Vous êtes sur la page 1sur 6

2.

Laentrevista
2.1. Concepto

La entrevista es una técnica de recogida de datos cuyo uso en la evaluación


educativa está en plena expansión. Es considerada como complemento de la
observación; sobre todo, cuando se hacen evaluaciones de corte cualitativo.
Hace ya varias décadas, Binghan y Moore (1924) definieron la entrevista
como una «conversación con un propósito» (citado por Padilla Carmona,
2002, p. 125).
En la década de 1960, Matarazzo (1965) definió la entrevista como «un
tipo de conversación verbal y no verbal con el propósito de cumplir un objeti-
vo previamente definido».
Tomando como base estas y otras definiciones, podríamos aceptar como
definición de entrevista en el campo de la evaluación educativa la siguiente:
«una confrontación interpersonal, en la cual el entrevistador formula al entre-
vistado preguntas con el fin de conseguir respuestas relacionadas con los pro-
pósitos de la evaluación». .
Las características de la entrevista son las siguientes:

- Constituye una relación entre dos o más personas.


- Es una vía de comunicación simbólica bidireccional; preferentemente,
oral.
- Tiene lugar una interacción personal que la diferencia de las demás
técnicas de encuesta.
- Tiene lugar una relación interpersonal asimétrica dado que requiere
de unos objetivos prefijados, así como de una asignación de roles en
donde el entrevistador controla la situación.
Al darse una relación, es algo más que la aplicación mecánica de una
I 'l'ni .n.
I Il 'ni a, en ella se operativizan contenidos teóricos con la
I 11111I
11111111111111 11 tudinr situaciones,
I 111'1 lO O lO 11 dili.·rl'nl s fils 's.
Evaluación educativa
2.2. Clasificación

Las entrevistas se pueden clasificar atendiendo a diferentes criterios:

1. Según los objetivos, hay autores que distinguen las entrevistas de in-
vestigación (que persiguen la recogida de información) y las que per-
siguen la intervención. Otros autores distinguen según este mismo cri-
terio entre entrevistas de investigación, diagnósticas y terapéuticas.
2. Según el marco teórico del entrevistador se distingue entre entrevistas
fenomenológicas, psicodinámicas y conductuales.
3. Según el grado de estructuración suele hablarse de tres tipos de entre-
vistas. De todas formas, aunque presentaremos estas tres formas, en
función de la estructuración, debe entenderse que nos hallamos ante
un continuo que va desde la nula estructuración a la máxima estructu-
ración en la que caben diferentes tipos de entrevistas. En cualquier
caso, la preparación y el entrenamiento del entrevistador es inversa-
mente proporcional al grado de estructuración de aquélla. Hay que se-
ñalar también que esta clasificación es la más utilizada:

- Entrevistas estructuradas, en las que las preguntas, así como su se-


cuencia y en ocasiones incluso las respuestas (entre las que tiene que
elegir el entrevistado) están establecidas de antemano.
- Las entrevistas semiestructuradas son las más utilizadas en la evalua-
ción educativa en la actualidad. En éstas, existe un esquema o pauta
de entrevista previa con algunas preguntas que se plantearán al entre-
vistado. Sin embargo, en función de sus respuestas (tanto verbales
como no verbales), el entrevistador planteará nuevas preguntas para
profundizar en algunos aspectos o para abrir nuevas vías de indaga-
ción que resulten de interés a los propósitos de la evaluación.
- En las entrevistas no estructuradas no existe un esquema o patrón
previo para seguir, ni siquiera las preguntas están prefijadas, aunque
la entrevista estará guiada por «esquemas implícitos» (Padilla Car-
mona, 2002).

2.3. Procedimiento
"
Del Rincón (1996) señala tres fases para planificar una entrevista:

FASE 1: OBJETIVOS DE LA ENTREVISTA

La planificación de la entrevista debe ser coherente con sus objetivos, que a


su vez deben ajustarse a los objetivos de la evaluación.
7. Procedimientos para Larecogida de la información
FASE 2: MUESTREO DE LAS PERSONAS A ENTREVISTAR

El evaluador deberá seleccionar las personas susceptibles de ser entrevistadas.


