Vous êtes sur la page 1sur 22

XII SIMPOSIUM DE INGENIERIA EN MINAS

DEPARTAMENTO DE INGENIERIA EN MINAS


UNIVERSIDAD DE SANTIAGO DE CHILE

PROPIEDADES GEOMECÁNICAS DE LAS


ESTRUCTURAS DEL MACIZO ROCOSO
PRIMARIO DE MINA EL TENIENTE
Antonio Karzulovic, A. Karzulovic & Asoc. Ltda.
Andrés Brzovic, Jorge Pereira, Suptcia. Geología, División El Teniente de CODELCO
Fernando Marambio, Andrea Russo, Suptcia. Geología, División El Teniente de CODELCO
Patricio Cavieres, Área Ing. de Rocas, División El Teniente de CODELCO

RESUMEN
Las estructuras presentes en el macizo rocoso definen en forma importante el efecto de escala, la
direccionalidad en la resistencia y deformabilidad del macizo rocoso, así como las condiciones
cinemáticas que rigen el desarme del macizo rocoso, por lo que tienen un impacto no desprecia-
ble en una minería subterránea mediante métodos de hundimiento.
Si bien en los últimos 30 años se han logrado avances importantes en la caracterización geome-
cánica de las estructuras, el conocimiento que se tiene de las propiedades geomecánicas de éstas
es todavía limitado. Por otra parte, la gran mayoría de los estudios sobre caracterización geome-
cánica de estructuras dice relación con taludes en roca, estructuras abiertas y/o con rellenos blan-
dos, y condiciones de bajo confinamiento; mientras que en una minería subterránea en roca pri-
maria se tienen estructuras selladas, con rellenos no necesariamente blandos, y esfuerzos de con-
finamiento que aumentan rápidamente en la medida que se incrementa la distancia respecto a las
caras libres definidas por las cavidades y excavaciones subterráneas.
El presente trabajo presenta, en forma resumida, los resultados del trabajo de los autores para ca-
racterizar geomecánicamente las estructuras que aparecen en el macizo rocoso primario de Mina
El Teniente, y que corresponden principalmente a vetillas selladas con rellenos mucho más com-
petentes que los usualmente encontrados en la minería a rajo abierto. Esta evaluación incluye la
resistencia al corte, la resistencia en tracción y, también, la rigidez normal y de corte de estas es-
tructuras.
Finalmente se ilustra, mediante un ejemplo sencillo, el efecto de las propiedades geomecánicas
en el comportamiento del macizo rocoso.

1
ESTRUCTURAS DEL MACIZO ROCOSO PRIMARIO DEL TENIENTE
En el caso del macizo rocoso primario de Mina El Teniente la gran mayoría de las estructuras se
encuentra selladas con rellenos que, en comparación con los rellenos que comúnmente se encuen-
tran en los taludes mineros, son bastante competentes. Estas vetillas presentan las siguientes ca-
racterísticas geológico-geotécnicas:
• Pueden corresponder a un ambiente tardimagmático (TM), a un ambiente hidrotermal prin-
cipal (HP), o a un ambiente hidrotermal tardío (HT).
• Pueden presentar distintos tipos de relleno: anhidrita, bornita, calcopirita, carbonato, cuar-
zo, molibdenita, sericita, tenantita, etc.; ya sea como un único mineral, como un mineral
predominante con otros en menor proporción, o como una mezcla en que hay dos o más
minerales predominantes. En general estos rellenos son de competencia media a alta, a di-
ferencia de los rellenos típicos de las vetillas que se encuentran en la minería a rajo abierto.
• El relleno puede presentar heterogeneidades orientadas,
usualmente denominadas suturas, que muchas veces son
más débiles y, en el caso de macizos rocosos secunda-
rios, pueden presentar oquedades como las que se mues-
tran en Figura 1.
• Muchas veces generan un halo de alteración en la roca
de caja por lo que, como se muestra en Figura 2, puede
considerarse que desde el centro de la vetilla hacia fuera
de ésta se definen varios “entes” característicos:
→ La traza de una superficie imaginaria que pasa por OQUEDADES
el medio de la vetilla define el centro de la vetilla
(generalmente no es recto).
→ El material de relleno que sella la estructura co-
rresponde a uno o más minerales, y define la po-
tencia o espesor de la vetilla. Este espesor o po-
tencia puede variar de menos de 1 mm a varios
Figura 1: Oquedades o poros en
centímetros, pero en general predominan los espe- estructuras con rellenos de cuarzo
sores en el rango de 1 a 5 mm. y sulfuros de cobre, en una grano-
diorita secundaria.
→ A veces el material de relleno incluye suturas, las
cuales muchas veces son más débiles que el resto
del relleno.
→ El contacto entre el relleno y la roca de caja, este ésta alterada o no, define una inter-
fase que frecuentemente corresponde al eslabón más débil del sistema y donde se
produce la ruptura de la vetilla.
→ A veces el efecto de vetilla se extiende más allá del límite de la misma mediante un
halo de alteración, producto de cambios químicos, que afecta la roca de caja. Este
halo de alteración puede tener una potencia variable a lo largo de la vetilla, pero en
general degrada las propiedades mecánicas de la roca de caja.

