Vous êtes sur la page 1sur 6

ANÁLISIS DE LA Ley Nº 28806.

Ley General de Inspección del Trabajo. Artículo 12º.- Origen de

las actuaciones inspectivas.

a) Las actuaciones inspectivas pueden tener su origen en alguna de las

siguientes causas:

Por orden de las autoridades competentes del Ministerio de Trabajo y

Promoción del Empleo o de los órganos de las Administraciones Públicas

competentes en materia de inspección del trabajo.

b) A solicitud fundamentada de otro órgano del Sector Público o de cualquier

órgano jurisdiccional, en cuyo caso deberán determinarse las actuaciones

que se interesan y su finalidad.

c) Por denuncia.

d) Por decisión interna del Sistema de Inspección del Trabajo.

e) Por iniciativa de los inspectores del trabajo, cuando en las actuaciones

que se sigan en cumplimiento de una orden de inspección, conozcan

hechos que guarden relación con la orden recibida o puedan ser

contrarios al ordenamiento jurídico vigente.

f) A petición de los empleadores y los trabajadores así como de las

organizaciones sindicales y empresariales, en las actuaciones de

información y asesoramiento técnico sobre el adecuado cumplimiento de

las normas.

Una descripción de la estructura de la Ley es la siguiente: tiene 4 títulos y 50

artículos. Los títulos o áreas principales son:


 Título I: El Sistema de Inspecciones del Trabajo;

 Título II: De la Inspección del Trabajo;

 Título III: De la organización, estructura y funcionamiento y composición

del Sistema de Inspección;

 Título IV: Régimen de Infracciones y sanciones en materia de relaciones

laborales, seguridad y salud en el trabajo y seguridad social. Presentamos

los aspectos que desde nuestro punto de vista caracterizan la norma.

La Ley, establece un sistema de inspecciones del trabajo que caracteriza como

sistema único, polivalente e integrado; restituyó el órgano nacional central

mediante la Dirección Nacional de Inspección del Trabajo, dependiente

directamente del despacho vice ministerial del sector trabajo, del Ministerio de

Trabajo y Promoción del Empleo. Constituido por un conjunto de normas,

órganos, servidores públicos y medios que contribuyen a la adecuada

fiscalización de las normas laborales, seguridad y salud de los trabajadores,

colocación, empleo, trabajo infantil, promoción del empleo y formación para el

trabajo, seguridad social, migración y trabajo de extranjeros y otras materias que

le sean atribuidas; además, precisa que la Inspección del Trabajo es un servicio

público.

En los títulos I y III, se dedican a precisar el objeto, los principios ordenadores

del sistema, los principios generales, estructura orgánica y el funcionamiento del

sistema. Al igual que el Decreto Legislativo 910, incorpora al sistema los

principios ordenadores que rigen el sistema de inspección, ellos son los

siguientes: legalidad, primacía de la realidad, imparcialidad, objetividad, equidad,

autonomía técnica y funcional, jerarquía en el sentido de sujeción a las

instrucciones y criterios técnicos interpretativos establecidos por la autoridad


central del sistema; eficacia en el sentido de actuar con sujeción a los principios

de concepción única e integral del sistema, especialización, trabajo programado

y en equipo; unidad de función en el sentido que los Inspectores del Trabajo

desarrollen la totalidad de las acciones que tienen comisionadas;

confidencialidad, lealtad, probidad, sigilo profesional, honestidad y celeridad.

En cuanto a la estructura del sistema su diseño desde la unidad más pequeña a

la autoridad central es de la siguiente manera: Unidades o Equipo especializado,

inspección zonal, inspección regional y autoridad central. La ley exige una

programación y establece que el Inspector del Trabajo desarrolle sus actividades

bajo las directrices de la autoridad central y en dependencia orgánica directa de

los directivos de la inspección territorial y en su caso de los supervisores del

equipo.

