Vous êtes sur la page 1sur 34

ESCUCHA ISRAEL

Para poder entender la escritura debemos partir del hecho de la revelación.


Antes de que existieran os libros sagrados, se ha dado ya una gran historia de amor
entre Dios y toda la humanidad.

1. Palabra humana y palabra divina

Dios hablar por medio de los hombres… la palabra divina se hace palabra
humana. Por eso, en orden a captar el verdadero sentido de la palabra e Dios
debemos comprender el significado de la palabra human.

Hablar es propio del ser humano. Palabras y lenguajes son elementos


constitutivos de la exigencia humana. La comunicación consigo mismo e, con los
demás y con Dios es parte vital el ser humano. La semejanza del hombre con Dios
está en la capacidad de la palabra que es el la capacidad de escucha, de silencio
meditativo y de respuesta amorosa y comprometida.

Es cierto que nuestra cultura occidental la palabra esta devaluada. Decimos,


pero no hacemos; prometemos pero no cumplimos, pero no actuamos. En cambio
para las culturas antiguas la palabra conserva siempre su eficacia y su validez. La
palabra bendice o maldice. En cambio el sentido bíblico de la palabra y e a obra, el
decir y el hacer, la palabra que exige dialogo y revela.

La palabra humana tiene múltiples facetas. Por ella podemos penetrar en el


mundo y captar su sentido y su ser. Además nos servimos de la palara para expresar
nuestra interioridad con un YO y para entrar en comunicación con el otro, al que nos
dirigimos con un TU. Así se crea mediante el lenguaje una relación.

Función informativa

Con la información comunicativa entramos en relación con la naturaleza, el


mundo y la historia: informamos sobre so hecho, cosas y sucesos. Esta función es
típica de la ciencia, la didáctica y la historiografía.
Función expresiva o manifestativa

Por medio de la función expresiva o manifestativa el hombre entra en relación


consigo mismo. Expresamos nuestra interioridad y sentimientos, nuestra
participación en cosas y sucesos. Se trata de una función subjetiva, ya que mira al
individuo, y la capacidad de entrar en sí mismo de autocomprenderce.

Función interpelativa

En la función interpretativa somos capases de ponerlo en relación con los


demás, se trata de una función intersubjetiva que se suele usar en la segunda
persona, el hombre se comunica con su mujer, el hombre es relación. En esta
función se expresa a través e llamando, la vocación y el mandato.

La palabra de Dios en la revelación

La revelación se entiende en categoría, de la palabra, de dialogo, amable de


encuentro. Es el carácter impersonal, existencial, dinámico, y oblativo de la
revelación. De hecho la biblia es la historia de Dios dirigida a los hombres.

Biblia: historia de la palabra

La palabra creadora, que llama la existencia a las cosas. Palabra que también llama,
palabra que gracia y mandato, don y exigencia, palabra que cumple promesas,
palaba que irrumpe en los profetas para anunciar y proclamar la voluntad salvífica
en la historia de Dios, palabra que en la plenitud de los tiempos, se hace carne en
Jesús y palabra que se define

2. naturaleza de la revelación

Revelación es la manifestación amorosa que Dios hace en SI mismo y de su


misterio en orden a nuestra salvación.

La revelación no es algo debido a nuestra naturaleza, s gracia y don. Es la


salvación del todo gratitud de Dios, fruto de su bondad.

La finalidad de la revelación no es el conocimiento, la satisfacción de una


curiosidad intelectual legítima, sino ante todo la salvación, la participación en la
misma vida de Dios. Revelación y salvación se identifican. La palabra de Dios no
solo notifica la salvación sino que la realiza también.

Los medios con lo que se revela Dios son en obras y palabras intrínsecamente
ligadas son los medios por lo que Dios se revela a los hombres. Dios entra en la
historia humana a través de sus obras, y Dios mismo comenta su actuar por medio
de sus palabras.

El concilio vaticano II da un giro, subrayando que Dios se revela también a través


de las obras, acontecimientos que poseen un significado profundo, señales que
remiten a una realidad más allá de la perceptible.

La revelación- salvación es para todos. Todos los hombres, sin exclusión de


nadie, somos destinatarios de esta revelación. Dios elige al pueblo de Israel para
que fuera depositario de sus promesas y para que por medio de toda la humanidad
tuviera a Dios.

En el AT hubo diversos mediadores Moisés y los profetas. En el NT hay un solo


y perfecto mediador entre Dios y los hombres Jesucristo el Señor. No hay más que
un Dios y un mediador entre Dios y los hombres, un hombre, el Mesías Jesús

Jesús como el mediador es el Revelador, pero a la vez es la plenitud de la


revelación, porque el mismo es el misterio revelado.

La respuesta humana a la revelación divina debe estar en las mismas lianas de


la revelación. Si esta no se reduce a una comunicación de verdades, la fe puede
quedarse en un mero asentimiento de dogmas que hay que creer. Si la revelación
es la automanifestacion y autodonacion de Dio en Cristo para salvarnos, la fe
debería ser entrega total del hombre a Dios. Escuchar a Dios, es abrirnos a su
palabra, dejarnos interpelar por él, entablar un dialogo de amor y obediencia.

El concilio Vaticano II, en consonancia con la Biblia, va a subrayar la dimensión


de donación confiada del hombre a la gracia de Dios en Cristo. Por eso conviene
recordad, en sus líneas fundamentales, la esencia del acto de fe tal como aparece
en la Sagrada Escritura.
El concepto bíblico de fe es el acto total en que el hombre se entrega a Dios,
que Cristo ha cumplido y revelado, de manera definitiva, su amor salvífico. Esto
implica la praxis cristiana que debe ser guiada, y a su vez tiene una autentica praxis.
La exegesis moderna reconoce que tanto en el AT como en el NT la fe es la
respuesta integral del hombre a Dios que se revela como su salvador.

En el AT la fe es descrita como apoyarse en Dios. En el NT la fe es ante todo


aceptación del mensaje cristiano, es un reconocimiento que comporta adhesión total
del hombre a la persona de Cristo y a la comunión de vida en el Espíritu Santo.

El concepto de fe en Dei Verbum se tiene en cuenta elementos de la doctrina


fundamental y los cuales se subraya cuatro aspectos entorno a la fe que son:

La entrega total y libre: la fe es entrega y libre del hombre a Dio.

Donde de Dios: la fe es respuesta humana, pero también es don de Dios.

Dinamismo: la fe es dinámica, crece y se desarrolla.

Eclesialidad: la fe no es un asunto de meramente individual sino tiene una


dimensión de comunión eclesia, la revelación de Dios es a un pueblo.

3. Características De La Revelación.

Jesús no revela a Dios, no como un ser solitario, sino como Padre, fuente de
comunión perfecta y de vida sobreabundante. Nos es un Dio que se contempla
a sí mismo y se goza sin fin de su misma gloria. Es la Padre que se da al Hijo y
este se entrega al Padre en el cumplimiento de su voluntad. El espíritu santo es
el animador de esta doble entrega.

