Vous êtes sur la page 1sur 10

El desarrollo sostenible es un concepto controvertido, con las teorías formadas por las

poblaciones y diferentes organizaciones a nivel mundial, que influyen en cómo los


problemas son formulados y cómo las acciones son propuestas. Por lo general se presenta
como la intersección entre el medio ambiente, la sociedad y la economía, que se conciben
por separado, aunque conectadas entre si. Podríamos argumentar que estos no son entidades
unificadas, más bien se fracturan en múltiples niveles y se pueden considerar en diferentes
niveles espaciales. A la economía se le suele dar prioridad entre la política y el medio
ambiente, que son vistos como algo aparte de los seres humanos. Están conectados entre sí,
con la economía dependiendo de la sociedad y el medio ambiente, mientras que la
existencia humana y la sociedad dependen e influyen en el medio ambiente. La separación
del medio ambiente, la sociedad y la economía a menudo conduce a una estrecha
aproximación tecno-científica, mientras que los problemas relacionados con la sociedad,
que son más propensos a cuestionar la actual estructura socio-económica, son a menudo
marginados, en particular el desarrollo sostenible es un concepto controvertido, con una
amplia gama de significados. Es aceptado por las grandes empresas, los gobiernos, los
reformadores sociales y activistas del medio ambiente, todos los cuales ponen su propia
interpretación de lo que significa el desarrollo sostenible.

Después de la discusión inicial, el 95% de las grandes empresas en Europa y EE.UU. creen
que el desarrollo sostenible es importante. El Foro Económico Mundial, en sus modestas
palabras el "equipo mundial de liderazgo", habla de sostenibilidad, dándole otro enfoque
al Foro Económico Mundial (WEF Foro, 2001). Más de 150 de las empresas más
importantes del mundo en minería, petróleo y gas, automóviles, productos químicos, la tala,
banca y las finanzas, cemento, generación de electricidad, drogas y la biotecnología son
miembros del Consejo Empresarial Mundial para el Desarrollo Sostenible (WBCSD, 2001).

El Nuevo Laborismo (DETR, 1999), los conservadores (HMSO, 1994) y el Partido Liberal
Demócrata (2000) todos apoyan al desarrollo sostenible. Muchos ambientalistas como
Amigos de la Tierra (2001) y Greenpeace (2001) se han comprometido con el desarrollo
sostenible, mientras son criticados por las empresas que son miembros del WBCSD. Las
organizaciones e individuos que se encuentran comprometidos con los problemas sociales
y apoyan al desarrollo sostenible están en desacuerdo con las perspectivas de las empresas
y las organizaciones económicas internacionales. El mundo real de la Coalición afirma que
el "el camino de la globalización... no tendrá éxito en la eliminación de la pobreza, sino que
lo va a aumentar "(Jacobs, 1996, p. 51). Las compañías que son miembros del WBCSD han
estado en conflicto con los sindicatos y activistas de derechos humanos (Rowell, 1996).

La definición clásica del desarrollo sostenible, "satisfacer las necesidades del presente sin
comprometer la capacidad de las generaciones futuras para satisfacer sus necesidades ", fue
formulado por el informe Brundtland (WCED, 1987). En muchos sentidos Brundtland fue
una idealización política (Middleton et al., 1993, p. 16), basada en una ambigüedad de
sentido (Wackernagel y Rees, 1996) con el fin de lograr la aceptación generalizada.
La combinación de los intereses socioeconómicos y las preocupaciones ambientales
garantizan que se encuentren en un mismo campo, discutiendo aspectos socioeconómicos y
de ambientalismo, influyendo así en el desarrollo sostenible, debatiendo sobre la relación
entre las clases socio-económicas y problemas ambientales.

El desarrollo sostenible es como "la maternidad y el pastel de manzana", en que suena tan
bien para todas las personas y que pueden estar de acuerdo en su propia interpretación
(Pearce et al., 1989), esto puede ser visto como una fortaleza. Otros sostienen que la
suavidad de sentido hace que el concepto casi no tenga sentido y carece de cualquier rigor
de análisis o marco teórico.
Se puede interpretar como cualquier persona quiera, de modo que queda abierta a una
multitud de pecados.

