Vous êtes sur la page 1sur 1

Según la Ley 1755 de 2015, artículo 14 en donde se establecen los términos para resolver los

derechos de petición, toda petición debe resolverse dentro de los quince (15) días siguientes
a su recepción, sin embargo cuando ello no sea posible, “la autoridad debe informar esta
circunstancia al interesado, antes del vencimiento del término señalado en la ley expresando
los motivos de la demora y señalando a la vez el plazo razonable en que se resolverá o dará
respuesta, que no podrá exceder del doble del inicialmente previsto”.

En el presente caso la Subdirección de Impuestos y Rentas Municipales informó debidamente


en un primer momento el plazo en el que darían respuesta a la petición (60 días), sin embargo
en una segunda ocasión volvieron a pedir una ampliación de términos que nunca se
cumplieron porque no fueron respetados ni acatados. Es por ello que se viola el derecho de
petición consagrado en el artículo 23 la Constitución Política de Colombia, y en los artículos
32 y 33 del Código de Procedimiento Administrativo y de lo Contencioso Administrativo.

Además tal como se pronuncia en la sentencia T-149/13, el derecho de petición no tiene un


medio de defensa diferente a la acción de tutela; “por esta razón, quien encuentre que la
debida resolución a su derecho de petición no fue producida o comunicada dentro de los
términos que la ley señala, esto es, que se quebrantó su garantía fundamental, puede acudir
directamente a la acción de amparo constitucional”.

Tal como se enuncia en la sentencia T-377/2000, “el núcleo esencial del derecho de petición
reside en la resolución pronta y oportuna de la cuestión, pues de nada serviría la posibilidad
de dirigirse a la autoridad si ésta no resuelve o se reserva para sí el sentido de lo decidido”.
En el caso presente nunca fue dada una respuesta, por lo que no ha sido posible darle
resolución al problema en cuestión, agravándolo cada vez más.