La revelación se identifica con la salvación. Si Dios se nos revela, si se nos


abre, es porque quiere comunicarnos su salvación, llamándonos a su compañía,
estableciendo una comunicación entre nosotros e invitándonos a participar de
su propia vida.

La revelación se realiza a través de obras y acontecimientos que constituyen


la historia de la salvación tanto en el AT como en el NT. El hecho de que la
revelación sea historia se puede entender de múltiples formas. Como histórica,
porque histórica es el escenario de la revelación, decir esta se realiza en un
tiempo y en un lugar muy concreto.

4. Transmisión De La Revelación

Dios se ha revelado a través de obras y palabras intrincadamente ligadas entre


sí. Ante esta realidad la misión de Israel es contemplar e interpelar la obras
maravillosas de Dios en la historia de la salvación y a la ves escuchar las palabras
del Señor proclamadas por los profetas.

La iglesia heredo del judaísmo la noción de una Tradición que unida a la


Escritura nos comunica la revelación. Por eso la iglesia apostólica, el nuevo Israel,
realiza algo similar con la relación a las obras y palabras de Jesús. En la trasmisión
fiel de la memoria de Jesús que permanece viva en la comunidad cristiana. La
Tradición comporta también la comunicación de los bienes de la salvación. La
Tradición en esa doble vertiente, trasmitir la memoria de los dichos y hechos y
comunicar la vez el don de la salvación, responde a una necesidad y a un mandado
expreso del Señor.

Con estas palabras el Concilio nos presenta también las dos características
inseparables que debe tener la trasmisión de la revelación. Por una parte, tiene
conservar fiel e integra; de esto se desprende que necesita haber una estabilidad,
y por eso la revelación adquiere una dimensión estática.

La relación entre Tradición y Escritura fue uno de los puntos álgidos en la


discusión de la DV. En nuestra teología y práctica se venía insistiendo en la
diferencia entre Tradición y Escritura.

El problema se había venido planteando desde la Reforma. Los protestantes


sostuvieron el principio de la “sola escritura”; el Concilio de Trento se fue por la
solución de la Escritura y las tradiciones divinas apostólicas no escritas. Sin
embargo, en la práctica los católicos relajamos a un segundo término la Escritura,
nos quedamos con la Tradición y el Magisterio. Nuestra teología miraba con más
frecuencia el “Denzinger” que lo mismo dato revelado.
Algunos teólogos piensan que el mismo problema del contenido material está
planteado. Según ellos, la única verdad es la salvación divina ofrecida a los hombres
a través de Cristo y con el impulso del Espíritu. De ella dan testimonio perenne tanto
la Tradición como la Escritura. De esta verdad se desprenden todas las demás
verdades.

En síntesis se puede decir que la Escritura y Tradición son inseparables, forman


una unidad orgánica; no son dos realidad paralelas que se pueden aislar, o entre
las que está repartida la revelación. Ninguna verdad se extraer de la sola Escritura,
ni de la sola Tradición; más bien todas la verdades salen en la Escritura y la
Tradición tomadas en su conjunto.

5. La Palabra De Dios Hoy

Dios nos sigue hablando hoy por la palabra escrita, que gracias al Espíritu se
hace viva en la tradición. El Señor se dirige también por la palabra acontecida.

La biblia no es un libro del pasado o del recuerdo. La Biblia es la palabra siempre


viva y actual de Dios. La palabra que se dirige hoy. La palabra biblia no es letra
muerta, y, más que un conjunto de libros inspirados, es la presencia amorosa del
Padre que sale a nuestro encuentro, de Jesucristo, palabra eterna del Padre, que
nos comunica la intimad de Dios.

La biblia está condicionada por un tiempo y un espacio, una cultura y unos


problemas concretos, sin que esto quite su dimensión universal y su reflexión
profunda de las diversas realidades del hombre, la biblia no es un libro de recetas,
sino que es un libro donde encontramos nosotros el espíritu, los criterio, los valores
que deben informar nuestra respuesta a nuevas situaciones.

Dios nos habla a través de los cuestionamientos, lo que es fruto de la libertad


humana, propia o ajena, y que son resultados de la contingencia y limitación
humana o de la naturaleza. El acontecimiento como revelador de personas, como
fenómeno de consistencia colectiva, como expresión. Los acontecimientos son la
palabra de Dios que son interpela, nos cuestiona, nos pide una respuesta de
solidaridad contra el mal.
Las palabras de Dios no son paralelas e independientes, sino que mutuamente
se relacionan. La biblia es palabra canónica de Dios. La biblia es interpela la vida, y
a su vez la vida interpela la biblia.

Segunda unidad
El texto bíblico y su trasmisión

1. El Texto Bíblico

Por biblia entendemos el conjunto de libros, inspirados por Dios, que nos
narran la historia de nuestra salvación y que constituyen el canon bíblico.

Sabemos que la biblia antes de ser escritura, ha sido acontecimiento, palabra


viva en el pueblo.

El pueblo de la Biblia no tenía nuestra Biblia, si no por eso entendemos el


conjunto de los 73 libros que aceptamos los católicos como inspirados y canónicos.

2. División Y Números Del Libro

En la misma Sagrada Escritura encontramos diversos nombres con que se le


denomina a loa que hoy nosotros llamamos la Biblia hebrea. Se habla de La Ley,
de los Profetas y otros que se les han seguido.

Por eso en nuestro piepo se le a llamando Biblia hebrea que no es un apaabra


s no una sigla dela tres grades partes de la biblia.

Los cristianos, solemos llamar Biblia judía o Biblia Hebrea; Antiguo Testamento
o primer Testamento, aunque esto tiene tres divisiones.

 Tora- Ley
 Nebi im- Profetas
 Ketubim- Escritos.
3. Composición

Desde el principio vimos que la revelación, los acontecimientos y las palabras,


iban siendo trasmitidos de viva Voz, de familia en familia, a través del canto, del rito,
de la catequesis y de muchos otros medios.

La trasmisión pretendía interpela los acontecimientos que vivía el pueblo,


buscando en ellos la Palabra del Señor.

Las tradiciones, que eran ya memoria interpretativa de los acontecimientos,


poco a poco se fueron poniendo por escrito. Se trataba de pequeños núcleos de
tradición que después fueron a base para las redacciones mayores y para la
elaboración de los distintos libros que forma la Escritura.

4. Textos Originales Y Copias

No existen textos bíblicos autógrafos, escritos por la propia mano del autor del
libro o por su amanuense. No existe, pues, ningún libro original.

Las traducciones que se hicieron de esta Biblia se hicieron de los originales,


es decir, de las lenguas originales, hebreo, arameo y griego, según el caso.

En la antigüedad para escribir se usaban las tablillas de arcilla. El material


empleado para la copia de la Biblia fue de dos tipos: el papiro y el pergamino.

El papiro es una planta acuática.

El pergamino se forma con la piel de ciertos animales.

