Vous êtes sur la page 1sur 4

REQUISITOS PARA ADOPTAR LA MEDIDA CAUTELAR DE PRISIÓN PROVISIONAL.

La prisión provisional sólo podrá ser decretada cuando concurran los siguientes requisitos:

Que el hecho o hechos presenten caracteres de delito sancionado (en el Código Penal) con pena cuyo
máximo sea igual o superior a 2 años de prisión. O si la pena privativa de libertad es duración inferior a
esos 2 años si el investigado o encausado tuviere antecedentes penales derivados de una condena por
delito doloso.

Que aparezcan en la causa motivos bastantes para creer responsable criminalmente del delito a la
persona contra quien se haya de dictar el auto de prisión (el detenido, investigado o encausado).

Que mediante la prisión provisional se persiga alguno de los siguientes fines:

Asegurar la presencia del investigado o encausado en el proceso.

Evitar la ocultación, alteración o destrucción de pruebas relevantes para el enjuiciamiento en los casos
en que exista un peligro fundado y concreto.

Evitar que el investigado o encausado pueda actuar contra bienes jurídicos de la víctima (especialmente
si se trata de violencia de género). En este caso no será aplicable el límite de pena máximo igual o
superior a 2 años de prisión, es decir, puede ser menor a esos 2 años.

También podrá acordarse la prisión provisional para evitar el riesgo de que el investigado o encausado
cometa otros hechos delictivos cuando concurran los puntos 1 y 2 anteriores. No será aplicable el límite
de pena establecido en el punto 1 (la pena de prisión puede ser menor a 2 años) cuando se crea que el
investigado o encausado ha actuado concertadamente con otra/as personas.

Deben concurrir los 3 primeros requisitos inexcusablemente, no puede faltar ninguno. En el requisito 3,
sólo será necesario que concurra, como así se señala, una de los 3 fines.

DURACIÓN MÁXIMA DE LA PRISIÓN PROVISIONAL.

La prisión provisional durará el tiempo imprescindible mientras subsistan los motivos que la justificaron.

Cuando la prisión provisional se hubiera decretado para:

Asegurar la presencia del investigado o encausado en el proceso.

Evitar que el investigado o encausado pueda actuar contra bienes jurídicos de la víctima

Para evitar el riesgo de que el investigado o encausado cometa otros hechos delictivos.

podrá concederse una sola prórroga:

Que no podrá exceder de un año si el delito tuviere señalada pena privativa de libertad (en abstracto en
su límite superior) igual o inferior a 3 años, o

No podrá exceder de 2 años si la pena privativa de libertad (en abstracto en su límite superior) señalada
para el delito fuera superior a 3 años.
Cuando la prisión provisional se hubiera decretado para vitar la ocultación, alteración o destrucción de
pruebas relevantes para el enjuiciamiento, la prórroga no podrá exceder de 6 meses.

La libertad por el transcurso de los anteriores plazos, no impedirá que se vuelva a acordar si el
investigado o encausado dejare de comparecer a cualquier llamamiento judicial.

Para el cómputo de los plazos anteriores, se tendrá en cuenta el tiempo que el investigado o encausado
hubiere estado detenido o en prisión provisional por la misma causa.

Si al recaer sentencia en el proceso, esta fuese recurrida, podrá prorrogarse la prisión provisional hasta la
mitad de la pena impuesta (como ejemplo la urgencia con la que se enjuició a los posibles autores del
atentado terrorista de Madrid el 11/0/2004).

TRÁMITE PARA LA ADOPCIÓN DE LA MEDIDA CAUTELAR DE PRISIÓN PROVISIONAL.

Cuando el detenido fuere puesto a disposición del juez de instrucción o tribunal, éste, salvo que
decretare su libertad provisional sin fianza, convocará a una audiencia. En dicha audiencia el Ministerio
Fiscal o las partes acusadoras podrán interesar que se decrete:

la prisión provisional del investigado o encausado o,

su libertad provisional con fianza.

Esta audiencia deberá celebrarse dentro de las 72 horas siguientes a la puesta del detenido a disposición
judicial. Se citará al investigado o encausado, que deberá estar asistido de Letrado, al Ministerio Fiscal y a
las demás partes personadas.
Si el Ministerio Fiscal o alguna parte acusadora solicitase prisión provisional o su libertad provisional con
fianza, las demás partes concurrentes podrán realizar alegaciones y proponer prueba. La prueba deberá
practicarse en el mismo acto o dentro de las 72 horas antes indicadas.

El Abogado del investigado o encausado tendrá acceso a las partes esenciales del procedimiento para
impugnar la privación de libertad.

El juez o tribunal decidirá si procede o no la prisión o si impone fianza.

Si ninguna de las partes solicitara la prisión provisional, acordará necesariamente la puesta en libertad
del investigado o encausado.

Si por cualquier razón la audiencia no pudiere celebrarse, el juez o tribunal podrá acordar la prisión
provisional, si concurrieren los presupuestos del art. 503 LECrim. Igualmente podrá acordar la libertad
provisional con fianza.

No obstante, dentro de las siguientes 72 horas, el juez o tribunal convocará una nueva audiencia para
dilucidar sobre lo acordado.