Vous êtes sur la page 1sur 10

envoltura nuclear pertenece al sistema de endomembranas de la célula.

Es una estructura compleja de


aspecto poroso que recubre al núcleo.Es una cisterna del Retículo Endoplásmico Rugoso, con ribosomas
adheridos en la superficie citosólica.No es contínua, está interrumpida por numerosos poros nucleares,
en los cuales, el citosol( líquido que se localiza dentro de las células. ) está en continuidad con el
nucleoplasma y constituyen sitios privilegiados para los intercambios nucleo-citoplásmicos.

En las células EUCARIÓTAS, la envoltura nuclear delimita el compartimiento donde se aloja el material
genético .

La denominación correcta para el límite nuclear es Envoltura Nuclear y no membrana nuclear, debido a
que dicha envoltura está constituida por un complejo de membranas nucleares, organizadas en dos capas.

Las membranas de la envoltura nuclear se denominan membrana nuclear interna (INM) y externa (ENM).
El espacio comprendido entre ambas membranas se denomina cisterna perinuclear. La membrana nuclear
tiene continuidad en el retículo endoplasmático rugoso (del que puede leer más aquí). Gracias a esta
comunicación el ARN que se forma en el núcleo es transportado hasta los ribosomas para su traducción
en proteínas Entre ambas membranas se encuentra el espacio perinuclear. En esta región se acumulan
iones de calcio necesarios para la actividad de los poros nucleares. Además la cisterna perinuclear forma
un continuo con las cisternas del retículo endoplasmático rugoso (RER).

FUNCIONES DE LA ENVOLTURA NUCLEAR

 Protege el material genético de las enzimas del citoplasma y de los movimientos del citoesqueleto,
que podrían dañar el ADN.

 Separa el proceso de transcripción y maduración de ARN, que se realiza en el núcleo, de la traducción


que se da en el citoplasma. Esto permite un control y una regulación mejor de ambos procesos.

 Regula el tráfico bidireccional de sustancias a través de los poros.

 La lámina nuclear resulta fundamental tanto para la formación de los cromosomas y desensamblaje
de la envoltura durante la división, como para la formación de la nueva envoltura tras acabar la
división.

 La membrana nuclear externa tiene una anchura de 7 a 8 macrómetros, y al microscopio


electrónico muestra una ultraestructura trilaminar. Sobre su cara externa o citoplásmica
presenta ribosomas adosados. Esta membrana suele estar unida a la del retículo endoplásmico,
sea liso o rugoso.

. El espacio perinuclear o intermembranoso comprendido entre las dos membranas tiene una
anchura de 10 a 20 macrómetros, aunque en algunos lugares puede presentar dilataciones de
hasta 70 macrómetros. Se encuentra en continuidad con el espacio reticular.

 Membrana interior: Separa el nucleoplasma con el espacio nuclear. Tiene contacto con el
material nuclear.

Poros nucleares

En todos los núcleos, las dos membranas que forman la envoltura nuclear se fusionan en algunos lugares,
dando origen a unas perforaciones circulares denominadas poros nucleares que, para cada tipo de célula,
presentan el mismo diámetro. Se trata de estructuras dinámicas, capaces de formarse y desaparecer
dependiendo del estado funcional de la propia célula.
La cantidad de poros nucleares es muy variable. En general, las células que tienen mayor actividad
transcripcional (hepatocitos, neuronas y fibras musculares) contienen un elevado número de poros,
mientras que las de menor actividad poseen menos. Una célula de mamífero contiene, de media, unos
3000 poros nucleares.

Los "poros nucleares" son grandes complejos de proteínas que atraviesan la envoltura nuclear, la cual es
una doble membrana que rodea al núcleo celular, presente en la mayoría de los eucariontes. Hay cerca
de 3000 a 4000 Complejos de Poro Nuclear (ingl:NPC) en la envoltura nuclear de la célula de
un vertebrado, pero su número varía dependiendo del número de transcripciones de la célula. Las
proteínas que forman los complejos de poro nucleares son conocidas como nucleoporinas. Cerca de la
mitad de las nucleoporinas contienen comúnmente una estructura terciaria alfa solenoide o beta hélice,
o en algunos casos ambas como dominios proteicos separados. La otra mitad muestra características
estructurales típicas de proteínas "nativamente no dobladas", por ejemplo son proteínas altamente
flexibles que carecen de estructura secundaria ordenada.1 Estas proteínas desordenadas son las
nucleoporinas FG, llamadas así por su secuencia aminoacídica que contiene varias repeticiones
del péptidofenilalanina-glicina2 .
Los poros nucleares permiten el transporte de moléculas solubles en agua a través de la envoltura nuclear.
Este transporte incluye el movimiento de ARN y ribosomas desde el núcleo al citoplasma, y movimiento
de proteínas (tales como ADN polimerasas y laminas), carbohidratos, moléculas de señal y lípidos hacia el
núcleo.
Al terminar de traducirse muchas proteínas están en el citoplasma. Desde allí aquellas cuya función se
realice en el núcleo deben viajar hasta él para completar su función. Es por eso que la envoltura nuclear
está plagada de poros. Sin embargo estas entradas, poros nucleares, no dejan pasar cualquier proteína,
tan solo las moléculas de menos de 50 KDa pueden pasar libremente. Las demás moléculas deben
atravesar los poros nucleares facilitadas por proteínas de transporte. La estructura de los poros nucleares
es excepcionalmente complicada en comparación con otros canales que atraviesan membranas.

