Vous êtes sur la page 1sur 463

7

7

Lizardo Taboada Córdova

Acto Jurídico, htegocio Jurídico y

Conftato

@

CRULEY

Primera edición: Junio 2002

DERECHOS RESERVADOS: DECRETO

LEGISLATWO N" 822

Prohibida la reproducción de este libro por cual- quier medio, total o parcialmenre sin permiso

expreso de la Editorial.

@ 20A2, Liza¡do Taboada Córdova

@ 2002, Edito¡a Jurídica Crijley e.r.n.r-.

Composición e lmpresíón fa*n

&"t¡ C<L**1"

Hecho el Oeposito Legal Ne 1501012002-2136

Editora Jurídica Crijley nr.n.r.

Jr. Lampa 1154 - Lima I, Peni

Telfs:426 163l I 4n 31,41

Telefax:427 6038

E-mail: grijley@ terra-com. pe

Sede en Trujillo:

Ji¡on Pizarro 540, Trujillo (Costado de la Cone Superior de Justicia)

Telefax:4?16¿10

Celula¡: 843 ,1434

E-mail: grijle¡rujillo@ peru.com

Introducaón

INDICE

L)

Ce¡fruro Pm¡rcno

La concepción socid del negocio jurídico como paradigma de los actos de autonomía privada

1

Necesidad de abandonat la concepción dásica francesa del acto

,l,- l".l¿ico y demana del oegocio iurídico

(- f .Z.'Las diferentes concepciones sobre el negocio jurídico como paradigma de los actos de autonomía privada

1.2.1. La concepción clásica del ¿cto jurÍdico como dec.lara-

crón de voluntad reaüzzda con el propósito de aican-

zar un efecto jurídico. Cuestionamiento y crítica

1.2.2. Las diferentes orientaciones en la doctrina del negocio jundico. Desarrollo y evolución del concepto del ne- gocio jurídico. De la concepción clásica a la noción del negocio jurídico como supuesto de hecho. L¿ teoría normativa del negocio jurídico y el intento de atribu.rr- le al supuesto de hecho negocial contenido de norma jurídica

43

52

52

66

Lz¡noo T¿.aoeon CóRoovn

1.3. La teoria genetal del conuato f¡ente a ia del negocio jurídico.

Objetivos y fundamentos de ambos sistemas. Legitimidad y

 

utüdad dei concepto del negocio )uríüco frenre a la categoría coouacnr¿l

85

I.4.

La concepción preceptiva del negocio lurídico en la ob¡a de Emiüo Berri y el sigmficado social del supuesto de hecho negociai como azón de ser de su reconocimiento jurídico

96

1.5.

El v'¿lor y el contenido del significado social de la autonomía privada y dei negocio jurídico como su manifestación oás im- portante- La necesidad de abandonar coocepciooes legalistas y

abst¡actas. La tipicidad lesal y la tipicidad social. La noción de

io socialmente digno o legítimo o razooable como fundamento

de la efi.cacia ¡undica de los actos de autonomia privada.

1.6. Condusiones sobre el significado social de la autonomía privada

La concepción normativa del negocio jurídico como supuesto de hecho con contenido de norma jundica y la orientación mer- ca¡tüsta del sistema cont¡actual en el derecho moderno. La necesidad de suprimir el signrficado social de las operaciones contractuales en la contratacióo masiva para justificar y iegrri-

marla imposición y preüsposición de los rérminos conrracrua-

1.7 .

1ri

123

Ies por los más poderosos económicamente

124

1,.7 .1.

El dogma de la voluntad en el campo contractual y los

pnncipios clásicos de la libertad de conüaur y de liber- tad contractual

124

1.7.2. I-a justificación poLítica y económica de la categoría de los contatos celebrados por adhesión y la libert¿d con-

tractud en los sistemas modernos de cont¡atación

1.7 .3. Las c!áusulas generales de contrztación como mec¿rrismo

jundico modemo pae favorecer la contratación en gran escala y expresión conuacn¡ai del fenómeoo económi-

co-social de la producción masiva de bienes y servicios

1.7.4. La generalidad v abstraccióo como notas caracteristi

cas de las cláusulas generales de conuatación

1.26

t27

131

1.7.5. La problemádca sobre el ca¡ácter vinculanre y la fuer- za obligaroria de las dáusulas genenles de contrata- ción y el intento de la concepción normativa del nego-