2
CENTRO DE LA VETILLA

MATERIAL DE RELLENO

INTERFASE
RELLENO - ROCA DE CAJA

SUTURA (MÁS DÉBIL)

HALO DE ALTERACION

ROCA SIN HALO


DE ALTERACION

(a) Esquema ilustrativo de los entes típicos de una vetilla sellada en roca primaria

HALO DE ALTERACIÓN: Cambios químicos que afectan


la roca de caja. En este caso
se trata de una vetilla HT, que
genera un halo de alteración
cuarzo-sericítica.

INTERFASE: Plano de contacto entre la roca de


caja, alterada o no, y el relleno de
la vetilla.

RELLENO de la estructura: Anhidrita (blanco lechoso)


Bornita (gris azulado)
Carbonato (pardo claro)
Cuarzo (blanco traslúcido)

(b) Ejemplo de una vetilla HT típica, con varios minerales de relleno, un halo de alteración cuar-
zo-sericítica y un detalle que muestra la interfase o contacto entre la roca de caja y el relleno.

Figura 2: Entes y zonas típicos de una vetilla sellada del macizo rocoso primario de Mina El Te-
niente, los cuales caracterizan el comportamiento mecánico de este tipo de estructuras.

→ Si no hay halo de alteración o más allá de éste se encuentra la roca sin halo de alte-
ración, que presenta propiedades mecánicas más competentes que las de la mayoría
de los materiales de relleno.

3
• Las cajas de estas vetillas son poco rugosas, y determinaciones del índice de rugosidad de
las estructuras, Jr , efectuadas en andesitas y dioritas primarias del Sector Ten Sub 6 N Fw,
indican valores en el rango de 1 a 4, con medias del orden de 1.5 a 1.7 y coeficientes de va-
riación en el rango de 0.4 a 0.5. Esto significa que si se considera una escala de 1 m, las
cajas de estas vetillas tendrían valores del coeficiente de rugosidad JRC de Barton-Bandis
en el rango de 1 a 3, si la mismas son planas, 5 a 7, si las mismas son ondulosas, y 7 a 9, si
las mismas son escalonadas, conforme al esquema de Figura 3.

Figura 3: Perfiles de rugosidad para estimar el valor del coeficiente de rugosidad de la estructura,
JRC, a escalas de 0.2 a 1.0 m, en que se indica también el valor del índice de rugosidad Jr utiliza-
do en el sistema de calificación geotécnica de Barton (tomada de Barton (1987)).

4
• Si bien estas estructuras son poco rugosas a escalas de 0.1 a 1.0 m y, por otra parte, pueden
calificarse de planas a poco sinuosas, a escalas de 5 a 10 m presentan muchas veces “esca-
lones” como el que se muestra en Figura 4, lo que mejora su resistencia al corte.

Figura 4: Escalones en el plano de una estructura a escala labor en el macizo rocoso


primario de Mina El Teniente, que mejoran la resistencia al corte de esta disconti-
nuidad plana o poco sinuosa (para efectos de escala puede considerarse que el espa-
ciamiento entre pernos es del orden de 1 m).

• La roca de caja, incluso si presenta un halo de alteración, es competente. Así, en principio


puede considerarse que el parámetro JCS, correspondiente a la resistencia en compresión
uniaxial de la roca de caja, probablemente será del orden de 50 a 75 MPa, en aquellos casos
en que la roca de caja presenta un halo de alteración cuarzo-sericítica, y de 100 a 125 MPa,
cuando la roca de caja no presenta halo de alteración1.
• La Superintendencia de Geología de División El Teniente (Suptcia. Geología (1998), Brzo-
vic et al. (2001)), ha subdividido estas vetillas en 3 clases según la extensión de su traza:
→ VETILLAS MAYORES: Se caracterizan por extenderse lo suficiente para abarcar
al menos 2 labores, usualmente corresponden a vetillas HT o HP, pueden tener poten-
cias de hasta 200 mm, pero típicamente presentan espesores de 5 a 25 mm de espesor.
→ VETILLAS INTERMEDIAS: Se caracterizan por cruzar la labor, y pueden corres-
ponder a vetillas HT, HP o TM. Pueden tener potencias de hasta 50 mm, pero típi-
camente tienen espesores de 1 a 10 mm.

1
Por supuesto debe entenderse que estos valores corresponden a una primera estimación y los mismos podrán variar. Así, si la roca de caja es
una diorita sin alteración será posible que JCS exceda los 125 MPa, mientras que si la roca de caja es una andesita con un halo de alteración
cuarzo-sericítica muy leve será posible que JCS exceda los 75 MPa.

5
→ VETILLAS MENORES: Se caracterizan porque no alcanzan a cruzar la labor, y
pueden corresponder a vetillas HT, HP o TM. Generalmente tienen potencias meno-
res que 10 mm.
• Trabajos desarrollados en los últimos años por la Superintendencia de Geología de División
El Teniente, han demostrado la importancia de diferenciar en el mapeo geológico-
geotécnico las vetillas “débiles” de aquellas “resistentes”, en términos relativos. Al respec-
to, lo observado en los Sectores Ten Sub 6 y Esmeralda ha permitido concluir que las veti-
llas pueden ordenarse según resistencias decrecientes como sigue:
→ Vetillas Mayores: con rellenos de cuarzo
con rellenos de cuarzo-turmalina en más de un 30%
con rellenos de cuarzo-turmalina en menos de un 30%
con rellenos de calcopirita-anhidrita en más de un 70%
con rellenos débiles (carbonatos, molibdenita, sericita, etc.)
→ Vetillas Intermedias: con rellenos de cuarzo
con rellenos de cuarzo-turmalina en más de un 30%
con rellenos de cuarzo-turmalina en menos de un 30%
con rellenos de calcopirita-anhidrita en más de un 70%
con rellenos débiles (carbonatos, molibdenita, sericita, etc.).