Una opción para el dilema de los significados del desarrollo sostenible es cambiar el uso de
las palabras para sostenibilidad (O'Connor, 1994) (Taller sobre sostenibilidad urbana,
2000). Estas frases evitarán posibles conflictos entre el crecimiento económico, la igualdad
social y el medio ambiente, y en cambio se concentrarán en las necesidades humanas y el
medio ambiente, lo que Brundtland afirmaban que era el objetivo del desarrollo sostenible.
Los ecologistas rechazan profundamente el concepto de desarrollo sostenible, como
priorización de las necesidades de los seres humanos, sin embargo conceden que es un
punto vital para el desarrollo del futuro humano. A pesar de estos problemas, hemos usado
la frase desarrollo sostenible como la intención de aproximar la relación entre las
condiciones socio-económicas y el medio ambiente y esto ha ganado un gran
reconocimiento.

Es claro que después de todos los debates, sobre el desarrollo sostenible no existe ninguna
filosofía en común, existen tantas interpretaciones de desarrollo sostenible que es seguro
decir que no hay tal cosa como sostenible desarrollismo, en contraste con las escuelas del
neo-liberalismo, feminismo, ecología profunda o socialismo. Por el contrario, existen
muchas visiones de personas y organizaciones sobre del desarrollo sostenible (Hopwood et
al., en prensa). Cuando examinamos la interpretación del desarrollo sostenible es
importante tener en cuenta la filosofía de cada persona en cuanto al punto de vista del
desarrollo sostenible como cualquier otra forma de ver el mundo, esto implica
inevitablemente abstracciones y que sean ellos mismos los encargados de priorizar
actividades y escoger las políticas que se deberían implementar y las acciones a tomar.

Tres sectores
Economía, medio ambiente y sociedad

El desarrollo sostenible es a menudo presentado como una división entre la economía, el


medio ambiente y la sociedad (Hardi y Zdan, 1997; Los tres sectores se presentan a
menudo como tres anillos entrelazados (ICLEI, 1996; du Plessis, 2000; Barton, 2000)
(Figura 1). El modelo tiene una sencillez conceptual.
Determinando la clasificación de los impactos en tres categorías haciendo el análisis mas
focalizado y más sencillo. A menudo el desarrollo sostenible se presenta con el objetivo de
lograr un equilibrio entre los 3 factores buscando la conciliación de conflictos. El modelo
general muestra anillos de tamaños iguales en una interconexión simétrica, aunque no hay
ninguna razón por qué estos entren en conflicto. Si se les ve como algo separado, podrían
generar algún tipo de conflicto y generar algún tipo de priorización sobre alguno de los 3
factores.

Existen grandes deficiencias y limitaciones de este modelo. Se supone que la separación e


incluso la autonomía de la economía, la sociedad y el medio ambiente de cada uno,
generaría algunos riesgos y cuestionamientos acerca de la lucha contra el desarrollo
sostenible de una manera conjunta.
La separación distrae o minimiza las conexiones fundamentales entre la
economía, la sociedad y el medio ambiente. Esta conduce a que las compensaciones se
pueden hacer entre los tres sectores, de acuerdo con los puntos de vista de la sostenibilidad
débil que el capital construido, que puede reemplazar o sustituir a los recursos y sistemas
naturales.

Esto ignora el hecho de que ningún número de aserraderos serán un sustituto de bosques,
sin ninguna reducción de la ingeniería genética se puede sustituir a la diversidad biológica y
sería un inmenso problema técnico para construir un reemplazo de la capa de ozono.

En la mayoría de los debates sobre desarrollo sostenible se le da prioridad ya sea el medio


ambiente o la economía. Aunque la agenda local 21 de la Conferencia de Río interpreta
los asuntos entre lo social, lo económico y el desarrollo, la mayoría de los planes de la
LA 21 en Gran Bretaña se concentró principalmente en problemas ambientales (el
Condado de Durham, 1997; Condado de Northumberland, 2000). Lo concerniente al medio
ambiente por parte del LA 21 puede ser una debilidad, ya que a menudo los gobiernos
locales y nacionales, le dan prioridad a problemas económicos.
Muchos ambientalistas británicos y americanos dan prioridad a las cuestiones del campo,
animales salvajes y silvestres con objetivo de la preservación de parte de la gente, con
mucho menos preocupación por el medio ambiente urbano. Esta perspectiva tiene sus raíces
tanto en la visión del medio ambiente, como en algo separado de los seres humanos y una
tradición anti-urbana.