cio jundico de atribuides contenido de normas jurídi-

cas para favorEgg¡ p.rición de privilegio de las grandes

empres¿s en el mercado de bienes y servicios moder- no. El conterido normadvo de ios cootratos particula_

res ceiebrrci, rs rrasir-amenre

132

ñorcE

7.ó. La regulación legal de las cláusulas genera.les de contrata- ción dentro de la orientación contractuaüsta consagta- da en el Código Civrl peruano. Enfasis legal en las mo-

dalidades de incorporacióo de las cláusulas genemles

al contenido de los contratos

L42

C¿riruro Secu.roo

La declaración de voluntad y el obieto dentro de la estructura del supuesro de hecho negocial

2.1. Lt declaración de voluntad en Ia teoría del negocio jurídico

2.2. La estructura del negocio jundico

2.3. La. estructura de la deciaración de voluntad del negocio iurídi-

co y la probiemácica sobre la discrepancia entre voluntad y de-

claración

1.47

147

150

2.4 Los supuestos de ausencia de declatacióo de voluntad en la

doct¡ine dei negocio jurídico. Analisis de la incapacidad naru¡al

2.5. La incapacidad naru¡al dentro de la doctrina sudamericina

2.6. La incapacidad natural como supuesto de ausencia de manifes-

tación de voLuntad dentro del Código Civil peruano

153

t62

175

2.7. La declaracióo de voluntad en el cont¡ato como especie más

importante de negocio jurídico

i80

2.8. El disenso dent¡o de la doctrina general del contrato v su regu-

lación en el Código Civil peruano

2.9. La capacidad natural como requisito de validez del contrato

2.10.El disenso y la incapacidad narural en la doctrina general dei contrato y su regulación en el Código Civil peruano

denuo del

Código Civil peruano. El dedaracionismo como orientación fi:n-

2.11.Lapolémica sobre el volunta¡ismo y declaracionismo

damental en el ámbito del acto juridico y del contrato dentro del sistema jurídico nacional. La necesidad de unificar criterios

2.1,2.La noción de objeto del negocio ¡urídico

2.72.7. Planteamiento del problema

2.I?.2. Las dife¡entes teorías sobre el obieto del negocio jurídi-

co. Del objeto del contrato al objeto del negocio juridi- co. La obligación como objeto del contrato como ex- presión de la orientación voluntarista e individualista de los actos de autonomía privada

187

194

195

198

208

208

210

Lz,rnoo Teaoaoe Cónpove

2.12.3. La noción de objeto del nesocio jurídico denrro de una concepción social de los actos de autooomía privada

2.12.4. La confusión entre objeto del conrrato y su tinalidad

jurídica. La necesidad de precisar concepros

21.6

2t8

2.72.5. Lz conuadicción que existe entre la noción de objero

del artículo 1402 v aquélJa del artículo 1403 del Código

Civil peruan<.r

221

3.1.

2t

2.12.6. Lo, noción de objeto del negocio jundico

226

C¡rirulo T¡ncrno

La noción de causa del negocio furidico

Causa y dpo en la teoría general del negocio jurÍdico. El opo leeal como firndamenro de la el'icacia jundica del negocio jurídico den- tro de la orientación abstracta i. tbrmal de los actos de aurono-

mía privada. La upicidad legal v la noción del conrraro mixro

229

Las orientaciones neocausalistas eo la doctrina de la causa v ia

incorporación de los morirros a la esrrucrura del negocio lurÍdico

236

3.3. Lz teoría de ia causa como función económica y social en la coocepción precepciva del negocio jurídico v la onentación objeriva de la causa

3.4. La concepción objetiva que caracreriza la causa como la [un- ción jurídica dentro de la concepción formal v abstracra del

2.r0

oegocio jurídico como supuesto de hecho

247

3.5. La noción moderna de causa del negocio jurídico como tun-

ción socialmente ügna v legítima, merecedora de rutela legal. Notas comunes y diferencias con la nocióo de causa como fun- ción económica v socia.l de Ia teoría precepriva

