Vous êtes sur la page 1sur 2

PERDIDA DE LA NACIONALIDAD MEXICANA

Conforme al Artículo 37 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, la nacionalidad


mexicana se adquiere por nacimiento o por naturalización.

A) Ningún mexicano por nacimiento podrá ser privado de su nacionalidad.

B) La nacionalidad mexicana por naturalización se perderá en los siguientes casos:

I. Por adquisición voluntaria de una nacionalidad extranjera, por hacerse pasar en cualquier instrumento
público como extranjero, por usar un pasaporte extranjero, o por aceptar o usar títulos nobiliarios que
impliquen sumisión a un Estado extranjero, y

II. Por residir durante cinco años continuos en el extranjero.

C) La ciudadanía mexicana se pierde:

I. Por aceptar o usar títulos nobiliarios de gobiernos extranjeros;

II. Por prestar voluntariamente servicios o funciones oficiales a un gobierno extranjero, sin permiso del
Ejecutivo Federal;

III. Por aceptar o usar condecoraciones extranjeras sin permiso del Ejecutivo Federal. El Presidente de la
República, los senadores y diputados al Congreso de la Unión y los ministros de la Suprema Corte de
Justicia de la Nación podrán libremente aceptar y usar condecoraciones extranjeras;

IV. Por admitir del gobierno de otro país títulos o funciones sin previo permiso del Ejecutivo Federal,
exceptuando los títulos literarios, científicos o humanitarios que pueden aceptarse libremente;

V. Por ayudar, en contra de la Nación, a un extranjero, o a un gobierno extranjero, en cualquier


reclamación diplomática o ante un tribunal internacional, y VI. En los demás casos que fijan las leyes

NACIONALIDAD DE LAS PERSONAS MORALES

Conforme al artículo 8° de la Ley de Nacionalidad “Son personas morales de nacionalidad mexicana las que
se constituyan conforme a las leyes mexicanas y tengan en el territorio nacional su domicilio legal.”

1
Como podrá observarse, son dos los requisitos para la nacionalidad mexicana de una persona moral; debe
estar constituida conforme a las leyes del país y tener establecido su domicilio en territorio nacional. El
precepto indicado es substancialmente idéntico al artículo 5º de la derogada Ley de Nacionalidad y
Naturalización.

Para Rojina Villegas la nacionalidad de las personas morales se determina de acuerdo con el articulo 8º de la
vigente Ley de Nacionalidad, tomando en cuenta dos factores: que se hayan constituido conforme a las leyes
mexicanas y que, además, establezcan su domicilio en el territorio de la Republica. Cumplidos estos
requisitos tendrán la nacionalidad mexicana. No basta que una persona moral se constituya de acuerdo con
las leyes de un Estado determinado, si no radica su domicilio dentro del territorio del mismo, porque entonces
habría el peligro de que los extranjeros se acogieran a las leyes de un determinado Estado para constituir una
entidad moral, que al no fijar su domicilio dentro del territorio del mismo, pondría en peligro su independencia
o los intereses de sus nacionales, dada su finalidad para aprovechar una nacionalidad que la colocará en
situación ventajosa y en perjuicio de los intereses mismos del Estado bajo cuyas leyes se acogiere.

Una situación especial es la planteada por el artículo 2o. de la Ley de Inversión Extranjera; conforme lo
establecido en dicho precepto, se entenderá por:

II.- Inversión extranjera:


a) La participación de inversionistas extranjeros, en cualquier proporción, en el capital social de
sociedades mexicanas;
b) La realizada por sociedades mexicanas con mayoría de capital extranjero; y
c) La participación de inversionistas extranjeros en las actividades y actos contemplados por esta Ley.

III.- Inversionista extranjero: a la persona física o moral de nacionalidad distinta a la mexicana y las
entidades extranjeras sin personalidad jurídica.