quimica

Los enlaces químicos representan energía potencial. Cuantificar la energía que representan los
enlaces de diferentes moléculas es una parte importante de la comprensión de la energía total
implicada en una reacción. En el presente artículo vamos a explorar dos conceptos diferentes
que ayudan a describir esa energía: la entalpía de reacción y la entalpía de enlace.

La entalpía de enlace (también conocida como entalpía de disociación de enlace, energía de


enlace promedio o fuerza de enlace) describe la energía almacenada en un enlace entre átomos
de una molécula. Específicamente, es la energía que debe agregarse para conseguir la escisión
del enlace homolítica o simétrica en fase gaseosa. Un evento homolítico o evento de ruptura de
enlace simétrica significa que cuando el enlace se ha roto, cada uno de los átomos que eran
parte el enlace original recibe un electrón, convirtiéndose en un radical, en vez de que se forme
un ion. Los enlaces químicos se forman porque son termodinámicamente favorables, y para
romperlos es inevitable agregar energía. Por esta razón, los valores de entalpía de enlace
siempre son positivos, y suelen tener unidades de \text{kJ/mol}kJ/molk, J, slash, m, o, l o
\text{kcal/mol}kcal/molk, c, a, l, slash, m, o, l. Cuanto mayor sea la entalpía de enlace, éste es
más fuerte y más energía se necesita para romperlo. Para determinar cuánta energía se liberará
cuando, en lugar de romperse, se forme un nuevo enlace, simplemente hacemos negativo el
valor de la entalpía de enlace.

Puesto que los valores de entalpía de enlace son tan útiles, las entalpías de enlace promedio
para tipos de enlace comunes están disponibles en tablas de referencia. En tanto que el cambio
exacto de energía que se produce cuando se forman y rompen enlaces depende de los átomos
vecinos en una molécula específica, los valores promedio listados en las tablas pueden utilizarse
a manera de aproximación.

Resumen

La entalpía de enlace y la entalpía de reacción ayudan a comprender cómo se usa la energía en


las reacciones en un sistema químico. La entalpía de enlace describe cuánta energía se
necesita para romper o formar un enlace, y es también una medida de la fuerza del enlace. Al
combinar los valores de entalpía de enlace para todos los enlaces rotos y formados durante
una reacción, es posible estimar el cambio total en la energía potencial del sistema, que es
\Delta\text H_ {\text{rxn}}ΔH

rxn

delta, H, start subscript, r, x, n, end subscript para una reacción a presión constante.
Dependiendo de si la entalpía de la reacción es positiva o negativa, podemos determinar si una
reacción es endotérmica o exotérmica.
Análisis literario

Buenos días licenciada maria luisa jimenez y compañerosy compañeras reciban un


cordial saludo de parte de quien les habla LAURA MARIDUEÑA, mi intervención del
dia de hoy se trata de darles mi análisis literario sobre Casa de muñecas es una obra
dramática de Henrik Ibsen. Mi tema para tratar es un enfoque tematico
Como primer punto

Biografía de Henrik Ibsen.


Dramaturgo noruego, uno de los renovadores del teatro universal. Nació en una ciudad costera
donde su padre poseía una destilería de aguardientes que quebró cuando él tenía seis años. Su
madre era muy religiosa. A los quince años se fue a vivir a Grimstad, no lejos de su pueblo natal,
donde su padre le había conseguido un puesto como ayudante de un farmacéutico. Sus
contactos con la familia fueron, por el resto de su vida, esporádicos.

los veinte años era ya un librepensador, entusiasmado con las insurrecciones populares que
estallaban en toda Europa. En 1850 fue a estudiar a Cristianía (hoy Oslo). Noruega era por esa
época un país regido políticamente por Suecia y culturalmente por Dinamarca. En 1853 aceptó
el puesto de director y dramaturgo de un nuevo teatro en la ciudad de Bergen y cuatro años más
tarde volvió a Cristianía para dirigir otro teatro que en 1862 cerró por problemas económicos.

