Vous êtes sur la page 1sur 15

El Hombre y la Máquina

ISSN: 0121-0777
maquina@uao.edu.co
Universidad Autónoma de Occidente
Colombia

Orejuela Gartner, Jorge E.


La conservación de orquídeas en Colombia y un caso en proceso en la cuenca del río Cali, municipio
de Santiago de Cali, Valle del Cauca, Colombia
El Hombre y la Máquina, núm. 35, julio-diciembre, 2010, pp. 53-66
Universidad Autónoma de Occidente
Cali, Colombia

Disponible en: http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=47817140007

Cómo citar el artículo


Número completo
Sistema de Información Científica
Más información del artículo Red de Revistas Científicas de América Latina, el Caribe, España y Portugal
Página de la revista en redalyc.org Proyecto académico sin fines de lucro, desarrollado bajo la iniciativa de acceso abierto
Año Internacional de la biodiversidad

La conservación de orquídeas
en Colombia y un caso en
proceso en la cuenca del río
Cali, municipio de Santiago
de Cali, Valle del Cauca,
Colombia
Jorge E. Orejuela Gartner*

Resumen
Entre Colombia y Ecuador,
los países más ricos en especies
de orquídeas del mundo, se
encuentran 9.000 especies o un
extraordinario treinta por ciento
de todas las especies conocidas.
No obstante, en ambos países el
número de especies de orquídeas
amenazadas de extinción bien
podría sumar 3.000 especies,
una cifra bastante preocupante
si se considera que la principal
causal de tal extinción es la de-
forestación de las selvas andinas.
Precisamente los bosques de esas
montañas suministran el recurso
hídrico para las grandes ciudades
de ambos países y los suelos
de sus laderas son la base de la
producción de alimentos para
sus poblaciones. Bien podría
decirse que donde aun existen

*
Ph. D. en Biología. Docente del Departamento de Ciencias Ambientales de la Universidad Autónoma de Occidente. Director del Jardín Botánico de Cali. Miembro
del Grupo de Estudios Ambientales para el Desarrollo Sostenible-GEADES. jeorejuela@uao.edu.co; orejuela_jorge@hotmail.com
Fecha de recepción: julio 13 de 2010 Fecha de aceptación: septiembre 10 de 2010
La conservación de orquídeas en Colombia y un caso en proceso en la cuenca del río Cali,
Jorge E. Orejuela Gartner municipio de Santiago de Cali, Valle del Cauca, Colombia

bosques con ricas poblaciones for the preservation of the rich


de orquídeas allí también coexis- biodiversity and to ensure the
ten saludables las poblaciones provision of ecosystem goods
humanas. Un ejemplo concreto and services in the basin.
de conservación de orquídeas se
Key words: Conservation,
viene adelantando en la cuenca
biodiversity, orchids, watershed,
alta del río Cali, donde ya se han
environmental services
descrito unas cien especies de
esta maravillosa familia de plan-
tas y donde se han identificado
algunos lugares donde es urgente
Introducción
proteger los bosques de niebla,
preservar la rica biodiversidad de En Colombia las orquídeas se
plantas y animales y asegurar el encuentran prácticamente en to-
suministro de bienes y servicios dos los ecosistemas naturales y en
ecosistémicos en la cuenca. muchos de ellos hay gran número
de especies. Empero, numerosas
Palabras clave: Conserva-
especies de orquídeas, por particu-
ción, biodiversidad, orquídeas,
laridades de sus ciclos de vida, son
cuenca hidrográfica, servicios
raras o escasas y muchas están en
ambientales.
peligro de extinción.
Abstract Muchas orquídeas con rangos
Between Colombia and geográficos reducidos pueden estar
Ecuador, the two richest coun- gravemente amenazadas aun cuan-
tries in the world in orchids, do algunas especies sean abundan-
9,000 species are found or thirty tes localmente. En Colombia las
percent of all known species. orquídeas ocupan el poco honroso
However, in both countries the primer lugar como la familia de
number of orchid species threa- plantas con el mayor número de
tened with extinction may well especies amenazadas de extinción
add 3,000 species, a figure quite (Calderón-Sáenz,2007). Las espe-
worrying when you consider that cies de los bosques de niebla del
the main cause of this extinction país tienen doble riesgo debido a
is deforestation of the Andean sus niveles elevados de endemis-
forests. Precisely the forests of mo y las altas tasas de conversión
these mountains provide most of de sus ecosistemas a usos como la
the water resources for the large agricultura y la ganadería (Dixon y
large cities and their agriculture Phillips, 2007). Se prevé que esta
and industries. One could say situación, ya difícil de las orquídeas
that where there are still forests de los bosques de niebla de Colom-
rich in orchid populations there bia, se agravará como consecuencia
it will be possible for the coexis- del calentamiento global (Jarvis,
tance of also healthy human 2009).
populations. A concrete example
Amenazas
of orchid conservation is being
advanced in the upper basin of Sin lugar a dudas, la mayor
the Cali river, which has already amenaza de las orquídeas de Co-
described some 100 species of lombia y de los bosques de niebla
this wonderful family of plants es la destrucción de sus hábitats.
and where some critical areas of Se estima que sólo cerca del 18%
cloud forests have been identified al 25% del bosque andino original
se conserva en la actualidad en el
La conservación de orquídeas en Colombia y un caso en proceso en la cuenca del río Cali,
Jorge E. Orejuela Gartner municipio de Santiago de Cali, Valle del Cauca, Colombia

país (Etter, 1998). En general, los


bosques de montaña en Colombia
son ambientes seriamente amena-
zados, pues la mayor parte han sido
talados y los que quedan existen
principalmente como fragmentos
de diferentes tamaños y niveles
de aislamiento (Kattan y Álva-
rez, 1996). A pesar de la enorme
transformación de los ecosistemas
naturales de Colombia, aun no se
tienen datos confiables sobre la tasa
anual de deforestación del país o
de sus diferentes macrorregiones.
En el pasado se habían hecho
estimativos para Colombia de la
magnitud de la tala y quema de
bosques para cultivos y ganaderías
que oscilaban entre las doscientas
mil y las quinientas mil hectáreas
anualmente (FAO, 1999; Instituto
von Humboldt, 1999). Fandiño-
Lozano y Wyngaarden (2005)
señalan que hasta un 56,6% del Zona de colonización en el Parque Nacional Farallones de Cali, municipio de Santiago de Cali, Valle
territorio nacional ha sido interve- del Cauca
nido sustancialmente y que frente
gaarden (2005), la degradación de
a estos niveles de intervención el
sistema de conservación es insufi- la región andina es del orden del
ciente. Una amenaza más reciente setenta por ciento (45.000 km2), y
pero igualmente impactante ha sido en ella los bosques subtropicales
el incremento de cultivos ilícitos prácticamente han desaparecido
como la marihuana, la coca y la de las vertientes interandinas y los
amapola. Estos cultivos que van montanos continúan siendo trans-
desde zonas bajas tropicales hasta formados a un ritmo elevado. Más
zonas de alta montaña, están oca- del noventa y cinco por ciento de
sionando la deforestación de gran- los bosques secos tropicales que
des áreas y ejercen serias presiones existían en los Andes ya desapa-
sobre el funcionamiento y la salud recieron. A pesar de los efectos
de los ecosistemas de los Andes de la colonización en las tierras
tropicales. Desafortunadamente, bajas tropicales de la Amazonia y
los métodos diseñados para contro- el Chocó, aún persiste un sesenta
lar estos cultivos se basan en sus- y cinco por ciento de la cobertura
tancias químicas defoliantes que original de los bosques húmedos
ocasionan daño a los ecosistemas tropicales, equivalente a unos
y a la biodiversidad al contaminar 350.000 km2 (Mapa Ecológico de
suelos y ríos. El impacto de las Colombia en Von Humboldt, 1999;
acciones humanas se ha concen- Fandiño y Wyngaarden, 2005).
trado en la mitad occidental del La resultante fragmentación de
país, donde vive cerca del setenta hábitats de la zona andina del país
por ciento de la población. Según semeja un conjunto de islas en un
el informe del Instituto von Hum- mar de potreros y usos agrícolas.
boldt (1999), estudios de Cavelier Esta situación de degradación del
y Etter (1995) y Fandiño y Wyn-
paisaje andino causa serios pro-
La conservación de orquídeas en Colombia y un caso en proceso en la cuenca del río Cali,
Jorge E. Orejuela Gartner municipio de Santiago de Cali, Valle del Cauca, Colombia

