Vous êtes sur la page 1sur 2

LOS TIEMPOS DE DIOS: “En tu mano están mis tiempos” Salmo 31:15.

Un hombre se acerca al Señor y le pregunta: “Señor, ¿es verdad que para ti un año es como un día, y un día como mil años? El
Señor le contesta: “Si.”

El hombre responde: “entonces para ti un minuto es como mil años, y mil años como un minuto. El Señor responde si.

Intrigado el hombre pregunta: ¿entonces eso quiere decir que para ti un centavo es como un millón de dolares, y un millón de
dólares es como un centavo? El Señor le contesta: Si.

El hombre entonces le dice: “Señor regalame un centavo”

A lo que el Señor responde: “Si, dame un minuto”.

Habacuc 2
En este tiempo todo es más rápido estamos en el tiempo de lo instantáneo.

Café instantáneo, chocolate instantáneo. Todo queremos que sea instantáneo hasta los milagros.

El cristiano moderno cree que Dios es una máquina de hacer milagros, y lo que es más triste cree que está a su disposición. Cuando Dios
no le hace lo que él quiere se enoja y no se congrega más o cambia de iglesia para ver si el Dios de la otra congregación si le hace el
milagro.

A veces ante lo que vivimos podemos pensar que Dios se ha olvidado del plan, que estamos fuera de su mirada, nos preguntamos ¿si está
con nosotros por qué se demora en actuar? Otras veces nos conformamos en vivir, renunciando a los sueños, porque quizá llegamos a la
conclusión de que son muy grandes y nosotros muy pequeños. Pero Dios tiene el gobierno de todas las cosas, y es Todopoderoso para
hacer su voluntad…

Dios es el Señor y dueño de todo, y él tiene el dominio sobre los tiempos. La palabra “tiempos”, del hebreo Et, traduce: período, tiempo
determinado, propicio o apropiado. Podemos decir que se refiere a un tiempo diseñado por las manos del arquitecto divino, en el
cumplimiento de Sus propósitos. Él tiene el gobierno sobre los tiempos de los hombres.

Nuestro Señor es llamado también el Dios eterno, del hebreo Olam: eterno o eternidad. El tiempo está contenido en la eternidad, como en
algo de donde recibe su ser y su unidad. La eternidad es la que fundamenta el tiempo, la fuente desde donde éste mana incesantemente y
lo que le da sentido (algo así como que la eternidad es la totalidad, y el tiempo una sección). Dios tiene el gobierno de todas las cosas, por
eso tengamos presente que "Todo es posible para Dios"

En el griego bíblico los términos más usados para tiempo son: Cronos y Kairos. Veamos el significado de éstas palabras:

Cronos: lapso de tiempo, duración de tiempo. Raíz de la palabra cronometro y sus derivados.
Hablamos del tiempo terrenal, que se puede medir. Dios estableció con la creación el sol, la luna y las estrellas para medir los tiempos
terrenales (Gén. 1:14-18), y por eso las unidades de medida de nuestro tiempo: milenio, siglo, año, mes, día, horas, etc. Es el tiempo del
hombre.

Kairos: medida correcta, ocasión, período definido, tiempo oportuno, tiempo favorable, momento señalado y preciso. Cronos marca
cantidad, Kairos calidad, Rom. 5:6. Kairos es el tiempo oportuno y diseñado desde el cielo, dónde Dios interviene en la vida de los hombres
de una manera sobrenatural y poderosa. Tiempo diseñado en el cielo, que se manifiesta en la tierra, para bendición de los hombres. Aquí
debemos velar y estar preparados para los cambios de Dios, como "Cuando el maná dejó de caer"
No es que Dios se haya olvidado de tu necesidad, él sabe cuándo es el momento propicio para responder. No es que llegue tarde, es que
todavía no es el tiempo. V 3 “Aunque la visión tardará aún por un tiempo, más se apresura hacia el fin, y no mentirá; aunque tardare,
espéralo, porque sin duda vendrá, no tardará.”

Para el niño que pide a su mama que le dé el almuerzo a las 7 de la mañana, esperar hasta el medio día le parece que es demasiado
tarde.

1. Nunca pierdas la confianza. Hebreos 10: 35 “No perdáis, pues, vuestra confianza, que tiene grande galardón;”

2. Solo el que tiene paciencia logra alcanzar las promesas. V 36 “porque os es necesaria la paciencia, para que habiendo hecho la
voluntad de Dios, obtengáis la promesa.”

3. No dejes que la ansiedad te haga perder la fe. Habacuc 2: 4 “He aquí que aquel cuya alma no es recta, se enorgullece; mas el
justo por su fe vivirá”

4. La falta de paciencia hace que el hombre busque crecer por sus propios medios, sin importarle que estrategias pueda utilizar. V 9
“¡Ay del que codicia injusta ganancia para su casa, para poner en alto su nido, para escaparse del poder del mal!”

5. No dejes que las personas del mundo te aconsejen para mal, porque esto pude ser causa de tu pecado. V 10 “Tomaste consejo
vergonzoso para tu casa, asolaste muchos pueblos, y has pecado contra tu vida”

6. Los errores de la impaciencia tarde o temprano se tienen que pagar. V 16 “Te has llenado de deshonra más que de honra; bebe tú
también, y serás descubierto; el cáliz de la mano derecha de Jehová vendrá hasta ti, y vómito de afrenta sobre tu gloria.”

7. Espera tan solo un poco, pronto el mundo conocerá de Dios. V 14 “Porque la tierra será llena del conocimiento de la gloria de
Jehová, como las aguas cubren el mar”

Espera en Jehová el pronto responderá.

En el tiempo cronos de los hombres, podemos concluir a veces, que Dios se está tardando con cierta respuesta o milagro, pero Dios sabe
qué, cuándo y cómo lo hace. Por ejemplo, María, la hermana de Lázaro, dijo a Jesús: “Señor, si hubieras estado aquí, mi hermano no
habría muerto” y luego Marta la otra hermana le dijo: “Señor, hiede ya, porque lleva cuatro días”, pero Jesús dijo: “No te he dicho que si
crees veras la gloria de Dios? Entonces los milagros o intervenciones divinas no ocurren cuando queremos o esperamos, sino en el kairos,
es decir en el tiempo de Dios.

Reflexión final: Dios tiene todo en sus manos. Él no se tarda, y tampoco llega antes, él sabe cómo y cuándo hacer las cosas. Nosotros
debemos seguirle y amarle con todo nuestro corazón, confiando en su bondad y poder.