Vous êtes sur la page 1sur 3

UNIVERSIDAD TECNOLOGICA EQUINOCCIAL

Alumno: Patiño Ricardo

Curso: Maquinas eléctricas y laboratorio II

Fecha: 16/12/2017

Ventajas y desventajas de las máquinas sincrónicas de inductor móvil

1. Aumento de la resistencia de los dientes del inducido: Las máquinas de mayor


capacidad requieren más cobre en el inducido y ranuras más profundas en el hierro
del inducido que las necesarias en una máquina construida para servicio menos
duro. En un inducido fijo, a medida que las ranuras se hacen más profundas, los
dientes del inducido resultan más anchos y fuertes. En un inducido móvil, sin
embargo, a medida que las ranuras se hacen más profundas, los dientes del
inducido resultan más estrechos y por lo tanto más débiles. Debe hacerse notar
que en ambos casos, la parte superior de la ranura debe ser más estrecha que el
fondo. Construyendo así las ranuras se evita que el devanado se “salga” de la
ranura en caso de vibraciones. Tales desplazamientos del devanado dañarían la
máquina.

En un inducido móvil, los dientes pueden estar sometidos a elevadas fuerzas


centrífugas; y en cualquier inducido, ya sea móvil o fijo, los dientes están
sometidos a choques ya sea en la etapa de construcción o durante el
funcionamiento. Debido a sus dientes más robustos, es menos probable que un
inducido fijo resulte dañado.

2. Reactancia del inducido reducida: El flujo mutuo en el entrehierro creado por


la fmm de excitación primaria debe pasar a través del hierro del inducido y de las
ranuras. Para una misma anchura del entrehierro en el fondo de la ranura, de una
determinada bobina de inducido, el inducido fijo proporciona una reluctancia
reducida al flujo. Esto es debido a un aumento de la sección del hierro. La
reluctancia reducida reduce también la cantidad de flujo de dispersión del
inducido producido, debido a que el camino del flujo del inducido ve aumentada
la reluctancia, particularmente en el caso en que los conductores del inducido
estén situados en el fondo de las ranuras.

3. Mejor aislamiento: En los alternadores reales de velocidad, tensión y potencia


elevadas circulan corrientes apreciables a tensiones apreciables, lo cual requiere
un aislamiento suficiente. Los ejes, a través de los cojinetes metálicos, están
eléctricamente puestos a tierra con la carcasa fija de la máquina. Resulta más fácil
aislar una parte fija que una parte móvil, puesto que el tamaño, el peso y la
cantidad de aislamiento no son críticos para los primeros. Además, como el rotor
está puesto a tierra, presenta menos problemas aislar el campo de c.c. de baja
tensión de un rotor que un inducido de c.a. de alta tensión.

4. Ventajas constructivas: En los grandes estatores polifásicos, el devanado del


inducido es más complejo que el devanado de excitación. Las distintas bobinas e
interconexiones de fase pueden realizarse más fácilmente en una estructura rígida
fija que en un rotor, y el devanado del inducido queda sujeto más firmemente
cuando se construye sobre una estructura rígida.

5. Número de anillos rozantes aislados necesarios: Si el inducido de un alternador


polifásico pudiera girar, un alternador trifásico necesitaría un mínimo de tres
anillos rozantes, un alternador hexafásico seis, etc. El problema de la transferencia
de altas tensiones inducidas (en algunos casos de hasta 13000 V/fase) a corrientes
elevadas desde los anillos rozantes del inducido a las escobillas fijas del inducido
en contacto con estos anillos, no se consiguen fácilmente. El aislamiento de los
anillos rozantes respecto al eje es un problema. La suficiente separación de los
anillos rozantes para evitar contorneo constituye otro. Al aumentar el número de
fases, el problema de aislamiento se complica. Sin embargo, un inducido fijo no
presenta ninguno de estos problemas, y la tensión por fase se aísla y se saca fuera
más fácilmente en una máquina fija. Solamente se necesitan dos anillos rozantes
para alimentar el devanado de excitación a una tensión relativamente baja, del
orden de 300 V de corriente continua como máximo.

6. Menores peso e inercia del rotor: De la discusión anterior se deduce fácilmente


que un devanado de excitación de baja tensión, que usa muchas espiras de hilo
fino para producir la fmm de excitación, difícilmente precisará el peso de cobre y
el aislamiento equivalentes necesarios para los devanados de un inducido de alta
tensión. Es fácil construir rotores para buen funcionamiento a altas velocidades,
usando devanados de excitación de baja tensión como parte giratoria. La inercia
del rotor juega un papel importante en el tiempo necesario para llevar el alternador
a su velocidad; y en alternadores de potencia extremadamente elevada, incluso
con la excitación de c.c. en el rotor, se tarda varias horas para llevar máquina a su
velocidad y tensión nominales, particularmente cuando se usan turbinas de vapor
como motores de accionamiento.

7. Ventajas de ventilación: La mayor parte de calor se produce y está relacionado


con el devanado del inducido y el hierro que lo rodea. Con un inducido fijo, el
devanado puede ser refrigerado más eficazmente, debido a que el núcleo del
estátor y su tamaño periférico tienen menores limitaciones. Así, el núcleo del
estator puede hacerse algo más largo para permitir conductos de aireación radiales
y agujeros de ventilación para aire forzado, hidrógeno, u otras formas de
refrigeración.