de neblinas y hacerlas pasar por


encima de los bosques, contri-
buyendo con ello a deteriorar su
función como captador y regulador
del ciclo hídrico. Jarvis ha insistido
recientemente en que, según las pro-
yecciones de calentamiento global
y los impactos de las crecientes
temperaturas y mayores precipita-
ciones pluviales en la región andina
tropical, es muy probable que la
humedad aportada por las neblinas
disminuya marcadamente y que
los bosques de niebla se alteren de
manera irreversible y afecten todas
las especies de plantas y animales
(Jarvis, 2009). Seguramente, en
un futuro inmediato, estos hechos
estarán en el centro de la atención
mundial por sus impactos en el su-
ministro de agua para las grandes
Foto de Pleurothallis tetrachaetae. blemas al bienestar humano por la poblaciones de centros urbanos
Orquídea miniatura poco conocida del surocci-
dente de Nariño, Colombia disminución de bienes y servicios andinos (Pimm, 2009; Jarvis, 2009;
ecosistémicos, particularmente el Orejuela, 2009).
suministro de agua y la protección
de los suelos. Una estrategia pragmática para
la conservación de orquídeas
El efecto de esta destrucción
sobre las poblaciones de plantas en No cabe duda que las orquídeas
general y de orquídeas en particular son un grupo clave para la conser-
es preocupante. Calderón-Sáenz vación de la biodiversidad, que
(2007) estimó, basado en el análi- son ejemplos visibles y fascinan-
sis de dieciocho géneros, que unas tes del mundo natural y que están
371 especies (10%) de orquídeas seriamente amenazadas por las
de Colombia estarían amenazadas actividades humanas (deforestación
de extinción. Si se considera que y fragmentación, comercio ilegal y
existen unos ciento setenta gé- posiblemente calentamiento glo-
neros de orquídeas colombianas, bal). No obstante, hay todavía tiem-
el total de especies amenazadas po para conservar la alta diversidad
de orquídeas que quedan, y estos
podría ser muy elevado. Este dato
esfuerzos pueden ser fructíferos si
y su preocupante proyección son
actuamos de inmediato. Hay mu-
un indicativo de la problemática
chos vacíos y oportunidades para la
generalizada de las orquídeas,
acción. La tarea de la conservación
principalmente en la zona media y
de orquídeas es multifacética y debe
altoandina de las vertientes inter- combinar la protección del hábitat,
nas de los Andes y en las porciones el aumento en el conocimiento so-
medias de las vertientes externas bre las especies y su distribución,
(pacífica y amazónica). la coordinación de esfuerzos in
situ y ex situ, la participación de las
Amenazas a mediano comunidades en los proyectos de
y largo plazo conservación de especies y ecosiste-
El calentamiento global puede mas, las acciones de divulgación, el
alterar los patrones de circulación impulso a redes de conocimiento y
La conservación de orquídeas en Colombia y un caso en proceso en la cuenca del río Cali,
Jorge E. Orejuela Gartner municipio de Santiago de Cali, Valle del Cauca, Colombia

de sensibilización y la inversión jui- Las orquídeas del género Cattleya


ciosa de recursos internacionales y fueron identificadas desde la puesta
nacionales que podrían generarse en en marcha de la estrategia como un
relación con programas para evitar grupo prioritario para la acción.
la deforestación como contribución
En este trabajo se adopta la
colombiana a reducir las emisiones
Estrategia Nacional de Conserva-
de dióxido de carbono para prevenir
ción de Plantas como guía para
mayores niveles de calentamiento
desarrollar un plan integrado de
global (Hagsatter y Dumont, 1996;
conservación de las orquídeas de los
Koopowits, 2001).
bosques de niebla del suroccidente
Las orquídeas pueden jugar colombiano. Para este propósito es
un papel clave en los esfuerzos necesario responder adecuadamente
nacionales de conservación, en varias preguntas fundamentales:
virtud de su importancia como ¿Qué debe hacerse para proteger
especies carismáticas, muchas con las especies y sus hábitats? ¿Cómo
valor comercial y por ser un gru- deben adelantarse los esfuerzos?
po “bandera” cuya conservación ¿Dónde deben dirigirse los es-
ayudará a proteger muchas otras fuerzos de conservación y quiénes
especies y hábitats (Hagsatter y deben participar en estos esfuerzos?
Dumont, 1996). De alguna mane- La gestión para asegurar la coope-
ra se pueden considerar como las ración institucional en diferentes
contrapartes vegetales de especies niveles y la financiación son críticas
tradicionalmente asociadas con la para la sustentabilidad de los esfuer-
conservación de la vida silvestre zos de conservación.
como son los osos, los jaguares y
los primates. Si los colibríes son Conocimiento
las joyas aladas del mundo natural,
las orquídeas bien pueden ser los Es importante que la ciencia se
tesoros escondidos en la niebla. ponga al servicio de la conserva-
ción de las especies de orquídeas
El Convenio sobre la Diver- y sus hábitats. En Colombia es una
sidad Biológica (CDB, 1992) ha necesidad urgente mejorar la base
sido el marco general para adelan- del conocimiento de sus orquídeas.
tar acciones de conservación en el Comparado con sus países vecinos,
mundo. La Convención definió tres especialmente Ecuador, Colombia
objetivos centrales: la protección de ha tenido pocos especialistas de-
especies y ecosistemas, el uso sos- dicados al estudio de las distribu-
tenible de especies y la distribución ciones de orquídeas y su historia
equitativa de los beneficios por el natural. Debido a este retraso,
aprovechamiento de la biodiversi- entre otros factores, los adelantos
dad; y recomendó la adopción de en conservación han tenido sus Región andina con abundantes aguas cristali-
la estrategia de conservación de limitaciones. Entre las acciones nas. Río Pichindé, zona rural de Cali, Valle del
ecosistemas como guía práctica que deben adelantarse están las Cauca.
para la acción. evaluaciones de floras de orquídeas
En el año 2001 un grupo de de distintas regiones, la elaboración
científicos, directores de jardines de bases de datos y la generación
botánicos y herbarios e integrantes de mapas de distribución de las
del sector ambiental oficial del país especies. Como resultado de estas
se reunieron en Villa de Leyva y for- acciones se podrán identificar las
mularon la Estrategia Nacional para especies amenazadas. Naturalmen-
la Conservación de Plantas (Instituto te, hay que revisar el estado actual
Alexander von Humboldt y Minis- de la sistemática y la taxonomía de
terio del Medio Ambiente, 2001). las orquídeas colombianas. Otro
La conservación de orquídeas en Colombia y un caso en proceso en la cuenca del río Cali,
Jorge E. Orejuela Gartner municipio de Santiago de Cali, Valle del Cauca, Colombia