251

3.6. La Íntima vinculación enre la noción de causa y el concepro del negocio jurídico. El apone iundamenral de las concepciones ob-

jetivas de la causa. La necesidad de tomar en cuenta el aspecto

legal y social del negocio jurídico como razón de se¡ del r€cono-

cimiento furídico de la autonoml'a pnvada. La causa como base o

fundamento de la eficacia jurídica del negocio jurídico

254

3.7. [¿ noción de causa como funcióo socia]m€flre razonable o dig-

na en los negocros jurídicos arípicos y como tunción social-

mente úril en los negocios jurídicos upificados legal v social-

mente. La acipicidad como expresión Fundamenral del carácrer

social y jurídico de la autonomía privada. El aspecto objecivo v

subjetivo de la causa

26t

I¡,¡orcE

3.8. La construcción del aspecto objetivo de la causa del negocio

jurídico

27 6

3.9. Lz const¡ucción del aspecto subjetivo de ia causa del negocio

jurídico y ia noción de propósito práctico en la teoría geoeral

del negocio jurídico. Los mocivos

incorporados a la causa

2i8 ,

3.10. La justificación del concepto de causa del negocio jurídico como fundamenrc¡ del reconocimiento v eficacia jurídica de los actos de autonomía privada. Las coocepcir:nes individualistas v for-

males del negocio jurídico

281

3.11.La nr¡ción de causa como luncióo jurídica en base a una fun-

ción socialmente razonable en concordancia con el propósito práctrco de ios sujetos dentro del Código Civil peruano

287

C¿piruro Cu¡xro

La doctrina de la inefi.cacia del

negocio jurídico

4.1. Panor:rna de la categoría de ineficacia del negocio iunclico v su regulación en el Código Civii peruano

297

4.2. Lz cateEona .qenénca de la ineflcacia de los oegocios jurídicos 302.

-1.3. Lrs caregorías de rnet-tcacra es¡rucrural

v de inetlcacia tuncio-

na.L. Noras comunes y diitrencias

307 /

4.4. Lz importancia de la noción de estrucrura del negocio jurídico en la comprensión de la categoría de ineficacia estrucrural o invaiidez. La orientacióo moderna sobre la estructura dei ne- gocio jundico irente a la coocepción tradiciona.l

310

4.5. Las ootas características de la ineficacia estrucrural o invalidez dei negocio jurídico y su regulación legal dentro del Código

Civii peruano

316

4.6. Las diferencias entre nulidad y anulabiiidad dentro del Cód.igo

Civil peruano

319

''

4.7. La nulidad vi¡tual como mecanismo de salvaguarda del princi-

pio de legalidad sin necesidad de acudi¡ ai concepto de tipicidad

en mate¡ia de nulidad de los actos de autonomÍa privada

325 :'

4.8. Las causales geoéricas de nulidad contempladas en e1 a¡uculo 219 del Código Civil peruano

4.8.i. Falta de maniiestación de voluntad del agente

4.8.2. lncapacidad absoiuta

329

329

332

11

Lv¡npo Teaonoe Cónoov¡

4.8.3. Obieto física o jundicamente imposible o indeterminable

4.8.4. Fin ilícito

4.8.5. Simulación abs¡.,luta

4.8.6. Ausencia de iorm¿lidad prescrita bajo saoción de oulidad

4.8.7. Nuiidad expresa

4.8.8. Nulidad virrual

332

335

340

341

341

342

4.9. Las causales genéricas dc anulabiljdad reguladas en el ardculo

221" del Código Civil pcruaoo

4.10.EI negocio jurídico en fu¿ude a la ley dentro del Código Civil

pen¡ano. L¿ causa lraudulcnta como un supuesto de causa ücita sancionada coo oulidacl. Diferencias entre negocio fraudulen- to y negocio simulado

f

J+- ra

346

C¿piruro Qunrrro La teoria gcncral del er¡or del negocio jurídico y su aplicación dentro del sistema jurídico peruano

5.1. Los vicios de la voluntacl clentro de la teoría general dei nego-

cio jurídico y la problcmritica de la doctrina dei error en los

diversos sistemas jurídicos

* 5.2. El concepto de error corno vicio de la voluntad

35i

360

{ S.:. El error en L formación tlc la voiuntad y ei error en 1a dedara- ción. La problemática sobre la identidad ent¡e ei disenso y el

t

eÍror en la dedaración

¡ 5.4. Las diferentes figuras dc crror esenciai en ei Código Civil pe-

ruano

Los supuestos de error indiferente o accidental en el Código Civil peruano

5.6. La sancióa legal que gl,rrcsponde al er¡or obstativo. Problemá

5.5.