Uno de los efectos de la separación de los 3 sectores es promover un enfoque técnico para
solucionar las cuestiones de desarrollo sostenible. Esta se centra en la lucha contra la
contaminación, reducir el uso de recursos y el comercio de gases, en vez lidiar con
problemas profundos observar la conexión entre los tres factores. Las soluciones técnicas
en la economía, como el cambio de tipo de interés, los beneficios o los impuestos son vistos
como medios para mover la economía hacia el desarrollo sostenible. Estos son atractivos
para algunos, ya que pueden introducirse con bastante rapidez y no implican un examen
más fundamental de la relación entre la economía, la sociedad y el medio ambiente.
Un enfoque sectorial puede desviar la atención de hacer preguntas que son importantes para
llegar a la esencia del desarrollo sostenible, tales como las de la naturaleza de nuestra
sociedad, cuáles son las prioridades de política, cómo se toman las decisiones y en cuyo
interés las cuestiones sociales más amplias a menudo caen fuera de la agenda de desarrollo
sostenible.

POLITICA : DAR PRIORIDAD A LA ECONOMIA

La realidad de la vida actual es que la economía domina el medio ambiente y la sociedad.


las grandes empresas globales dominan la toma de decisiones, incluida la de muchos
gobiernos (Korten, 1996; Monbiot, 2000). Además foros y organizaciones internacionales,
fuertemente influenciado por las grandes corporaciones, tomar decisiones sin ni siquiera el
modesto nivel de control democrático que existe en los gobiernos nacionales.
Si bien el gobierno central y las empresas han adoptado el desarrollo sostenible, la
separación en los tres sectores se puede utilizar para justificar una operación de
concentración en una parte, más bien que el conjunto. En la mayoría de los casos, la
preocupación de los gobiernos principal es el crecimiento económico. Bill Clinton y sus
famosas palabras "Es la economía estúpida o ', es la calidad de vida" o "Es la felicidad del
pueblo". La definición del gobierno británico de desarrollo sostenible incluye el objetivo de
un alto nivel de crecimiento económico (DETR, 1999). El crecimiento del PIB es uno de
los indicadores clave para medir el progreso hacia el desarrollo sostenible.
Hay poca o ninguna concentración en un enfoque integrado para hacer frente a profundas
desigualdades en la sociedad británica. En el Reino Unido y a nivel internacional, la
desigualdad en la riqueza, el poder y la educación es a menudo justificada sobre la base de
que se facilite el crecimiento económico, y a su vez los niveles de vida de todos. También
el aumento de la desigualdad que sufren los pobres; la mayoría de las personas no se han
beneficiado del crecimiento del PIB ya que la calidad de vida se ha separado del
crecimiento económico. El Índice de Desarrollo Sostenible para el Reino Unido (Jacobs,
1996), que mide el bienestar humano y los problemas del medio ambiente, declinó con la
llegada de las políticas económicas del neo-liberalismo de los 70s y los 90s regresando casi
a los 50s.
No es de extrañar que durante este tiempo el primer ministro Thatcher infamemente
afirmó: «No hay tal cosa como la sociedad".

La política urbana británica se ha centrado en la regeneración económica y física, y en


