Vous êtes sur la page 1sur 8

10 consejos más importantes para aprender a hablar en público.

Técnica 1: La Preparación.
Al hablar debes estar convencido de lo que dices para que puedas proyectar seguridad en tu tema.
Es por eso que debes investigar lo suficiente hasta que logres dominar el tema a la perfección.
Prepararte bien significa investigar, analizar y organizar tu información. De esta manera te será
mucho más fácil recordar y expresar de una manera fluida y clara tus ideas.
Te sugiero que clasifiques tu información en subtemas, haz un índice con estos subtemas, y luego
agrega palabras clave, frases, nombres o ejemplos relacionados debajo de cada uno.
Técnica 2: La Práctica.
Antes de realizar tu presentación debes practicarla al menos 10 veces frente al espejo, aunque a
mayor práctica mejor. De todas las técnicas para hablar en público, esta es la más conocida, pero
es la que menos personas realmente aplican.
Sólo con la práctica podrás observar y escuchar tus movimientos corporales, tus gestos y tu voz, de
manera que puedas mejorarlos hasta imprimirles la intención correcta. Además, te ayudará a
reafirmar la información para que nada se te olvide y puedas entregarla con total confianza a tu
público.
Si lo deseas puedes usar tu esquema como guía para practicar, y es muy recomendable que lo
hagas frente a familiares o amigos que puedan brindarte su opinión.
Técnica 3: La Voz.
La mejor herramienta que tienes para comunicarte con tu público y entregar un mensaje
impactante, es tu VOZ. Tu voz debe proyectar entusiasmo y convicción, pero al mismo tiempo
debe ser agradable para quienes te escuchan.
Una voz bien modulada tiene mucho mayor poder que una voz monótona. Es por eso que debes
hacer cambios en el volumen, tono y velocidad de tu voz a lo largo de toda tu presentación. Esos
cambios no sólo servirán para inyectar suspenso y emoción a tu público, sino también para evitar
que se aburran o se queden dormidos.
Técnica 4: La Actitud Positiva.
Tener una actitud positiva es la clave para tener éxito en tu presentación. Uno de los errores más
comunes de la gente es dejar que vengan a su mente pensamientos negativos como: “¿Qué tal si
algo sale mal?”, “Estoy muy nervioso“, o “¿Y si se me olvida lo que voy a decir?”. Alimentar
pensamientos tan negativos como estos, es un camino seguro hacia el fracaso.
Te recomiendo que repitas mentalmente o en voz alta las siguientes frases: “Yo puedo hacerlo”,
“Cada día soy mejor para hablar en público”, “Cada vez soy mejor orador”, “Me gusta
comunicarme con las personas”, “Soy una persona totalmente segura de mi misma”.
Destina unos minutos diarios para repetir estas frases que te ayudarán a programar tu mente
positivamente y a mantener una actitud positiva. Es muy importante que hagas de esto un nuevo
hábito en tu vida, porque sólo así notarás los resultados.
Técnica 5: La Confianza.
Esta técnica de la confianza es más bien un PRINCIPIO que aplica a todo lo que hagas, porque si
hablas en público con confianza, puedes estar seguro de que lo harás bien.
Pero esto aplica en cualquier aspecto de tu vida. Si te subes a una bicicleta, con miedo a caerte,
seguramente terminarás en el piso.
Para desarrollar tu confianza primero tienes que tomar ACCIÓN e intentar aquello que quieres