tica y solución en el C<itliqo Civii peruano

La regulación del error cn el Código Civil peruano de 1936

5.7.1 . lnaoducción

5.7.2. Asimiiación del crr.,r obstarivo ai error dirimente

5.7.3. Conclusión

JOI

382

391

391

400

400

403

405

5.8. El tratamiento leeal del ('rror den¡ro del Código Civil peruano

de 1852

72

405

,/

I¡orce

5.8.1. Introducción

5.8.2. El error dentro del Código Civil francés de 1804

5.8.3. La discipLina y ias figr-rras de error dentro de1 Código

Civil pen¡ano de 1852.

5.8.4. Conclusión

5.9. La discipüna del error dentro del Código Civii ch.ileno

5.9.1. Introducción

5.9.2. La figura del error como yicio de la voluntad denrro

dei Código Civil chileno

5.9.3. Conclusión

405

406

410

411

412

,1,1 )

413

aL/ ,tlo

5.10.

5.11.

El error dentro del Código Civil argentino

5.10.1. Int¡oducción

5.10.2. El error como vicio de la voluntad denrro del bOago

419

41,9

Cir-rl argenrino

420

Conclusiones

426

C¡.rÍruro Se¡c¡o

Comentarios al Libro II del Có.iigo Ciyil sobre el acto juridico y propuestas de modi-ficación

(r-l-

Apreciación general sobre el contenido normativo del Libro I1 del Código CiviJ. peruano dedicado d Acto Jurídico

6.2. Comentarios y propuesras de modificación a las disposiciones generales contenidas en ei Tín:Io I del Ubro II del Código Civil

Pefuano

431

432

6.3. Comentarios y propuestas de modificación a las normas sobre

interpretación del acto jurídico contenidas en el Tín:lo fV del

Libro II del Código Civil peruano

434

6.3.1. Pianteamiento y valoración del artículo 168o actual

434

6.3.2.

Propuesta normativa sobre la interpretación del acto jurÍdico

434

6.4. Comentarios v propuestas de modificación a las normas sobre nulidad del acto jurídico contenidas eo el Título IX del Ubro II

del Código Civil peruano

445

6.4. 1. Apreciacióo general

445

6.4.2. Ar¡icu.lado propuesto sobre nulidad de1 acto lurídico

13

44)

Lz¿noo Tnsoeoe CóRoov¿

6.5. Comenrarios y propuestas a las oormas sobre simu.lación del acto jurídico contenidas en el Tírulo VI del Ubro II del Código

Civil peruan<.r

450

ó.5.1. Planteamiento y apreciación general

450

6.5.2. Propuesta normativa sobre simuiaqón del acto jurídico

6.6. Comentarios y propuestas a las normas lobre los vicios de la voiuntad contenidas en el Tín¡lo VIII del Libro II del Código Civil peruano

6.6.1. Apreciación qeneral

451,

453

153

6.6.2. A¡ticulado propuesto sobre los vicios de la voluntad

BIBLIOGRAFÍA

14

.+53

459

Introducción

En nuestro medio estamos acostumbrados desde

siempre a

definir el acto jurídico como toda manifestación de voluntad

productora de efectos jurídicos, bien se trate de la creación,

modificación, reguiación o extinción de relaciones jurídicas, y

realizada por el sujeto con el fin de producir justamente efectos

jurídicos. En otras palabras, a nivel nacional se identifica el concepto

del acto jurídico con el de la manifestación de voluntad. utilizándose ambos conceptos como sinónimos, de manera inconsciente, por los

estuüantes de <ierecho, abogados, magistrados y en general por todos

En tal sentido, existe

consenso en nuestro meüo en entender y definir el acto jurídico como

toda manifestación de voluntad que produce efectos jurídicos.

los que conformamos la comunidad

juríüca.

Esta ucostumbre nacional" se

ha visto reflejada,

a nivel

legislativo, en el propio

Código Civil de 1984 en el artÍculo 140, que

textualmente define el acto jurídico como la manifestación de

uoluntad destinada d, crean regular; modificar o extinguir relaciones jurídícas. De esta manera, nuestro Código Civil ha consagrado, a diferencia del código de 1936, el concepto clásico francés dei acto

jurídico, elaborado por los primeros comentaristas del Código de

Napoleón sobre la base de las ideas de Domrr y Potrnn.