aspecto de gran interés serán los es-


tudios de la ecología de las especies
en cuanto a sus dependencias con
polinizadores y con los diminutos
hongos asociados que facilitan la
absorción de nutrientes. Es impor-
tante reconocer la necesidad de
relacionar las orquídeas con grupos
de animales y con la generación de
bienes y servicios ambientales de
los bosques, en especial el recurso
hídrico. Mediante esfuerzos locales
y de cooperación internacional será
posible incrementar tanto el número
de los estudios como su calidad
científica. La difusión del conoci-
miento de orquídeas mediante pu-
blicaciones técnicas y divulgativas
es la clave para ampliar la base de Orquídea Scaphosepalum swertiifolium
apoyo comunitario e institucional
para la conservación.
nacional, regional (departamental) conservación en estas áreas (Pimm,
Protección de especies y municipal, donde se integren la 2009). En esta región se concentra,
y ecosistemas protección de especies y ecosiste- de igual manera, la diversidad flo-
mas y la promoción del desarrollo rística (30.000 – 40.000 especies)
Tanto el Convenio de Diversi- comunitario (Miller, 1980; Mac- en la región nor-andina de Suramé-
dad Biológica y la Estrategia Nacio- Kinnon y Thorsell, 1986; McNeely rica o “punto caliente” de los Andes
nal para la Conservación de Plantas et al., 1990; Sánchez et al., 1990; tropicales (al norte de la depresión
como las Metas del Milenio para el Fandiño y Wyngaarden, 2005; de Huancabamba en el Perú (Rodrí-
Desarrollo de las Naciones Unidas Ministerio de Ambiente, Vivienda guez-Mahecha, 2004; Conservation
(2010-2015) hacen un llamado a y Desarrollo Territorial, 2009). En International, 2004). Adicionalmen-
las naciones para que desarrollen el sistema también deberán estar te, allí se encuentra entre un 50-70%
sistemas de áreas protegidas o incluidas las reservas naturales de la de los vertebrados del país, de los
áreas de manejo especial con una sociedad civil (privadas), las áreas cuales más del 40% son especies
representatividad completa de la di- de asentamientos tradicionales, endémicas. Por unidad de área la
versidad general, tanto en términos incluidos los resguardos indígenas; región andina encierra un nivel de
de ecosistemas como de provincias los territorios de comunidades endemismos y diversidad cinco a
bióticas. En cuanto a las orquídeas, afrocolombianas y las reservas cam- seis veces mayor que la de regiones
el sistema debe incluir las especies pesinas. En la región andina cobra como la Amazonia y la provincia
endémicas y también debe satisfa- especial importancia el manejo de pacífica. Estas regiones andinas son,
cer las necesidades de especies con áreas de conservación en las cuen- además, piezas fundamentales de las
rangos geográficos amplios y con cas hidrográficas, con una visión estrategias para proveer agua a los
distribuciones separadas. integradora de paisajes rurales con grandes centros poblados del país y a
Conservación in situ (o en el sistemas productivos en armonía las áreas de mayor importancia para
lugar natural de ocurrencia de las con la conservación de relictos de la producción agrícola y ganadera
especies). bosque natural y la restauración del territorio nacional.
ambiental.
En el mundo se reconoce que
Áreas prioritarias en bosques de
una de las maneras más efectivas Puesto que entre un 60% y un
niebla del suroccidente
de promover la conservación de la 73% de los orquídeas de Colombia
biodiversidad es el fortalecimiento crecen en los bosques de niebla de El actual Sistema Nacional
del sistema de áreas protegidas y las montañas andinas, que cubren tan de Áreas Protegidas, con sus cin-
reservas equivalentes en los di- solo un 3% a 4% del área del país, cuenta y cinco unidades, cubre
ferentes niveles de organización es estratégico enfocar actividades de aproximadamente el doce por ciento
La conservación de orquídeas en Colombia y un caso en proceso en la cuenca del río Cali,
Jorge E. Orejuela Gartner municipio de Santiago de Cali, Valle del Cauca, Colombia

entre mil y mil quinientas especies


con concentraciones en las franjas
altitudinales de los 1.500 msnm a
los 3.000 msnm. Se presume, adi-
cionalmente, que la mayor parte de
las orquídeas endémicas son miem-
bros de la subfamilia Pleurothalidi-
Foto Lepanthes y Brachionidium nae (50-60%), seguidas, no muy de
Pie de foto cerca, por miembros de la Laelinae
y la Oncidinae con aproximada-
mente un diez por ciento en cada
una. De igual manera, se cree que
en Ecuador las especies endémicas
conforman una proporción elevada
en las categorías de amenaza en los
Libros Rojos. Muy probablemente
entre el 50% y 80% de las especies
endémicas se encontrarán en las
categorías de Vulnerable y algunas
Dos especies miniatura Lepanthes magnífica y Brachionidium ballatrix
en las más precarias situaciones
de amenaza como En Peligro y En
del territorio nacional (www.par- biodiversidad se encuentran en esta Peligro Crítico.
quesnacionalesdecolombia.com). misma franja de rangos altitudinales En la vertiente pacífica de la
Sus áreas son sobresalientes, pero medios de la vertiente pacífica de cordillera Occidental, en Nariño,
insuficientes para garantizar una Risaralda, y en Antioquia. aproximadamente 150-250 especies
protección adecuada de las especies Las Áreas de Endemismos son quizá endémicas. Varias han
de orquídeas y sus ecosistemas en el Aviarios (Hernández-Camacho sido descritas recientemente como
país en general y en el suroccidente et al., 1992; Mazariegos, 2000) especies nuevas y veinticinco están
en particular. Quizás donde existe también contienen una buena repre- reseñadas por Calderón (2007) en
un mejor cubrimiento de áreas sil- sentación de orquídeas. Los princi- el Libro Rojo de Orquídeas de Co-
vestres protegidas es la Amazonia pales centros de endemismo aviario lombia. En esta misma vertiente en
y las zonas de páramos, si se con- (Sttaterfield, 1997), que coinciden Risaralda los estudios de orquídeas
sideran las categorías de Parques con áreas ricas en especies de or- de De Wilde (1998) presentaron
Nacionales y se complementan con quídeas (Orejuela, 2005), incluyen una elevada diversidad de especies
los Resguardos Indígenas. Fuera las siguientes regiones estratégicas: y notables endemismos. Un ejem-
de estas macrorregiones, se puede el Chocó andino y las vertientes plo de endemismos marcados fue
afirmar que las demás experimen- pacíficas de los Andes, el Amazonas registrado por Escobar (1983) para
tan problemas de representatividad andino y las vertientes amazónicas especies del género Masdevallia
y amplitud ecológicas. La región de los Andes, los Andes centrales, del norte de la cordillera Oriental,
andina, por ejemplo, tiene un buen los Andes orientales (norte y sur), la donde se encontraron cuarenta y
número de áreas, pero éstas no son Sierra Nevada de Santa Marta, los siete especies, veinte de las cuales
lo suficientemente grandes ni tie- valles interandinos, y cadenas mon- fueron endémicas. En los rangos
nen rangos altitudinales amplios. tañosas aisladas como la Serranía de geográficos de las postuladas Áreas
Las mayores concentraciones de San Lucas y la Serranía de Baudó de Endemismos de Orquídeas será
especies tanto en número como (Misas, 2005). posible identificar muchas loca-
en singularidades se ubican en las lidades nuevas para incluir en los
Al igual que en el vecino país de
regiones subtropicales (premonta- sistemas de área protegidas nacio-
Ecuador (Endara y Yañez, 2006), se
nas) y templadas (montanas) de las nales, regionales, municipales y en
presume que el número de especies
vertientes andinas y en particular el sistema de áreas privadas o de la
endémicas de orquídeas de Colom-
en la vertiente pacífica de la cor- sociedad civil.
bia pueda estar entre una cuarta y
dillera Occidental en los departa-
una tercera parte del total de las Con frecuencia las especies
mentos de Nariño, Cauca y Valle
especies del país. Esto representaría endémicas también son escasas o
La conservación de orquídeas en Colombia y un caso en proceso en la cuenca del río Cali,
Jorge E. Orejuela Gartner municipio de Santiago de Cali, Valle del Cauca, Colombia

