Vous êtes sur la page 1sur 5

República Bolivariana de Venezuela

Ministerio del Poder Popular para la Educación Universitaria, Ciencia y


Tecnología
Instituto universitario de Tecnología para la Informática
Iutepi
Guanare - Portuguesa

Prof. Dixon C. Bachiller:


Díaz E. José A.
C.I: 25.424.650 Cód. 162655

Al cierre del año 2015 Venezuela sufrió una de las perturbaciones más
impactantes que sin duda alguna incidieron en los resultados
macroeconómicos del III trimestre del mismo año, los cuales se
mantuvieron para su respectivo cierre, incluida la caída observada en la
cesta petrolera venezolana. Por ello, la transformación de la matriz
productiva nacional emprendida por el Ejecutivo, conjuntamente con los
distintos actores económicos y sociales llamados a apuntalar el desarrollo
de una economía productiva nacional que ha sido de vital importancia;
con el único propósito de estabilizar los principales indicadores
macroeconómicos del país, y lograr en el corto y mediano plazo, la senda
de crecimiento económico en amplios beneficios para la población
venezolana. Como es de notar, el país sufre una aguda crisis económica
referida más que todo a los altísimos precios, escasez de bienes y
servicios que son esenciales para el buen vivir de cada persona y aunado
a esto, la total recesión que sigue permanente aun después de la era del
chavismo y una de las más profundas que ha atravesado en su historia.
Hace ya un año atrás, los venezolanos pasaron por situaciones jamás
antes vistas ni vividas pero que se convirtieron en una realidad compleja y
dura de aceptar, en la cual todos o casi todos se han visto afectados
(tanto los de bajos recursos, como también algunos pudientes) ya sea por
la falta de dinero al momento de comprar algunos productos de la cesta
básica que se logran conseguir, o por la ausencia o escasez de dichos
productos. Esta situación ya se ha convertido en el día a día de cada
venezolano en vista de que no hay señales de solución alguna.

Venezuela es hoy el país con la mayor tasa de inflación en el mundo,


dando paso a una disminución considerable del poder adquisitivo de los
venezolanos, unido al deterioro notable de la moneda venezolana (el
bolívar). El tan acelerado avance de la inflación en el país genera gran
presión en la manera de manejar el conjunto de monedas y billetes que
circulan en la economía llamado (cono monetario), el cual ahora es
insuficiente debido a los altos precios de los productos y servicios; donde
la población es constantemente afectada por los repentinos aumentos de
precios para la compra y adquisición de los mismos.

El Índice nacional de precios al consumidor (INPC) al IV trimestre de 2015


indico, que los precios acumularon una variación de 34,6% en el cuarto
trimestre del 2015, inferior a la observada en el trimestre previo (38,9%).
La variación acumulada del INPC durante el año 2015 fue de 180,9%.
El índice nacional de precios al consumidor (INPC), elaborado por el
Banco Central de Venezuela (BCV) y el Instituto Nacional de Estadística
(INE), registró en el cuarto trimestre del año 2015 una variación
acumulada de Departamento de Información: 801.53.70/ 801.53.75 2
34,6%, menor a la del trimestre anterior (38,9%).
Por agrupaciones los resultados del INPC correspondientes al cuarto
trimestre del 2015, se puede apreciar que 10 de las 13 categorías
presentaron un crecimiento menor al promedio global (34,6%): servicios
de la vivienda (1,4%), alquiler de vivienda (6,1%), comunicaciones (8,5%),
equipamiento del hogar (28,5%), salud (28,5%), esparcimiento y cultura
(29,1%), bienes y servicios diversos (30,1%), servicios de educación
(30,7%), vestido y calzado (31,3%), bebidas alcohólicas y tabaco (33,1%)
Para las tres agrupaciones restantes se obtuvieron las siguientes
variaciones: transporte (37,0%), alimentos y bebidas no alcohólicas
(42,2%), restaurantes y hoteles (46,6%)
En el ámbito geográfico se aprecia que 3 de los 11 dominios de estudio
que integran el INPC acumularon, en el cuarto trimestre, una variación
inferior a 34,6% (resultado nacional): Caracas (30,1%), Maracaibo
(31,5%) y Valencia (34,4%).
Los restantes 8 dominios arrojaron una variación por encima del promedio
global: San Cristóbal (34,8%), Mérida (36,9%), resto nacional (37,2%),
Maracay (38,5%), Maturín.

Al descomponer por dominios geográficos la variación acumulada en el


año 2015 se observa que dos dominios estuvieron por debajo del
promedio global: Maracaibo (157,4%), Caracas (159,7%).

Las restantes variaciones fueron: San Cristóbal (186,3%), Maracay


(187,4%), Valencia (194,9%), Mérida (198,0%), resto nacional (199,4%),
Barcelona-Puerto La Cruz (202,9%), Maturín (207,7%), Ciudad Guayana
(212,0%) y Barquisimeto (224,0%).