Este fracaso marcó el comienzo de una nueva época en su vida. Cansado de lo que consideraba
estrechez de miras de su país natal, partió a un exilio de veintisiete años por Italia y Alemania,
período durante el cual escribió el grueso de su obra. Ya en el pináculo de su fama volvió a
Noruega y en 1900 sufrió el primero de una serie de ataques de apoplejía, que afectaron su
salud física y mental. Falleció en 1906 y fue enterrado con honores de jefe de Estado.

2. Marco Histórico-Literario

La obra casa de muñecas de Henrik Ibsen nos trae al teatro la realidad de los roles sociales de
la mujer establecidos por la sociedad. La obra realista rompe con todo el melodrama y
romanticismo antes presentado en teatro. El realismo surge luego de las teorías de Darwin,
Freud, y Einstein. Sus teorías establecen que todo tiene una explicación lógica, toma auge lo
científico y la tecnología, ylos conceptos cristianos son ignorados. Es por ello que la base del
realismo parte de que todo ser humano es producto de su medio ambiente. El realismo
comienza a finales del S.19 y ha durado unos 120 años. El realismo ha estado presente en
todas las artes, sin embargo es en el teatro donde ha permanecido mayor tiempo. Aunque el
teatro ha experimentado otros estilos ha sido este el más importante yduradero. El realismo
propone que ningún tema podía ser evadido, entre ellos las injusticias políticas, los problemas
económicos y el homosexualismo. Dentro de las obras realistas se trabaja mucho con la
sicología, las circunstancias y las situaciones. n esta obra se lleva a escena la realidad de los
roles sociales; bsen rompe con loconservador y con los roles sociales establecidos por la
sociedad, que promovían la desvalorización de la mujer. Dándole a la obra un giro motivador, y
llevando a la sociedad un mensaje revolucionario y censurado. el hombre y de la mujer, se
presentan temas tabú, en aquel entonces. Ibsen rompe con loconservador y con los roles sociales
establecidos por la sociedad, que promovían la desvalorización de la mujer. Dándole a la obra un giro
motivador, y llevando a la sociedad un mensaje revolucionario y censurado. En el primer acto durante la
escena primera, entre la conversación de Nora y Torvaldo Helmer, su esposo, podemos ver la
cotidianidad en una relación de pareja, “normal”, de la época, en donde elsustento económico es
provisto por el hombre, y se plantea la dependencia de la mujer. En este acto, se ve, el carácter
autoritario del hombre, el cual recalca que, “su mujer” no puede hacer cosas que él no le tenga
permitido y que no le agraden, el control y las amenazas son parte del diario vivir. En la escena 2 del
acto 1ro, llega la amiga de Nora, Cristina, este, es el personaje que utilizaIbsen para revelar al lector lo
que hizo Nora. Es a partir de la conversación con Cristina que Nora empieza a cuestionarse su felicidad, y
sobre lo qué ha hecho y tiene para sentirse orgullosa de sí misma. El autor nos va dejando ver, entre
escenas, las realidades de esta familia; sus secretos y antifaces que presentaban ante la sociedad.
Durante el 2do acto, de la 1ra escena, Nora le confianza aCristina que su esposo es celoso. Este hecho
deja ver que Nora sabe que su esposo es un machista, que está consciente y sólo aparenta ser feliz y
sumisa. El autor justifica la forma de ser de Torvaldo a través de sus líneas en la escena 2, del 2do acto.
Este hombre machista siempre está pendiente al qué dirán de la sociedad. Desde la perspectiva del
personaje Hermer amaba a Nora, este la custodiaba,controlaba y cuidaba de ella, por “amor”,
convirtiéndose en otro padre para Nora. Él la complacía materialmente y le daba todo cuanto ella
pidiese, para Helmer no existía otra forma de “amarla”, Nora vivía para Hermer: “Yo tengo el mérito de
complacerte”, frase que dice ella, en donde se ve su rol y propósito de vivir. Los roles sociales van
quedando muy claro al surgir la obra, han sidoimpartidos por los padres y por la sociedad. En el último
acto, cuando Helmer se entera del secreto que guardaba Nora su personalidad cambia por completo.
Helmer: egocéntrico, machista, bajo coraje y miedo reprocha a su esposa por lo que le hizo,
humillándola, insultándola y recordándole, todo, lo que ha “sacrificado” por ella. Nora esperanzada y
confiada esperaba que él entendiera porque lo hizo y...

