñanza y ap ren d izaje llegue a buen térm ino. Si q uien enseña
presupone que los estu d ian tes sab en m ás de lo que en realidad saben, éstos

Textos académicos registrándote en http://www.AWSurveys.com?R=Osterman77


difícilm ente p o d rán seguir sus explicaciones; en el caso con trario , si su p o n e
que saben m enos de lo que saben, sus explicaciones resu ltarán a b u rrid a s y
tam poco h ab rá un avance en el aprendizaje. Las p resuposiciones se m a n i­
fiestan a veces a través de form as lingüísticas (térm in o s que no se definen ó
sintagm as nom inales definidos, p or ejem plo), pero o tra s veces, sim p lem en ­
te, lo que aparecen son «huecos» inform ativos que se supone que ha de lle­
n a r quien lee o escucha. E sto es lo que se puede a p rec ia r en la form a de in i­
ciar el noticiario el lo cu to r LM y que tran scrib im o s a continuación:

1. [sintonía] V las noliciasMI con LMMII [final de la simonía]


2. LM buenas nochesM no hay: explicaciones ni dimisionesM
3. treinta y dos horas despué:s del incidente—II protagonizado ayeiM
4. por dos ecologistas que prácticamcnteM
5. se situaron sobre las cabezas de los reyesXI en un acto\l
6. de gran trascendenciaM intemacionaN no ha habidoM ninguna reacciónMI
7. la eficacia de nuestros servicios de segurida: ha quedado en entredicho^
8. en unas imágenes que han dado ho:y la vuelta al mundoMI
(Corpus del CAD)

C om o puede observarse, el p re se n tad o r com ienza con la expresión no


hay explicaciones ni dim isiones, sin d ecir ni q uién ten d ría que h a b er d ad o
explicaciones, ni quién ten d ría que h ab er dim itido, ni p or qué. E vidente­
m ente, confía en que los telespectadores ya saben de qué está h ab lan d o y a
qué y a quiénes se refiere; de esta form a, tam bién crea u n efecto de «com u­
nidad», al hacerles partícip es de sus co nocim ientos y de sus expectativas y
valores. A co n tin u ació n y poco a poco va recu p eran d o la in form ación p re ­
su p u esta y que había sido em itid a el día an terio r. Pero el efecto de «ya nos
entendem os, ya sabem os de qué hablam os» ha sido creado.
El siguiente texto proviene de la p ren sa escrita y está fo rm ad o p o r el
antetítuJo y el título de una noticia:

«Asumo la responsabilidad de mis actos»


La cinta muestra al
presidente furioso, pero
arrepentido de su devaneo

La noticia fue publicada p or el diario El País el 21 de sep tiem b re de


1998. P ara cu alq u ier perso n a que h u b iera seguido m ín im am en te la a c tu a li­
dad de las sem anas an terio res a esa publicación, no cab ía la m e n o r d uda: e]
«presidente» se refiere a Bill C linton, p rim er m an d ata rio de los E stad o s U ni­
192 LAS CO SAS DE L DECIR

dos de A m érica; «la cinta» alude a la de la g rabación en video de su d e cla ra ­


ción frente al G ran Ju rad o de ese país, y «su devaneo» es un a m an era de
n o m b ra r las relaciones que d icho p resid en le m an tu v o con una ex becaria
de la Casa B lanca. Del m ism o m odo, el a n tetítu lo se in te rp re taría sin d ifi­
cultad com o p arte de la confesión de C linton. ¿Qué o c u rrirá pasad o s los
años? Seguram ente ese cono cim ien to ya no será de actu alid ad y, si se q u ie­
re h a b la r de ello, no se p o d rá p re su p o n e r tanto.
Algo así sucede con los en u n cia d o s que ex am in arem o s a co n tin u ació n
cu ando se p resen tan an te p erso n as sin el co n o cim ien to previo n ecesario
p ara su co rrecta interp retació n . Se tra ta de un ejem plo tom ado de Kem p-
son (1988): .. ' ¡, t

■ a) Si el Presidente invita a cenar a Angela Davis a la Casa Blanca, la­


mentará haber invitado a una militante negra a la Casa Blanca.
b) Si el Presidente invita a cenar a ta esposa de George Wallace a la
Casa Blanca, lam entará haber invitado a una militante negra a la Casa
Blanca. ---------------------

E n los en u n c ia d o s a) y b) de este ejem p lo nos e n c o n tra m o s con que


tienen un a e stru c tu ra sin tá c tic a a p a re n te m e n te id én tic a de o ració n c o n ­
d icio n al. Las d iferen cias que e n c o n tra m o s son de tip o léxico y de fo rm as
para re fe rirse a las p erso n as: en a) se nos h ab la de Angela D avis, con su
n o m b re de pila y su apellido, m ie n tra s que en esa m ism a posició n , en
b) ap arece la referen cia a u n a m u je r n o m b rá n d o la a través de su relació n
m a trim o n ial: la esposa de George Wallace. Y aq u í ac a b a ría la c o m p a ra ­
ción, seg u ram en te, p a ra un g ra n n ú m e ro de las p e rso n a s q u e lean este
texto. A hora bien, de hecho, nos e n c o n tra m o s an te dos en u n c ia d o s bien
d iferen tes, siem p re que, eso sí, ten g am o s a n u e stra d isp o sic ió n —p o se a ­
m os en n u e stra en cic lo p ed ia— el c o n o c im ien to del m u n d o n e c e sario p a ra
p o d er in te rp re ta rlo s.
E n efecto, n ecesitam o s sa b e r q u ién e s son Angela D avis y la esp o sa de
G eorge W allace p a ra en te n d e r que en el p rim e r e n u n c ia d o nos e n c o n tra ­
m os a n te un caso de su s titu c ió n léxica con id e n tid a d referen cial, m ien ­
tras que en el segu n d o no existe tal. F ijém o n o s en el sin tag m a «u n a m ili­
ta n te negra» — in iciad o p o r el ele m e n to u n a— que ap a re c e en am b o s c a ­
sos en la seg u n d a p arte de la o ra ció n . E n a) fu n c io n a com o su s titu to de
A ngela Davis, co n o cid a m ilitan te n e g ra esta d o u n id e n se d u ra n te el p e río ­
do p resid en cial de Jo h n F. K en n ed y (re fe re n te exofórico de «el p re s id e n ­
te», lo que nos sitú a, p o r lo tan to , en los E sta d o s U nid o s de A m érica).
A hora bien, del m ism o m odo, si sab em o s que «G eorge W allace» fue un
co n o cid o p o lítico co n se rv a d o r de cla ra ideología ra c ista de la m ism a é p o ­
ca y del m ism o país, ideología que su esp o sa c o m p a rtía , e n to n ce s te n d re ­
m os q ue in te rp re ta r que «u n a m ilita n te negra» en el se g u n d o e n u n c ia d o
sólo puede ten er un re fe re n te fu era del texto. Y, com o c o n secu en cia, en el
p rim e r caso, a), la in v itació n a ú n n o se h a llevado a cabo, m ie n tra s que en
b) se su p o n e que sí.
El texto que p ro p o n em o s a co n tin u ació n es el de un an u n cio de una
organización h u m an ita ria n o gub ern am en tal:
DE CHI APAS ES URGENTE

