Vous êtes sur la page 1sur 13

https://naturalezatropical.blogspot.

com
Manual Básico para cultivar orquídeas en casa
Contacto y Dudas:
karelmederos@gmail.com

Para más información, visitar los siguientes artículos en nuestro blog:

Manual para cultivar orquídeas en casa


Cuando debemos regar las orquídeas
Consejos para el trasplante de orquídeas

Fotografías:
Todas las fotos que se presentan en este artículo son tomadas por nosotros.
Sobre las orquídeas:
Las orquídeas son las plantas más cultivadas en el
mundo con fines ornamentales por la enorme
variedad de formas y colores en sus flores. Existen
aproximadamente 30 000 especies y 65 000 híbridos
creados por el hombre o de forma natural.

Se pueden encontrar orquídeas en casi todos los


hábitats conocidos en la tierra. Muchas especies se
han adaptado a vivir en bosques muy húmedos y
otras, sobreviven en climas muy secos.

La mayoría de las especies son epífitas pero también


existen miles que crecen en tierra firme (terrestres) o
sobre rocas (litófitas). Las más utilizadas en la
jardinería son las epífitas y en segundo puesto las
terrestres.

Cada especie de orquídea necesita cuidados


específicos y por esto, queremos dar consejos
generales muy útiles para cultivarlas a todas, de
manera eficiente.
Sustrato
El sustrato en el que crecerán nuestras orquídeas es fundamental para su salud y futura floración. Para escoger el
sustrato ideal, debemos conocer el hábitat natural de la planta, es decir, si nuestra orquídea crece sobre árboles, no
podemos sembrarla en tierra porque morirá rápidamente. En dependencia del hábito natural de nuestra orquídea,
escogeremos el soporte, maceta y sustrato adecuado para su crecimiento.
Para orquídeas epífitas se recomienda el uso de trozos de troncos o
árboles vivos. Si deseamos utilizar macetas, estas deben ser
transparentes (existen macetas plásticas de este tipo en muchos puntos
de venta) y que posean agujeros de drenaje a los laterales. También se
pueden utilizar macetas de barro pero con los orificios laterales siempre.
Estos orificios laterales permitirán a las raíces realizar la fotosíntesis y
evitar su pudrición. El sustrato de las macetas debe contener una mezcla
de pequeños trozos de corteza de helechos arborescentes, fragmentos
de barro, carbón vegetal y algunas piedrecillas.
TODAS LAS MACETAS DEBEN TENER AGUJEROS DE DRENAJE EN EL FONDO.
Sustrato
Las orquídeas terrestres pueden ser sembradas en macetas o tierra firme.

Podemos añadirle a la tierra


algunas rocas, fragmentos de
carbón vegetal y barro, para
aumentar la permeabilidad.

Siempre el sustrato debe tener un


drenaje perfecto, porque la mayoría
de las especies terrestres no soportan
la humedad prolongada de la tierra.
Riego
El riego es fundamental en la salud de las orquídeas y la aparición de las flores. No
todas las orquídeas tienen un mismo patrón de riego y por esto, es necesario
conocer la biología de las especies y así saber cuando regar y cuando no.

También debemos tener en cuenta el tiempo que debe mantenerse húmedo el


sustrato. Existen orquídeas que necesitan que el sustrato se mantenga bien húmedo
entre riegos, otras demandan que se encuentre ligeramente húmedo antes de
regar, otras deben regarse solo cuando el sustrato esté completamente seco y
algunas no deben regarse en lo absoluto en una época específica del año (Cese del
metabolismo o Estado Vegetativo).

Conocer la necesidad de agua de nuestras orquídeas


es fundamental para su salud y proliferación. Tanto el
exceso o la escasez de agua, puede provocar que no
florezcan, crezcan con lentitud, se pudran por hongos
y mueran en el peor de los casos.

A continuación les . Fueron divididas en cuatro


grupos: Sustrato siempre húmedo, sustrato seco
entre riegos, sequedad rápida del sustrato y especies
con temporadas que no necesitan agua.
Riego

Necesidad de agua en el sustrato para diferentes géneros de


orquídeas
Grupo 1: Géneros: Paphiopedilum, Bulbophyllum, Doritis,
Sustrato siempre Cypripedium y Phalaenopsis.
húmedo

Grupo 2: Géneros: Epidendrum, Dendrobium, Brassavola,


Sustrato seco entre Myrmecophila, Encyclia, Cattleya, Oncidium, Brassia
riegos
y Laelia

