Vous êtes sur la page 1sur 17

Odisea

Homero
Versión de Franco Vaccarini

Carpeta de
Actividades
Coordinadora del Área de Literatura: Laura Giussani
Editora: Florencia Carrizo
Versión: Franco Vaccarini
Secciones especiales: Mónica Dupuy
Jefe del Departamento de Arte y Diseño: Lucas Frontera Schällibaum
Diagramación: Pamela Donnadio
Gerente de Diseño y Producción Editorial: Carlos Rodríguez
Imagen de tapa: Ulises y las sirenas, de John William Waterhouse

Dupuy, Mónica
Odisea : carpeta de actividades . - 1a ed. - Boulogne : Cántaro,
2013.
32 p. ; 19x14 cm. - (Del Mirador)
Manos
ISBN 978-950-753-355-6 a la obra
1. Material Auxiliar para la Enseñanza. 2. Literatura Griega
Clásica. I. Título
CDD 371.33

Fecha de catalogación: 22/01/2013

© Editorial Puerto de Palos S. A., 2013


Editorial Puerto de Palos S.A. forma parte del Grupo Macmillan.
Blanco Encalada 104, San Isidro, provincia de Buenos Aires, Argentina.
Internet: www.puertodepalos.com.ar
Queda hecho el depósito que dispone la Ley 11.723.
Impreso en la Argentina - Printed in Argentina
ISBN 978-950-753-355-6

No se permite la reproducción parcial o total, el almacenamiento, el alquiler, la transmisión


o la transformación de este libro, en cualquier medio, sea electrónico o mecánico, mediante
fotocopias, digitalización y otros métodos, sin el permiso previo y escrito del editor. Su
infracción está penada por las leyes 11.723 y 25.446.

Primera edición.
Esta obra se terminó de imprimir en xxxx de 2013, en los talleres de xxxxxx., xxxxxxxx,
Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina.
4 Manos a la obra Manos a la obra 5

Las voces narrativas en la Odisea Agamenón murió durante el viaje de regreso.


Clitemnestra fallece al creer que su marido murió en Troya.
La obra comienza con una invocación a la Musa1 por parte
Artemisa estaba enfurecida con Agamenón.
del poeta. Esta invocación se debe a que los antiguos griegos y
Ifigenia era la prometida de Aquiles.
romanos consideraban al poeta como una especie de mediador, de
Ifigenia era la hija de Aquiles.
médium, entre la divinidad y los humanos. Los dioses soplaban su
Clitemnestra rechazó a todos los pretendientes por amor
aliento al poeta (lo inspiraban), y este hacía que el aire divino se
a Agamenón.
convirtiera en palabra. Por esto, en la Odisea, tenemos un narra-
Clitemnestra mató a Agamenón.
dor formado por el espíritu de la Musa y por la palabra del poeta.
1.3 Ulises tiene a su cargo el relato de gran parte de sus aventu-
1. Revisen los Cantos 4, 13 y 18, y transcriban ejemplos de esta
ras. Relean los Cantos 9 a 12 y registren las características de los
relación palabra divina/voz humana que las pronuncie.
diferentes pueblos descriptos para completar el siguiente cuadro:
Divinidad inspiradora Mortal inspirado Pueblo Lugar donde Características de Desenlace de
encontrado habita sus habitantes la aventura
Cíclopes
Fuertes, numerosos,
utilizaban caballos
Isla de Ogigia
1.1 El narrador cede la palabra a diferentes personajes para que
Ulises debe arrastrar
ellos mismos narren las historias que conocen sobre lo aconte- a sus compañeros
cido durante los casi veinte años de ausencia de Ulises. Revisen hasta las naves
los Cantos 3, 4, 9, 10, 11 y 12, y completen el cuadro que sigue:
Narrador Historia narrada Receptores de la historia
Aventuras y desventuras de un héroe prudente
Néstor 2. Coloquen el número del/los canto/s correpondientes a los
Anciano de Pilos siguientes episodios:
Menelao Atenea inspira a Penélope.
Ulises Atenea transforma a Ulises en un mendigo.
Calipso deja partir a Ulises.
1.2 Según lo que Néstor le cuenta a Telémaco sobre el destino Dolor de Ulises porque su padre no lo reconoce.
de Agamenón, determinen si las siguientes afirmaciones son ver- El fiel Argos reconoce a su amo.
daderas o falsas. Eumeo se encuentra con un vagabundo.
Euriclea reconoce a Ulises.
1 Las musas, hijas de Zeus y Mnemosine (Memoria), eran diosas de la literatura, la mú- Penélope y Ulises están juntos otra vez.
sica y la danza. Calíope era la Musa de la poesía épica.
6 Manos a la obra Manos a la obra 7