Textos académicos registrándote en http://www.AW Surveys.com ?R=Osterm an77


LA S C O SA S D E L D E C IR

L a ex p re sió n «lo de C hiapas es u rg en te » a p e la c la ra m e n te al c o n o c i­


m ie n to p revio y c o m p a rtid o n o sólo so b re «lo q u e e stá o c u rrie n d o e n C h ia ­
pas», sin o ta m b ié n so b re la v a lo ra c ió n d e eso s a c o n te c im ie n to s . E l p ro n o m ­
b re «lo» se vuelve a re p e tir en la o ra c ió n sig u ien te — «por llamarlo^ de alguna
m a n e ra »— re fo rz a n d o ese efecto . La a u se n c ia d e su je to e n la p rim e ra o ra ­
c ió n del texto e n le tra m e n u d a — «No 0 p u ed en esperar m á s»— sig u e e n e sta
lín ea, ya q u e se su p o n e q u e q u ie n lee este a n u n c io ya p o se e la su fic ie n te in ­
fo rm a c ió n so b re el te m a y so b re q u ié n e s so n los a fe cta d o s p o r el p ro b le m a .
L a p re su p o sic ió n o c u p a ta m b ié n u n lu g a r priv ileg iad o en la c o m u n ic a ­
ció n científica; la d iferen cia e n tre u n a rtíc u lo de d iv u lg ació n y u n artíc u lo de
alta esp ecializació n rad ica, fu n d a m e n ta lm e n te , e n el g rad o de c o n o c im ien to
q u e se d a p o r su p u e sto y c o m p a rtid o p o r q u ie n e scrib e y q u ie n lee. Incluso,
d e n tro de lo que se e n tie n d e p o r d ivulgación, los p re su p u e sto s p u e d e n ser
m ayores o m e n o res se g ú n el p ú b lic o a q u ie n u n a rtícu lo vaya d irigido.
V eam os c o m o e jem p lo el sig u ie n te texto, e n el q u e se p u e d e a p re c ia r
que, a u n q u e a p a re z c a e n u n a re v ista de d iv u lg ació n , p re s u p o n e g ra n c a n ti­
d a d d e c o n o c im ie n to p rev io so b re física, esp e c ífic a m e n te so b re «la sim e tría
e n las in te ra c c io n e s d ébiles», y, p o r ta n to , es d iv u lg a c ió n d irig id a a u n sec­
to r del p ú b lico le c to r q u e esté fo rm a d o e n ese tem a:

EL EXPERIMENTO DE CHIEN SHIUNG WU

Los diagramas de la página siguiente esquematizan un experimento célebre,


realizado por la física Chien Shiung Wu, para verificar la violación de la simetría P
en las interacciones débiles. Se somete una muestra de cobalto a un campo magnéti­
co, obtenido por ejemplo por medio de la bobina de un electroimán. A la m anera de
la aguja de la brújula, los átomos de cobalto se orientan en este campo. Señalemos
que la orientación está determ inada por la forma en que hemos enrollado la bobina,
es decir por la elección de una mano izquierda o de una mano derecha. Si el bobina­
do se hace «a la derecha» A), es decir, si las espiras yuxtapuestas dibujan un tornillo
ordinario (o un sacacorchos para diestros), se observa que, en la desintegración ra­
diactiva del cobalto en níquel, un electrón y un antineutrino, la mayoría de los elec­
trones se emiten «hacia atrás» el bobinado. Esta situación nos permite distinguir en­
tre derecha e izquierda. En B) hemos representado la imagen del experimento, tal
como se ve a través de un espejo: no se trata por lo tanto de un experimento real sino
de una imagen simple. En cambio, representam os en C) el resultado de un experi­
mento real, tal como sería si utilizásemos, en nuestro m undo real, un equipamiento
idéntico al visto en el espejo (con abundancia de tornillos con paso a la izquierda
para unir los diversos componentes). Para simplificar, hablaremos aquí de experi­
mento imagen. ¡Se ve que la dirección de los electrones emitidos en el experimento
imagen, el único realizable físicamente, es la opuesta de la dirección esperada en la
imagen del experimento! Por lo tanto podemos determ inar sin ninguna duda en qué
lado del espejo estamos situados.
A partir de estas consideraciones podemos afirm ar que las interacciones débi­
les no respetan la simetría llamada P, o simetría izquierda-derecha.
Nos falta hablar de la simetría entre partículas y antipartículas (conjugación de
carga C).
Podemos imaginar que realizamos un experimento del tipo del anterior utilizan­
L O S F I N E S D IS C U R S IV O S Y L O S P R O C E S O S D E IN T E R P R E T A C IÓ N 195

do, no sólo la instrum entación vista en el espejo (unida por medio de tomillos levóri-
gos), sino insistiendo a nuestros amigos experimentales que construyan el dispositivo
completamente con antimateria... Manifiestamente, a nivel macroscópico no se trata
más que de un experimento ideal. El resultado se ha representado en D. Se ve que:
— el experimento imagen realizado con antim ateria difiere de un experimento
idéntico realizado con m ateria (compárese C y D).
— ¡el experimento imagen realizado con antim ateria es ahora idéntico a la im a­
gen del experimento inicial vista a través de un espejo! B es un experimento no reali­

Textos académicos registrándote en http://www.AW Surveys.com ?R=Osterm an77


zable físicamente, pero D representa un experimento posible, al menos en teoría.
Se ve así que las interacciones débiles violan la simetría P, que perm uta dere­
cha e izquierda, y tam bién la conjugación de carga C, que perm uta partícula y anti­
partícula. Este ejemplo también muestra que las interacciones débiles respetan al
menos con muy buena aproximación la reflexión conjugada CP, producto de las dos
operaciones anteriores (véase el recuadro «Violación de CP: cómo distinguir la m ate­
ria de la antimateria»).
De hecho, se puede dem ostrar que la simetría CP es la simetría natural de las
interacciones fundamentales (llamadas de jauge) en las que se basa este experimento
(El Mundo Científico, julio/agosto de 1998).