quídeas están por fuera del sistema


de áreas protegidas, los esfuerzos
de conservación necesitan consi-
derar otras categorías o sistemas
alternativos, tales como territorios
indígenas, cuencas hidrográficas,
áreas amortiguadoras de parques
nacionales y reservas privadas.
Orejuela (2005) recomendó la es-
trategia de establecer un sistema
con unas pocas áreas grandes con
muchas reservas pequeñas. Para
la conservación de orquídeas con
rangos geográficos amplios, usual-
mente compartidos con otros grupos
de organismos, la estrategia de unos
pocos parques nacionales grandes
con rangos altitudinales amplios
debe ser suplementada con cuencas
hidrográficas protegidas y territo-
rios de comunidades indígenas.
El desarrollo de los Sistemas
Departamentales de Áreas Prote-
gidas (SIDAP) debe ser regido por
principios de participación ciuda-
dana efectiva, por lo cual se ha de
crear condiciones para estimular la
participación de la sociedad civil,
fortaleciendo para ello las orga-
nizaciones comunitarias y ONG
ambientalistas para impulsar su
capacidad propositiva, de acción
y ejecución. Una de las metas
eventuales es que la comunidad
misma sea la que controle muchas
de las actividades del proyecto. La
Observadores de vida silvestre con gran entu-
siasmo por las orquídeas gente se involucra y se mantiene
raras en sus sitios de distribución
activa cuando existe una relación
natural. Pero un grupo apreciable
amable con el personal y cuando
de especies endémicas de orquídeas
el proyecto satisface de manera di-
son relativamente abundantes en los
recta y en un tiempo relativamente
lugares donde viven, así sean éstos
corto necesidades percibidas en la
muy reducidos en área. General-
comunidad. Las condiciones que
mente estas especies se encuentran
generan entusiasmo y compromiso
en fragmentos o manchones aisla-
son las fortalezas más poderosas
dos de hábitat en picos montañosos,
para el desarrollo.
en enclaves áridos y en planicies
altoandinas, o su distribución es El sistema debe prestar especial
discontinua, principalmente en el atención a las interconexiones de los
complejo mosaico de hábitats de fragmentos boscosos mediante co-
la región andina (Escobar, 1983; rredores ecológicos, sean ellos hori-
De Wilde, 1998; Orejuela, 2005). zontales (a lo largo del eje principal
Puesto que muchas áreas ricas en or- de las cordilleras andinas) o verti-
La conservación de orquídeas en Colombia y un caso en proceso en la cuenca del río Cali,
Jorge E. Orejuela Gartner municipio de Santiago de Cali, Valle del Cauca, Colombia

cales, siguiendo el patrón dendrítico


de las cuencas hidrográficas. Una
recomendación clara para preservar
la biodiversidad en sitios óptimos
para la conservación de orquídeas
es proteger las áreas aledañas a los
parques nacionales del suroccidente
(Galeras, Munchique, Farallones
de Cali en la cordillera Occidental;
Huila, Puracé, Las Hermosas, Los
Nevados en la cordillera Central).
La ampliación altitudinal de estos
parques contribuiría de manera
importante a conservar ecosistemas
de alta biodiversidad y servicios
ambientales de vital importancia
para las grandes ciudades de los
Andes. Un buen ejemplo de este
tipo de manejo es la cuenca del río
Otún con acciones de conservación
nacionales (Parque Los Nevados),
regionales (Santuario de vida silves-
tre Otún-Quimbaya) y municipales
(Parque Ucumarí). Algo similar
también está pasando en la cuenca
del río Cali con el Parque Nacional
Farallones de Cali, el área de in-
terés para la conservación de aves
(AICA) Bosque de San Antonio,
y el Jardín Botánico de Cali con
un corredor de conservación pro-
yectado para unir estos intereses.
En Nariño occidental es de gran
importancia establecer parques na-
La orquídea Cattleya quadricolor, especie endémica del valle del río Cauca, es objeto de esfuerzos de
cionales en los volcanes de Chiles y propagación en laboratorios de la región.
Cumbal y conectarlos con áreas de
conservación ya existentes como la
reserva natural La Planada, la reser- gran interés para la conservación especies de orquídeas con sus
va natural comunitaria de Nembí, la mundial. ochenta y cinco géneros registradas
reserva privada El Pangán, y sobre en las 3.100 ha bosques de La Pla-
todo el área de asentamiento de la Conservación ex situ nada en Nariño, o en El Tambito, en
etnia Awa y sus resguardos estable- Muchas personas creen, erró- el Cauca, y Anchicayá, en el Valle
cidos. Particularmente sería de gran neamente, que las orquídeas pueden del Cauca. Es importante resaltar
interés establecer los inventarios de ser conservadas efectivamente ex que el texto de la Convención de
las orquídeas de estos transectos situ en bancos de genes y semillas, Diversidad Biológica enfatiza que
altitudinales. Las reservas naturales en jardines botánicos o en colec- la conservación in situ debe ser
privadas y de la sociedad civil en ciones particulares. Si en verdad la siempre la actividad prioritaria y
estas regiones se pueden conectar conservación ex situ ha jugado su que las actividades ex situ deben
mediante corredores altitudinales papel y podría continuar haciéndo- verse como medidas de apoyo a la
con los parques mencionados, y los lo, ningún jardín botánico o banco conservación in situ y nunca tratar
corredores de conservación entre de semillas o colección de orquídeas de reemplazarla. En los bosques
los diferentes parques de las tres podría conservar efectivamente, por de niebla de Nariño occidental
cordilleras serían mecanismos de ejemplo, las más de cuatrocientas contiguos a la reserva natural La
La conservación de orquídeas en Colombia y un caso en proceso en la cuenca del río Cali,
Jorge E. Orejuela Gartner municipio de Santiago de Cali, Valle del Cauca, Colombia

