Vous êtes sur la page 1sur 5

HONGOS

Los hongos son eucariotas, organismos cuyos


núcleos celulares están contenidos en membranas.
No obstante, los hongos presentan una combinación
de características que justifica su ubicación en un
reino eucariótico separado.
Los hongos son organismos con núcleo que se
reproducen por esporas, carecen de clorofila (por lo
tanto no son fotosintéticos), se reproducen sexual o
asexualmente y tienen estructuras somáticas filamentosas y ramificadas rodeadas
por una pared celular hecha de celulosa, quitina o ambas.
Su talo es variable desde ameboidea y unicelular, hasta tubular rodeado por una
pared celular. Puede ser único multicelular (septado) y hallarse sobre o dentro del
substrato. No son organismos móviles, pero en algunos casos sus esporas sí lo
son; pueden ser haploides, homocarióticos, heterocarióticos, dicarióticos o
diploides, etc.
La mayoría de los hongos son pluricelulares y están compuestos de largos
filamentos, denominados hifas. Algunas hifas, que se conocen como hifas
septadas, poseen unas paredes internas llamadas septos que las dividen en
células. Generalmente, los septos tienen un poro central 10 suficientemente
grande como para permitir a los orgánulos pequeños e incluso a los núcleos,
desplazarse entre las células. Otras hifas carecen de septos y son cenocíticas,
con múltiples núcleos en un citoplasma común.
Todas las hifas de un tipo particular en un hongo forman una masa entretejida
denominada micelio. Un hongo puede tener un micelio único o varios tipos de
micelios, a medida que experimenta las fases de su ciclo vital.
Los hongos son heterótrofos pero, como ya sabemos, no ingieren los alimentos
como los animales. Por el contrario, absorben el alimento después de
descomponerlo en pequeñitas moléculas, que atraviesan entonces la membrana
plasmática mediante difusión con la ayuda de las proteínas de transporte. La
mayoría de los hongos son saprobios: organismos que se alimentan de materia
orgánica muerta. Otros hongos son parásitos, seres que se alimentan de sus
organismos-huéspedes vivos, depredadores, organismos que matan al ser del
que se alimentan.
Nutrición

 No son fotosintéticos (no poseen cloroplastos)


 Absorben materia orgánica simple o elaborada,
 Son heterótrofos
 Algunos pueden ser autótrofos a biotina y/o tiamina
 Requieren sales de nitrógeno o proteínas, H2O y los iones inorgánicos
 Pueden almacenar ácidos grasos, acil-gliceroles y glucógeno en vacuolas.

Los hongos producen esporas durante la reproducción sexual asexual. Las


esporas sirven para dispersar el hongo hacia nuevos lugares, y algunas ayudan al
hongo a sobrevivir en condiciones adversas, como la deshidratación o la
congelación. No obstante, en todos ellos, salvo en uno de los filos, las esporas
carecen de flagelos, luego no son móviles.

Reproducción de los hongos


•Asexuada o anamórfico: para mantener la especie
•Sexuada o telemórfico: para intercambio de material genético
Se pueden presentar ambas en distintos periodos de vida

Algunos hongos presentan un tipo curioso de reproducción sexual, denominada


para sexualidad. En este proceso, las hifas de diferentes tipos se fusionan,
produciendo una célula dicariótica. A continuación tiene lugar la fusión nuclear.
Generalmente, el siguiente paso sería la meiosis, pero, en la parasexualidad, la
mitad de los cromosomas se pierden poco a poco en un proceso denominado
haploidización. Fragmentos de los cromosomas homólogos pueden intercambiarse
en el núcleo diploide antes de la haploidización. En consecuencia, el núcleo
haploide puede ser genéticamente diferente de cualquiera de los núcleos
originales de la célula dicariótica. Otras dos características ayudan a distinguir a
los hongos de otros organismos. En primer lugar, en la mayoría de hongos, la
envoltura nuclear permanece intacta durante la mitosis y la meiosis. Esta división
nuclear se produce en algunos protistas, pero no en las plantas ni animales. En
segundo lugar, las paredes celulares de los hongos contienen una cantidad
sustancial de quitina, un polímero de glucosa nitrogenada. El esqueleto externo de
los artrópodos (animales invertebrados, como los insectos, arafias y cangrejos)
está también compuesto de quitina. No obstante, la quitina parece haberse
originado de manera independiente en hongos y artrópodos, y no es frecuente en
otros grupos de organismos.
CLASIFICACION