7.2.2. La IN T E N C IO N A L ID A D E N L O S A C T O S D E H A B L A

La razón para concentrarse en el estudio de los actos de habla es, sim ple­
mente, ésta: toda comunicación lingüística incluye actos lingüísticos. La u n i­
dad de comunicación lingüística no es, como se ha supuesto generalmente, el
símbolo, palabra, oración, ni tan siquiera la instancia del símbolo, palabra u
oración, sino más bien la producción o emisión del símbolo, palabra u oración
al realizar el acto de habla. [...] Solamente ciertos géneros de intenciones son
adecuados para la conducta que denom ino actos de habla (Searle, 1969: 26).

U na de las perspectivas fu n d am e n ta les de la p ra g m á tic a que co n m á s éxi­


to se h a n o cu p ad o de e stu d ia r los p ro b le m a s de la m an ifestació n de las in te n ­
196 LA S C O S A S D E L D E C IR

ciones es la que se conoce co m o la teoría de los actos de habla (Austin, 1962;


Searle, 1964, 1969). E sta te o ría se em p ez ó a fo rm u la r en la p rim e ra m ita d del
p resen te siglo, en el sen o de la filosofía del lenguaje de o rie n ta ció n «analítica»,
y se d esarro lló de fo rm a m u y especial en tre los añ o s sesen ta y o ch en ta. E n el
seno de la filosofía su p u so u n vuelco m u y im p o rta n te , ya que m a rc ó u n giro
en la m a n e ra de a b o rd a r los p ro b le m as de la significación al in c o rp o ra r los
co n cep to s de intención y de acción co m o elem en to s fu n d am en tales.
A u stin h iz o p ú b lic a s su s re flex io n es e n u n a se rie d e c o n fe re n c ia s q u e
d ic tó e n la U n iv e rsid a d de H a rv a rd d u ra n te los a ñ o s tre in ta , c o n fe re n c ia s
q u e e n 1962 q u e d a ría n re c o g id a s y p u b lic a d a s e n su lib ro H o w to do things
w ith w o rd s (C óm o hacer cosas co n las palabras). El p e n sa m ie n to d e este fi­
ló so fo b ritá n ic o se a rtic u ló c o m o re s p u e s ta al p o sitiv ism o lógico, c o rrie n te
q ue, b a sá n d o s e e n la ló g ica v erita tiv a, p la n te a b a q u e el s e n tid o d e c u a lq u ie r
o ra c ió n d e p e n d ía d e las p ru e b a s de v e rd a d o falsed ad ; así, si de u n a o ra c ió n
n o se p o d ía d e c ir si e ra v e rd a d e ra o falsa, d ic h a o ra c ió n c a re c ía d e se n tid o ,
ya q u e n o e ra p o rta d o ra de u n a p ro p o s ic ió n d e n in g ú n tip o . A u stin m o s tró
q ue, si b ie n e x istía n e n u n c ia d o s q u e se so m e tía n fá c ilm e n te a esas p ru e b a s,
o tro s, n o, y n o p o r ello d e ja b a n d e te n e r se n tid o . E n u n a p rim e ra é p o ca,
A u stin d is tin g u ió e n tre e n u n c ia d o s c o n sta ta tivo s (« c o n sta ta tiv e s» ) y e n u n ­
c ia d o s realizativos (« p erfo rm a tiv e s» ). Los p rim e ro s so n los q u e u tiliz a m o s
p a ra describir el m u n d o , del tip o H ace frío, Carlos es alto, La pelícu la es m u y
interesante, etc.; c o m o se p u e d e a p re c ia r en eso s ejem p lo s, si q u ie n e s h a b la ­
m o s n o s p o n e m o s d e a c u e rd o e n q u é e n te n d e m o s p o r frío , alto y m u y intere­
sa n te, p o d e m o s o to r g a r a c a d a u n o de eso s e n u n c ia d o s u n v a lo r de v e rd a d o
fa lsed ad . A h o ra b ie n , los e n u n c ia d o s re a liz a tiv o s n o d e sc rib e n el e sta d o del
m u n d o sin o q u e lo tra n sfo rm a n , p o r e so n o se p u e d e a firm a r de ellos si so n
v e rd a d e ro s o falso s sin o si tie n e n éxito o si fra ca sa n . Así, e ste p e n s a d o r se ­
ñ a la q u e se p u e d e n e n c o n tr a r e x p re sio n e s c o n la s sig u ie n te s c a ra c te rístic a s:

A) no «describen» o «registran» nada, y no son «verdaderas o falsas»; y


B) el acto de expresar la oración es realizar una acción, o parte de ella,
acción que a su vez no sería norm alm ente descripta como consistente en decir
algo (Austin, 1962: 45-46).

Y p ro p o n e los sig u ie n te s ejem p lo s:

E.a) «Sí, juro (desem peñar un cargo con lealtad, honradez, etc.»), en el
curso de la cerem onia de asunción de un cargo.
E.b) «Bautizo este barco Queen Elizabeth», expresado al rom per la bote­
lla de cham paña contra la proa.
E.c) «Lego mi reloj a mi hermano», como cláusula de un testam ento.
E.d) «Te apuesto cien pesos a que m añana va a llover».
En estos ejemplos parece claro que expresar la oración (por supuesto que
en las circunstancias apropiadas) no es describir ni hacer aquello que se diría
que hago al expresarme así, o enunciar que lo estoy haciendo: es hacerlo (Aus­
tin, 1962: 46).

E l éx ito o fra c a so de eso s e n u n c ia d o s d e p e n d e d e q u e se c u m p la n o n o


u n a s co n d icio n es de éxito, de fo r tu n a o de felicid a d («felicity c o n d itio n s» ), ta ­
LOS F IN E S D ISC UR SIVO S Y LOS PROCESO S DE INTERPRETACIÓN 197

les com o que quien diga esas p alab ras sea la perso n a adecuada, que lo diga
en el m om enlo y en el lugar adecuados, a las personas ad ecu ad as y con
«sinceridad»; si todas las circu n sta n cias son ap ro p iad as, el acto será afortu­
nado, si no, tendrem os un acto fallido. En el p rim er caso, el en u n ciad o ten ­
d rá éxito y el m undo h ab rá cam biado, las cosas ya no serán las m ism as que
antes (dos personas se h a b rá n casado, dos países estarán en guerra, quien
era m inistro h a b rá dejado de serlo, etc.). Es decir, se habrá h ech o algo al