menor proporción sobre problemas ambientales y sociales. Los negocios se han centrado
principalmente en los aspectos económicos, en los beneficios de los recursos y en la
eficiencia energética, y las oportunidades de comercialización de una imagen verde. Todos
estos puntos de vista del desarrollo sostenible se han concentrado en el lado del desarrollo
del concepto y se interpretó en el sentido de crecimiento como los define la norma
neoliberal desde el punto de vista económico. Este enfoque en la economía es probable que
aumente con la llegada de una posible recesión.
Los economistas ambientales hablan tanto de los impactos ambientales de las empresas
como la contaminación, daños a la biodiversidad y la pérdida de atractivos paisajes, como
de los gastos pendientes de pago o externalidades.
Esto plantea la pregunta de cómo o en qué una empresa paga estos costos. ¿Cómo el dinero
puede compensar a un animal por la pérdida de hábitat o a un árbol de la lluvia ácida? De
manera similar son muchas las externalidades sociales que las empresas no pagan, como el
desempleo, la pérdida de la comunidad y daños a la salud.
Normalmente, cuando los gobiernos, las empresas y algunos teóricos hablan de la
economía, se refieren a la producción y el intercambio de bienes y servicios a través de la
operación de el mercado. Se refieren a la economía capitalista. No dan la misma atención a
la multitud de acciones que la gente suministra, ni satisface las necesidades que tienen lugar
fuera del mercado, como actividad de subsistencia en muchas partes del mundo, la ayuda de
amigos, gran parte de la crianza de los hijos, trabajo doméstico y las relaciones sociales.
Una de las tendencias del capitalismo es la de mercantilizar cada vez más la satisfacción de
las necesidades humanas. Además de la producción de bienes materiales, el capitalismo
está tratando de convertir el conocimiento, el cuidado de las personas, el entretenimiento y
la naturaleza en mercancía. Como reflejo de este cambio, las relaciones humanas y el medio
ambiente son cada vez más descritas en términos económicos, como capitales sociales y
naturales y a su vez otorgando servicios al comentario de Marx de que el capitalismo todo
lo reduce a la caja Nexus. Algunos (por ejemplo, Pearce et al., 1989) argumentan que poner
un precio sobre el medio ambiente, a internalizar las externalidades, reducirá los daños
ambientales. Otros (Mellor, 1992; Gallo
y Hopwood, 1996; Shiva, 1998) sostienen que la mercantilización de la naturaleza y el
aumento de áreas de la actividad humana mueven la sociedad más lejos de un desarrollo
sostenible.

LA REALIDAD MATERIAL: EDIFICACIÓN, ECONOMÍA EN LA SOCIEDAD Y


MEDIO AMBIENTE

La realidad política da primacía a la economía.


Esto en gran medida se debe al tratamiento del medio ambiente y a la sociedad, como un
recurso a ser explotado, tanto naturales como humanos, y como un fregadero donde los
problemas como, el desempleo, mala salud o de residuos son objeto de abandono. Por el
contrario, la realidad material es que la economía depende de la sociedad y el medio
ambiente (Daly, 1992; Rees, 1995; Wackernagel y Rees, 1996).

Sociedad abarca la multitud de acciones e interacciones humanas que constituyen la vida


humana. Sin la sociedad, los seres humanos no podrían sobrevivir, ya que nuestra propia
existencia, tanto en la evolución y los términos actuales, se basa en la interacción social. La
actividad humana tiene lugar dentro del medio ambiente. Casi todas nuestras acciones
tienen un impacto sobre el medio ambiente. La vida humana depende de sí misma del
medio ambiente. Nuestras necesidades materiales, calor, luz, alimentos, medicinas, prendas
de vestir, así como los bienes de consumo modernos están hechos con materiales y energía
que provienen de ella. Los productos, independientemente de que se describen como
residuos o como mercancías, finalmente terminan regresando al medio ambiente. Además
de la satisfacción de necesidades, el medio ambiente proporciona la fuente de gran parte de
la cultura y disfrute del tiempo libre. Gran parte del arte y las creencias espirituales y la
mayor parte de la ciencia y la tecnología se basan en el medio ambiente.

Mientras que los humanos son capaces de pensamiento abstracto, filosofar, planificación,
el lenguaje y hacer herramientas, somos parte del mundo natural. La idea de nuestra
separación, tanto si se basa en la religión o los conceptos mal aplicados de la evolución, es
una ilusión de grandeza humana, que cada vez podrá generar un mayor riesgo de desastre
para la humanidad. Siendo parte de la naturaleza, como todas las demás especies, tenemos
un inevitable impacto sobre el medio ambiente. No debemos soñar sobre la separación del
entorno, en lugar debemos trabajar hacia una interacción que sea duradera, y que sea
sostenible (Levins y Lewontin, 1994).

Lo que se coloca en la zona descrita como la economía es un subconjunto de la sociedad.