La Ley caracteriza a los inspectores de trabajo como trabajadores estatales,

cuyos actos merecen fe, con consideraciones de autoridad; facultados para

entrar libremente y permanecer en los centros de trabajo a cualquier hora del día

o de la noche sin previo aviso, salvo que el domicilio del centro de trabajo

coincida con la casa habitación del empleador circunstancia en la cual debe

conseguir previamente el permiso expreso del dueño en respeto a su intimidad

o la orden de juez; a comunicar su presencia al sujeto inspeccionado al sujeto

inspeccionado a los trabajadores o a la organización sindical, salvo que esto

perjudique las actuaciones de inspección que va a realizar; hacerse acompañar

por los trabajadores, sus representantes, peritos o técnicos que considere

necesario; a realizar todo tipo de indagaciones, extracción de pruebas; requerir

todo tipo de información sobre la aplicación de los dispositivos legales; a exigir

la identificación o la razón de su presencia en el centro de trabajo que se


inspecciona; a exigir la presencia del representante del sujeto inspeccionado en

el centro de trabajo o en las oficinas de la inspección; adoptar, una vez finalizada

las actuaciones, medidas que van desde las recomendaciones, advertir cuando

no exista perjuicio a los trabajadores; requerir la ejecución de actos que

restituyan la vigencia de la ley, ordenar la paralización de trabajos cuando se

considere que se pone en riesgo la salud o integridad de los trabajadores.

Precisa la ley que los inspectores del trabajo se encuentran adscritos a un ámbito

que coincide con la organización del Ministerio de Trabajo y Promoción del

Empleo; sin embargo, también establece que los inspectores de trabajo y los

equipos de inspección especializados pueden ejercer sus funciones fuera de su

ámbito territorial mediante la autorización expresa del órgano territorial de

destino, o también por la autoridad central, mediante la agregación temporal de

inspectores a otra inspección territorial o en forma vertical por la autoridad central

mediante la asignación de actuaciones de inspección sobre una empresa o

sectores de empresas con actividad en el territorio de más de una región. Sobre

la composición del sistema, detalla que se encuentra compuesto por servidores

públicos que tengan encomendadas funciones de Dirección, organización,

coordinación, planificación y seguimiento de las actuaciones de inspección del

trabajo. Mantiene, para bien, que el ingreso a la función de inspector de trabajo

es mediante concurso público por el cargo de inspector auxiliar y luego de 3 años

puede promocionar para inspector del trabajo, a su vez mediante promoción

interna al de inspector supervisor.

Precisa los momentos de los procesos públicos de selección, estableciendo una

fase selectiva basada en las pruebas teóricas y prácticas de aptitud y de una

fase teórica práctica, ambas eliminatorias. Profundiza que los inspectores de


trabajo en general tienen garantizada su estabilidad en el empleo sin perjuicio de

ser sancionados, trasladados o removidos de sus puestos como consecuencia

del ejercicio indebido de sus facultades y competencias, en materia disciplinaria

debe existir un procedimiento previo con audiencia y participación del servidor

público afectado.

Sigue la línea de garantizar la capacitación del inspector, precisa que es

consustancial al ejercicio del cargo el capacitarse y participar en actividades de

formación, perfeccionamiento y especialización. Profundiza que los inspectores

del trabajo se encuentran a exclusividad salvo el ejercicio de la docencia.

Mantiene la obligación de identificarse con la credencial o carné que le otorgue

la autoridad central derogando la presentación de la orden de visita.

Son aportes importantes de la ley:

1. Restituir el órgano nacional central ahora como Dirección Nacional de

Inspecciones del Trabajo, articulando un sistema transversal a toda la

administración pública del país.

2. Profundizar y detallar las competencias de la inspección del trabajo, entre

ellas de vigilar los convenios colectivos.

3. Transformar los tipos de inspección, anular la inspección especial.

4. Desaparecer la multa al trabajador por apelar.

5. Desaparecer la diligencia previa como forma de restablecer la visita

sorpresiva para fortalecer la vigilancia.

6. Fortalecer la estabilidad de los inspectores del trabajo.


7. Transformar el procedimiento de inspección del trabajo dándole

momentos y posibilidades de indagación diferentes a la visita de

inspección, un plazo de investigación, un inspector responsable hasta el

fin de la investigación, de otorgarle facultades para hacer comparecer al

sujeto investigado.