Textos académicos registrándote en http://www.AWSurveys.com?R=Osterman77


pron u n ciar esa s palabras.
Poco después de form ulada esta p rim era versión de su teoría, Austin
avanza y la extiende a todo tipo de enunciados. E n realidad, p lantea, siem ­
pre que em itim os un en u n ciad o estam os h aciendo algo que cam bia el esta­
do de las cosas —p o r ejem plo, nos co m p ro m etem o s con la verdad de aq u e­
llo que aseveram os— , p o r lo tanto, las p alab ras, ad em ás de su significado
referencial, literal, constituyen una form a de acción intencional cuan d o son
p ro n u n ciad as en la interacción.
Siguiendo las aportaciones de A ustin, Searle (1976) p rop on e u n a tipo­
logía de los actos de habla a los que posiblem ente se pueden re d u c ir n u e s­
tros enunciados. Los agrupa en cinco tipos:

1. Asertivos: afirmar, anunciar, predecir, insistir...


2. D irectivos: preguntar, pedir, prohibir, recomendar, exigir, encargar,
ordenar...
3. C om p rom isorios: ofrecer, prometer, jurar...
4. E xpresivos: pedir perdón, perdonar, agradecer, felicitar...
5. D eclarativos: sentenciar, bautizar, vetar, declarar la guerra, levantar
la sesión, cesar...

En la teoría de los actos de habla se plantea que, de hecho, al em itir un


enunciado se producen tres actos:

1. El acto locu tivo ('locutionary'): la m ism a em isión con su significa­


do. referencial, literal, es d ecir su contenido derivado de las reglas g ra m a ti­
cales.
2. El acto ilo c u tiv o ('ilo c u tio n a ry ’): lo que se h ace al e m itir ese
en u n cia d o , gracias a u n a fu erza —la fuerza ilo cu tiva — que asig n a un va­
lo r de acció n in te n cio n a l (prometer, ordenar, predecir, etc.) a las p a la b ra s
em itid as.
3. El acto p erlocu tivo Cperlocutionary'): el efecto —verbal o no ver­
bal— que ese en u n ciad o produce en la audiencia.

Supongam os un caso sencillo:

A — [dirigiéndose a B] te pido que friegues los platos.


B — [levantándose y yendo a la cocina] voy a fregarlos.

Si analizam os este en u n cia d o obtenem os el siguiente resultado, en el


que se puede observar que la form a del en u n cia d o —el acto locutivo— co in ­
cide con la fuerza ilocutiva:
198 LAS CO SAS D E L DECIR

A cto locu tivo: Te pido que friegues los platos, o ració n q u e p o dem os a n a li­
z a r con un sig n ificado referencial de petición de algo.
A cto ¡locu tivo: petición
A cto p erlo cu tivo: B se levanta y cum ple la petición

P ero las cosas p u ed en ser algo m ás com plicadas. V eam os el siguiente


diálogo:

A — hay p lato s en el fregadero


B — [se levanta y va a fregar]

E n este caso el an álisis seria el siguiente:

A cto lo cu tiv o: u n a o ració n en u n ciativ a afirm ativ a fo rm ad a p o r un verbo


existen cial en fo rm a im p erso n al —hay— a c o m p a ñ a d o de un o bjeto d irecto q u e
d e n o m in a un tipo específico de u ten silio s —platos— y un locativo — en el frega­
dero.
A cto ilocu tivo: m a n d a to y/o rep ro c h e, algo asi co m o aún no has fregado
y te toca a ti.
A cto p erlo cu tivo: B cu m p le el m an d a to .

Lo que este segundo ejem plo p la n te a es la existencia de los acto s de


habla indirectos, en los que al significado literal del acto locutivo hay que
su m ar un significado añ ad id o a través de la fu erza ilocutiva. U na c a ra c te ­
rística de los actos de habla indirectos es que, en cierto m odo, son conven­
cionales, en el sentido de que, en el sen o de la co m u n id ad de h a b lan tes que
los usa, se asocia la expresión «indirecta» con la fuerza ilocutiva. No hay
que c o n fu n d ir esta «convencionalidad», con la « arbitrariedad» del signo.
C uando, desde la lingü ística o racio n al se habla de «arb itraried ad » se hace
referencia a una relación «inm anente» que existe en el in terio r del sistem a
lingüístico entre señales fónicas y significado literal; sin em bargo, cuan d o
nos referim os a la convencionalidad de ciertas form as in d irectas estam o s
alu d ien d o a u na relación de tipo cultural que asigna u nos posibles valores
de sentido a esas form as de expresión. A demás, hay g rad o s m ayores o m e­
nores de convencionalidad, ya que lo que p uede ser «claro» a u n q u e in d irec ­
to, p a ra un g ru p o de h ab lan tes, puede re su lta r poco h ab itu al o no m uy cla­
ro p a ra otros.
V eam os el siguiente ejem plo:

(1) T e o r d e n o / te p id o q u e cierre s la p u erta.


(2) C ierra la p u erta.
(3) iC ierra la p u e rta , ostras!
(4) ¿P o d rías c e rra r la p u e rta ?
(5) ¿Te im p o rta ría c e rra r la p u e rta ?
(6) ¿E res de M adrid?
(7) Se va a e sc a p a r el gato.
(8) H ace frío, ¿eh?
(9) P o r favor, ¿sería tan am a b le , si no le im p o rta , de c e rra r la p u erta?
(10) ¿Es q u e eres in c a p a z de c e rra r la p u erta?
LOS F IN E S D ISC U R SIV O S Y LOS PR O C ESO S DE INTERPRETAC IÓ N 199

(11) Q ué co rrien le, ¿no?


(12) ¿P u ed es c e rra r la p u erta?
(13) ¿Q uieres c e rra r la p u erla?
(14) ¿Q uieres h a c e r el favor de c e rra r esa p u e rla ?
(15) ¿Es que n o h as vislo el cartel o qué?
(16) Te h as d ejad o la p u e rla ab ierta.
(17) ¿E sp eras a alguien?
(18) Oye, c ie rra la p u erla.