Algunas necesidades humanas son satisfechas mediante la producción de productos
básicos, y muchos son recibidos por otras actividades que tienen lugar en parte o totalmente
fuera de lo que se describe como la economía (Mellor Langley, 2002). La producción y el
intercambio de mercancías es una relación social, depende de muchas actividades no
monetarias. Los acontecimientos que van a constituir una industria moderna, los negocios y
la tecnología son también los productos de la historia humana,
mucha de la cual se basa en actividades de carácter no monetario. Incluso los sectores
modernos de alta tecnología de la economía, tales como productos farmacéuticos, a menudo
se basan en los conocimientos indígenas y el medio ambiente (Shiva, 1998). La parte
económica de todo el proceso es en primer lugar la explotación de estas conexiones más
amplia en el tiempo y el espacio. Es una abstracción de concebir la economía como un área
separada de la actividad social.

Una presentación más detallada de la relación entre sociedad, economía y medio ambiente
es que los usuales tres anillos de la economía es anidada dentro de la sociedad, que a su vez
está anidada en el medio ambiente (Figura 2). Colocar la economía en el centro no quiere
decir que debe ser vista como el eje alrededor del cual giran los demás sectores y
actividades. Más bien es un subconjunto de los otros y depende de ellos. La sociedad
humana depende del entorno, aunque en contraste con el medio ambiente seguiría la
sociedad sin este (Lovelock, 1988).

La economía depende del medio ambiente aunque para la sociedad y para muchas personas
existió y existirá sin la economía. Una cuestión clave para el desarrollo sostenible es la
integración de las diferentes acciones y sectores, adoptando una perspectiva global y
superando los obstáculos entre las disciplinas. El 'anidado' en lugar del modelo de 3 anillos
es un modelo que anima a un punto de vista conceptual simpático en la integración. Por
supuesto, esto de nuevo es un modelo a grandes rasgos. La mayoría de los seres humanos
viven sus vidas en todas las tres áreas, a menudo sin distinciones en el pensamiento o en la
práctica.
MULTI-CAPAS MULTI-FACETAS

Hasta ahora los tres sectores se han considerado como si hubiera un medio ambiente, una
economía y una sociedad, asumiendo que cada sector es una entidad unificada. Esto, por
supuesto, es una abstracción mayor. Hay una multitud de entornos, sociedades y
economías. Existen claras diferencias entre el medio ambiente de la capa de hielo de la
Antártida, bosques europeos y flora del mediterráneo. En una escala más fina, hay una
diferencia entre un bosque de robles templados y uno de boreales. Incluso en un solo árbol
puede haber diferencias ambientes. De manera similar que un insecto y un pez pueden
experimentar el mismo tramo de una corriente diferente, y un pez que sea influenciado por
la gravedad, mientras que un insecto se ve más afectado por la tensión superficial. Hay una
compleja conexión e interacción entre lo local y lo global.
La sociedad se presenta como una sola entidad que da prioridad a la sociedad dominante de
estructuras oficiales, sometidas bajo poderosas reglas y la cultura occidental. En efecto,
esto esconde, y por lo tanto tiende a ignorar y discriminar, otras culturas. Incluso la frase
exclusión social disfraza el carácter real de ser excluidos de la económica dominante y las
estructuras de toma de decisiones. Muchos de los pobres
que viven en viviendas municipales tienen una sociedad fuerte, a menudo es vital para
hacer frente a la falta de dinero y el acceso a las estructuras de poder.

De manera similar, afirmando que es una sola economía subestimada o ignorada de


aprovisionamiento monetario, la economía informal que muchos utilizan para hacer frente a
la pobreza, la subsistencia economías de muchas culturas y otros sectores que no son de la
preocupación del mercado de valores, los gobiernos, de las mayores corporaciones del
mundo y las instituciones financieras, se refuerza en la idea de
que todas las acciones ejecutadas para satisfacer las necesidades humanas, deben basarse en
la economía monetaria, y dar prioridad a los intereses de los sectores de la economía
globalizada.

El efecto de pretender que la economía y la sociedad son cada uno un todo unificado
ignora la diversidad y la diferencia en su lugar, dando prioridad a las partes dominantes.
Así como el medio ambiente , la diversidad es una parte importante de la sostenibilidad
humana (Jacobs, 1965). Los cambios en la ciencia, la tecnología, el arte y la cultura son
estimulados por la diversidad. Shiva (1998) señala cómo el capitalismo mundial explota
todas las formas de la diversidad de beneficios y amenaza con destruir la diversidad, con
consecuencias peligrosas para las personas y el medio ambiente. Copyright  2002, John
Wiley & Sons, Ltd. Sust Medio Ambiente y el ERP. Des. 10, 187-196 (2002).

