Vous êtes sur la page 1sur 6

UNIVERSIDAD CENTRAL DEL ECUADOR

FACULTAD DE CIENCIAS MÉDICAS

Contenido Graso

CARNES CONTENIDO GRASO/100


GRAMOS
Pollo 9.6 gramos
Pescado blanco 1-2 gramos
Pescado graso 9-16 gramos
Cerdo magro 7.6 gramos
Lomo 6 gramos
Cuy 1.60 gramos
Borrego 20 gr

Alimento CONTENIDO PROTEICO/


100 gramos
Quinua 16.5 gramos
Lenteja 26 gramos
Cebada 10 gramos

Sopa de Quinoa y Vegetales


Ingredientes
Porciones: 6
 1 cucharada de aceite de oliva
 2/3 taza de quinoa
 1 zanahoria mediana cortada en cubos
 1/2 cebolla picada
 1 apio cortado en cubos
 1/2 morrón verde cordado en cubos
 2 dientes de ajo picados
 2 tazas de caldo de pollo o vegetales
 3 1/2 tazas de agua
 2 tomates cortados en cubos
 sal y pimienta a gusto
 2 cucharadas de perejil picado para decorar
Preparación
Preparación: 35mins › Tiempo de cocción: 25mins › Listo en:1hora
En una olla a fuego mediano alto, colocar la cucharada de aceite. Agregar la quinoa, la zanahoria,
cebolla, morrón y ajo. Cocinar por unos minutos, hasta que se hayan dorado.
Añadir el caldo, agua y tomates cortados. Subir el fuego y dejar que hierva. Una vez que soltó
hervor, bajar el fuego, tapar y dejar que se cocine más o menos 10 minutos hasta que los
vegetales y la quinoa estén bien tiernos. Salpimentar a gusto y decorar con el perejil antes de
servir.

Sopa de quinua con pollo


Ingredientes
 1 bandeja de muslos de pollo
 2 dientes de ajo finamente picados
 1 cebolla blanca
 1 cebolla perla picada en cuadritos
pequeños
 1 taza de quinua previamente remojada
en agua
 2 cucharadas de mantequilla
 1 ½ litros de agua
 2 zanahorias finamente picadas
 1/2 lata de arveja
 2 tazas de papas picadas en cubos
 1 rama de culantro picado
 Sal y pimienta al gusto

Preparación
Corte el pollo en pedazos y dórelo en mantequilla por 5 minutos.
Agregue el ajo, la zanahoria, y la cebolla perla. Cocine por 10 minutos.
Añada la quinua, las papas y el agua.
Cocine 20 minutos más e incorpore las arvejas y el culantro.
Deje cocinar 15 minutos más, añada la cebolla blanca picada y sazone.

Sopa de quinua ecuatoriana


Ingredientes
6 raciones
- 500 gr carne de cerdo
- 250 gr quinua
- 125 gr maní tostado y molido
- 4 papas grandes peladas y picadas
- 2 cds cebolla blanca picada
- 1/2 lt leche
- 2 cds aceite de achiote
- Comino molido
- Perejil picado
- al gusto Sal
Preparación 75 minutos
En 2 litros de agua fría ponemos a hervir la quinua. Cuando hierva agregamos el cerdo picado en
trozos, preparamos un refrito con la cebolla, aceite de achiote, sal (poca cantidad) y comino, le
añadimos el maní y la leche.
Dejamos hervir por 5 minutos y agregamos al caldo, incorporamos las papas picadas y cocinamos
bien.
Servimos caliente.

Sopa de quinoa real y rape


Ingredientes
4 raciones
1 litro caldo casero de pescado
75 grs quinoa real
8 trocitos cola de rape, de merluza, etc
Unas hojitas de hierbabuena
Pasos
30 minutos

Para preparar un buen caldo casero de pescado, poner en una olla una cabeza de merluza;
cáscaras y cabezas de langostinos o gambas, o cualquier resto de pescado; 1 tomate; un trozo de
hinojo; 1 rama de apio; 1 cebolla y 1 trocito de jengibre. Dorar el pescado y mariscos con un
chorrito de aceite y condimentar con sal y pimienta, cubrir con agua y cocer. Colar y guardar en
congelador.
Lavar bien la quinoa con agua fría y colar. Agregar al caldo y cocer 15´.
Poner una sartén a fuego fuerte con un poquito de aceite, y dorar unos segundos los trocitos de
pescado, debe quedar jugoso por dentro. Servir con la sopa y la hierbabuena.
URGENCIA Y EMERGENCIA HIPERTENSIVA
Las crisis hipertensivas se pueden dividir en:

URGENCIA HIPERTENSIVA: cuando se produce una elevación brusca de la presión arterial (PA), en
relación a las cifras tensionales habituales del paciente o cuando la PA ≥ 210/120 mmHg (algunos
consensos actuales hablan de sistólicas ≥180 mmHg), pero sin síntomas especifi cos ni daño de
órganos diana. El objetivo terapéutico sería reducir gradualmente la PA (en 24-48h) con
medicación oral ya que si se baja muy rápidamente puede favorecerse la hipoperfusión de órganos
diana. Debe distinguirse de una pseudocrisis hipertensiva, que es la elevación de la PA reactiva a
una situación de stress o dolor.

 HTA de rebote tras abandono brusco de medicación hipotensora.


 HTA con insuficiencia cardíaca (IC) leve o moderada.
 Preeclampsia.
 PAD > 120 mmHg asintomática o con síntomas inespecíficos.