Leodes le dice a Antínoo que no se podrá cumplir la prueba aidós impiedad


del arco. kalós distinguido
Los feacios realizan juegos. sebas respeto
Los pretendientes planean una emboscada contra Telémaco. hybris pudor
Narración de la muerte de Agamenón. asebía virtudes-excelencias
Penélope se entera de que Telémaco ha regresado a Ítaca.
3.2 Reflexionen acerca de las virtudes de Ulises y respondan:
Penélope y el ardid del sudario.
• ¿Cuál sería la areté de Ulises que se destaca cuando el narra-
Se cumplen los presagios de Circe en la isla del Sol.
dor le cede la palabra para que él mismo cuente su historia?
Telémaco decide partir de Esparta.
En el Canto 11, Alcínoo elogia a Ulises por esta virtud.
Telémaco y Ulises recuperan el palacio familiar.
• ¿Cuáles aretés de Ulises prevalecen en las aventuras que él
Telémaco parte de Ítaca en busca de su padre.
mismo cuenta?
Ulises conoce a Circe.
Ulises conoce a Nausícaa. 3.3 Relean atentamente el comienzo del Canto 9 y resalten en
Ulises cuenta su experiencia con los cicones. él los epítetos que encuentren.
Ulises habla con su madre muerta.
3.4 Hagan un listado de los epítetos que piensa Ulises y otro
Ulises ingresa en la mansión de Alcínoo.
con los que se presenta a Alcínoo. Compárenlos y respondan.
Ulises le pide a Zeus que le envíe una señal que confirme
• ¿Con cuáles elige presentarse ante el rey Alcínoo?
que liberará a los suyos de los pretendientes.
• ¿Qué epítetos piensa Ulises y omite en su presentación?
• ¿Por qué razón no dice todo lo que siente y piensa en esta
Las excelencias del héroe clásico ocasión?
3. Según el perfil del héroe descripto en Puertas de Acceso y
la lectura del texto homérico, completen el perfil heroico de El camino de las pruebas
Ulises:
4. Completen un cuadro como el siguiente sobre las prue-
- Excelencias físicas:_______________________________
bas de Ulises. (Agreguen a las dadas, las de los lotófagos,
- Excelencias espirituales:___________________________
cíclopes y lestrigones).
- Excelencias morales y religiosas:_____________________
Prueba para el héroe Obstáculo presentado Intervención/acción que
3.1 Unan las palabras griegas con los conceptos que les corres- permite la resolución
ponden: Conseguir provisiones. La bravura El viento del Norte
aristos bello-bueno de los cicones. aleja rápidamente
las naves de Ulises.
aretés temor
8 Manos a la obra Manos a la obra 9

4.1 En relación con las pruebas que el héroe debe enfrentar, 5.1 Expliquen quién es cada uno de los espíritus mencionados
respondan. y cuál es la causa de su muerte.
• ¿De qué manera ayudan a Ulises a cumplir sus pruebas los
5.2 Lean la siguiente descripción de Aquiles hecha por el dios
siguientes personajes?
Apolo en la Ilíada y compárenla con la imagen que se le aparece
Hermes: _______________________________________
a Ulises en el Hades.
Tiresias: ________________________________________
Atenea: ________________________________________ Pero es al maldito Aquiles, dioses, a quien preferís proteger,
a uno que no tiene mientes sensatas ni juicio flexible
4.2 Lean el siguiente texto del estudioso de los mitos Joseph
en el pecho, y que solo conoce ferocidades, cual león
Campbell2 acerca de las difíciles situaciones que debe atravesar
que dócil a su enorme fuerza y a su arrogante ánimo
todo héroe.
ataca los ganados de los mortales para darse un festín;
Una vez atravesado el umbral, el héroe se mueve en un paisaje así Aquiles ha perdido toda piedad y no tiene ningún respeto.
de sueño poblado de formas curiosamente fluidas y ambiguas, en Ilíada, Canto XXIV, 24-39
donde debe pasar por una serie de pruebas. Esta es la fase favo-
rita de la aventura mítica. El héroe es solapadamente ayudado
Odisea femenina
por el consejo, los amuletos y los agentes secretos del ayudante
sobrenatural, que encontró antes de su entrada en esa región. 6. Las mujeres –mortales o divinas– tienen una participación
activa en toda la obra (capturan al héroe, lo protegen, lo es-
4.3 Enumeren cronológicamente cinco grandes pruebas que
peran). En relación con los personajes femeninos, completen
tuvo que atravesar Ulises hasta llegar a Ítaca y establezcan quié-
el siguiente cuadro.
nes son sus ayudantes.
Personaje femenino Características Relación con Ulises
El descenso al mundo de los muertos Circe
Penélope
5. Relean el Canto 11 e indiquen en qué orden se le aparecen
Euriclea
a Ulises los siguientes espíritus.
Calipso
Agamenón Aquiles
Alcmena Elpénor Atenea
Anticlea Hércules Afrodita
Perséfone
Nausícaa
2 Joseph Campbell. El héroe de las mil caras. Psicoanálisis del mito. México. Fondo de
Cultura Económica, 1999.
10 Manos a la obra Manos a la obra 11

