Vous êtes sur la page 1sur 6

INTRODUCCION

A continuación en el presente informe tengo como finalidad


analizar la obra de MARX WEBER la ética protestante y el
espíritu capitalino tratando de relacionarlo con la metodología
de las ciencias sociales desarrollada por el mismo autor. Se
pretende abordar la lectura de esta obra en forma tal de ir
fundando sus principales planteamientos en los conceptos que
el propio weber expuso en su trabajo la objetividad
cognoscitiva de la ciencia social y de la política social (1904).
Es decir se tratara de efectuar el análisis desde el interior de
las concepciones epistemológicas de weber, con la finalidad
de ser lo más fiel posible a sus punto de vista. Existe una
actitud manifestada en muchos trabajos sociológicos.
DEFINICIÓN DE ÉTICA PROTESTANTE
La ética protestante y el "espíritu" del capitalismo (Die
protestantische Ethik und der 'Geist' des Kapitalismus) es
un libro escrito por Max Weber,
un economista y sociólogo alemán, entre 1904 y 1905, como
una serie de ensayos. Más tarde se publicó como libro. No
obstante, fue publicado desde 1905 en la revista Archiv für
Sozialwissenschaft und Sozialpolitik.
Este libro no debe verse como un estudio detallado
del protestantismo, sino, por un lado, como un estudio de la
significación del modo de vida protestante para la cultura y en
especial de cómo influyó en la constitución del espíritu
capitalista. Por otro lado, como una introducción a trabajos
posteriores en los que desarrolla más profundamente temas
sólo esbozados en este libro o presentados en él como
programa. Cuando se refiere al protestantismo, hace hincapié
(explícitamente) en una rama de él: el calvinismo, por ser la
tendencia que Weber considera más influyente para el modo
de vida y la moral burguesas. No obstante, trata con extensión
de muchas otras corrientes (luteranismo, pietismo, metodismo,
las sectas baptistas, y varios subtipos dentro de cada una)
tanto en sí mismas como en sus semejanzas y diferencias con
el calvinismo.
ÉTICA PROTESTANTE
La ética protestante, también llamada la ética del trabajo, es un
código moral basado en los principios de austeridad, disciplina,
trabajo duro, y el individualismo. El adjetivo protestante se
explica por el hecho de que estas cualidades se considera que
han sido especialmente alentados por la religión protestante,
especialmente las denominaciones basadas en los principios
del calvinismo. Los principales formuladores del concepto de
la ética protestante fue el filósofo político alemán y el sociólogo
Max Weber y el Inglés historiador Richard H. Tawney.Los dos
hombres vieron una estrecha relación entre la ética protestante
y el surgimiento del capitalismo.
Weber quedó impresionado por el hecho de que parece que el
capitalismo moderno se había desarrollado sobre todo en
aquellas zonas de Europa donde el protestantismo calvinista
se había arraigado a principios de la Reforma protestante. En
La ética protestante y el espíritu del capitalismo (1905, rev
1920;... Ing. trans, 1930), Weber sostuvo que una relación de
causalidad existente entre los dos, su preocupación era con el
efecto de la religión en la vida económica, pero afirmó que que
la influencia inversa son igualmente importantes. Weber
sostuvo que la doctrina de la predestinación, en el centro al
calvinismo, y el control remoto e incognoscible Dios
protestantes creó la ansiedad intensa en el individuo sobre el
estado de esa persona de la gracia. Medios prácticos de la
reducción de las ansiedades tomó la forma de un compromiso
sistemático a una vocación, es decir, a trabajar duro, la
frugalidad y la autodisciplina, la recompensa material del que
no se consumieron personalmente, pero guardado y
reinvertidos. Debido a estas cualidades también las necesarias
para el éxito en la nueva economía capitalista, se deducía que
estos calvinistas practicar también deben formar el núcleo de
la nueva clase capitalista. Por otra parte, el éxito en el mundo
comercial tiende a asegurar al individuo que él o ella, de hecho,
en un estado de gracia, porque Dios le había sonreído en sus
esfuerzos. Weber la teoría de que con la decadencia de una
visión religiosa del mundo, la ética protestante se mantuvo
como "el espíritu del capitalismo".
las teorías de Weber, en primer lugar puso adelante en el año
1905, se distribuyeron ampliamente, defendido y criticado.
Obras importantes de Tawney sobre el tema, la religión y el
surgimiento del capitalismo, se publicó en 1926.Tawney
básicamente de acuerdo con Weber, a pesar de que hacer
menos hincapié en la relación de causalidad entre el
protestantismo y el capitalismo y menos énfasis en el
calvinismo. Señaló que el capitalismo moderno ha comenzado
a surgir mucho antes de la Reforma Protestante; citó como
centros comerciales del siglo 15 como Venecia, Florencia y
Flandes como ejemplos de este capitalismo emergente. Según
Tawney, el hecho de que las iglesias establecidas - la iglesia
católica en el continente y la iglesia Anglicana en Inglaterra -
fueron tan estrechamente aliado con la aristocracia
terrateniente de edad causó la nueva clase media emergente
a gravitar hacia las sectas protestantes nueva. En suma, las
dos instituciones desarrollado al lado del otro, sin una "causa"
del otro.
La idea de la ética protestante ha tenido una influencia
sustancial en la historia del siglo 20, la sociología y ciencia
política. El nacionalismo y el socialismo, por ejemplo, son
vistos por algunos como la ética secular que afectan a los tipos
de desarrollo económico. Otros teóricos se centran en la
disminución relativa de la influencia económica capitalista en
los Estados Unidos y Gran Bretaña, un resultado, afirman, de
un deterioro en la ética protestante entre los pueblos de esos
países.
CONCLUSIÓN
En definitiva podemos concluir diciendo que desde el momento
en que el ascetismo abandonó las celdas monásticas para
instalarse en la vida profesional y dominar la moralidad
mundana, contribuyó en lo que pudo a construir el grandioso
cosmos de orden económico moderno que, vinculado a las
condiciones técnicas y económicas de la producción mecánico
En definitiva, la vida profesional del hombre debe ser un
ejercicio ascético y consecuente de la virtud, una
comprobación del estado de gracia en la honradez, cuidado y
método que se pone en el cumplimiento de la propia tarea
profesional. Creo que por medio de este trabajo se han
encontrado los medios para reflexionar acerca de la evolución
materialista y espiritual de las sociedades modernas, y en qué
sentido una y otra concepción a pesar de ser opuestas están
en íntima relación. Por tanto la reflexión considera el hecho de
hasta qué punto es posible una evolución económica paulatina
y universal a partir de unos supuestos ético - religiosos, o por
el contrario si el capitalismo ya no necesita ninguna
consideración ética para desarrollarse aunque para ello no
tenga en cuenta ciertos aspectos humanos como la
convivencia o la solidaridad.