Vous êtes sur la page 1sur 7

UNIDAD 5

SIGNIFICADO DE LOS SÍMBOLOS EN EL RITO DEL MATRIMONIO

OBJETIVOS:

1. Concientizar a los novios de que ellos serán los ministros de su


Sacramento.

a. Reconocer que lo más importante de la celebración del Rito del


Matrimonio es la pareja de contrayentes, símbolo de amor y
esperanza.

2. Valorizar el significado de llevar su argolla (anillo) de matrimonio, como


un compromiso de respeto y fidelidad.

3. Valorizar el significado material de las arras, bendecidas por Dios para el


bienestar de la pareja.

4. Conocer que el Rito del Sacramento del Matrimonio contiene signos y


gestos que le dan un significado profundo de fe.

5. Motivar a los novios a preparar y organizar su ceremonia


conscientemente.

Que los futuros cónyuges interioricen el significado cristiano de los símbolos,


signos y gestos en el rito del matrimonio para una vivencia auténtica del
momento y su significado profundo para el futuro y no como un acontecimiento
social.
TEMA 1
Símbolos
Los Ministros del Sacramento del Matrimonio

Objetivo Específico
Que los contrayentes tomen conciencia de que el sacerdocio recibido en el
Sacramento del Bautismo se hace efectivo al ejercerlo en el momento de
impartirse el Sacramento del Matrimonio.

En la iglesia latina se considera habitualmente que son los esposos quienes,


como ministros de la gracia de Cristo, se confieren mutuamente el Sacramento
del Matrimonio expresando ante la iglesia su consentimiento1.

Este sacramento es igual de importante que el que adquiere un sacerdote por


ordenación, ya que la mayoría de personas que no eligen la vida de ordenación
sacerdotal, han decidido optar por formar una familia, que se convertirá en una
“Iglesia Doméstica”, de la cual los cónyuges pasan a recibir un sacerdocio en la
forma de ser ministros de la gracia de Cristo en su hogar, adquiriendo así el
compromiso de cumplir con uno de los dos tipos de sacramentos al servicio de la
comunidad2.

Las diversas liturgias son ricas en oraciones de bendición y de epíclesis 3,


pidiendo a Dios su gracia y la bendición sobre la nueva pareja, especialmente
sobre la esposa. En la epíclesis de este sacramento los esposos reciben el
Espíritu Santo como comunión de amor de Cristo y de la Iglesia (Ef. 5, 32.
El Espíritu Santo es el sello de la alianza de los esposos, la fuente siempre
generosa de su amor, la fuerza con que se renovará su fidelidad4.
Los contrayentes tomarán conciencia de que el sacerdocio común de los fieles
recibido en el Sacramento del Bautismo, se hace efectivo al ejercerlo en el
momento de impartirse entre ellos, el Sacramento del Matrimonio, mientras que
el sacerdote actúa como representante de Cristo y testigo de la Iglesia.

El Espíritu Santo

Es el sello de la alianza de los esposos, la fuente siempre generosa de su amor,


la fuerza con que se renovará su fidelidad5.

1
Catecismo de la Iglesia Católica 1623.
2
Catecismo de la Iglesia Católica 1534.
3
Epíclesis: Invocación
4
Catecismo de la Iglesia Católica 1624
5
Catecismo de la Iglesia Católica 1624
TEMAS 2 Y 3
Símbolos
Las Argollas (Anillos) y las Arras y su Significado Cristiano

Objetivo Específico
Que los novios valoren el significado de llevar con alegría el anillo de boda y que
las arras se las entreguen mutuamente asumiendo la responsabilidad del
aspecto económico del hogar.

Las argollas (anillos), simbolizan el amor y la fidelidad. El círculo es la figura


geométrica perfecta y representa la eternidad: no tiene ni principio ni fin. Lucir el
anillo de boda debe ser motivo de orgullo e inmensa alegría para ambos. Es el
símbolo de donación mutua. Se debe adquirir conciencia de que si en algún
momento se despojan del anillo, por ser presa de la tentación de querer ocultar
su compromiso matrimonial, en ningún momento podrán ocultarlo de Dios, ante
quien recibieron dicho símbolo. El no utilizarlo externamente, no implica que el
compromiso no exista en su interior y ante la luz de Dios, que resplandece
siempre ante lo que se quiera ocultar.