Textos académicos registrándote en http://www.AWSurveys.com?R=Osterman77


(19) ¡La p u e rla , ciérra la ya de u n a vez!
(20) ¿C errarás la p u erla?
(21) ¿Y si c e rrá ra m o s esa p u erta?
(22) ¿H as n acid o en un circo?
(23) C ierre con cu id ado.
(24) ;'Sa puerla!
(Tusón, 1996: 127)

A parentem ente, nos e n c o n tra m o s an te v ein ticu atro form as de ex p resar


lo m ism o, o, utilizando la term inología de la teoría de los acto s de habla
(Searle, 1969), a n te una fuerza ilocutiva «directiva» (u n a d em a n d a o un
m an d ato ) expresada a través de v ein ticu atro actos locativos diferentes. D es­
de la perspectiva de la teo ría que nos ocupa, sólo seis de esas expresiones
p ueden co nsid erarse actos directos, son los seis e n u n cia d o s que o bien c o n ­
tienen el verbo realizativo «pedir / ord en ar» en p rim e ra p erso n a del sin g u ­
lar (1), o bien co n tien en el verbo «cerrar» en im perativo (2, 3, 18, 19 y 23).
Así pues, los dieciocho en u n c ia d o s re sta n te s son casos de actos de h ab la in ­
directos (Searle, 1975) que exhiben d iferen tes grad o s de convencioualidad.
En siete de ellos (6, 7, 8, 11, 15, 17 y 22) no ap arecen ni «cerrar» ni «puer­
ta», p o r lo que p ara su in terp re tació n n e cesariam en te se req u e rirá re c u rrir
a aspectos co ntextú ales com o el co n o cim ien to m u tu o o elem entos del e n ­
torno (tem p eratu ra, carteles, etc.). En los 11 restan te s, sí a p a re c en elem en ­
tos léxicos com o «cerrar» y «puerta» (los dos o uno sólo) que o rien ta n p ara
la in terp re tació n ap ro p ia d a de las in ten cio n es de quien em ite esas expresio­
nes, au n q u e estén estru c tu ra d a s de form a indirecta.
Es evidente que cad a uno de esos e n u n c ia d o s ac tú a co m o un « inte­
rru p to r» qu e encien d e en n u e stra s m en tes posibles co n tex to s de p ro d u c ­
ción e in te rp re ta c ió n , que reco n o cem o s g ra cia s a n u e stra ex p erien cia c o ­
m u n icativ a y a los que aso ciam o s d iferen tes g rad o s de co rtesía , de re la ­
ción p ró x im a o d is ta n te e n tre q u ien es h a b la n , im ag in am o s q u e esas p erso ­
n as se tr a ta n com o iguales o que existe u n a relació n je rá rq u ic a , y que la
em isió n de cad a uno de esos e n u n c ia d o s se p ro d u ce en u n esp acio d e te r­
m inado; en definitiva, p o d e m o s e n c o n tra r u n as escenas psicosociales en
las que esas exp resio n es serían m ás o m en o s a p ro p ia d a s. C onviene ta m ­
bién te n e r en c u e n ta algo que al v er esos e n u n c ia d o s e scrito s se p uede e s­
cap ar, au n q u e h ay am o s u tilizad o d e te rm in a d o s sig n o s de p u n tu a c ió n (es­
p ecia lm en te ad m ira c io n e s e in terro g a c io n e s) que nos in fo rm a n so b re la
m o d alid ad o racio n al: un a e n to n a c ió n d e te rm in a d a , iró n ica, p o r ejem plo,
p u ed e c o n v ertir los en u n c ia d o s a p a re n te m e n te m ás co rteses (el 5, el 9 o el
14, p o n g am o s p o r caso) en ex p resio n es alta m e n te agresivas o « m ale d u ca ­
das». V em os, pues, de nuevo, el v alo r que d ese m p e ñ a n los asp ecto s in te n ­
200 LAS COSAS DEL DECIR

cionales y co n tex tú a le s en la elab o ració n , p ro d u cc ió n e in te rp re ta c ió n de


las «form as» de la lengua.
A pesar de los avances que sin d u d a rep re se n tan los p lan team ien to s de
la teoría de los actos de habla, h an sido criticad o s b ásicam en te en dos sen ­
tidos (Levinson, 1983). En p rim er lugar, porque, pese a las adv erten cias que
ya hiciera A ustin, los desarro llo s de la teoría se han cen trad o ún icam en te
en la intención de q uien em ite un m ensaje, lo m an d o y p resen tan d o com o
ejem plos o raciones aisladas o brevísim os diálogos de dos intei'venciones;
adem ás, no se ha ten id o en cu en ta que el verdadero sen tid o de los e n u n c ia ­
dos hay que an alizarlo desde u n a perspectiva secuencial, es d ecir to m ando
en consideración el lugar que ocupa ese en u n ciad o en la interacción real,
viendo lo que ha sucedido a n tes y lo que sucede después, y an alizan d o la
m an era en que los in te ra c tu a n tes van n egociando el sen tid o de form a local
y situada.
En segundo lugar, se ha cu estio n ad o la división en tre acto s de habla
directos e indirectos, ya que si se observa de form a em p írica lo que o cu rre
en la com unicación se d escu b re que lo m ás co m ú n es que las p erso n as utili­
cen form as indirectas y no form as directas. Los m otivos, com o m u estran
los analistas de la conversación y los estudiosos del p rin cip io de cortesía,
son variados y tienen que ver, p o r u n a p arte, con h áb ito s socio cu ltu rales de
co m p o rtam ien to com unicativo que in co rp o ran aspectos com o la im agen, el
territorio, la distancia social, las relaciones de poder o solid arid ad y, p o r
otra, con la m anera en que todos esos factores se activan co n cretam en te en
un in tercam b io d eterm in a d o (véanse los c ap ítalo s 5 y 6).

7.2.3. El princ ipio d e c o o p e r a c ió n ylas im plic atur as n o c o n v e n c io n a l e s

Él ha dicho que p; no hay ninguna razón para suponer que no está obser­
vando las máximas, o al menos el principio de cooperación; podría estar cum­
pliéndolas si pensase que sabe (y sabe que yo sé que él sabe) que yo me
apercibo de la necesidad del supuesto de que piensa que q: no ha hecho nada
para impedirme pensar que por lo tanto pretende que yo piense, o al menos
desea hacerme posible que piense, que q\ y consiguientemente ha implicado
que q (Grice, 1975: 521).

La teoría del prin cip io de co o p era ció n (Grice, 1975) supone un im p o r­


tante paso adelante ya que sitúa el problem a del sentido de los enunciados en
la conversación. Su p ro p u esta pretende ofrecer una explicación a la m anera
en que se producen cieito tipo de inferencias basadas en form as de en u n cia­
dos no convencionales sobre lo que no está dicho pero que, sin em bargo, se
quiere com unicar. Al decir «no convencionales», Grice se refiere a que su
sentido depende de los factores contextúales en que se produce esa expre­
sión, así com o del curso m ism o de la conversación en que se inscriben.
E ntiende Grice que, p ara que u n a co nversación se lleve a cabo con re ­
lativo éxito, es necesario —tal com o lo es en cu alq u ier actividad que im p li­
ca la actuación de dos o m ás p erso n as— que q uienes p articip an en ella lo
hag an de m an era cooperativa. Con esto quiere d ecir que se confía en que, a
LO S F IN E S D ISC U R SIV O S Y LO S PR O C ESO S DE INT ER PR ET A C IÓ N 201

lo largo de la interacción , esas p erso n as irán actu a n d o de la m anera que se


supone ap ro p iad a p ara los fines que se p reten d en con esa conversación.
E sto es lo que se conoce com o el «principio de cooperación»:

H aga u sted su c o n trib u c ió n a la co n v ersa ció n tal com o lo exige, en el e s­


tad io en q u e tenga lugar, el p ro p ó sito o la d irecció n del in tercam b io q u e usted
so sten g a (G rice, 1975: 516).