6.1 Relean el Canto 11 y completen el cuadro con las caracte- Los seres fabulosos
rísticas de las mujeres que se le aparecen a Ulises en el Hades. En la Odisea, hay diferentes criaturas que se destacan por su
Nombre Relación con los héroes
singular conformación física: Caribdis, las sirenas, los cíclopes.
La noble Alcmena 7. Lean el siguiente texto del poeta latino Ovidio, en el que
el cíclope Polifemo se describe a sí mismo frente a su amada
Ayudó a Teseo a escapar
del laberinto del Minotauro Galatea.
Epicaste Ciertamente yo me conozco y me he visto hace poco reflejado
en las cristalinas aguas y, al verme, me ha agradado mi figura.
6.2 La diosa Atenea toma forma humana para intervenir en las
Contempla qué grande soy; no es mayor que este cuerpo Júpiter
acciones humanas en favor de Ulises. Identifiquen esas situacio-
en el cielo (en efecto, vosotros soléis decir que reina un no sé qué
nes en el relato para completar el siguiente cuadro.
Júpiter); una abundante cabellera cae sobre mi feroz rostro y
Transfiguración ¿Para quién? Causa sombrea mis hombros como un bosque; y no juzgues feo el que
mi cuerpo esté muy abundantemente erizado de duras cerdas; feo
es un árbol sin hojas, feo un caballo si no cubren su rojizo cuello
las crines; la pluma protege a las aves; a las ovejas las embellece
su lana; la barba y las híspidas cerdas hermosean el cuerpo de
6.3 Helena y Penélope son dos figuras femeninas clave en los
los hombres. Yo tengo un solo ojo en medio de mi frente, pero al
poemas homéricos. Comparen a estos personajes femeninos,
modo de un gran escudo. ¿Y qué? ¿No ve el gran Sol desde el cielo
como se hizo con Aquiles y Ulises en las Puertas. Tengan en
todas estas cosas? Sin embargo, el Sol es un disco único.
cuenta: cómo visten, de qué manera seducen, cómo se relacio-
Ovidio, Metamorfosis, 13, 750-897
nan con las diosas Afrodita y Atenea, qué visión tienen de ellas
los demás personajes, qué ropa confecciona cada una, etcétera. 7.1 Enumeren los seres fabulosos que aparecen en la Odisea. A
Aquí les damos un ejemplo: la manera de Ovidio, realicen un autorretrato de uno de los seres
Helena Penélope fabulosos que aparece en ella.
Es la primera en reconocer a Telé- Es la última en reconocer a Ulises.
maco cuando este llega a Esparta. Tal descubrimiento es develado por Anagnórisis: reconocimiento y acción
Euriclea.
El filósofo griego Aristóteles, en la Poética, describe la “anag-
nórisis” como el momento en que al personaje o a los persona-
jes se les revela lo que, hasta entonces, desconocían. Anagnórisis
12 Manos a la obra Manos a la obra 13

significa revelación, reconocimiento o descubrimiento. Los tipos Ulises y la poesía gauchesca