aprender, después necesitas lograr un poco de ÉXITO esforzándote por hacerlo bien hasta que
veas un poco de avance, cuando veas que has obtenido buenos RESULTADOS empezarás
a CREER cada vez más en ti mismo.
Así de simple es la fórmula de la confianza: ACCIÓN, ÉXITO, RESULTADOS, CREER.
Puedes repetir este ciclo tantas veces como sea necesario, hasta que hayas desarrollado la
confianza que necesitas.
Técnica 6: Control del Miedo.
El miedo es una herramienta natural que nos protege contra los peligros que puedan poner en
riesgo nuestra vida. Sin embargo, existen miedos irracionales que realmente no representan un
peligro verdadero, pero que pueden representar una gran distracción e incomodidad.
Para controlar este tipo de miedos, como el miedo a hablar en público, necesitas enfrentarlos de
tal manera que te acostumbres a exponerte poco a poco a esa situación que te provoca temor.
A medida que te vayas dando cuenta de que no va a pasar nada malo, ni tu vida está en riesgo, vas
a controlar poco a poco tu miedo irracional, y podrás expresarte con más confianza frente a las
personas.
Técnica 7: La Respiración Profunda.
Respirar profundamente te ayudará a sentirte más relajado, y a que tu cerebro tenga más oxígeno
y puedas concentrarte mejor.
La respiración superficial se realiza en el pecho, pero la respiración profunda provoca que se infle
tu abdomen, ya que los pulmones tienen forma de pera, son mas amplios en la parte inferior, y es
ahí a donde tienes que mandar el aire.
Dedica unos minutos diarios a respirar profundamente, y hazlo también unos minutos antes de
comenzar tu exposición.
Técnica 8: La Sinceridad.
Tu objetivo al hablar en público es entregar algo de valor a las personas que te escuchan. Y
además, ellos están perfectamente entrenados para descubrir si les estás hablando con sinceridad,
o sólo te quieres aprovechar de ellos.
Por eso es importante que cuando hables frente a un público lo hagas de manera auténtica. No
trates de fingir ni tampoco mientas.
Te recomiendo que desarrolles una intención sincera de ayudar a las personas a quienes les vas a
hablar, de esta manera, tus palabras y tu lenguaje corporal van a proyectar este amor hacia tu
público que los hará creer en ti.
Técnica 9: El Enfoque.
Tu capacidad de concentración es muy importante para expresarte de una manera segura y fluida.
Así que ENFÓCATE en una sola cosa durante toda tu presentación: Tu Mensaje.
Define cuál es el mensaje que quieres transmitir a tus oyentes, y mantente concentrado en hacer
que tu mensaje sea entregado. No prestes atención a las personas que te observan, ni tampoco te
prestes atención a ti mismo porque te vas a distraer.
Sólo entrégate con pasión a tu mensaje, y enfócate en hacer que llegue las personas.
Técnica 10: Comete Errores.
Los perdedores creen que es malo equivocarse, los triunfadores saben que de los errores se
aprende.
De aquí en adelante ya NO tengas miedo a cometer errores, porque sólo así acumularás
experiencia. Los seres humanos aprendemos 10 veces más de nuestros errores, que de nuestros
aciertos.
Recuerda que para aprender a andar en bicicleta, primero tienes que caer varias veces.
Realmente espero que estas 10 técnicas para hablar en público te ayuden a lograr todos tus
objetivos como orador.
1. Exprésate con sencillez