El anillo como símbolo de entrega de la vida de un cónyuge a su pareja, debe


ser llevado con orgullo por ambos cuando existe un auténtico amor bendecido
por Dios. El burlarse de él, o querer ocultarlo; solamente es premiado por la
sociedad, pero el llevarlo con orgullo y defenderlo, es premiado por Dios y
desarrolla la madurez en el amor.Las arras simbolizan los bienes que van a
compartir y significan la bendición de Dios, según las palabras que acompañan
al gesto realizado por el sacerdote.
En sí mismas contienen un compromiso mutuo de ayuda en lo material y llevan
a la donación recíproca definitiva, conduce a no tener más que un corazón y un
alma. Se trata de características normales de todo amor conyugal natural, pero
con un significado nuevo que no sólo las purifica y consolida, sino las eleva
hasta el punto de hacer de ellas la expresión de valores propiamente cristianos1.

1
Catecismo de la Iglesia Católica 1643 (FC 13)
TEMA 4
Signos y Gestos

Los signos y gestos aquí descritos, son los que oficialmente


se reconocen por la Iglesia Católica.

SIGNOS

 La Bendición de Dios
La bendición solemne que se le da a la pareja durante la celebración de la misa
nupcial del Sacramento del Matrimonio, simboliza un signo de aprobación y
alianza entre la pareja, que adquiere un compromiso de amor que implica
derechos y obligaciones entre ellos mismos y sobre todo ante Dios. La bendición
es realizada por el sacerdote en la Iglesia Católica, ministro consagrado, que
actúa como representante de Cristo y testigo de la Iglesia de dicha alianza.

GESTOS
El gesto es el movimiento corporal propio de las articulaciones, principalmente
de los movimientos corporales realizados con las manos, brazos y cabeza.
 La Expresión del Rostro y la Sonrisa
La felicidad en el rostro de una pareja que se está uniendo en Matrimonio, con y
por Amor, es indiscutible e inevitable, se nota con facilidad y se transmite a los
demás.
Queda claro que la función principal de la expresión facial es la expresión de
emociones, pero además también comunicamos sobre la intensidad de las
mismas. La expresión facial también ha sido estudiada como medio de
expresión de la personalidad, de las actitudes hacia los demás, la atracción
sexual y el atractivo personal, el deseo de comunicarse o iniciar una interacción
y el grado de expresividad durante la comunicación.
La expresión facial está en continuo cambio durante la comunicación. Entre los
cambios que las nuevas técnicas de investigación nos han permitido identificar,
se puede citar las denominadas expresiones faciales „micro momentáneas‟. Su
duración es de una fracción de segundo y suelen reflejar los verdaderos
sentimientos de una persona. Por ejemplo, una persona puede estar diciendo
que está encantada de ver a alguien y quizá incluso sonría, pero su verdadera
actitud se reflejará en una expresión micro momentánea.

Normalmente la sonrisa se utiliza para expresar simpatía, alegría o felicidad. La


sonrisa se puede utilizar para hacer que las situaciones de tensión sean más
llevaderas. Una sonrisa atrae la sonrisa de los demás y es una forma de relajar
la tensión. Por otra parte, la sonrisa tiene un efecto terapéutico. Se ha observado
que cuando se le pedía a personas que se sentían deprimidas o pesimistas, que
imitaran la sonrisa de los demás, declaraban sentirse más felices. La sonrisa
está, además, influida por el poder que tiene lugar en una relación.
 Tomarse de las Manos

Un gesto importante en el rito del matrimonio es el tomarse de las manos entre


cónyuges, lo cual representa la donación del uno al otro, en cuerpo, mente y
alma. En el lenguaje corporal, el tomarse de las manos es también considerado
como una demostración de afecto, compromiso y unidad.

Una anécdota cuenta que un hombre de más de treinta años de casado con su
novia de la infancia dijo: “Todavía me gusta tomar la mano de mi esposa”. Sin
embargo, admitió que la motivación era distinta a cuando eran adolescentes.
”Cuando éramos jóvenes”, reflexionó, “sentía una descarga eléctrica cuando
tocaba su mano. Ahora mi vida parece cargada de demasiada electricidad y
siento paz cuando tomo su mano”.

El tomarse de las manos puede significar mucho más que “Te amo”. A veces
puede significar: “Te necesito”, “Me importas” o solo “Aquí estoy”.