El texto masorético es el texto hebreo actual del AT, trasmitido sin variaciones
consonánticas apreciables desde el s.II d.C. recordemos que el hebreo, en el
periodo de la composición de la Biblia, se escribía solo con consonantes, algunas
de ellas servían como ayuda vocálicas en orden a la correcta pronunciación.
Tercera unidad
Cononicidad.

1. Formación Del Canon AT.

La Escritura del Antigua Testamento se fue formando a través de un proceso


lento que abarca siglos. En la base de esta la revelación de Dios en los hechos y
palabras, que fue trasmitiéndose, entre otros medios, por las tradiciones orales, el
canto, el culo, la fiestas, las leyes y la vida de Israel.

Podemos afirmar que por mucho tiempo los libros estuvieron abiertos a
adicciones, reinterpretaciones y actualizaciones, no eran algo cerrado y fijo. Los
libros fueron agrupándose en colecciones, como constatamos en la Biblia hebrea
que los reunió en tres secciones.

- La Ley que fue concluida hacia s. V-IV a. C. y desde esta época reconocida
como normativa para la comunidad judía.
- Los Profetas fue quizá terminada y reconocida hacia el s. II a. C., pues el
Siracide menciona a los tres profetas mayores y a los 12 menores.
- Los Escritos es la colección más variable aun en su nomenclatura y además
la última en su composición.

En este apartado analizamos como tanto en los diversos grupos judíos, como en
los primeros cristianos se daban practicas variadas en cuanto a la consideración
de unos libros como normativos de la fe. No existían ni un canon uniforme ni de
diversos cánones ya fijos, sino que había una variedad de usos en la aceptación
práctica de unos libros como inspirados, o al menos, con un carácter religioso.

Samaritanos.

Grupo considerado hereje. En la práctica parecen admitir solo la Ley de Moisés,


o al menos darle primacía singular.
Saduceos

Grupo o facción de la aristocracia sacerdotal y laical colaboracionista de los


romanos. Aceptaban la Ley escrita, pero no las tradiciones orales, quizá ni los
mismos profetas, ni los escritos.

Fariseos

Grupo de gran influencia entre e pueblo, como se aprecia en los escritos del NT.
Admiten las tres colecciones, dentro de la variabilidad existente, pues son había
algo totalmente fijo o definido en cuanto a los libros concretos que integraban, sobre
todo la colección e los escritos.

Esenios.

Los descubrimientos del Qumran apuntan hacia una comunidad que tiene lazos
con los esenios, aun cuando no se pueden identificar las dos realidades, puesto que
la comunidad de Qumran parece surgir de una escisión del grupo de los esenios.

Judíos de Alejandría

Se manejaba la hipótesis de que el judaísmo había dos cánones, el largo o


de alejandrino, el corto o palestinene.

Primeros cristianos

En los primeros cristianos la principal fuente en que se basaron los autores


el Nuevo Testamento es la Biblia de los LXX. Puesto que los escritores del Nuevo
Testamento están en griego.

De otra manera se puede decir que más que diversos cánones fijos, existía
una variedad de usos y costumbres de los judíos y cristianos de los primeros siglos.

El judaísmo, en un momento determinado y por motivos más o menos claros,


se pasó de la variabilidad de usos a la fijación del canon de sus Escrituras.

Para la fijación del canon, también se influyó la polémica contra los


apocalípticos. Se había multiplicado el número de libros que pretendían pasar por
inspirados.
La iglesia recibe el judaísmo las Escrituras.

El cristianismo naciente recibió del judaísmo la colección de libros, aun no


del todo delimitada, convertida ya en Biblia. De hecho la lista practica de los libros
muchas veces difiera entre cristianos de los primeros tiempos, pero los mas
importante es otra realidad, la clave que se da a su interpretación. En efecto, la
novedad cristiana con relación a estos libros es si interpretación en perspectiva
cristológica.

S. I-V: mayor variabilidad de usos

La actitud de Marción se sabe que este hereje del s. II no reconocía los libros
del Antiguo Testamento, porque no provenía del Dios bueno. Solo aceptaba los del
NT.

S. VI al XVI: cierta uniformidad práctica

La uniformidad en el canon largo es desde el s. VI podemos descubrir una


uniformidad practica en torno al canon largo. Las opiniones diversas o discordantes
se deben fundamentalmente a la postura de S. Jerónimo y su influencia.

S. XVI: fijación oficial del canon en Trento

Ya en 1442, el 4 de febrero, el Concilio Florentino en el “decretum pro Iaobitis”


había dado la lista de los libros canónicos, lista que sería asumida por Trento. Sin
embargo la lista florentina no fue considerada como una definición de caracte
universal. Los Padres de Trento se fijaron que no decía. “sacro approbante
Concilio”, y que en ese momento ya no estaba los padres griegos.

Siglos XVI-XX: Actitudes de las confesiones cristianas.

La solemne declaración d Trento es ratificada por los dos Concilios


Vaticanos, que ya no ofrecen la lista, sino que remiten al decreto del concilio
Tridentino.
Más que hablar de diversos cánones, ya se insistió que en los primeros
tiempos hay distintos usos en el las diferentes comunidades. La historia de los libros,
su recepción en el canon, y su función han sido diversas en relación a algunos libros.

2. Formación Del Canon Del NT.

SS. I-II formación y aceptación paulatina

El acontecimiento Jesús hizo que sus seguidores no solo interpretaran lo


libros de la escritura bajo una clave nueva, sino que pronto escribieran libros
específicos cristianos.

Formación paulatina

Recordemos que la Biblia de la iglesia primitiva era lo que nosotros llamamos


Antiguo Testamento, interpretando en clave cristológica. Junto a estas Escrituras
existió desde un primer momento la tradición de las palabras y hechos del Señor,
puesto que la norma suprema de la comunidad, se canon, era la persona de
Jesús sus palabra, sus acciones y su vida entera.

La aceptación paulatina que en los primero años nos circulasen todo los
escritos en las diversas comunidades.

SS III- V: hacia una uniformidad practica

Siglo III-V: aceptación paulatina

La aceptación por todas las Iglesias en este tiempo, es de al menos 20 libros:


4 Evangelios, Hechos; 3 13 Cartas de Pablo; 1 de Pedro; 1 de Juan.

Hacia s. IV-V: unidad en occidente.

Prácticamente se aceptan solo 27 libros y rechazan los demás.

Como testimonio fundamental y de gran valor e importancia está en el año


367 la carta Pascual de 39 de S. Atanasio de Alejandría que contiene ya el canon
de los 27 libros.

Otros testimonios importantes nos lo ofrecen:


Atanasio 367 otros padres de los ss. IV-V, como Epifanio Jerónimo, Agustín,
Rufino…

Concilio de Hipona. Los concilios III y IV de Cartago (397-419) repiten la lista


del de Hipona.

S. VI en adelante: uniformidad

Se aceptan solo los 27 libros del NT solo ellos.