de reconocimiento, según Aristóteles, son cuatro:
El escritor argentino José Hernández (1834-1886) produ-
jo un extenso poema épico gauchesco: Martín Fierro 3. Allí nos
1. Por señales (ejemplo: la cicatriz que la nodriza Euriclea
cuenta las aventuras y desventuras de un gaucho perseguido, al
reconoce en Ulises).
que le queda como único consuelo cantar acompañado de su
2. Por artificio del narrador, señales creadas como una carta, un
guitarra. El texto está organizado en dos partes: la Ida y la Vuelta.
tipo especial de vestimenta.
El gaucho Martín Fierro es considerado el héroe literario repre-
3. Por el recuerdo (ejemplo: cuando Ulises escucha al aedo).
sentativo de nuestro país.
4. Por razonamiento o deducción (ejemplo: si el arco solo po-
día ser tensado por Ulises, este suceso revela que quien lo tensó 9. Lean los Cantos xii y xiii de la Ida del texto de Hernández
era el héroe). y respondan.
• ¿Qué virtudes heroicas presenta Martín Fierro en las accio-
8. A partir del Canto 13, cuando Ulises llega a Ítaca, se nes que nos cuenta?
desencadena una serie de anagnórisis que culmina con la • ¿Quién lo ayuda y por qué?
de Penélope, que es el último ser que reconoce al héroe, su • ¿Qué tienen en común los personajes de Ulises y Martín
esposo. Coloquen al lado de los personajes la forma en que Fierro?
cada uno reconoció a Ulises y el número de canto correspon-
diente. Borges y la Odisea
• Telémaco______________________________________ 10. Lean el siguiente poema, en el que el poeta argentino
• Euriclea_______________________________________ Jorge Luis Borges (1899-1986) evoca la figura del héroe.
• Eumeo________________________________________
Odisea, libro vigésimo tercero
• Laertes________________________________________
• Penélope______________________________________ Ya la espada de hierro ha ejecutado
la debida labor de la venganza;
ya los ásperos dardos y la lanza
La Odisea en otros textos
la sangre del perverso han prodigado
En Puertas de Acceso, hemos reflexionado acerca del fenó- a despecho de un dios y de sus mares;
meno de la intertextualidad, entendida como la presencia efec- a su reino y su reina ha vuelto Ulises,
tiva de un texto en otro. A continuación, les presentamos varios a despecho de un dios y de los grises
ejemplos en los que el texto homérico opera como intertexto.
3 Pueden consultar el texto de Hernández en nuestra Colección del Mirador.
14 Manos a la obra Manos a la obra 15

vientos y del estrépito de Ares. que ahora es tierra, que su vencedor y propietario ara con los bueyes
Ya en el amor del compartido lecho del botín; ya son sembrados lo que fue Troya y, madura para la hoz,
duerme la clara reina sobre el pecho rebosa exuberancia la tierra abonada con sangre frigia; los arados des-
de su rey, pero ¿dónde está aquel hombre pedazan los huesos mal sepultados de los guerreros, la hierba esconde
que en los días y noches del destierro poco a poco las ruinas de las casas; tú, de los vencedores, no estás aquí;
erraba por el mundo como un perro y no puedo saber por qué tardas, o en qué parte del mundo te escondes,
y decía que Nadie era su nombre? hombre sin corazón.
Borges, Jorge Luis. El otro, el mismo (1964) 11. Imaginen que, cuando Ulises llega a Ítaca, donde se ha
recobrado la paz, la nodriza Euriclea le informa al héroe que
10.1 Relean el Canto 23 del relato homérico y expliquen, con ha recibido tres cartas: una de Calipso, una de Circe y una de
sus palabras, a qué sucesos se refieren los siguientes versos: Nausícaa. Euriclea jura que no se las ha mostrado a Penélope.
• Versos 1-4: ¿en qué consistió la venganza?, ¿quién es el per- ¿Qué dirían esas cartas? ¿Ulises las contestaría? Redáctenlas
verso? teniendo en cuenta las características del discurso epistolar.
• Verso 5: ¿cuál es la identidad de este dios “despechado”?
• Verso 6: ¿cuál es el nombre de su reino y cuál el de su reina? 12. Reúnanse en grupos para crear un antiguo pueblo extraor-
• Verso 14: ¿cuándo Ulises dice que su nombre es Nadie? dinario. ¿Cómo se llamaría? ¿Dónde habitaría? ¿Qué aspecto
tendrían sus hombres? ¿Cómo serían moralmente? ¿Cuál sería
su característica esencial? ¿Cómo recibirían al extranjero?
Escrituras heroicas
13. Elijan un héroe contemporáneo, real o ficticio, y deter-
A continuación, les presentamos un fragmento de la carta
minen cuáles son sus excelencias y escriban el relato de una
de Penélope a Ulises, texto que imaginó el poeta latino Ovidio4.
de sus aventuras.
Presten atención a la manera de describir el paso del tiempo a
través de la descripción del estado de la tierra. Lo que fue todo 14. Escriban un texto donde, a ustedes mismos, se les plan-
destrucción ya es un campo reverdecido: teen dudas sobre cómo presentarse a alguien.
Esta te la manda tu Penélope, insensible Ulises, pero nada de con-
15. Inventen un epíteto para ustedes mismos y narren una
testarla: ¡Vuelve tú en persona! Ha caído Troya (…) Pero a mí, ¿de
aventura, real o ficticia, que los trate como personajes.
qué me sirve una Ilión destrozada por vuestros barcos, o que ahora
sea escombros lo que fue antes su muralla, si yo sigo igual que estaba
mientras Troya resistía, si tengo que estar privada de mi marido para
siempre? Pérgamo es ceniza para las otras, solo para mí sigue en pie lo

