Vous êtes sur la page 1sur 1
Bannan Manin la ceneuria con prerrogativa constieula un punto focal que les per- ‘mitla coordinar o6mo organizar la voracién, La existencia de un punto de concentracién realzado por la religién, reorzaba el pre dominio de las clases propietarias en la asamblea de cencurias: si Jas centurias de la primera clase (y ocho de Ja segunda) habfan seguide la via de la centuria con pretrogativa, la decisién Final seguia en manos de las clases més altas, ya que kes cencurias siguientes en la jerarguia no serin convocadas por haber ya un ‘voto mayoritati. Por otro lado, el voto disperso de las primeras centurias hubiese hecho descender el voto decisivo por la escala del censo. Por tanto, el uso del sorteo, junto con el valor reigioso que se conferiaa la centutia con prereogativa, evtaba o mitigaba cualquier disensién o rivalidad que ls elecciones pudieran haber provocado entre la clases hacendadas, no llegando a debiliatas™ La neutralidad del sorteo (ademés de su significado religiow) resaltaba més la eficacia del punto de congregacin: las primeras centurias eran menos reacias 2 seguir la senda marcada por el voro inicial, puesto que parecta trazado, al menos en parte, por algo externo, neutel e imparcial.” EL sorteo conttibuia a la cohesién de las asambleas de cencuria en un segundo sentido, con un efecto en cierto modo diferente sobre la clases mis bajas. Si las centuras de las clases ms altas hablan seguido cf liderango ofrecido por ls dises con el voro de la cencuria con prerrogativa, como sucedia habicualmente, ls uni- dades situadas mis abajo en la jerarquia det censo no votaban; sin embargo, el hecho de que el resultado final pareciese luir de un fenémeno externo y como una sefial sobrenacural debié haber hecho mis fcil de aceprar el resultado para los que no hubiesen depositado su vow. El sorteo también tenia su parte en las comitiasributa, pero se sabe menos sobre c6mo operaba alli, En ese tipo de asambleas, el sorteo era empleado de manera diferente segin se eseuviesen Vz Mein Paro Cent, p 584 © En Saley, Gre nd Roa Vn. 155, wes en ptularlfcui calor dele neu lene 68 Los PNCi70S DEL GORIERNO REPRESENTATIVO aprobando leyes 0 juzgando casos, por un lado, o ligiendo alos ragistrados de rango inferior, pore otro. En las reuniones legisla tiva judiciales de las comitia sibuta las teibus voraban una des- pués de otra. Era, por tanto, necesario determinar cudl habria de ‘yotar primero. En las ots se votabasiguiendo un orden preesta- blecido (ordo sribuum) sobre lo que no se sabe mucho, salvo que no era jerirquico. Hl sorteo, en tealidad, determinaba en qué ‘momento tenia que comenzar el ordo sibuaom, La tribu que vos ba primero era identficada con un eérmino particular (prin- cipium) y era.en certo modo el equivalente de a encuriacon pre- rogativa en las asambleas de centuria'". El resultado del voro de cada tibu se anuaciaba poco después de que acabase de vorar, ‘ero mientras las otras depositaban sus vors. La voracién se dete- nia en cuanto se hubiesedecidido ef proyecto o el veredicto por la :mayoria de ls tribus (por ejemplo, por 18 voros, ya que habia 35, tribus). Consecuentemente, en las votaciones legislativas o judicia- lesen las asambleas tribals, el empleo del sorteo habria produido el mismo efecto que en las asambleas de cencutias: la calidad rli- soa y la neutralidad del sorteo alentaba que el voto seeristalizase alrededor del primer voto, ala vez que faciitaba als tibus que no habian emitido su voto el aceptar el resultado, No obstance, a contratio que el resultado de las asambleas de centurias, en este caso el efecto cohesivo no redundaba en beneficio de ninguna dase en particular. ‘Cuando, por oto lado las comitiasributacleglan magistrados, todas las tribus voraban simuleéneamente, ax{ que no habia necesi- ad de determina cull debia vorar primero. Sin embargo, ‘empleaba el sortco pare determinar el voro de qué wibu debia ser contado en primer lugar. Se daba por elegidos alos candidatos en ‘cuanto llegasen a los 18 votos: luego se detenia la voracién. A medida que sucedia, certs peculiaridades del procedimiento de vorcién hacian que el orden de recuento no careciese de impor- tancia: podta levar a deckrar electo a un candidato que, si s¢ SCN, Lem deinen dee Rome amis, 9p. 385-4 o