La referencia fundamental de los primero cristianos era la persona de Jesús;


contemplándolo a él, reinterpretaron las escrituras. Así surgió la predicación oral
con sus contenidos Kerygmatico que luego se fue plasmando en los escritos del
Nuevo Testamento, escritos que aseguraban la tradición apostólica sin
deformaciones.

3. Visión Global Y Nuevos Enfoques En Torno Al Canon.

El canon no nos allegado por una revelación directa, sino que su


reconocimiento ha sido fruto de una toma de conciencia paulatina de la Iglesia,
iluminada por la Tradición. Unos libros fueron aceptados prácticamente por todos
sin ninguna dificultad. En cambio, con relación a otros, al menos en algunas
comunidades o en algunos escritos, se suscitaron diversas dudas por diferentes
motivos.

En torno a la criteriología del canon esta de fondo el planteamiento de las


relaciones entre Escritura, Tradición e Iglesia, y de una manera especial su
Magisterio. La Escritura es vista como un elemento constitutivo esencial de la
Iglesia. Se trata de una Escritura que la comunidad conoce por la Tradición. No
es la Iglesia o su Magisterio el que inventa el canon, sino que este se impone a
la comunidad. En definitiva, se trata de la supremacía del Espíritu de Cristo
presente en su Palabra reconocida y aceptada por la comunidad. Diversos
autores católicos han formulado bajo distintas perspectivas estas relaciones.
Grelot.

El P. Grelot nos hace ver que el reconocimiento de unos libros inspirados es


fruto de la acción de Espíritu Santo. Ese Espíritu no es exclusivo de la Iglesia de
los primeros tiempos, ni de los creyentes considerados aisladamente. El Escritito
es dado a toda la comunidad entera en todos los tiempos para ponerse en
contacto con los libros inspirados y conservarlo.

Rahner

Apunta hacia la autoconciencia que la Iglesia primitiva tiene para descubrir


los elementos autoconstitutivos de sus ser eclesial. Uno de esos elementos es
la Escritura que, siendo palabra de Dios, es también es autoexpresión de la fe
de la comunidad.

Sánchez Caro

Expresa que el canon primario y fundamental es Jesús, el Señor y su menaje.


Menaje expresado en la Tradición y cristalizado en la Escritura. La Iglesia no
crea el canon, sino que lo descubre y acepta así la autoridad de esos libros.

4. Libros Apócrifos

Originalmente el termino designaba libros para el uso privado de adeptos a


una secta; después, libros de origen dudoso. Y entre los cristianos pronto
empezó a indicar escrito cuyo autor era desconocido y que desarrollaban temas
ambiguos, aunque con el carácter de sagrado.

Apócrifos del AT.

Por literatura apócrifa judía entendemos unos conjuntos de obras judías


escritas en el periodo del Antiguo Testamento.

La literatura apócrifa nos permite acercarnos al periodo intertestamentario, al


ambiente judeo-cristiano. De hecho nos conduce a conocer creencias e ideas
religiosas importantes para el judaísmo y el cristianismo como toda la línea
escatológica.
Apócrifos del NT.

Los apócrifos del NT nos introducen en el pensamiento de esa época, en


leyendas que nos presentan la religiosidad popular, y también nos ponen en
contacto con los errores, herejías y tendencias de aquellas épocas. Algunos son
defensas de dogmas o verdades profesadas por la comunidad.

Libros apócrifos del AT

La literatura intertestamentaria es muy amplia y rica. Bastenos enumera


algunas obras y ofrece algún comentario breve al respecto.

Libros narrativos

Carta de Aristeas. Obra narrativa griega, en forma epistolar y de contenido


fictico.

Macabeos. Libro compuesto entre s. II-I a. C. describe las relaciones de los


judíos de Egipto con Tolomeo IV Filopator quien desea hacerles mal.

Vidas de Adán y Eva. Obras realizadas entre los ss. I a. C. y I d. C; nos ha


llegado a través de dos versiones en griego y latín.

Sapienciales. Libro arameo de Ajicar o es estrictamente un apócrifo judío,


sino una obra compuesta en medio pagano mesopotámico. El autor toma pie
para presentar una serie de proverbios, típicos de la literatura sapiencial oriental.

Apocalíptico. Se trata de un conjunto de libros o escritos fundidos en uno


solo, probablemente después de la era cristiana.

Salmos y oraciones. Esta obra originalmente hebrea que nos ha llegado a


través de una versión griega, contiene 18/19 salmos.

Libros apócrifos del NT.

Evangelio de tomas. Es un manuscrito del s. IV en copto sahidico que traduce


un original en griego del s. II.
Evangelio de Pedro. Es el contenido de la resurrección sucede en prencia de
los soldados y autoridades judías.

Proteo evangelio de Santiago. Obra apologética en defensa del honor de


María.

El evangelio de los hebreos. Compuesto en dialecto aramaico-siriaco a


inicios del s. II. Se trata de una versión muy libre den siriaco del evangelio deMt,
una especie de tragum, desarrollada en marco anecdótico y de especulación
gnóstica.

Hechos de Pedro. Trata de la lucha de Simón el Mago y Pedro que va a Roma


para enfrentarse, y del martirio de Pedro.

De los apóstoles. Obra que simultáneamente es evangelio, cata y


apocalipsis.

Cuarta unidad
INSPIRACIÓN DE LA SAGRADA ESCRITURA

1. El AT Visto Como Palabra De Dios.

La Ley

Se pretende descubrir el valor y la autoridad que se le da a la ley que viene


de Dios. Lo constatamos ante el hecho de que es puesta por escrito, es proclamada
a la comunidad, es estudiada, meditada y alabada.

Escrita: por orden de Dios se consigna por escrito su Ley

Proclamada: en los momentos significativos de la vida del pueblo de Israel


se acuerda a la lectura de la Ley del Señor.

Estudiada y meditada: busca el sentido de la Ley del Señor, la meditada en


su corazón, pide a Dios que enseñe su ley, para ponerla en práctica y hecha vida
en la existencia propia y comunidad.
Alabada: la comunidad glorifica a Dios por su ley, ya que en ella encuentra la
revelación de la voluntad divina.

Los profetas

Analiza la conciencia fuerte y profunda que hay en los profetas de haber sido
enviados por Dios para proclamar su Palabra

Relato vocacionales: narraciones de las vocaciones proféticas, Isaías es


purificado, jeremías Dios lo pone las palabras en su boca, A Ezequiel le ordena
comerse un rollo.

Autobiografías: relatos autobiográficos expresan lo que significa la palaba de


Dios para el profeta. Si el Señor habla, el profeta no puede callas.

Los escritos.

Los libros sapienciales: los autores sapienciales sobresale su trabajo,


raciocinio e investigación. Ellos no aducen el haber recibido la palabra del Señor, si
no que expresan su búsqueda, reflexión y convicción en torno a lagunas ideas.

Los salmos: en los salmos de Israel expresa su plegaria de alabanza, de


acción de gracia, de súplica al Señor. Por eso los salmos jugaran un papel especial
en la liturgia del templo y en la piedad personal.

2. El NT Visto Como Palabra De Dios

Los Evangelios.