Además de existir distintas economías, sociedades y entornos naturales, dependiendo de la


escala espacial, todos estos han cambiado con el tiempo. La abstracción en las
tres entidades unifica y minimiza el cambio constante y refuerza la idea de un mundo
estático, en el que las estructuras dominantes actuales y las prioridades han existido siempre
y que así seguirá siendo.
A pesar de todas las teorías o explicaciones del mundo que se basan en la simplificación y
la abstracción, es importante ser conscientes de las limitaciones y los peligros de tal
abstracción. El exceso de simplificación en los tres sectores separados de la economía, el
medio ambiente y los riesgos de la sociedad hacen caso omiso de la riqueza y el
multipluralismo de la realidad, dando prioridad a las presentes relaciones de dominio
económico y social; ver la economía como una parte separada de la actividad humana y del
pensamiento humano generan obstáculos para avanzar hacia el desarrollo sostenible.

CAMBIANDO EL PUNTO DE VISTA: ROMPIENDO BARRERAS.

Aunque el paso de los tres anillos hacia una vista anidada es un paso en evolución, todavía
tiene limitaciones. Una mejor manera sería la de eliminar la separación de la economía y la
actividad humana. Esta separación aumenta la importancia del mercado, supone que es
autónomo y no se centran principalmente en la satisfacción de las necesidades humanas ya
sea por el mercado o por otros medios. Sugerimos que la actividad humana y el bienestar,
tanto material como cultural, deberían estar
interconectados con el medio ambiente. El bienestar de la humanidad depende del medio
ambiente, aunque debemos reconocer que el mundo natural, aunque se le ha cambiado,
podría sobrevivir sin nosotros. Lo mismo no puede decirse de la humanidad. La barrera
entre el medio ambiente y la propia actividad humana no es clara ni nítida, sino que es
difusa. Hay un flujo constante de materiales y energía entre las actividades humanas y el
medio ambiente y ambos interactúan constantemente entre sí (Figura 3). Uno de los muchos
ejemplos posibles de la necesidad para una aproximación integrada es el problema de la
salud. La WHO (1997) toma la salud y el desarrollo sostenible como el centro del modelo
de los tres anillos. La salud se ve afectada por la pobreza, la economía de la gente, tipo de
trabajo o falta de este, tienen un impacto considerable en la salud. Sus circunstancias
sociales también tienen un gran impacto en la salud como también lo hace la calidad de
medio ambiente (Acheson, 1998). Este en cambio sería la base del desarrollo sostenible en
una visión integrada y reduciría la
justificación teórica de equilibrio entre las características tales como la pobreza, la sociedad
o el agotamiento de los recursos contra el crecimiento del PIB en la economía. En lugar de
esto alentaría una 'perspectiva de ganar-ganar', por ejemplo, apreciando
un cambio a la energía renovable puede beneficiar al medio ambiente y el bienestar
humano. Definir el objetivo que el bienestar humano animaría a ver un tipo de
discriminación por ser contraria al desarrollo sostenible, en lugar de como hasta ahora, que
no es deseable pero que se justifica por las ganancias en otros lugares. En lugar de tener una
prioridad en la economía, que es un medio para alcanzar un
fin, la atención debería centrarse en la salud humana y en las necesidades de
aprovisionamiento, que se pueden hacer de muchas maneras más de las que se describen en
la economía.

Las teorías del desarrollo sostenible necesitan adoptar un enfoque y una aproximación
global de todo el sistema, esto valorará las propiedades emergentes, la complejidad y la
interacción (Hardi y Zdan, 1997). Esto lleva a la necesidad de un enfoque integrado y
holístico, usando analogías con los ecosistemas en lugar de sistemas lineales (Grupo de
Expertos sobre el Medio Ambiente Urbano, 1996). Como Lawrence (1996, p. 64) señala,
los conceptos y enfoques sectoriales entorpecen la definición y aplicación de perspectivas
integradas.