En Figuras 5 a 12 se ilustran algunos ejemplos de las vetillas selladas que aparecen en el macizo
rocoso primario de Mina El Teniente.

Figura 5: Stockwork que muestra principalmente vetillas TM de cuarzo, sin


o con muy poco halo de alteración (la distancia entre pernos es aprox. 1 m).

6
Figura 6: Vetilla HP con relleno de cal- Figura 7: Vetilla HP gruesa con rellenos
copirita y halo de alteración cuarzo- de calcopirita y sericita (el lápiz da una
sericítica en la roca de caja. idea de la potencia de la vetilla).

Figura 8: Vetilla HP de calcopirita con Figura 9: Vetilla HT con rellenos de an-


halo de alteración, cortando a una vetilla hidrita, carbonato, cuarzo y bornita, con
TM gruesa. Ambas vetillas presentan po- halo de alteración cuarzo-sericítico y una
tencias de 5 a 10 mm. potencia de 2 a 8 mm.

7
Figura 10: Vetilla TM con cuarzo, sulfu- Figura 11: Molde dejado por una inesta-
ros de bornita y calcopirita, en parte como bilidad de bloque que expone una vetilla
sutura. La potencia es de unos 5 mm. HP, con pátinas de calcopirita y sericita.

Figura 12: Vetilla TM de cuarzo, con una potencia de 10 a 20 mm y una tra-


za de algunos metros.

8
Además de las vetillas selladas descritas en las páginas anteriores, el macizo rocoso primario de
Mina El Teniente también presenta algunas fallas geológicas con rellenos comparativamente mu-
cho más blandos y más débiles.
Estas fallas geológicas tienen trazas de decenas a
centenas de metros, potencias centimétricas a deci-
métricas, y presentan rellenos con material fino y,
también, granular o de material brechizado; sin em-
bargo, estos rellenos se aprecian más compactos que
los que se observan comúnmente en las fallas geoló-
gicas que aparecen en los taludes mineros y/o en la
superficie del terreno, por lo que el uso de la expre-
sión “salbanda arcillosa” para describir el material de
relleno de estas fallas geológicas puede inducir a
error. En Figura 13 se muestra un ejemplo de estas
fallas geológicas; correspondiente a la denominada
Falla N1, que es una de las fallas principales de Mina
El Teniente.
Como se muestra en los ejemplos de Figuras 14 y
15, a veces estas fallas geológicas presentan los lla-
mados “espejos de falla” o “slickensides”, lo que
demuestra que las mismas han sufrido notorios des-
plazamientos de corte2.
Conforme con todo lo anterior, puede señalarse que
desde un punto de vista geotécnico el macizo rocoso Figura 13: Traza de la Falla N1 en la Caja
Hw de la Calle 7 del Sector Ten Sub 6, donde
primario de Mina El Teniente presenta los siguientes esta estructura presenta una potencia en el
tipos de estructuras o discontinuidades: rango de 5 a 15 cm.
• Fallas geológicas mayores, similares a la Falla N1, que corresponden a las discontinuidades
más débiles.
• Estructuras o vetillas con rellenos blandos o débiles (carbonatos, molibdenita, sericita, etc.)
• Estructuras o vetillas con rellenos de resistencia baja a media (calcopirita-anhidrita en más
de un 70%).
• Estructuras o vetillas con rellenos de resistencia media a alta (cuarzo-turmalina en menos
de un 30%).
• Estructuras o vetillas con rellenos de resistencia alta a muy alta (cuarzo-turmalina en más
de un 30% a predominantemente cuarzo).

En lo que sigue se discuten las propiedades mecánicas de este tipo de estructuras.

2
Los “slickensides” o “espejos de falla” corresponden a las estrías pulidas que se forman en una estructura cuando ésta sufre desplazamientos
de corte, de magnitud suficientemente importante como para cizallar y pulir la discontinuidad.

9
Figura 14: Detalle que muestra la superficie de
un trozo expuesto de la Falla B, en el Sector Es-
meralda, con “slickensides” (ancho foto ≈ 8 cm).

Figura 15: Detalle que muestra la superficie


expuesta, con “slickensides”, de una falla en el
Nivel Teniente 5.

