Vous êtes sur la page 1sur 7

BASES DE LA

ARQUITECTURA

TEMAS: - EL CARMEN BAJO

ESTUDIANTES: MICHELLE ALEJANDRA CORREA FLORES


ERIKA MELISSA ORELLANA PADILLA

INGENIERA: MARTHA PAZMINIO

NIVEL: I SEMESTRE INGENIERÍA CIVIL

PERÍODO: OCTUBRE 2014 –MARZO 2015


EL CARMEN BAJO
1. CARACTERÌSTICAS
1.1 Ubicación
El convento de El Carmen Bajo se encuentra ubicado en las calles Venezuela y Olmedo,
a unos metros del corazón del centro histórico de Quito. Actualmente la Empresa de
Desarrollo del Centro Histórico adelanta negociaciones para adquirir el convento con el
fin de incluirlo en el proyecto de un Hotel Conventual.

1.2 Historia
El Carmen moderno o Carmen bajo, se estableció en Quito cuando el monasterio de
Nuestra Señora del Carmen de Latacunga se derruyó en el terremoto de 1698. La
edificación de la iglesia fue animada con extraordinario fervor por el obispo Paredes quien
murió en 1745, año en que finalizó la construcción. .Muy hermoso es el retablo de la 64
iglesia, barroco, con el sagrario con baldaquino de plata y al medio, en el nicho central,
Nuestra Señora del Carmen, obra de la madre Magdalena Dávalos, habilísima escultora
y pintora que vistió hábito en el monasterio en 1742. Su genio brilla en la Virgen muerta.
Las custodias del templo son las religiosas carmelitas, quienes mantienen una vida de
contemplación y espiritualidad.
2. AÑO DE CONSTRUCCIÓN
El convento de El Carmen Bajo se fundó en 1669 en Latacunga, con el nombre de
"Carmen de la Santísima Trinidad de Latacunga".
1698 Un violento terremoto destruyó el templo, que tuvo que ser trasladado a Quito,
donde su construcción finalizó en 1745.
1705 La residencia en Quito. Las religiosas dejaron El Carmen Alto y se mudaron al
Carmen Bajo, allí viven hoy. (13) Las religiosas carmelitas que viven en el convento
son las custodias de su rico patrimonio religioso y cultural.
1868 Otro traspié. Un nuevo terremoto destruyó la bóveda que cubría la única nave
de la iglesia.
2001 el Fonsal (Institución del Distrito Metropolitano de Quito está encargada de
salvaguardar el patrimonio histórico, artístico, religioso, y cultural de Quito) comenzó
los trabajos en el monasterio e iglesia. Incluyeron la restauración integral del conjunto
arquitectónico: obras de reforzamiento estructural e impermeabilización de cubiertas,
mantenimiento de la pintura, de sus fachadas y restauración de bienes muebles,
puertas, lienzos y pintura mural.

3. ARQUITECTURA

Durante el siglo XVI, cinco órdenes religiosas se instalaron en Quito y edificaron sus
templos y conventos. Los franciscanos construyeron iglesia, claustro e iniciaron la
portería y el claustro mayor en este siglo. Los mercedarios levantaron su primera iglesia
que posteriormente fue demolida. Agustinos y dominicos iniciaron las monumentales
construcciones que han perdurado hasta la actualidad. Los jesuitas levantaron su iglesia,
convento y colegio en el siglo XVII. Cada orden dio lugar a sus respectivas recoletas.
Las monjas carmelitas del convento de Latacunga, a consecuencia de un terremoto que
destruyó sus instalaciones, viajaron a Quito, y en los primeros años del siglo xviii, dieron
lugar al Carmen Moderno o Bajo. Iglesias y claustros de monjas se han preservado.
El último cuarto del siglo XVI comienza en Quito la construcción de iglesias, conventos,
monasterios, recoletas, en donde el arte y la arquitectura quiteña surgen de una manera
acelerad, permitiendo así el crecimiento de la ciudad.
Se alzaban paredes y murallas, se construían techumbres, surgían atrios y pretiles para
solucionar desniveles y aportaban al mejoramiento de la ciudad.
En este auge de construcciones religiosas aparece la edificación del Carmen Bajo, en
donde la arquitectura, escultura y pintura tienen su sello propio.