Ahora bien, esta definición del artículo 140, debe señalarse con toda claridad, no sorprendió en ningún momento a ningún miembro

del foro nacional, por la sencilla razón que desde la vigencia del

Código Civil peruano de 1936, por la poderosa influencia de la

magnífica y brillante obra de JosÉ LeoN B¡-ac-voIARÁN, al comentar

15

Lz¡npo Teeo¡o¡ Cónoove

el Código Civil (específicamente el Libro dedicado al Acto Jurídico),

se

entendió y aceptó como algo nnatural" que el acto jurídico,

debidamente regulado, mas no deñnido, en aquel código, debía

concebirse como la manifestación de voluntad que produce efectos

jurídicos, en sus diversas modalidades, y que el sujeto, autor de la

misma manifestación, ha realizado con el ánimo o la intención

precisa de producir efectos juríücos. Es decir, se entendió siempre

y hasta la fecha que el notable jurista entendía el acto jurídico

como una manifestación de voluntad. Sin embargo, ello no es así.

que el actual Código

Civil defrniera el acto jurídico de la manera como se ha hecho, identificándolo con la noción de declaración de uoluntad, a la que

denomina, al igual que el anterior, "manifestación de uoluntad".

Siendo esto así, para naüe fue sorpresa

Podrí¡mos aseverar, sin duda alguna y sin ningúilproblema,

que en opinión de ia casi totaiidad de estuüosos, especialistas y ju- ristas nacionales, la defi.nición del artículo 140 es impecable, de-

biendo ser aplaudida,

legislativamente

no sólo por

recoger y consagrar

caracterizada por su

claridad, lógica y sencillez, sino porque adicionalmente permite una

mejor comprensión de la definición del contrato como categoría

jurÍ-

üca abstracta, contenida en ei artículo 1351 del actual Código Civil,

que de manera concordante con aquella del artículo 140, define tex-

tualmente al contrato como el acuerdo de dos o más

una noción de acto juríüco

partes pa.ra. creatl

regular; m.odificar o extinguir ína re@imoñal.

Desde este punto de vista, la concordancia no pudo y no puede

ser mayor, existiendo

una perfecta correlación entre ambas

que lo caracteriza como una

defrniciones: la del acto jurídico,

manifestación de voluntad que produce efectos jurídicos, ya sean de

carácter patrimonial

de que el acto juríüco puede ser unilateral, bilateral o plurilateral;

o exürapatrimonial,

en el entendimiento válido

y la del contrato,que en lógica

producen efectos juríücos de carácter

patrimonial, justamente por tratarse de un acto juúdico bilateral o

plurilateral con contenido patrimonial.

- En tal sentido, en nuestro meüo se aplaude, desde la entrada en

vigencia del actual Código Civil, la pulcritud en la correiación lógica de ambas definiciones, iimitándose el debate en la actualidad a examinar

concordancia lo define como el acuerdo

de dos o más partes que

I¡,"rRoouccró¡¡

si ei contrato, además de ser fuente de obügaciones, puede ser capaz o

no de producir directamente derechos reales, es decir, si puede tener

además del natural efecto obligatorio, también efectos reales. Pero, como

insistimos, naüe duda de la bondad de ambas definiciones y menos

aún de su perfecta concordancia conceptual. Es éste, pues, a la fecha el panorama de la opinión de la comunidad jurídica nacional.

verdad tanta

Pues bien, cabe hacer las siguientes preguntas:

¿es

excelencia en el ámbito de nuestro derecho civil patrimonial?;

cierto que el acto jurídico debe entenderse como una manifestación

¿es

de voluntad?; i es verdad que la noción de actojurídico se agota en la

idea de la manifestación de voluntad productora de efectos juríücos

que el sujeto ha deseado como tales precisamente?; ¿es cierto que en

los ordenamientos jurÍücos los sujetos de derechos buscan siempre

la consecución de efectos jurídicos?; ¿es vordad que la noción de

cont¡ato se agota igualmente en el acuerdo de dos o más partes, es

decir, en la idea del consentimiento

dirigido

también a 1a producción

¿es

cierto que las

de efectos jurídicos de carácter patrimonial?;

nociones de acto jundico y de contratc deben entenderse de manera

abstracta y totalmente desvinculadas de la realidad social,

iimitándose al concepto de declaraciones de voluntad realizadas con el único fin cie producir efectos jurídicos?

