Vous êtes sur la page 1sur 1

LLENADO INCORRECTO DE POZO

Esta es una de las causas más comunes de surgencias. Si baja el nivel de fluido, se
producirá una disminución en la presión de fondo de pozo debido a que la longitud de
la columna de fluido es menor.
Cuando se saca tubería de perforación y lastrabarrenas del pozo, se debe ir
agregando el volumen de lodo equivalente al volumen de acero que se va sacando a
fin de mantener el pozo lleno. Si esto no se hace, la longitud de la columna de lodo
disminuye, y por lo tanto se reduce la presión de fondo de pozo. Una vez que dicha
presión cae por debajo de la presión de formación en algún punto de pozo abierto, se
puede producir una surgencia.
El pozo debería rellenarse ya sea continuamente utilizando un tanque de maniobras
de recirculación, o bien regularmente. Se debe utilizar un método preciso para medir la
cantidad de fluido que se necesita realmente para llenar el pozo y además se debe
mantener un registro preciso del volumen de acero que se va sacando.
Si el volumen necesario para llenar el pozo es significativamente menor que el
volumen de acero que se ha sacado del pozo, pueden estar ocurriendo dos cosas:
• Puede haber entrado fluido de formación hacia el pozo
• El gas que ya estaba presente en el pozo se está expandiendo

Tenga en cuenta que el volumen de acero en un tramo de lastrabarrenas puede ser de


cinco a diez veces el volumen de acero en la misma longitud de tubería de perforación.
Este volumen de acero mucho mayor ocupa una mayor parte del volumen total del
pozo. Esto no solamente significa que se necesita una mayor cantidad de lodo para
reemplazar cada tramo de lastrabarrenas, sino también que si no se llena el pozo, el
nivel de lodo caerá mucho más abajo que cuando se saca tubería de perforación.
Existen dos maneras posibles de monitorear el volumen de lodo durante las
maniobras:
• Línea de llenado de lodo con contador de carreras
• Tanque de maniobras de circulación continua