Textos académicos registrándote en http://www.AWSurveys.com?R=Osterman77


E ste p rincipio se b asa —o se despliega— en cu a tro m áxim as que Grice
en tiende no com o n o rm as m orales sino com o p rin cip io s razo n ab les o racio ­
nales en los que solem os co n fia r p ara fu n c io n a r con relativa tran q u ilid ad
en n u estra vida co tid ian a (véase G rice, 1975: 516-517).

A. M áxim a d e can tid ad :


1. H aga usted q u e su c o n trib u c ió n sea tan in fo rm ativ a co m o sea n ecesa­
rio (ten ien d o en c u e n ta los objetivos de la co nversación),
y p u e d e que tam b ién
2. N o h ag a usted qu e su c o n trib u c ió n resu lte m ás in fo rm ativ a de lo nece­
sario.
6. M áxim a d e cu alid ad :
1. N o dig a usted lo qu e cre a qu e es falso.
2. No dig a usted aquello de lo cual carezca de p ru e b a s ad ecu a d as.
C. M áxim a d e rela ció n : ;
Sea pertinente (vaya al grano).:
D. M áxim a d e m anera:
1. E vite usted se r o sc u ro al expresarse.
2. E vite usted se r am b ig u o al expresarse.
3. Sea usted escu eto (y evite se r in n e c e sa ria m e n te prolijo).
4. P ro c ed a usted con orden.

N aturalm ente, a G rice no se le escapa que n o siem p re o b servam os to ­


das las m áxim as, sino que m uy a m en u d o tran sg red im o s o violam os u n a o
varias de ellas. Las razones pueden ser de diversos tipos: p o r ejem plo, viola­
m os la m áxim a de cualid ad p orque qu erem o s e n g a ñ a r a alguien, o porque
no querem os d añ arle y preferim os decirle una verdad a m edias o una
«m entira piadosa»; tran sg red im o s la m áxim a de c an tid ad p orque no calc u ­
lam os bien lo que saben n u estro s in terlo cu to res o p o rq u e som os in co m p e­
tentes y «pesados», etc. E n todos esos casos, falla en algo el p rin cip io de
cooperación.
A hora bien, a G rice le in te re sa n e sp e c ialm e n te un tipo de situ ac io n e s
en las que se viola o tra n sg re d e u n a m áx im a p e ro n o se deja de co o p e ra r.
Q uien tra n sg re d e la m áx im a lo h ace con la in te n c ió n de que q u ien le e s­
cu ch a lo d e sc u b ra y ese d e sc u b rim ie n to fu n cio n e co m o u n in te rru p to r
que d e se n cad en a un tip o esp ecial dç in fe re n c ia — la im p lic a tu ra — que
no está b asa d a en un e n u n c ia d o al~que"íe asig n a m o s c o n v e n c io n a lm e n te 1'
un se n tid o a ñ a d id o , sin o q u e ese sig n ificad o «no dicho» d e p en d e del m o- ^ iA
m en tó en q ue se p ro d u c e . P o r eso llam a a esas in fe re n c ias im plicaturas
conversacionales no co nvencionales. V eam os a lg ú n ejem plo en q u e la
202 LAS CO SAS D E L DECIR

tra n sg re sió n de las m áx im as se hace con la in te n c ió n de p ro v o ca r u n a im-


p licatu ra:

1) Transgresión de la máxima de cualidad:


E n un au la se p ro d u ce el sig u ien te diálogo e n tre el p ro feso r y un alum no:
A — Profe, ¿las b allen as tien en alas?
P r — Sí, y h ac e n n idos en los árboles.
2) Transgresión de la máxima de relación:
E n un pasillo de la u n iv ersid ad se p ro d u ce este diálogo en tre d o s e s tu d ia n ­
tes, com pañez'as de curso:
E l — ¿M e d ejas los a p u n te s del viernes?
E2 — E stab a enferm a
3) Transgresión de la máxima de manera:
D iálogo en tre p ad re y m ad re, m ie n tra s p a sean p o r un p arq u e con su s hijos:
P — C o m p rem o s algo p a ra los niños.
M — De acu erd o , pero n a d a de hache, e, ele, a, de, o, ese.
4) Transgresión de la máxima de cantidad:
F ra g m e n to de la d eclaració n del e n tre n a d o r de u n e q u ip o de fútbol al que
se le p re g u n ta p o r lo q u e p uede p a s a r en el p ró x im o partido:
— F ú tb o l es fútbol.

E n (1), el p ro fe so r da u n a re s p u e sta en la que viola la m áx im a de


cu alid ad , p ero se su p o n e q u e lo h ace co n la in te n c ió n d e que el a lu m n o ,
p u e sto que sa b e qu e las b a lle n a s no «hacen n id o s en los árb o les» , e n te n ­
d erá — a trav és de u n a im p lic a tu ra — q u e el «profe» le está c o n te s ta n d o
q ue «no» a su p re g u n ta (a tra v és de u n a iro n ía ). En (2), a p a re n te m e n te ,
B tra n sg re d e la m áx im a de rela c ió n , p u e sto q u e en lu g a r d e c o n te s ta r
«sí» o «no» a la p e tició n de A, re sp o n d e co n algo que no p arece «venir a
cu en to » . S in em b arg o , se su p o n e q u e B co n fía en q u e A re a liz a rá la im ­
p lic a tu ra n e c e sa ria p a ra e n te n d e r q u e le está d ic ien d o q u e «no le puede
dejar los a p u n tes porque no los tiene debido a que el viernes no fu e a clase
a causa de su m alestar físico». E n (3), la m ad re , al d e le tre a r u n a p alab ra
—helados— en vez de d ec irla, viola la m áx im a de m a n e ra al se r «oscu ra
en su expresión»; c o n ello p re te n d e q u e el p a d re « im plícate» algo así
com o de acuerdo, com p rém o sles algo, pero helados n i nom brarlos porque...
y el m otivo d e p e n d e rá de la s itu a c ió n c o n c re ta (p o rq u e e stá n resfria d o s,
p o rq u e les q u ita rá n el a p e tito y es h o ra de c o m er, p o rq u e se m a n c h a rá n y
vam os de visita a casa de los a b u elo s, etc., etc.). F in a lm e n te , en (4) te n e ­
m os u n caso de tau to lo g ía, en la q u e el p re d ic a d o n o a p o rta n in g u n a in ­
fo rm ació n nueva; las ta u to lo g ía s son e jem p lo s cla rísim o s de tra n sg re s io ­
nes de la m áx im a de c a n tid a d con las q u e se esp e ra q u e la a u d ie n c ia krt~
p J + G a te . lo q u e en la o c asió n re su lte a d e cu a d o (podem os perder o ganar, el
equipo contrario es m u y bueno, el equipo contrario es m u y m alo, la hierba
está en m alas co n d icio n e s) .
T am bién en los textos escrito s se pueden e n c o n tra r tran sg resio n es de
m áxim as que apelan a la co o p eració n de quien lee p ara «reconstruir» el sig­
nificado im plícito. Así, ap arecía el siguiente texto com o pie de foto en un
periódico:
LOS F IN E S D ISC U R SIV O S Y LO S PR O C ESO S DE INTERPRETACIÓ N 203

