Vous êtes sur la page 1sur 6

¿Cómo funciona una cafetera de

cápsulas?
¿Quieres saber cómo funciona una cafetera de cápsulas? Este tipo de cafeteras poseen
un manejo tan simple de cara al usuario, que podemos caer en el error de pensar que su
funcionamiento interno es igual de plano. Sin embargo, una cafetera de cápsulas
funciona a grandes rasgos de manera muy similar a como lo hacen las cafeteras
express: tenemos un paquete compactado de café molido, a través del cual la cafetera
inyecta agua a gran presión, lo que provoca que la bebida se vierta inmediatamente en
nuestra taza. El proceso es muy rápido y apenas dura unos segundos.

La diferencia fundamental con las cafeteras express es que en estas últimas el café
molido debemos servirlo nosotros de antemano, ya sea en el portafiltro o en el molinillo
que pueden tener integrado estas máquinas. Por el contrario, en las cafeteras de cápsulas
el café ya viene compactado dentro de la cápsula, y no podemos determinar ni su dosis,
ni su mezcla, ni su prensado, ni nada. Es todo mucho más automático.

Dicho así, en unas pocas líneas, el proceso parece sencillo… pero si miramos en el
interior de las cafeteras, comprobaremos que el mecanismo tiene su complejidad.

En este reportaje queremos mostrarte cómo funciona una cafetera de cápsulas, cuáles
son los componentes internos que lo hacen posible, y qué función tiene cada uno de
ellos.

Para comenzar, y a modo de curiosidad, aquí te dejamos el fantástico documento que


nos ha servido de referencia para preparar este artículo: la patente original de Kraft
Foods para el diseño de una cafetera Tassimo, que data nada menos que del año 2005.
Derechos de la foto: Patente US7673558

El dibujo es muy esquemático pero resume a la perfección lo que nos vamos a encontrar
si abrimos una cafetera de cápsulas e inspeccionamos, desde la retaguardia, su interior.

A continuación te ilustramos brevemente cuáles son las partes que aparecen numeradas,
para que comprendas mejor el dibujo:

 225 es la caldera para calentar el agua.


 230 es la bomba que coge el agua del depósito y la envía hacia la caldera para
que se caliente.
 220 es el depósito del agua.
 235 es el compresor de aire.
 250 es la boquilla inyectora por donde sale el agua, atraviesa la cápsula y se
vierte el resultado hacia el exterior.
 201 es el procesador de control central… dicho de otro modo, es el componente
electrónico que se encarga de que todos los demás elementos funcionen al
unísono y de la manera adecuada.
 Por último, el número 263 que aparece en el dibujo original es simplemente un
conducto interno pensado para la comunicación y circulación del agua por
dentro de la cafetera.

Estas son las tripas de una cafetera Dolce Gusto Piccolo. Derechos de la foto:
MercadoLibre.com.

Componentes de una cafetera de cápsulas


Extrapolando aquel prehistórico diseño de Kraft hasta nuestros días, podemos enumerar
los siguientes componentes básicos que tiene cualquier cafetera de cápsulas:

 Un depósito de agua. Normalmente oscila entre los 0.6 litros y 1.5 litros de
capacidad. Aquí es donde nosotros echamos el agua que servirá para preparar el
café. (1)
 Una bomba que hace que el agua circule por los conductos internos de la
cafetera. La bomba coge el agua del depósito y la envíe hacia la caldera.
Posteriormente, viaja desde la caldera hacia el exterior. Haciendo un símil con
nuestro organismo, la bomba sería como corazón de nuestra cafetera. (2)
 Una caldera o sistema de calentamiento del agua. Si ella los cafés no saldrían
calientes. En las cafeteras de cápsulas lo más usual es emplear el sistema
Thermoblock. (3)
 Una bomba de presión, situada justo antes de inyectar el agua en la cápsula.
Normalmente es de 15 bares o de 19 bares, y es la que provoca que el agua
caliente atraviese a gran velocidad el café de la cápsula. (4)
 Un inyector a través del cual sale el agua a alta presión. El inyector perfora la
cápsula, de modo que el agua atraviesa el interior de la cápsula y sale por el
extremo inferior de la misma gozosamente convertido en café. (5)

Y el esquema final de funcionamiento de una cafetera de cápsulas, visto de perfil, es


muy similar a este otro dibujo:

Derechos de la foto: ExplainThatStuff

En este esquema, los pasos del (1) al (5) son los que ya hemos explicado en el párrafo
anterior. Los que vienen marcados con los números (6) y (7) se refieren simplemente al
servicio del café desde la cápsula hasta la taza.