Ahora bien, la difícil situación por la que está pasando Venezuela no es


solo a nivel económico, sino que viene acompañada de un evidente
deterioro en el aspecto social trayendo como consecuencia el aumento de
los niveles de conflictividad en lo político; por otro lado, la delincuencia
sigue siendo uno de los problemas más graves que cada vez invade más
hogares a lo largo del territorio nacional. El reporte anual del observatorio
de violencia indico que en el 2015 hubo un aproximado de
28.000 asesinatos, lo cual llevaría la tasa de homicidios a casi 90 por
cada 100.000 habitantes y situaría a Venezuela como el país más violento
del continente americano. Según la organización Observatorio
Venezolano de Violencia (OVV), esta cifra refleja una tendencia con
respecto a años anteriores. Ante esta situación tan preocupante, el
gobierno respondió recientemente con algunas medidas inspiradas en
políticas de mano dura cada vez más violentas. Así, una de las noticias
más importantes del 2015 fue la creación, por parte del gobierno de unos
operativos especiales denominados "Operación de Liberación y
Protección del Pueblo" (OLP), desarrollados por diversas fuerzas de
seguridad militares y policiales.

En parte, es necesario resaltar que la crisis del petróleo ha colocado al


gobierno en una situación muy comprometida para honrar sus
compromisos financieros a nivel nacional e internacional y, sobre todo,
para seguir financiando el altísimo gasto público (incluyendo los
programas sociales o misiones). Hasta ahora, el gobierno ha seguido
siendo buen pagador de las distintas obligaciones internacionales. No
obstante, la oposición ha denunciado que estos pagos han sido
efectuados a costa del sacrificio de la importación de bienes y servicios,
es decir, de las necesidades de los venezolanos). Entretanto, los distintos
aumentos de salario mínimo no le han permitido al trabajador venezolano
recuperar su poder adquisitivo, lo cual ha traído consigo un aumento
acelerado de la pobreza que afecta prácticamente a todos los sectores, a
excepción de aquellos que ya cuentan con recursos en moneda dura en el
exterior o que tienen acceso a los mismos por vías legales o ilegales.
Conclusión:

En el trabajo ya realizado, se han analizado todos los aspectos que son


considerados más importantes en el transcurso del año 2015 hasta su
cierre como tal. En donde se llegó a una conclusión que de continuar la
actual política económica del gobierno, la economía venezolana se
aproxima a un escenario de economía hiperinflacionaria; con empresas
en dificultades financieras, cuyos costos y precios crecientes de bienes
producidos, no sean autorizados por el sistema de control gubernamental;
por un crecimiento del desempleo; una caída del salario real; una
profundización de la pobreza y, por último, pero no menos importante, la
exacerbación de los conflictos sociales y políticos del país, creando un
ambiente de anomia e inestabilidad institucional y vital que podría
desencadenar situaciones adversas no deseadas.

Venezuela está envuelta en una crisis económica, social y política sin


precedentes por políticas públicas que han producido mayor pobreza,
violencia y fricciones entre distintos grupos de la sociedad. La historia
demuestra que las ideologías colectivistas implementadas en sociedades
humanas requieren, necesariamente, de regímenes autoritarios o
totalitarios para llevarlas a la práctica. En cambio, un sistema político,
económico y social fundamentado en los derechos a la vida, la libertad y
las propiedades individuales, son favorables a que cada quien alcance
sus sueños con alta calidad de vida.

Es por ello que Venezuela plantea una serie de desafíos dirigidos al


desarrollo sustentable del país, los cuales no están siendo atendidos en
su totalidad por los que dicen ser Lideres Políticos, quienes están
encargados de la economía para la sociedad de la nación. El Estado, la
empresa privada y la sociedad civil (desde los partidos políticos y los
sindicatos hasta los emprendedores y académicos), deben tomar
consciencia de que si Venezuela no produce y se sigue mal gastando el
dinero con bonos y otras ocurrencias que ofrece el gobierno no podrá salir
del subdesarrollo ni lograr el progreso inclusivo y la equidad social de su
gente.

Para evitar llegar al infierno social y político, es necesario que la dirigencia


consciente y clara del país, enrumbe la sociedad con políticas sensatas y
creativas en función del bienestar nacional. Solamente se espera que la
transición hiperinflacionaria puede ser revertida, por una tendencia hacia
la estabilidad de precios y el crecimiento económico.

Todo es posible, es cuestión de toma de decisiones colectivas, por


nosotros mismos, para darnos el mejor sistema de vida nosotros y a los
nuestros, y de este modo que nos haga sonreír y tener esperanza en el
futuro.
Infografía:

http://www.ine.gov.ve/documentos/NotasdePrensa/pdf/aviso180216.pdf

http://www.bcv.org.ve/Upload/Comunicados/aviso150116.pdf

http://avex.com.ve/index.php/blog/155-resumen-del-informe-del-banco-central-de-
venezuela-del-18-de-febrero-de-2016-resultados-del-indice-nacional-de-precios-al-
consumidor-producto-interno-bruto-y-balanza-de-pagos-cuarto-trimestre-cierre-del-
ano-2015-indice-de-precio-del-consumidor-inpc-2015-i

http://cavedatosimk.imolko.com/2016/11/15/perspectivas-economia-
venezolana-2017-hacia-la-hiperinflacion/