La gente que te escuche captará una o dos de las principales ideas que expongas. Si no
puedes expresar en un par de enunciados el punto que propones comunicar, entonces tu
alocución no está bien definida. Y si no sabes con previsión lo que quieres decir, mucho
menos lo sabrás decir en público.
2. Organízate

Sea larga o corta tu disertación, es importante ordenar los elementos de la misma. Hay
que prever la introducción, los puntos principales que se van a exponer y la conclusión.

A veces, una buena forma de comenzar resulta ser la frase final. Una vez que sabes a
dónde te diriges, puedes escoger el camino que más te plazca para llegar allí. Es decisivo
tener un final poderoso y contundente, pues en la mayoría de los casos es lo que la gente
mejor recuerda.
3. Sé breve

La duración de los números en los espectáculos de variedades suele ser, como máximo, de
12 a 15 minutos. Si una cuadrilla de bailarines y cantantes que ponen toda el alma en su
trabajo no logran entretener al público por más tiempo, ¿qué le hace pensar que tú sí
podrás? Evita los discursos demasiado largos y rolleros.
4. Sé sincero

Si tratas de ser distinto a cómo eres (poco natural), probablemente no vas a convencer a
nadie. Si no te parece graciosa una anécdota, no esperes que el público se ría con ella. Si la
información que pretendes transmitir no te despierta un verdadero interés, tampoco lo
despertará en los demás.
Si tomas la palabra es porque has tenido una experiencia que los oyentes desconocen; compártela
con ellos. Trata de que sientan lo mismo que tú sentiste: una profunda emoción, o indiferencia;
miedo, o tristeza; fastidio, o perplejidad.
La primera persona del singular (yo) puede ser un arma eficaz, pero debes ser cauto y ubicarte
correctamente en el espacio, tiempo y tipo de público que te escucha.
5. Aduéñate de la situación

En los primeros momentos de un discurso se establece el vínculo entre el público y el


expositor. Sonríe, agradece a la persona que te presentó y luego espera un momento.
No empieces hasta que hayas captado la atención de todos los presentes. Cada una de esas
personas comprenderá inmediatamente que el orador le está hablando a ella, y su cerebro se
dispondrá a prestarle atención. Eso es precisamente lo que quieres.
Cuando el público se haya puesto atento, establece contacto visual. Escoge tres caras amigables:
una a la derecha, una a la izquierda, y una al centro. Dirígete entonces a una, luego a otra, y así
lograrás abarcar a todo el auditorio.
6. No leas, habla

Leer ante un auditorio no resulta tan eficaz como hablar directamente y con el corazón; la
expresión espontánea quizá no sea tan pulida, pero definitivamente es mejor.
No es recomendable redactar discursos, pero sí lo es llevar notas para recordar lo que quieres
decir, y saber en qué parte va uno. Una buena idea es hacer bullets con los puntos principales o
con datos importantes que quieras dar a conocer.
7. Relájate.- Cuando estamos sometidos a tensión nerviosa, a menudo olvidamos cómo
respirar correctamente. Toda persona que acostumbra presentarse o actuar en público
conoce la importancia de la respiración.
No inhales profunda y forzadamente, ni respires con mayor rapidez que de lo normal; te puedes
hiperventilar. Para relajarte, sólo tienes que mover el diafragma suave y rítmicamente y dar
inhalaciones largas y profundas.