La idea de dinero se encuentra no solo en la trama principal, el préstamo que pide Nora, sino
en el reproche que lanza Krogstad mientras habla con la señora Linde. "Y qué tenía que
entender? Es la historia más vieja del mundo. Una mujer se saca de encima un hombre cuando
aparece otro con más plata." Además de resaltar la idea de nuevo de una imagen de mujer
materialista se revela una verdad acerca del matrimonio en esa época y en siglos anteriores:
más que amor, era un negocio, un acuerdo económico entre dos familias.

Casa de muñecas fue escrita dos años después de Las columnas de la sociedad y fue la

primera obra dramática de Ibsen que causó sensación. En la actualidad es quizá su obra

más famosa y su lectura es obligatoria en muchas escuelas y universidades. Cuando Casa

de muñecas se publicó, generó gran controversia, ya que critica fuertemente las normas

matrimoniales del siglo XIX. Aunque Ibsen negó que su obra fuera feminista, es considerada

por muchos críticos como la primera verdadera obra teatral feminista

En efecto, sus creaciones son una mirada compasiva y defensiva del más caído y desposeído.

Esta mirada aparece con inusitado vigor precisamente en su pieza más popular: Casa de

muñecas. El argumento gira en torno a Nora, una encantadora y dichosa dueña de casa que al

comenzar la acción se prepara a celebrar la Navidad junto a su marido Helmer y sus hijos. Por lo

que los personajes comentan, atrás han quedado los días de oscuridad económica: restablecido

Helmer de una dolencia, acaba de ser nombrado en un importante cargo en un banco. Sin

embargo, un episodio del pasado sigue perturbando a Nora: cuando su marido estuvo enfermo,

ella se vio en la obligación de obtener dinero prestado. A falta de otro recurso, falsificó la firma

de su padre para conseguirlo. Poco a poco fue reduciendo su deuda y ahora puede cancelar el

saldo final. Pero Krogstad, el hombre que le facilitó la suma, trata de extorsionarla para que

convenza a su marido de que le dé un buen puesto en el banco. Amenaza a Nora que si no

consigue ese cargo, hará público el documento donde aparece la firma falsificada. Aunque al

final Nora puede salvar la situación evitando que Helmer acceda al documento, deja que las

cosas ocurran, esperando una comprensión de él: mal que mal, la acción de Nora estuvo
encaminada a salvarle la vida. Al revés de ello, Helmer la acusa en los peores términos y le dicta

una norma en la futura vida en común: la prohibición de educar a los hijos. Decepcionada, Nora,

no acepta esa propuesta y decide irse de la casa para hacer una vida diferente. Todo concluye

con su salida del hogar. Casa de muñecas es una de las obras más estudiadas y analizadas del

presente siglo, y normalmente centro de agudas polémicas, sobre todo en los años

inmediatamente posteriores a su estreno. Habitualmente el debate se centra en la actitud de

Nora, en su decisión de abandonar la familia para ser ella misma. Y aunque hoy en día esta

decisión puede parecer más lógica, en la época del Ibsen se trató de algo insólito e inesperado.

Con los años, el “noraísmo” se convirtió en bandera de lucha de los incipientes movimientos

feministas de principios de este siglo. Al margen de que efectivamente en su actitud hay una

reivindicación de la mujer domesticada y puesta en calidad de adorno en el hogar, Casa de

muñecas profundiza en el papel de Nora como persona: su salida del hogar es un intento de

crecimiento como ser humano, una maduración que le otorgue su propia identidad. Porque en

su casa ella no ha tenido ninguna función relevante ni motriz, sino puramente decorativa. Es una

“ardillita”, una “alondra” o un “pajarillo azorado” -que trina, pero no habla-, una mujer hermosa

que baila maravillosamente, que es divertida, una “locuela” irresponsable... Pero Nora ni

siquiera tiene poder de decisión frente a las golosinas que puede o no comer.

Menos aún haber tomado la decisión de falsificar una firma para salvar al marido. En suma, Ibsen

retrata aquí el papel normal que en aquella época se le asignaba a la esposa en un hogar

acomodado: se trata de una “casa de muñecas”, habitada sólo por personajes inertes con los

cuales los demás juegan, mera compañía pasiva, sin protagonismo efectivo y carente de

comunicación. Tradicionalmente se ha indicado como clave en el teatro contemporáneo el

momento en que Nora sale de la casa. En rigor, el instante más decisivamente dramático es

cuando ella le dice a su esposo “Siéntate, Torvaldo; tenemos que hablar”. Allí se conoce

realmente su estatura humana: Nora es una mujer que ha crecido y se ha desarrollado; su

superficie de frivolidad y encanto es engañosa, ya que desplaza esa imagen primera por la de
una mujer consciente, segura y reflexiva. Helmer, en cambio, asume en plenitud la filosofía de

la época y la concepción que existía del hogar, y no varía en nada su pensamiento. Nora esperaba

de él un milagro que nunca se produjo, lo que habla en forma elocuente -al revés de su esposa-

de su carácter estático y convencional. En fin, la incomprendida postura de Nora fue ganando

terreno con los años, hasta convertirla con el tiempo en una contemporánea, figura decisiva de

la dramaturgia universal, siempre representada, siempre comentada.