RESISTENCIA AL CORTE
En lo que se refiere a la resistencia al corte de las fallas geológicas presentes en el macizo rocoso
primario de Mina El Teniente, una revisión del estado de la práctica (ver Karzulovic (2001)), y
una evaluación de los criterios más usados permite señalar lo siguiente:
• El criterio de Barton (1995) parece demasiado conservador, ya que resulta en resistencias al
corte equivalentes a un ángulo de fricción en el rango de 15° a 20°.
• Si se considera que la extensión de estas estructuras mayores estaría en el rango 100 a 1000
m, los valores reseñados por Pusch (1994,95) indican ángulos de fricción en el rango de
25° a 30° para la resistencia peak, y de 18° a 25° para la resistencia residual. Por otra parte,
si se consideran extensiones en el rango de 1000 a 10000 m, se obtienen ángulos de fric-
ción en el rango de 20° a 25° para la resistencia peak, y de 15° a 20° para la resistencia re-
sidual.
• Si se consideran las resistencias “típicas” reseñadas en la literatura técnica especializada,
resultan resistencias peak definidas por ángulos de fricción de 25° a 32° y cohesiones de 30
a 80 kPa, y resistencias residuales definidas por ángulos de fricción de 12° a 28° y cohesio-
nes nulas.
Conforme con todo esto y en base a la experiencia del autor de este informe, se propone que la
resistencia al corte de las fallas geológicas presentes en el macizo rocoso primario de Mina El
Teniente se defina según el criterio de Mohr-Coulomb, conforme con lo siguiente:
Resistencia Peak: Ángulo de fricción, φpeak = 28° Cohesión, cpeak = 75 kPa
Resistencia Residual: Ángulo de fricción, φres = 20° Cohesión, cres = 0 kPa

10
Para evaluar la resistencia al corte de las vetillas selladas que aparecen en el macizo rocoso pri-
mario de Mina El Teniente se procedió de la siguiente forma:
(a) Considerando en primer lugar una escala del orden de 5 a 10 cm, y examinando los resulta-
dos de una serie de ensayos triaxiales en que la ruptura ocurrió por una vetilla, se supuso
que el índice JCS era igual a 125 MPa (prácticamente no había halos de alteración y la re-
sistencia en compresión uniaxial de la roca de caja presentaba valores medios en el rango
de 120 a 135 MPa), y que el índice JRC era igual a 10° (considerando que la rugosidad de
los planos de ruptura era tal que los valores de JRC podrían variar entre 5° y 20°).
(b) Para el caso de andesitas y dioritas parece razonable suponer que φb, el ángulo de fricción
básico, es del orden de 30° (esto probablemente es algo conservador en el caso de las bre-
chas ígneas).
(c) Conforme con (a) y (b), la resistencia al corte puede evaluarse según el criterio de Barton-
Bandis como:
  125  
τ max = σ n tan10° × lg   + 30° 
 (1)
  σn  

(d) La ecuación (1) permite definir la envolvente de resistencia que se muestra en Figura 16, la
cual es válida a una escala de 5 a 10 cm y no considera el efecto del relleno

100

90

80

70
Esfuerzo de Corte (MPa)

60

50

40

30

20

10

0
0 10 20 30 40 50 60 70 80 90 100 110 120
Esfuerzo Normal Efectivo (MPa)

Figura 16: Envolvente de resistencia de Barton-Bandis a una escala de 5 a 10 cm, y


sin considerar el efecto del relleno.

11
(e) Para considerar el efecto del relleno se seleccionaron probetas sometidas a ensayos de
compresión triaxial en las cuales la ruptura estaba claramente definida por una única vetilla.
La información relativa a estas probetas seleccionadas se resumen en Tabla 1, y algunos de
los planos de ruptura se muestran en Figuras 17 y 18.

Tabla 1
RESULTADOS DE ENSAYOS TRIAXIALES CON RUPTURA DEFINIDA POR VETILLAS

σ3 σ1 δ σn τ
Probeta Roca de Caja Tipo de Relleno
(MPa) (°) (MPa)

ANDP-5 Calcopirita-Anhidrita (2 mm) 6.0 154.6 52 62.3 72.1


ANDP-35 12.0 192.7 54 74.4 85.9
ANDP-38 Andesita Primaria Calcopirita-Anhidrita (< 1 mm) 17.9 236.1 68 48.5 75.8
ANDP-43 17.9 196.3 59 65.2 78.8
ANDP-70 Calcopirita-Anhidrita 48.1 373.3 80 57.9 55.6
PAP-15 Anhidrita-Calcopirita (< 1 mm) 7.0 155.1 60 44.0 64.1
Pórfido Andesítico
PAP-35 Anhidrita-Calcopirita-Turmalina (< 1 mm) 13.9 174.1 57 61.4 73.2
Primario
PAP-30 41.0 270.1 62 91.5 95.0
Anhidrita-Calcopirita (< 1 mm)
DIOP-35 14.1 142.6 63 40.6 52.0
Diorita Primaria
DIOP-38 Calcopirita-Anhidrita (< 1 mm) 44.4 310.8 72 69.8 78.3

δ es la inclinación media del plano de ruptura respecto a la horizontal.

Figura 17: Vetilla con calcopirita y anhidrita Figura 18: Vetilla con calcopirita y anhidrita
que define la ruptura en compresión triaxial que define la ruptura en compresión triaxial
(probeta ANDP-5). (probeta ANDP-43).

12
(f) Estos resultados permiten ajustar la envolvente de falla para considerar la cohesión debida
al relleno como se muestra en Figura 19, con lo que la resistencia a una escala de 5 a 10
cm queda dada por:
  125  
τ max = σ n tan10° × lg   + 30°  + 33.5 MPa
 (2)
  σn  
donde el término adicional de 33.5 MPa corresponde a la cohesión de la estructura a esta
escala que, para efectos prácticos, puede considerarse similar a la escala de “roca intacta”.