Principales cualidades para hablar en público

Hablemos en primer lugar de las cualidades que debes tener para hablar en público como un
experto.
Poner atención a este grupo de elementos te ayudará a mantener el enfoque en su uso y
desarrollo.
➤ Autoconocimiento
Los grandes oradores saben emplear recursos como la retórica y la oratoria para construir
discursos que funcionen.
Se esfuerzan en dominar estos elementos para reinventar técnicas antiquísimas, valiéndose de
herramientas modernas y centrándose siempre en la identificación de sus habilidades y
personalidad.
➤ Estilo
Poseer una personalidad poderosa nos diferencia de los demás como si fuéramos un sello único.
Todos tenemos una identidad, aunque es muy común que por el nerviosismo o el miedo a hablar
en público ella se diluya al momento de pisar un escenario.
No necesitas ser una persona graciosa o caerle bien a todo el mundo (aunque ser cálido es una
cualidad que atrae). Lo que importa es ser auténtico, determinado y cercano: los asistentes
buscan esa intimidad con los ponentes.
➤ Pasión
¡Pasión es hacer aquello por lo que se trabajaría sin cobrar un céntimo!
Es la clave del por qué se hace algo poniendo en perspectiva los valores personales.
Un ponente ha de transmitir su pasión al momento de hablar en público para inspirar a los demás
y para dejar grabado un mensaje especial en los asistentes.
➤ Inventiva
Un orador necesita crear presentaciones y discursos de forma clara, interesante y simple. Se
puede ser un buen orador sin ser creativo, pero para hablar en público como los grandes ponentes
es indispensable ser inventivo.
➤ Conexión
Esto se trata, nada más y nada menos que de entender cuáles son los puntos con los que se
pueden crear vínculos con la audiencia.
➤ Claridad
Para hablar en público como un gran orador es importante omitir el lenguaje confuso o con
terminologías especializadas.
Es conveniente usar metáforas que ayuden a recrear una idea en la mente de los asistentes y
mantener, al mismo tiempo, un discurso simple usando frases cortas.
➤ Seguridad
No hay tener miedo al ridículo o a fallar. Ser seguro significa estar dispuesto a cometer errores
como cualquier otra persona.
Ten en cuenta que no existe la presentación perfecta: cada ponencia es una nueva aventura y es
importante, para nuestra tranquilidad, mantener a raya al juez que llevamos dentro.
➤ Impersonalidad
Los grandes conferenciantes tienen lo que se llama “piel de elefante”: todo les resbala. Para ello se
requiere ser fuerte y no tener en cuenta las críticas destructivas y, al mismo tiempo, creer en uno
mismo y en el mensaje.
Si bien el éxito al hablar en público depende de las opiniones de los demás, no se puede ir por la
vida cuidándose del qué dirán.
Ten siempre en cuenta que mientras más popular se es, más propenso se es al desagrado o a las
habladurías.
➤ Compromiso
Se refiere a tomar responsabilidad hacia el trabajo duro y encarar la responsabilidad para hacer lo
que toque cuando se necesite, esto puede ser (por ejemplo), levantarse muy temprano y acostarse
muy tarde para escribir y practicar un discurso.
O sacrificar paseos con la familia o amigos, así como mantener un alto nivel de energía y la tensión
al mínimo.
➤ Sensibilidad
Encontrar el punto medio para decir mucho sin hablar mucho. Tener la habilidad de tocar las fibras
íntima de la audiencia mostrando rasgos de sensibilidad y accesibilidad, sin caer en el extremo de
mostrarse demasiado endeble.
➤ Expresividad
Hablar en público requiere realizar variaciones en el discurso, en el volumen y en la velocidad.
Los grandes oradores animan con las inflexiones de voz para acentuar el mensaje al subir o bajar
el volumen o haciendo silencios cortos al terminar una frase.
➤ Simpatía
Ser simpático significa tener sentido del humor para estructurar un discurso. Hacer una pequeña
broma de cuando en cuando para romper el hielo entre la audiencia provoca cercanía.
➤ Imagen Profesional
Tener un guardarropas en función de la actividad profesional siempre genera beneficios. La
imagen dice más que mil palabras; primero porque eleva la percepción de valía y autoridad, y
segundo, porque otorga distintividad.
¿Qué sensación te causa una persona dispuesta para hablar en público con la ropa arrugada?
Ten en cuenta que normalmente el tipo de evento determinará la vestimenta.
En una conferencia para un gran auditorio, lo adecuado será usar una americana: las prendas de
este tipo harán que la figura se estilice y elevarán el nivel profesional.
Para los hombres un par de trajes en color azul marino o gris oscuro son la mejor inversión. Cuida
el ajuste del saco y el largo del pantalón, y utiliza en lo posible zapatos negros.
Para las mujeres es mejor un traje de negocios con falda o pantalón, o un vestido y una americana
casual, con accesorios sencillos y tacones cerrados de altura media. Esto dará una impresión de
poder y profesionalismo.