4 Ovidio. Cartas de las heroínas. Madrid. Biblioteca Básica Gredos. 2000.


Cuarto de
herramientas
Cuarto de herramientas 19

Homero
Las biografías de Homero que nos han llegado
son diversas, pero todas coinciden en que era un
poeta ciego, autor de la Ilíada y de la Odisea, nacido
en algún lugar de Jonia.
La considerada más antigua, del siglo v a. C.,
cuenta que Homero era hijo de una joven huérfana de nombre
Creteidas, que lo tuvo en Esmirna y que él, en su juventud, se
destacó por sus cualidades artísticas y su vida bohemia. También
afirma que, a causa de una enfermedad, perdió la vista y pasó a ser
llamado Homero (en antiguo dialecto eolio: el que no ve) y que
la muerte lo sorprendió en Íos, en el curso de un viaje a Atenas.
Según otra biografía, que algunos atribuyen al historiador
Heródoto, Homero era de Cretéis y habría vivido en el siglo ix
a. C. Habría sido un rapsoda muy popular que recorría Grecia,
cantando y componiendo versos en fiestas y banquetes. El autor
de esta biografía creía que en uno de sus viajes había sido atacado
por una oftalmía que finalmente lo dejó ciego, por eso adopta el
sobrenombre de Homero. A partir del siglo xvii, en Europa, surge
con François Hédelin (abate de Aubignac) la llamada “cuestión
homérica”, que sostiene que los dos poemas atribuidos a Homero,
la Ilíada y la Odisea, eran el producto de la combinación de obras
de diferentes procedencias, cuestión que explicaría las numerosas
incongruencias que contienen ambos textos.
Durante los siglos xix y xx, a partir de los descubrimientos
arqueológicos que demostraron la existencia de Troya, se ha dado
un giro a los estudios sobre el origen del autor y las obras. Se tien-
de a creer en la existencia del poeta ciego. Respecto de la cuestión
homérica, el estudioso del mundo clásico, Moses Finley1 afirma
que “ningún otro poeta ocupó un lugar en la vida de su pueblo
como lo hizo Homero”.