100
RELLENO:
CALCOPIRITA - ANHIDRITA > 1 mm
90 CALCOPIRITA - ANHIDRITA < 1 mm
ANHIDRITA - CALCOPIRITA < 1 mm

80

COHESION POR
70 EFECTO DEL
Esfuerzo de Corte (MPa)

RELLENO

60

50

40

30

20

10

0
0 10 20 30 40 50 60 70 80 90 100 110 120
Esfuerzo Normal Efectivo (MPa)

Figura 19: Envolvente de resistencia de Barton-Bandis a una escala de 5 a 10 cm,


considerando la cohesión debida al relleno (la curva de trazos corresponde al caso
sin cohesión, definido por la ecuación (1)).

(g) Para tomar en cuenta el efecto de escala se considerarán vetillas “a escala labor”, con trazas
de 5 a 15 m, y vetillas “a escala mayor”, con trazas de 50 a 150 m, suponiendo que el efecto
de escala de los distintos parámetros que definen la resistencia al corte puede tratarse inde-
pendientemente, conforme con lo siguiente:
ƒ Considerando lo expuesto respecto al efecto de escala en el índice JCS, puede con-
cluirse que en ambos casos (i.e. 5 a 15 m y 50 a 150 m) JCS tendría valores del orden
de 90 MPa.
ƒ Considerando lo expuesto respecto al efecto de escala en el índice JRC, puede con-
cluirse que para vetillas con trazas de 5 a 15 m JRC sería del orden de 4, mientras
que en el caso de vetillas con trazas de 50 a 150 m JRCS sería del orden de 2.

13
ƒ No hay mayores antecedentes respecto al efecto de escala de la cohesión de estructu-
ras selladas con rellenos competentes, pero la experiencia de los autores con estructu-
ras selladas con rellenos de competencia media permite suponer una disminución de
la cohesión del orden del 50% al pasar de ensayar áreas de unos 25 cm2 a áreas de
unos 450 cm2, lo que permite sugerir como primera aproximación que este efecto de
escala podría evaluarse como:
−0.5
 L 
cL = c Lo   (3)
L
 o 
donde c L es la cohesión para una traza de longitud L, y c Lo es la cohesión medida pa-
ra una traza de longitud L o. Conforme con esto, se tiene que vetillas con trazas de 5
a 15 m tendrían una cohesión de unos 3 MPa, y vetillas con trazas de 50 a 150 m ten-
drían una cohesión del orden de 1 MPa.
(h) Todo esto se refiere a vetillas selladas con rellenos de calcopirita-anhidrita; sin embargo,
parece razonable suponer que el efecto de un cambio en el material de relleno tendría efec-
to principalmente en la magnitud de la cohesión.
(i) Conforme con (h), y considerando las “competencias relativas” de los distintos tipos de
relleno, se supondrá lo siguiente:
ƒ La cohesión de vetillas “de alta resistencia”, en que el relleno predominante es cuar-
zo, sería unas 3 veces mayor que la de vetillas con rellenos de calcopirita-anhidrita.
ƒ La cohesión de vetillas “de baja resistencia”, en que los materiales de relleno pueden
corresponder a carbonatos, molibdenita u otros minerales poco resistentes, sería unas
6 veces menor que la de vetillas con rellenos de calcopirita-anhidrita.

(j) En base a todo lo anterior, la resistencia al corte de vetillas selladas en roca primaria puede
evaluarse como:
Para vetillas con trazas de 5 a 15 m (“escala labor”):
  90  
τ max = σ n tan 4° × lg   + 30°  + c
 (4.1)
  σn  
donde la cohesión, c, es igual a 9 MPa en el caso de vetillas con rellenos de alta resistencia
(e.g. cuarzo), 3 MPa en el caso de rellenos de calcopirita-anhidrita, y 0.5 MPa en el caso de
rellenos de baja resistencia (carbonatos, molibdenita, etc.).
Para vetillas con trazas de 50 a 150 m (“gran escala”):
  90  
τ max = σ n tan 2° × lg   + 30°  + c
 (4.2)
  σn  
donde la cohesión, c, es igual a 3 MPa en el caso de vetillas con rellenos de alta resistencia
(e.g. cuarzo), 1 MPa en el caso de rellenos de calcopirita-anhidrita, y 0.16 MPa en el caso
de rellenos de baja resistencia (carbonatos, molibdenita, etc.).
Todo esto se resume en las envolventes de resistencia que se muestran en Figuras 20 y 21.

14
80
RELLENO:
DE ALTA RESISTENCIA ( predomina el cuarzo )
DE RESISTENCIA MEDIA ( calcopirita - anhidrita )
70
DE BAJA RESISTENCIA ( carbonatos, molibdenita, etc.)

60

Esfuerzo de Corte (MPa)


50

40

30

20

10

VETILLAS A ESCALA LABOR


(Trazas de 5 a 15 m)
0
0 10 20 30 40 50 60 70 80 90 100
Esfuerzo Normal Efectivo (MPa)

Figura 20: Envolvente de resistencia de vetillas selladas en roca primaria a “escala


labor”, o sea con trazas de 5 a 15 m.