En nuestro concepto, la respuesta a todas las interrogantes antes

mencionadas es negativa en todos los casos, por las razones que

expondremos a continuación y que nos revelarán que el fenómeno

del acto jundico, al igual que el contractual, como consecuencia lógica,

no se agotan en las simples manifestaciones de voluntad, consideradas abstractamente, dentro del simple ámbito de

producción de efectos jurídicos, pues no se pueden defrnir los actos del hombre que producen consecuencias legales, bien se trate del acto juríüco o dei contrato, como meras manifestaciones de voluntad

o expresiones de propósitos jundicos que el derecho debe amparar necesariamente concediendo los efectos jurídicos. Más aún, como lo

veremos luego en el primer

capítulo,

el doctor JosÉ Lró¡r B¡¡¿Nnr¡¡.Ár

en ningún momento concibió al acto jurídico como una simple

manifestación de voluntad.

Esto significa, en consecuencia, que desde nuestro punto de vista

definir el acto jurídico como una declaración o

no se puede

t/

Lrz¡noo T¡soeoe Cónoov¡

manifestación de voluntad que produce efectos jurÍdicos perseguidos como tales por el sujeto.

De esta manera, como consecuencia lógica de lo antes señalado,

debemos manifestar también nuestro total desacuerdo con el enunciado del artículo 140, que a nuestro juicio debe desaparecer

del Código Civil. A esta conclusión llegaremos cuando haya culminado

nuestro razonamiento sobre ia imposibilidad de caracterizar el acto jurídico como simple manifestación de voluntad.

Para poder desarrollar esta tesis, es preciso empezar tratando

de explicar el origen del concepto del acto jurídico y el objetivo

fundamentai de su elaboración doctrinaria y posterior consagración iegal en algunos códigos civiles.

Considerar'''os que el fundamento de la creación def concepto francés del acto jurídico es justamente el tratar de explicar adecua- damente, dentro del ámbito de un determinado ordenamiento jurí- üco, el por qué algunos actos del hombre producen consecuencias

iegales y otros no, es decir, por qué estos últimos permanecen com-

pletamente intrascendentes e irrelevantes al derecho, a diferencia

de los primeros, en los cuales el efecto jurídico es consecuencia di-

recta de ia declaración o manifestación de voluntad del sujeto y fun-

damentalmente porque producen efectos jurídicos. En algunos

casos este efecto es simpie consecuencia mecánica de la manifesta-

ción de voluntad, sin

interesar a la norma junüca el propósito del

sujeto o sujetos, y en otros casos, por el contrario, el efecto juríüco es conceüdo como respuesta ürecta al propósito evidenciado dei

sujeto o sujetos autores de las manifestaciones de voluntad.

el objetivo fundamental de la eiaboración de

la teoría general del

al por qué, en algunos casos, 1os actos o comportamientos del hombre

En otras palabras,

acto jurÍdico

es buscar la justificación conceptual

en su vida de relación con otros son capaces de producir efectos

jurÍdicos

en concordancia con el propósito que los hubiere

determinado en su realización (propósito que es considerado por el

ordenamiento

jurídico al momento de conceder o atribuir el efecto

tal que de no existir dicho fin o propósito no

jurídico, de forma

naceríü aquellos efectos).

Como se podrá apreciar, el fenómeno del acto jurídico, al igual

que del contrato, están basados o fundamentados en 1a necesidad de

18

I¡¡rRoouccro¡l

explicar y entender adecuadamente cuándo las intenciones de los

sujetos de derecho, en un determinado ordenamiento jurídico y en

una sociedad y en un momento histórico determinado, deben ser

valoradas y tomadas en consideración por aquel ordenamiento para

la atribución de efectos jurídicos.