➤ Narrativa
Cuidar la narrativa es saber contar historias para demostrar quienes somos al hablar en público,
así también como saber ilustrar los puntos para transportar al auditorio al lugar que queremos.
Memoriza los conceptos
No se trata de aprenderse el discurso palabra por palabra porque podría provocarte el efecto de la
mente en blanco, lo que te produciría pánico y tiraría por la borda todo el trabajo.
Es importante que sepas que el sólo repetir provoca pérdida de naturalidad y sobreactuación.
#1.Consejo de oratoria:
Focalízate en los conceptos creando puntos de contenido, historias, datos y conclusiones clave que
se quieran transmitir en la presentación; de esta manera será más natural y sencillo exponer un
tema.
#2. Controla la mente
Ten en cuenta que el miedo a hablar en público y el nerviosismo son sensaciones natural antes de
salir ante tu audiencia.
Por ello es importante cambiar la forma de pensar, no centrando la atención en uno mismo, sino
en las personas de la sala.
Sugerencia de oratoria:
Pon el foco en ser útil o en ayudar a la audiencia. Piensa que la gente espera de tí obtener algún
concepto de valor. Si se marchan con uno o dos elementos nuevos, entonces ha valido la pena.
#3. Prepárate al máximo
Se ha de estar bien preparado en el tema y tener claros los objetivos que se quieren conseguir,
generando la percepción de confianza y control en el público.
Consejo de oratoria:
Investiga el perfil de los asistentes, prepara el tema a fondo, considera la repercusión e identifica
las áreas de oportunidad. La información te otorgará seguridad y poder.
#4. Práctica lo más que puedas
No hacen falta más explicaciones: hablar en público como un experto requiere bastante práctica.
Sugerencia de oratoria:
Práctica frente a un espejo múltiples veces antes de tu conferencia. Mientras más practiques,
mejores resultados obtendrás.
#5. Utiliza efectos multimedia
Al hablar en público un orador sabe que las diapositivas no están ahí para leerse, sino que las
utiliza como un elemento de apoyo visual y auditivo.
Consejo de oratoria:
Incluye sorpresivamente un vídeo, una melodía o una imagen graciosa. Estas tácticas pueden
llevar tu presentación a otro nivel.
¿Qué deberías hacer para vencer el miedo a #HablarEnPúblico?
#6. Respira
Es normal estar nervioso o tener miedo a hablar en público, de modo que oxigenar el cerebro
antes de salir al escenario nos ayudará a entrar en calma.
Trabaja en tu mentalidad: el discurso no se trata de ti, es acerca de la audiencia.
Sugerencia de oratoria:
Haz dos o tres inspiraciones profundas procurando que el aire llegue hasta el estómago y expulsa
lentamente el aire por la boca. También es recomendable tomar un poco de agua.
¿Qué hacer al momento de hablar en público?
#7. Usa un vocabulario simple
Evita preparar tu charla usando un lenguaje rebuscado o demasiado formal. A la gente le gusta
escuchar mensajes claros y directos.
Consejo de oratoria:
Habla como te sientas cómodo para explicar de modo sencillo una idea. Eso sí, evita las palabras
vulgares.
#8. Sé consciente del lenguaje no verbal
Vincula los mensajes estratégicos con tu lenguaje no verbal.
Según Albert Merhabian, los elementos de la comunicación personal están conformados en un 7%
por las palabras que decimos; el 38% por el tono y el volumen; y el 55% por el lenguaje corporal.
Hemos de estar atentos a todos los gestos y movimientos que hacemos, así como a las inflexiones
de la voz, las muletillas, el parpadeo, la velocidad, etc., para minimizar el nerviosismo y dar un
mensaje correcto de manera conjunta.
Recomendación:
En este sentido la mejor técnica es la auto-filmación. El grabarnos en vídeo nos permitirá observar
detenidamente nuestras fallas al hablar en público, y nos ayudará a desenvolvernos con mayor
seguridad las próximas veces.
#9. Muévete a lo largo del escenario
Caminar lentamente de un extremo a otro del escenario es favorable para atender a las personas
de esas áreas, siempre y cuando no se haga de manera excesiva.
Consejo de oratoria:
Divide de forma imaginaria al auditorio en 3 zonas, por ejemplo, centro y laterales. Desplázate y da
la charla alternadamente en cada una.
#10. Conversa con la audiencia antes de la presentación