LA MESA DEL ACUERDO. Aspecto que o frecía ayer, al a n u n c ia rse el


acu erd o de paz, uno de los tres lados de la m esa en form a de U en la que tra ­
b ajaro n los neg o ciadores. El tercero p o r la d erech a es G erry Adam s, el líder
del S in n Fein. A su lado, el n ú m e r o d o s del grupo, M artin M cG uirm ess. La
im agen está to m ad a de televisión (El País, 1 1 de ab ril de 1998).

¿A qué viene la expresión fina)? ¿Por qué se nos indica de d ónde está
tom ada la foto? A parentem ente, es una inform ación innecesaria, que no

Textos académicos registrándote en http://www.AWSurveys.com?R=Osterman77


«viene a cuento» y que no añ ad e nada a la, p or o tra p arte, detallad a in fo r­
m ación sobre la im agen. Sin em bargo, al m ira r la foto se observa su mala
calidad, p o r lo que esa tran sg resió n de la m áxim a de relación y/o de c a n ti­
dad d esencadena en quien la lee y la m ira un proceso de im plicatura p or el
que en tiende que «se están pidiendo disculpas y ofreciendo explicaciones
p o r esa m ala calidad»--------- — ...... "

7.2.4. E l p rinc ipio d e r e l e v a n c ia o p e r t in e n c ia

La teo ría d e la relevancia [...] se alinea c la ra m e n te con aquellas teorías


que pon en el énfasis en la idea de que no hay u n a c o rre sp o n d en cia biunívoca
y c o n sta n te e n tre las rep re sen tacio n es se m án tic as a b stra c ta s de las o racio n es y
las in te rp re ta c io n e s co n cretas de los en u n ciad o s. [...] la d iferen cia fu n d a m e n ­
ta] de este m o d elo con respecto a o tro s radica en que p reten d e ofrecer un m e­
can ism o d ed u ctiv o explícito p a ra d a r c u e n ta de los p rocesos y estrateg ias que
c o n d u cen d esd e el significado literal h asta la in le rp re ta c ió n p rag m ática
(E scan d ell, [1993] 1996: 109).

S p erb er y W ilson (1986a, 1986¿>) son los au to res de u n a de las p ro p u es­


tas de m ás éxito actu alm en te d en tro de la perspectiva p ragm ática: la teoría
d e la relevancia (o p e r tin e n c ia ). Su teoría p arte de Grice, pero así com o ese
a u to r tra ta de ay u d ar a e n ten d e r cóm o funciona el m ecanism o de la conver­
sación, ellos pretenden p re se n ta r u n a explicación sobre cóm o funcio n an los
m ecanism os cognitivos en la em isión y, sobre todo, en la in terp re tació n de
los enunciados. Tal com o señala B ertuccelli (1993), en la base de la teoría
de la relevancia está la concepción que S p erb er y W ilson tienen de la len­
gua; p ara estos autores la función prim o rd ial de las lenguas no es la comu-,
nicación sino el procesam ien to de la inform ación. Su concepto de co m u n i­
cación responde, básicam en te, a un m odelo o s te n s iv o - in fe r e n c ia l (S p erb er y
W ilson, 1986íi), y no tan to a un m odelo basado en la codificación y d escodi­
ficación. N orm alm ente el propio código se p resenta con un efecto ostensivo
que d esencadena un proceso de inferencia.
Para S p erb er v W ilson, la p ertin en cia o .relevancia tiene una tra sc e n ­
dencia m ucho m ayor que la que le d ab a Grice al co n sid erarla una de las
m áxim as —la de relació n — . Para ellos, es el principio, de c a rá c te r general,
que guía tanto las form ulaciones de los hablantes com o las in terp re tacio n es
de los oyentes. Los seres h u m an o s están eq uipados cognitivam ente p ara in­
te rp re ta r enun ciad o s a p a rtir de cad en as de inferencias. C uando alguien
oye un en unciado am biguo, p o r ejem plo, su m ente no busca todas las Ínter-
204 LAS CO SAS D E L DECIR

pretaciones posibles, p ara luego d ecid ir cuál de ellas p uede ser la m ás a p ro ­


piada, dada la situació n en que se p ro d u ce tal en u n ciad o , sino que busca la
m ás accesible con el m ínim o coste de procesam iento, p orqu e co n sid era que
q uien ha producido ese en u n ciad o lo ha hecho p en san d o que su in te rp re ta ­
ción se realizará de esa m anera.

S ien d o las d em ás cosas iguales, la m ás relevante de dos p ro p o sicio n es en


un co n tex to d ad o es aq u ella q u e req u iere m e n o r p ro cesa m ien to . [...]
N u e stra afirm ació n es que la in te rp re ta c ió n qu e el h a b la n te in te n ta que
se h ag a y la que el oyente d ebe elegir, es aquella que satisface un p rin cip io de
relev an cia m áx im a (S p e rb e ry W ilson, 1996 b: 590 y 596).

