Vous êtes sur la page 1sur 2

Curso: Servicios Auxiliares.

Alumno: Quezada Huamán Eduard Paul

SENTENCIA DEL TRIBUNAL CONSTITUCIONAL

En Lima, a los treinta días del mes de junio de mil novecientos noventa y siete, el Tribunal
Constitucional, reunido en sesión de Pleno Jurisdiccional, con la asistencia de los señores
Magistrados: Acosta Sánchez, Nugent, Díaz Valverde, García Marcelo, Vice Presidente, encargado
de la Presidencia; actuando como Secretaría la doctora María Luz Vásquez, pronuncia la siguiente
sentencia:

ASUNTO:

Recurso extraordinario contra la resolución de la Sala de Derecho Constitucional y Social de la Corte


Suprema de Justicia de la República, su fecha treinta y uno de enero de mil novecientos noventa y
seis, que declaró No Haber Nulidad en la resolución de vista, que revocando la apelada, que declaró
fundada la demanda, la reformó y la declaró improcedente, en los seguidos entre Perubar S.A. con
la Municipalidad Distrital de Santa Cruz de Cocachacra de la Provincia de Huarochirí y otros, sobre
Acción de Amparo.

ANTECEDENTES:

Perubar S.A. interpone Acción de Amparo contra el Alcalde del Concejo Distrital de Santa Cruz de
Cocachacra, el Alcalde de la Municipalidad Provincia de Huarochirí, el Ejecutor Coactivo de Santa
Cruz de Cocachacra y el Secretario de Ejecución Coactiva por violación y/o amenaza de sus derechos
constitucionales a la propiedad, a no ser desviados de la jurisdicción predeterminada por la ley, ni
ser sometidos a procedimientos distintos de los previamente establecidos.

Tribunal Constitucional crearía precedente para que empresas mineras pidan que se les devuelva el
Aporte por Regulación a la OEFA que financia todo el proceso de fiscalización ambiental e que
involucra a su vez el análisis de la calidad ambiental.

Procuradores del Ministerio del Ambiente y del Ministerio de Energía y Minas presentaron una
denuncia condenando una sentencia del Tribunal Constitucional que favorecería a la empresa
minera Perúbar a recibir S/ 120 millones por parte del Estado Peruano. A mediados de año la
empresa interpuso una demanda de amparo ante la jurisdicción del Callao para que se le devuelva
todo el dinero que la OEFA le ha cobrado por concepto de Aporte por Regulación, el cual financia
todo el macroproceso de la fiscalización ambiental, que involucra a su vez el análisis de la calidad
ambiental. “En primera instancia esta demanda en el Callao es declarada improcedente porque no
sería la jurisdicción competente. En segunda instancia esta decisión por incompetencia por
territorialidad es confirmada. Por lo que la compañía minera acude al Tribunal Constitucional para
pedir que la demanda se analice en el Callao”, señaló la congresista Yeni Vilcatoma en Radio Exitosa.
Sin embargo, al llegar al TC no se realiza la evaluación para determinar la competencia de
territorialidad en el Callao y opta por resolver el problema de fondo sin notificar previamente a los
procuradores del Minam y del MEM. “El TC ordena que se devuelva 120 millones de soles a favor
de la empresa. El TC dice en un Decreto de junio del 2017, que se notificó a los involucrados, empero
con la fecha posterior a la realización de la audiencia convocada y a la votación realizada. Es decir,
que los procuradores se apersonan en forma posterior a la vista de la causa”, indicó. De acuerdo
con la información de los procuradores, el TC resuelve en cumplimiento de los acordado
concederles de manera excepcional un plazo de cinco días para que revisen los actuados y de ser el
caso agreguen lo que consideren pertinente para defender sus intereses “sin que ello suponga la
realización de una nueva audiencia”. Vilcatoma que hizo pública la denuncia cuestionó el conflicto
al que aduce la empresa pues la OEFA tiene las facultades para hacer los cobros a las empresas a fin
de reparar y contribuir a la preservación del medioambiente. “Los procuradores sostienen que no
han sido notificados. No les permite petición por extemporáneos. El TC les dice presente sus
alegatos pero que ello suponga la realización de una nueva audiencia. Si el Estado peruano paga
esta suma se crearía un precedente y todas las empresas mineras, en vez de aumentarse los
controles para conservar el medioambiente van a pedir que se les devuelva el dinero que se usa
para reparar los daños”, cuestionó. En ese sentido, calculó que los montos que se debería devolver
son: para el año 2014 S/ 58 millones, para el 2015 unos S/ 66 millones y para el 2016 y 2017 aún
estaría pendiente establecer. “El TC tendría que declarar la nulidad. El TC no puede ser el ámbito
desde donde se transgreda las normas para perjudicar al Estado Peruano”, concluyó.