Vous êtes sur la page 1sur 3

Terapia de pareja: trabajando las Habilidades de

Comunicación.

En el siguiente gráfico podemos ver los aspectos que solemos trabajar cuando intervenimos en las parejas
con problemas de relación. Evidentemente, dependiendo de los aspectos conflictivos detectados en la
relación se hará más hincapié en unos o en otros, aunque lo cierto es que aparecen desajustes en casi todos
ellos bien porque sean la causa primaria de los conflictos o porque como consecuencia del deterioro de la
relación se hayan visto desajustados aspectos que en un principio funcionaban bien (por ej. puede que el ocio
y tiempo libre fuera una fuente de satisfacción cuando las cosas van bien, pero pasar tiempo juntos cuando
las discusiones son continuas, provocarán un rechazo de la compañía mutua en el tiempo de ocio).

Dado que el campo de intervención es amplio, para ver cada uno de los aspectos que se trabajan y la forma
en que se hace, dedicaremos un artículo a cada uno de ellos para darlos el espacio que se merecen.
Empezaremos con las HABILIDADES DE
COMUNICACIÓN.

Ya dijimos que uno de los problemas mas frecuentes que exhiben las parejas con conflictos son los de
comunicación. La comunicación en la pareja puede resultar inadecuada en cualquiera de los tres elementos
implicados: emisor, mensaje o receptor. Por tanto el objetivo fundamental del entrenamiento en habilidades de
comunicación será, por un lado, asegurar que ambos aprendan un nuevo vocabulario interpersonal que sea
adecuado para servir de vehículo del mensaje a transmitir, y por otro lado, que incorporen a sus repertorios
comportamentales ciertas habilidades (saber escuchar, expresar sentimientos…) que les capaciten para emitir
y recibir los mensajes adecuadamente.

Aprender un nuevo vocabulario interpersonal es uno de los objetivos. El lenguaje debe ser operativo, es decir,
debe conseguir establecer un código descifrable e intercambiable para ambos y debe ser eficaz para
conseguir una comunicación satisfactoria para ambos. Para conseguirlo…, para que sea operativo, debe:

Estar basado en descripciones observables y cuantificables, para que ambos sepan qué ocurre y qué
es lo que se debe cambiar. (Decir “nunca te preocupas por mí” es abstracto y no dice nada concreto.
Sin embargo: ”cuando vine de la consulta médica no me preguntaste que me habían dicho y me
hubiera

gustado que te hubieras acordado” especifica el comportamiento

emocional

que desearíamos que cambiara y ofrece alternativa de cambio.)

Debe ser congruente, o sea, conveniente y oportuno según la situación y el contexto en que tiene
lugar. (Ej.:Pedir a la pareja un favor cuando se está en plena discusión no hará que consigamos
nuestro objetivo)

Debe hacer énfasis en la información positiva (Si digo al otro “no hables tan alto” en lugar de “no chilles”
es probable que colabore mejor y además evitamos prestar atención y con ello reforzar, conductas
negativas o defensivas al enviar acusaciones en el mensaje).

Debe estar basado tanto en la comunicación verbal como no verbal.


(Siguiendo el ej. anterior: si queremos pedir un favor a nuestra pareja no parece muy adecuado hacerlo
cuando le estamos agarrando con fuerza o con el ceño fruncido)

A lo largo de la terapia el terapeuta debe intentar que todos estos requisitos estén presentes en la
comunicación de la pareja y utilizando modelado, roleplaying, ensayo conductual, instrucciones, tareas, etc…
trabajar todos los aspectos de una comunicación adecuada hasta que se incorporen al lenguaje de la pareja.

Aprender habilidades conversacionales: La habilidad de conversar o más bien su carencia puede ser motivo
de intercambios aversivos y originar conflictos. Hay parejas en que uno de los miembros rehúye el contacto
con el otro porque éste habla excesivamente de sí mismo sin dejarle hablar y exponer sus opiniones. En otros
casos uno de ellos apenas habla y/o elige leer el periódico o ver tv.

Para mantener una conversación hay que:

problemas de
Hacer preguntas

Dar información adicional Escuchar

“Llevar” una conversación:

– cambiar de tema

– tomar la palabra

pasar la palabra

Cerrar la conversación.

Igual que en el anterior objetivo conductual, mediante ensayos, modelado y refuerzos discriminativos se
enseña cómo utilizar todos estos elementos de forma adecuada, incidiendo en los componentes verbales y no
verbales que facilitan y hacen fluida una conversación. Pero aunque todo esto es importante , una de las
habilidades más importantes en el proceso conversacional es “escuchar” (http://msgpsicologia.com/como-
mejorarlacomunicacionila

Un buen conversador es un buen “oidor”. Y esto implica no solo recibir la información de modo pasivo sino
que implica dar señales al emisor de que se está recibiendo (sea de forma verbal:

preguntar, exclamaciones, etc…; o no verbal: asintiendo, teniendo una postura corporal adecuada, contacto
visual, etc…); y ello es también entrenado si es necesario en la consulta.

Aprender habilidades de expresión : porque expresar de forma honesta y directa tanto los sentimientos,
elogios y peticiones positivas, como los negativos, ayudan a conseguir cambios constructivos en la relación y
en la conducta del otro.

Expresar los sentimientos positivos. Incluyendo expresar emociones que sean del agrado
del otro,
reconocer aspectos positivos y gratificantes de la conducta del otro, expresar y pedir
intercambio físico agradable.

Expresar los sentimientos negativos. Aquí debemos hacer hincapié en hacerlo de forma adecuada.
Decimos que se puede

conflictos/) salud mental


decir “casi todo” si se hace bien.

1.Especificar la conducta del otro que motiva los


sentimientos negativos 2.Expresar como propios los
sentimientos negativos 3. Pedir
al otro un cambio que contribuya a mejorar la situación y
los sentimientos: – Para cambiar palabras o acciones en el
presente o futuro. – Para ayudar en la
solución de un problema.
– Para encontrar un consenso, compromiso o aclaración.
( Por ej.retomando un ejemplo anterior: 1.”

Cuando tengo consulta médica nunca recuerdas preguntarme qué me han dicho”. 2.”eso hace que me
sienta mal porque me da la sensación de que no te importo bastante” y 3.”me gustaría que lo tuvieras en
cuenta la próxima vez si realmente deseas que me sienta bien” 4. Por último, es muy importante reforzar
al otro por haber escuchado nuestra petición y comprometerse a realizarla o plantear un compromiso
alternativo. ( Siguiendo el ej. anterior: el otro puede decirnos “siento no acordarme pero tengo muchas
cosas en la cabeza… ¿Que te parece si a partir de ahora me anotas tus consultas en mi móvil para
recordarlas y preguntarte?)

Siguiendo estos pasos que no son sino de comportamiento asertivo

(http://msgpsicologia.com/asertividad/), podemos expresar

nuestros sentimientos negativos sin “agredir” al otro y que nuestras peticiones de cambio sean mucho más
eficaces, ya que no generamos reacciones defensivas en el otro al no sentirse agredido.

Estos serían los aspectos sobre los que suele trabajarse en las parejas en conflicto en lo que se refiere a las
Habilidades Comunicativas. Pero como hemos dicho son muchos otros los que son objeto de intervención y
los iremos viendo poco a poco.

Autor: Montserrat Sanz García