Fue escrita y representada por primera vez en esta misma época –segunda mitad del siglo

XIX-, donde la mujer se perfilaba como un ser abnegado al matrimonio, al cuidado de la

casa, de la familia, cuyos actos necesitaban de la protección y aprobación por parte de los

hombres, los encargados de hacer carrera y traer el sustento a casa. En otras palabras, la

mujer era tratada y vista como un ser de edad inmadura, sin que ello le eximiera del deber

para con su entorno y de ser juzgada por sus actos, si fuera necesario. Nora, la protagonista,

es una ama de casa entregada a su marido y a sus dos hijos e hija, una mujer de apariencia

infantil, caprichosa y malgastadora. Todo cambia cuando se ve envuelta en una serie de

situaciones y hechos que le abocan a plantearse su lugar. Su existencia ha estado guiada

para y según las normas e ideas de los hombres de su vida –su padre y su marido después-

, manejada como una muñeca por los deseos de ellos. De ahí el título de la obra que

simbólicamente hace referencia a las mujeres que ceden su propio camino para entregar su

vida en pro de otros y se ven sometidas al capricho de los hombres. Debió ser una obra

subversiva para la época, lamentablemente, en la actualidad, aún subsisten gran cantidad

de marcos ideológicos y sociales que amparan la desigualdad de la mujer frente al hombre.

Siglos pasaron, y la mujer era dominada por un hombre. Siempre por debajo y jamás a su altura.

Las mujeres eran consideradas un objeto de decoración que no poseía la capacidad de pensar

que el hombre. Crecieron con la mentalidad de que tenían que servir y hacer todo lo que su

esposo les ordenara pues fueron educadas para ello. Muchas mujeres sufrieron maltratos, eran
ignoradas y nunca tomadas en cuenta, sin embargo, entre ellas surgieron grandes mujeres que

dejaron huella en la historia por su inteligencia, su valor y su desempeño en la sociedad.

Estas mujeres fueron un gran ejemplo para las demás que vivían bajo el dominio de sus esposos

o padres. Recordemos a una gran reina: Isabel I, que luchó por su derecho al trono y defendió

Inglaterra hasta morir, demostró que poseía una habilidad exquisita para la política y fue una

gran estadista. O una mujer como Hillary Clinton, que demostró tener capacidad para la política

y se convierte en la primera candidata para presidenta de los Estados Unidos en el año 2008. En

España se destaca Clara Campoamor, que fue la madre del movimiento feminista y defensora

de la igualdad de derechos.

Mujeres como ellas, han tenido la oportunidad de sobresalir de las demás gracias a sus

esfuerzos. La mujer está superándose cada vez más. Si comparamos a la mujer de ahora con la

mujer de antes, nos damos cuenta de que ha sido un cambio lento pero efectivo. De no poder

salir de la casa y ocuparse de ella, a recibir una educación como seres iguales ha sido un paso

que ha peleado durante años.

Y ahora, vivimos en una sociedad en la que la mujer posee puestos que antes estaban reservados

solamente para el hombre, demuestra que tiene capacidad y talento, que también puede ser

independiente.

Por eso, cada 8 de marzo se celebra el Día Internacional de la Mujer. Una fecha en la cual se

conmemora la lucha de la mujer por su participación, por estar a la misma altura que los

hombres, porque para nuestra sociedad ahora todos somos iguales y debemos ser tratados

como tal.
a obra provocó escándalo, con su osada descripción de una mujer que deja su aparentemente idílico

matrimonio a causa de su disconformidad con el rol subordinado que le toca desempeñar en él. Es una

heroína fuerte e independiente en contraste con un marido débil y aferrado a su rol patriarcal. Pero su

tema es también el efecto anquilosante de las convenciones sociales y la necesidad de rebelarse contra

ellas a fin de alcanzar la realización personal. Esta obra no tiene un desarrollo cronológico como las

anteriores, sino que trabaja con una técnica retrospectiva en la que el pasado va siendo revelando a

medida que avanza la acción.