PRINCIPIOS DEL DESARROLLO SOSTENIBLE

Incluso la nueva definición de desarrollo sostenible para centrarse en el bienestar humano y


la eliminación de la separación de la economía y la sociedad como se describe
anteriormente, todavía tiene inconvenientes. En ninguna parte hay claros valores éticos o
directrices para indicar la base para las decisiones o cuáles son las prioridades. El desarrollo
sostenible debe basarse en principios que se aplicarían a todas los problemas que sean
clasificados como ambientales, sociales, económicos o de cualquier combinación de los
tres. Haughton (1999) describe cinco principios de equidad:

1. la equidad futurista Inter- generacional


2. la equidad social, la justicia entre las generaciones.
3. la equidad de la responsabilidad transfronteriza-geográfica
4. la equidad procesal, las personas deben ser tratadas abiertamente.
5. la equidad entre las especies importancia de la biodiversidad.

Como principios de desarrollo sostenible para las relaciones humanas pueden resumirse
como las pautas futuristas para dar cuenta de las necesidades de las generaciones futuras, la
equidad en la justicia social independientemente de su clase, género, raza, etc, y la
participación para que la gente sean capaces de forjar su propio futuro. Un principio es
reconocer la importancia de la biodiversidad y la integridad del ecosistema, este último
también de vital importancia.

Estos principios: la futuridad, la equidad, la participación y la importancia de la


biodiversidad, podrían mover a la sociedad más allá de los enfoques actuales sobre la base
de costo monetario / beneficio o un visión utilitaria que pueden justificar el sufrimiento de
unos por los beneficios de los otros. Los promedios pueden ocultar una gran desigualdad.
Una población de 100 personas con todas las personas recibiendo £ 20 000 tiene el mismo
promedio como si una persona tiene £ 1,000,000 y el otro 99 tiene £ 10 101, pero una es
mucho menos equitativa y, por lo tanto contraria a los principios del desarrollo sostenible.

Basándose en los principios del desarrollo sostenible significaría que las preguntas podrían
ser formuladas sobre cualquier política o acción. Estas preguntas podrían ser las siguientes:
son los beneficios y las pérdidas distribuidas de manera justa, ahora y en el futuro? ; la
calidad de vida mejorará de manera equitativa?; tendrá la gente un acceso igualitario a la
toma de decisiones?; serán los responsables de sus propios actos y efectos, se mejorar la
diversidad biológica?; este ecosistema se mantendrá en el futuro?; nuestros hijos y nietos
aprobarán las decisiones y generarán las propuestas de fomentar una integración de las
políticas?
CONCLUSIÓN: afianzamiento para generar una evolución

La división de desarrollo sostenible en tres sectores separados, el medio ambiente, la


sociedad y la economía, que sólo se encuentran parcialmente conectados, no produce una
visión integrada de base o principio. Esta división refleja el enfoque común para el estudio
y la descripción de la vida humana y el mundo que nos rodea, que está dominada por una
multitud de diversas disciplinas. Estas no solo generan la necesidad de un estudio detallado
en un área, sino también de la historia del pensamiento en nuestra sociedad. Esta separación
ha sido moldeada por la enajenación de gran parte de la vida humana desde el medio
ambiente en que vivimos, así como la separación entre la producción y el consumo de los
medios de vida. Para muchas personas hoy en día, las mercancías sólo aparecen en una
tienda y hay poca o ninguna conciencia de dónde vienen o cómo fueron hechas. En el otro
extremo en la elaboración del producto, desaparece en otro cuadro negro desconocido
etiquetado de residuos. La filosofía de la separación de la mente y el cuerpo es un derecho
fundamental concepción de la alienación y la separación. La tecnología es a menudo vista
como algo separado de la sociedad, sin embargo, sólo existe dentro de las relaciones
sociales y culturales.

Para el desarrollo sostenible se requieren más que los cambios técnicos en el extremo de la
tubería o modificaciones al análisis costo / beneficio. Se necesitará un cambio en cómo los
seres humanos ven el mundo. Los seres humanos son parte de una red de conexiones dentro
de lo que se llama el medio ambiente y la sociedad. No podemos pretender separar el
impacto de nuestras acciones en compartimentos distintos. Hay una necesidad de superar
las barreras entre las disciplinas a la interdisciplinariedad, e incluso ver transdisciplinario
el mundo. El desarrollo sostenible, de tener sentido a largo plazo, será un punto de vista
integrado y basado en principio en la vida humana y en el mundo en que vivimos.

REFERENCIAS