Vous êtes sur la page 1sur 3

TEMA 8. ABSOLUTISMO FRENTE A LIBERALISMO.

EVOLUCIÓN POLÍTICA DEL REINADO DE FERNANDO VII.

INTRODUCCIÓN
La vuelta de Fernando VII al trono (1814-1833), tras acabar la Guerra, significó un
paso atrás, pues el nuevo rey reimplantó el absolutismo monárquico, desmantelando
toda la obra reformista de las Cortes de Cádiz. Los liberales, desplazados del poder y
perseguidos, se dedican a conspirar mientras la situación económica se agrava.

1. EL REINADO DE FERNANDO VII: ESPAÑA ENTRE LA REVOLUCIÓN Y LA


REACCIÓN
El reinado de Fernando VII se divide en tres etapas bien diferenciadas: el Sexenio
Absolutista (1814-1820), el Trienio Liberal (1820-23) y la Década Absolutista (1823-
33).
A. EL SEXENIO ABSOLUTISTA (1814-20)
La derrota de Napoleón provocó la precipitada salida de España de su hermano José
I. Napoleón firma en diciembre de 1813 un acuerdo con Fernando VII (tratado de
Valençay) reconociéndole como rey y permitiéndole regresar a su país. Había una
enorme expectación sobre cuál sería el rumbo que el nuevo monarca daría a la política
española. Las Cortes se trasladan desde Cádiz a Madrid para esperar en la capital la
llegada de Fernando, lo que sucede a comienzos de 1814.
Los liberales solicitaron a Fernando VII que jurase la Constitución. El rey, que había
pasado exiliado en Francia toda la guerra y por tanto desconocía la situación real del
país, en un primer momento se muestra prudente y no toma ninguna decisión hasta
comprobar con qué apoyos contaba para lograr su objetivo, que era el de restaurar el
sistema absolutista. Es durante su estancia en la ciudad de Valencia cuando un grupo
formado por 69 diputados absolutistas, encabezados por el general Elío, le presentan
el 12 de abril de 1814 un documento llamado Manifiesto de los Persas, en el que le
piden la derogación de toda la obra de las Cortes de Cádiz
La nobleza, el clero y gran parte del pueblo (totalmente ignorante en las cuestiones
políticas) apoyaron este giro hacia el absolutismo. Además de anular las libertades
civiles, Fernando VII reinstauró la Inquisición y la Mesta y permitió la vuelta de los
jesuitas a España (recordemos que habían sido expulsados por Carlos III a raíz del
motín de Esquilache). Sin embargo surge un motivo de fricción entre la Iglesia y el
monarca, pues éste se niega a satisfacer la demanda eclesiástica de devolver sus
tierras expropiadas durante el reinado de Carlos IV, debido a la enorme crisis que
atravesaba la Hacienda Pública.
La situación económica del país era ciertamente desastrosa como consecuencia de
tantos años de guerra y sin que los gobiernos de Fernando VII tomaran medidas
eficaces para hacerla frente. Al contrario, la política económica de éstos es claramente
regresiva, sobre todo en lo referente a la fiscalidad, pues la nobleza y el clero
recuperan su privilegio de exención de impuestos. Además las provincias americanas
se encuentran en franca rebeldía, por lo que nada se podía esperar de ellas. Al
agravarse el problema de la deuda pública en 1816 al rey no le quedó más remedio
que adoptar algunos aspectos del modelo de recaudación de las Cortes de Cádiz (con
la consiguiente protesta de los estamentos privilegiados). A pesar de ello, la situación
económica no mejoró.
Por otro lado el sector liberal del Ejército (la mayoría de los oficiales y muchos
antiguos líderes de las guerrillas antifrancesas) no aceptó el retorno al absolutismo y,
con la ayuda de sociedades secretas como la Masonería, intentó en varias ocasiones
restablecer la Constitución a través de pronunciamientos militares (algo que se
convertirá en una práctica muy corriente durante gran parte del siglo XIX). Estos
intentos golpistas fracasaron (Espoz y Mina en Pamplona, Porlier en La Coruña, Lacy
en Barcelona), salvo el encabezado por Riego el 1 de enero de 1820.
B. EL TRIENIO LIBERAL O CONSTITUCIONAL (1820-23)
El periodo comprendido entre 1820 y 1823 supone la segunda experiencia del
liberalismo en España (la primera había sido la de las Cortes de Cádiz). Comienza con
el pronunciamiento del teniente coronel Rafael María del Riego en Cabezas de San
Juan (Sevilla), donde se encontraban sus tropas esperando embarcar hacia América
para sofocar la sublevación de los independentistas hispanoamericanos. Riego recibe
el apoyo de otras guarniciones militares, al tiempo que surgen juntas liberales en
diversas ciudades del país. Fernando VII, ante la imposibilidad de hacer frente al golpe
militar, no tuvo más opción que aceptar la situación: convoca las Cortes, nombra un
gobierno de liberales moderados (presidido por Argüelles) y el 10 de marzo de 1820
jura la Constitución de Cádiz, que queda así restablecida.
La oposición al gobierno liberal, alentada por la Iglesia y con la simpatía no disimulada
del rey, que pretende recuperar sus poderes absolutos, se tradujo en la creación de
grupos armados (denominados “realistas”) con fuerte implantación en zonas rurales de
Cataluña y Navarra. Llegó incluso a formarse en la localidad leridana de la Seo de
Urgel una regencia, basándose en la idea de que el rey Fernando VII estaba
“secuestrado” por los liberales. El gobierno, dominado entonces por los liberales
exaltados, envió un ejército a combatir a los realistas dando lugar a una situación
prácticamente de guerra civil. Finalmente el gobierno consigue imponerse a los
rebeldes.
Finalmente en abril de 1823 un ejército francés (denominado popularmente “los Cien
Mil Hijos de San Luis”), con el respaldo de las potencias absolutistas de la Santa
Alianza, entra en España y con muy escasa resistencia acaba con esta segunda
experiencia liberal. El ejército invasor estaba encabezado por el Duque de Angulema y
doblaba en efectivos al que obedecía al gobierno español. Prácticamente no hubo
combates. Se demostraba así la falta de popularidad de la ideología liberal.