Se puede constatar el valor y la finalidad del Evangelio predicado y de los


Evangelios escritos, ya que nos trasmiten los hechos y dichos de Jesús, quien es el
Hijo de Dios, el testigo, la Palabra eterna del Padre, el Revelador con un carácter
superior a la economía antigua.

Jesús Revelador: él es la palabra eterna, Hijo enviado por su Padre a


revelarnos la intimidad e Dios. Los Evangelios son puestos por escrito, y goza de
una autoridad y valor indiscutible.
3. El Espíritu Santo Y La Escritura.

Nuestra historia se dirige ahora a la misión que recibe y a la función que


realiza el Espíritu Santo, en la vida de Israel y de la comunidad Cristiana, en la
predicación profética y apostólica, para desembocar en la función especial que
desempeña en la puesta por escritos de la relación divina.

La misión el espíritu en el AT es tanto para actuar como para hablar. Es el


Espíritu que está presente en los grandes momentos de la historia de la salvación,
en los acontecimientos significativos de la vida del pueblo. Es el espíritu que se
manifiesta en los diversos carismas que hay en torno a la Palabra de Dios.

En el NT la promesa del Espíritu y su envió en orden a esa doble tarea: hablar


y actuar. Son los distintos carismas en torno a la palabra.

En la promesa y fusión de Espíritu Jesús promete, en diversas ocasiones, su


Espíritu y explica la función que realizara en todos los creyentes.

En el Don, la promesa de Jesús se hace realidad con su misterio pascual. El


Espíritu, que impulsa a actuar y hablar, es derramado sobre los apóstoles y los
demás creyentes, sobre todos los que creen en Jesús y aceptan el bautismo.

4. La inspiración en la tradición y reflexión teológica.

En la Tradición judía se concede un valor sagrado y normativo a sus libros


bíblicos.

Filón

Uno de los que reflexiona más en la teología de la inspiración de Filón de


Alejandría, quien aplicó a la Biblia las teorías del éxtasis profético tomándolas de la
filosofía griega y distingue tres grados

 La hermeneia, que se da en el profeta como porta voz de Dios


 El dialogo místico que es el intercambio de preguntas y respuestas.
 La que consiste en una posesión y delirio de origen divino.
Flavio Josefo

Solo en una ocasión habla de inspiración. Esta parquedad se explica en parte


por su latente polémica anticristiana.

Época patrística.

Valor

Libros sagrados

Las escrituras son sagradas, santas o divinas, o son Escrituras del Señor.

Equiparación entre el AT y NT

Ambos Testamentos se ponen en el mismo nivel en su valor de Escrituras


sagradas y en el hecho de que tiene el mismo origen. Dios es el autor de los dos
Testamentos. Esto contra Marcion, maniqueos y algunos gnósticos que rechazaban
el origen divino del AT, y contra los judíos que no aceptaban el NT con valor de
Escritura.

Dios actor de la Sagrada Escritura.

Originalmente la formula, uno mismo y el único Dios es el autor de ambos


Testamentos parece significar que Dios es causa y fuente o principio originario de
toda la Escritura (contra Marción, que habla de orígenes diversosn para el AT y el
NT, este del Dios bueno, aquel del Dios malo; el énfasis de la formula estaba en el
“uno mimos y el único” autor del AT y NT). Sin embargo, en algunos autores
patrísticos, parece que si se entendió en la línea de autor literario; así lo insinúa o
afirma algunos Padre, dejando de esta manera a la sombra la actividad propiamente
humana.

Pero los Padres no piensan, como Filón, en una anulación de la libertad y de


la conciencia del escrito sagrado. Por eso buscan conjugara y armonizar la acción
de Dios y la del hagiógrafo en la composición de la misma obra. Para esto los Padres
se valieron de diversas imágenes o analogías que, interpretadas en su contexto
original, puede ayudar aceptar el sentido de la inspiración. Es cierto que el interés
fundamental de ellos estaba en subrayar la acción divina, y por eso muchas veces
no se preocuparon por enfatizar mucho en el aspecto humano.

Del Concilio De Florencia Al Vaticano I

Siglo XV: los concilios de Florencia y Trento.

El concilio de Florencia habla del origen de la escritura inspirado por el Espíritu


Santo.

El origen divino y la inspiración de las Escrituras son sostenidos por los


reformadores. El concilio de Trento afirma que la Escritura de Tradiciones ha sido
dictada por el Espíritu Santo. Subraya que Dios es al autor de ambos Testamentos,
y nos ofrece la lista definitiva de los libros sagrados y canónicos de ambos
testamentos.

Siglos XVI- XVIII: la teología postridentina.

Para la escuela dominica, representada por Melchor cano y Domingo Bañez,


la escritura es fundamentalmente el “locus theologicus”, de donde la teología extrae
sus argumentos para probar las verdades de la fe. La escritura es la regla de fe
infalible, subrayando su normatividad.

Si nos atenemos al punto de la inspiración, constataremos dos tenencias:


quienes defienden la inspiración “real”, y quienes llegan a sostener la inspiración
“verbal”.

1) Inspiración real (cano, Suarez, Lessio).

La inspiración real propugna una presencia del Espíritu en el hagiógrafo


cuando escribe, pero rechaza que sea necesaria siempre una revelación e
iluminación sobrenatural de Dios para adquirir el conocimiento de lo que se va a
poner por escrito, o que se requiere un dictado verbal de parte el Espíritu..

Cano habla de la realidad de la Escritura redactada por la acción del Espiritu


Santo. Establece una distinción entre los carismas de la revelación y de la
inspiración.
Suarez habla de una inspiración verbal totalmente total mente negativa, que
no permite caer en la inerrancia, o de una inspiración “real”, al contenido, no a las
expresiones. Por eso Suarez distingue la actividad humana de la actividad divina
que puede ser múltiple.

Quien presento más claro el aspecto fue el jesuita Leonardo Leys, conocido
como Lessio. El basándose en la doctrina de Cano, y actuando en contra de la teoría
de Bañez. Las proposiciones de Lessio, tal como fueron condenadas por la
universidad de Lovaina, son las siguientes.

 Para que algo sea Sagrada escritura no es necesario que sus palabras
concretas estén inspiradas por el Espíritu Santo.
 Tampoco en necesario que las verdades y sentencias concretas estén
inmediatamente inspiradas al autor mismo por el Espíritu Santo.
 Algún libro escrito por actividad humana sin asistencia del Espíritu Santo,
llega a ser Escritura sagrada, si el Espiriti Santo testifica después que no
hay en el nada falso.

Para entender mejor la aportación de lessio habría que recordar que por parte
de la teología medioeval se había subrayado el aspecto de la identidad entre
revelación e inspiración, o se había visto la inspiración en la línea de la revelación
profética. No se había distinguido los dos carismas e revelación e inspiración, siendo
que el cristianismo había precisamente aportado lo especifico del Espíritu Santo, y
se podía llegar a comprender mejor que la inspiración estaba orientada a la puesta
por escrito de la revelación. Esta controversia ponía tela de juicio los sistemas que
se habían seguido para entender el ser de la Escritura.