1 Moses Finley. El mundo de Odiseo. México. Fondo de Cultura Económica.1978.


20 Cuarto de herramientas Cuarto de herramientas 21

Moses I. Finley ensueños del inconsciente, que transmitían complicados análisis


y visiones interiores éticos y psicológicos.
“Homero y los griegos” (Frag.)
[…] No se ha conocido nunca una sociedad humana sin mitos
En: El mundo de Odiseo. México, Fondo de Cultura
y, ciertamente, es dudoso que una sociedad tal sea posible. Una
Económica, 1978.
medida del progreso del hombre desde sus orígenes más primi-
tivos hasta lo que nosotros llamamos civilización es la manera
en que domina sus mitos, su habilidad para distinguir entre las
[…] Homero, esencial es recordarlo, no era exclusivamente poeta;
zonas del comportamiento, la extensión en que somete cada vez
era un narrador de mitos y leyendas. Desde luego, el proceso de
más su actividad al gobierno de la razón. En este progreso los
la formación de mitos había comenzado entre los griegos muchos
griegos fueron extraordinarios. Acaso su más grande conquista
siglos antes; y progresó continuamente dondequiera que hubiese
sea su descubrimiento (más exactamente el descubrimiento de
griegos, siempre por la palabra hablada y ceremonialmente. Esta
Sócrates, el filósofo) de que el hombre es “aquel ser que, si se le
es una actividad del más alto nivel social, no solamente el casual
hace una pregunta racional, puede dar una respuesta racional”.
ensueño de un poeta o de un campesino imaginativo. El tema
Homero se hallaba tan lejos de Sócrates que ni siquiera concibió
esencial del mito era la acción; no las ideas, los credos o las repre-
al hombre como un conjunto psíquico integrado. No obstante,
sentaciones simbólicas, sino acontecimientos, ocurrencias: guerras,
Homero representa la primera etapa en la historia del dominio
inundaciones, aventuras, por tierra, mar y aire, luchas familiares,
griego sobre sus mitos; sus poemas son frecuentemente pregriegos,
nacimientos, casamientos y muertes. Cuando los individuos escu-
por así decirlo, en su tratamiento del mito; pero hay también en
chaban a los narradores durante los ritos, los juegos ceremoniales
ellos llamaradas de algo más, de un genio ordenador del mundo,
u otras ocasiones sociales, vivían a través de una experiencia aje-
que logra armonizar al hombre y a la naturaleza, a los hombres
na. Creían implícitamente en el narrador. En la imaginación
y a los dioses, en tal forma que los siglos sucesivos pudieron exten-
mítica “va incluido, siempre un acto de creencia. Sin la creencia
derse y elevar esta armonía hasta lograr la gloria del helenismo.
en la realidad de su objeto, el mito perdería su base”.
Si es cierto que la historia europea comenzó con los griegos, es
Eso puede ser verdad para los salvajes, se puede objetar en este
igualmente cierto que la historia griega comenzó con el mundo
punto; pero los griegos no eran salvajes. Eran demasiado civili-
de Odiseo. Y, como todos los comienzos humanos, tuvo tras de
zados para creer que fue el dios Poseidón quien corporalmente
sí una larga historia. Pues, la historia, como hizo notar Jacob
impidió que Odiseo llegara a su hogar en Ítaca o que Zeus em-
Burckhardt, es el campo de estudio en que no se puede empezar
barazó a Leda disfrazado de cisne, o que había hechiceras como
por el principio.
Circe con poder de transformar a los hombres en cerdos. No eran
sino cuentos simbólicos, alegorías, parábolas, quizás reflejos de
22 Cuarto de herramientas Cuarto de herramientas 23

El mundo de Odiseo
Las siguientes imágenes documentan las primeras manifesta-
ciones de la cultura griega:

Casco en bronce
Vasija decorada con técnica de figu-
de estilo corintio,
ras rojas que representan la escena
del 700-675 a. C.
de Ulises y las sirenas.

Cabeza de Atenea en mármol, copia


romana del original tallado El templo de Poseidón en el Cabo Sunión (sudoeste de la península de Ática), desde
por Cresilas en la segunda mitad donde se domina el Mar Egeo y sus islas.
del siglo v a. C.
24 Cuarto de herramientas Cuarto de herramientas 25