Esta edificación está conformada por dos patios principales, en cuya alrededor se
encuentran los claustros, las galerías sobre arcos de medio punto y columnas de piedra
levantadas en dos y tres pisos. Los pisos y muros son de piedra y ladrillo, las cubiertas de
teja descansan sobre una estructura de madera. Uno de los patios, el de los Naranjos, es
un huerto-jardín, rodeado por una construcción de dos pisos con columnas de piedra y
arcos de medio punto en ambos pisos, con una pileta de piedra en el centro.
La iglesia, constituida de una sola nave, tiene un retablo en cuyo nicho central se
encuentran la imagen de la virgen además de un bellísimo pulpito barroco tallado en cedro
y pan de oro, realizando en el siglo XVIII.
Es impresionante la cancela (verja de madera o hierro) entre tejida en madera que separa
y oculta a las monjas de la vista del público durante la misa La cúpula posee diseños
florales y el color se aplica a sus paredes simulando mármol.
4. TIPO DE DECORACIÓN
Según la arquitecta Tamara López, el jardín, en el que crece un fragante magnolio de
flores blancas, fue diseñado conforme a la regla de los otros conventos: con arcos de
medio punto alrededor para sostener las galerías inferiores y superiores; amplios zaguanes
de piedra y la infaltable fuente de agua clara.
Hacia el norte, cerca del espacio de las novicias, queda la huerta, en la que cultivan
legumbres y hortalizas.

El Convento tiene habitaciones aisladas para las monjas y se caracteriza por sus
naranjales.

Otras obras acompañan a la Sagrada Familia, engalanada con vistosas y coloridas


prendas. Por ejemplo, cuatro óleos en alabastro (siglo XVIII), similares a los de San
Francisco con escenas de la infancia de Jesús.
Un Niño Jesús esculpido en cera, blanco y sonriente, ocupa el centro del coro. Es una
pieza única por el delicado material en el que fue trabajado. Está cubierto por una esfera
de cristal, adornada con motivos marinos: conchas, un barquito de madera a la deriva y
caracolas doradas.
Por una rejilla, abajo se aprecia la iglesia cuyo altar barroco es de pan de oro. En la
penumbra refulgen los santos y la Virgen de El Carmen. La siguiente parada de este
claustro que desvela sus secretos es una sala que contiene una colección de 10 crucifijos.
Fijados en una pared blanca resaltan sus rostros sufrientes, en agonía o en el sueño de la
muerte.

Una habitación contigua muestra la celda sencilla y austera de las monjas (en la actualidad
allí viven 13). Una pequeña cama, un velador con libros religiosos, los cilicios de
autocastigo; un maniquí viste el austero hábito café, la toca blanca y el Rosario atado a la
cintura. Siguiendo por el recorrido en el ala norte, de la segunda planta, se accede a un
amplio salón en el que un delicado altar mayor, como hecho en filigrana, de medianas
dimensiones, se roba la vista. Tiene nueve hornacinas para igual número de santos. Es de
pan de oro.

En la misma sala cuelga el cuadro del milagro: una Virgen cuya mirada parece seguir al
espectador. Según la madre Raquel, en 1698 ocurrió un terremoto en Latacunga que
devastó el claustro inicial. “La Virgen dijo a las hermanas ¡corran al huerto!, así lo
hicieron y se salvaron”.
BIBLIOGRAFÍA
http://www.elcomercio.ec/actualidad/quito/carmen-muestra-reliquias.html

http://patrimonio.elcomercio.com/patrimonio-historico/convento-de-el-carmen-

bajo#.VGEisTSG99s

http://www.ubicaquito.com/info/cnvento_el_carmen_bajo_quito

http://www.quitoadventure.com/espanol/relax-ecuador/lugares-turisticos-

quito/iglesias-conventos/convento-carmen-bajo-quito.html

http://patrimonio.elcomercio.com/patrimonio-historico/convento-de-el-carmen-

bajo/asies#.VGFPCvl5PYa

http://patrimonio.elcomercio.com/patrimonio-historico/multimedia/mapa

http://www.pentaedro.com/webcontrol/webcontrol.php?c=286