Planada podrían conservarse alre- los maneje con la gente local, de temente elevados de conservación
dedor de dos mil especies diferentes los cuales las comunidades sean de un gran número de especies y
de plantas e innumerables especies claras beneficiarias; estrategia sobre todo de un conjunto de espe-
de animales, además de su notable donde las acciones educativas y cies endémicas de gran valor. Este
conjunto de orquídeas. los procesos participativos de las es el caso de las orquídeas de las
comunidades hayan sido claramente laderas andinas tropicales (Meisel
Un caso valioso ha sido el traba-
identificados. El “uso sostenible” y Woodward, 2005; Seaton, 2005;
jo para la conservación de especies
es un principio de la Convención www.Loujost.com). En Colombia
de plantas amenazadas, incluidas
de Diversidad Biológica definido la Asociación Red Colombiana de
algunas orquídeas, adelantado por
de la siguiente manera: “El uso de Reservas Naturales de la Sociedad
el conjunto de Jardines Botánicos
componentes de la diversidad bio- Civil (www.resnatur.org.co) tiene
de Colombia, con el apoyo de la una experiencia de unos quince años
lógica de una manera tal que su tasa
Whitley Fund for Nature de Ingla- y al momento tiene registrados más
de aprovechamiento no conduzca a
terra. De igual manera, se resalta el de doscientos predios particulares
una disminución en el largo plazo
proyecto de conservación de semi- (www.resnatur.org.co). Resnatur ha
de la diversidad biológica, y que
llas de especies de orquídeas que se por lo tanto mantenga su potencial liderado el proceso social de conser-
adelanta en el mundo con apoyo de de satisfacer las necesidades y vación de la diversidad biológica de
la Iniciativa Darwin y la coordina- aspiraciones de las presentes y fu- Colombia.
ción del Royal Botanical Garden, turas generaciones”. Si bien autores
Inglaterra (Seaton, 2007; Seaton El trabajo efectuado en La Pla-
como Sarmiento (2006) elaboraron nada, Nariño, dio como resultado
y Pritchard, 2003). Como parte un excelente diagnóstico para la
de ese proyecto mundial, el Jardín una notable colección de orquídeas
conservación y el aprovechamiento nativas de esa rica región. Otras co-
Botánico de Cali en asocio con el sostenible de especies de orquídeas
Vivero Dapa y la Asociación Valle- lecciones in situ de orquídeas de la
en el país, la mayor parte de la cordillera Occidental se encuentran
caucana de Orquideología iniciaron comunidad de la conservación aún
un proyecto para la conservación en la Reserva Natural Regional del
está distante de asumir con con- Bosque de Yotoco, Valle del Cauca,
de Cattleya candida (quadricolor), ciencia los conceptos de desarrollo
amenazada de extinción en la re- administrada por la CVC y la Uni-
sostenible y distribución equitativa versidad Nacional de Palmira y el
gión, estableciendo para ello bancos de beneficios.
de semillas. La meta del proyecto es Parque Nacional Natural Las Orquí-
propagar la especie en cantidades deas (Antioquia). En la cordillera
Conservación en predios de
Central existen colecciones de la
importantes y cultivarlas en vivero particulares
región del Parque Nacional Natural
hasta una etapa en la que se puedan
Un punto de creciente preocu- Los Nevados, en la reserva natural
reintroducir a áreas silvestres priva-
pación para la comunidad de la privada de Acaime, administrada
das y públicas, en el rango de su dis-
conservación de la vida silvestre por la Fundación Herencia Verde;
tribución original. Para tal efecto, ya
es la definición del área mínima y en Popayán el entusiasta de las
existen grupos de entusiastas que
requerida para lograr una conserva- orquídeas, Roberto Angulo, man-
han colectado frutos, almacenado
ción duradera. La respuesta es que tiene una colección con numerosas
semillas en frío, están propagando
depende del grupo de organismos especies del transecto Popayán -
plantas en laboratorios, cultivan
que se desee preservar. Por ejemplo, Páramo de Puracé. En el santuario
planticas en viveros y comienzan a
si se trata de especies de territorios Otún-Quimbaya, Pereira, Risaralda,
reintroducir individuos en árboles grandes se requieren áreas de gran la Corporación Autónoma Regional
hospederos en el campo. tamaño para asegurar su manteni- de Risaralda (Carder) administra
miento indefinido. Sin embargo, un programa de investigación y
Uso sostenible con distribución
para las orquídeas de las laderas de educación sobre los recursos de su
equitativa de beneficios
los Andes tropicales, con su elevado área. En la reserva Taquihuaila en
Las medidas de conservación número de especies y la concentra- Gigante, Huila, la familia Ospina
tanto in situ como ex situ no deben ción de aquellas endémicas, una re- Hernández estudia las orquídeas
considerarse por sí solas como serva natural relativamente pequeña nativas y se protege el banco de
mecanismos completos de conser- puede lograr niveles importantes de germoplasma de la Cattleya tria-
vación; sino que ha de promoverse conservación de ese grupo de espe- nae, flor nacional de Colombia. En
una estrategia de conservación cies. Una red de reservas privadas la cordillera Oriental se destacan
integral que proteja los hábitats y puede alcanzar niveles sorprenden- los esfuerzos del Jardín Botánico
La conservación de orquídeas en Colombia y un caso en proceso en la cuenca del río Cali,
Jorge E. Orejuela Gartner municipio de Santiago de Cali, Valle del Cauca, Colombia