MANEJO DE LAS URGENCIAS HIPERTENSIVAS

En la mayoría de los pacientes con HTA grave no se observa habitualmente lesión aguda de órgano
diana. En estos casos, el objetivo será reducir gradualmente la PA por debajo de 160/100 mmHg,
en un intervalo de horas a días. En ocasiones, el reposo y el control de los factores
desencadenantes permiten que la PA vuelva a los valores habituales. En pacientes hipertensos
previamente tratados, se puede incrementar la dosis de la medicación antihipertensiva que ya
estuviese tomando o añadir otro fármaco; en pacientes con mal cumplimiento terapéutico, se
debe reintroducir la medicación, y en pacientes con ingesta de sal excesiva, hay que añadir un
diurético e insistir en la restricción salina. En individuos sin antecedentes de hipertensión, debe
iniciarse el tratamiento antihipertensivo oral siguiendo las guías para el manejo de la HTA si
persiste la elevación de la PA. En algunos casos, dependiendo de la respuesta inicial al tratamiento
y de la comorbilidad, puede ser necesario el ingreso hospitalario del paciente. Sin embargo, no se
ha demostrado que la reducción rápida de la PA suponga un beneficio para el paciente, e incluso
en algunos casos podría precipitar la aparición de isquemia miocárdica o cerebral. La
administración de nifedipino sublingual no se aconseja para el tratamiento de las crisis
hipertensivas, debido a que la respuesta no es previsible ni se puede controlar, y en ocasiones da
lugar a bruscos descensos de la PA que pueden acompañarse de sintomatología isquémica

EMERGENCIA HIPERTENSIVA: es una situación que requiere una reducción inmediata de la PA (en
menos de 1 hora desde el diagnóstico) con medicación parenteral, debido al elevado riesgo de que
se produzca daño agudo o progresivo de órganos diana (cerebro, retina, corazón, riñón, vasos
sanguíneos), que pueden quedar irreversiblemente afectados

 CARDIACAS:
 Aneurisma disecante de aorta.
 Insuficiencia cardíaca grave o edema agudo de pulmón (EAP).
 Síndrome coronario agudo (SCA).
 Postcirugía de revascularización coronaria.
 CEREBROVASCULARES15:
 Encefalopatía hipertensiva.
 Ictus hemorrágicos.
 Ictus isquémicos con: presión arterial diastólica (PAD) >120 mmHg o presión arterial sistólica
(PAS) >210 mmHg o necesidad de tratamiento trombolítico, en cuyo caso es necesario reducir
la PA por debajo de 185/110 mmHg.
 Traumatismo craneal o medular.
 RENAL:
 Insufi ciencia renal aguda.
 EXCESO DE CATECOLAMINAS CIRCULANTES:
 Crisis de feocromocitoma.
 Interacción de IMAOs con alimentos ricos en tiramina o fármacos.
 Abuso de drogas simpaticomiméticas (cocaína).
 ECLAMPSIA.
 EPISTAXIS SEVERA.
 GRANDES QUEMADOS.
 POSTOPERATORIO DE CIRUGIA CON SUTURAS VASCULARES

MANEJO DE LAS EMERGENCIAS HIPERTENSIVAS

El objetivo general del tratamiento de las emergencias hipertensivas es la reducción rápida y


parcial (no la corrección completa) de la PA hasta un nivel considerado seguro, debido a que su
normalización brusca puede inducir serios accidentes isquémicos cerebrales o coronarios,
particularmente en pacientes cuyos mecanismos de autorregulación vascular están ya adaptados a
la hipertensión crónica o en ancianos o pacientes con factores de riesgo para aterosclerosis. Por
ello, la mayoría de los autores sugieren como objetivo inmediato reducir la PAD en un 10-15% o a
110 mmHg, aproximadamente, en un periodo de 30-60 minutos, o reducir la PA media (PAM) no
más de un 20% en un plazo de minutos a horas, con precaución de continuar el descenso en las
horas subsecuentes. En la mayoría de las emergencias hipertensivas, un rápido descenso inicial de
la PA es beneficioso, con excepción de los accidentes cerebrovasculares (ACV), en los que se
recomienda una aproximación más cautelosa.
Los fármacos empleados para el tratamiento de la emergencia hipertensiva deben satisfacer los
siguientes criterios: posibilidad de administración intravenosa, comienzo rápido de acción,
semivida corta que permita un uso flexible y fácil dosificación. Debido a la farmacocinética
impredecible cuando se emplean las vías sublingual e intramuscular, la administración de
fármacos antihipertensivos por estas vías debe evitarse, debido a que pueden inducir
hipotensiones agudas de difícil manejo.
Antes de abordar el tratamiento antihipertensivo intravenoso, es preciso evaluar si el volumen
está deplecionado. Ocasionalmente puede ser necesaria la reposición del volumen intravascular
para restaurar la perfusión de órganos diana y evitar una brusca caída de la PA cuando se inicia el
tratamiento.
Es aconsejable que el manejo de los pacientes con emergencias hipertensivas sea realizado en
unidades de Cuidados Intensivos, con una adecuada monitorización de la PA y del órgano diana
lesionado e incluso, de la PA intraarterial en pacientes con lesión grave de órgano diana, en
aquéllos con cambios bruscos de la PA o con el empleo de determinados fármacos
antihipertensivos parenterales.
Una vez conseguido un adecuado control de la PA y controlada la lesión de órgano diana, puede
iniciarse el tratamiento oral, reduciendo progresivamente el tratamiento parenteral.|
Chayán M, Gil J, José M, et al. Urgencias y emergencias hipertensivas. Cuadernos de atención primaria. Vol 17. 2010. 1-4
pag.
Olmo R, Redondo M, Valle C, et al. Urgencias y emergencias hipertensivas: tratamiento. Revista HTA NefroPlus
2009;2(2):25-35