2) Inspiración “verbal” (Bañez).

La tendencia de la inspiración verbal esta representada por un dicipulo del


mismo Cano, Domingo Bañez, quien partiendo de la que la Escritura es el libro de
la revelación infalible, habla de la necesidad de la revelación en orden a escribir sin
error aun las cosas que hagiógrafos ya conoce. Por consiguiente, exige en todos
los textos bíblicos una universal presencia del carisma de iluminación sobrenatural.
Por eso llega a desembocar en su teoría de la inspiración verbal o dictado divino en
el sentido revelacionistico de una iluminación interior.

S. XIX: El Concilio Vaticano I

Un autor importante que influyo en el Vaticano I y que posiblemente es el redactor


de los que se refiere al tema de la inspiración es Franzelin. Su doctrina en base ala
inspiración se puede resumir en tres puntos diversos.

- Todos los libros de la escritura gozan de la misma autoridad.


- Dios es el autor de los libros de la Escritura.
- Dios inspiro el contenido o verdades, no las palabras ni el estilo, intentado
así limitar lo referente a la inspiración verbal.

Situación y problemática.

El concilio se enfrenta ante el racionalismo con la necesidad de defender el


origen divino de la escritura. El relator subraya que solo se estaba hablando de la
inspiración y explica que, de acuerdo a la historia, no hay diferencia entre ambos
términos.

Explicación

1) Lo que no es la inspiración. En el Concilio de condenaron dos teorías


inspiracionisticas que no eran aceptadas. Aunque no se mencionan a sus
autores, ni siquiera en sus relaciones, sin embargo es casi evidente que
se refieren a las tesis de Jahn, quien identifica la inspiración con la
inerrancia, y la Haneberg, para quien la simple aprobación posterior de la
iglesia haría un libro comenzara a estar inspirado.
2) Lo que si es la inspiración. Tres puntos son los que se pueden tocar.
1) Se trata de inspiración y de canonicidad, ordinariamente se señala que
en la definición del Vaticano I primero se habla de la inspiración y que
en un segundo aspecto se presenta lo que será la base de la canoniciad
o reconocimiento por parte de la Iglesia.
2) “uctorem” aplicado a Dios, hay que entenderlo como autor literario, o
como autor-causa u origen de las Escrituras
3) Por otra parte hay que subrayar que, si prescindimos de los puntos
negativos que no son la inspiración, el Concilio no dice nada nuevo, y
deja a la libre discusión el modo y la manera de la inspiración, lo mismo
que la extensión de ella.

El Concilio Vaticano II

Inspiración y revelación

La inspiración viene descrita en los contextos de la Revelación y no en el de


la inerrancia. El objeto de la inspiración es la fijación y consignación escrita mediante
la cual la Palabra de la Revelación se hace Escrita. Hay, por lo mismo, una
economía de la Revelación y una economía de la conservación y trasmisión.

La Sagrada Escritura no es Palabra de Dios por la inspiración. Lo es por


contener la Revelación que es Palabra de Dios. el efecto propio y formal de la
inspiración es constituir a la Palabra de Dios en la palabra conservada por escrito.

De esto se deduce que Dios es autor en sentido analógico, no es escrito en


sentido escrito y propio. Si el Vaticano II sigue llamando Dios-Autor es un caso de
teología impropia, por eso se debe entender en la línea del autor como origen o
causa.

Para concluir el análisis de los textos conciliares se puede decir que el


Vaticano I se había fijado en la inspiración; Vaticano II en la verdad. A la inspiración
se le libera del problema de la inerrancia, y se le sitúa en el contexto de la revelación.

Quinta unidad
Verdad y fuerza de la escritura.
1. De Los Orígenes Hasta El Siglo XV

La Biblia es Palabra de Dios y palabra humana. Se ha analizado lo que se


refiere a la inspiración de la Escritura. Dos consecuencias fundamentales urgen de
su ser divino: la Biblia contiene la verdad en orden a nuestra salvación, y esta verdad
salvífica tiene una fuerza y eficacia singular. La palabra de la Escritura es revelación
y salvación proclamada y realizada. Su palabra ni es hueca ni estéril sino eficaz
para nuestra salvación. Dios dice y realiza lo que anuncia.

La verdad de la Sagrada Escritura aparece como una lógica consecuencia


de su ser palabra de Dios. Por eso en estos primeros tiempos se acepta como un
dogma vivido “prácticamente” por judíos y por cristianos; en general no hay
planteamientos radicales en torno a esta realidad.

Algunos autores contrarios al cristianismo subrayan objeciones o


contradicciones que existen en la Biblia. A si como lo hicieron, entro otros, Tifón,
Celso, Porfirio y Juliano el Apostata.

Diversos padres dan respuesta a las dificultades o muestran que las


supuestas contradicciones son aparentes. S. Jerónimo distingue entre errores e
inexactitudes. S. Agustín muestra que cuando hay contradicciones aperentes, o el
manuscrito está equivocado, o el traductor no capto el sentido o el lector no lo a
entendido.

Santo Tomas nos presenta un principio general que hay que entender de
acuerdo a los matices que el mismo ofrece: “quidquid in Sacra Scriptura continentur,
verum es”. No se trata de las simple maternidad del contendió de la Escritura, sino
de lo especifico que se encuentra en ella.

Del siglo XVI a mediados del XX la posesión tranquila de la verdad en torno


a este tema vino a resquebrajar primero con las ciencias de la naturaleza. En el
fondo de toda la problemática está el haber olvidado la base que había puesto San
Agustín, y Santo Tomas de Aquino.

En las ciencias naturales, famoso es el caso de Galileo quien sostuvo el


heliocentrismo de Copérnico. Hay que otra que Galileo siempre creyó en la verdad
de la Escritura, pero una verdad que está orientada a las cosas necesarias para
nuestra salvación; es más repitió principios en la línea de S, Agustín y Sto. Tomas,
que luego asumiría el Magisterio.

En los ss. XIX y XX las ciencias históricas plantean el problema de la verdad


e la Escritura. El concepto positivista de historia y los nuevos datos históricos que
se van conociendo, por hallazgos arqueológicos o por textos descubiertos, suscita
problemas nuevos a la biblia. Así sucede, por ejemplo, en torno a la historicidad de
diversos datos sobre los patriarcas, el éxodo, la conquista de Canaán. O se plantea
el problema de relatos concretos, como el de Jonás, o diversas cuestiones que no
se podían conciliar con los hallazgos arqueológicos.

Aportaciones al magisterio.

Providentissimus Deus.

Rechaza cualquier limitación material de la inspiración y de la inerrancia. En


la biblia no hay error, porque toda ella está inspirada. Subraya que la verdad de la
Escritura es distinta de la verdad de las ciencias; las Escritura enseña cosas
orientadas a la salvación, y cita a S. Agustín en aquello de “nulli saluti profutura”.