de Bogotá y los del orquideólogo educación, la capacitación y la di- de conservación y de educación con
Ortiz Valdivieso por avanzar en el vulgación son elementos esenciales recursos claves para avanzar en una
conocimiento de la flora de orquí- de todos los proyectos integrados variedad de acciones relacionadas
deas de la cuenca del río Bogotá. de conservación y desarrollo. La con las orquídeas.
Un interesante programa de avista- capacitación ayuda a las personas
miento de aves y más recientemente a lograr su potencial completo. La ¿Cómo tener éxito
orquídeas se está desarrollando educación ayuda a la gente a au- en esta empresa?
con el liderazgo de la Asociación mentar su acceso a la información La aproximación ecosistémica
Río Cali (iniciativa de ecoturismo y el conocimiento disponibles y con para la sustentabilidad integra las
Mapalina) y del Jardín Botánico de base en ello tomar mejores decisio- dimensiones humanas sociales, cul-
Cali en la vertiente oriental de la nes, y ayuda a los líderes a surgir. turales y económicas de la conser-
cordillera Occidental en el bosque La educación es vital para que las vación de la biodiversidad (Seaton,
de niebla de San Antonio, Km 18 personas entiendan la relación entre 2007). Los siguientes aspectos de
en la vía Cali-Buenaventura y en la conservación y el desarrollo y esta visión son: (1) diálogo abierto
el área de Piedras Blancas, corre- para que adquieran habilidades para entre el conocimiento científico y
gimiento de Pichindé, Parque Na- promover su bienestar. Si las comu- el tradicional; (2) el conocimiento
cional Natural Farallones de Cali, nidades han de resolver sus propios accesible para aquellos que toman
donde un grupo de habitantes de problemas ambientales a largo pla- decisiones y producen conoci-
la comunidad está atendiendo a los zo, en una forma ambientalmente
miento relevante para los usuarios
visitantes en sus casas. En un sen- sana, necesitarán información,
de recursos; y (3) mayor aprecio y
dero natural que atraviesa el bosque destrezas y nuevas perspectivas. La
reverencia por la naturaleza en todas
de montaña (2000-2300 msnm) es educación en conservación deberá
sus formas mediante un proceso que
posible observar, con la ayuda de completar y mejorar la compren-
provea un sentido de ser parte del
guías locales, unas cien especies sión práctica de las personas de su
paisaje y las regiones.
de orquídeas en sus sitios naturales medio ambiente y su relación con
y además contemplar aves tan ma- la calidad de vida y el bienestar, La aproximación de conserva-
ravillosas como el gallo de roca, el para que puedan incorporar estos ción de ecosistemas ayuda a la gente
quetzal andino, tucanes de montaña conocimientos en decisiones futuras a canalizar una parte razonable
y colibríes, entre muchas más. (Light et al., 2003). de la abundancia de la naturaleza
en su propia dirección. Muchos
Estas acciones bien podrían re- El papel de los jardines botáni-
habitantes ancestrales del país ya
plicarse en otras regiones del país, cos, las asociaciones de orquideo-
saben cómo lograr esto sin lesionar
con la certeza de que ayudarían de logía, las corporaciones autónomas
la calidad del ambiente o reducir
manera especial a la conservación regionales, las universidades y los
apreciablemente cualquier recurso
de las orquídeas. Además de preser- medios de comunicación es básico
crítico. Este proceso ayuda a pro-
var las especies y los ecosistemas en para avanzar en este tema central
estos sitios su potencial económico mover la cooperación en todos los
de la estrategia de conservación de
puede ser alto. Más allá de la varie- niveles y entre todas las audiencias.
orquídeas. De igual importancia es
dad y belleza de los paisajes del bos- poder establecer redes de comu-
La cuenca del río Cali
que de niebla está su reserva futura nicación y de apoyo para los pro-
y la conservación de orquídeas
para el desarrollo socioeconómico. yectos de conservación. Las redes
internacionales de conservación Riqueza. Desde el punto de
Educación como la Unión Internacional de vista de la biodiversidad vegetal,
Un componente fundamental Conservación (UICN), que tiene un la familia Orchidaceae contribuye
común a todos los elementos de la grupo de especialistas en orquídeas de manera desproporcionada a la
estrategia es la educación ambien- y un grupo especial de educación riqueza de la flora andina. Un ejem-
tal. El sabio proverbio chino dice para la conservación de orquídeas, plo de esta situación se observa en
con razón: “Si estás pensando con son instancias de apoyo de gran la cuenca media y alta del río Cali,
un año de anticipación, siembra interés. Existen varias instituciones donde las orquídeas representan un
arroz. Si piensas con diez años como la American Orchid Society, elevado porcentaje de la riqueza
de anticipación, planta árboles. Si la Sociedad Orquideológica de San total de especies de sus bosques de
estás pensando para los próximos Diego (USA), la Royal Botanical niebla. Alrededor de cien especies
cien años, educa a la gente”. La Gardens en Kew, Inglaterra, que han sido encontradas en los bos-
apoyan proyectos de investigación, ques de las riberas de los ríos Cali,
La conservación de orquídeas en Colombia y un caso en proceso en la cuenca del río Cali,
Jorge E. Orejuela Gartner municipio de Santiago de Cali, Valle del Cauca, Colombia

Felidia y Pichindé en menos de 20 especies endémicas de la cuenca del Tabla 1


kilómetros lineares en un estudio río Cali son: Masdevallia caesia, Listado preliminar de la cuenca media-alta de
los ríos Pichindé y Felidia, cabeceras del río
preliminar, que no fue exhaustivo. Masdevallia strumosa, Epidendrum Cali, Valle del Cauca, Colombia.
Un total de ochenta géneros estu- summerhayayesii, Odontoglossum
vieron presentes en la zona, de los cristatellum, Penduncella pseudo- Acostaea costaricensis
cuales los cinco dominantes en tér- caulescesns y Lepanthes sp. Anguloa sp
Barbosella prorepens
minos numéricos fueron Pleurotha- Especies amenazadas. El estu-
Bollea coelestis
Bollea hirtzii
llis, Epidendrum, Stelis , Lepanthes dio recientemente publicado sobre
Campylocentrum micranthum
Cleistes rosea
Maxillaria, que incluyen el 46,2% especies amenazadas de orquídeas Comparettia falcata
de las especies registradas. de Colombia (Calderón, 2007),
Cryptocentrum lehmannii
Cyrtochilum meirax
Cyrtochilum williamsianum
La flora de orquídeas de los Fa- que consideró dieciocho de los Dichaea morrisii
rallones incluye además un elevado ciento ochenta géneros de orquí- Dichaea sp
Dracula chimaerae
número de singularidades. Esto es, deas colombianas, menciona nueve Elleanthus capitatus
Elleanthus purpureus
especies que por sus características especies del río Cali. De estas es- Elleanthus purpureus
Elleanthus sp
merecen especial mención, bien sea pecies se ubican dos en la categoría Epidendrum ionodesme
por sus distribuciones geográficas Vulnerable (VU) (Masdevallia Epidendrum (gr. paniculatum)
Epidendrum brachystele
restringidas o endémicas, o porque caesia, Masdevallia strumosa), con Epidendrum elongatum
Epidendrum fimbriatum
sus poblaciones pueden estar ame- un moderado riesgo de extinción Epidendrum igneum
Epidendrum longiflorum
nazadas en algún grado. Muchas o deterioro de sus poblaciones a Epidendrum macrostachium
han sido reconocidas a nivel nacio- mediano plazo la especies Lycaste Epidendrum macrostachium
Exalaria parviflora
nal como en particular situación de microphylla fue listada como Casi Galeandra beyrichii
Habenaria monorrhyza
peligro de extinción; otras apenas Amenazada (NT). Otras siete es- Habenaria repens
pecies de orquídeas de la misma
Kefersteinia tolimensis
tienen un señalamiento de alerta o Lepanthes elata
precaución, pero de todos modos se región fueron señaladas en dicho Lepanthes manabina
Lepanthes sp.
las debe tener en cuenta en los planes estudio como de Preocupación Lepanthopsis floripecten
Lockhartia longifolia
de conservación (Orejuela, 2009). Menor (LC). Estas especies son: Lycaste macrophylla
Comparettia falcata, Masdevallia
Malaxis sp.
Masdevallia amandae
Especies endémicas. A pesar de amanda, Masdevallia picturata, Masdevallia caesia
ser relativamente abundantes en sus Dracula chimaera, Odontoglos-
Masdevallia picturata
Masdevallia strumosa
áreas de ocurrencia, su distribución sum cristatellum, Odontoglossum
Maxillaria
Maxillaria
geográfica reducida ubica a un ramosissimum y Rodriguesia gra- Maxillaria brunnea
Maxillaria cf. lepidota
número importante de especies en nadensis. Maxillaria lepidota
una situación de riesgo, ya que ellas Maxillaria luteo-grandiflora
Maxillaria rufescens?
sólo se encuentran en sus limitadas Especies con valor económico. Maxillaria splendida (gr.arachnitis)

