Vous êtes sur la page 1sur 4

Una posada que no conoce fronteras 1/14/2018, 1:42 PM about:reader?url=https://hispanospress.com/un...

hispanospress.com

Una posada que no conoce fronteras


Marvelia Alpizar
4-5 minutes

La Posada es una tradición navideña que reúne a los miembros de


una comunidad y ni siquiera el muro de una frontera puede impedir
que se realice una de ellas.
La Posada sin Fronteras es una tradición que se ha llevado a cabo
a ambos lados del Parque de la Amistad, en la frontera entre San
Diego y Tijuana, organizada por grupos religiosos y organizaciones
de defensa de los derechos de ambos lados de la frontera.
El evento de este año se llevó a cabo el sábado 16 de diciembre.
“El tema de este año es ‘promoviendo una cultura de reconciliación
y solidaridad’, como una invitación para unirnos, Tijuana y San
Diego como hermanos y hermanas, en una sola familia por los
migrantes”, dijo Mary Galván, de la Coalición Pro Defensa del
Migrante A.C.
Galván destacó que el tema principal del evento es recordar el
relato principal de la Biblia, en donde María y José buscaron
refugio para el nacimiento del Niño Dios.
“Pero hoy en día, cuando tantos migrantes están sujetos al abuso y
al ataque Sin embargo, en estos tiempos modernos, cuando los
migrantes sufren de abusos, la celebración es mucho más

1 of 4 1/14/2018, 1:42 PM
Una posada que no conoce fronteras 1/14/2018, 1:42 PM about:reader?url=https://hispanospress.com/un...

importante”, destacar Galván.

Una tradición de más de 20 años

La Posada sin Fronteras comenzó hace más de dos décadas a


celebrarse al pie de la reja que separa a México y Estados Unidos,
en el Parque de la Amistad. Durante estos años, destacaron sus
organizadores, han visto los cambios en esa área.
“A través de los años hemos visto tantos cambios en nuestra
región, particularmente en este lugar”, dijo Melissa Tucker, de la
Primera Iglesia del Nazareno de San Diego. “Hemos visto nuevas
leyes y nuevas formas en que ha sido implementada. Nueva
estructura y nueva autoridad”.
Tucker resaltó que este año ha sido la época en que se han
experimentado ese tipo de cambios.
“Por eso es que estamos hoy aquí, en este lugar, declarando
amistad y la solidaridad es lo que en realidad importa”, dijo Tucker.
“Con nuestros cuerpos declaramos que no tenemos miedo,
mostraremos que podemos estar juntos a pesar de que nos han
dicho que estamos separados”.
Durante el evento, los asistentes a cada lado de la valla entonaron
canciones de Navidad en inglés y español, y algunos
inmigrantes contaron sus historias, la mayoría de ellos como
deportados a México.

Pero también se leyeron los nombres de algunos inmigrantes que


murieron en su intento de cruzar la frontera en busca de “posada”
en Estados Unidos. A cada nombre mencionado, las personas
respondían “presente”.

2 of 4 1/14/2018, 1:42 PM
Una posada que no conoce fronteras 1/14/2018, 1:42 PM about:reader?url=https://hispanospress.com/un...

Para algunas personas, como la familia Huerta, era la primera vez


que asistían a la Posada.
“Vinimos a apoyar al movimiento, a la gente, especialmente a la
que está del otro lado, que también están sufriendo y también
tienen necesidad”, dijo Salvador Huerta, refiriéndose a los
inmigrantes que se encuentran en Tijuana y que no han podido
pasar a Estados Unidos.
“También quisimos hacer presencia aquí, de este lado de la
frontera, para que se sienta el apoyo, de que no están solos. De
que hay gente que piensa en ellos, que pide a Dios por ellos”,
añadió Huerta.
Los Huerta han estado en otros eventos, cuando abren la puerta
para el reencuentro de familias, que han estado separadas por
la migración.
“En estos tiempos tenemos que salir de nuestro país, en busca de
otras oportunidades y tenemos que irnos lejos”, dijo Aurora Huerta.
“Con motivos diferentes pero con el deseo de salir adelante”

Un lugar de reunión de migrantes

Otros asistentes, como Lilia Martínez, aprovecharon la oportunidad


de hablar a través de la reja sin el temor de que las
autoridades les exigieran documentos.
“Me siento contenta porque ya eran ocho años que no la había
visto”, dijo Martínez, quien ha vivido en San Diego desde hace 25
años y no ha podido volver a México, ni siquiera para el funeral de
su padre.
Su madre, Ester Flores, vive en Tijuana y solo podía
comunicarse con su hija por teléfono. Pero ambas coincidieron

3 of 4 1/14/2018, 1:42 PM
Una posada que no conoce fronteras 1/14/2018, 1:42 PM about:reader?url=https://hispanospress.com/un...

que no era lo mismo.


“Me siento muy feliz, porque Dios me concedió verla y también
platicar con ella”, dijo Flores a Hispanos Press, a través de la reja.
“Tenía muchas ganas de verla. No es igual por teléfono que
físicamente. Es la alegría más grande que Dios me ha dado”.

4 of 4 1/14/2018, 1:42 PM