Spiritus Paraclitu

Habla en contra de los diversos intentos equivocados de limitar el canon e la


inspiración e inerrancia: sostiene que la verdad es relativa, es teoría de apariencias
históricas, citas implícitas, géneros literarios.

2. Hacia Una Explicación De La Verdad De La Biblia

Para descubrir la intención del autor, hay que tener en cuenta, entre otras
cosas, los géneros literarios. Pues la verdad se presenta y se enuncia de modo
diversos en obras de diversas índole histórica, en libros proféticos o poéticos, o en
otros géneros literarios.

Aquí se nos presenta un principio literario-teológico básico para captar el


sentido de la Escritura. Basta señalar que Dios ha asumido los distintos modos de
Expresarse y de pensar por parte de los hombres que han compuesto la Sagrada
Escritura, y que, como nos señala la DV, la verdad se presenta de distinta manera
cada género literario.
Sexta unidad.
INTERPRETACIÓN BÍBLICA

1. Presupuestos: Sentido De La S. Escritura.


La palabra de Dios que nos comunica la verdad en orden a nuestra salvación es
viva para todas las generaciones. Por eso la biblia tiene que ser interpretada y
actualizada para que conserve siempre su valor perenne. Eso nos conduce a entrar
en el problema interpretativo y hermenéutico, que consiste fundamentalmente en
establecer un puente entre el autor y el lector a través del texto, para así descubrir
lo que significa el texto en el pasado y lo que significa hoy.

La interpretación bíblica no solo pretende descifrar el pasado sino actualizar el


mensaje bíblico. Además existen diversos métodos y acercamientos a la escritura
con los distintos enfoques y resultados que se logran a leer los libros bíblicos. Un
aspecto lo cubrirá el método diacrónico o histórico crítico que ve el texto como un
proceso en formación, otro lo analizara el método sincrónico que atenderá el texto
como un producto en su estadio final o definitivo.

La biblia es la memoria del pueblo, testimonio de fe apoyado en la historia. Antes


de ser libro, ha sido vida, acontecimiento interpretado, memoria trasmitida o
corriente de pensamiento, fe de creyentes.

Historia interpretada.

Ahora bien los hechos rebelados pueden resultar ambiguos para quienes los
contemplan. De allí surge la necesidad de ver y oír.

La Biblia no es el libro del individuo, sino el libro escrito por miembros de la


comunidad y destinado a todo el Pueblo de Dios. Esto es el carácter comunicativo
de la Escritura.´

Elemento consecutivo.

La Biblia es parte de la esencia de la comunidad, allí el pueblo identifica y


expresa su propia fe. La Escritura constituyo la Iglesia y la Iglesia nace de la Palabra.
Elemento vital y normativo

En la Escritura esta la regla de doctrina y de vida para la comunidad eclesial. La


Escritura es el alimento para toda la vida cristiana.

Diversidad.

La diversidad se consta fácilmente: con 73 libros escritos por diferentes autores,


entre los siglos X a. C. y II d. C, y que en muchos casos tiene enfoques distintos,
visiones y orientaciones en torno a un mismo tema o acontecimiento.

Unidad.

Sin embargo, nosotros descubrimos la unidad de toda la Escritura en medio de


sus tensiones y diversidad. La unidad del todo no suprime toda la dialéctica y la
tensión entre las diversas partes, por ejemplo: lo propuesto por el Levítico y por la
carta a los Hebreos sobre el sacerdote y el culto tienen una unidad de dialéctica,
tensión y superación.

2. Historia De La Interpretación.

La interpretación no es única, sino cambiante, de acuerdo a las diferentes


épocas en que se hace y alas diversas visiones y enfoques que se tiene. La
interpretación es algo vivo y dinámico, que responde a los diversos momentos de la
historias del pueblo, las nuevas situaciones que va viviendo el pueblo y que hace
que los acontecimientos, tradiciones y textos del pasado adquieran una dimensión
nueva y actual, confrontándose con el acontecimiento presente que interpela la
palabra antigua y que es interpretado por ella.

Unos ejemplos nos ayudan a percibir esta realidad de la multiforme


interpretación de un mismo acontecimiento, y a descubrir como el presente es
siempre un elemento determinante para la interpretación que hace de su pasado
como se puede ver en el Pentateuco, Samuel- Reyes Y Crónicas, Profetas y
Pentateuco-Profetas.
3. Nociones.

La interpretación y hermenéutica bíblica se esfuerza por establecer un puente


entre el lector y el autor, a través del texto. Tiene una doble tarea, indagar lo que
significó el texto en el pasado y descubrir lo que significa en el presente.

Exegesis y hermenéutica.

Hoy día se suele entender por exegesis la búsqueda del significado original. Por
hermenéutica se entiende la comprensión o actualización del texto para el presente.

Solo hay que advertir que las terminologías pueden cambiar entre los autores.
Algunos han llamado hermenéutica a todo el proceso de interpretación de la Biblia.

Sentido literal.

Descripción

El sentido literal de la Escritura es aquel que ha sido expresado directamente


por los autores humanos inspirados. Dicho de otra forma, es el sentido que intento
directamente el autor humano y que expreso en sus palabras.

Sentido espiritual

Descripción

Como regla general, se puede definir el sentido espiritual, comprendido según la


fe cristiana, como el sentido expresado por los textos bíblicos, cuando se los lee
bajo la influencia del Espíritu Santo en el contexto del misterio pascual de Cristo y
de la nueva vida que proviene de él.

Sentido pleno.

El sentido pleno se define como un sentido profundo del texto queriendo por
Dios, pero no claramente expreso por el autor humano. Dicho de otra forma, es
aquel sentido que está en las palabras, en el texto; no necesariamente en la
intención humana, pero si en la intención divina.
4. Principio General De La Interpretación Bíblica.

La Biblia es palabra humana, por eso, para su correcta interpretación se requiere


la ciencia. Es lo que otros autores llaman el texto analizado científicamente en su
contexto literario e histórico.

La Biblia es palabra divina. Es lo que se llama con-texto o la comunidad


guiada por el Espíritu de Dios, comunidad de fe en la que se interpela la Palabra de
Dios.

La Biblia es palabra actual. Esto es lo que se llama el pre-texto o realidad


vivida. Presidir de esta dimensión viva y dinámica es caer en el pietismo, la
sacralización de las situaciones, o el conformismo con la realidad vivida.

5. Biblia, Palabra Humana

La Biblia, en su dimensión humana, es una palabra literaria, concreta o histórica,


consignada por escrito.

Palabra: sujeta a los condicionamientos de la lengua

Literaria: en la Biblia encontramos literatura, poesía, prosa artística y bella.

Concreta o histórica, que responde a una determinada situación que fue escrita
en un momento especifico, con una finalidad propia.

6. Biblia, Palabra Divina.

Tomar en cuenta que la Sagrada Escritura es palabra divina es un dato que


acompaña todo el proceso de la interpretación.