 Mirarse a los Ojos

Una pareja que se mira entre sí constantemente, y directo a los ojos,


espontáneamente y con naturalidad, expresando Amor, es algo muy bonito de
apreciar, sobre todo, en una ceremonia religiosa donde se celebra el
Sacramento del Matrimonio, ya que es uno de los gestos que con más fuerza
logra evidenciar la cercanía e intimidad de la relación entre ambos, a diferencia
de aquellos que están más pendientes de lo externo (la decoración, los
invitados, los fotógrafos, etc.)
La mirada, aunque ubicada y originada en los ojos, no muere en ellos, va más
allá. La capacidad de proyección es la que le da tanta importancia a la mirada.
La frecuencia con la que miramos al otro es un indicador de interés, agrado o
sinceridad. La evitación de la mirada o el mirar a los otros sólo fugaz y
ocasionalmente impide el intercambio de expresiones, reduce la credibilidad del
emisor y da lugar a que se atribuyan a éste características negativas.

TEMA 5
Preparación de la Ceremonia

Es lo más recomendable que sean los mismos novios quienes preparen su ceremonia,
sobre todo en el aspecto más importante que es el espiritual, para imprimirle un sello
personal de su amor y de su relación como pareja a cada detalle. El momento que
vivirán durante su ceremonia de bodas debe impactar sus corazones y sus vidas,
trascender en el tiempo y en el corazón, y no impactar superficialmente a los invitados o
a la sociedad. Los organizadores de bodas y eventos, deberían de ser un “apoyo” para
los organizadores principales, que son los novios y Dios, y no dejar totalmente a cargo
de un organizador de bodas las decisiones más importantes de su celebración.

Los familiares y amigos también pueden intervenir y hacer sugerencias, pero es


importante que tengan claro desde el inicio de los preparativos, que la boda es “de los
novios”, y que las decisiones finales de lo que se hará, son de ellos, para evitar
cualquier tipo de conflicto que pueda generarse durante el tiempo de preparación, y que
no aporte a la armonía y disfrute de esos momentos.

En la actualidad, la influencia de los medios de comunicación y la sociedad, ha desviado


a las parejas de la esencia del Matrimonio como Sacramento, y lo ha convertido en un
evento social, una forma más de competir, igualar o superar el nivel de espectáculo
para los invitados, como si fueran a contraer Matrimonio ante un jurado calificador en
función del cual se estuviera realizando la boda, y no ante Dios. Por ello, es muy
importante ser conscientes del presupuesto con que se cuenta para la celebración, ya
que cuando se cuenta con uno bajo, o mediano, que ha sido ahorrado u obtenido con el
esfuerzo de la misma pareja, se debe considerar si es necesario aumentarlo o no,
haciéndose la pregunta del motivo por el cual no está siendo suficiente, si es porque
realmente no les alcanza para los gastos principales, o si solamente están queriendo
complacer más bien las expectativas de los invitados, que las expectativas de
verdadera importancia que deberían motivar su unión. Lo más sensato debería ser que
la pareja en el momento que decidió casarse, desde el inicio hayan conversado y
definido el monto financiero aproximado con el que pudieran contar, basándose en la
realidad de sus posibilidades, acordando cuánto podría aportar cada uno, y en cuanto
tiempo y la manera en que reunirían dicha cantidad, siendo preferible no endeudarse
innecesariamente, y de ser inevitable adquirir una deuda, que esta no sobrepase la
capacidad de pago, y que no afecte más de la cuenta a su futuro presupuesto mensual,
al iniciar una vida de casados, sobre lo cual se profundiza más en este manual, a
continuación en el Tema 6.

Es tan o más impactante en estos tiempos asistir a una boda que se realiza con el
corazón más que con la billetera, con sencillez y verdadero amor, más que con una
gran decoración y derroche de dinero, ya que al final, cuando una pareja se ha unido en
Matrimonio dando más importancia a las apariencias que a lo verdaderamente
importante, que es el compromiso con Dios y entre ellos mismos, y dicha pareja resulta
lamentablemente en constantes pleitos, separación o divorcio, aquellos que asistieron a
su espectacular boda, entonces ya solo van a comentar: “Qué lástima que no funcionó
su Matrimonio, tan bonita que fue su boda, pero de qué sirvió al final, si ya no son
felices, o ya no están juntos”.
CITAS BÍBLICAS
 Mc 9, 43-47
 Mt 19, 1-9
 Mt 5, 27-30, 31-32
 Lc 16,8