Mantener una pequeña comunicación con algunas personas del evento, luego te permitirá crear
una cierta cercanía con tu audiencia y ayudará a evaluar el ánimo general de la sala para saber el
tono más apropiado para dar el discurso.
Sugerencia de oratoria:
En la conversación previa, recoge nuevas ideas y considera si podrías incorporarlas a la ponencia
para darle un aire más fresco y auténtico.
#11. Comienza con una frase o una pregunta
El mejor truco al hablar en público es empezar con una frase o pregunta de impacto que se
relacione con la presentación.
He comprobado varias veces que es la manera más efectiva de captar la atención de la gente, y
generar así una expectativa de valía sobre el conferencista.
Consejo de oratoria:
Escoge cuidadosamente la frase que quieras emplear al abrir tu ponencia, pues será el hilo
conductor de toda la presentación.
#12. Interactúa
La interacción es la manera más eficaz para mantener a la gente involucrada. Esto puede lograrse
fácilmente pidiendo a los presentes que levanten la mano, que respondan con un sí o un no a una
pregunta, o mejor aún, invitándolos a participar a través de las redes sociales.
Consejo de oratoria:
Diseña tu presentación con algunas láminas con frases de impacto que quieras que la gente
retenga y que estén hechas para publicarse en Twitter.
Coloca estratégicamente tu nombre de usuario y permite que compartan tus ideas dando un
margen de tiempo suficiente entre una frase y otra.
#13. Dirígete a toda la audiencia
Al hablar en público el contacto visual es un poderoso elemento para enganchar a los asistentes. Si
se está en un gran escenario, será difícil ver a todas las personas, pero la idea es transmitirles el
mensaje de que se les está viendo a los ojos.
Recomendación:
Toma como punto inicial a las personas sentadas en las primeras 10-15 butacas frente a ti, y a
ambos extremos del escenario, haciendo movimientos de cabeza y cuerpo para simular “verlos a
los ojos” de manera alternada.
#14. Crea oportunidades
Usa tu propia experiencia profesional o de vida para mover emociones profundas en la gente, y así
concientizarlas de las oportunidades que podrían tener si actúan del mismo modo que tú.
Consejos para hablar en público:
Da soluciones a temas que sepas son sensibles al público a el fin de inspirarlos; haz que se sientan
atraídos hacia tus logros, y por consiguiente a tus productos o servicios.
#15. Para hablar en público usa las manos
Imagina a una persona que se queda con los brazos rígidos cuando habla, ¿es algo extraño no?
Las manos son elementos que refuerzan el mensaje que se quiere dar, por eso es muy importante
usarlas de manera oportuna y controlada.
Recomendación:
Observa cómo y cuánto usas tus brazos y manos al expresarte. Es vital que identifiques tu estilo
comunicativo para encontrar el equilibrio al enfatizar un mensaje clave, y así mover o relajar los
brazos de manera natural a lo largo de la ponencia.
#16. Utiliza el silencio
Recuerda que el 93% de la comunicación es no verbal.
Así que si quieres mantener el interés de la audiencia al hablarles, has de usar el silencio como
arma de comunicación secreta para transmitir un mensaje mucho más claro y fuerte.
Consejo de oratoria:
Haz una pausa de 3 o 4 segundos después de decir una frase importante. Luego retoma la
ponencia explicando al detalle lo que mencionaste antes de la pausa.
#17. Bromea
El sentido del humor es una habilidad social que denota liderazgo, mejora la comunicación y
permite hacer conexiones al hablar en público de manera inmediata.
Sugerencia de oratoria:
Comenta dos o tres situaciones graciosas dentro de tu conferencia, y asegúrate de ser muy
ingenioso para que causen un efecto carcajada.
#18. Termina con una frase o pregunta
Cualquier orador puede finalizar de modo correcto una conferencia, pero sólo un ponente
avanzado la finaliza de manera extraordinaria.
Consejo de oratoria:
Tal como abriste la conferencia con una frase o pregunta, lo ideal es finalizarla con otra (o incluso
con la misma) para reforzar el mensaje que has dejado en la audiencia.
#19. Da las gracias
Termina incluyendo una diapositiva que diga textualmente “gracias”, seguido de tu usuario
de Twitter y tu página web o blog para reforzar tu branding en la mente de los asistentes