Paideia: los ideales de la cultura griega (Frag.) se propuso fue la creación del hombre viviente. Los griegos vieron
por primera vez que la educación debe ser también un proceso
Werner Jaeger. Paideia. Bs. As. Fondo de Cultura Econó-
de construcción consciente. “Constituido convenientemente y sin
mica. 1993
falta, en manos, pies y espíritu”, tales son las palabras mediante
las cuales describe un poeta griego de los tiempos de Maratón y
Salamina la esencia de la virtud humana más difícil de adqui-
Todo pueblo que alcanza un cierto grado de desarrollo se halla
rir. Solo a este tipo de educación puede aplicarse propiamente
naturalmente inclinado a practicar la educación. La educación
la palabra formación, tal como la usó Platón por primera vez,
es el principio mediante el cual la comunidad humana conserva
en sentido metafórico, aplicándola a la acción educadora. La
y transmite su peculiaridad física y espiritual.
palabra alemana bildung (formación, configuración) designa
[…] La estructura de toda sociedad descansa en las leyes y nor- del modo más intuitivo la esencia de la educación en el sentido
mas escritas o no escritas que las unen y ligan a sus miembros. griego y platónico. Contiene, al mismo tiempo, en sí, la configu-
Así, toda educación es el producto de la conciencia viva de una ración artística y plástica y la imagen, “idea” o “tipo” normativo
norma que rige una comunidad humana, lo mismo si se trata que se cierne sobre la intimidad del artista. Dondequiera que en
de la familia, de una clase social o de una profesión, que de una la historia reaparece esta idea, es una herencia de los griegos, y
asociación más amplia, como una estirpe o un Estado. reaparece dondequiera que el espíritu humano abandona la idea
de un adiestramiento según fines exteriores y reflexiona sobre la
[…] La posición específica del helenismo en la historia de la edu-
esencia propia de la educación. Ya desde las primeras huellas que
cación humana depende de la misma peculiaridad de su íntima
tenemos de ellos, hallamos al hombre en el centro de su pensa-
organización, de la aspiración a la forma que domina no solo
miento. La forma humana de sus dioses, el predominio evidente
las empresas artísticas sino también a todas las cosas de la vida y,
del problema de la forma humana en su escultura y aun en su
además, de su sentido filosófico de lo universal, de su percepción
pintura, el consecuente movimiento de la filosofía desde el pro-
de las leyes profundas que gobiernan la naturaleza humana y de
blema del cosmos al problema del hombre, que culmina en Só-
las cuales derivan las normas que rigen la conducta individual
crates, Platón y Aristóteles; su poesía, cuyo tema inagotable desde
y la estructura de la sociedad. Lo universal, el logos, es, según la
Homero hasta los últimos siglos es el hombre y su duro destino
profunda intuición de Heráclito, lo común a la esencia del espí-
en el sentido pleno de la palabra, y, finalmente, el estado griego,
ritu, como la ley lo es para la ciudad. Poner estos conocimientos,
cuya esencia solo puede ser comprendida desde el punto de vista
como fuerza formadora, al servicio de la educación y formar,
de la formación del hombre y de su vida toda: todos son rayos de
mediante ellos, verdaderos hombres, del mismo modo que el al-
una única y misma luz. Son expresiones de su sentimiento vital
farero modela su arcilla y el escultor sus piedras, es una idea
antropocéntrico que no puede ser explicado ni derivado de otra
osada y creadora que solo podía madurar en el espíritu de aquel
cosa alguna y que penetra todas las formas del espíritu griego. Así
pueblo artista y pensador. La más alta obra de arte que su afán
el pueblo griego es entre todos antropocéntrico.
26 Cuarto de herramientas Cuarto de herramientas 27

Homero y el cine

Afiche para la promoción de la versión


cinematográfica de la Ilíada, de Homero,
dirigida por Wofgang Petersen (2004).

Afiche de la película Las aventuras de Ulises,


de 1968, dirigida por Franco Rossi.
Brad Pitt encarna a Aquiles en
la película Troya dirigida por
Afiche de la versión cinematográfica de la Wolfgang Petersen, (2004).
Odisea protagonizada por Kirk Douglas
y dirigida por Mario Camerini en 1955.

El caballo de
Escena de la película La madera obse-
guerra de Troya, dirigida quiado a los
por Giorgio Ferroni, troyanos, según
protagonizada por Steve la película
Reeves en el papel de de Wolfgang
Eneas. Año 1961. Petersen.
28 Cuarto de herramientas Cuarto de herramientas 29