80
FALLAS GEOLOGICAS:
RESISTENCIA PEAK
RESISTENCIA RESIDUAL
70
RELLENO DE VETILLAS:
DE ALTA RESISTENCIA ( predomina el cuarzo )
DE RESISTENCIA MEDIA ( calcopirita - anhidrita )
60 DE BAJA RESISTENCIA ( carbonatos, molibdenita, etc.)
Esfuerzo de Corte (MPa)

50

40

30

20

10
FALLAS GEOLOGICAS Y
VETILLAS A GRAN ESCALA
(Trazas de 50 a 150 m)
0
0 10 20 30 40 50 60 70 80 90 100
Esfuerzo Normal Efectivo (MPa)

Figura 21: Envolvente de resistencia de fallas geológicas y vetillas selladas en roca


primaria a “gran escala”, o sea con trazas de 50 a 150 m.

15
RESISTENCIA EN TRACCIÓN
En lo que se refiere a la resistencia en tracción de las fallas geológicas presentes en el macizo ro-
coso primario de Mina El Teniente, puede suponerse que las mismas tienen una muy baja a nula
resistencia en tracción.
Respecto a la resistencia en tracción de las vetillas selladas que aparecen en el macizo rocoso
primario de Mina El Teniente, una evaluación del estado de la práctica (ver Karzulovic (2001)),
permite recomendar lo siguiente:
Para vetillas con trazas de 5 a 15 m (“escala labor”):
• Si el material de relleno es de alta resistencia (i.e. predomina el cuarzo), puede suponerse
que la vetilla tendría una resistencia en tracción de unos 2 MPa.
• Si el material de relleno es de resistencia media (i.e. calcopirita-anhidrita), puede suponerse
que la vetilla tendría una resistencia en tracción de unos 0.3 MPa.
• Si el material de relleno es de baja resistencia (e.g. carbonatos, molibdenita, etc.), debe su-
ponerse que la resistencia en tracción es nula.
Para vetillas con trazas de 50 a 150 m (“gran escala”):
• Si el material de relleno es de alta resistencia (i.e. predomina el cuarzo), puede suponerse
que la vetilla tendría una resistencia en tracción de unos 0.5 MPa.
• Si el material de relleno es de resistencia media (i.e. calcopirita-anhidrita), puede suponerse
que la vetilla tendría una resistencia en tracción de unos 0.05 MPa.
• Si el material de relleno es de baja resistencia (e.g. carbonatos, molibdenita, etc.), debe su-
ponerse que la resistencia en tracción es nula.
Sin perjuicio de lo recién expuesto, debe señalarse que el despreciar la resistencia en tracción es
conservador en el caso de los análisis de estabilidad.

RIGIDEZ NORMAL Y DE CORTE


En lo que dice relación con la rigidez normal y de corte de las fallas geológicas presentes en el
macizo rocoso primario de Mina El Teniente, una revisión de los antecedentes disponibles en la
literatura técnica respecto a las características de deformabilidad de este tipo de estructuras geo-
lógicas permite recomendar lo siguiente:
• Suponer que la rigidez normal kn se encuentra en el rango de 0.2 a 5.0 GPa/m, con un valor
“más plausible” en el rango de 0.5 a 2.0 GPa/m.
• Suponer que la rigidez normal ks se encuentra en el rango de 0.02 a 1.0 GPa/m, con un va-
lor “más plausible” en el rango de 0.05 a 0.5 GPa/m.

16
Para evaluar la rigidez normal y de corte de las vetillas selladas que aparecen en el macizo rocoso
primario de Mina El Teniente, después de una cuidadosa revisión del estado de la práctica (ver
Karzulovic (2001)), se procedió de la siguiente forma:
(a) Considerando los valores típicos que tendría el índice JRC para trazas iguales o mayores
que 10 m, se concluye que las cajas de estas vetillas serían más bien lisas y planas.
(b) Conforme con (a) puede suponerse, como una primera aproximación, que el material de re-
lleno sería el factor más importante en lo que dice relación con las características de defor-
mabilidad de estas vetillas.
(c) De acuerdo a (b) podría considerarse el uso de la razón entre el módulo de Young del relle-
no y el espesor del mismo para evaluar la rigidez normal de las vetillas selladas; sin embar-
go, las posibilidades de deformación en el plano de la vetilla son casi nulas, por lo que re-
sulta más adecuado considerar el módulo de compresión confinada o módulo edométrico
(e.g. ver Lambe & Whitman (1969)), con lo que resulta:

E fill (1 − υ fill )
kn =
t (1 + υ fill )(1 − 2υ fill )
(5)

donde t es el espesor o potencia de la vetilla, Efill es el módulo de deformabilidad del mate-


rial que rellena la vetilla, y νfill es la razón de Poisson de este material.
(d) Por otra parte, este mismo razonamiento permite suponer que la rigidez de corte estaría da-
da por:
kn
ks =
2 (1 + υ fill )
(6)

(e) Conforme con (c) y (d) se ha calculado la rigidez normal y de corte de las vetillas selladas
del macizo rocoso primario de Mina El Teniente a “escala labor”, o sea con trazas en el
rango de 5 a 15 m; considerando que los efectos de escala son despreciables en el caso de la
razón de Poisson, y que en el caso del módulo de deformabilidad pueden estimarse en for-
ma similar a lo propuesto por Hoek & Bray (1981) para la resistencia en compresión
uniaxial de la roca intacta. Los resultados obtenidos se resumen en Figura 22 de página
siguiente, la cual puede utilizarse para estimar la rigidez de estas vetillas.