A mediados del siglo XX sobrevino la primera revolución taxonómica cuando


diversos autores concluyeron que se podían distinguir dos tipos de organización
celular en todos los organismos. La característica más notable era la presencia de
un núcleo verdadero, rodeado por una membrana. Para su confirmación se
requirieron, por supuesto, notables avances en las técnicas de observación
microscópica, y eventualmente la invención del microscopio electrónico. Con ello
los organismos se reclasificaron en procariotas, aquéllos cuyas células carecían
de un verdadero núcleo, y eucariotas con núcleo verdadero. Las diferencias, sin
embargo, no se reducían al núcleo: sólo los eucariotas poseían un sistema
endomembranal y orgánulos como Mitocondrias y cloroplastos, entre las más
notables; aunque cabe decir que la lista de diferencias es extensa. Esta división
separó a las bacterias de los hongos, ya que las primeras son procariotas y los
hongos son de estos cambios taxonómicos, los hongos han ido perdiendo grandes
grupos que antes se clasificaban dentro de su dominio.
Otra clasificación es la siguiente:

Setas: Hongos macroscópicos


Actinomicetos (bacterias)
Levaduras
Mohos o filamentosos
TIPO DE HONGOS
1. Hongos ornamentales
2. Hongos alimenticios
3. Hongos venenosos o tóxicos
4. Hongos alucinógenos
5. Hongos benéficos

IMPORTANCIA

La mayoría de los expertos considera que los hongos fueron los “inventores” de la
pluricelularidad: un carácter fundamental que permitió el desarrollo de tejidos y
órganos que constituyen a las plantas y animales. Además de ello, existen datos
que indican que los hongos fueron los primeros organismos eucarióticos que
salieron de las aguas donde nació la vida para conquistar la tierra firme. No sólo
eso, sino que los hongos permitieron también el establecimiento terrestre de las
plantas, y con ello indirectamente de los animales que se nutren de ellas,
mediante la formación de micorrizas, como se indicará más adelante. La “salida de
las aguas” la reproducen actualmente los hongos para llevar a cabo su
reproducción. Los hongos crecen sumergidos en una capa acuosa,
independientemente si el medio es acuático o terrestre. Los nutrientes pasan a
través de toda la superficie de sus hifas (cuyo conjunto se llama micelio). Para
ello, esa superficie debe tener afinidad con el agua, es decir, ser hidrofilia. Pero al
formarse las estructuras reproductivas, éstas deben orientarse hacia el aire y
abandonar el medio acuoso. Para llevar a cabo la hazaña mecánica de romper la
tensión superficial, los hongos forman unas substancias hidrofóbicas (que repelen
al agua), las hidrofobias, que recubren la superficie de las hifas y les permiten salir
del agua seca y escurrida. Los hongos son los destructores más implacables de
materia orgánica que existen en la naturaleza. Esta actividad puede ser
considerada indeseable si se desea preservar el material que es atacado por ellos.
Pero en los ciclos de la naturaleza, en donde lo que muere debe ser degradado
para que los ciclos de la vida continúen, su papel es vital. Baste sólo señalar que
los hongos son los únicos organismos capaces de degradar a la lignina que
constituye un componente fundamental de la madera, junto con la celulosa.
Dramatizando el impacto de la acción fúngica en el mantenimiento de los ciclos
vitales del planeta, Dodge señaló que a la muerte del último vegetal o animal en la
Tierra, siempre habría un hongo encargado de descomponer su materia orgánica.

Importancia de los hongos microscópicos


 Productos lácteos
 Panificación
 Proteína unicelular (PUC)
 Ácido cítrico
 Bebidas alcohólicas
 Contaminantes
 Farmacéuticas
 Ecológica
 Salud
FUENTE DE INFORMACION

 JOSÉ RUIZ HERRERA

 2007

 EL ASOMBROSO MUNDO DEL LOS HONGOS

 Elasombrosomundodeloshongos.pdf