Grupo 3: Géneros: Tolumnia, Vanda y Broughtonia


Sequedad rápida
del sustrato

Grupo 4: Géneros: Calanthe, Bletia, Cyrtopodium, Clowesia y


Especies con Catasetum
temporadas que no
necesitan agua
Luz y Temperatura
La Luz y la Temperatura ambiental son dos aspectos
muy importantes a tener en cuenta cuando cultivamos
orquídeas. Todos los países poseen climas diferentes
según su localización geográfica y por esto, debemos
escoger las mejores orquídeas para nuestro ambiente
(una mala elección, es una sentencia de muerte para la
planta). Ejemplo: No puedes cultivar una orquídea
tropical si vives en un país con temperaturas
extremadamente bajas; si se desea cultivar estas
orquídeas en países fríos, debemos contar con
invernaderos de altas temperaturas.

Debemos conocer si nuestra orquídea tolera el sol


directo o necesita protección de este para evitar
quemaduras innecesarias. En cuanto a la temperatura,
necesitamos informarnos del rango de temperaturas
ideal para el crecimiento y floración de cada una;
temperaturas muy bajas o muy altas, provocarán la
muerte de la planta por ataque de hongos o
deshidratación.
Luz y Temperatura
En la siguiente tabla les mostramos las necesidades lumínicas que necesitan
algunos géneros de orquídeas para su óptimo crecimiento y floración:

Grupo 1:
Pleno sol
Grupo 2:
Géneros: Sitios muy iluminados sin
exposición directa al sol
Vanda
Géneros: Grupo 3:
Myrmecophila Sitios algo sombreados
Spathoglottis Laelia
Encyclia
Cattleya Géneros: Grupo 4:
Dendrobium Sombra total
Calanthe Brassia
Phalaenopsis Géneros:
Phaius
Paphiopedilum
Bulbophyllum
Abono
Consejos:
1. Las orquídeas están completamente
adaptadas a sobrevivir en hábitats
escasos en nutrientes, es decir, no
necesitan del uso de fertilizantes en
exceso.

2. Se deben aplicar fertilizantes


químicos solo cuando sea necesario y
siempre en bajas concentraciones

3. Un uso exagerado de fertilizantes


puede provocar un crecimiento
excesivo del follaje y la represión de la
floración.

4. Si aplicamos fertilizantes en
concentraciones muy altas, en el peor
de los casos, podemos llegar a quemar
las raíces y matar nuestra orquídea.

5. Se recomienda el uso de productos


químicos para incentivar la floración,
dos meses antes de la época natural
de aparición de flores en las
orquídeas.
Plagas y Enfermedades

Las orquídeas son susceptibles a muchas plagas y enfermedades que aparecen generalmente por descuidos en el
cultivo. Uno de los principales enemigos más comunes son las cochinillas; estas aparecen como puntos negros en el
envés de las hojas y son completamente inmóviles. Las cochinillas pueden secar las hojas con rapidez por lo que se
recomienda eliminarlas lo más rápido posible; la eliminación puede ser manual con un algodón humedecido en alcohol
o con insecticidas anticochinillas.

Las babosas y caracoles son un peligro si atacan a nuestras orquídeas; las pueden devorar en pocas horas. Debemos
ubicar siempre nuestras plantas en alturas suficientemente altas para que estas plagas no las alcancen.

Y como tercer enemigo fundamental, tenemos a los hongos. Estos aparecen cuando la humedad ambiental y la poca
ventilación de la zona, permiten la proliferación de estos. Los hongos generalmente se manifiestan como manchas
negras en las hojas. Las hojas afectadas deben ser retiradas urgentemente para evitar que infesten otras plantas. Para
evitar los hongos debemos controlar la humedad ambiental y, si logran aparecer, utilizar fungicidas urgentemente.
Multiplicación

Todas las orquídeas pueden cultivarse a partir de semillas


pero este proceso, es bastante complicado para personas sin
experiencias en cultivos in vitro. El método más sencillos para
multiplicar nuestras orquídeas es a partir de separación de
plantas hijas. La mayoría de las orquídeas generan nuevas
plantas hijas y de estas, nos aprovecharemos para obtener
nuevas plantas.
La separación de plantas nuevas es un proceso
que debe realizarse cuidadosamente y solo
cuando las plantas tengan un tamaño
adecuado. Todos los utensilios que se
emplearán en esta tarea, deben estar limpios
y desinfectados. Las plantas ya separadas
deben ser colocadas (sujetadas con alguna
cinta en caso de ser epífitas) en otra vasija o
tronco con un sustrato muy parecido al
original. Cuando comiencen a echar raíces
nuevas, ya tienes una orquídea nueva con
seguridad.
2016

Naturaleza Tropical