Los griegos (Fragmento) tenían ante la vida parecía ser distinta y, por mucho que un
H. D. F. Kitto. Buenos Aires, eudeba, 1995. heleno pudiese admirar y hasta envidiar a un “bárbaro” por tal
o cual razón, no podía evitar tener la certeza de esta diferencia.
[...] Los griegos, por lo menos, los del período clásico, dividían [...] Se podría decir que mientras las viejas civilizaciones orien-
habitualmente la familia humana en helenos y bárbaros2. Un tales eran en extremo eficaces en la resolución de problemas prác-
griego preclásico, Homero por ejemplo, no se refiere a los “bárba- ticos, y en su arte a veces se mostraban en el mismo nivel que los
ros” de esta manera, y no porque esa diferencia no se había aún griegos, resultaron, sin embargo, estériles desde el punto de vista
manifestado en toda su fuerza. intelectual. Durante siglos, millones de personas habían adqui-
rido una experiencia de la vida y ¿qué habían hecho con ella?
En realidad, esto nada tenía que ver con la cortesía. La palabra
Nada. La experiencia de cada generación (salvo ciertas cuestio-
griega “bárbaros” no significa bárbaro en su sentido moderno; no
nes prácticas) moría con ella, y no como las hojas del bosque,
es un término que denota aborrecimiento o desdén; no designa
pues estas fertilizan el terreno. Lo que afina, preserva y amplía
a gente que vive en cuevas y come carne cruda, significa simple-
la experiencia de un pueblo es la literatura. Antes de los griegos,
mente gente que prefiere sonidos tales como “bar, bar”, en vez
los hebreos habían desarrollado una poesía religiosa, una poesía
de hablar en griego. Quien no hablaba griego era “bárbaro”, ya
erótica y además la poesía religiosa y la oratoria de los profetas,
perteneciera a alguna tribu salvaje de Tracia o a una de las fas-
pero la literatura, en todas sus formas conocidas (excepto la no-
tuosas ciudades de Oriente, o a Egipto que, como bien sabían los
vela) fue creada y perfeccionada por los griegos.
griegos era ya un país organizado y civilizado muchos siglos antes
de que existiera Grecia. “Bárbaros” no implicaba necesariamen- [...] La poesía épica, la historia, el drama, la filosofía en sus
te menosprecio. Muchos griegos admiraban el código moral de distintas ramas, desde la metafísica hasta la economía políti-
los persas y la sabiduría de los egipcios. La deuda –material, ca, la matemática y muchas ciencias naturales, empiezan con
intelectual y artística– de los griegos con los pueblos de Oriente los griegos. Si pudiésemos preguntar a un griego antiguo qué lo
rara vez fue olvidada. Sin embargo, esos pueblos eran barbaroi, distinguía de un bárbaro, no creo que nombrase en primer tér-
extranjeros, y fueron agrupados (aunque nunca confundidos) mino estas conquistas de la mente helena, aunque él sabía muy
con los tracios, los escitas y otros semejantes. ¿Solo porque no co- bien que había resuelto la mayoría de los problemas de un modo
nocían el griego? No, pues el hecho de que no hablaran griego se- más inteligente. Tampoco se le ocurriría inmediatamente pensar
ñalaba una separación más profunda: significaba que no vivían en los templos, las estatuas y dramas que con sobrada justicia
como griegos y que tampoco pensaban como estos. La actitud que admiramos. Diría, como ha dicho en realidad: “los bárbaros son
esclavos; nosotros los helenos somos hombres libres”.
2 Usaré el término clásico para designar el período que va aproximadamente desde la
mitad del siglo vii antes de Cristo hasta las conquistas de Alejandro en la última parte
del siglo vi.
30 Cuarto de herramientas Cuarto de herramientas 31

La Odisea y las artes plásticas


Los relatos homéricos han inspirado innumerables repre-
sentaciones en la historia del arte. Las siguientes imágenes
evidencian el atractivo que las aventuras de Ulises han ejercido
Ulises y Circe, fresco reali-
sobre los artistas de diversas épocas y estilos. zado por Alessandro Allori,
Florencia, Italia, (1560).

Reencuentro entre Pené-


lope y Ulises ilustrado por
William Russell Flint en la
edición de Odisea publicada
en 1924.

Odiseo y Circe, óleo sobre lienzo por


Angelika Kauffmann, 1786.

Ulises ansía su regreso a casa y


se lamenta por Penélope ante
Calipso, que intenta retenerlo.
Ilustración de William R.
Flint en la edición de Odisea
publicada en 1924.

Odiseo y Circe, por Bartholomaeus


La hija de Alcínoo fren- Spranger (1546-1611).
te a Ulises. Ilustración
de William R. Flint en
la edición de Odisea
publicada en 1924.
Otros títulos
de la colección

Mitos clasificados 1 Juan Moreira


Homero, Hesíodo, Eduardo Gutiérrez
Sófocles, Ovidio y Narrativa gauchesca
otros A partir de 15 años
Mitos
A partir de 12 años

Héroes medievales Las troyanas


R. Kaufman Eurípides
y F. Vaccarini Teatro
Narrativa Épica A partir de 13 años
A partir de 12 años

Macbeth / Tema Vida, poesía y


del traidor y del tragedia
héroe Federico García
William Shakespea- Lorca
re / J. L. Borges Poesía - Tragedia
Teatro - Cuento A partir de 15 años
A partir de 15 años