Vous êtes sur la page 1sur 3

ESPACIO PARA ENVIAR TAREA VI

Distinguido participante:
Luego de investigar y estudiar el tema VI, realice la siguiente actividad:
Investigue en el Juzgado de Paz un embargo entre esposo, y usted actuando
como abogado realice el procedimiento.

6.4. Embargo retentivo entre esposos

De conformidad con el artículo 212 del Código Civil, los esposos se deben mutuamente
fidelidad, socorro y asistencia. La violación al primer deber, es decir a la fidelidad, tiene todavía
entre nosotros carácter penal, aunque el ejercicio de la acción pública está abandonado a una
querella previa del esposo ultrajado. La falta de socorro y asistencia, no caen en el cuadro del
derecho penal. Pero los esposos deben asegurar juntos la dirección moral y material de la
familia, proporcionando la educación de los hijos y preparando su porvenir.

6.5. Facultad de uno cualquiera de los esposos de practicarlo.

El artículo 214 del Código Civil provee un medio para que uno de los esposos pueda constreñir
al otro al cumplimiento de sus obligaciones, ya que cada uno de los esposos debe contribuir, en
la medida de lo posible, a los gastos del hogar y a la educación de los hijos.

Si uno de los esposos deja de cumplir su obligación, el otro puede obtener del juez de paz de
su domicilio la autorización de embargar retentivamente y de cobrar de los salarios, del
producto del trabajo o de las rentas de su cónyuge una parte proporcional a sus necesidades.

De este embargo retentivo que uno de los esposos puede incoar en perjuicio del otro, es que
nos vamos a ocupar ahora.

6.6. Condición de acreedor.

Uno de los esposos puede ser acreedor del otro. Si tiene título o si no tiene, con permiso del
juez de primera instancia, podría embargar retentivamente lo que un tercero le adeude al otro
esposo. En esta situación estamos frente a un embargo retentivo de derecho común, que no es
el caso a que se refiere el artículo 214 del Código Civil. Para poder trabar el embargo retentivo
de derecho común, el esposo ejecutante deberá tener un crédito. El crédito es la causa del
embargo retentivo de derecho común. Pero cuando se trata de reclamar al otro esposo la
contribución que pone a su cargo el artículo 214 del Código Civil, a fin de proveer los gastos del
hogar y la educación de los hijos, estamos frente a una acreencia muy especial, que no puede
servir de base al embargo retentivo de derecho común, sino a este embargo retentivo especial,
reglamentado por el artículo 214 del Código Civil.

La ley se ha cuidado de organizar este embargo procurando dos cosas: primero, que se pueda
hacer con facilidad y rapidez, y segundo que no resulte vejatorio para el esposo embargado.

Este embargo retentivo especial entre esposos, fue creado en Francia mediante ley del 13 de
julio de 1907, pero después de la ley del 22 de septiembre de 1942, su reglamentación pasó al
artículo 864 del Código de Procedimiento Civil.

El procedimiento del embargo retentivo entre esposos ha desaparecido en Francia, con motivo
de la ley del 2 de enero de 1973, sobre el pago directo de la pensión alimenticia, que aún no ha
recogido el legislador dominicano.

6.7. Dominio de la aplicación de este embargo

El embargo retentivo entre esposos sólo puede tener lugar, cuando uno de los esposos deja de
contribuir, en la medida de lo posible, a los gastos del hogar y a la educación de los hijos.
Cualquiera de los dos esposos puede trabar el embargo, en perjuicio del otro. Es indiferente el
hecho de que haya vida común entre los esposos, es decir, si están juntos, procede el embargo
lo mismo que si están separados de hecho.

En caso de separación de hecho, se ha admitido que el responsable de la separación no puede


incoar el embargo retentivo, si es responsable de di¬cha separación, como conservaría ese
derecho en caso de faltas reciprocas.

6.8. Procedimiento. Competencia en razón de la materia y del territorio.

El único juez competente para autori¬zar este embargo, en razón de la materia, lo es el juez de
paz. En razón del territorio lo es el juez de paz del domicilio del esposo embargante.

La competencia del juez de paz es independiente de la cuantía de la demanda, es decir, su


competencia es ilimitada.

Cuando la pensión alimenticia ha sido fijada por el tribunal civil, el embargo retentivo especial
no puede tener lugar. En este caso es necesario acudir, sea al retentivo ordinario o cualquier
otro.

El procedimiento se desarrolla de modo sencillo, sin emplazamiento previo y no comporta


declaración afirmativa.
Desarrollo del Procedimiento. El procedimiento se inicia mediante una instancia dirigida por
el esposo al juez de paz competente. Se admite que este requerimiento elevado por el esposo
que quiere embargar, al juez de paz, puede hacerse de modo verbal.

Una vez recibida la instancia por el juez de paz, el secretario del juzgado de paz invitará a los
esposos, a comparecer por ante dicho magistrado, indicando la naturaleza de la demanda. Esta
invitación se hace por medio de carta certificada, la cual se envía a ambos esposos.

Los esposos deben comparecer ante el juez de paz, personalmente, salvo caso de
impedimento absoluto debidamente justificado.

Los esposos se pueden hacer asistir de un abogado.

Como consecuencia de la comparecencia de los esposos y oída la exposición que cada uno de
ellos hará ante el juez de paz, este funcionario juzgará bien o mal fundada la petición hecha por
el esposo que quiere embargar retentivamente. Si el juez de paz acoge la petición del esposo
reclamante, dictará una sentencia, la cual es ejecutoria no obstante cualquier recurso y sin
necesidad de prestación de fianza.

La Sentencia. La sentencia debe fijar el monto que la parte demandada deberá proveer para la
manutención del hogar y de los hijos.

La apreciación de este monto es facultad soberana del juez de paz apoderado, pero este
magistrado deberá tener en cuenta los ingresos de ambos esposos. La sentencia produce el
mismo efecto que aquella que valida un embargo retentivo de derecho común.

La sentencia debe notificarse tanto al esposo como al tercero embargado. La notificación de la


sentencia vale por sí misma atribución de las sumas embargadas, sin más procedimiento
alguno.

En consecuencia, el tercero embargado debe abstenerse de pagar entre las manos del esposo
embargado, las sumas a las cuales este ha sido condenado.

Si el tercero embargado alega que no es deudor y se niega al pago o sea a ejecutar la


sentencia, se le deberá citar de conformidad con el derecho común, para dilucidar esta
situación.