C. LA DÉCADA ABSOLUTISTA (O “DÉCADA OMINOSA”) (1823-33)


Nada más recuperar sus poderes absolutos, Fernando VII llevó a cabo una dura y
vengativa represión contra los liberales (Por ejemplo, Riego fue ejecutado en Madrid
en diciembre), al tiempo que anuló la Constitución y prácticamente toda la obra
legislativa del Trienio (decreto del 1 de octubre de 1823). Lo único que quedó de ésta
fue la supresión de la Inquisición (el Duque de Angulema, jefe de las tropas francesas,
impidió su restablecimiento).
Fernando VII tuvo en esta década final de su reinado dos oposiciones de signo político
opuesto. De una parte los liberales, muchos de los cuales estaban. Los que quedaron
en el país y lograron sobrevivir a la represión volvieron a formar sociedades secretas
para preparar, otra vez sin éxito, levantamientos populares (como el de Torrijos en
Málaga). Pero la novedad está en que tampoco estaba contento con la política
fernandina el sector más clerical y reaccionario de los absolutistas, que a partir de
1826 se identifica con la figura del hermano del rey, Carlos María Isidro, quien por la
falta de descendencia real estaba destinado a ser su sucesor. Entre estos
ultrarrealistas (más tarde denominados carlistas) estaban muchos de los campesinos
que durante el Trienio Liberal habían formado las partidas armadas y que ahora se
consideran traicionados y agraviados. La separación de este sector respecto al
régimen de Fernando VII va creciendo a partir de 1828, cuando el rey comenzó a
adoptar algunas medidas que los ultrarrealistas entendieron como propias del
liberalismo.
El problema se agrava en 1830, año en que triunfa en Francia una revolución liberal
que acaba con el absolutismo. Al contraer matrimonio por cuarta vez y ante la
posibilidad de que tuviera descendencia femenina, el rey había publicado la
Pragmática Sanción (1830), que derogaba la Ley Sálica ( impedía a las mujeres ser
reinas). El posterior nacimiento de dos hijas (Isabel y Luisa Fernanda) cerraba las
puertas al trono al hermano del rey y sus partidarios (carlistas). Comienza un periodo
caracterizado por las frecuentes intrigas de palacio: en 1832, aprovechando la grave
enfermedad del monarca, los carlistas consiguen de éste (a través del ministro
Carlomarde) que derogue la Pragmática Sanción, con lo que volvería a tener vigencia
la Ley Sálica. Pero, en contra de lo esperable, Fernando VII sobrevivió a esa
enfermedad y, una vez recuperado y consciente de la maniobra de la que había sido
víctima, destituye a los ministros y a los militares más reaccionarios, volviendo a dar
validez a la Pragmática Sanción. En esta decisión tuvo una participación activa su
esposa María Cristina, que quería asegurar el trono para su primera hija (la futura
Isabel II). El todavía rey nombró presidente del gobierno a Cea Bermúdez, un liberal
muy moderado, y autoriza la vuelta del exilio de algunos liberales. Los carlistas
comienzan a prepararse para un levantamiento armado, lo que sucederá en cuanto
muera Fernando VII (octubre de 1833), dando lugar a la primera guerra carlista.