Vous êtes sur la page 1sur 2

ARGUMENTO DE LAS TRES PRIMERAS DE EL SENTIDO RELIGIOSO

Hoy en día la mentalidad moderna reduce a la razón en un conjunto de categorías en


la que fuerza a entrar a la realidad; y lo que no entra lo toma como irracional puesto que
afirma que todo lo demostrable existe; es aquí donde la realidad se ve fragmenta debido
a la mala percepción de la realidad entonces, para evitar equívocos el autor de EL
SENTIDO RELIGOSO sita tres premisas (Realismo, Razonabilidad, influenza de la
Moralidad en la dinámica del conocimiento) para afrontar a la realidad tal y como es.
Si bien sabemos la primera premisa es el REALISMO y aquí; argumenta, que el método
de investigación viene impuesto por el objeto más no por el sujeto; por consiguiente
el objeto no tiene que ser imaginado o pensado; es decir tenemos que ver a la realidad
tal y como es, para evitar llegar a juicios adelantados a la realidad y no quedarnos como
Esteban Roy (El Colombre) entonces es necesario hacer uso de la ascesis ante los
prejuicios , por ende este método le permite perfeccionarse y moldearse en todo
aquello que impide ser verdadero al hombre . Puesto que en la segunda premisa
(RAZONABILIDAD) parte del sujeto en el cual debemos tener en cuenta que es la razón
y razonabilidad para así; poder tomar conciencia de la realidad y darse cuenta cuando
un acto es razonable y cuando es irrazonable; pero, para decir que algo aparece como
“razonable” debe poseer razones adecuadas y mostrar una postura que implique
certeza moral frente al fenómeno leído en ese instante el cual intuye el conjunto de
signos. Entonces es aquí donde la MORALIDAD influye en la dinámica del conocimiento
en el cual se hace uso equilibrado de cada factor del conocimiento, ya sea razón o
sentimiento el cual este último está ligado al yo y la razón, el cual cumple la función de
acercar la realidad y actúa como el lente de binoculares.
En conclusión con estas tres primeras premisas de EL SENTIDO RELIGIOSO puedo
afirmar que debo ser realista ante todo aquello que se encuentra a mí alrededor, ser
moral ante las cosas que se presentan en la vida y sobre todo conocerme a mí mismo y
reconocer que existe un ser infinito; superior a mí que tiene un propósito y que todo
lo puede; mediante esto se puede encontrar sentido a la vida.
Milagros valles fasabi