Vous êtes sur la page 1sur 2

Código de Vida Rosa-Cruz

En la mañana, antes de levantarte, agradece al Dios de tu Corazón por el nuevo día que tienes
el privilegio de vivir en el plano terrenal, y pídele a Dios que te inspire durante el día. Entonces,
de cara hacia el este, toma siete respiros profundos, mientras te concentras en la vitalidad que
se esta despertando en ti. Después, toma un vaso de agua y entonces comienza tus actividades
diarias.

1. No obstante los problemas y tribulaciones de la vida, considera siempre a la vida como


el regalo mas preciado que el Cósmico le ha dado a los seres humanos, porque este es
el medio de nuestra evolución espiritual y la fuente de la felicidad que buscamos;
además, considera tu cuerpo como el templo de tu alma, y cuidalo mucho.
2. Si puedes, reserva un lugar en tu casa dedicado a la oración, meditación, y el estudio de
las enseñanzas Rosacruces; hazlo tu propia oratoria, tu santuario, y mantenlo libre de
cualquier problema o actividad profana.
3. Antes de cada comida, dale gracias a Dios por ser lo suficientemente afortunado como
para tener algo que comer, y piensa en todos quienes no tienen el privilegio de comer a
satisfacción. Si estas solo o con otros miembros de la Orden, pon tus manos sobre tu
comida, palmas abajo, y di mentalmente o en voz alta, esta invocación simbólica: “Que
esta comida sea purificada y magnetizada con las vibraciones que irradian de mis
manos, para que provea lo que mi cuerpo y alma necesitan. Que todos quienes tengan
hambre compartan esta comida y reciban una porción espiritual de sus beneficios. Que
así sea!”
4. Tu sabes que la finalidad de todos los seres humanos es de perfeccionarse a si mismos;
de ser mejores personas; por lo tanto, trata constantemente de despertar y expresar las
virtudes del alma que te motivan. Al hacerlo, contribuirás a tu evolución y servirás a la
causa de la humanidad.
5. Aíslate por un momento cada día, en tu Santuario preferiblemente, y envía pensamientos
de amor, harmonía, y salud hacia toda la humanidad en general, y particularmente hacia
todos quienes sufren físicamente o mentalmente. También pídele a Dios que los ayude
en todos los aspectos, y que los proteja cuanto pueda de los sufrimientos de la vida.
6. Compórtate de tal manera, que todos quienes comparten tu existencia, o quienes viven
en contacto contigo, te consideren un ejemplo y sientan el deseo de ser como ti. Guiado
por la voz de tu consciencia, que tus éticas sean tan puras como sea posible, y que tu
primera preocupación sea la de pensar bien, hablar bien, y actuar bien.
7. Se tolerante y defiende el derecho a ser diferente. Nunca uses la facultad de juzgar, para
culpar o condenar a nadie, porque no puedes leer los corazones y las almas de otros;
miralos benevolentemente y permisivamente, y mira lo mejor en ellos.
8. Se generoso hacia quienes están en necesidad, o menos favorecidos que ti; arregla las
cosas cada día para que hagas por lo menos algo bueno por alguien mas. Cualquiera
que sea tu buena acción, no te glorifiques, pero agradécele a Dios por permitirte
contribuir al bienestar de otros.
9. Se moderado en tu comportamiento y evita los extremos en todo. Se equilibrado, y sigue
el camino intermedio en todas las circunstancias.
10. Si tienes una posición de poder, no te enorgullescas demasiado, ni te intoxiques por el
poder que puedas tener. Nunca uses tu posición para forzar a otros a hacer nada que
desaprueben, o que sea injusto, ilegal o inmoral. Manten tu posición con humildad y sirve
al bien común.
11. Entonate con otros y habla con cuidado. Si alguna vez criticas, asegurate de que sea
constructivamente. Si alguien te pide consejo sobre algo que no conozcas bien, admite
humildemente tu ignorancia. Nunca mientas, calumnies, ni hables por detrás. Si
escuchas algún chisme malicioso acerca de alguien, no lo apoyes poniéndole atención.
12. Respeta las leyes de tu país y trata de ser un buen ciudadano. Siempre recuerda, la
clave del progreso humano esta en la evolución de las conciencias.
13. Se compasivo. Considera a toda la humanidad como tu familia. Mas allá de razas,
culturas y creencias, todos los seres humanos somos hermanos y hermanas. Por lo
tanto, todos merecemos el mismo respeto y consideración.
14. Considera a la Naturaleza como el mas maravilloso santuario y expresión de Perfección
Divina en la tierra. Respeta la vida en todas sus formas, y mira a los animales como
seres conscientes y sensibles — y no como simples seres vivientes.
15. Mantente como libre pensador. Piensa por ti mismo y no de acuerdo con lo que piensan
otras personas. De igual manera, permite que cada persona piense libremente; no
impongas tus ideas en otros y siempre recuerda que otros también están evolucionando.
16. Respeta a todas las religiones o creencias filosóficas, siempre y cuando no golpeen a la
dignidad humana. No apoyes el fanatismo ni el fundamentalismo de ninguna clase o
forma. Mientras vives tu fe, asegurate de no ser dogmático ni sectario.
17. Se fiel a tus compromisos y cometidos. Cuando des tu palabra de honor, considerala
promesa sagrada que te ata. Si debes tomar un juramento, piensa en la Rosa Cruz (el
símbolo de tu ideal ético) mientras lo haces, y recuerda que cualquier mentira que
puedas decir, tendrá consecuencias karmicas para ti. Aunque sea posible engañar a
otros, nadie puede escapar a la Justicia Divina.
18. Si puedes y deseas hacerlo, apoya a la Orden materialmente, para promover sus
actividades y contribuir a su fortaleza.
19. El propósito de la Orden es contribuir a la elevación de la consciencia, y la transmisión
de sus enseñanzas centenarias; por lo tanto, preparate para presentar sus ideales y
filosofía a quienes buscan Conocimiento, pero sin tratar de presionarlos.
20. Nunca permitas que nadie crea que los miembros de la Orden son profetas, quienes
están en completa posesión de la Verdad. A quienes puedan preguntar, presentate como
una persona filosófica en busca de Sabiduría. Nunca pretendas ser un Rosa-Cruz, solo
di que eres un Rosacruz en perfeccionamiento.
21. En la noche, justo antes de irte a dormir, haz un balance de las actividades del día y
considera si el día fue constructivo o no. Considera cuidadosamente lo que has pensado,
dicho, y hecho durante el día; de esta revisión, obten lecciones útiles de tu evolución
espiritual, y logra firmes resoluciones. Cuando lo hayas hecho, envía pensamientos
positivos a la humanidad en general, y deja tu alma al cuidado de Dios antes de dormir.

Que Así Sea!