áreas. Ante la amenaza general de Es bien reconocido en el mundo, y Odontoglossum cristatellum


Oncidium adelaidae
deforestación en las montañas an- de manera creciente en Colombia, Oncidium chrysomorphum
Oncidium globuliferum
dinas, estas especies podrían entrar que las orquídeas constituyen un Oncidium hastilabium
Onciddium sp
en categorías de riesgo con rela- grupo de importante valor eco- Otoglossum axinopterum

tiva facilidad. Sin tener aún datos nómico. En el mercado global de Pescatoria lehmannii
Platystele consobrina
completos sobre las distribuciones plantas ornamentales las orquídeas Pleurothallis casapensis
Pleurothallis galeata
geográficas de muchas de las espe- ocupan un lugar privilegiado. Son Pleurothallis adonis
Pleurothallis cardiostola
cies registradas en la cuenca media notables el gusto y la admiración Pleurothallis chloroleuca

y alta del río Cali, es muy probable que suscitan en el público, no sólo Pleurothallis cordata
Pleurothallis platysepala
que el número de especies endémi- en las exhibiciones anuales de mu- Pleurothallis ruberrima
Ponthieva elata
cas sea tan elevado como en otras chas ciudades capitales, sino en el Prosthechea grammatoglossa
creciente mercado del ecoturismo
Scelochilus ottonis
áreas de marcados endemismos del Sobralia roezli

país, donde al menos una tercera rural. Un capítulo especial merecen Sobralia virginalis
Sphyrastylis urceilabris
parte de todas las orquídeas tienen muchas especies de orquídeas de los Spiranthes (Pelexia) laxa
Stanhopea annulata
distribuciones restringidas, o son bosques de niebla colombianos, por Stelis megaloglossa
su potencial de aprovechamiento
Stelis sp1
endémicas. Un buen número de las Stelis sp2
económico. Stellilabium andinum
especies endémicas de la región Stenorrhynchos speciosum

también están en la lista de espe- En términos generales, plan-


cies amenazadas. Algunas de las teamos tres categorías de aprove-
La conservación de orquídeas en Colombia y un caso en proceso en la cuenca del río Cali,
Jorge E. Orejuela Gartner municipio de Santiago de Cali, Valle del Cauca, Colombia

chamiento económico de orquídeas: prioritarias para la conservación. que están amenazadas en este mo-
Ellas tienen funciones como espe- mento probablemente se extingui-
1. Propagar especies con valor ya
cies piedrangulares y son básicas rán. Es virtualmente imposible sal-
reconocido en mercados nacio-
para la supervivencia de abejas, var las áreas silvestres de los Andes
nales e internacionales (unos
moscas y mariposas, las cuales a tropicales, uno de los reservorios
quince géneros), entre las que
su vez juegan papeles destacadosen más grandes de biodiversidad, con
sobresalen: Odontoglossum,
la polinización de plantas y como leyes y guardabosques. Entonces,
Oncidium, Ottoglossum, An-
control biológico en los ecosistemas lo que sí puede hacerse es dirigir
guloa, Bollea, Brassia, Cyrto-
naturales. Como especies clave, las los esfuerzos hoy dispersos hacia
chilum, Pescatoria, Stanhopea
orquídeas contribuyen en alto gra- un compromiso entre la comunidad
y Tolumnia, entre otros.
do al bienestar de los ecosistemas. científica (por ejemplo, un grupo
2. Especies poco conocidas (gran- Cuando estos ecosistemas funcio- de especialistas de orquídeas de
des y miniaturas) que podrían nan bien, proveen valiosos bienes y la Unión Mundial para la Conser-
entrar en el mercado sustentable servicios, tales como protección de vación) y las organizaciones de la
(más de veinticinco géneros). cuencas hidrográficas y de suelos, sociedad civil, las comunidades de
Las especies de los géneros esenciales para la sustentabilidad usuarios de los recursos y las auto-
Lepanthes, Pleurothallis, Maxi- del bienestar humano. ridades ambientales. para elevar la
llaria, Epidendrum, Dichaea, conciencia y la cultura ambiental
La meta de la conservación no
Dracula, Masdevallia, Porro- de la población, particularmente
es solamente identificar y proteger
glossum, Scaphosepalum, Ste- de los niños, pues en ellos reside
las orquídeas y sus hábitats, sino
lis, Stenorhynchus speciosum, el futuro. Pero quizás más urgente
descubrir, desarrollar y apoyar la
Zootrophium tienen buenas es la influencia que colectivamen-
capacidad para usar y manejar de
condiciones por su tamaño, te podamos ejercer sobre quienes
manera sostenible los recursos
floraciones vistosas y frecuentes toman las decisiones y elaboran la
naturales que existen en las comu-
para incursionar favorablemente orientación de políticas ambien-
nidades locales. Stuart Pimm (2009)
en el mercado y en el comercio. talistas. Si bien nos es imposible
resumió el reto de la conservación
3. Quizás la forma más interesante con el siguiente enunciado: “Tene- obligar al mundo a conservar la
de aprovechar las orquídeas es mos la responsabilidad moral de naturaleza y sus recursos, sí pode-
utilizar de manera sustentable proteger los ‘lugares especiales’ del mos inducirlos a hacerlo, con una
todo el ecosistema y destacar mundo, aquellos más ricos en biodi- información y difusión persuasiva
las orquídeas nativas allí encon- versidad y los más amenazados por y emotiva, fundamentadas en el
tradas. Una posibilidad que ya la presión humana”. conocimiento.
se ha considerado desde hace Cómo reducir la presión huma- Bibliografía
algunos años es la de establecer na sobre los ecosistemas naturales
reservas naturales de orquídeas, 1. Calderón-Sáenz, E. (ed) (2007).
y cómo fomentar comportamientos Libro Rojo de Plantas de Colombia.
como se ha hecho ya en diferen- más armoniosos con la naturaleza, Volumen 6: Orquídeas, Primera
tes países (Ecuador, Costa Rica, son las preguntas fundamentales. Parte. Serie Libros Rojos de Especies
Perú, Brasil). Para dar respuesta a estos inte- Amenazadas de Colombia. Bogotá:
Instituto Alexander von Humboldt.
rrogantes es preciso reconocer
Recomendaciones finales Ministerio de Ambiente, Vivienda y
la causa básica de nuestro com- Desarrollo Territorial. 820 p.
Las orquídeas figuran entre los portamiento. La falta de cultura
2. Cavelier, J. y A. Etter (1995). “De-
más sobresalientes, carismáticos y ambiental parece estar en la raíz forestation of montane forests in Co-
numerosos de los grupos de plantas del problema. Este analfabetismo lombia as a result of illegal plantations
de Colombia, pero las complejas ambiental se manifiesta en una ac- of opium (Papaver somniferum)”.
características de su sistema re- titud competitiva, en un desaforado Pp 541-550 En: S.P. Churchill.H.
productivo y su supervivencia las afán de extracción de los recursos Balslev, E.Forero, y J.L.Luteyn, eds.
Biodiversity and Conservation of
ubican igualmente entre los más naturales y en una valoración neotropical montane forests. New
vulnerables y amenazados de extin- inadecuada de la naturaleza. Si York Botanic Garden, Bronx, N.Y.
ción por presiones humanas. Las or- las actuales tendencias continúan
3. Convenio sobre la Diversidad Bioló-
quídeas son, al menos en el mundo como van, muchas de las especies gica (1992). Programa de las Nacio-
tropical, importantes indicadores de que consideramos seguras estarán nes Unidas para el Medio Ambiente
la calidad ambiental y de las áreas realmente en peligro, y aquellas (PNUMA).
La conservación de orquídeas en Colombia y un caso en proceso en la cuenca del río Cali,
Jorge E. Orejuela Gartner municipio de Santiago de Cali, Valle del Cauca, Colombia