Como ya sabes, al margen de ese modo básico de operación, hay modelos de cafeteras
que incorporan algunos elementos adicionales, como tubos vaporizadores de leche (caso
de la Nespresso Lattissima), o compartimentos específicos para almacenar la leche
(como ocurre en la Senseo Latte Capuccino). No los vamos a detallar en este artículo
porque consideramos que no forman parte del funcionamiento normal y básico de una
cafetera de cápsulas.

Distinciones: tipos de cápsulas


A pesar de que todas las cafeteras de cápsulas funcionan igual, cada una de ellas emplea
un sistema de cápsulas diferente. Dolce Gusto tiene sus propias cápsulas, Nespresso las
suyas, Tassimo las suyas, Illy, Lavazza… con todas sucede lo mismo. Y las cápsulas de
una marca no valen para la cafetera de otra: tienen distinto tamaño, distinto peso, y en
ocasiones distintos métodos para que la cafetera las reconozca. Esto es un inconveniente
para el consumidor, aunque tiene lógica desde el punto de vista de las marcas… de esta
manera se aseguran el negocio y consiguen que la gente compre sus propias cápsulas a
la fuerza.

Dentro de cada sistema existen también cápsulas compatibles o recargables, que siguen
siendo exclusivas para una determinada firma (hay cápsulas compatibles Dolce Gusto,
cápsulas compatibles para Nespresso, etcétera) pero que al menos dan la opción al
consumidor de ahorrarse un dinero o de probar variedades nuevas.

En esta imagen, la de la derecha es una cápsula de Nespresso y la de la izquierda es una


cápsula de Dolce Gusto. Las diferencias son evidentes, ¿no crees?

Mantenimiento y limpieza de cafeteras de cápsulas


El mantenimiento básico de una cafetera de cápsulas prácticamente se reduce a la
descalcificación periódica y a una limpieza general tanto del depósito como de la
boquilla que sirve el café. Esta es una de las grandes ventajas de las cafeteras de
cápsulas: suelen ser más limpias y sencillas de mantener que otras.

La descalcificación es el proceso más importante, y debes llevarlo a cabo cada cierto


tiempo. Su frecuencia depende de dos factores: el uso de tu cafetera, y la dureza del
agua que emplees. Cuantas más veces uses tu cafetera al día, más frecuentemente
tendrás que descalcificarla. Y cuanto más dura sea el agua con que preparas tus cafés,
también.

Para que te hagas una idea: en el mejor de los casos (agua blanda, y poco uso de la
cafetera) bastará con que la descalcifiques cada 18 o 24 meses. Por el contrario, si usas
agua dura y consumes 3 o 4 cápsulas al día, entonces conviene que descalcifiques tu
cafetera cada 3 meses como mínimo.
Saeco CA6701/00 - Descalcificador para cafeteras espresso, 250 ml, pack de 2
Comprar en Amazon AHORA - 14€
Comprando este producto hoy, te ahorras… 2.99€!

Consulta nuestras guías de descalcificación para conocer información más precisa


acerca de la descalcificación de las cafeteras de una marca determinada, y nuestras guías
de limpieza para obtener valiosos trucos y pautas que extenderán la vida útil de tu
cafetera de cápsulas.

NOTA: Para mayor seguridad, consulta siempre las instrucciones de tu máquina para
saber con exactitud cuándo debes iniciar el proceso de descalcificación. Algunas
cafeteras, como las Tassimo, incluyen de serie una alarma descalcificadora que te
avisa de manera automática cuando llegue el momento de descalcificar.

Centres d'intérêt liés