(f) En el caso de vetillas a “gran escala”, o sea con trazas en el rango de 50 a 150 m, una revi-
sión del estado de la práctica permite sugerir evaluar la magnitud de la rigidez normal y de
corte utilizando el ábaco de Figura 22, y multiplicar los valores resultantes por un coefi-
ciente de corrección del orden de 0,1 a 0,2.

17
VETILLAS A ESCALA LABOR
(con trazas de 5 a 15 m)

Rigidez Normal ( kn ) y Rigidez de Corte ( kS ) (GPa/m)


100

10

kn ks RESISTENCIA DEL RELLENO

Alta (predomina el cuarzo)

Media (calcopirita-anhidrita)
Baja (carbonatos, molibdenita, etc.)

0.1
0.1 1 10
Potencia Media del Relleno (mm)
Figura 22: Ábaco para estimar la rigidez normal y de corte de las vetillas selladas
del macizo rocoso primario de Mina El Teniente, a “escala labor” (o sea para veti-
llas con trazas de 5 a 15 m).

COMENTARIOS FINALES
Todo lo antes expuesto sobre las propiedades geomecánicas de las estructuras presentes en el
macizo rocoso primario de Mina El Teniente tiene un impacto sobre la resistencia de este macizo,
ya que como se ilustra en Figura 23, el macizo rocoso primario debe considerarse como un con-
junto de bloques de roca cuya geometría queda definida por el patrón estructural y cuyas propie-
dades depende de la geometría de este arreglo, de las propiedades de las estructuras que definen
los contactos entre bloques y, también, de las propiedades de estos bloque “unitarios” de roca.

18
Lo anterior se demuestra al considerar el caso de un
pilar “genérico” sometido a un esfuerzo axial uni-
forme de 60 MPa, que en un caso solo presenta veti-
llas de cuarzo y en otro presenta vetillas de cuarzo,
vetillas de calcopirita-anhidrita y vetillas de rellenos
blandos. En Figuras 24 a 27 se muestra la condición
final de las caras de este pilar, donde se han removi-
do todos los bloques de roca que presentaban despla-
zamientos horizontales de más de 5 cm.
Resulta evidente el efecto de las propiedades mecá-
nicas de las estructuras en el comportamiento del pi-
lar, y este sencillo ejemplo ilustra la importancia
práctica de lograr una buena evaluación de estas pro-
piedades.
Evidentemente al considerar volúmenes de mayor
escala deberá considerarse una “resistencia direccio-
nal equivalente” que incluya el efecto de las estructu-
ras que, a la escala considerada, resultan “menores”.
Si bien en los últimos años este tipo de procedimien-
Figura 23: Andesita primaria en la Frente
to se ha aplicado al análisis de taludes rocosos (e.g. Fw del Cruzado Cabecera Norte del Sector
Karzulovic et al. (1998)), el mismo no ha sido des- Esmeralda, que muestra un enrejado de veti-
arrollado para el caso de vetillas selladas en un maci- llas selladas (ancho foto ≈ 1,5 m).
zo rocoso primario y en condición de altos esfuerzos
de confinamiento.
Conforme con lo anterior, puede señalarse que resulta necesario mejorar la actual forma de eva-
luación de las propiedades del macizo rocoso primario, lo que únicamente puede lograrse me-
diante un trabajo detallado a ser desarrollado por ingenieros y geólogos con un buen entendi-
miento de la mecánica del problema.
Desgraciadamente no siempre se entiende que el proceso de generar ideas nuevas, que podríamos
denominar “ingeniería creativa” requiere mucho más tiempo, a veces difícil de definir a priori o
antes del inicio del trabajo, que el tiempo asociado a los trabajos usuales de ingeniería, muchas
veces limitados a aplicar en forma directa métodos de análisis ya establecidos.

AGRADECIMIENTOS
Los autores agradecen la autorización de División El Teniente de CODELCO para publicar este
trabajo, gran parte del cual ha sido financiado por los API´s T00M201 y T00M202, correspon-
dientes a la Fase 2 de la Ingeniería Básica de los Proyectos de Explotación Pipa Norte y Diablo
Regimiento, respectivamente.

19
JOB TITLE : Caso 2: R Set 1 = R Set 2 = R Set 3

UDEC (Version 3.10)


8.500

LEGEND

30-Jul-01 13:02
cycle 75964 7.500
X displacement contours
contour interval= 2.000E-03
-1.200E-02 to 4.000E-03

-1.200E-02
6.500
-1.000E-02
-8.000E-03
-6.000E-03
-4.000E-03
-2.000E-03
5.500
0.000E+00
2.000E-03
4.000E-03

block plot
4.500

3.500

A. Karzulovic & Asoc. Ltda.


Santiago, CHILE
0.950 1.050 1.150 1.250 1.350 1.450 1.550 1.650
(*10^1)

Figura 24: Detalle que muestra la distribución de desplazamientos horizontales


en la caja izquierda de un pilar “genérico” sometido a un esfuerzo axial de 60 MPa,
en su condición final. En este caso todas las estructuras corresponden a vetillas se-
lladas con rellenos de cuarzo (nótese que no hay sobre-excavación lateral).