Dicho muy brevemente, 1o que se trata de justificar y entender es en qué casos las intenciones de los sujetos de derecho deben ser valoradas por ias normas jurídicas, como base de la producción de

efectos jundicos, lo cual implica diferenciar estos comportamientos

de aquellos otros, en los cuales la producción de efectosjurídicos es directa atnbución de la norma a la simple manifestación de voluntad, sin interesar el propósito o la finalidad que los hubiera determinado, teniendo obviamente como punto de partida la gran distinción entre actos del hombre relevantes jundicamente yaquellos otros que son

intrascendentes, irrelevantes

legalmente

y como tal son considerados

simples (actos sociales" o <compromisos de caballeros> con

importancia únicamente dentro del ámbito estrictamente social, sin

ninguna l-inculación con el sistema jurídico.

Ahora bien, como será fácil deducir, la importancia de la respues- ta a estas trascendentales interrogantes, sobre los compor'camientos del hombre y su específico valor en ulf determinado sistema junüco,

es evidente e innegable, no sólo por tratarse de interrogantes que se dan en cualquier sociedad, en cualquier momento histórico, con inde-

pendencia de las concepciones sociales y filosóficas y de los sistemas

políticos imperantes, del grado de desarrolio cultural y económico,

sino fundamentalmente porque se trata de diferenciar, dentro de to-

dos los comporbamientos del hombre, en el ámbiio social, ios que de-

ben merecer la tuteia legal en atención al propósito práctico que los

hubiere determinado, con la consiguiente imposibilidad de retractar-

se de aquellos otros que son intrascendentes, o que siendo también

relevantes jurídicamente producen efectos atribuidos directa y

abstractamente por la norma jurídica al simple comportamiento vo-

luntario si¡ interesar el fin práctico perseguido por sus autores.

Pues bien, hecha esta breve reflexión sobre }a importancia del

tema dei acto jurídico y su aplicación universai, debemos tratar de

buscar el origen de su planteamiento clásico como manifestación de voluntad, en el pensamiento de los autores clásicos franceses.

19

Lzenoo Tnaonoe Cónoovn

Como es sabido por todos,los autores clásicos fueron los primeros comentaristas del Cóügo Civil francés, quienes se basaron en todo

momento en las ideas expuestas por Dol,rer y Potrnn.

Sabido es también que las obras doctrinarias de estos dos grandes

civilistas del antiguo derecho francés fueron el reflejo de la corriente de pensamiento predominante en la época. Nos estamos refiriendo

al jusnaturalismo que resaltó como valor fundamental la libertad

entendiendo a este último como el centro de la sociedad el centro del ordenamiento jurídico, cuya función debía

limitarse en último término a consagrar todos los propósitos de los

sujetos de derecho.

y, por ende,

del hombre,

Corresponde pues a esta época la idea del denominado

"dogma

de la uoluntdd,,, en el sentido que el derecho tiene como función re-

coger las aspiraciones de los sujetos y darles la protecciór\ legal. De

ahí se derivaron como algo natural los principios de la "autonomía

de Ia uolun¡sfl",

deI simple <consensualismo,,, del

"uqlor

de Ia pala-

bra dada" y todos aquellos principios jurídicos que tienen como co-

mún denominador el resaltar el valor de la voluntad como fuente de

derechos y obligaciones en el ordeñamiento juúüco, correspondien-

do a este último, como ya se ha indicado, únicamente ei recoger las

expresiones

pondencia

de voluntad de los sujetos y conceder en iógica corres-

los efectos jurídicos persegrridos, siempre y cuando, claro

está, no se contravengan los principios y valores que conforman el

orden público y las buenas costumbres -entendidas como reglas de convivencia social aceptadas por todos los miembros de una deter-

minada comunidad, como de cumplimiento obligatorio- o las nor-

mas imperativas.

Dentro de una concepción jusnaturalista del derecho, es lógico que

se definan los actos dei hombre relevantes juríücamente como simples

manifestaciones de voluntad dirigidas a la producción de efectos jurí-

dicos, sin tomar en cuenta en absoluto la función organizadora y orde- nadora del ordenamiento jurídico, pues siendo ei hombre el centro de un sistema jurídico, nada más lógico y consecuente resulta el concebir

el acto jurídico como una simple manifestación de voluntad o la expre- sión de un deseo para producir consecuencias juríücas.

Tal es la importancia de la intervención dei individuo, que de su propia voluntad debe depender en última instancia la concesión de

IvrnooucctóN

efectos junücos por parte del ordenamiento. Los efectos jurídicos

deben ser conferidos cuando han sido queridos o deseados por los

sujetos a través de sus manifestaciones de voluntad. Las norn'Lcls

jurídicas a