Vous êtes sur la page 1sur 2

Cosecha de Merrill-Crowe

El proceso Merrill-Crowe es el método empleado por la empresa YMAD para obtener el


oro y la plata en forma de precipitado. Para esto se debe adicionar zinc y acetato de plata
en cantidades estequiométricamente ya establecidas.

La cosecha es el día más importante de este proceso. Consiste en diversas tareas de


acondicionamiento, limpieza y puesta a punto de todos los elementos necesarios para
obtener el precipitado.

Según lo comentado por el ingeniero Facundo Arias, esta fue la primera vez que se
permitió la colaboración de los practicantes durante el proceso de la cosecha.

Las actividades desarrolladas comenzaron el día previo cuando tuvimos que acondicionar
los ramales para la precipitación mediante la colocación de los sacos en donde se deposita
el precipitado. Cada uno de éstos posee una rosca. Previo a la colocación de éstas se debía
limpiar con un cepillo de acero el teflón viejo y colocar uno nuevo en la rosca de cada una
de las bocas (9 o 10) de cada tubo. Luego se procedió con el enrosque de cada uno de los
sacos.

El día de la cosecha comenzó con el retiro de los ramales de la pileta de precipitado. A


cada uno de éstos se le extraía el saco de filtrado con el precipitado en su interior. Luego
se lo limpiaba de todo contenido que pudiera tener mediante golpes con una masa a lo
largo de su longitud, aflojando de este modo al barro formado en su interior, para luego
someterlo a golpes contra el piso. De esta forma salía todo el precipitado con consistencia
de barro.

Este barro, como toda pulpa, genera una resistencia a fluir y se sedimenta en cada uno de
los ramales, motivo por el cual queda atrapado y debe ser retirado a golpes y con la ayuda
de la gravedad.

El barro yacente en el piso se acumulaba con el empleo de un escurridor y luego con palas
se lo juntaba y depositaba dentro de unos tachos de zinc vacíos.

Una vez retirados todos los ramales desde las piletas de precipitado, se prosiguió con el
enrosque de cada uno de los sacos (558 en total). Cada uno de los ramales luego era
situado una vez más en las piletas de precipitado. El procedimiento de acondicionamiento
de cada tubo fue igual al desarrollado el día anterior.

El tiempo estimado de colaboración por parte de los practicantes fue de 3 horas en la


mañana y 1 a 1,5 horas en la tarde, sumando 1 a 2 horas del día anterior, dando un
tiempo total de 5 a 6 horas de colaboración.
A modo de conclusión, se puede mencionar que la cosecha de Merrill-Crowe es un trabajo
árduo, que necesita su tiempo, mano de obra, y la colaboración de todo el personal
disponible. También cabe destacar que fue una experiencia única y sumamente
enriquecedora.

Centres d'intérêt liés