El térm ino inglés relevance ha sido trad u cid o al español u n as veces


com o «relevancia» y otras com o «pertinencia» (en francés y en catalán, p o r
ejem plo, se ha preferido esta segunda traducción: pertinence y pertinencia,
respectivam ente). B onilla (1994), com o E scandell o Reyes, se d eca n ta por
traducirlo com o «relevancia» pero señala que, en realidad, el térm in o inglés
engloba los dos significados: q uien habla o escribe ha de ser pertinente, d e ­
c ir algo que venga al caso y que sea de interés, p ara que quien escucha o lea
reconozca que el en uncia d o es relevante y desen cad en e un proceso de infe­
rencia para conseguir, con el m ínim o esfuerzo posible, efectos contextúales
am plios.
Desde esta propuesta se explica que, cuando se transgrede una máxima,
se hace, precisam ente, porque se considera que de esa m anera se es m ás rele­
vante, es decir, se produce un enunciado que será interpretado con el m ínim o
coste de procesam iento, ya que se apela a un con texto cognitivo com partido,
al m enos parcialm ente. El contexto se entiende com o «el conjunto de supues­
tos que se em plea en la interpretación de un enunciado» (Escandell, [1993]
1996: 118); esos supuestos son de procedencia diversa y se activan para una si­
tuación dada, y parte de esos supuestos se alteran (se am plían, cam bian), pre­
cisam ente, si el enunciado contiene inform ación relevante.
V istas así las cosas, los ejem plos an alizad o s en el a p a rta d o 7.2.3 com o
co n ten iendo transgresio n es de las m áxim as del p rincipio de cooperación
que prov ocaban im plicatu ras se analizan, a la luz de la teoría de la relevan­
cia, com o enun ciad o s reconocidos p o r los oyentes o lectores com o pertinen­
tes y relevantes, dados los d ato s co ntextúales en que se producen, ya que
perm iten ser in terp re ta d o s fácilm ente y con efectos co ntextúales que co m ­
pen san el esfuerzo de in terp re tació n .
A la inversa, un en u n cia d o no será relevante si incluye in fo rm ació n tan
nueva que no se tienen dato s que p erm itan in terp re tarla o si incluye infor­
m ación conocida y no ap o rta nada, d ad o el contexto en que se produce.
E sta m an era de e n ten d e r el fu n cio n am ien to de la m ente h u m an a p erm ite
explicar gran parte de los m alen ten d id o s y de las in co m p ren sio n es recu­
rriendo a u n e rro r de cálculo e n tre lo que supone quien habla que sabe quien
le escucha y lo que realmente sabe quien le escucha. Q ué d u d a cabe que este
tipo de explicaciones pueden ser de g ran utilidad p a ra en ten d er, p o r ejem ­
plo, lo que o cu rre en las aulas cuan d o e n tre profesores y e stu d ian tes existen
problem as de co m pren sió n o de enten d im ien to .
LO S F IN E S D ISC U R SIV O S Y LO S PR O C E SO S DE INTERPRETAC IÓ N 205

Proponem os a continuación la lectura de un relato de Julio C ortázar. En


él se explica de form a abso lu tam en te detallada cóm o su b ir una escalera, pre­
via descripción de ese artilugio. Esta inform ación resulta del todo irrelevante
en un en to rn o cultural en el que esa actividad es co m pletam ente conocida y
practicada de form a cotidiana. Sin em bargo, el a u to r arg en tin o consigue un
efecto poético m agnífico a través de p ro fu n d izar m agistral m ente en lo obvio
(obsérvese tam bién la descripción de los pies que incluye el texto).

Textos académicos registrándote en http://www.AWSurveys.com?R=Osterman77


INSTRUCCIONES PARA SUBIR UNÍA ESCALERA

Nadie habrá dejado de observar que con frecuencia el suelo se pliega de


tal manera que una parte sube en ángulo recto con el plano del suelo, y luego
la parle siguiente se coloca paralela a este plano, para dar paso a una nueva
perpendicular, conducta que se repite en espiral o en línea quebrada hasta al­
turas sumamente variables. Agachándose y poniendo la mano izquierda en
una de las partes verticales, y la derecha en la horizontal correspondiente, se
está en posesión momentánea de un peldaño o escalón. Cada uno de estos pel­
daños, formados como se ve por dos elementos, se sitúa un tanto más arriba y
más adelante que el anterior, principio que da sentido a la escalera, ya que
cualquier otra combinación produciría formas quizá más bellas o pintorescas,
pero incapaces de trasladar de una planta baja a un primer piso.
Las escaleras se suben de frente, pues hacia atrás o de costado resultan
particularmente incómodas. La actitud natural consiste en mantenerse de pie,
los brazos colgando sin esfuerzo, la cabeza erguida aunque no tanto que los
ojos dejen de ver los peldaños inmediatamente superiores al que se pisa, y res­
pirando lenta y regularmente. Para subir una escalera se comienza por levan­
tar esa parte del cuerpo situada a la derecha abajo, envuelta casi siempre en
cuero o gamuza, y que salvo excepciones cabe exactamente en el escalón.
Puesta en el primer peldaño dicha parte, que para abreviar llamaremos pie, se
recoge la parte equivalente de la izquierda (también llamada pie, pero que no
ha de confundirse con el pie antes citado), y llevándola a la altura del pie, se la
hace seguir hasta colocarla en el segundo peldaño, con lo cual en éste descan­
sará el pie, y en el primero descansará el pie. (Los primeros peldaños son
siempre los más difíciles, hasta adquirir la coordinación necesaria. La coinci­
dencia de nombre entre el pie y el pie hace difícil la explicación. Cuídese espe­
cialmente de no levantar al mismo tiempo el pie y el pie.)
Llegado en esta forma al segundo peldaño, basta repetir alternadamente
los movimientos hasta encontrarse con el final de la escalera. Se sale de ella
fácilmente, con un ligero golpe de talón que la fija en su sitio, del que no se
moverá hasta el momento del descenso (Julio Cortázar, en Historias de crono-
pios y famas, 1962).

7.3. L a tra s g re s ió n de las n o rm a s

Normas que regulan una reunión tradicional de un pueblo bambara


en Mali:
• Un estilo directo (lacónico y claro) significa que quien habia está de­
fendiendo algo.
• Un estilo indirecto (con refranes y parábolas, por ejemplo) significa
que quien habla se está oponiendo a algo.
206 LAS CO SAS DEL DECIR

• Los p a rtic ip a n te s en la asa m b le a están serios.


• El H erald o no n ece sa ria m e n te tiene qu e e s ta r se rio (M. S aville-T roike,
1989 [1982], pp. 161-162).

C om o toda acción social, la co m u n icació n está n ecesariam en te reg u la ­


da p o r un co n ju n to de norm as, m á xim a s o principios que p e rm ite n el fun­
c io n am ien to relativam en te eficaz de los in tercam b io s e n tre las personas.
Ahora bien, esas norm as, m áxim as o p rin cip io s tienen u n as c a racterísticas
m uy diferentes a, p o r ejem plo, las «reglas» g ram aticales. Si una regla de la
g ram ática se transgrede, se o btien e una secuencia ag ram aiical, algo que