Esta selección puede realizarse siguiendo un muestreo aleatorio de toda la pobla-
ción de personas participantes en la evaluación; es decir, los sujetos se eligen al
azar. También puede realizarse un muestreo significativo (utilizando la terminolo-
gía de Santos Guerra, 1990) u opinático (con terminología de Del Rincón et al.,
1995), en el que la selección de los entrevistados se realiza debido a su condición
de informante clave, ya sea por su experiencia con el tema, por la perspectiva que
mantienen, por el cargo que ocupan, etc. Obviamente en las evaluaciones cuanti-
tativas se opta generalmente por el muestreo aleatorio, mientras que el muestreo
significativo es más utilizado en las evaluaciones cualitativas.

FASE 3: DESARROLLO DE LA ENTREVISTA

En esta fase el eva1uador deberá atender a una serie de aspectos para llevar
adelante la entrevista:
- Contenido y naturaleza de las preguntas; es decir, el entrevistador de-
berá plantearse las preguntas que hará, cómo las ordenará, qué nivel
de detalle pedirá, qué duración tendrá la entrevista y cómo redactará
las preguntas.
Organización y secuencia de las preguntas. Toda entrevista debería co-
menzar con preguntas que contribuyan a alcanzar un clima agradable,
cómodo y de confianza, para, de forma gradual, pasar en una segunda
fase a preguntas más complejas y de mayor carga emocional. Por últi-
mo, la tercera fase debería dedicarse a cuestiones más fáciles y relaja-
das que permitan terminar la entrevista de forma distendida.
- Relación entrevistador-entrevistado. El entrevistador debe tratar de con-
seguir un clima amistoso y desarrollar la empatía con el entrevistado.
- Formulación de las preguntas. El entrevistador debe utilizar un len-
guaje claro y preciso en la formulación de las preguntas posibilitando
así un nivel de motivación satisfactorio. Hay que tener en cuenta que
la calidad de la respuesta está condicionada por la calidad de las pre-
guntas. Por ello, a la hora de formular las preguntas deben tenerse en
cuenta una serie de aspectos:
• Formular preguntas realmente abiertas.
• Formular preguntas con claridad.
• Formular preguntas únicas.
• Profundizar en las respuestas.
• Apoyo y reconocimiento.
·N eutralidad.
• Simulación.
• Control de la entrevista.
Evaluación educativa

- Registro de la información. El entrevistador debe recoger tanto las


respuestas orales del entrevistado como los demás sucesos de la en-
trevista de forma completa, no resumida. Este registro puede realizar-
se tomando notas o utilizando algún sistema tecnológico de grabación
(grabadora de audio o grabadora de audio y vídeo).

2.4. Ventajas y limitaciones

Entre las ventajas que ofrece la entrevista podemos reseñar las siguientes:

- La relación interpersonal que implica.


- Posibilita al entrevistador adaptarse a las características del entrevis-
tado debido a la retroalimentación que se da.
- Facilita observar al entrevistado tanto a nivel verbal como gestual.
- Posibilita registrar grandes cantidades de información de carácter
subjetivo y de tipo biográfico.
- Permite recoger información de personas inaccesibles por otros me-
dios (analfabetos, por ejemplo).

Algunas de las desventajas o limitaciones de la entrevista serían las si-


guientes:

- Su larga duración y el elevado coste de tiempo, esfuerzo y dinero que


supone.
- La fiabilidad de la información recogida.
- La validez de la información recogida.
- La interferencia de sesgos de variada procedencia.
- La ausencia de anonimato.