En base a la lectura espiritual de la Escritura está el hecho de profesar que el


Espíritu es quien ha creado la Escritura, y que el mismo es quien la recrea mediante
la lectura. De esta manera admitimos que Dios es el autor de la Escritura, en cuanto
que es su origen y causa y que él se acerca a nosotros mediante la revelación que
es el ofrecimiento de salvación, el don de su propia vida. Dicha revelación ha
quedado consignada por escrito en los libros sagrados.
7. Biblia, Palabra Actual.

Dios hoy nos habla en su palabra escrita y acontecida. Por una parte, la Biblia
ha de iluminar y juzgar la vida y la historia, ha de echar sus raíces en da cultura para
reconocer los elementos valederos de cada una de ellas y para expresarse en
formas siempre nuevas.

La Iglesia acepta la palabra de Dios en la Escritura, como una palabra viva y


permanente, que sigue dirigiéndose a nosotros y pidiendo de todos sus oyentes y
lectores una respuesta comprometedora.

La actualización debe estar en consonancia con el sentido literal de los textos y,


entre los cristianos, no puede olvidar la relación con el misterio de Cristo y de la
Iglesia. Porque escuchando con atención y profundizando la Palabra hemos de
discernir los elementos de nuestra historia y situación que son iluminados y
criticados por el texto bíblico, para también captar hacia donde debemos caminar
en la historia en orden a realizar el proyecto de Dios.

8. Métodos y Acercamientos

La Escritura no es solo una obra literaria humana, sino también divina; no es


solo una obra del pasado, sino también una obra actual. Cada uno de los libros de
la Escritura no es algo aislado, sino está integrado en un conjunto canónico que le
da un sentido nuevo. Todo eso enriquece la Escritura y le da virtualidades
insospechadas. Los distintos métodos exegéticos y los diversos acercamientos al
texto de la Escritura testimonian la variedad de preguntas y respuestas que pueden
ofrecernos la Biblia, muestran también las diversas perspectivas desde las que es
legítimo analizar los textos.

9. Función Del Pueblo De Dios En La Interpretación.

Toda la Iglesia recibe, escucha y trasmite la Palabra de Dios. No hay una iglesia
discente, como distinción de categorías de personas; sino que toda la comunidad
tiene dos funciones aprender y transmitir la Palabra del Señor.
A los exegetas les toca lo más técnico y especializado en los diversos
ámbitos de la ciencia bíblica, por ejemplo, el conocimiento de las lenguas originales,
de la crítica textual, de la literatura de aquella época, de la cultura y la historia en
que surgieron los textos bíblicos, de la conformación o no del relato con les hechos.

Séptima unidad
UNIDAD Y CONTENIDO DE LA SAGRADA ESCRITURA

1. Unidad En La Diversidad.

Ya se ha comprobado que es fácil constatar la diversidad de la Escritura. En


efecto, tenemos 73 libros escritos en épocas muy diferentes, entre los siglos X a.C.
y el II d.C. Sus autores pertenecen a diferentes categorías sociales y culturales, por
ejemplo Isaías y Amos. La cultura es en algunos totalmente semítica y en otros ya
tiene una influencia griega. Las tradiciones que encontramos en los libros se refieren
a temas muy variados, en cuanto a lugares, personas, experiencias,
acontecimientos, conceptos. También la prospectivas y teologías que aparecen en
los distintos libros tiene matices diferentes y complementarios, como ya se expico
en las unidades anteriores.

Pero entro de la variedad existe la unidad que sobrepasa nuestros cálculos


humanos. En efecto, esta unidad es constatable en razón del autor: Dios es el
mismo autor, origen, o causa, de ambos testamentos, esto se defendió desde
tiempos muy antiguos contra las herejías de Marción y de los maniqueos que ponial
al dios malo como autor del AT, y al Dios bueno como el autor del NT. También
percibimos la unidad atendiendo al contenido: la historia de la salvación narrada en
el AT y en le NT; lo mismo en la finalidad: la salvación divina realizada por Cristo,
embozada en el AT, y esclarecida en el NT.

La diversidad de la Escritura debe ser respetada y enriquecida. Una sola visión


o perspectiva no puede agotar el misterio inefable de Dios y de la salvación. En
momentos de diversidad nos parecerá contrastante; de allí la urgencia de saber
situar cada afirmación y cada libro en las distintas épocas y tradiciones para
comprendernos mejor y lograr una verdadera síntesis.

Constatar la diversidad no nos exime de buscar la unidad. El objeto de la teología


bíblica es precisamente descubrir los diferentes aspectos que son complementarios
y enriquecedores y logran una síntesis adecuada. Para alcanzar esto la escritura ha
de ser leída en su conjunto y totalidad, no parcializándola.

2. Relación Entre AT y NT

DV utiliza los aspectos de preparación, anuncio profético, representación o


imagen para indicar las relaciones entre el AT y NT. Dios preparo paulatinamente la
plenitud de los tiempos para enviarnos a sus Hijo. El AT se convierte en pedagogía
y preparación tanto a nivel de historia como la ley para la realización que se da en
el NT.

Por eso las relaciones del NT con el AT se describen en términos de


cumplimiento, plenitud y perfección. De una manera podemos entender todo el AT
como una pedagogía hacia Cristo, su plenitud. Este vocabulario pone en tensión el
AT hacia el NT. Puede clasificar en tres grandes sectores que también han quedado
cumplidos en la Historia, la Ley y la Promesas divinas.

Ruptura y separación.

Al pensar en la ruptura y separación puede haber un peligro de pesar que el AT


no tiene ya ninguna validez, que es algo totalmente abolido y superado. Hay que
estar atentos a no olvidar nuestras raíces veterotestamentarias, y a saber valorar la
luz que el Antigua Testamento proyecta sobre el Nuevo.

3. Etapas De La Historia De La Salvación

Aquí nomas mencionaremos las etapas importantes de la historia de la salvación


como los son:

 Creación Y Orígenes
 Periodo Patriarcal
 Éxodo, Liberación, Alianza Y Destierro
 Conquista Y Jueces
 Monarquia Unida
 División De Los Reinos
 Exilio En La Babilonia
 Restauración Y Época Persa
 Época Griega Y Dominación Romana
 Jesucristo
 La Iglesia
 La Segunda Venida De Cristo (Parusía)

4. Ejes Centrales De La Historia De La Salvación.

La historia de la salvación puede verse bajo diferentes perspectivas o enfoques,


por ejemplo, las promesas, la alianza, el pueblo, Dios, o también puede
contemplarse en el aspecto del desarrollo histórico de sus tradiciones, o en su
diversas instituciones.

La salvación de Dios es para todos los hombres de todas las épocas y de todos
los lugares. Por eso desde la creación del mundo aparece la preocupación y el
cuidado de Dios para toda la humanidad, ofreciéndole su salvación.
SEMINARIO DIOCESANO DE MEXICALI
FACULTAD DE TEOLOGÍA

Escucha Israel
Introducción General A La Sagrada Escritura

Miguel Ángel Valdivia González

P. Miguel Angel Vega

Mexicali B.C. Junio del 2017