JOB TITLE : Caso 2: R Set 1 = R Set 2 = R Set 3

UDEC (Version 3.10)


8.500

LEGEND

30-Jul-01 13:04
cycle 75964 7.500
X displacement contours
contour interval= 2.000E-03
0.000E+00 to 1.600E-02

0.000E+00
6.500
2.000E-03
4.000E-03
6.000E-03
8.000E-03
1.000E-02
5.500
1.200E-02
1.400E-02
1.600E-02

block plot
4.500

3.500

A. Karzulovic & Asoc. Ltda.


Santiago, CHILE
3.350 3.450 3.550 3.650 3.750 3.850 3.950 4.050
(*10^1)

Figura 25: Detalle que muestra la distribución de desplazamientos horizontales en


la caja derecha de un pilar “genérico” sometido a un esfuerzo axial de 60 MPa, en
su condición final. En este caso todas las estructuras corresponden a vetillas sella-
das con rellenos de cuarzo (nótese que no hay sobre-excavación lateral).

20
JOB TITLE : Caso 2: R Set 1 < R Set 2 < R Set 3

UDEC (Version 3.10)


8.500

LEGEND

30-Jul-01 14:00
cycle 150138 7.500
X displacement contours
contour interval= 5.000E-03
-2.500E-02 to 0.000E+00

-2.500E-02
6.500
-2.000E-02
-1.500E-02
-1.000E-02
-5.000E-03
0.000E+00
5.500

block plot

4.500

3.500

A. Karzulovic & Asoc. Ltda.


Santiago, CHILE
0.950 1.050 1.150 1.250 1.350 1.450 1.550 1.650
(*10^1)

Figura 26: Detalle que muestra la distribución de desplazamientos horizontales


en la caja izquierda de un pilar “genérico” sometido a un esfuerzo axial de 60 MPa,
en su condición final. En este caso las estructuras corresponden a vetillas selladas
con rellenos de cuarzo, con rellenos de calcopirita-anhidrita y con rellenos blandos
(nótese que si hay sobre-excavación lateral).

JOB TITLE : Caso 2: R Set 1 < R Set 2 < R Set 3

UDEC (Version 3.10)


8.500

LEGEND

30-Jul-01 14:01
cycle 150138 7.500
X displacement contours
contour interval= 4.000E-03
-4.000E-03 to 1.600E-02

-4.000E-03
6.500
0.000E+00
4.000E-03
8.000E-03
1.200E-02
1.600E-02
5.500

block plot

4.500

3.500

A. Karzulovic & Asoc. Ltda.


Santiago, CHILE
3.350 3.450 3.550 3.650 3.750 3.850 3.950 4.050
(*10^1)

Figura 27: Detalle que muestra la distribución de desplazamientos horizontales en


la caja derecha de un pilar “genérico” sometido a un esfuerzo axial de 60 MPa, en
su condición final. En este caso las estructuras corresponden a vetillas selladas con
rellenos de cuarzo, con rellenos de calcopirita-anhidrita y con rellenos blandos (nó-
tese que si hay sobre-excavación lateral).

21
REFERENCIAS
[1] Barton, N. (1987): Discontinuities, Chapter 5, GROUND ENGINEER’S REFERENCE BOOK, de F. G.
Bell (editor), Butterworths, London.
[2] Barton, N. (1995): The influence of joint properties in modeling jointed rock masses, Proc. 8th ISRM Con-
gress, Tokyo, Japan, Vol. 3, A. A. Balkema.
[3] Brzovic, A.; Duarte, P.; Pereira, J. & Russo, A. (2001): Geología y Geotecnia Pilar Esmeralda Sub-6, Pro-
yecto Reservas Norte, Informe GL-074/01, Suptcia. Geología, División El Teniente de CODELCO.
[4] Hoek, E. & Bray, E. (1981): ROCK SLOPE ENGINEERING, 3rd ed., IMM, London.
[5] Karzulovic, A.; Sepúlveda, R.; Durán, M.; Sanhueza, P. & Albornoz, G. (1998): Estudio Geotécnico Pared
Oeste Rajo Ujina, A. Karzulovic & Asoc. Ltda., informe técnico para Compañía Minera Doña Inés de Co-
llahuasi S. C. M.
[6] Karzulovic, A. (2001): Propiedades Geomecánicas de Estructuras en Roca Primaria, A. Karzulovic &
Asoc. Ltda., informe técnico para División El Teniente de CODELCO.
[7] Lambe, T. & Whitman, R. (1969): MECANICA DE SUELOS, Limusa-Wiley.
[8] Pusch, R. (1994): WASTE DISPOSAL IN ROCK, A. A. Balkema, Rotterdam.
[9] Pusch, R. (1947): ROCK MECHANICS ON A GEOLOGICAL BASE, A. A. Balkema, Rotterdam.
[10] Suptcia. Geología (1998): Estándares y Metodologías de Trabajo para la Geología de Mina, Informe GL-
067/98, Suptcia. Geología, División El Teniente de CODELCO.

22