3. El cuestionario
3.1. Concepto

El cuestionario es posiblemente la técnica más utilizada para la recogida de


información en evaluación tanto educativa como de otros ámbitos. Como"- se-
ñala Hernández López (1996, p. 127) «expresado de forma sencilla, una en-
cuesta consiste en la formulación de preguntas a un número determinado de
individuos que representan a un colectivo más amplio en la búsqueda de in-
formaciones que sean generalizables para un colectivo». En la misma línea,
Cabrera (2000a, p. 210) señala que un cuestionario «consiste en un conjunto
de preguntas que de forma sistemática y ordenada permite recoger informa-
ción sobre las percepciones, actitudes, opiniones y características de las per-
7. Procedimientos para la recogida de la información

sonas». Un cuestionario se utiliza cuando es necesario conocer la opinión


acerca de un aspecto determinado que queremos evaluar y las respuestas se
dan por escrito. Normalmente, además, esta técnica se utiliza cuando la po-
blación de personas sobre las que queremos tener opinión es muy amplia.
Tiene una finalidad esencialmente exploratoria para contrastar opiniones y
puntos de vista cuando el grupo de personas es muy amplio.

3.2~ Clasificación

Al tratar de clasificar los cuestionarios nos encontramos que, atendiendo a di-


ferentes criterios, se obtienen clasificaciones distintas. Padilla Carmona
(2002, p. 149) citando a Matud (1993) señala cuatro criterios a partir de los
cuales clasificar los cuestionarios:

I. Según el tipo de ítems, se distinguen los cuestionarios cerrados,


abiertos, mixtos, de elección múltiple, etc.
II. Según la escala de respuesta, se distinguen los cuestionarios que
buscan juicios categóricos y los que buscan juicios continuos.
III. Según el método de administración, se distinguen los personales, por
teléfono, por correo, por ordenador, etc.
Iv. Según el tipo de información requerida, se distinguen los cuestiona-
rios de información general y los específicos.

3.3. Procedimiento

Teniendo en cuenta las propuestas de Cabrera (2000a) y Padilla Carmona


(2002) se proponen las etapas siguientes en el proceso de construcción y utili-
zación de un cuestionario en la evaluación:

1. Contextualizar el uso del cuestionario en el proceso de evaluación.


Es decir, el cuestionario se empleará en la evaluación junto con otras
técnicas y, por ello, deberá definirse con claridad cuál es el propósito
de su uso.
2. Plantear y explicitar el marco teórico conceptual. Esta fase supone
tres etapas:

a) Definir el constructo o constructos sobre los que vamos a recoger


información.
b) Explicitar y definir las dimensiones de las que se compone ese
constructo.
e) Enumerar y definir los indicadores que operativizan el significa-
do de cada dimensión definida.
Evaluación educativa

3. Redactar posibles preguntas a partir de los indicadores.


4. Seleccionar las mejores preguntas en función de su calidad técnica.
S. Confeccionar el primer borrador.
6. Estudio piloto del cuestionario.

a) Revisión por parte de especialistas.


b) Revisión por parte de los sujetos.
e) Aplicación piloto.

7. Elaboración de la versión definitiva del cuestionario.


8. Aplicación del cuestionario.
9. Análisis de las respuestas.
10. Redacción del informe.

3.4. Ventajas y limitaciones

Entre las ventajas del cuestionario podemos señalar las siguientes:

- Pueden ser aplicados a un conjunto amplio de sujetos.


-----.:Pueden ser aplicables a multitud de variables y temas.
- El coste económico de su utilización no es excesivo.
- Ahorro de tiempo.
- No es necesario que los ap1icadores del cuestionario conozcan a fon-
do la evaluación que se está llevando a cabo, por 10 que puede utili-
zarse personal ajeno a la propia evaluación.
- Mayor normalización y estandarización de la situación.

Entre sus limitaciones podemos señalar las siguientes:

- La información recogida a través de los cuestionarios debe ser cote-


jada y contrastada con informaciones provenientes de otras técnicas
de recogida de información, ya que existen diferentes fuentes de ses-
gos que pueden afectar a la calidad de la información recogida.
- Las preguntas deben ser planteadas previamente y deben tener un sig-
nificado unívoco para los sujetos que contestan, aspecto difícil de
conseguir en muchas ocasiones. '"
- La información obtenida es superficial; es decir, no permite la posi-
bilidad de profundizar en las respuestas de los sujetos.
- Si el cuestionario es enviado por correo para su contestación, la pérdi-
da de cuestionarios es muy importante.
- El porcentaje, en algunas ocasiones excesivamente elevado, de pre-
guntas no contestadas.