4. Conservation International (2004). Biodiversity in Fragmented Lands- Colombia: What do orchids, hum-
Hotspots Revisited and High-Biodi- capes in the Colombian Andes”. En: mingbirds, bears, potable water,
versity Wilderness Areas. CI, Wash- Schelhas, J.& R. Greenberg (eds) and indigenous land rights have in
ington DC. Forest Patches in Tropical Landsca- common? Selbyana 26 (1,2): 32-45.
pes. Washington: Island Press.
5. De Wilde, A.J. (1998). “Orquídeas 27. Orejuela, J.E (2009). “Aprovecha-
de la cuenca alta del río San Juan”. 16. Koopowitz,H. (2001). Orchids and mientos sostenibles de ecosistemas
Pp 330-333 in M.E.Chávez, N. their conservation. Timber Press, andinos tropicales: Escenarios de
Arango, eds. Informe sobre el Estado Portland, Oregon, USA. interrelación gente y ambiente”. En:
de la Biodiversidad en Colombia. 3 Memorias Congreso Biodiversidad y
17. Light, M.H.S., Kell, S.P. y Wyse
volúmenes. Inst. Von Humboldt: Mi- Cambio Climático. Bogotá: Contra-
Jackson, P.S. (2003). “The role
nisterio del Medio Ambiente, PNUD. loría General de la República.
of education y training in orchid
Bogotá, Colombia.
conservation: An overview and 28. Pimm, S.L. (2009). “La biodiver-
6. Endara, L. y S.L. Yáñez (2006). critique”. En: Dixon, K.W., Kell, sidad y el cambio climático”. En:
Orquídeas endémicas ecuatorianas: S.P., Barrett, R.L., y Cribb, P.J. eds. Memorias Congreso Biodiversidad
Implicaciones para la conservación. Orchid Conservation. Pp. 357-382- y Cambio Climático. Bogotá: Con-
First Scientific Andean Orchid Con- Natural History Publications, Kota, traloría General de la República.
ference, Gualaceo, Ecuador. Kinabalu, Sabah.
29. Rodríguez-Mahecha, J.V., C. Landa-
7. Escobar, R. (1983). “Búsqueda en la 18. MacKinnon, J., K. MacKinnon, zábal, S. Nash. 2006. Libro Rojo de
Cordillera Oriental de Colombia de G. Child, and, J.Thorsell (1986). los Mamíferos de Colombia. Con-
dos especies”. Orquideología Vol xvi Managing Protected Areas in the servación Internacional Colombia,
No.1 : 63-101. Tropics. International Union for the Ministerio de Ambiente, Vivienda y
Conservation of Nature and Natu- Desarrollo Territorial.
8. FAO (1999). State of the world´s
ral Resources and United Nations
forests-1999. Roma: FAO. 30. Sánchez, P, H., J.I. Hernández C.,
Environmental Programme. Gland,
J.V. Rodríguez M., y C. Castaño U.
9. Fandiño-Lozano, M. y W. van Wyn- Switzerland.295 p.
(1990). Nuevos Parques Nacionales
gaarden (2005). Prioridades de Con-
19. Mazariegos Jr., L. (1998). Hum- de Colombia. Bogotá: INDERENA.
servación Biológica para Colombia.
mingbirds of Nariño, Colombia. 237 p.
Grupo ARCO, Bogotá. 186 pp.
Cotinga 10: 30-36.
31. Seaton, P.T. (2007). Orchid Conser-
10. Hagsater, E. y Dumont, V. (1996).
20. McNeely, J.A., K.R. Miller, W.V. vation: Where do we go from here?
Orchids. Status survey and conser-
Reid, R.A, Mittermeier y T.B. Wer- Lankesteriana Vol. 7, No. 1-2: 13-16.
vation action plan. IUCN, Gland,
ner (1990). Conserving the World’s
Switserland. 32. Seaton, P.T. y H. Pritchard (2003).
biological diversity. IUCN, Gland,
“Orchid germplasm collection, sto-
11. Hernández, A. Hurtado J.,R. Ortiz y Switzerland, WRI, WWF-US y The
rage y exchange” (2003). En: K.W.
T. Walschburger (1992). “Centros de World Bank., Washington, DC 193 pp.
Dixon, S.P. Kell, R.L. Barrett y P.J.
Endemismo en Colombia”. En Esta-
21. Meisel, J. E. y C. L. Woodward Cribb (eds) Orchid Conservation, pp.
do de la Biodiversidad en Colombia.
(2005). Andean Orchid Conservation 25-42. Natural History Publication
Acta Zoológica Mexicana, Volumen
y the Role of Private Lands: A Case (Borneo), Kota Kinabalu, Sabah.
Especial.
Study from Ecuador. Selbyana 26
33. Sttatersfield, A.J., M.J. Crosby, A.J.
12. Instituto Alexander von Humboldt (1,2): 49–57. 2005.
Long, D.C. Wege (1997). Endemic
(1999). Informe sobre el Estado de la
22. Miller, K.R. (1980). Planificación de Bird Areas of the World: Priorities
Biodiversidad en Colombia. 3 tomos.
Parques Nacionales para el Ecodesa- for Biodiversity Conservation. Bir-
Bogotá: Inst. von Humboldt, Minis-
rrollo en Latinoamérica. Madrid, 500 p. dLife International, United King-
terio del Medio Ambiente, PNUD.
dom.
23. Ministerio de Ambiente, Vivienda y
13. Instituto Alexander von Humboldt,
Desarrollo Territorial (2009). Primer 34. Van Velzen, H.P. (1992). “Priorities
Red Nacional de Jardines Botánicos,
Congreso Nacional de Áreas Prote- for conservation of the biodiversity
Ministerio del Medio Ambiente,
gidas. Bogotá. in the Colombian Andes”. Nove-
Asociación Colombiana de Herba-
dades Colombianas No. 4 (special
rios (2001). Estrategia Nacional para 24. Misas, G. (2005). Orquídeas de la
issue) 32 p. Universidad del Cauca,
la Conservación de Plantas. Bogotá. Serranía del Baudó, Chocó, Colom-
Popayán, Colombia.
Editado por C. Samper y H. García. bia. Banco de la República.
www.Loujost.com
14. Jarvis, A. (2009). Titulo . En: Con- 25. Naciones Unidas (2010). Los obje-
greso sobre biodiversidad y cambio tivos de desarrollo del Milenio. Se- www.resnatur.org.co
climático. Contraloría Nacional de cretario General. U.N. Nueva York,
www.parquesnacionalesdecolombia
Colombia. N.Y.
15. Kattán, G., H. Álvarez (1996). 26. Orejuela, J.E (2005). An integrated
“Preservation y Management of approach to orchid conservation in